La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

Producción y tecnología de la miel José Manuel Pérez Fernández 3º ITIA.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "Producción y tecnología de la miel José Manuel Pérez Fernández 3º ITIA."— Transcripción de la presentación:

1 Producción y tecnología de la miel José Manuel Pérez Fernández 3º ITIA

2 1. Introducción 2. Los productos de la colmena 2.1.La miel 2.2.El polen 2.3.La cera 2.4.La jalea real 2.5.Los propóleos 2.6.El veneno 3. Conclusión 4. Bibliografía

3 La organización de una colmena de abejas resulta realmente sorprendente por su capacidad de: armonizar los diversos trabajos de la colonia, comunicarse entre los individuos (en lo que se refiere a las fuentes de alimento o en situaciones de defensa), construir los panales más perfectos (en los que está optimizado el espacio), decidir la renovación de sus reinas y otros muchos ejemplos más, que estos insectos sociales brindan a quienes quieran acercarse a conocerlos. Pero si hay un aspecto de la vida de una colonia realmente llamativo es su capacidad de producir productos tan variados como la miel, el polen, la cera, el propóleo, la apitoxina y la jalea real. Cada uno de ellos con funciones específicas, tanto en el interior de la colmena (alimentación, defensa, material de construcción, etc.) como fuera de esta (permitiendo su uso en la indutria alimentaria, farmacéutica (y en ciertas terapias) y cosmética, entre otras). La mayoría de estos productos ya eran utilizados desde la antigüedad por diversas culturas como eran la egipcia, la romana, la griega y la india entre otras. Podemos ver el uso de estos productos en el papiro de Ebers (1700 a.C.), en la Torá, en libros bíblicos y en los escritos de Aristóteles, Plinio, Dioscórides, Galeno, etc. Algunos de estos eran utilizados tanto en la industria de la época para la elaboración de ciertos productos (alimentarios o de uso diario (objetos)) como por sus propiedades beneficiosas sobre la salud (no se conocían muchas propiedades, pero algunas si). Y otros se utilizaban en cosmética o simplemente como alimento (la miel). A día de hoy, todos son utilizados por el hombre para satisfacer sus necesidades, ya sean terapéuticas, alimentarias o relacionadas con la industria (cosmética, velas, pinturas, etc., es decir, la elaboración de múltiples útiles).

4 La colmena nos ofrece una amplia variedad de productos, entre los cuales podemos encontrar: La miel El polen La cera La jalea real Los propóleos El veneno de abejas (Apitoxina)

5

6 La miel puede definirse como la sustancia dulce natural, producida por las abejas obreras a partir del néctar de las flores o de las secreciones procedentes de partes vivas de las plantas y/o de excreciones de insectos succionadores de plantas que quedan sobre partes vivas de las plantas que las abejas recogen, transforman (y combinan con sustancias específicas propias), almacenan y dejan madurar en los panales. Su composición es variada. Está compuesta por agua, fructosa y glucosa, además de otras sustancias en muy baja proporción como son ácidos, minerales, aminoácidos y proteínas, enzimas, aromas, etc. Tiene muchas propiedades terapéuticas, antimicrobianas y antisépticas. Ayuda a cicatrizar y a prevenir infecciones en heridas. También es utilizada en cosmética y en otras industrias. La miel es tanto por cantidad como por importancia económica el principal producto de la colmena. La producción mundial media de miel es aproximadamente de tn.

7

8 Las abejas recolectan el polen de la parte masculina de las flores, lo amasan con un poco de néctar o miel y lo transportan a la colmena en su tercer par de patas, que está especialmente adaptado para dar cabida a esas bolitas multicolores, en las que se presenta habitualmente este producto en el comercio. El polen es el alimento plástico de la colmena, básico en el desarrollo de las larvas de abejas, gracias a su riqueza en lípidos, proteínas (incluyendo todos los aminoácidos), en minerales y en vitaminas, así como enzimas, reguladores del crecimiento, ácidos grasos, ácidos orgánicos y flavonoides. Es fundamental para alimentar a la cría de las abejas, proporcionar las reservas grasas a las hembras adultas y para que las abejas nodrizas produzcan una jalea real de calidad. Su principal uso es como complemento alimenticio dado su alto valor nutricional. También se usa en la industria farmacéutica por sus propiedades beneficiosas, en la industria de cosméticos y en la alimentaria. Los apicultores recolectan el polen gracias a las trampas cazapolen.

