La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

TEMA 4 Ciudadanía y participación democrática. Un primer acercamiento a la ciudadanía nos coloca ante la complejidad de sus dimensiones: su carácter excluyente.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "TEMA 4 Ciudadanía y participación democrática. Un primer acercamiento a la ciudadanía nos coloca ante la complejidad de sus dimensiones: su carácter excluyente."— Transcripción de la presentación:

1 TEMA 4 Ciudadanía y participación democrática

2 Un primer acercamiento a la ciudadanía nos coloca ante la complejidad de sus dimensiones: su carácter excluyente o integrador, los principios e ideas en los que se fundamenta, su consideración individual o colectiva, las prácticas en las que se concreta, las limitaciones y amenazas que la circundan y el marco histórico, social y político en el que se construye y se inscribe.

3 Educación para la ciudadanía La educación para la ciudadanía supone asumir: 1. Una responsabilidad social y moral: aprender a tener confianza en sí mismo/a y un comportamiento responsable social y moral hacia los demás, tanto dentro de la clase como fuera de ella. 2. Participación comunitaria: aprender acerca de, e implicarse de manera útil en la comunidad o barrio. 3. Implicación política: conocer las instituciones, problemas y prácticas de nuestra democracia, y aprender a participar eficazmente en la vida de la nación, local, regional y estatalmente. La ciudadanía implica aspectos tanto legales como otros relacionados con la comunidad y la participación en el sentido más amplio. El panorama político está cambiando rápidamente en la actualidad, y el concepto de ciudadanía tenderá a cambiar en respuesta a esto. Al igual que la democracia, la ciudadanía constituye un proceso en dos sentidos; así, la pregunta ¿qué haces tú para hacer que la ciudadanía funcione para ti?, podría ser un punto de partida útil. (Informe Crick 2002)

4

5

6

7

8 Ciudadanía activa : surge como respuesta de las instituciones ante el desinterés y desconfianza de la ciudadanía respecto del sistema democrático instituido y la escasa participación en el juego político establecido. Este alejamiento de los ciudadanos respecto a la política ha sido bautizado con el término déficit democrático.

9

10 Ciudadanía global. En un contexto de globalización e instituciones transnacionales, las fronteras entre las cuestiones locales y globales son cada vez más difusas. La sostenibilidad, el desarrollo humano y la interculturalidad se convierten en elementos de reflexión y práctica ciudadana, y se aborda desde una perspectiva que es al tiempo local y global. Estas propuestas, ciudadanía activa, participativa, global, se articulan en un fenómeno que Moro denomina nueva ciudadanía.

11 CIUDADANÍA, DEMOCRACIA Y PARTICIPACIÓN La educación es un proyecto político: todo sistema, programa o acción educativa se plantea desde y hacia un determinado tipo de sociedad, aquella que deseamos lograr. La democracia es una forma de vida en sociedad. Consiste en hábitos y competencias que deben ser cultivados a través de la educación. La educación y la educación social, juegan un papel fundamental en la construcción de ciudadanía y participación democrática.

12

13 La participación como dimensión clave de una ciudadanía democrática La participación políticamente se entiende como un derecho, una conquista asociada a la democracia y la extensión de la ciudadanía. Pero, ¿qué significa participar? Participar es ser parte de, tener o recibir parte y tomar parte en. Socialmente, ser parte de significa pertenecer, ser y sentirse parte de una comunidad; tener parte es tener acceso a los recursos y bienes sociales, tomar parte es contribuir a la vida pública, a la construcción de lo común. La participación es una actividad creativa y transformadora que implica un considerable esfuerzo. Sin embargo la necesidad de expresarnos, comunicarnos y relacionarnos, la voluntad de compartir que se encuentran en la base de la participación son características inherentes a los seres humanos. Es importante, distinguir entre formas reales y aparentes de participación (Ander- Egg, 2000). La participación simbólica se refiere a acciones que generan en las personas cierta ilusión de poder, pero mediante las cuales se ejerce mínima o nula influencia real. Una variedad particular y frecuente de participación simbólica es la pseudoparticipación.

