La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

Introducción a la ética Jorge Riechmann. 27/01/2014introducción a la ética2 La filosofía práctica nunca pierde vigencia Seguimos dando vueltas a muchas.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "Introducción a la ética Jorge Riechmann. 27/01/2014introducción a la ética2 La filosofía práctica nunca pierde vigencia Seguimos dando vueltas a muchas."— Transcripción de la presentación:

1 Introducción a la ética Jorge Riechmann

2 27/01/2014introducción a la ética2 La filosofía práctica nunca pierde vigencia Seguimos dando vueltas a muchas cuestiones morales, sociopolíticas y existenciales que trataron Sócrates y Buda; a los asuntos que abordaron sin duda, antes que ellos, los maestros sin nombre de hace treinta mil años (en el Paleolítico magdaleniense). En este sentido, no hay actividad que pase menos de moda que la filosofía práctica.

3 27/01/2014introducción a la ética3 La ética no es cosa de uno solo En la tradición de la que provengo – permítaseme citar expresamente a Manuel Sacristán y a Francisco Fernández Buey--, la política se concibe como ética de lo colectivo. Ética y política se hallan estrechamente interconectadas. La ética es no parcial ni circunstancialmente, sino de modo intrínseco, ética social y ética política.

4 27/01/2014introducción a la ética4 Lo ético-político y sociopolítico La Ética nicomaquea de Aristóteles trata de política, y la obra denominada Política se presenta como su continuación lógica. La palabra griega politikós no significa precisamente lo que nosotros entendemos por político; la palabra aristotélica cubre tanto lo que entendemos por político como lo que entendemos por social, y no discrimina entre ambos aspectos. Alasdair Mac Intyre, Historia de la ética, p. 64

5 Claro, aquí no hablamos de la política como un coto vedado donde operan elites profesionalizadas separadas de la gente; sino de la política democrática, en primera persona, de tejas para abajo, donde el poder se delega lo menos posible. Esto es, la política participativa, de ciudadanos/as y de movimientos sociales, más que de representantes y partidos electorales. 27/01/2014introducción a la ética5

6 Ética y política no son ámbitos separados Terry Eagleton: Para Aristóteles, la idea de una virtud no política es algo difícil de comprender. (…) ¿Cómo podríamos evaluar las virtudes para la acción y la personalidad al margen de la polis que las produce? Un juicio que no tuviera en cuenta estas condiciones no sería moral sino moralista. Ética y política no son ámbitos separados sino diferentes puntos de vista sobre un mismo objeto. 27/01/2014introducción a la ética6

7 La ética investiga las necesidades, deseos, cualidades y valores; la política examina convenciones, acuerdos, formas de poder, instituciones y relaciones sociales en que tales cosas resultan inteligibles. Ésta es la razón por la cual Aristóteles consideraba la ética una subsección de la política. Terry Eagleton, Los extranjeros. Por una ética de la solidaridad, Paidos, Barcelona 2010, p /01/2014introducción a la ética7

8 27/01/2014introducción a la ética8 Reconocimiento recíproco de la dignidad humana Pensemos en la hermosa fórmula de John Holloway: los que gritan (los rebeldes y revolucionarios) quieren una sociedad basada en el reconocimiento recíproco de la dignidad humana (en contraposición a una sociedad basada en el intercambio generalizado de mercancías). John Holloway, Cambiar el mundo sin tomar el poder. El significado de la revolución hoy, Libros del Viejo Topo, Barcelona 2002, p. Se ve con claridad que ese supremo objetivo político está formulado en términos morales...

