La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

La expiación y la iniciativa divina Resumen de la Guía de Estudio para la Escuela Sabática del 26 de octubre del 2008. Visite:

Presentaciones similares


Presentación del tema: "La expiación y la iniciativa divina Resumen de la Guía de Estudio para la Escuela Sabática del 26 de octubre del 2008. Visite:"— Transcripción de la presentación:

1 La expiación y la iniciativa divina Resumen de la Guía de Estudio para la Escuela Sabática del 26 de octubre del Visite:

2 La expiación y la iniciativa divina Efesios 1: 9, 10. Dándonos a conocer el misterio de su voluntad, según su beneplácito, el cual se había propuesto en sí mismo, de reunir todas las cosas en Cristo, en la dispensación del cumplimiento de los tiempos, así las que están en los cielos, como las que están en la tierra. Texto clave:

3 Estructura: Su amor y gracia, un misterio. Un asunto planificado. Acción de amor.

4 La expiación y la iniciativa divina Romanos 5: 8. Pero Dios prueba que nos ama, en que, cuando todavía éramos pecadores, Cristo murió por nosotros. Romanos 3: 21 – 22. Pero ahora, dejando aparte la ley, Dios ha dado a conocer de qué manera nos libra de culpa, y esto se comprueba leyendo los libros de la ley y los profetas: Dios nos libra de culpa por medio de la fe en Jesucristo; y lo hace por igual con todos los que creen. Su amor y gracia, un misterio.

5 La expiación y la iniciativa divina Su amor y gracia, un misterio. El ser humano, a través del pecado, ha buscado sus propias complicaciones; por lo tanto, Dios no estaba en la obligación de salvarlo. El ser humano no merece salvarse por ningún motivo; por ello, si se hubiera dado la salida que la salvación dependía de la obediencia a la ley, todos tendrían el derecho de reclamar ese privilegio. Dios otorgó la salida de salvación por la fe en Cristo y no por las obras. El único medio para reconciliar nuestra relación con Dios, es tomando, por fe, la muerte de Cristo como medio de salvación.

6 La expiación y la iniciativa divina Efesios 1: 7. En quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia. 2 Corintios Porque ya saben ustedes que nuestro Señor Jesucristo, en su bondad, siendo rico se hizo pobre por causa de ustedes, para que por su pobreza fueran ustedes enriquecidos. Romanos 5: 20, 21. La ley vino para que aumentara el pecado; pero cuando el pecado aumentó Dios se mostró aún más bondadoso. Y así como el pecado reinó para traer muerte, así también la bondad de Dios reinó para librarnos de culpa y darnos vida eterna mediante nuestro Señor Jesucristo. Su amor y gracia, un misterio.

7 La expiación y la iniciativa divina Su amor y gracia, un misterio. El universo veía con tristeza la situación del hombre y se preguntaba como restablecería Dios la relación del hombre con Dios. Dios vencería al pecado mediante su gracia, la cual se manifestaba en bondad y misericordia constantes para con el hombre malo e ingrato. Las características de la gracia de Dios son: – Es dinámica y permanente. – Busca restablecer la relación del hombre con Dios. – Otorga la salvación que el hombre no merecía. – Es capaz de darnos la vida eterna. – Se revela en Jesucristo.

8 La expiación y la iniciativa divina Un asunto planificado. Efesios 1: 4: Dios nos escogió en Cristo desde antes de la creación del mundo, para estar en su presencia, consagrados a él y sin culpa. Por su amor. Tito 1: 1, 2....para que conozcan la verdad de nuestra religión, que está basada en la esperanza de la vida eterna. Dios, que no miento, prometió esta vida desde antes que el mundo existiera.

9 La expiación y la iniciativa divina Un asunto planificado. El plan de salvación fue un acto voluntario del Señor; el cual fue concebido justo a tiempo. Dios consideró que el hombre podía perderse, entonces ideó una probable solución para ello. Algunos aspectos del plan eterno o misterio de Dios son los siguientes: – Fue formulado antes de la formación del mundo. – Fue oculto para el ser humano por algún tiempo. – El misterio oculto es Cristo y su ministerio. – Reunió todo en Cristo (ya no había selección de pueblos). – El misterio se observa en la venida de Cristo.