14 La participación eludida: nuestra socialización se desarrolla generalmente en estructuras piramidales que promueven una respuesta no participativa, y favorecen las relaciones de competición más que las de cooperación. Una participación genuina nunca es una imposición ni una concesión del poder; debe ser una práctica voluntaria y consciente. La participación democrática se relaciona con la capacidad de incidir colectivamente en la configuración de nuestro entorno, de nuestras formas de vida, en las decisiones que afectan a nuestra cotidianidad. Supone identificar y analizar problemas, articular demandas, proponer, planificar, experimentar y evaluar soluciones. Implica la capacidad, la voluntad y el poder de actuar. Moro identifica al menos cinco poderes de la ciudadanía participativa: El poder de producir información e interpretaciones de la realidad. El poder de crear nuevos símbolos para transformar los conocimientos comunes. El poder de asegurar que las acciones de las diversas instituciones sean coherentes con sus objetivos. El poder de cambiar las condiciones materiales. El poder de promover asociaciones y redes.

15 La participación es tanto el medio como el fin de un proceso de transformación social. En este sentido es en sí misma un proceso largo y complejo de aprendizaje de conocimientos, actitudes y habilidades, que implica además desafiar estructuras de dominación y desaprender modelos de relaciones humanas basados en el autoritarismo. El proceso de aprendizaje individual y colectivo que conduce a una participación significativa puede describirse a partir de los siguientes logros: Informarse. Una buena información es fundamental para llegar a situarse en la realidad social. Situarse. Consiste en, a partir de una buena información, comprender la realidad, y comprenderse dentro de la misma, dejar de estar inmerso en ella para ser capaz de identificar problemas, visualizar soluciones e imaginar procesos de transformación. Tomar posición, comprometerse, hacerse consciente y definir el modelo de sociedad por el que queremos trabajar. Movilizarse, es decir, comunicar, dialogar y expresarse conjuntamente. Crear, hacer, pasar de espectador a actor, convertirse en agente de transformación y protagonista de la propia historia, buscando soluciones colectivas y globales a los problemas que enfrentamos.

16 Algunas condiciones que facilitan una participación efectiva: Poner en juego espacios, actividades y técnicas variadas y flexibles para no desaprovechar el potencial creativo existente en el grupo, que hagan posible diversas formas de expresión y participación. Institucionalizar los mecanismos de participación, aunque evitando su burocratización; de esta forma el proceso de participación no dependerá de la voluntad y el impulso de unos pocos. Aportar información sustantiva y compleja, así como elementos de reflexión al proceso. La participación puede darse en diferentes grados pasiva, receptiva y activa que incluye a su vez diferentes niveles: Acciones reivindicativas y de presión, impacto suele ser difícil de evaluar. Colaboración o cooperación en actividades decididas por otros. Cogestión entendida como participación conjunta con un agente que conserva la facultad de decidir en última instancia, y que por tanto implica una distribución vertical y desigual del poder de decisión. Autogestión, que implica una distribución horizontal del poder y el máximo nivel de posibilidades de participación real.

17 En el ámbito socioeducativo podemos encontrar diversas propuestas que tratan de abrir espacios al aprendizaje de la ciudadanía y la participación: la animación sociocultural, la educación popular, el desarrollo comunitario y las escuelas democráticas son algunos de ellos. Animación sociocultural Surge en el contexto europeo a partir de los años 60 del s. XX como forma peculiar de intervención social Aborda las nuevas necesidades de ocio Objetivo: transformar el tiempo libre en un tiempo de participación y autorrealización, y a los espectadores/consumidores en participantes/actores. Pretende intervenir preventivamente para hacer frente a la deshumanización y el desarraigo que implican la debilitación del tejido social al hacer desaparecer la vida urbana y los lugares de encuentro: la calle, la plaza, el barrio. Plantea alternativas ante el surgimiento y aumento de la influencia de las denominadas industrias culturales Toma como referente la cultura popular, y ha pretendido alcanzar la democracia cultural frente a la democratización de la cultura. Mientras que la democratización cultural pretende difundir la cultura y facilitar el acceso a la misma a la mayor cantidad de ciudadanos La democracia cultural se concibe como una forma de catalizar la potencialidad de las comunidades para generar cultura.

