La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

2 A. LA TEORIA DE LOS SENTIDOS BIBLICOS CAPITULO I NOCIÓN DE SENTIDO BÍBLICO Sentido y significado. El término sentido, en general, indica el concepto.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "2 A. LA TEORIA DE LOS SENTIDOS BIBLICOS CAPITULO I NOCIÓN DE SENTIDO BÍBLICO Sentido y significado. El término sentido, en general, indica el concepto."— Transcripción de la presentación:

1 2 A. LA TEORIA DE LOS SENTIDOS BIBLICOS CAPITULO I NOCIÓN DE SENTIDO BÍBLICO Sentido y significado. El término sentido, en general, indica el concepto que el autor desea expresar con su palabra, hablada o escrita. O la síntesis de las nociones que un texto o libro expresa. Significado es la idea inherente a la palabra considerada objetiva- mente, independientemente de la intención del autor, como aparece en los diccionarios.

2 El sentido de una palabra o texto fundamentalmente es único, a no ser que el autor pretenda hablar ambiguamente. Pero, según la índole del escrito, puede poseer diversos niveles de profundidad que hay que descubrir, a partir del nivel que es más claro y evidente. Los significados de una palabra pueden ser variados y distintos, como lo vemos en el diccionario. La noemática bíblica estudia los sentidos, no los significados, aunque bueno es conocerlos.

3 Sentido bíblico. Es el concepto que el autor inspirado ha querido expresar por las palabras del texto bíblico o por los objetos o realidades (personas, cosas, acontecimientos), que se expresan por las palabras. De aquí que debemos considerar dos elementos esenciales: La intención del autor en sus palabras y los objetos significados en ellas. En cuanto a lo primero, como la Biblia tiene como autores a Dios y al hombre, el sentido dependerá de la intención de ambos, según la relación de inspiración bíblica.

4 En cuanto a lo segundo: Dios, por medio de los autores inspirados, no sólo nos ha hablado por las palabras escritas (sentido literal), sino también por medio de los objetos que esas palabras significan (sentido espiritual). Un ejemplo: maná literalmente es el alimento que Dios le dio al pueblo elegido por el desierto. Pero iba a significar una realidad futura (Jn 6,39), que es la Eucaristía. Como designa una realidad, se le llama sentido real.

5 Existencia de un doble sentido bíblico. El doble sentido bíblico, literal y espiritual es doctrina de la Iglesia, considerada verdad de fe, al enseñarse de modo explícito, como lo dice la carta de la Pontificia Comisión Bíblica el 20 de Agosto de La carta expone, como proposición de fe, el doble sentido de la Sda. Escritura: el literal y el espiritual o típico, según la práctica de Jesús y los apóstoles. Esta misma doctrina la expresó la Divino afflante Spiritu y el Catecismo de la Iglesia Católica (nn ).

6 CAPITULO II. EL SENTIDO LITERAL 1. Definición. Elementos constitutivos: Sentido literal es el que tienen las palabras de la Escritura según la intención del autor inspirado. Y querido por Dios. No es lo mismo sentido literal que literalístico, lo cual sería el traducir el texto palabra a palabra. Cualquier texto literario adquiere su significado preciso ateniendo a la cultura, mentalidad y otras circunstancias peculiares, como los géneros literarios.

7 Algunas tendencias hermenéuticas recientes quieren eliminar del sentido literal la intención del autor, como en la llamada análisis estructural o semiótica. A éstos no les interesa saber del autor ni lo que ha querido decir, sino sólo lo que dicen las palabras y frases. pues en vez de ver la intención del autor prevalece la del lector, como intérprete del texto. Lo cual en la Biblia podría discrepar con el autor divino- humano. Esto lleva a un subjetivismo,

8 Dos planteamientos diferentes. En la tradición patrística y escolástica, al pensar en el sentido literal, se ha hecho incapié en el papel ejercido por el autor principal, subrayando el origen divino de la Biblia. Así lo hizo santo Tomás. Se entendía que era el sentido que el Espíritu Santo quiso expresar. Por el contrario, en la exégesis moderna se subraya, como sentido literal, la intención expresada directamente por el autor humano. Otros contenidos se clasifican de modo diferente.

9 Este cambio en la exégesis moderna, en alguno sectores, fue poco antes del siglo XIX. Propusieron diversos métodos que pertenecen al nivel humano de conocimiento de la realidad; pero no llegan a abarcar con plenitud la intención del hagiógrafo, pues al encontrarse bajo el carisma de la inspiración, está en nivel sobrenatural. Así pues, la exégesis crítica histórico- literaria ha hecho que el sentido literal se vincule sólo a la intención del hagiógrafo. Desde fines del siglo XIX en la exégesis católica ha nacido una nueva noción, el sentido pleno, gracias a las ciencias del lenguaje...

