La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

UNIVERSIDAD DE GUAYAQUIL Maestría en ingeniería sanitaria Evaluación del impacto y sistemas de gestión medioambiental Guayaquil, mayo de 2008 Dr. José

Presentaciones similares


Presentación del tema: "UNIVERSIDAD DE GUAYAQUIL Maestría en ingeniería sanitaria Evaluación del impacto y sistemas de gestión medioambiental Guayaquil, mayo de 2008 Dr. José"— Transcripción de la presentación:

1 UNIVERSIDAD DE GUAYAQUIL Maestría en ingeniería sanitaria Evaluación del impacto y sistemas de gestión medioambiental Guayaquil, mayo de 2008 Dr. José Manuel Álvarez-Campana Huellas en la naturaleza Die Erfahrung der Natur (2005) de Nils-Udo, o la huella ecológica como expresión de los metaimpactos

2 Claro que muchos pretenden amar a la naturaleza. Lo mismo que todos quieren la libertad. Pero de hecho hace mucho que han perdido la naturaleza. Ya no la ven. Por no hablar de oírla u olerla, de degustarla o tocarla. Y si alguna vez se fijan en ella, pese a ello no la ven: hace tiempo que han perdido las condiciones para una amplia visión de conjunto, espacial y temporal. Nils Udo, Towards Nature, 2005:19

3 huella ecológica o metaimpactos La huella ecológica representa, en una metáfora espacial, y en unidades de superficie, el impacto ambiental integrado de la actividad de una comunidad de base territorial (desde el nivel local hasta el planetario). Cuando se compara el valor integrado de impacto con el territorio disponible (capacidad de carga) podemos obtener una lectura en clave de sostenibilidad. La huella ecológica (o huella ambiental) como instrumento de evaluación ambiental, conecta las categorías conceptuales del impacto o de la actividad con el territorio y, por consiguiente con la sostenibilidad Los datos clave para evaluar la sostenibilidad son la huella ecológica (función de la actividad) la capacidad de carga (tipología y superficie) que deriva en el resultado: sostenibilidad o insostenibilidad del modelo Los estudios de huella ecológica pueden hacerse desde escala global o continental hasta la escala local, pasando por la nacional y regional. Algunos autores están planteando huellas ecológicas sectoriales He escogido como vector artístico la obra (y en concreto la exposición) Huellas de la naturaleza de Nils-Udo, que representa un largo período vital de un prestigioso artista alemán de Land Art.

4 Nils-Udo ( Lauf, Baviera 1937 – ) Artista plástico alemán, conocido sobre todo como representante del movimiento Land Art europeo. Entre 1953 y 1955 estudia Arte en Nuremberg. Viajará durante varios años a través de Europa, Marruecos, Oriente Medio, la Unión Soviética y Persia. Posteriormente se trasladará a Paris donde vive como pintor independiente. A partir de 1972 deja de pintar e inicia sus trabajos en y con la naturaleza, tomando fotografías de sus intervenciones. En 1989 retoma sus dibujos y pinturas. Huellas en la Naturaleza, exposición en el Círculo de Bellas Artes en 2006, fue un recorrido que presenta de forma selectiva diferentes obras y series que ha realizado Nils-Udo desde 1978 hasta el momento. El catálogo incluye, como primer capítulo, una selección de la serie Lanzarote (2002), instalaciones con lava, piedras volcánicas, arena, sal, ceniza y agua… El segundo es la serie Connemara, de Galway, Irlanda, el tercero Nuevas Pinturas; el cuarto Instalaciones; y el quinto Espacios Públicos, intervenciones y proyectos de grandes dimensiones. En la pare teórica se incluyen textos de Uwe Rüth, Liliana Albertazzi y X. Antón Castro.

5 huella ecológica: origen y conceptos asociados El término huella ecológica fue utilizado en 1996 por William Rees y Mathis Wackernagel, quienes definieron esta idea como el área de territorio ecológicamente productivo necesario para producir los recursos usados (cultivos, bosques, pastos o ecosistema acuático…) y para asumir los residuos que se generan por una determinada población. Este concepto (en uds de superficie) se convierte en un indicador capaz de agregar en un sólo valor los impactos provocados por una comunidad humana sobre el medio ambiente. Hay dos conceptos asociados al de huella ecológica: la capacidad de carga y el déficit ecológico. El primero describe la cantidad de terreno disponible, mientras que el segundo es la cantidad de tierra productiva que falta para dar respuesta a las necesidades de una población determinada. Esto es, el desequilibrio entre el territorio y la actividad humana (producción-consumo). Si la huella ecológica de una sociedad, entendida como el resultado de dividir consumo y productividad, es más pequeña que la capacidad de carga del territorio, la región es autosuficiente, ya que no consume más recursos de los que dispone en su territorio. En el caso contrario, cuando hay déficit ecológico, la región consume más tierra de la que tiene y depende del exterior, utilizando otras tierras productivas o bien trasladando los impactos a otras áreas del planeta o a generaciones futuras. La autosuficiencia es una cuestión que tiene que ver con la sostenibilidad del nivel local, regional o continental que se investigue.