18 Algunas de las características propias de la animación sociocultural Su objetivo básico es generar procesos de participación activa. Sus métodos y técnicas se apoyan en una pedagogía participativa. Sigue el principio de proximidad o cercanía vital, es decir, realiza sus actividades en el lugar más cercano, y vinculadas a las experiencias y prácticas de los implicados. La participación en sus actividades tiene un carácter voluntario y abierto. Promueve el respeto a la autonomía y el pluralismo cultural de los participantes. Es un instrumento pedagógico de ayuda a la afirmación de la identidad cultural y a desmontar los mecanismos de dominación cultural. La animación trata de llevar a cabo funciones y líneas diversas de actuación educativa, fundamentalmente de integración social, económica y cultural, y de regulación de los intercambios sociales.

19

20 Educación popular No existe un acuerdo unánime respecto a las semejanzas y diferencias existentes entre la animación sociocultural y la educación popular. Ésta última denominación se utiliza en la actualidad con mayor frecuencia en América Latina, mientras que el término animación sociocultural es más habitual en Europa. Las prácticas de la educación popular compartirían las siguientes características (Sirvent, 1994): Su dimensión popular y el propósito de apoyar la construcción de un proyecto político- social. Son un proceso producción colectiva de conocimiento que toma la realidad cotidiana como objeto y la analiza críticamente. Pretende superar la dicotomía teoría-práctica: concibe el conocimiento como una construcción dialéctica y no como una acumulación lineal de hechos sin conexión. Parte de las situaciones problemáticas de los sujetos para buscar sus causas y consecuencias, y determinar los fines y medios para la acción.

21 Red Alforja La Red Alforja desarrolla una rica y diversa experiencia en el campo de la educación popular, consolidando un conjunto de planteamientos políticos, metodológicos y pedagógicos que han colaborado al enriquecimiento de la educación popular en América Latina. Sus propósitos son: Construir una red de educadores populares de movimientos y organizaciones sociales, en autoformación permanente para producir conocimiento colectivo y posicionamientos políticos desde la Educación Popular. Constituir un espacio de encuentro, intercambio y creación de estrategias de organización y acción desde la diversidad de los movimientos. Construir nuevas sensibilidades políticas que alienten la lucha contra desigualdades y discriminaciones de todo tipo, desde la reflexión y revisión sistemática de las experiencias. Fortalecer la capacidad estratégica de dirigentes en el quehacer local, nacional y mesoamericano.

22 Desarrollo comunitario El desarrollo comunitario es una metodología de intervención social que se plantea como objetivo movilizar los recursos humanos e institucionales mediante la participación activa y participativa de la población en el estudio, programación, ejecución y evaluación de programas destinados a mejorar el nivel y la calidad de vida. No es, por tanto, una acción sobre la comunidad sino una acción de la comunidad (Ander-Egg, 1997). Operativamente se organiza en cuatro fases: estudio y diagnóstico de las necesidades y recursos; programación de los proyectos y actividades a realizar; realización de lo programado; evaluación. En todas las fases es fundamental la participación de las personas involucradas en el programa. Lo esencial en el desarrollo comunitareo es la promoción de las personas y grupos mediante un proceso educativo que desarrolla las capacidades y potencialidades de las comunidades para atender a su propia mejora y transformación.

23 Presupuestos participativos Un proceso en el que se apuesta por la democracia participativa como una nueva forma de gobierno en la que la ciudadanía sea el auténtico sujeto de la construcción colectiva. La Red Estatal de Municipios por una Democracia Participativa apuesta por un carácter inclusivo donde tengan cabida la diversidad de miradas y formas de concretar este proceso y herramienta de construcción colectiva que son los Presupuestos Participativos. Un proceso en el que las diferentes experiencias nos permitan compartir reflexiones, dificultades, oportunidades y sobre todo suponga un ejercicio de aprendizaje colectivo.


Descargar ppt "TEMA 4 Ciudadanía y participación democrática. Un primer acercamiento a la ciudadanía nos coloca ante la complejidad de sus dimensiones: su carácter excluyente."

Presentaciones similares


Anuncios Google