La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

Identidad de Cáritas, gobernabilidad y gestión de recursos. Segundo Taller Regional "Desarrollo de Fondos y Transparencia desde la Identidad de Cáritas,

Presentaciones similares


Presentación del tema: "Identidad de Cáritas, gobernabilidad y gestión de recursos. Segundo Taller Regional "Desarrollo de Fondos y Transparencia desde la Identidad de Cáritas,"— Transcripción de la presentación:

1 Identidad de Cáritas, gobernabilidad y gestión de recursos. Segundo Taller Regional "Desarrollo de Fondos y Transparencia desde la Identidad de Cáritas, Lima, Perú, Septiembre de 2012

2 I. Historia lo social en la tradición judeocristiana, Ir a referencias históricas para hacerlas presentes en las experiencias actuales.

3 La Caridad no es "franquicia" de la Iglesia Para iniciar, tendríamos que reconocer que la atención, la ayuda a los demás, la lucha contra las injusticias, no es una "franquicia" del judeocristianismo. Khunapup, "el campesino elocuente". Séneca y la corriente estoica, levantaron también la voz en defensa de los esclavos y los desheredados. (ver también: De Officiis, de Cicerón, justicia = no hacer daño).

4 Lo social en el Antiguo Testamento Velar por la viuda y el huérfano velar por el pobre, el anaw, el anyé. en contra de las injusticias velar por los forasteros, cuestión no solo de cortesía, sino de vida.

5 Lo social en los Profetas Además de la defensa de los oprimidos, la promesa de una liberación. No sólo el anuncio de la salvación por parte de Yahvé, sino el fin de los enemigos y de los causantes de las injusticias y de quienes viven y se enriquecieron a costa del sufrimiento de los pobres. Denuncia de las injusticias, clamor de justicia a Yahvé.

6 Lo social en el Nuevo Testamento Jesús y los pobres, Él no sólo trabajó por los pobres, los ayudó, los atendió, sino que vivió pobre, asumiendo como propias, las realidades del ser humano, menos el pecado. Kénosis. Jesús nos salvó, no sólo por un deseo sapientísimo y omnipotente fruto de su misericordia, sino que compartió en todo la naturaleza humana, para redimirla.

7 La misión de Jesús "El espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido para proclamar la libertad a los cautivos y la recuperación de la vista a los ciegos, para poner en libertad a los oprimidos, para proclamar el año favorable del Señor" Lc. 4, 16-18

8 el tapeinós, el anawim Tanto la corriente paulina, como lucana, se empeñaron en la vida como iglesia pobre y de la parte de los pobres (humillado, desalentado, abatido, pusilánime, común). De parte de los esclavos, como la carta de la libertad, a Filemón pidiéndole acoja a Onésimo como hermano, después de la fuga. Algunos cristianos ofreciéndose incluso a sí mismos, en el lugar de un preso o vendiéndose para que con lo recabado ayudaran al sustento de otros cristianos.

9 II. La Caridad en la historia de la Iglesia Los recursos de los cristianos, empezaron a constituir el patrimonio de la Iglesia para las obras de Caridad

10 La caridad unida a la Eucaristía, los fieles daban al Obispo de sus bienes y él se encargaba de sustentar a los huérfanos y viudas, a los forasteros y esclavos. Justino Mártir, 155 d.C, conocía a los pobres de su comunidad, hacía una lista de ellos, "inmatriculados" (vgr solo en Roma) para acompañarlos y socorrerlos. (cfr. también el Papa Cornelio , escribiendo a Fabio, Obispo de Antioquía, en Eusebio, H.E, VI, 43, 11. El papel imprescindible del Obispo

11 Ignacio de Antioquía y las actitudes (en Epístola a los Efesios. 10,1-3) "actúen de modo que los demás hombres sean llevados a la salvación en gracia de las buenas obras de ustedes. Compórtense mansamente delante de su cólera, con humildad frente a su orgullo, opongan la oración a sus maldiciones... procuren llegar a ser hermanos de ellos a través de su benévola comprensión, esforcémonos por ser imitadores del Señor"

12 la Herejía: "ellos, tienen una doctrina errónea... no se interesan de la caridad, ni de las viudas, ni de los huérfanos, ni de los oprimidos, ni de los encarcelados, ni de los hambrientos, ni de los sedientos" Ignacio de Antioquía, A los Esmirniotas, 6,2 "sostén a todos, como el Señor te sostiene a ti... carga la enfermedad de todos... porque si amas solo a los discípulos dóciles, no tendrás ninguna recompensa. Más aún, busca vencer a los más problemáticos con la dulzura" Ignacio de Antioquía, Carta a Policarpo, 4,3; y el Obispo Cipriano de Cartago, puso sus bienes, a favor de la ayuda a los pobres, el patrimonio que depositó con el sacerdote Rogaciano y aún manda más. Cipriano, Epístola 7. La Herejía y las Actitudes propias del Obispo