9 Las trampas cazapolen: En principio, una trampa está constituida esencialmente por una rejilla llena de agujeros de 4,5 mm., es decir, suficientemente anchas como para que una obrera los atraviese y lo bastante estrechos como para desprender las bolitas de polen colocadas en la cara externa de las patas posteriores. Las rejillas se construyen de forma que solamente una parte del polen sea retenida, para que las abejas puedan seguir alimentando a las larvas correctamente. Bajo la rejilla, un tamiz horizontal con mallas de 3 mm. deja pasar el polen a un cajón que lo recoge. El apicultor recolecta periódicamente el contenido del cajón.

10

11 La cera es la sustancia grasa (sólida) segregada por las glándulas cereras de las obreras jóvenes para formar celdillas en los panales. Esta se produce en unas glándulas especiales que se encuentran en la parte esternal del abdomen, en los llamados espejos de la cera, que son unas superficies ovales muy pulimentadas sobre las cuales se sitúan cuatro pares de glándulas productoras de cera. Estas glándulas inicialmente, en la obrera joven, son simples células epiteliales que forman una delgada capa celular sobre la superficie interna de los espejos de la cera y bajo una almohadilla de células grasas existente en la parte baja del abdomen de la abeja. Según avanza en edad la abeja obrera, estas células epiteliales crecen alargándose en sentido vertical, formando una capa glandular gruesa.

12

13 La secreción de la cera está sometida a la acción conjunta de cuatro factores, los cuales se exponen a continuación: La presencia de abejas de dos a tres semanas de edad (12 a 18 días). Una temperatura de 33 a 36º C en el grupo de las cereras. Una alimentación copiosa. (Para producir un kg de cera las obreras consumen entre 6 y 12 kg de miel) Las necesidades de la colonia. En períodos de abundancia la secreción es activa.

14 La cera es una mezcla de sustancias grasas. Estas materias grasas o lípidos son una combinación de alcohol y acido graso (con elevado número de átomos de carbono). Además de lípidos, la cera de abeja contiene ácidos orgánicos saturados, hidrocarburos, una flavona y alcoholes con elevado número de átomos de carbono.

15 La cera de la Apis mellífera ha sido separada en más de 300 componentes, que pueden ser resumidos en: Monoésteres 35% Hidrocarbonato 14% Ácidos libres 12% Diésteres 14% Hidroxipoliésteres 8% Hidroximonoésteres 4% Triésteres 3% Ácidos poliésteres 2% Ácidos monoésteres 1% Material no identificado 7 %

16 El punto de fusión de la cera de abeja puede variar de 62 a 65ºC. El punto de la solidificación es de 61,5 a 63ºC. Posee una densidad aproximada de 0,95. Una acidez del 18,33 %. Es insoluble en agua y alcohol frío; parcialmente soluble en alcohol caliente y éter; soluble en grasas calientes, aceites etéricos, benceno caliente, cloroformo, carburina, etc.

17 La cera que se extrae de la colmena se obtiene a partir de: Opérculos (capas de cera con las cuales las abejas cubren la miel cuando ya está en su punto). De elevada calidad y precio. Cera vieja. De menor precio, procede de los panales viejos por reciclado. Se forman unos lingotes y se cambian por cera estampada. Los apicultores extraen la cera fundiendo los panales, restos de cuadros, opérculos, etc en agua hirviendo. Después de un lento enfriamiento y por diferencia de densidad se extrae un bloque de cera o cerón. También se utilizan para fundir la cera, las calderas de vapor de agua y los cerificadores solares. Los bloques o cerones se venden en bruto a las industrias especializadas, que se encargarán de elaborar nuevas láminas estampadas y preparadas para colocar en los cuadros a introducir en la colmena.