10 2. El sentido pleno Terminología y noción. Esta denominación fue introducida por el jesuita A.Fernández hacia Es el sentido contenido en el ámbito de las palabras, pero conocido sólo por Dios y, por consiguiente, desconocido por el hagiógrafo, al menos en toda su amplitud. Se manifiesta por revelación posterior: Revelación hecha por Cristo, verificación de profecías o por la Tradición viva de la Iglesia.

11 No se trata de que Dios haya querido dar un sentido diferente del hagiógrafo, sino de un sentido más amplio y profundo, de mayor riqueza de contenido y que, al continuarse, pertenece también a la intencionalidad del autor humano. En el caso de la Biblia la acción del autor principal va más allá de las posibilidades del autor en el cual y a través del cual actúa. El sentido pleno fue conocido en la antigüedad cristiana, cuando los PP de la Iglesia y los escolásticos dicen comprender mejor el texto a la luz de la revelación posterior.

12 El sentido pleno en la exégesis moderna. Dos motivos para hablar de un sentido literal más profundo de la palabra de Dios escrita. El primer motivo es la enseñanza del Magisterio de la Iglesia. León XIII en la Providentissimus Deus hablaba de dificultades en comprender la Biblia, pues, siendo autor el Esp.S., hay verdades que superan la razón humana. Por eso su sentido es más amplio y recóndito de lo que parecen las palabras e indican las leyes de la hermenéutica.

13 El segundo motivo para el desarrollo del sentido pleno es la conciencia de que Jesús, los autores del NT y la Tradi- ción de la Iglesia han visto en textos del AT sentidos más allá del análisis histórico y literario. Algunos textos se citan como funda- mento bíblico de verdades de fe. - Gen 3,15: Es considerado, por la enseñanza patrística y magisterial como fundamento para el dogma de la Inmaculada y la Asunción. - Is 52,13...: El siervo de Yahvé se realiza plenamente en Cristo. Hay, pues, un sentido pleno buscado por Dios y poco conocido por el hagiógrafo.

14 3. División del sentido literal. Se puede dividir de muchas maneras o criterios: por lo gramatical, contenido, significación, etc. Según el modo de significar las palabras del texto bíblico se divide en: - Sentido propio e impropio. Se llama propio cuando las palabras se usan según significado obvio y original. Por ejemplo: Jesús dijo a sus discípulos. Cada término corresponde a una realidad conocida.

15 Impropio es cuando las palabras se utilizan en sentido derivado, por afinidad o simplemente convencional. Abarca todo lo que se expresa con un lenguaje metafórico. Por ejemplo (Jn 1,29): Juan señala a Jesús y le llama el cordero de Dios. Cordero significa la víctima inocente ofrecida en sacrificio. El lenguaje figurado puede ser para un término, una frase o toda la narración. Se basa en figuras retóricas utilizadas en cada época y lugar.

16 - Sentido explícito e implícito. Explícito es el que toma las palabras en su contexto inmediato. Implícito es el que se descubre a través de un examen detenido según las reglas de la hermenéutica. Por ejemplo: Jn 1,14: el Verbo se hizo carne. Explícitamente dice que el Verbo se unió con la naturaleza humana. Implícitamente dice que el Verbo encarnado tiene alma humana, cuerpo real, inteligencia, voluntad, etc..

17 - Sentido eminente. Es el que se aplica por antonomasia a una persona lo que se afirma de toda la colectividad. Así en algunos textos proféticos del AT que anuncian al Mesías con clara referencia al Cristo total (Cuerpo místico de Cristo). Así en Gen 3,15 la descendencia de la mujer, en sentido eminente, es el Cristo Redentor, cabeza de la colectividad humana que vencerá la serpiente antigua. Dt 18,15..:Dios suscitará un pro- feta como Moisés. Habrá profetas, pero uno en particular, más grande.

18 Sentido literal y acomodación bíblica. Acomodación bíblica es la aplicación de un texto bíblico a eventos, personas o cosas diferentes de las que intentó expresar el autor inspirado. Las aplicaciones se hacen por alguna semejanza en las cosas o en las palabras. Puede servir para algún discurso exhortativo (o poesía); pero nunca se debe presentar como verdadera palabra de Dios.

19 4. Características del sentido literal. Las principales son: la universalidad en la unicidad. a. Universalidad del sentido literal Significa que todas las palabras y frases poseen necesariamente un sentido literal. Si cualquier hombre, en su sano juicio, intenta expresar sus conceptos con palabras que tengan expreso significado, igualmente Dios, que lo ha hecho por medio de hombres y a la manera humana (DV 12).

20 La universalidad del sentido literal ha sido principio fundamental en toda reflexión bíblica. Así lo entendieron los Padres. Y ese fue el criterio de santo Tomás que lo convirtió el tesis fundamental. Igualmente ha sido central en la enseñanza pontificia de la Sagrada Escritura. Como en la Divino afflante Spiritu, afirmando que los intérpretes deben determinar con claridad cuál es el sentido literal de las palabras bíblicas La carta de la Comisión Bíblica del 41 censura a los que buscan sólo una exé- gesis subjetiva y alegórica de la Biblia.