9 27/01/2014introducción a la ética9 Frente a la heteronomía y la tradición... En toda sociedad, las nociones tradicionales sobre lo bueno y lo malo, lo obligatorio y lo indiferente, son aceptadas por la mayoría de la gente sin más reflexión. Edward Westermark, Ethical Relativity, Greenwood Press, Westport (Conn.) 1973, p. 59; texto original de La mayoría de los seres humanos, cualquiera que sea su educación cultural o política, elegirán lo que les haya sido dado. Incluso los rebeldes y revolucionarios probablemente se opondrán sólo a una parte del mundo dado. Michael Walzer, Politics and Passion: Towards a More Egalitarian Liberalism, Yale University Press, New Haven 2005, p. 12. Y frente a la heteronomía y la tradición, nuestro padre Sócrates... (También Buda, claro está: lo veremos en otra lección.)

10 27/01/2014introducción a la ética10 Reflexionar sobre nuestra vida Una vida sin examen no merece la pena vivirse, nos dicen que dijo nuestro padre Sócrates. ¿Qué vida ha de ser examinada? Mi vida: pero encuentro, de raíz, que es una vida entre otras vidas. Aislada, resulta impensable: inconcebible e incomprensible. Necesariamente se halla entre otras vidas, rodeada de otras vidas, entretejida con ellas: vidas tanto humanas como no humanas.

11 Dos métodos en filosofía moral (breve excurso) ¿Cómo opera la deliberación moral? Dos grandes métodos, desde los diálogos de Sócrates y la filosofía moral de Aristóteles hasta hoy mismo. 1. Dialéctica entre nuestras intuiciones morales –que dan lugar a juicios sobre las situaciones concretas– y los principios más generales a los que nos adherimos al reflexionar.

12 Equilibrio reflexivo A este vaivén entre intuiciones, juicios y principios, revisando unos a la luz de los otros y modificándolos si parece necesario, lo llamó John Rawls equilibrio reflexivo. Teoría de la justicia, parágrafo Participación efectiva en discursos prácticos donde intercambiamos con nuestros/as interlocutores/as las mejores razones que encontramos para justificar normas, valores, elecciones…

13 Diálogo en libertad Por aquí llegaríamos rápidamente a los territorios de la ética del discurso de Jürgen Habermas y Karl-Otto Apel, para quienes en la práctica misma de la comunicación humana está siempre implícito el compromiso de una justificación mutua entre las personas, sobre una base de libertad e igualdad.

14 En suma: intuiciones morales/ principios explícitos/ juicios reflexivos/ sopesar consecuencias/ considerar incertidumbres/ DIÁLOGO POLÍTICO-MORAL

15 27/01/2014introducción a la ética15 Volvamos al punto de partida: examinar mi vida ¿Pero según qué criterios? Usando la razón: deliberando para averiguar cómo orientar esta vida, qué figuras deseo para ella, qué entiendo por vida buena, cómo actuar correctamente. La razón es lo común (como nos enseñó otro de nuestros padres fundadores, Heráclito de Efeso): el terreno común, un terreno de encuentro con los otros.

16 27/01/2014introducción a la ética16 Dos extravagancias Heráclito: Es preciso seguir lo común. Sin embargo, pese a ser la razón propia de todos, la mayoría vive como si poseyese un entendimiento particular. Heráclito: fragmentos e interpretaciones, ed. de José Luis Gallero y Carlos Eugenio López, Árdora, Madrid 2009, p. 70. Por otra parte, tengamos siempre presente a Pascal con sus dos extravagancias: excluir la razón, admitir sólo la razón. La ética tiene que ver con razones, sin duda; pero las emociones morales tienen una enorme importancia…

17 27/01/2014introducción a la ética17 La asamblea de la razón Razón dialógica en su misma esencia. Incluso cuando razono a solas, mi interlocutor está implícito. La metáfora pertinente, más que el tribunal de la conciencia, resulta ser la asamblea de la razón. En la base de la vida ética encuentro las actividades de dar razón de lo que hacemos y podríamos hacer; indagar las razones de nuestra acción; razonar junto con los demás.

18 27/01/2014introducción a la ética18 Dar razón de nuestra acción El contenido mínimo de la acción ética sería actuar de manera que nuestra acción puede ser recomendada a los demás y justificada ante ellos. De manera que podamos dar razón de nuestra acción. Idealmente, nuestras razones deberían ser capaces de convencer a cualquier ser razonable.

