La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

Comisión Nacional de Capacitación Sindical. Los hombres han sido siempre en política víctimas necias del engaño de los demás y del engaño propio, y lo.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "Comisión Nacional de Capacitación Sindical. Los hombres han sido siempre en política víctimas necias del engaño de los demás y del engaño propio, y lo."— Transcripción de la presentación:

1 Comisión Nacional de Capacitación Sindical

2 Los hombres han sido siempre en política víctimas necias del engaño de los demás y del engaño propio, y lo seguirán siendo mientras no aprendan a discernir detrás de todas las frases, declaraciones y promesas morales, religiosas, políticas y sociales, los intereses de una u otra clase. Los partidarios de reformas y mejoras se verán siempre burlados por los defensores de lo viejo mientras no comprendan que toda institución vieja, por bárbara y podrida que parezca, se sostiene por la fuerza de unas u otras clases dominantes. Y para vencer la resistencia de estas clases, sólo hay un medio: encontrar en la misma sociedad que nos rodea, educar y organizar para la lucha a los elementos que puedan –y, por su situación social, deban– formar la fuerza capaz de barrer lo viejo y crear lo nuevo. ( V.I. Lenin )

3 En Arequipa se ratificó la Línea Sindical Clasista

4 Principios y Normas del Sindicalismo

5 INTRODUCCION Noción de Sindicalismo: Podemos considerar el sindicalismo como el arte y disciplina de llevar a cabo el proceso de desarrollo sindical, aplicando las leyes que presiden el desarrollo general de la sociedad. Es arte, porque el sindicalismo no es una ciencia social pero se fundamenta y apoya en las ciencias sociales, principalmente en la dialéctica materialista cuyas leyes se aplican con la misma habilidad y destreza de un arte,

6 El método dialéctico materialista, considera que todo lo existente, todos los fenómenos de la naturaleza, la sociedad y el pensamiento, se hallan en estado de movimiento, cambio y transformación incesante impulsados por sus contradicciones internas; este es el instrumento científico que el sindicalismo clasista utiliza para analizar e investigar el mundo y la sociedad que nos rodea.

7 Es una disciplina, porque lo organizativo, administrativo y funcional, se ejecuta y desarrolla de acuerdo a un conjunto de principios, normas y reglas internas sustentadas en los ideales, moral y valores de clase del proletariado; cuales por común acuerdo son de acatamiento y cumplimiento obligatorio por parte de todos los miembros de la organización por ser consubstanciales al ideario y el estatuto sindical.

8 Es por este motivo que para conocer y dominar el sindicalismo clasista como teoría y práctica, los trabajadores debemos estudiar su marco teórico siguiendo una determinada secuencia lógica, concordando la teoría y la práctica, para determinar los criterios de verdad o falsedad de toda afirmación. El tema que estamos desarrollando ha sido simplificado para adecuarlo a las condiciones laborales, sociales y de disponibilidad de tiempo de los sectores más sencillos y humildes del proletariado, particularmente los del sector salud, a quienes va dedicado con especial afecto.

9 El carácter de clase del sindicalismo La división de la sociedad en clases sociales implica que todas las personas sin excepción se hallan incorporadas a una u otra clase y que todas las ideas también sin excepción reflejan siempre una posición y un contenido de clase. Las organizaciones sindicales son clasistas por su naturaleza y origen como también lo son las organizaciones representativas de las clases sociales dominantes.

10 Siendo clasistas por su origen las organizaciones sindicales de los trabajadores, no era necesario remarcar en forma expresa su carácter de clase; pero, habiéndose producido la usurpación y control de numerosos sindicatos por parte de las clases dominantes, ha sido necesario enarbolar en forma expresa el carácter de clase del sindicalismo, para establecer las diferencias con las organizaciones infiltradas y controladas políticamente por las clases dominantes.

11 Definición de Sindicalismo Clasista Sindicalismo Clasista es la concepción sindical de los trabajadores cuyo marco teórico está sustentado en la ideología científica del proletariado, para la defensa de sus intereses y reivindicaciones inmediatas e históricas. En su marco teórico el sindicalismo clasista plantea la necesidad de transformar las estructuras económicas, políticas y sociales del país para terminar con las injusticias y miserias inherentes al viejo sistema capitalista, su etapa superior el imperialismo, su nuevo engendro el neoliberalismo y los rezagos del feudalismo con los que conjuga.