18 La producción de cera de un colmenar es aproximadamente de 1 a 1,5 kg de cera por cada 100 kg de miel extraída. Esta cantidad de cera procede de los opérculos. Los panales rotos y los viejos dan otro tanto. La producción mundial de cera de abejas está en torno de a toneladas. Los principales importadores son los Estados Unidos, seguido de Alemania, Reino Unido, Japón y Francia. Los mayores exportadores son: Chile, Tanzania, Brasil, Holanda y Australia. La cera de abejas toma su valor a partir de su pureza y color. La cera de color más blanco o claro tiene mayor valor que la de color oscuro debido a que la cera oscura puede estar contaminada o sobre climatizada. Muchos autores están de acuerdo en que las mejores ceras del mundo son las producidas en el Brasil y en Chile.

19 Dentro de la colmena: La cera forma las paredes de las celdas, en las cuales las abejas ponen sus huevos, crían sus ninfas y almacenan la miel.

20 Fuera de la colmena: Los mayores consumidores de cera de abejas son las industrias de cosméticos (pomadas, lociones, cremas faciales y labiales, para depilación, etc.) debido a sus propiedades bacteriostáticas, antiinflamatorias y cicatrizantes. La industria de velas y la industria apícola con la utilización de cera alveolada y la fabricación de láminas estampadas. También tiene diversos usos en el campo farmacéutico, en odontología (moldes dentales) y en bellas artes (pinturas y esculturas). Otros usos están en la fabricación de pomadas para calzados; en materiales para impermeabilización; industria de armamento; lustres para pisos; muebles, cueros y lentes telescópicos, en la fabricación de grasas, ungüentos; en la fabricación de cintas adhesivas, gomas de mascar, tintas; en injertos y barnices.

21

22 Es el producto de la secreción de las glándulas hipofaríngeas (secreción clara) y de las glándulas mandibulares (secreción blanca), localizadas en la cabeza de las abejas nodrizas. Generalmente son las obreras de cinco a catorce días de edad (obreras nodriza) las encargadas de producirla cuando disponen de agua, polen y miel y cuando en la colmena hay una temperatura adecuada. Se puede afirmar que es la leche materna de las larvas de abeja en sus primeros estadios y de la reina durante toda su existencia.

23 La jalea real contiene: Agua, prótidos (materias nitrogenadas), lípidos (materias grasas), un ácido graso específico, glúcidos (azúcares), vitaminas (B6, B8, B12, etc.) y ciertas sustancias desconocidas que todavía se siguen estudiando. No contiene vitaminas A, C y K. Además en la jalea real también se encuentran inositol, ácido fólico, un principio hiperglucemiante, antibióticos, ácidos aminados, etc. La jalea real es muy rica en glúcidos y proteínas y su principal uso es como complemento alimentario, siendo un vigorizante excelente. Es importante decir, que la composición de la jalea real varía según la naturaleza y la edad de las larvas a alimentar. Además, también varía día a día con la edad de las larvas que han de recibirla.

24 La jalea real es un líquido de aspecto viscoso (lechoso). De color blanco amarillento. Olor y sabor ácidos. Presenta un pH medio cercano a 3,6.

25

26 La primera operación que debemos realizar para producir jalea en grandes cantidades, es dejar a la colmena sin reina. Las abejas, en unas horas, se dan cuenta de su ausencia y comienzan la construcción de celdas reales. Para poder extraer la jalea con comodidad, los apicultores proporcionan a las colonias, pequeñas cúpulas (celdas artificiales) que llevan larvas recién nacidas. Las abejas nodrizas intentan hacer con estas larvas, nuevas reinas, llenando las cúpulas con jalea real. Estas celdas artificiales se retiran de la colmena a los 3 días y la jalea real se aspira a un envase. Una nueva tanda de cúpulas se vuelve a introducir en la colonia huérfana y tres días después se vuelven a extraer. Si queremos introducir nuevas tandas de cúpulas a la colonia se le ayuda con abejas nodrizas de otras colonias. Las abejas no tienen capacidad para almacenar la jalea real, solo la producen cuando se necesita y siempre tiene que haber en la colmena grandes cantidades de miel, polen y agua.