19 El punto de vista común De manera más modesta: aquello que yo propongo como argumento debe poder ser apreciado como tal desde tu punto de vista. Para conseguir la cooperación –escribe Simon Blackburn, remitiéndose a David Hume– es necesario que discutamos el problema en común y terminemos compartiendo un punto de vista sobre la solución. Simon Blackburn, Sobre la bondad. Una breve introducción a la ética, Paidos, Barcelona 2002, p Notemos lo que aquí se da por sentado: el valor de conseguir la cooperación (frente a la situación bien diferente en que uno impone por la fuerza su punto de vista sobre los demás).

20 27/01/2014introducción a la ética20 La exigencia de imparcialidad De ahí una exigencia irrenunciable: los juicios morales deben ser imparciales (si no universalizables, como han argumentado Kant y tantos otros en su estela, entre otros, en los últimos decenios, Hare). Cf. Rachels, Introducción a la filosofía moral, p. 32. Los formulamos –con todas las debidas cautelas de manera que cualquier ser razonable admita su fuerza y coherencia. Por eso, cuando razono moralmente, trato de poner entre paréntesis mis propios intereses personales.

21 27/01/2014introducción a la ética21 Cierto que Arendt y Castoriadis son helenófilos, pero... En una entrevista traducida hace algunos años en Esprit, Hannah Arendt decía que la imparcialidad surgió en el mundo griego con Homero. (...) Si queda absolutamente claro que Homero habla desde el punto de vista de los griegos (los aqueos o los dánaos), es claro también que no hace ninguna diferencia de valor - -en todos los sentidos del término valor-- entre los aqueos y los troyanos. (...) Durante mucho tiempo se ha venido observando que el verdadero héroe de la Ilíada podría ser Héctor más que Aquiles.

22 27/01/2014introducción a la ética22 Igual valor de todos los seres humanos: la primera cereza de la cesta Este nacimiento de la imparcialidad es un momento, esencial fundador. El valor igual de todos los seres humanos es como la primera cereza de la cesta, de donde vienen enganchadas todas las demás: filosofía, democracia, historia, etnografía, autocuestionamiento de las instituciones políticas de la sociedad, etc. En cuanto los demás valen tanto como nosotros, queremos conocerlos, conocer sus instituciones, sus dioses, queremos compararlos con los nuestros; se engrana así un movimiento reflexivo que se refiere a nuestras propias instituciones, para relativizarlas, criticarlas, acaso cambiarlas...

23 27/01/2014introducción a la ética23 Nuestro padre Heródoto (...) Citemos a Heródoto, quien comienza sus Historias con esta frase: Voy a contar las hazañas de los griegos y de los bárbaros. Griegos y bárbaros, pues, están puestos en el mismo plano, puesto que las hazañas son idénticas en valor tanto en un campo como en el otro. [Por cierto, ¿conocen ustedes al gran Ryszard Kapuscinski ( )? Viajes con Heródoto. Círculo de Lectores, Barcelona 2007.]

24 27/01/2014introducción a la ética24 Ponernos en el lugar del otro (...) La imparcialidad, la universalidad homérica, es también aquello que permite esos profundos momentos y movimientos de identificación con el otro, de simpatía en el sentido profundo del término, y de empatía (...). Identificación del lector con los dos protagonistas en la despedida conmovedora de Héctor y Andrómaca. Pero más aún, en el canto XXIV de la Ilíada, identificación explícita cuando Príamo dice a Aquiles: tú también, Aquiles, tienes un padre anciano como yo, que te espera sin saber si estás vivo o muerto... Cornelius Castoriadis, Lo que hace a Grecia --I. De Homero a Heráclito (seminarios ), FCE, Buenos Aires 2006, p