6 huella ecológica: teoría básica La huella ecológica define la sostenibilidad en términos sencillos y comprensibles, utilizando los datos científicos disponibles más fiables; lo que permite a las personas en general, analistas políticos y a los gobiernos medir y manifestar el impacto en los sectores económico, ambiental y de seguridad, originado por el uso que hacemos de los recursos naturales. La huella ecológica de una población es el área biológicamente productiva necesaria para producir los recursos que consume y absorber los desechos que genera; dado que los habitantes de cualquier sociedad utilizan recursos de todo el mundo, la huella ecológica suma y estima el tamaño de las diversas áreas utilizadas, sin importar el lugar en que se encuentren. La metodología de cálculo de la huella ecológica se basa en la estimación del número de hectáreas por habitante y año necesarias para satisfacer los consumos asociados a las superficies en las que se producen los bienes consumidos, para lo que se establecen seis grupos de superficie: campos de cultivo; pastos; bosques; mar; terreno construido y energía. Si representamos las demandas humanas con la huella ecológica, entonces éstas demandas pueden compararse con la capacidad biológica (representando los suministros ecológicos) del territorio. Cuando las demandas humanas exceden los suministros ecológicos, disminuye el capital natural (del que dependen las generaciones actuales y futuras); y se da la situación de sobrecarga o déficit ecológico. La huella ecológica puede aplicarse a todas las escalas de gestión del territorio, desde la planetaria, pasando por la continental hasta la nacional, regional e incluso local.

7 Cuando Ortega y Gasset comenta el título de la revista El Alción, explica que el título en realidad es una metáfora de la búsqueda del conocimiento, al que hay que perseguir sabiendo que, como el alción de la pampa, en un lugar pone los huevos y en otro pega los gritos. (Y esto también es una metáfora para la huella ecológica) Nils-Udo, serie Nidos Alción cabeciblanco Halcyon leucocephala

8 huella ecológica: escala planetaria-continental Existe un cierto consenso a la hora de establecer el estado mundial de nuestra huella ecológica, lo que podría ser visto como un superindicador de sostenibilidad a escala planetaria. En el mundo existen solamente 2,1 hectáreas de espacio biológicamente productivo disponible para cada persona en la Tierra, pero la huella ecológica promedio mundial es de 2,9 hectáreas por persona; esto significa que la humanidad está sobrepasando la capacidad ecológica de la biosfera en casi un 35 por ciento. Es decir, tomamos más de lo que la tierra puede darnos.

9 huella ecológica: escala nacional Una vez que descendemos de la escala continental, podemos observar las estimaciones de huellas ecológicas realizadas país a país. El problema de los datos, especialmente los de actividad resultan críticos a la hora de avanzar en estas determinaciones. De hecho, como veremos, estos cálculos suponen asumir una serie de hipótesis que no son estables en todo el sistema económico mundial, ni compartidas por todos los analistas. En las estrategias nacionales de desarrollo sostenible se vienen utilizando (o deberían utilizarse) las huellas ecológicas como indicadores

10 Nils-Udo, instalaciones

11 huella ecológica regional: caso de Navarra El estudio La Huella Ecológica de Navarra, presentado en febrero del 2002 cuantifica el impacto ambiental que ejercen las actividades humanas sobre el medio natural y las posibles opciones para lograr un desarrollo sostenible en la comunidad de Navarra. En esta comunidad, las huellas ecológicas son, para los distintos grupos de superficie: cultivos, 0,564 hectáreas por habitante; pastos, 0,242 has/hab; bosques, 0,393 has/hab; mar, 0,987 has/hab; y energía, 1,234 has/hab. Sumando estos seis factores, Navarra tiene una huella ecológica de 3,47 hectáreas por habitante. ¿Es Navarra sostenible? Si su capacidad de carga es de 2,15 has/hab, el déficit ecológico obtenido es de -1,32 hectáreas por habitante, lo que supone que para mantener el estilo de vida de los ciudadanos navarros de forma sostenible se necesitarían la extensión de la Navarra actual y media más (Elorrieta y Tortajada, 2003; y

12 Nils-Udo, Presa de las Olivettes, Herault, Francia, 2002

13 huella ecológica regional: caso de Galicia El estudio de la huella ecológica de Galicia (Martín Palmero, 2004) establece seis grupos de superficie. De acuerdo con las hipótesis y cálculos establecidos en este trabajo la participación en el agregado de la huella ecológica gallega sería: 0,25 hectáreas por habitante de superficie de cultivos; 1,94 has/hab para la superficie de pastos; 1,43 has/hab para la superficie de mar; 0,39 has/hab para la superficie de bosques; 0,07 has/hab para la superficie ocupada por construcciones; y 2,18 has/hab para la superficie equivalente a área de absorción de CO 2. Cuando se le incluye la demanda de superficie asignada a biodiversidad, estimada en 0,75 has/hab, se alcanza un total de huella ecológica de Galicia o demanda agregada de superficie de 7,01 has/hab. ¿Es Galicia sostenible? En el estudio de referencia la capacidad de carga de Galicia (oferta) se estima en 1,25 has/hab, de lo que se obtiene un déficit ecológico de –5,76 has/hab, una cifra que superaría incluso el déficit ecológico medio mundial que se sitúa en –4,86 has/hab.