27 La recolección se puede hacer por raspado de las realeras o por medio de un aspirador de agua. Es mejor este último porque extrae la jalea real de forma más limpia y la deposita directamente en un frasco esterilizado, mientras que el raspado arrastra restos de cera que se mezclan con la misma.

28 Existen diversos métodos de producción de la jalea real, entre los cuales se encuentran: Método de las realeras naturales en una colmena huérfana. Método de las celdas artificiales en una colmena huérfana. Método de las celdas naturales en una colmena que posee su reina. Método de las celdas artificiales en una colmena que posee su reina. Etc.

29 Fuera de la colmena: Estimula la circulación sanguínea y produce tolerancia inmunoespecífica. Actúa favorablemente en las afecciones del tracto gastrointestinal y estimula el apetito. Contiene hormonas sexuales: estradiol, testosterona y progesterona. Es hipotensiva por las sustancias acetilcolinérgicas Colesterol: Baja la tasa de colesterol en la sangre. Corazón: su acción vasodilatadora mejora el estado de las personas afectadas de trastornos cardíacos. Piel: rejuvenece las células epiteliales de la epidermis. Suaviza y afina la piel. Tiene acción antiséptica

30 Tiene efectos positivos sobre la anemia. Proporciona vitalidad, longevidad, resistencia al frío y a la fatiga, mejora el crecimiento de los niños, etc. Poderoso antibiótico antiparasitario; es excelente para situaciones de estrés o enfermedades nerviosas y para tratamientos de arteriosclerosis. La jalea real esta especialmente indicada para niños y ancianos. Para un adulto, la dosis diaria recomendada está aproximadamente en medio gramo al día. Hacer tratamientos de 5 ó 6 semanas y descansar mínimo 30 días. Preferentemente tomarla por las mañanas antes de desayunar. No es recomendable la administración prolongada de jalea real en cantidades excesivas. No se recomienda para asmáticos o personas que sufren de alergias, porque este producto puede causar reacciones alérgicas severas. Puede causar disturbios hormonales.

31 Dentro de la colmena: Durante los tres primeros días de vida, todas las larvas (obreras, reinas y zánganos) reciben jalea real. Las futuras reinas, reciben en sus celdillas reales la jalea real pura, sin polen, mientras que las larvas de obreras la reciben mezclada con polen. A las obreras y zánganos después de los tres primeros días se les suministra una jalea de diferente calidad (fundamentalmente son alimentadas con una papilla de miel, polen y agua), mientras que las de reina reciben jalea real durante toda su vida. Esta diferencia está dada por dos componentes fundamentales de la jalea real: la biopterina y la neopterina. El alimento o jalea de las larvas de obrera contiene 6 veces menos biopterina, 10 veces menos neopterina y 7 veces menos ácido pantoténico que la jalea real que reciben las reinas. La alimentación con jalea real es la única razón por la que la reina es fértil, vive de 3 a 6 años (las obreras viven de 30 a 90 días) y tienen un tamaño mayor (pesa 240 mg), mientras que las obreras son estériles y pesan 125 mg.

32 Debido a su composición 68 % de agua y 32 % de materia seca se conserva difícilmente. Es susceptible a los enmohecimientos y al enranciamiento de sus materias grasas (debido al oxigeno del aire y a la luz). Cuando es desecada al aire resiste a las bacterias. La jalea real se conserva pura, mezclada con miel o liofilizada: Pura: se debe mantener a una Tª próxima a los 0º C, en recipientes opacos (negros), bien llenos y cerrados herméticamente con tapas de material plástico. En miel: la jalea real se conserva a condición de que su agua no diluya a la miel hasta el punto de permitir su fermentación. Lo mejor es no sobrepasar los 30 o 40 g de jalea real por kg de miel. Con la miel dura la adición es más difícil. La miel permite la conservación de la jalea real durante varios años. La liofilización: es una concentración por evaporación al vacío en estado de congelación. Se suelen dañar sus propiedades terapéuticas y es una técnica reservada a laboratorios e industrias.