21 b. Unicidad y polisemia del sentido literal. El sentido literal es único, pues no puede ser que un texto bíblico contenga sentidos irreductibles entre ellos, opuestos o contradictorios. Pero, junto al sentido primario o explícito, puede haber otros significados homogéneos: implícitos, plenos, emi- nentes o consecuentes. El Espíritu Santo, hablando por el escritor inspirado, ha hablado según los usos humanos, dando a las palabras un sentido preciso, aunque denso de contenido.

22 Lo anterior ha sido puesto de relieve en nuestros días por las ciencias del lenguaje y la hermenéutica filosófica moderna, que sostienen la polisemia de los textos escritos. El esfuerzo de la exégesis histórico-crítica, admitiendo la unicidad, es definir el significado preciso de un texto bíblico en las circunstancias en que se compuso. Esto es legítimo e indispensable en la investigación exegética. Es necesario comprender el texto bíblico según las convenciones literarias de su tiempo, colocando el texto en su contexto vital.

23 Hoy la exégesis histórico-crítica cree que la unicidad del sentido literal no es principio absoluto. Por dos razones: - Porque un autor humano se refiere a la vez a más de un nivel de la realidad, como sucede a veces en la poesía. -Porque, aunque el lenguaje humano tenga un solo significado, la inspiración divina puede hacer que se produzca una ambivalencia. Así Caifás ( Jn11,49-51) proclama que conviene que muera uno solo por el pueblo profetizando que Jesús iba a morir por la nación. Por el contexto, ambos pertenecen al sentido literal.

24 Se puede añadir una tercera razón: Cualquier texto, en circunstancias nuevas e iluminado de modo diferente, puede tener nuevos significados. Mucho más en los textos bíblicos, por la universalidad de las palabras inspiradas, y porque la comunidad creyente las ha conservado convencida de que sean luz y vida para las generaciones futuras. Este aspecto dinámico de los textos hace que el autor sagrado pueda evocar realidades diferentes según diferentes circunstancias. Así varios salmos, hablando del rey, pueden tener una visión ideal de la monarquía en tiempos mesiánicos.

25 Por todo lo anterior, la exégesis bíblica, no se reduce sólo al sentido bíblico viendo las circunstancias históricas en que se produjo. Debe tener también presente la más amplia posibilidad de contenido que pueden alcanzar los textos. Debe extraer de los textos toda su potencialidad teológica. ¿Hasta dónde se extiende la plenitud de la intencionalidad divina? ¿Qué criterios se pueden seguir para poder asegurar que una interpretación determinada pertenece verdaderamente al sentido bíblico?

26 ¿Cuáles son los diferentes niveles y ramificaciones de este contenido sobreabundante? La Dei Verbum y el Catecismo de la Iglesia Católica definen el sentido literal: Aquel significado de las palabras de la Escritura encontrado a través de la exégesis que sigue las reglas de la recta interpretación. Es decir, por las reglas racionales y teológicas tomadas en su conjunto. El Documento de la Pont. Comisión Bíblica subraya que no puede seguirse cualquier significado, de modo subjetivo. No se admite una interpretación heterogénea...

27 Una profundización teológica. Lo anterior está en conformidad con la enseñanza de san Agustín, a quien sigue santo Tomás (en el De Potentia). Dos condiciones se necesitan para que una determinada interpretación pertenezca al sentido querido por Dios: conformidad a la verdad de la fe y adherencia al tenor de las palabras inspiradas. La conformidad con la verdad, no quita el poder ser actualizados e inculturados los textos bíblicos. Pero no pueden tratarse con desatención o empobrecer la misma verdad salvífica.

28 No pertenece al contenido del texto bíblico cualquier verdad. Por eso es necesario un atento estudio científico (filológico, histórico, filosófico, teológico, etc.) de las palabras en su contexto, tanto próximo como remoto. En cuanto al sentido literal existe un primer nivel de inteligibilidad del contenido. Es el nivel claramente querido por el hagiógrafo (sentido explícito). A partir de ese nivel se avanza hacia otros niveles, no tan evidentes, pero que están presentes.

29 Santo Tomás afirma que la multiplicidad de sentido pertenece a la dignidad de la Sagrada Escritura. No se trata de admitir la existencia de sentidos contradictorios en la Biblia, pues no sería digno de Dios que hubiera ambigüedad en el lenguaje, sino que unos mismos términos pueden expresar variedad de ideas en diversos niveles de profundidad y en diversas direcciones. Así cada hombre puede encontrar en la Biblia la verdad adecuada a su condición intelectual, cultural, espiritual, de fe, etc. necesaria para su salvación.


Descargar ppt "2 A. LA TEORIA DE LOS SENTIDOS BIBLICOS CAPITULO I NOCIÓN DE SENTIDO BÍBLICO Sentido y significado. El término sentido, en general, indica el concepto."

Presentaciones similares


Anuncios Google