12 Por eso propone, sin hipocresías, sustituir el viejo orden social vigente por uno nuevo que no sea ni calco ni copia sino creación heroica basado en los intereses de los trabajadores - como esbozó JC Mariátegui-, es decir un orden social humanista, justo y solidario, sin opresores ni oprimidos, en el que todos los hombres sin excepción puedan por igual realizarse y disfrutar de los frutos de su trabajo y la riqueza social.

13 Los sindicatos por su naturaleza son órganos de clase y constituyen la primera línea de acción directa en el proceso de lucha de clases, donde los trabajadores al mismo tiempo que luchan en el presente por sus reivindicaciones inmediatas, van comprendiendo gradualmente su condición social y ubicación de clase; desarrollan su conciencia de clase transformándose de clase en si en clase para si; creándose en este proceso las condiciones subjetivas que socialmente son necesarias para llevar a cabo en el futuro las transformaciones estructurales que la sociedad peruana necesita.

14 Si los trabajadores como clase avanzada no tuvieran un objetivo histórico por el cual luchar sin descanso, si carecieran de los ideales de construir un Perú nuevo dentro de un mundo nuevo, como era el sueño de J. C. Mariátegui, sin esta aspiración estratégica el sindicalismo clasista no tendría fundamento ni contenido revolucionario. Sin perspectiva histórica su verbo sería solo un dogma reaccionario de soporte para la opresión y explotación asalariada, como ocurre con varias corrientes amarillas.

15 Principios Básicos del Sindicalismo Clasista

16 Como conceptuamos en la introducción, el sindicalismo clasista no es una ciencia social propiamente, tampoco un dogma, sino un arte y disciplina que se fundamenta y apoya en las ciencias sociales, de las que se han extraído y compendiado como guía para la acción, algunos preceptos y categorías que han devenido en sus principios básicos: Lucha de clases, Centralismo Democrático, Independencia Política de Clase, Unidad y solidaridad de clase, Frente Único de Clase, Auto-sostenimiento económico.

17 Lucha de Clases

18 Lucha de Clases: La sociedad humana tiene múltiples formas de división: por género, raza, idioma, nacionalidad, ocupación laboral, religión, rango, casta, estamento, clase, etc. etc. De todas estas formas, la más importante y fundamental es la división de la sociedad en clases sociales.

19 ¿Qué son las clases sociales? Las clases sociales –responde Lenin– son grandes grupos de personas que se diferencian unas de otras por el lugar que ocupan en un sistema de producción social históricamente determinado, por su relación con los medios de producción, por su papel en la organización social del trabajo, y, en consecuencia por la magnitud de la parte de la riqueza social del que disponen y el modo en que la obtienen.

20 Las clases sociales son grupos de personas, uno de los cuales puede apropiarse el trabajo del otro en virtud de los diferentes lugares que ocupan dentro de las estructuras de un sistema económico-social determinado. La dialéctica nos explica que las clases sociales son en esencia parejas de aspectos contrarios mutuamente dependientes y a la vez mutuamente excluyentes, que existen bajo determinadas condiciones dentro de un todo único llamado sociedad.

21 Las clases desarrollan sus relaciones sociales, económicas, políticas, jurídicas, culturales y de toda índole, impulsadas precisamente por la fuerza provocada por esos intereses contradictorios. Al conjunto de estas relaciones contradictorias de oposición y dependencia recíproca que se suscitan inevitablemente entre las clases sociales, obligadas por la fuerza de esa contradicción de intereses entre ambas es lo las ciencias sociales han convenido en denominarla lucha de clases.

22 En conclusión, la lucha de clases es una ley social inmanente a todas las sociedades divididas en clases, la cual se suscita y manifiesta al margen de la conciencia y voluntad de los hombres; nadie puede crearla y tampoco destruirla con mandatos, ordenanzas o decretos. Lo único que el hombre puede hacer a respecto es estudiarla, gobernarla y dirigirla para el cumplimiento histórico del desarrollo social.

23 Las clases sociales se formaron en un determinado momento en el proceso de desarrollo social de la humanidad, cuando los hombres desarrollaron sus fuerzas productivas que significó el crecimiento de la producción material y la formación de excedentes cada vez en mayor cantidad; esto dio origen a que unos hombres se apropiaran de los medios de trabajo y en consecuencia de los productos creados por el trabajo mancomunado. Así se originó el régimen de propiedad privada sobre los medios de producción y así se originó la división de la sociedad en clases.