33

34 El própolis es una resina cérea, de composición compleja y consistencia viscosa, que las abejas elaboran a partir de partículas resinosas que recubren las yemas de diferentes vegetales (chopos, alisos, resinosas, etc.) junto con su contenido salivar y que utilizan en la construcción, reparación y protección de la colmena. Este es transportado por las abejas bajo la forma de pequeñas y brillantes gotitas alojadas en los cestillos del polen. Su origen puede ser externo (procedente de sustancias resinosas de las yemas de las plantas), interno (procedente de la regurgitación por parte de las abejas de sustancias resinosas que hay en el polen) o mixto (la abeja procesa las sustancias resinosas, una vez triturado el bálsamo de polen). La cantidad recolectada por las abejas varía de una raza a otra y de una colonia a otra. Una colmena buena y fuerte puede producir hasta 300 g (normalmente 50g) por año.

35 En el aspecto general, la própolis que es recolectada por las abejas es compuesta de: 50 a 55% de resinas y bálsamos 25 a 35% de cera 10% de óleos etéricos 5% de polen 5% de materia orgánica y sustancias minerales variadas. De forma general, se puede afirmar su riqueza en flavonoides (crisina, galangina,…). También se han encontrado en los propóleos vitaminas, como la B1, B2, C, y PP entre otras. Sustancias de naturaleza proteica, ácidos grasos no saturados y ésteres de ácidos aromáticos Cabe destacar que no se conoce totalmente la composición de la própolis.

36

37 Entre las características del propóleo podemos encontrar: Presenta un color de amarillo verdoso a pardo, castaño o casi negro dependiendo de su origen y del tiempo transcurrido después de la recogida de la colmena. Tiene un aroma dulce, característico de resinas y bálsamos aromáticos. Sabor normalmente amargo, aunque a veces puede ser insípido, picante o dulce. Aspecto (granos, trozos, etc.) y consistencia (blanda, semidura, dura) variable.

38 Las abejas fraccionan los pedazos de exudados resinosos de las plantas, auxiliadas con sus patas y la mandíbula. Luego lo humedecen con la lengua y son moldeados en pelotas en la mandíbula; posteriormente, con la ayuda de sus patas, introducen las pelotas en las corbículas, último par de patas usadas para transportar el polen y resinas; cuando las corbículas están llenas, el propóleo es transportado al interior de la colmena y depositado en las paredes inferiores, durando allí de una hora hasta diez días, hasta ser removido por otras abejas. Las abejas que colectan el propóleo en el campo no lo manipulan dentro de la colmena, este trabajo es realizado por las abejas más viejas que construyen cuadros y que tienen las glándulas ceríferas atrofiadas. Normalmente la colecta de propóleo ocurre cuando hay cambios climáticos, principalmente a finales de verano, cuando comienza a disminuir la temperatura.

39 La producción del propóleo está en función de la raza de abejas y del ambiente en el cual se desarrolla la actividad apícola. La raza caucásica y los híbridos africanizados, son más propolizadores que otras razas. Son pocas las colonias y las abejas de una colmena que colectan propóleo (cerca de 3% de las pecoreadoras realizan este trabajo) y lo realizan durante las horas más calientes del día. Es por ello que para producirlo adecuadamente, las abejas deben ser alimentadas o tener mucho néctar a disposición, para compensar este desgaste productivo. Además se podría forzar a las colmenas a tapar los espacios vacíos con cera, si la temperatura llegara a bajar mucho. Una colmena propolizadora, bien manejada puede producir entre 300 y 500 g de propóleo por año. Sin embargo, algunas pueden producir hasta más de 1 kg con el uso de colectores externos, sin minimizar la producción de miel.

