La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

La hemorragia suprarrenal postraumática no es frecuente. Ocurre en aproximadamente un 2% de los pacientes con lesiones abdominales severas (el 95% de los.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "La hemorragia suprarrenal postraumática no es frecuente. Ocurre en aproximadamente un 2% de los pacientes con lesiones abdominales severas (el 95% de los."— Transcripción de la presentación:

1 La hemorragia suprarrenal postraumática no es frecuente. Ocurre en aproximadamente un 2% de los pacientes con lesiones abdominales severas (el 95% de los pacientes con hemorragia suprarrenal también tienen otras lesiones como laceraciones hepáticas y esplénicas). Ausencia de signos clínicos específicos. Suele ser hallazgo casual en TC realizada en traumatismo abdominal cerrado. La glándula derecha se ve afectada con mayor frecuencia. En la TC los hematomas se ven como masas ovoides, de bordes mal definidos o con pequeñas líneas con densidad de partes blandas en la grasa circundante, lo que los distingue de los adenomas. HEMATOMA SUPRARRENAL

2 Caso 5. Niño de 12 años que sufre accidente de tráfico de gran intensidad. TC abdominal con contraste intravenoso. Laceraciones hepáticas. Hematoma suprarrenal derecho. HEMATOMA SUPRARRENAL

3 Caso 5. TC abdominal con contraste intravenoso realizado a los 10 días (A) y a los 6 meses (B) del accidente. En la figura A se visualiza una mayor hipodensidad central de la lesión debido a la evolución del hematoma. En la figura B se aprecia una resolución de las laceraciones hepáticas y una importante reducción de tamaño de la lesión suprarrenal derecha. A B

4 Con frecuencia son unilaterales. Los adenomas corticales son lesiones redondeadas u ovales, de bordes bien definidos y generalmente sin calcificaciones. Generalmente menores de 4 cm y de tamaño estable en el tiempo. En TC presentan una densidad homogénea ( 50% después de 15 minutos de la inyección de contraste. Realce tenue y homogéneo. En RM se ven como masas homogéneas, con intensidad de señal menor que la de la grasa pero mayor que la del músculo. Presentan desplazamiento químico con pérdida de intensidad fuera de fase. ADENOMA SUPRARRENAL

5 CASO 6. Niño de 6 años con dolor abdominal difuso. En ecografía se visualiza como hallazgo causal una lesión isoecogénica, de bordes bien definidos, avascular, de 1.5 cm de tamaño, compatible con adenoma suprarrenal.

6 Los tumores adrenocorticales representan menos de un 1% de todas las neoplasias pediátricas. Edad media de 50 años. Casos pediátricos muy infrecuentes. La mayoría son funcionales (50%), con virilización. Pueden ser detectados con facilidad si hay una sospecha clínica (hipertensión, pubertad precoz). Son más frecuentes en las niñas. Presentan alto grado de malignidad. ADENOCARCINOMA SUPRARRENAL

7 Generalmente son muy grandes cuando se diagnostican. Usualmente presentan extensas áreas de necrosis y hemorragia. Presentan calcificaciones en el 40% de los casos. Frecuente invasión de estructuras venosas mayores (vena cava inferior). Infiltran el retroperitoneo y el riñón. Metástasis por vía sanguínea: hígado (60%), ganglios regionales y pulmón (40%), peritoneo, hueso y pleura. Pronóstico global muy malo. Recurrencia alta. Sobrevida a los 2 años de un 50%. Puede ser difícil distinguir un carcinoma bien diferenciado de un adenoma, incluso en la pieza quirúrgica. ADENOCARCINOMA SUPRARRENAL

8 En TC se ven como grandes masas heterogéneas, de forma irregular y localización suprarrenal. Bilateral en menos del 10% de los casos. Realce heterogéneo con el contraste, con mayor captación en la periferia que en el centro. Pueden tener bordes mal definidos. Pueden invadir localmente zonas adyacentes. ADENOCARCINOMA SUPRARRENAL

9 En la RM se ven fácilmente como grandes masas heterogéneas en el lecho suprarrenal, con áreas iso o hipointensas en T1 e iso o hiperintensas en secuencias T2. Puede ser útil para determinar el origen suprarrenal y la extensión del tumor, gracias a su capacidad multiplanar y al alto contraste tisular en T2. Es de gran utilidad para la estadificación, por su alta sensibilidad en la detección de infiltración venosa y metástasis hepáticas. ADENOCARCINOMA SUPRARRENAL

10 Pueden asociarse a otros síndromes como Beckwith-Wiedeman, hemihipertrofia. La historia familiar puede incluir carcinoma adrenal u otros (Li- Fraumeni, Wilms, hepatocelular…) o no, ya que muchos pueden ocurrir esporádicamente. El diagnóstico de un tumor adrenocortical funcionante puede ser comprobado con tests de laboratorio. Los niveles de cortisol libre en orina de 24 horas es el test de cribaje más frecuente. ADENOCARCINOMA SUPRARRENAL

11 CASO 7. Niña de 2 años con virilización de genitales externos de 8 meses de evolución y aumento de andrógenos. A y B. RM axial T1 y T2. Lesión suprarrenal izquierda isointensa, de bordes mal definidos. C y D. RM coronal T1 y T2. La lesión se localiza anterior y superior al riñón izquierdo.

12 ADENOCARCINOMA SUPRARRENAL CASO 7. TC abdominal con contraste intravenoso de la misma paciente. Se visualiza una lesión hipodensa, de bordes mal definidos, localizada en región suprarrenal izquierda, anterior y superior al riñón y posterior a la cola del páncreas.

13 ADENOCARCINOMA SUPRARRENAL CASO 7. TC abdominal con contraste intravenoso de la misma paciente tras la extirpación del tumor suprarrenal izquierdo. Se visualiza un riñón izquierdo aumentado de tamaño y anulado funcionalmente secundario a trombosis de vena renal izquierda y estenosis de arteria renal izquierda. Cambios postquirúrgicos con mínimo neumoperitoneo.


Descargar ppt "La hemorragia suprarrenal postraumática no es frecuente. Ocurre en aproximadamente un 2% de los pacientes con lesiones abdominales severas (el 95% de los."

Presentaciones similares


Anuncios Google