25 27/01/2014introducción a la ética25 Tres requisitos: consistencia, generalidad, racionalidad Entre filósofos morales de muy diversas tendencias se da un acuerdo generalizado en cuanto a que un juicio moral válido --antes de hablar de universalizabilidad en sentido fuerte, por ejemplo-- ha de cumplir necesariamente con tres requisitos o condiciones, que podríamos formular como criterios de justificación: (A) CONSISTENCIA con las demás convicciones éticas y creencias fácticas del sujeto moral. (B) GENERALIDAD O IMPARCIALIDAD, en el sentido de que el juicio moral particular ha de poder apoyarse en un principio general que no haga referencia a individuos. (C) RACIONALIDAD, en el sentido de que el juicio moral no debe descansar en creencias cuyo error pueda demostrarse, y ha de ser compatible con las leyes biopsicosociales conocidas. Véase al respecto Brandt, Teoría ética (Alianza, Madrid 1982), p ; y Bunge, Ética y ciencia (Eds. Siglo XX, Buenos Aires 1976), p

26 27/01/2014introducción a la ética26 Principio de igual consideración de los intereses ¿Cómo concretar la idea de imparcialidad que parece consustancial al punto de vista moral, a la consideración moral de la acción humana? Al aceptar que los juicios éticos deben ser formulados desde un punto de vista universal, estoy aceptando que mis propios intereses no pueden, por el sólo hecho de que son mis intereses, contar más que los intereses de cualquier otro·. Desde aquí, el filósofo moral Peter Singer formula un principio moral básico (básico, en mi opinión, para cualquier ética universalista): el principio de igual consideración de los intereses. En nuestras deliberaciones morales, debemos asignar igual peso a los intereses semejantes de todos aquellos a quienes nuestras acciones afectan. Un interés es un interés, sea de quien fuere. Peter Singer, Ética práctica, Ariel, Barcelona 1991, p. 24.

27 27/01/2014introducción a la ética27 La regla de oro Aunque evoquemos aquí a Singer, sería erróneo pensar que un principio semejante esté vinculado necesariamente con una filosofía moral utilitarista. Por el contrario, este mínimo ético, este principio básico de ética normativa, puede justificarse desde supuestos metaéticos diferentes, y vivirse dentro de tradiciones morales diversas. De hecho, en él reconocemos una versión de la regla de oro que ha sido enunciada en todas las grandes tradiciones morales, desde Confucio hasta nuestros días. Distintas variantes de la regla de oro en Hans Küng y Karl-Josef Kuschel, Hacia una ética mundial, Trotta, Madrid 1994, p

28 Hoy, prostitución de la venerable expresión regla de oro El nuevo tratado de rigor fiscal de la zona euro permitirá sancionar duramente a los países que no incorporen correctamente a su constitución o en su legislación fundamental la regla de oro del equilibrio presupuestario. La sanción financiera podrá a ascender hasta el equivalente del 0,1% del producto interior bruto (PIB) del país afectado, según consta en el artículo 8 del proyecto de texto de tratado que revisarán los ministros de Economía y Finanzas de la Unión Europea (UE) … Eliseo Oliveras, El nuevo tratado multará al país sin 'regla de oro' presupuestaria, El Periódico, 21 de enero de Puede consultarse en Wikipedia nos ilustra en los siguientes términos: La regla de oro o límite constitucional del déficit es una disposición en una constitución cuyo objetivo es limitar la posibilidad de un Gobierno de gastar más de lo que recauda, limitando así el crecimiento de la deuda publica… 27/01/2014introducción a la ética28

29 Lo que no quieras para ti, no lo quieras para mí La primera persona en el mundo que formuló la regla de oro, por lo que nos dicen las historiadoras de las religiones, fue el sabio chino Confucio ( AEC). Cuando sus discípulos le preguntaron qué enseñanza podían practicar todo el día y todos los días, contestó: Tal vez el dicho sobre el shu [concepto que suele traducirse por consideración]: nunca hagas a los otros lo que no te gustaría que te hicieran a ti. Karen Armostrong, Doce pasos hacia una vida compasiva, Paidós, Barcelona 2011, p. 19. Podemos recordar también un refrán castellano incluido en la clásica compilación de Gonzalo Correas: Lo que no quieras para ti, no lo quieras para mí (num. 967).