40 En general, el propóleo es recolectado mediante el raspado de cuadros, paredes y piquera de la colmena; proceso que debe ser manejado con cuidado, porque se disminuye la calidad, al contaminarlo con objetos extraños: pedazos de madera, abejas y otros. Sin embargo, en la actualidad se está usando una serie de técnicas que permiten maximizar la producción, y que se citan a continuación.

41 Colectores externos: pueden ser marcos de madera, colocados encima del alza de la miel, con una abertura de 3 a 3,5 cm, la cual es rellenada por las abejas con propóleo. Es recomendado para colmenas con revisión poco frecuente. Tienen la ventaja que el propóleo producido posee pocas materias extrañas. Mallas: de metal o de plástico, utilizadas principalmente en Uruguay; se colocan debajo de la entretapa, cuando está llena se retira y deber ser congelada para colectar el propóleo. Tienen la desventaja que las abejas mezclan el propóleo con cera, disminuyendo el valor del producto. Rejillas: de plástico, usadas en los Estados Unidos, poseen ranuras que las abejas rellenan con propóleo; son más fáciles para retirar el producto y la contaminación con cera es baja.

42 Las abejas lo emplean para: Barnizar el interior de la colmena con fines desinfectantes. Después que una abeja emerge, las otras abejas barnizan con propóleo la celda de cría y hacen a esta celda estéril para el próximo ocupante. Éste uso del propóleo en el panal de cría es en parte lo que hace al panal ponerse tan oscuro y duro luego de varias temporadas. Cerrar las grietas formadas en el interior de la colmena, para evitar las corrientes de aire o el frío. Aplican propóleo a los cuadros, pegándolos unos a otros y a las partes de la colmena evitando así su movimiento. Reducir el espacio de las vías de acceso (piqueras) o crear obstáculos que impidan la entrada de enemigos, tales como, avispas, escarabajos y otros insectos. Embalsamar los cadáveres de los enemigos que se hayan introducido en la colmena y que las abejas no pudieron sacar de la misma por ser demasiado voluminosos (lagartijas, pequeños mamíferos, reptiles, cucarachas y caracoles entre otros).El propóleo tiene como propiedad fundamental su efecto altamente bactericida, funguicida y así, al recubrir los cadáveres o embalsamarlos, las abejas evitan la descomposición dentro de la colmena de esos animales muertos.

43 Fuera de la colmena: Ha sido usado desde la antigüedad y actualmente su uso está muy extendido en farmacia, dietética y cosmética. Estupendo antibiótico, antiséptico y cicatrizante natural que además favorece la capacidad de defensa de nuestro organismo. Propiedad antibacteriana, habiéndose comprobado su doble versión, bactericida y bacteriostática.. Actividad antiviral sobre varios virus patógenos dada por los flavonoides. El propóleo es la única sustancia de la colmena que impide el desarrollo de los hongos. Su actividad como anticolesterolémica, antihipertensiva y preventiva de accidentes cardio-circulatorios, está relacionada y determinada por la presencia de ácidos grasos no saturados, en su composición, que inhiben la oxidación del colesterol. Estimula y favorece la epitelización.

44 El propóleo es un producto delicado, debe ser conservado en bolsas de polietileno o en recipientes de vidrio al abrigo de la luz y el aire. Se conserva mejor congelado o a temperatura ambiente de 15°C. No debe refrigerarse, porque permite el crecimiento de hongos que destruyen su valor comercial.

45

46 El veneno de las abejas, también conocido como apitoxina es producido por una glándula de secreción ácida y otra de secreción alcalina, incluidas en el interior del abdomen (en el último tercio) de la abeja obrera y de las reinas. Este es introducido en nuestra piel o en otros animales a través del aguijón que poseen las abejas. El aguijón de la abeja consta de un largo estilete (de unos 2 mm) puntiagudo, que se amplía luego con 0.1 mm de diámetro. En el estilete existen varios dientes pequeños (algunos de 0.03 mm de longitud), estos dientes (en forma de arpón) son los que retienen el aguijón en el objeto que pica la abeja, entrando hasta la mitad de su longitud, lo que causa la pérdida del aguijón y la vida de esta. El veneno de las abejas, viene siendo estudiado y usado desde hace varias décadas para finalidades terapéuticas, principalmente en Europa y Rusia.