24 Desde la aparición del hombre sobre la tierra hasta nuestros días, la humanidad ha transitado por grandes períodos históricos o fases, caracterizados cada uno por el modo de producción y distribución de los bienes creados, habiéndose establecido por sus características generales que han sido cinco grandes fases llamados Modos de Producción a saber: Comunidad primitiva, Esclavismo, Feudalismo, Capitalismo, y Socialismo.

25 Exceptuando la comunidad primitiva en todas las fases históricas de la humanidad han existido clases sociales a saber: Esclavos y esclavistas en el Esclavismo; Siervos y señores feudales en el Feudalismo, Proletariado y burguesía en el Capitalismo En el Socialismo subsisten las clases sociales y lucha de clases en estado de transición.

26 Desde que históricamente aparecieron las clases sociales hasta nuestros días, la ley de la lucha de clases ha sido el motor que ha impulsado el desarrollo social de la humanidad. La historia de todas las sociedades que han existido hasta nuestros días –escribe Marx– (excepto la comunidad primitiva, añade mas tarde Engels) – es la historia de la lucha de clases.

27 El conocimiento de esta ley permite analizar, estudiar, investigar y explicar científicamente las relaciones sociales entre los hombres de una determinada sociedad, y utilizarla para facilitar los cambios estructurales que se requieren para resolver los grandes problemas sociales y económicos que afligen a la humanidad.

28 En las sociedades de clases, todos los hombres, sin excepción, existen como miembros de una determinada clase y asumen la defensa de sus respectivos intereses de clase y todas las ideas sin excepción tienen su sello de clase. Ha sido el materialismo histórico como ciencia social que ha dado con el hilo conductor que ha permitido descubrir la lógica de este aparente laberinto o caos: la teoría de la lucha de clases.

29 Refiriéndose a la teoría de la lucha de clases, Lenin dijo, todo el mundo sabe que en cualquier sociedad, las aspiraciones de unos chocan abiertamente con las aspiraciones de otros, que la vida social está llena de contradicciones, que la historia nos muestra la lucha entre los pueblos y sociedades y en su propio seno; sabe también que se produce una sucesión de períodos de revolución y reacción, de paz y de guerras, de estancamiento y de rápido progreso o decadencia.

30 Sólo el estudio del conjunto de las aspiraciones de todos los miembros de una sociedad dada o de un grupo de sociedades, permite fijar con precisión científica el resultado de estas aspiraciones. Ahora bien, el origen de estas aspiraciones contradictorias, son siempre las diferencias de situación en las condiciones de vida de las clases en que se divide la sociedad.

31 Es por este fundamento científico que en el mundo entero el sindicalismo clasista enarbola la teoría de la lucha de clases como su principio sindical fundamental. El reconocimiento y práctica consciente de esta ley social en el movimiento sindical, establece la diferencia cualitativa y principista entre el sindicalismo clasista y todas las demás corrientes sindicales creadas por las clases dominantes para usurpar las organizaciones sindicales.

32 Centralismo Democrático

33 El Centralismo Democrático es el principio fundamental de organización del sindicalismo clasista. Consiste en conjugar y armonizar dialécticamente los preceptos de centralismo y democracia; libertad y disciplina, unidad consciente y moralidad, elegibilidad y revocatoria, para regular correctamente las relaciones personales, asociativas y funcionales en el seno de la organización sindical. El Centralismo Democrático surge de la forma de organización natural de una formación social cualesquiera.

34 Consiste en que el todo desorganizado de personas de una determinada comunidad o formación social, se reúnen a manera de círculo para tratar un asunto de interés común. Para que las personas de este grupo puedan interactuar ordenadamente es de necesidad elegir de entre sus miembros una persona que se colocará al centro del conjunto, quien servirá para recabar las ideas, regular las intervenciones y ponerlas a consideración de los participantes para que por votación de la mayoría se decida lo que el conjunto debe acatar.

35 Tenemos ante nosotros el embrión del centralismo democrático con sus dos elementos básicos: Democracia y Centralismo. Democracia que viene a ser la forma de elegir y decidir entre todos con subordinación de la minoría respecto a la decisión de la mayoría y Centralismo que es la delegación del poder en un órgano de mando o gobierno que hará que el accionar democrático se cumpla.

36 De su fase embrionaria, el centralismo democrático cuando se desarrolla, deviene no solo en una forma de organización sino también en una forma de gobierno. El centro se convierte en el órgano de gobierno o mando centralizado. El círculo organizado se convierte en la base social o simplemente en las bases, donde radica la fuerza y el poder que hace uso el mando centralizado para los fines de gobierno.