30 27/01/2014introducción a la ética30 Un principio semejante ha de formar parte no sólo de las éticas utilitaristas (ello es explícito en Sidgwick o en Singer, igual que en el utilitarismo de estrategias múltiples de James Rachels), sino también de las éticas de base kantiana. Ello resultará plausible si recordamos sobre todo la segunda formulación del imperativo categórico kantiano, que prescribe tratar a los demás como fines en sí mismos y no instrumentalmente, como meros medios para nuestros propios fines.

31 27/01/2014introducción a la ética31 Tanto si pensamos en el prescriptivismo universal de R.M. Hare, como en la teoría de la justicia de John Rawls, como en la ética discursiva (o comunicativa) de Jürgen Habermas y Karl-Otto Apel, como en la teoría del valor y la obligación de Robin Attfield... Con todas estas posiciones metaéticas resulta congruente --si no inevitable-- el principio de consideración igualitaria de los intereses.

32 Problemas del exceso de coherencia La teoría ética concede un gran valor a la consistencia, ya lo mencionamos antes; y la coherencia moral (por ejemplo, entre lo que se dice y lo que se hace) es una virtud apreciada en todas las sociedades. Pero también hay un peligro en el exceso de coherencia: el riesgo proviene aquí de consolidar identidades muy fuertes, que pueden incluso presentarse como identidades asesinas... Amin Maalouf, Identidades asesinas, Alianza, Madrid 1999

33 La inconsecuencia, la relajación de costumbres o la corrupción –que en sí mismas no son precisamente virtudes, claro está– atemperaron regímenes como el fascismo italiano o el nacionalcatolicismo español, en comparación con el nazismo alemán… 27/01/2014introducción a la ética33

34 La raíz del mal según Terry Eagleton La explicación del mal –el mal radical que propone Terry Eagleton apunta a lo siguiente: confrontado a la grieta que descubre en el mismo núcleo de su subjetividad, a esa nada en el centro mismo del corazón, el ser humano elige a veces la maligna vía de nihilizar el mundo y dañar a los demás. El mal aparece en escena únicamente cuando quienes sufren un dolor que podríamos calificar de ontológico lo desvían hacia otros para darse a la fuga de sí mismos. Es como si pretendieran abrir los cuerpos de otras personas para exponer la nulidad, la nada, que se encuentra dentro de ellas. Terry Eagleton: Sobre el mal, Penísula, Barcelona 2010, p. 116

35 Distanciarse de sí mismo para vivir bien Persistir en la propia identidad, defenderla y reforzarla, aferrarse a un ego acorazado, puede producir males truculentos: El ego contiene un impulso innato a mantenerse intacto. (...) No se puede decir que haya siempre una razón práctica imperiosa para aferrarse a la propia identidad. En realidad, en términos prácticos, yo podría muy bien estar mejor siendo otra persona. A mí, en concreto, me viene a la mente la figura de Mick Jagger. Usted podría afirmar, como hicieron los nazis, que su identidad es inconmensurablemente superior a la de los demás, hasta el punto de creer que, de irse a pique una raza suprema como ésa, algo sumamente preciado sucumbiría con ella. Pero no cuesta mucho ver que, en el fondo, ésa es una manera de racionalizar el impulso patológico de identidad propia que los nazis evidenciaban. Y se podría decir que eso no era más que una versión más escabrosa y letal de nuestra propia compulsión cotidiana a persistir en lo que somos. Terry Eagleton: Sobre el mal, Penísula, Barcelona 2010, p. 103.