47

48 La apitoxina es una mezcla compleja de enzimas, péptidos y aminoácidos. También contiene en pequeñas cantidades carbohidratos y lípidos. Además de mucha agua, cuatro componentes son destacados en la composición de la apitoxina: Dos son péptidos de bajo peso molecular: Una histamina: la melitina, cerca de 50% del peso seco. Una lisolecitina: la apamina, cerca de 3% del peso seco. Los dos restantes tienen acción enzimática: La hialuronidasa, que descompone el ácido hialurónico (principal polisacárido de la matriz celular epitelial). La fosfolipasa A, que rompe la estructura de los fosfoacilglíceros de la membrana de las células.

49 Entre otros peptidos destacan: peptido MCD, adolapina, tertiapina, secapina, peptido de Nelson, procarminas A y B. Además, están los compuestos nitrogenados de otras clases como la noradrenelina, dopamina, solapiveno y catecolaminas. La melitina y la fosfolipasa A forman parte de las sustancias que desencadenan la alergia. Liberan la histamina responsable de los trastornos cardíacos y circulatorios. La apamina actua sobre el sistema nervioso central y el MCD aumenta la permeabilidad de los capilares. Para conseguir obtener 1g de veneno seco, es necesario recolectar la apitoxina de cerca de abejas.

50 Apariencia: líquido transparente, ligeramente amarillo, sabor agudo y amargo (similar al sabor de ciertos propóleos), fuerte olor aromático característico (cuando las abejas están muy nerviosas y pican mucho, se huele en el aire, lo mejor, recoger los bártulos y dejarlas tranquilas). Peso específico: y pH ácido. Soluble en agua y ácidos. Casi insoluble en alcohol. Las soluciones no son estables, se infectan y descomponen con rapidez por las bacterias. Además se seca rápidamente a temperatura ambiente. Muy termoestable: soporta 100 grados centígrados durante una hora o congelación durante 10 días sin perder su valor.

51 Se destruye fácilmente por sustancias oxidadotas: sulfato de potasio, cloro, bromo y alcohol. Las encimas digestivas (pepsina, renina) y vegetales (papaína) lo debilitan rápidamente y, viceversa, el veneno afecta rápidamente la efectividad de las enzimas. Se destruyen mutuamente. No tiene efecto si se toma por vía oral. Se conserva indefinidamente en glicerina. Una picadura de abeja: mg de veneno seco ( mg de veneno líquido). A esto se le llama una unidad convencional

52 Para extraer pequeñas cantidades de veneno se toman las abejas una a una y se hacen picar papel de filtro, sin embargo para recolectar grandes cantidades es necesario un equipo especial. Este equipo consta de un cuadro recorrido por hilos metálicos unidos a los bornes de un alternador y tejido de nylon tendido bajo el cuadro. Se desliza el cuadro en la colmena por la piquera, las obreras que tocan los hilos por los que pasa la corriente se excitan y pican el tejido de nylon que se impregna de veneno. Este veneno se debe manipular con mucho cuidado, ya que es bastante peligroso. Es necesario guardarlo puro ya sea en forma líquida (en ampollas) o en polvo (después de desecarlo) a baja temperatura. Si se incorpora a una pomada también.