14 Nils-Udo, 1996, Landesnervenklinik, Neurochirurgie, Park

15 huella ecológica Navarra/Galicia: problemas y métodos Si comparamos los resultados del estudio de la huella ecológica para Navarra y Galicia advertimos, pese a ciertos paralelismos geográficos entre ambos territorios, una notable diferencia en las huellas ecológicas y capacidad de carga de tres de las superficies consideradas: pastos, mar y energía. De acuerdo con Martín Palmero (2004) la diferencia sustancial en la superficie de pastos respecto a otros territorios se explica fundamentalmente por unos hábitos alimenticios muy característicos de la población gallega, intensivos en estos componentes de la huella. De igual manera explica la apropiación de 1,43 has per capita de mar en el caso de Galicia. Por otra parte, el cálculo de la aportación de la superficie energética o área de absorción de CO 2 en Galicia está fuertemente condicionada por la existencia de una refinería y dos importantes centrales térmicas, cuya demanda viene a representar casi el 35% de la huella ecológica total de Galicia. De acuerdo con los autores, si se reconstruyera la matriz de consumos energéticos a los propios de la población se reduciría el valor de huella ecológica por este concepto hasta las 0,96 has/hab. Por otra parte, la capacidad de carga de Galicia en cuanto a absorción de CO 2 se establece en el estudio como nula siguiendo, de acuerdo con los autores, la metodología tradicional en este tipo de estudios; aunque la productividad forestal (y por tanto la fijación de CO 2 de Galicia) es altísima en esta Comunidad. Se observa de esta forma que, por ejemplo, teniendo en cuenta solamente las hipótesis alternativas para la superficie energética el resultado total de la huella ecológica de Galicia podría reducirse muy sustancialmente. Estas observaciones pretenden poner de manifiesto que si bien el método de cálculo de la huella ecológica tiene enormes virtudes para explicitar el equilibrio ecológico en un determinado ámbito, también es cierto que su cálculo está sometido a diversas hipótesis, puntos y datos de partida que pueden llegar a limitar su valor, especialmente a efectos comparativos interterritoriales. Los propios autores vienen a señalar en la introducción de su estudio que si bien el uso de este indicador se ha extendido notablemente, sin embargo, debe señalarse la existencia de dificultades metodológicas y algunos errores implícitos en estos cálculos (Martín, 2004)

16 huella ecológica corporativa 1/2

17 huella ecológica corporativa 2/2 Las huellas ecológicas corporativas pueden considerarse un caso particular dentro de las huellas ecológicas sectoriales (ej. energía en Menéndez y Miguélez, 2004)

18 Referencias bibliográficas y documentales Domenech Quesada, Juan Luis (2007) Huella ecológica y desarrollo sostenible, Ed. AENOR, Madrid, 2007, 400 pp. ISBN Elorrieta y Tortajada (2003) La huella ecológica en Navarra in Erias (2003), pp Erias Rey, Antonio (coord) (2003) Economía, medio ambiente y desarrollo sostenible, Ed. Diputación Provincial de A Coruña, Universidad de A Coruña y Universidad Internacional Menéndez Pelayo, A Coruña, 2003, 540 pp. ISBN Martín Palmero, Federico (ed) (2004) Desarrollo sostenible y huella ecológica. Una aplicación a la economía gallega, Ed. Netbiblo, A Coruña, 240 pp. ISBN Martín Palmero, Federico (2004) Desarrollo sostenible y huella ecológica, in Martín (ed) (2004), pp Menéndez y Miguélez (2004) La huella ecológica de la energía: situación actual y perspectivas, in Martín (ed) (2004), pp Nils-Udo (2005) Huellas en la naturaleza, Catálogo exposición del Círculo de Bellas Artes, Madrid, 2005, 198 pp, ISBN libros.php?ele=17&_pagi_pg=2 libros.php?ele=17&_pagi_pg=2 Wackernagel, Mathis y Rees, William (1996) Our Ecological Footprint: Reducing Human Impact on the Earth, New Society Publishers, Gabriola Island, BC


Descargar ppt "UNIVERSIDAD DE GUAYAQUIL Maestría en ingeniería sanitaria Evaluación del impacto y sistemas de gestión medioambiental Guayaquil, mayo de 2008 Dr. José"

Presentaciones similares


Anuncios Google