36 De nada en demasía –tampoco de coherencia identitaria Tratar de persistir en lo que somos (el conatus de Spinoza) seguramente es inevitable, pero puede hacerse de manera menos escabrosa y letal. Identidades más porosas y abiertas; egos menos acorazados. Dejarnos transformar por los otros… 27/01/2014introducción a la ética36

37 27/01/2014introducción a la ética37 Recapitulemos: ¿en qué consiste el punto de vista moral? ¿En qué consiste ser moral --o, si se prefiere, el punto de vista moral? Básicamente en lo expresado en el ponte en mi lugar con que Príamo suplica a Aquiles, y en las reglas de oro de todas las culturas: no hagas al otro lo que no quieres que te hagan a ti. La versión de Zygmunt Bauman: el compromiso con el otro a lo largo del tiempo (más abajo volveré sobre ello). La versión de Peter Singer: igual consideración de todos los intereses. A todas estas formulaciones de la misma noción básica --tratar al tú y al él en cierto plano de igualdad con el yo-- subyace la idea de igualdad moral (a pesar de todas las diferencias fácticas).

38 27/01/2014introducción a la ética38 Imparcialidad Se trata de la creencia generalizada en que la imparcialidad es definitoria del punto de vista moral --el punto de vista moral precisamente es el punto de vista desde el cual cada persona importa por igual. Esta creencia no es sólo propia de la ética kantiana, sino de toda la tradición ética occidental, tanto cristiana (todos somos hijos de Dios) como laica... Will Kymlicka, La tradición del contrato social, capítulo 15 de Peter Singer (coord.), Compendio de ética, Alianza, Madrid 1995, p Y se puede añadir que no sólo en Occidente: también desde la ética budista, judía, islámica...

39 27/01/2014introducción a la ética39 El desafío de Trasímaco Fuera de esto Trasímaco y Nietzsche, que responden: nada de imparcialidad, no todas las personas importan por igual, el fuerte ha de sojuzgar al débil. Trasímaco en el libro I de la República de Platón: la justicia no es otra cosa sino la ventaja del más fuerte. Volveremos sobre esta cuestión.

40 27/01/2014introducción a la ética40 Volvamos atrás: ¿qué intereses? Pero si hablamos de imparcialidad en el sentido de consideración igualitaria de intereses, de inmediato surge la pregunta: ¿qué intereses? ¿Qué tipo de intereses han de tenerse en cuenta en las deliberaciones morales? ¿Y quiénes son los portadores de esos intereses que han de tenerse moralmente en consideración?

41 27/01/2014introducción a la ética41 Seres sintientes Llamamos seres sintientes a los seres que pueden tener sensaciones. En las sensaciones --al contrario que en las simples percepciones-- está siempre implícito un momento de valoración positiva o negativa. Por ello, para los seres capaces de tener sensaciones tiene sentido hablar de una calidad de vida (subjetiva). Su vida puede ser mejor o peor para ellos mismos. Las sensaciones positivas favorecen la buena vida, las negativas la impiden.

42 27/01/2014introducción a la ética42 Intereses Es evidente que todos los seres sintientes (capaces de tener sensaciones) tienen intereses: intereses, precisamente, en una buena vida (x tiene interés en un estado de cosas S cuando S favorece la buena vida de x). Acerca del concepto de interés puede consultarse con provecho el capítulo 3 de Racionalidad y acción humana de Jesús Mosterín (Alianza, Madrid 1978); y, puestos a ello, el pertinente comentario de Javier Muguerza en Desde la perplejidad (FCE, Méjico-Madrid 1990, p )." Podemos concebir los intereses de un ser sintiente como los factores objetivos de su bienestar, su calidad de vida subjetiva.

43 27/01/2014introducción a la ética43 Todos los seres vivos tienen intereses ¿Pero qué decir de los seres vivos no sintientes? ¿Tienen las plantas o los protozoos intereses? Frente a quienes defienden que sólo los seres sintientes pueden tener intereses, me inclino a contestar que todos los seres vivos los tienen. Incluso los seres vivos más sencillos, desprovistos de subjetividad y conciencia, pueden vivir bien o mal: vivir bien, para uno de estos seres, será poder realizar óptimamente sus funciones vitales en un medio ambiente adecuado.