53 El veneno puede presentar dos tipos de toxicidad: Toxicidad local: consiste en una excitación de las terminaciones nerviosas, un ensanchamiento y un aumento de la permeabilidad de los capilares, de las que resultan dolor, hinchazón, picor, enrojecimiento, entumecimiento, etc. estos síntomas suelen desaparecer durante las 24 horas siguientes a la picadura. Toxicidad general: se manifiesta por urticaria generalizada, aceleración del ritmo cardíaco, convulsiones, parálisis progresiva, respiración irregular, hemolisis (destrucción de los glóbulos rojos). Pueden aparecer tras haber pasado algunas horas o meses desde el momento de la picadura. El veneno puede causar efectos nocivos catalogados como muy graves, entre ellos se encuentran: Efecto hemolítico, que hace referencia a la destrucción de los glóbulos rojos. Efecto neurotóxico, responsable de la parálisis del sistema nervioso. Efecto hemorrágico, debido al aumento de la permeabilidad vascular de los capilares sanguíneos.

54 Algunas personas, cuando son picadas por abejas, pueden presentar reacciones alérgicas al veneno y por lo tanto, a la apitoxina. Las reacciones no se relacionan a los efectos naturales del veneno sobre los tejidos y las células, sino a respuestas individuales peculiares del organismo. Pueden consistir en apenas algo incómodo, como dolor localizado e hinchazón. Sin embargo, existen casos en los que puede aparecer una hinchazón local bastante acentuada, seguida de urticaria generalizada. En casos extremos, la reacción cutánea intensa es seguida de dificultades respiratorias y pérdida de conocimiento (choque anafiláctico). Debe buscarse auxilio médico inmediatamente.

55 Dentro de la colmena: Las abejas lo utilizan como un mecanismo de defensa para combatir ciertos predadores u otras abejas no pertenecientes a esa colmena (abejas intrusas). También lo utilizan para defender los productos que generan en la colmena (la miel, la jalea real, propóleos…) y evitar que se los extraigan o roben, tanto las personas que las tratan y se encargan de ellas (los apicultores) como ciertos animales en los bosques (producciones naturales).

56 Fuera de la colmena: La mayor parte de las aplicaciones y usos terapéuticos de apitoxina (muy difundidos en Rusia y Europa Occidental) se refieren a la prevención natural de la artritis, esclerosis y reumatismo con ausencia o minimización de efectos colaterales. Estudios realizados en Alemania, Rusia y España demuestran que los apicultores no sufren de artritis ni artrosis. Entre otras muchas aplicaciones se incluyen terapias para: control y permeabilidad de los vasos capilares; enfermedades ginecológicas; tuberculosis; estimulación de las funciones sexuales; infecciones bacterianas y por hongos; inhibición a la propagación y metástasis de células tumorales; etc. También se emplea para perder la sensibilidad a las picaduras de las abejas, mediante inyecciones progresivas de veneno en la persona. Solo los farmacéuticos pueden comercializar el veneno de las abejas. Normalmente lo venden en ampollas (inyecciones subcutáneas) o en ungüentos (reumatismo, artritis,…).

57 Podemos decir que la colmena proporciona una amplia variedad de productos que son utilizados tanto por la abejas como por el hombre para satisfacer sus necesidades. Esta variedad de productos son de gran importancia hoy en día, no solo para las abejas sino también para el ser humano, pues en muchos casos ejercen una acción terapéutica en los humanos para la cura y alivio de ciertas enfermedades. En muchos casos, muchas de las enfermedades o molestias no podrían ser calmadas si no existiesen estos productos. Además pueden ser utilizados en muchas industrias permitiendo la elaboración de productos cosméticos, farmacéuticos, alimentarios, etc. que en muchos casos no podrían existir si no fuese por estos. Debemos tener conciencia y tratar de cuidar y conservar la abejas, pues estas nos proporcionan muchos productos que son fundamentales en la época que vivimos.

58 LIBROS CONSULTADOS Jean-Prost (1985). Apicultura. Ed. Mundiprensa.3ª Edición. Sepúlveda Gil, J. M. (1980). Apicultura. Ed. Aedos. Barcelona. PÁGINAS WEB CONSULTADAS


Descargar ppt "Producción y tecnología de la miel José Manuel Pérez Fernández 3º ITIA."

Presentaciones similares


Anuncios Google