37 El centralismo democrático se concretiza en la práctica sindical a través las siguientes normas: 1.- Todos los miembros del organismo sindical poseen iguales derechos y obligaciones: 1-a.- Derecho de acogerse a la defensa y protección sindical, a elegir y ser elegidos, a exponer libremente sus ideas y favorecerse por igual de las conquistas y beneficios.

38 1-b.- Obligación de cumplir y respetar el Estatuto, respetar, acatar y llevar a cabo las decisiones adoptadas y rendir cuentas de sus actos. 1-c.-Obligación de cumplir con transparencia, disciplina y sentido de responsabilidad los cargos de dirección, administración y gobierno; de idéntica manera los comisionados y tareas que el organismo sindical asigne.

39 2.- La estructura sindical obedece a un mando centralizado y único elegido democráticamente. Todos los cargos de dirección y gobierno se hallan sujetos a fiscalización y revocatoria orgánica, condición que es consubstancial al carácter genuino de su representatividad.

40 3.- Las decisiones y autoridad dimanan de las masas hacia un mando centralizado, cuya misión es cumplir y hacer cumplir las normas internas y mandatos del organismo sindical, debiendo mantenerse una fluida interrelación entre la dirección y las bases para prevenir el burocratismo y verticalismo autoritario.

41 4.-Los cargos de dirección se eligen periódicamente mediante un proceso democrático que se desarrollan de abajo hacia arriba, seleccionándose a los cuadros dirigentes por sus virtudes sindicales y cualidades personales.

42 5.- Las contradicciones en el seno de la organismo sindical y todas las cuestionas de controversia, deben zanjarse a través de la discusión, la crítica y autocrítica, la persuasión y la educación, mas no por métodos represivos y coactivos, debiendo prevalecer la disciplina consciente o autodisciplina. Las discrepancias de tipo ideológico y político deberán resolverse a través de la fórmula unidad– crítica–unidad.

43 Significa que las partes involucradas deben partir del deseo sincero y consciente de unidad; deben saber resolver los puntos de controversia mediante la discusión y debate; después de discernir el tema de controversia, deben arribar a un nuevo estado de unidad sobre una nueva base de entendimiento, que debe significar en última instancia el fortalecimiento de la unidad interna del organismo sindical.

44 Las confrontaciones ideológicas y políticas entre los miembros de la organización sindical son necesarias y fundamentales para estimular el interés político, avanzar en conjunto y consolidar su organización. Si no existen debates ni confrontación de ideas, una organización sindical se amorfa, fosiliza, desnaturaliza, languidece y caduca, inexorablemente.

45 En un sindicato existen y existirán siempre personas con diferentes formas de pensamiento, inclusive algunas serán abiertamente reaccionarias, y no por eso se les debe excluir de su participación activa porque sino su tendencia subjetiva será integrar o formar un grupo paralelo que lo acoja. En estos casos la posición correcta debe ser desarrollar en el sindicato un proceso de reeducación teórica y práctica continua, con estilo sencillo, modales adecuados, comprensión y prudencia; y, aunque aquellos nunca lleguen a transformarse plenamente de clase en si en clase para si, lo importante será lograr que apoyen de buen grado y colaboren con el movimiento sindical clasista.

46 Independencia Política de Clase

47 Un sindicato de trabajadores no es un club social, no es un casino de juego, tampoco una logia de masones, menos todavía una secta religiosa. Un sindicato de trabajadores es una organización de lucha, creada por los trabajadores mismos para defenderse colectivamente de los abusos y explotación del patrono capitalista y la injusticia social impuesta por las clases sociales dominantes; asimismo para impulsar o apoyar con sus luchas los cambios estructurales que la sociedad necesita para acabar con la injusticia social.

48 Aun así el íntegro de los miembros de una organización sindical carezca de conciencia de clase, un sindicato de trabajadores constituye siempre un organismo de clase; por tanto, tiene que poseer independencia política y autodecisión respecto al Estado, sus instituciones representativas y los partidos políticos de las clases dominantes.

49 La independencia política no debe entenderse como apoliticismo o neutralidad política, porque ni la neutralidad política ni el apoliticismo son posibles en una sociedad escindida en clases. Preconizar la neutralidad y el apoliticismo por el contrario constituye una de las formas más astutas de infiltración ideológica, política y usurpación de las organizaciones sindicales.