44 27/01/2014introducción a la ética44 Capacidades y vulnerabilidades propias de cada especie Los intereses de un ser vivo determinado se basan en sus concretas capacidades y vulnerabilidades, determinadas por la biología propia de su especie. Incluso en los seres humanos, donde hay dimensiones que trascienden ampliamente lo biológico (lo cultural, lo moral, etc.), las capacidades están firmemente ancladas en una base biológica. Una de éstas, la capacidad de sentir dolor y placer, es común a todos los seres sintientes: por eso todos ellos tienen interés en evitar el dolor.

45 27/01/2014introducción a la ética45 Otras capacidades resultan mucho más específicas: así, por ejemplo, al arrancarle las uñas a un lince le infligimos un daño comparativamente mucho mayor que arrancándoselas a un ser humano (el lince depende completamente de sus uñas para sobrevivir) mientras que mantenerlos a ambos en el analfabetismo no daña en absoluto los intereses del lince, pero sí --y muy profundamente-- los del ser humano.

46 27/01/2014introducción a la ética46 ¿Qué intereses han de tenerse en cuenta moralmente? Volvamos a nuestra pregunta: ¿qué intereses han de tenerse en cuenta, si todos los seres vivos tienen intereses? Dicho de otra forma: ¿qué seres merecen consideración moral? Esta pregunta es equivalente a la siguiente: ¿qué seres no deben ser tratados de manera puramente instrumental, porque les reconocemos relevancia moral?

47 27/01/2014introducción a la ética47 Consideración moral y significado moral Como se ha subrayado, la cuestión de la consideración moral debe distinguirse de la del significado moral (es decir, el grado de importancia moral de un ser, o su prioridad moral relativa a la que reconozcamos a otros seres). Kenneth Goodpaster: On being morally considerable. Journal of Philosophy 75, 1978, p En inglés, la distinción que señalamos se expresa con los términos moral standing/ moral significance. Si llegamos a la conclusión de que, por ejemplo, un abeto merece consideración moral, eso simplemente quiere decir que en la medida en que nuestras acciones afecten a este árbol tendremos que tomarlo moralmente en consideración por sí mismo...

48 27/01/2014introducción a la ética48...pero concederle relevancia moral no prejuzga en absoluto la cuestión de cómo resolver los conflictos morales donde se enfrenten diferentes bienes e intereses, ni determina ninguna jerarquía de prioridades. Tras examinar la cuestión, por ejemplo, podríamos llegar a la conclusión de que está justificado, bajo un conjunto de condiciones determinado, talar el abeto para construir una vivienda y no, en cambio, para utilizarlo como árbol de Navidad.

49 27/01/2014introducción a la ética49 Todos los seres vivos son dignos de consideración moral Defenderé que todos los seres vivos --seres que poseen intereses, en la medida en que tienen un bien propio-- son dignos de consideración moral. El ámbito de la moralidad desde esta perspectiva coincide con el conjunto de los seres vivos (tomados de uno en uno), cada uno de ellos con su característica combinación de capacidades, necesidades y vulnerabilidades.

50 27/01/2014introducción a la ética50 Agentes y pacientes morales Aunque sólo un pequeño subconjunto de esa totalidad de los seres vivos sean agentes morales (por lo que hoy sabemos, sólo los seres humanos en posesión de una serie de capacidades morales básicas como lenguaje articulado, autoconsciencia plenamente desarrollada, racionalidad práctica, etc.) sin embargo todos los seres vivos son pacientes morales. La noción de paciente moral es de Geoffrey J. Warnock: The Object of Morality, Methuen, New York and London 1971, p El límite entre una y otra categoría: la exigencia de responsabilidades.

