La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

Seminario teórico de énfasis II Categorías y debates de la Historia Cultural Serna, Justo y Anaclet Pons. La historia cultural. Autores, obras, lugares.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "Seminario teórico de énfasis II Categorías y debates de la Historia Cultural Serna, Justo y Anaclet Pons. La historia cultural. Autores, obras, lugares."— Transcripción de la presentación:

1 Seminario teórico de énfasis II Categorías y debates de la Historia Cultural Serna, Justo y Anaclet Pons. La historia cultural. Autores, obras, lugares. Ediciones Akal, Madrid, 2005

2

3

4 Contenidos posibles del concepto de cultura Conjunto de herramientas, prótesis y significados; es decir, como el límite que los humanos imponen a la naturaleza (herramientas), pero también como su prolongación, como prótesis para llegar hasta donde no podemos por nuestros propios medios naturales o el instrumento que nos permite alterar el estado natural de las cosas (por ejemplo, el entorno trazando un camino en el bosque; ó el cuerpo protegiéndolo del clima, ocultando las vergüenzas o engalanándolo para asombro o reconocimiento de los semejantes); y finalmente, también como el otorgar significado, proceso de adentrarnos en el mundo, de averiguarlo, de enfrentarlo

5

6 Natalie Zemon Davis, Le menu people y las mujeres, 1975

7 Hacer la historia, 1974 La Nueva Historia, 1978

8 Programa 1981

9 Annales 1988 Lynn Hunt, 1989

10

11

12 Propuesta para orientar la discusión (1) La noción de cultura que proponen Serna y Pons parte de lo que ellos mismos llaman trivialidades archisabidas refiriéndose básicamente a una incuestionable división entre naturaleza y cultura. Sin embargo para otras tradiciones historiográficas esta división no se puede dar por sentada.

13 Propuesta para orientar la discusión (2) Qué significado le podemos dar a que la historia cultural por un lado pretende rescatar la mirada de los de abajo, de lo anómalo, de lo marginal, siempre haciendo del propio ejercicio del autor un objeto de evaluación permanente; y al mismo tiempo en este caso, los autores resuelvan el problema de las jerarquías de los objetos eligiendo a un selecto grupo que escribe desde arriba, desde lo centrado? En relación con lo anterior, cómo se podrían historizar también los canales de recepción de esta historiografía en Latinoamérica y en qué consisten la prácticas en esta zona descentrada con respecto a esa historiografía en tanto texto y objeto a la vez, y cuál es la red de significaciones en que esas practicas están imbrincadas?

14 Propuesta para orientar la discusión (3) Hasta qué punto se podría afirmar que los autores están eligiendo a aquellos precursores que mejor se adaptan retrospectivamente al plan que se defiende y dándole a la etiqueta la suficiente antigüedad, prestigio y ambigüedad para que quepan maneras muy distintas de hacer historia? A manera de ejemplo, por qué dar por sentada la división que hace Richard Johnson de los marxistas británicos en: culturalistas y economicistas, sin mencionar siquiera que hay quienes no están de acuerdo con esta división, como Harvey J. Kaye, quien plantea que son todos parte de un conjunto coherente donde superan el estructuralismo sin negarlo del todo, a partir de un enfoque teórico basado en análisis de la lucha de clases (distinto al análisis de clases), entendida como producto de relaciones históricas y de procesos que van más allá de lo económico y por tanto donde la cultura y las ideas son importantes para el análisis histórico de tales luchas pero no en sí mismo.

15 Propuesta para orientar la discusión (4) En el texto, Serna y Pons comparan a Borges con Chartier en los siguientes términos: El primero suele plantear los límites y posibilidades de la lectura, y la biblioteca tiene los confines exactos del mundo hasta el punto que la realidad y el libro se solapan. Al final, sólo cuando se lee se actualiza el sentido de las palabras, el artefacto impreso cobra vida y se emancipa de su autor y el texto lejos de estar configurado de una vez para siempre, revela su condición inestable, su recreación continúa. Y por otro lado, en la bibliografía de Chartier los textos también son inestables y permiten distintos reacomodos, diferentes ubicaciones, así como lecturas diversas que les dan sentidos variados. Con qué justificación, explícita o implícita en el libro, Serna y Pons pasan de señalar que el propio Chartier ha declarado ver en Borges un anticipo de la historia cultural en algunos aspectos, a hacer esta comparación directa entre uno y otro?; hasta que punto el hecho de declarar que estánsalvando distancias al hacer la comparación las salva realmente?; por qué los comparan? qué función metodológica o historiográfica cumple para el desarrollo de su argumento que lo hagan?

16 Propuesta para orientar la discusión (5) En el penúltimo capítulo donde finalmente el viaje nos conduce a la historia cultural, los autores afirman que de alguna manera las distancias explícitas que afirman los miembros del colegio invisible con la posmodernidad y sus implicaciones para la historia se ven desbordadas por los hechos de sus propios trabajos que continúan revolucionado el quehacer histórico. Es como si de alguna manera los autores plantearan a lo largo de todo el libro que esos historiadores contribuyeron a crear de manera activa y jerárquicamente muy influyente una situación que el último capítulo en cambio desborda en gran medida su capacidad de agencia, y que incluso a pesar de sus explícitas resistencias es tal la fuerza de ese movimiento que los absorbe. Es esta una huida de los autores a un compromiso definitorio al final del viaje que propusieron?

17 Propuesta para orientar la discusión (6) La fascinación que el libro de Serna y Pons provoca entre sus lectores-compañeros de viaje no puede hacernos olvidar algunos silencios que constatamos en el mismo. En primer lugar, el de algunos autores que han tenido peso representativo directo o indirecto en la historia cultural que consumimos. No sólo los que, en sutil autocrítica, mencionan los autores al final del libro. Me refiero a historiadores como Daniel Roche o Giovanni Levi, silenciados incomprensiblemente en el libro. También cuesta entender por qué no se hacen eco de la incidencia que esta historia cultural ha tenido y tiene en nuestro país. La influencia de Chartier es inconmensurable entre nosotros. ¿Por qué no se hace ni una sola alusión a Bouza y los historiadores de la lectura en España? Por último, me hubiera gustado mayor profundización en el debate reciente que la historia cultural suscita hoy, más allá del significativo frenazo de Stone, la crítica de Momigliano a White y hasta la evolución del propio Ginzburg. El capítulo «géneros confusos» me ha parecido la huida de un compromiso definitorio al respecto, demasiado fácil. ¿Miedo a ser tildados de antiguos ante el patente monopolio de la modernidad que encarna hoy la historia cultural? Demasiadas timideces a la hora de abordar la valoración de los límites de la historia cultural en un libro que, en cualquier caso, explica magistralmente la arqueología de un género historiográfico de tanto éxito actualmente como es la historia cultural. ( Reseña de Ricardo García Cárcel en ABC de las Artes)


Descargar ppt "Seminario teórico de énfasis II Categorías y debates de la Historia Cultural Serna, Justo y Anaclet Pons. La historia cultural. Autores, obras, lugares."

Presentaciones similares


Anuncios Google