La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

El desarrollo no es algo que simplemente le ocurre a los niños y niñas. Al comprometerse con el mundo que les rodea, participan de manera activa en ese.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "El desarrollo no es algo que simplemente le ocurre a los niños y niñas. Al comprometerse con el mundo que les rodea, participan de manera activa en ese."— Transcripción de la presentación:

1

2 El desarrollo no es algo que simplemente le ocurre a los niños y niñas. Al comprometerse con el mundo que les rodea, participan de manera activa en ese proceso recíproco. Los niños y niñas deben tener acceso a entornos variados, estimulantes y seguros, que les ofrezcan la posibilidad de explorar, simular, experimentar y aprender de sus propias acciones

3 Los niños y las niñas interpretan y representan su entorno desde que nacen. No son objetos pasivos del ambiente ni de las prácticas sociales. Los niños y niñas en la primera infancia construyen sentido sobre sus realidades. Los niños y las niñas tienen capacidad de interrogar las prácticas sociales, sólo que esta capacidad muchas veces es desestimada por los adultos.

4 Los niños y niñas son sujetos activos en la construcción de sus realidades y procesos de desarrollo La participación infantil es el factor movilizador del proceso de desarrollo y de construcción de conocimiento. Al participar en su realidad, el niño o la niña la significan.

5 Pensar nuevas formas de comunicación e interacción entre los niños, niñas y adultos. La necesidad de comprender las relaciones de poder que regulan las interacciones entre adultos y niños y niñas en los primeros años de vida. El periodo de la primera infancia presenta gran variabilidad en cuanto a los procesos de desarrollo, lo que implica pensar en las formas de relación del niño y la niña con su realidad en los diferentes momentos de su desarrollo inicial. Implica acciones de reconocimiento y promoción de la ciudadanía del niño y la niña desde su nacimiento. Conlleva la resignificación de la participación de los adultos y de las prácticas de cuidado, atención y educación del niño en edad inicial: no inhibirlo en su exploración, pero al mismo tiempo prestarle el apoyo que requiere en dicho proceso

6 El bebé se encuentra en capacidad de recibir información de su entorno, así como de influir en él. La construcción de la participación implica que, los adultos, como proveedores de información para el niño, tendrían que estar evaluando las diversas situaciones que a él se le presenten, desde una perspectiva de participación Es importante para propiciar la participación en este tramo de edad, que el ambiente del niño, en primer lugar, favorezca su exploración, siendo amplio, seguro y adecuado a las posibilidades del niño en esta edad y, en segundo lugar, que dicho ambiente cuente con un adulto que favorezca la mediación del espacio físico y su construcción como espacio social

7 La participación se encuentra ligada a la construcción de normas y a la construcción del autoconcepto por parte de los niños y niñas, así como a la comprensión de las normas que regulan la vida colectiva. los niños y las niñas, desde el segundo año de edad, ya buscan participar de manera más activa en sus rutinas diarias, por lo cual ponen en entredicho las normas de los adultos. Los procesos de construcción de la identidad se dan en el marco de un desafío a las normas de los adultos, de una transgresión a las mismas que le permite al niño comprender el sentido y la obligatoriedad de la norma. La promoción del derecho a la participación debe abrir espacios en los cuales se pueda reconocer y comprender a los niños y niñas en dichos intentos.

8 Lograr independizarse de la familia es ahora más importante. Acontecimientos como comenzar a ir a la escuela hacen que estos niños entren en contacto permanente con el mundo exterior. La amistad se hace cada vez más importante. En este período se adquieren rápidamente habilidades físicas, sociales y mentales. Es fundamental que en este período el niño aprenda a desenvolverse en todas las áreas de la vida, a través de los amigos, el trabajo en la escuela y el deporte, entre otras cosas (Tomado de: childhood.htm) childhood.htm

9 El juego es la actividad por excelencia del recién nacido, quien entre los seis y los ocho meses de edad se apega de un modo muy fuerte a las figuras parentales, lo cual le permite construir y explorar el entorno físico y social con una base afectiva segura. Precisamente el establecimiento de vínculos afectivos estrechos entre el niño o niña y una o más de los adultos que los rodean constituye un requisito básico para la construcción de la autonomía del niño y de la interacción y la comunicación entre él y su mundo.

10 En este contexto es pues, de vital importancia, la interacción y la comunicación no verbal entre el recién nacido y el adulto. Así, por ejemplo, se ha encontrado que en las diversas secuencias de alimentación, higiene, y juego, el adulto y el niño ponen en juego diversos rituales de interacción cuya secuencia es muy parecida a lo que se hace en la conversación, al punto que algunos investigadores han afirmado la existencia de una intersubjetividad primaria que estaría en la base de la conciencia y de la intencionalidad individual.

11 A través del juego simbólico, los niños y las niñas aprenden crear símbolos y a compartirlos y a practicar de forma lúdica los usos de la propia cultura. De esta forma, los niños y las niñas, por la constante referencia que implica este tipo de juego a lo real y a la ficción, permite a los niños y niñas construir de manera significativa otros espacios sociales y las reglas implicadas en ellos. Es importante que los adultos traten de comprender las particularidades del pensamiento del niño en edad preescolar, de modo que puedan interpretar, a la luz de los juegos de los niños y las niñas, las necesidades de desarrollo y de construcción de la participación que se evidencian allí.

12 Se reconoce que las opiniones de las niñas y los niños reflejan las lógicas de construcción de lo cotidiano en las comunidades y que por esta vía, la construcción de la realidad del niño puede significar al mismo tiempo la construcción de las problemáticas del contexto comunitario. Gran parte del trabajo pedagógico que se lleva a cabo apunta entonces a permitir que los niños expresen por sí mismos las distintas formas en que las problemáticas locales los afectan a ellos, con lo cual, a la vez, los niños y niñas tiene la posibilidad de tomar conciencia de esos problemas.

13 El reconocimiento que se ha venido haciendo por parte de los proyectos y programas de trabajo comunitario de la necesidad de la participación y colaboración de los actores locales para la resolución de sus problemáticas ha implicado el reconocimiento de los niños como actores comunitarios claves. La participación de los niños, en este sentido, tiene que ver con la posibilidad de articular a la comunidad como un todo en torno a sus problemáticas y de definir, para el caso de los niños y las niñas, posibilidades de acción que los restituyan como sujetos capaces de comprender los problemas ligados a sus contextos y de aportar soluciones a ellos.


Descargar ppt "El desarrollo no es algo que simplemente le ocurre a los niños y niñas. Al comprometerse con el mundo que les rodea, participan de manera activa en ese."

Presentaciones similares


Anuncios Google