13 ... el que se aprovecha "cada peregrino que viene en el nombre del Señor, sea acogido. En los días siguientes, considérenlo y miren bien quien es. Ustedes tienen suficiente experiencia para distinguir la mano derecha de la izquierda. Si él pretende permanecer con ustedes, teniendo un oficio, sea dispuesto a trabajar y a ganarse el pan. Si no... hagan que no se quede en su casa ocioso, el pretender comportarse así, quiere decir que es explotador de Cristo. Cuídense de tales personas" Didaché 12.

14 la "caja común" La forma de administrar la caridad provocaba el asombro de los paganos. Se tenía una caja común, a través de un depósito mensual, para ayudar a los pobres y su sepultura, para dar de comer a los niños y niñas huérfanas, para socorrer a los viejos servidores y a los presos. En la época postconstantiniana, la Iglesia cuenta con un reconocimiento jurídico, base legal para poseer donaciones y colaboración sistemática y oficial con el imperio. Tertuliano, 220 d.C. ver más en DCE, 22.

15 "las cenas de fraternidad" en tiempos de Tertuliano con las cuales se venía en ayuda de todos, eran cenas precedidas y seguidas por la oración, en la que cada uno comía cuanto su hambre requería y bebía, cuanto le era permitido de la prudencia (castigatezza).

16 "las emergencias sociales" Las necesidades de las comunidades cristianas, no fueron siempre las mismas, sino que fueron cambiando, prueba de ello, la peste. cfr. Cipriano Obispo de Cartago, d.C. De pestilentia. El ejemplo del Pastor, hizo que quien no podía ayudar con dinero, lo hiciera con su trabajo. Los cristianos muertos por esta causa, fueron honrados el 28 de Febrero como mártires. En su Carta a Demetriano, autoridad de su tiempo, le reclama que en lugar de ayudar a quienes morían por la enfermedad, se servían de sus bienes, rapiña.

17 "la Caridad Organizada" Clemente de Alejandría no condena el tener bienes, sino el apego a los mismos y la pasión que las riquezas fomentan, además del mal uso que se puede hacer de ellas. Clemente de Alejandría, Quis dives salvetur? Las ayudas ofrecidas por la Iglesia a los necesitados, no aparecen como una serie de iniciativas privadas y esporádicas, sino como el efecto de una acción comunitaria eclesial organizada y esa era la "cuenta", la "caja", la suma de bienes que la Iglesia utilizaba para hacer la Caridad.

18 Nicóstrato, el defraudador Cipriano de Cartago, denunció con amargura la fuga del diácono Nicóstrato, que había sustraído y hecho suyo el depósito a favor de los huérfanos y de las viudas que se le habían confiado. Cipriano, Epistola 50

19 La Iglesia y Constantino La Caridad de la Iglesia en tiempos de Constantino La Iglesia después del Imperio Romano

20 "la advocacy"o intervención en políticas públicas la Iglesia continuó extendiendo su influencia caritativa, inspirando también la creación de leyes civiles y sistemas jurídicos que acogieron las tendencias de sus empeños; como por ejemplo, a favor de los esclavos y sus familias, que eran heredados y dispersados por sus dueños, se logró la defensa de ellos, permitiéndoles el derecho de mantenerse unidos. La intervención imperial les concedió impedir la desunión de las familias.

21 San Basilio, s. IV, crea una ciudad hospital, Basilíades, también como especie de albergue. San Benito (547) Gregorio Magno, S. VI, "quienes no dan de lo que han recibido, son cómplices de la muerte de sus prójimos, que mueren de pobreza, al retener el socorro" Regla Pastoral. S. XII y XIII, Mercedarios, Trinitarios. Santo Tomás habla de la justicia y la caridad. San Francisco de Asís, la pobreza como predicación, las cofradías de caridad, la atención a los necesitados. Después del Imperio Romano