50 Ejercer la independencia política de clase significa ejercer el derecho que tenemos los trabajadores, de decidir por nuestras propias perspectivas políticas y participar activamente en las grandes decisiones que atañen a la sociedad. El hombre es un ser social y es por tanto un ser político; en consecuencia los trabajadores no pueden prescindir ni renunciar a su naturaleza social y tienen el derecho de pensar y organizarse políticamente en función de los intereses que le son inherentes

51 La independencia política de clase se alcanza cuando se adquiere conciencia de clase. La conciencia de clase –dijo Marx– es la base de la conciencia política y, Lenin agregó: la conciencia de clase, librada a sí misma, se confina en la ´lucha económica`, es decir, se limita a una conciencia "trade unionista", a una actividad puramente gremial y no llega a convertirse en conciencia política. Antes es necesario despertarla, educarla y llevarla a la lucha en una esfera más amplia que la constituida por las relaciones entre obreros y patronos.

52 La independencia política de clase conlleva intrínsecamente la idea de la emancipación política y social, que es el horizonte histórico que debemos tener siempre presente los trabajadores. José Carlos Mariátegui sintetizo este lineamiento estratégico en la frase: La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos.

53 La tarea de despertar conciencia de clase corresponde a la vanguardia sindical, a los dirigentes de todo nivel y a los trabajadores progresistas que deben saber difundir los principios del sindicalismo clasista con su ejemplo en la práctica, organizando y promoviendo un proceso de educación y formación ideológica, a través de sus escuelas sindicales y círculos de estudio.

54 Los sindicatos de trabajadores, por su origen y naturaleza de clase constituyen la primera línea, en la acción directa de masas, donde los trabajadores al mismo tiempo que en el presente luchan por sus reivindicaciones inmediatas, simultáneamente y con miras al futuro van desarrollando en diferente grado y profundidad su conciencia social, transformándose de clase en si en clase para si, que en última instancia significa adquirir conciencia de clase.

55 En resumen, la independencia política significa que los trabajadores debemos de cultivar y poseer nuestras propias aspiraciones y objetivos políticos. Por ningún motivo nuestros organismos sindicales deben depender de la férula del Estado, instituciones y partidos políticos de las clases dominantes; y menos aun embeber de sus ideologías, teorías y doctrinas, porque lo único que aquellos buscan es que los trabajadores sigamos esclavizados mentalmente a sus dogmas reaccionarios para perpetuar sobre nosotros su dominio y explotación.

56 Frente Único de Clase

57 El proceso de producción industrial concentró en un solo lugar una multitud de personas desconocidas unas de otras. La competencia dividió sus intereses; pero la defensa de los salarios, este interés común frente a su patrono, los unió en una idea común de resistencia y coalición; se asociaron en un frente único.

58 Las coaliciones al principio aisladas sin más perspectiva que la defensa del salario, se constituyeron en grupos organizados para enfrentar al capital siempre unido. El mantener la asociación organizada, pasó a constituir para ellos un interés más importante que la exclusiva defensa del salario, al comprender que el salario y la plusvalía constituyen la piedra angular donde reposan las relaciones sociales de producción entre el trabajo asalariado y el capital, entre el proletariado y la burguesía.

59 La coalición espontanea por el salario se convirtió en la organización sindical formal y la lucha puramente económica devino en lucha política. En conclusión, el frente único de clase viene a ser la coalición de orden táctico que establecen los trabajadores de una determinada entidad laboral, de toda una región o país, para enfrentar en conjunto a la patronal y el capital siempre unido.

60 El frente único, es una actitud contingente, concreta y práctica que se efectúa por encima de las consideraciones de credo político o religioso, ocupación u oficio, sobre la base de un programa de interés común que considera exclusivamente la realidad inmediata, fuera de toda abstracción y toda utopía.

61 Formar un frente único de clase no significa compatibilizar ni contemporizar en un ideario común el sindicalismo clasista con el sindicalismo amarillo, por tratarse de concepciones diametralmente opuestas, inspirado el primero en la ideología del proletariado y el segundo en la ideología explotadora de la burguesía y el fascismo.

62 Ha sido José Carlos Mariátegui quien con precisión a definido el concepto de frente único en su escrito EL 1º DE MAYO Y EL FRENTE ÚNICO del que transcribimos el siguiente texto que dice: El movimiento clasista, entre nosotros, es aun muy incipiente, muy limitado, para que pensemos en fraccionarle y escindirle Antes de que llegue la hora, inevitable acaso, de una división, nos corresponde realizar mucha obra común, mucha labor solidaria.