10 La expiación y la iniciativa divina Un asunto planificado. Lucas 4: 43. pero Jesús les dijo: También tengo que anunciar las buenas noticias del reino de Dios a los otros pueblos, porque para esto fui enviado. Lucas 9: 22. Y les dijo: El Hijo del hombre tendrá que sufrir mucho, y será rechazado por los ancianos, por los jefes de los sacerdotes y por los maestros de la ley. Lo van a matar, pero al tercer día resucitará.

11 La expiación y la iniciativa divina Un asunto planificado. Dios había dado órdenes expresas a Jesús, para la salvación del hombre: – Buscar al hombre, – Predicar, – Enfrentar los problemas, – Sufrir, – Morir y – Resucitar. Cada una de las acciones que debía realizar Jesús estaba determinada por la frase es necesario, pues era obligatorio que hiciera todo esto para que el hombre viva eternamente. Como ser humano, Jesús debía afrontar el aspecto más difícil del cumplimiento del plan al ingresar a Jerusalén, pues él sabía que ahí lo matarían. El plan de salvación, en la tierra, no concluye con la muerte de Cristo; era necesario que resucitara para cumplir lo escrito por los profetas y con esto demostrar poder sobre el pecado.

12 La expiación y la iniciativa divina Acción de amor. Marcos 10: 45. Porque ni aun el Hijo del hombre vino para que le sirvan, sino para servir y dar su vida como precio por la libertad de muchos. Gálatas 1: 4. Jesucristo se entregó a la muerte por nuestros pecados, para librarnos del presente mundo perverso, según la voluntad de nuestro Dios y Padre.

13 La expiación y la iniciativa divina Acción de amor. Dios no ignoró la rebelión del hombre. Dios puso en marcha el propósito de salvación, por medio de Cristo. La salvación del hombre requiere cinco cosas de parte de Cristo: – Encarnación, – Ministerio, – Muerte, – Resurrección y – Mediación del hombre. Sólo podemos ser salvos por el paso del corazón de Cristo en la cruz. La muerte de Cristo fue voluntaria, y esto sólo se da por amor.

14 Conclusiones Los ángeles que no pecaron no conocen el significado de gracia, pues no necesitan de ella. El ser humano recibe gracia no porque la merezca, sino porque precisamente es indigno de ella. El hombre fue creado para servir a Dios de manera perfecta. Dios decidió no hacer caso omiso a la situación del hombre, sino que ideó un plan de salvación. La decisión de Cristo fue valerosa, regida completamente por el amor. Dios eligió ordenar el caos que el hombre originó con sus decisiones. Cualesquiera sea nuestra condición pecaminosa, somos hijos de Dios y él está dispuesto a darlo todo por nosotros, inclusive su vida. A pesar de que Dios conocía de que el hombre lo rechazaría y algunos ángeles también, a él sólo le quedaba mostrar su naturaleza: ser justo y piadoso. La ley de Dios es una manifestación de la perfección del mundo. El ser humano no se salvará por cumplir la ley (Romanos 3: 19 – 20), sino por hacer lo que Cristo hizo, presentarse como ofrenda llena de amor. La gracia es una oferta gratuita. Cristo demostró disciplina y amor, que su ley era inmutable, pues fue justo en cumplirla, inclusive con él mismo. Dentro del plan eterno, Dios hizo dos elecciones: – Eligió al ser humano para vivir eternamente. – Eligió a Cristo para que diera su vida como precio de la vida eterna. Cristo sometió su voluntad a la de Dios y no dudó en cumplirla, aunque su cuerpo no lo deseaba. Después del sacrificio vine la recompensa y es de las más grandes (Fil. 2: 5 – 11). Hay una relación estrecha en lo que Dios quiso que Cristo haga con lo que hizo y estaban tan unidos que Cristo distinguía claramente la voluntad del Padre. Cristo también declara que el hombre es su fiel ayudante y hace su voluntad, por lo cual la relación se hace estrecha entre Dios y el hombre.


Descargar ppt "La expiación y la iniciativa divina Resumen de la Guía de Estudio para la Escuela Sabática del 26 de octubre del 2008. Visite:"

Presentaciones similares


Anuncios Google