22 S. XVI, XVIII, San Juan de Dios, San Camilo, una verdadera profesionalidad en la atención al prójimo, "el bien no basta hacerlo, es necesario hacerlo bien". En América Latina la defensa de la dignidad de la persona indígena. B. de Las Casas, Fco. de Vitoria, Vasco de Quiroga, Montesinos, Motolinía, Sahagún. Vicente de Paul (1660) moviliza a las comunidades cristianas parroquiales para atender de forma organizada a los pobres. Oratorios, Escuelas para los jóvenes pobres (San Juan Bosco, Escolapios) S. XIX atención a los flujos migratorios (Scalabrini, Santa Francesca Cabrini)

23 III. Identidad, Misión y Visión de Cáritas "deben reemprender y profundizar incesantemente las motivaciones teológicas y espirituales que orientan vuestra acción y que distinguen a Cáritas, de otras organizaciones no gubernamentales" J.P. II, Discurso a los participantes en la Asamblea de C.I., 1995.

24 1897 Lorenz Werthmann, Friburg quiso reunir y organizar las obras de caridad que ya existían, como un espacio oficial de la Iglesia y como brazo de los Obispos, para formar a las personas en iniciativas sociocaritativas y animar las obras de caridad que desde siempre han existido en la Iglesia CELAM, en Río de Janeiro y las primeras Cáritas en América Latina y el Caribe.

25 Identidad Deus Caritas est (1Jn. 4,16) Dios es Caridad, la Caridad proviene de Dios "y en esto se manifestó el amor que Dios nos tiene, en que envió a su Hijo Único para que vivamos por medio de Él... si Dios nos amó de esta manera, nosotros debemos amarnos unos a otros"

26 La naturaleza íntima de la Iglesia se expresa en una triple tarea: anuncio de la Palabra de Dios (kerygma-martyria), celebración de los Sacramentos (leiturgia) y servicio de la caridad (diakonia). Son tareas que se implican mutuamente y no pueden separarse una de otra. Para la Iglesia, la caridad no es una especie de actividad de asistencia social que también se podría dejar a otros, sino que pertenece a su naturaleza y es manifestación irrenunciable de su propia esencia. (Deus Cáritas Est, 25)

27 La Iglesia es la familia de Dios en el mundo. En esta familia no debe haber nadie que sufra por falta de lo necesario. Pero, al mismo tiempo, la caritas-agapé supera los confines de la Iglesia; la parábola del buen Samaritano sigue siendo el criterio de comportamiento y muestra la universalidad del amor que se dirige hacia el necesitado encontrado «casualmente» (cf. Lc 10, 31), quienquiera que sea. No obstante, quedando a salvo la universalidad del amor, también se da la exigencia específicamente eclesial de que, precisamente en la Iglesia misma como familia, ninguno de sus miembros sufra por encontrarse en necesidad. (Deus Cáritas Est, 25 b).

28 "la palabra Caridad se ha vuelto sospechosa" desacreditada, ha perdido su valor divino, es vista como pasatiempo para ociosos, cálculo velado de proselitismo, simple remedio sin tomarse la molestia de buscar las causas diploma de buena conciencia para los que son cómplices de injusticias sociales; acción aislada que transforma a unos en benefactores y a otros en asistidos (fueron palabras del Card. Roger Etchegaray, en la apertura del Congreso Latinoamericano de la Caridad, Bogotá, 14 julio de 1990).

29 La pertenencia a Caritas "yo trabajo en Cáritas, pero no soy Cáritas", CI campaña de identidad: "i am caritas". Cáritas no es un movimiento, ni una asociación de laicos. es un organismo que en su ser y quehacer, expresa lo que es la pastoral social sin agotarla, se ubica dentro de la pastoral de conjunto y su quehacer se asume como tarea de la única misión de la Iglesia. Identidad y Misión, 110 por su origen y naturaleza, tiene un vínculo muy estrecho con los pastores de la Iglesia. JP. II, In coena Domini, 2.

30 Misión a nivel continental Animar a la luz del Evangelio y la Doctrina Social de la Iglesia, el proceso de transformación de la realidad social de los pueblos de América, con el protagonismo de los pobres y excluidos, para construir en armonía con la creación, una sociedad justa, fraterna y solidaria, signo del Reino de Dios.

31 Misión, según DCE a) Según el modelo expuesto en la parábola del buen Samaritano, la caridad cristiana es ante todo y simplemente la respuesta a una necesidad inmediata en una determinada situación: los hambrientos han de ser saciados, los desnudos vestidos, los enfermos atendidos para que se recuperen, los prisioneros visitados, etc. Las organizaciones caritativas de la Iglesia, comenzando por Cáritas (diocesana, nacional, internacional), han de hacer lo posible para poner a disposición los medios necesarios y, sobre todo, los hombres y mujeres que desempeñan estos cometidos.