63 Tenemos que emprender juntos muchas largas jornadas. Nos toca, por ejemplo, suscitar en la mayoría del proletariado peruano, conciencia de clase y sentimiento de clase. Esta faena pertenece por igual a socialistas y sindicalistas, a comunistas y libertarios. Todos tenemos el deber de sembrar gérmenes de renovación y de difundir ideas clasistas

64 Todos tenemos el deber de alejar al proletariado de las asambleas amarillas y de las falsas instituciones representativas. Todos tenemos el deber de luchar contra los ataques y las represiones reaccionarias. Todos tenemos el deber de defender la tribuna, la prensa y la organización proletaria. Todos tenemos el deber de sostener las reivindicaciones de la esclavizada y oprimida raza indígena.

65 En el cumplimento de estos deberes históricos, de estos deberes elementales, se encontrarán y juntarán nuestros caminos, cualesquiera sea nuestra meta última

66 El Frente único no anula la personalidad, no anula la filiación de ninguno de los que lo componen. No significa la confusión ni la amalgama de todas las doctrinas en una doctrina única. Es una acción contingente, concreta, práctica. El programa del frente único considera exclusivamente la realidad inmediata, fuera de toda abstracción y de toda utopía

67 Preconizar el frente único no es, pues, preconizar el confusionismo ideológico. Dentro del frente único, cada uno debe conservar su propia filiación y su propio ideario. Cada cual debe trabajar por su propio credo. Pero todos deben sentirse unidos por la solidaridad de clase, vinculados por la lucha contra el adversario común, ligados por la misma voluntad revolucionaria, y la misma pasión renovadora

68 Formar un frente único es tener una actitud solidaria ante un problema concreto, ante una necesidad urgente. No es renunciar a la doctrina que cada uno sirve ni a la posición que cada uno ocupa en la vanguardia La variedad de tendencias y la diversidad de matices ideológicos es inevitable en esa inmensa legión humana que se llama el proletariado

69 La existencia de tendencias y grupos definidos y precisos no es un mal; es por el contrario la señal de un periodo avanzado del proceso revolucionario. Lo que importa es que esos grupos y esas tendencias sepan entenderse ante la realidad concreta del día.

70 Que no se esterilicen bizantinamente en ex confesiones y excomuniones recíprocas. Que no alejen a las masas de la revolución con el espectáculo de las querellas dogmáticas de sus predicadores. Que no empleen sus armas ni dilapiden su tiempo en herirse unos a otros, sino en combatir el orden social, sus instituciones, sus injusticias y sus crímenes.

71 No basta constituir un frente único para llevar a cabo un plan reivindicativo; lo fundamental es que se debe difundir en el seno de este frente ideas clasistas para formar conciencia de clase. Sobre este aspecto subjetivo J.C. Mariátegui dijo: y en mayor grado todavía los empleados públicos Hay que formar conciencia de clase. Los organizadores saben bien que en su mayor parte los obreros (y en mayor grado todavía los empleados públicos)* no tienen sino espíritu de corporación o de gremio. Este espíritu debe ser ensanchado y educado hasta que se convierta en espíritu de clase. *(El subrayado es nuestro)

72 Lo primero que hay que superar y vencer es el espíritu anarcoide, individualista, egotista, que además de ser profundamente antisocial, no constituye sino la exasperación y la degeneración del viejo liberalismo burgués; lo segundo que hay que superar es el espíritu de corporación, de oficio, de categoría

73 La conciencia de clase se traducen en solidaridad con todas las reivindicaciones fundamentales de la clase trabajadora. Y se traduce, además, en disciplina. No hay solidaridad sin disciplina. Ninguna gran obra humana es posible sin la mancomunidad llevada hasta el sacrificio de los hombres que la intentan.

74 Unidad de Clase

75 Con frecuencia oímos decir La unión hace la fuerza o En la unión esta la fuerza que significan lo mismo; esta definición es una aserción indiscutible. Desde su aparición en la tierra, los hombres tuvieron que unirse para actuar juntos sobre la naturaleza a fin de transformarla en los bienes que requería para satisfacer sus necesidades. Sin esta mancomunidad no hubiera podido emprender nada y hace mucho tiempo la especie humana se hubiera extinguido.

76 Cuando aparecieron las clases sociales, cada clase tuvo que desarrollar determinadas formas de unidad interna para preservar y defender todo aquello que constituye sus respectivos intereses. Así tuvo su origen la unidad de clase. La unidad de clase es intrínseca a la organización sindical del proletariado. No se trata de una unidad rígida, fosilizada, inerte; es por lo contrario un fenómeno vivo, sujeto a las leyes del movimiento dialéctico, por tanto conlleva un proceso de cambios y transformaciones; y como tal debe ser preservada, cuidada y desarrollada en forma constante.

77 Cuando la unidad de clase se resquebraja, cualesquiera sean las causas, la organización sindical entera se perjudica, entra en reflujo, se debilita y fracasa; no puede alcanzar sus fines y objetivos trazados. Por eso, la unidad de clase tiene que ser cultivada, preservada y defendida a cualquier costo, por todos y cada uno de los miembros de la organización sindical, principalmente por sus dirigentes. De la actitud consciente de unidad, basada en el espíritu de sacrificio, depende la integridad funcional y la existencia orgánica del ente sindical

78 Lo que une a los hombres son las causas comunes y los ideales comunes. Cuando se esfuman los ideales, cuando las causas comunes dejan de serlo, deviene el resquebrajamiento de la unidad, las contradicciones internas se agudizan y estallan. Por eso es que los dirigentes, los buenos dirigentes, deben poner su máxima atención en cultivar los ideales y siempre actualizar las causas comunes y los estilos de trabajo para promover y fomentar la unidad interna, ya que los fenómenos sociales y del pensamiento están en movimiento y cambian constantemente como cambian también las personas.

79 y como tal debe ser preservada, cuidada y desarrollada en forma constante. Cuando la unidad de clase se resquebraja, cualesquiera sean las causas, la organización sindical entera se perjudica, entra en reflujo, se debilita y fracasa; no puede alcanzar sus fines y objetivos trazados. Por eso, la unidad de clase tiene que ser cultivada, preservada y defendida a cualquier costo, por todos y cada uno de los miembros de la organización sindical, principalmente por sus dirigentes.

80 Solidaridad de Clase

81 El concepto de solidaridad de clase se basa en la conciencia de apoyo mutuo asentado en los valores humanitarios más sensibles y conlleva a compartir ideales, planteamientos políticos, económicos, laborales, jurídicos, etc. La solidaridad de clase es la capacidad de actuación unitaria, adhesión ilimitada y apoyo oportuno que debe brindar una colectividad sindical o social hacia otra que ha sido afectada con determinadas medidas represivas, situaciones de riesgo o circunstancias penosas,

82 La solidaridad de clase significa que, los trabajadores debemos solidarizarnos con los trabajadores de nuestro propio centro de trabajo, con los de nuestro país y con los de otros pueblos del mundo, que al igual que nosotros, luchan contra la opresión capitalista e imperialista, que no solo explotan a las masas populares sino también depredan los recursos naturales de nuestros respectivos países causando daños ecológicos irreversibles.

83

84 La solidaridad de clase no es realizable al margen de la unidad de clase, ni del frente único de clase. Cualesquiera sea nuestra forma de pensar, cualesquiera sean nuestras convicciones religiosas y políticas y nuestra condición de raza, género, ocupación u oficio, los trabajadores debemos reconocer conscientemente que ante todo nos hallamos vinculados socialmente por el común denominador que se llama clase social. La solidaridad de clase se puede expresar de varias formas, pudiendo ser económicamente, moralmente o participando activamente con propaganda y asistencia social

85 Auto-sostenimiento

86 Auto-sostenimiento económico, es la capacidad que posee una organización sindical de resolver sus distintos problemas económicos basándose en sus propias fuerzas y en las habilidades y capacidad creadora de sus miembros El auto-sostenimiento económico constituye es un lineamiento estratégico consustancial a la independencia política de clase y es fundamental para lograr con éxito sus fines y objetivos.

87 Si un determinado sindicato depende de los favores de la patronal para que le descuente por planilla la cotización sindical, quiera o no está neutralizado, no podría ejercer su independencia política, no podría ser combativo; ha quedado lisiado para luchar contra la injusticia social.

88 El mismo fenómeno ocurre cuando los representantes de la patronal son incorporados en el seno del sindicato como miembros honorarios o socios protectores. No obstante, desde el punto de vista táctico, un sindicato debe saber plantear a su patrono la cesión y el uso de algunos bienes materiales e infraestructura física, para el funcionamiento del organismo sindical, ya que en el fondo viene a ser una forma de compensación por la cuota de plusvalía que la patronal se ha llevado.

89 Para evitar la dependencia patronal los sindicatos deben crear mecanismos para captar las aportaciones de sus miembros directamente prescindiendo de los mecanismos burocráticos de la entidad patronal. De no ser así, cuando las contradicciones entre el sindicato y la patronal se agudicen, cuando el sindicato le sea incomodo a la patronal por llevar a cabo una huelga o por denunciar alguna injusticia o un acto de corrupción, también por razones políticas, sin duda la patronal intentará asfixiar al sindicato no descontando las cuotas o cortando las transferencias de dinero.