32 Por lo que se refiere al servicio que se ofrece a los que sufren, es preciso que sean competentes profesionalmente: quienes prestan ayuda han de ser formados de manera que sepan hacer lo más apropiado y de la manera más adecuada, asumiendo el compromiso de que se continúe después las atenciones necesarias.

33 Un primer requisito fundamental es la competencia profesional, pero por sí sola no basta. En efecto, se trata de seres humanos, y los seres humanos necesitan siempre algo más que una atención sólo técnicamente correcta. Necesitan humanidad. Necesitan atención cordial. Cuantos trabajan en las instituciones caritativas de la Iglesia deben distinguirse por no limitarse a realizar con destreza lo más conveniente en cada momento, sino por su dedicación al otro con una atención que sale del corazón, para que el otro experimente su riqueza de humanidad.

34 Por eso, dichos agentes, además de la preparación profesional, necesitan también y sobre todo una « formación del corazón »: se les ha de guiar hacia ese encuentro con Dios en Cristo, que suscite en ellos el amor y abra su espíritu al otro, de modo que, para ellos, el amor al prójimo ya no sea un mandamiento por así decir impuesto desde fuera, sino una consecuencia que se desprende de su fe, la cual actúa por la caridad (cf. Ga 5, 6). DCE, 31

35 Visión una Iglesia acogedora y cercana, GS 1. una Iglesia junto a los que sufren, entre los crucificados de nuestro tiempo, entre las víctimas, los que sufren pobreza, hambre, desplazamiento. una Iglesia en comunión fraterna 1 Cor. 12,12

36 Una Iglesia que va mas allá de sus propias fronteras. una Iglesia que aúna fuerzas al servicio del Reino, que se hermana con todos y todas las que trabajan por la paz, la justicia y la solidaridad, el respeto a la vida y a la naturaleza.

37 Funciones Animación de la comunidad. Hacer conciencia, hablar a tiempo, propiciar el diálogo, promocionar la vida asociativa de manera que se potencie la acción. Formación permanente, educación, ofrecer elementos para elaborar un adecuado diagnóstico de la realidad.

38 Funciones Profesionalización de su actuar, desarrollo de modelos de intervención en diversos campos en los que ha ido acuñando una experiencia, patrimonio de la humanidad y de la acción caritativa. Coordinación y articulación, facilitar el encuentro e intercambio de experiencias exitosas de intervención y de planeación de estrategias adecuadas de trabajo.

39 El Voluntariado desde la concepción de un "estilo de vida", porque lo que hacemos sin paga, por gusto; define en gran parte lo que somos, lo que nadie nos obliga a hacer, lo que podemos pasar haciendo toda la vida.

40 Espiritualidad Reunirnos para orar, para tomar como referencia el evangelio, las actitudes mismas de Cristo, que pasó haciendo el bien a los demás. DCE 31

41 Nuevos Estatutos Vemos en los nuevos estatutos, una gran oportunidad para nuestro trabajo como Federación de CI, así como, la Federación Mexicana de Cáritas. El vigilar, custodiar, porque esta acción se haga de la manera más transparente posible, eficaz y puntual y coordinada, es tarea de todos nosotros.

42 Conclusión: El Ejercicio de la Caridad, no es solo de la Iglesia Católica, debemos entrar en diálogo y cooperar con los demás actores sociales, gubernamentales y tejer redes con ellos. Tiene que estar estrechamente en comunión, tanto con el Obispo, como con las demás Cáritas y recuperar en su historia la gran creatividad en hacer la Caridad. Debe ser un ejercicio, organizado, profesional y transparente, así como contar con medidas y protocolos que acrediten su actuar tanto ética como legalmente. Debe de estar vinculado a los principios, valores y método de la Doctrina Social de la Iglesia.

43 Referencias: Benedicto XVI, Deus Caritas Est, Prof. Lorenzo Diatrino, Storia della Caritá, Univ. Lat. Roma. Vivamos el amor preferencial por los pobres, Identidad, Misión y Visión de Cáritas en México, Cáritas Mexicana, 3ra. ed M. Zubillaga, Así es y actúa Cáritas, Cáritas Ciudad de México, 2000.


Descargar ppt "Identidad de Cáritas, gobernabilidad y gestión de recursos. Segundo Taller Regional "Desarrollo de Fondos y Transparencia desde la Identidad de Cáritas,"

Presentaciones similares


Anuncios Google