90 Para que el auto sostenimiento económico funcione en la práctica, el mando centralizado de un sindicato, vale decir su Junta Directiva o su equivalente, debe hacer funcionar en equipo como un todo único relacionado las siguientes secretarías u órganos de línea: Organización, Propaganda, y Economía.

91 Organización, que se encargará de incorporar formalmente a los trabajadores como miembros del sindicato debiendo mantener debidamente organizado y actualizado su padrón de afiliados lo mas numeroso posible, cuyas aportaciones en suma habrán de constituir la principal fuente de suministro económico. Además debe planificar y promover otras fuentes de ingreso.

92 Propaganda, cuya función será actuar e influir constantemente sobre la conciencia de los trabajadores, atraerlos, persuadirlos y mantener su interés por el movimiento y su adhesión al organismo sindical; como resultado, aquellos miembros han de aportar de buen grado su cuota sindical. Esto facilitará el trabajo de los órganos de organización y economía

93 Economía, que se encargará de la captación de los recursos económicos facilitado por el trabajo previo de los órganos de organización y propaganda, de cuyos ingresos a la vez se podrá otorgar los fondos necesarios para que las otras dos áreas estratégicas -organización y propaganda- puedan funcionar con eficacia y eficiencia.

94 El órgano de dirección o sea la Secretaría General o su equivalente, es el responsable político del trabajo de auto sostenimiento. Todas las secretarias que conforman el órgano de gobierno, toda la dirigencia y todas las bases, deben trabajar siempre para fortalecer este trinomio estratégico. Todas actividades que se realicen en el seno del sindicato, sean estas culturales, deportivas, sociales, educativas, etc., deben estar siempre orientadas a desarrollar y fortalecer el trabajo de organización, economía y propaganda.

95 En tiempos de movimiento huelguístico y más aun casos de emergencia, estas tres áreas estratégicas deben de fortalecerse para que funcionen a cualquier costo, si es necesario en la clandestinidad. El auto sostenimiento económico conlleva una seria contradicción que puede convertirse en su talón de Aquiles si no se actúa correctamente. Se trata de las complicaciones técnicas de carácter contable. Por eso, el movimiento económico de la organización sindical debe llevarse a cabo con mucho celo, transparencia y riguroso apego a las técnicas contables.

96 El auto sostenimiento económico conlleva otro gran peligro que se debe evitar. No se debe fomentar dentro de la organización sindical actividades como el mutualismo, el cooperativismo, menos aún las prácticas usureras de préstamo de dinero, por que estas siempre conllevan a degenerar la conciencia de clase del trabajador y la corrupción de dirigentes, que pude llevar a la caducidad y autodestrucción orgánica.

97 La administración económica del organismo sindical debe llevarse a cabo respetando rigurosamente los preceptos de Austeridad, Honradez, y Transparencia. Revisado por el autor el mes de marzo del 2010

98 BIBLIOGRAFIA CONSULTADA Estatuto de la Central Nacional Unificada de Trabajadores del Ministerio de Salud CNUTMS. Aprobado en su I Congreso Nacional Unificado 3 al 6 de Mayo de 1979, Chosica. Estatuto de la Federación Nacional Unificada de Trabajadores del Sector Salud FENUTSSA Aprobado en su II Congreso Nacional Estatutario 6 al 8 de Febrero de 1992, Chiclayo. Ideología y Política, José Carlos Mariátegui Biblioteca AMAUTA, Lima Principios elementales y Principios fundamentales de FilosofíaGeorges Politzer, Ediciones de Cultura Popular, México Sindicalismo y Política Ricardo Díaz Chávez Ediciones Alternativa, Lima

99 La Propaganda PolíticaJean Marie Domenach Ediciones EUDEBA- Buenos Aires Clase y Partido,Antonio Carlo - Marcel Liebman- Ediciones Teoría y Práctica, Lima Las tres fuentes y las tres partes integrantes del marxismoVI Lenin, Obras escogidas Editorial Progreso, Moscú Trabajo asalariado y capitalCarlos Marx, Obras escogidas Editorial Progreso, Moscú Lima, Marzo del 2010 Comisión Nacional de Capacitación Sindical


Descargar ppt "Comisión Nacional de Capacitación Sindical. Los hombres han sido siempre en política víctimas necias del engaño de los demás y del engaño propio, y lo."

Presentaciones similares


Anuncios Google