51 Los niños, desde pequeños, se van convirtiendo en agentes morales Los niños dan muestra, desde muy pequeños, de lo que podríamos llamar las capacidades morales. Pueden razonar sobre las normas y su infracción, y distinguir entre las prácticas normativas y las accidentales, así como entre las infracciones intencionales y las accidentales, amén de manifestar actitudes punitivas hacia los infractores de la norma. Y, desde una edad más temprana todavía, ya muestran empatía y buena disposición en cuanto a ayudar y consolar a los demás. Steven Lukes, Relativismo moral, Paidos, Barcelona 2011, p. 78.

52 27/01/2014introducción a la ética52 Contra el antropocentrismo excluyente Al proponer que todos los seres vivos son dignos de consideración moral y no deben ser tratados de manera instrumental, estamos situándonos frente a una tradición de antropocentrismo excluyente que ha predominado de forma aplastante en nuestra tradición cultural (particularmente en las éticas filosóficas occidentales). Tal y como se ha escrito, desde el comienzo de la modernidad, la pregunta moral por antonomasia,¿qué debo hacer?, restringe el ámbito de sus respuestas posibles a las interacciones entre seres humanos a tal punto que la existencia o no de una posible interacción con alguien distinto del agente se convierte en condición necesaria para admitir que una determinada acción pueda tener o no relevancia moral. Osvaldo Guariglia: Vida moral, ética y ética aplicada, introducción a Cuestiones morales, coordinado por el mismo Guariglia, (vol. 12 de la Enciclopedia Iberoamericana de Filosofía), Trotta, Madrid 1996, p. 13.

53 27/01/2014introducción a la ética53 El horizonte de una ética para el siglo XXI Defenderé que las interacciones moralmente relevantes no se circunscriben a las que se dan entre seres humanos. Nos importan no sólo las que se dan entre agentes morales, sino también las interacciones entre agente y paciente moral. A mi entender, éste debería ser el horizonte moral a la altura de nuestro tiempo: el horizonte de una ética para el siglo XXI.

54 27/01/2014introducción a la ética54 El valor supremo en mi opinión, claro está La vida buena de todos los seres capaces de tener una vida buena. Cf. Jorge Riechmann, ¿Cómo vivir? Acerca de la vida buena, Los Libros de la Catarata, Madrid A esta posición en ética normativa podemos llamarla utilitarismo de estrategias múltiples (véase James Rachels, Introducción a la filosofía moral, FCE, México DF 2007, capítulo XIV; Rachels habla de bienestar en vez de buena vida) o también eudaimonismo multivía, o de vías múltiples (recordando el término aristotélico de eudaimonía).

55 27/01/2014introducción a la ética55 Menos lobos, Caperucita... La idea normativa de florecimiento de todos los seres vivos resulta probablemente excesiva para quienes pensamos que no hubo ni habrá paraísos (y que incluso resulta peligroso fantasear con paraísos). Rebajarla un poco, quizá hasta que dé de sí la más modesta idea normativa de existencia decente que proponía Isaiah Berlin, probablemente supone un buen movimiento.

56 27/01/2014introducción a la ética56 Una sociedad decente Creo que no hay nada más destructor de vidas humanas que la convicción fanática sobre la vida perfecta, aliada al poder político o militar. Nuestro siglo [XX] proporciona terribles pruebas de esa verdad. Creo en el trabajo por una sociedad mínimamente decente. Si más allá de esto podemos avanzar hacia una vida más rica, tanto mejor. Pero es que en muchos países no tenemos siquiera un mínimo de decencia. Isaiah Berlin en Ramin Jahanbegloo, Conversaciones con Isaiah Berlin, Arcadia, Barcelona 2009, p. 88. Cf. también p. 173 sobre el significado de vida decente.

57 27/01/2014introducción a la ética57 Así desembocamos en la pregunta por la vida buena La pregunta de la filosofía práctica, para mí, puede formularse en términos aristotélicos: ¿qué es la vida buena para un ser humano? ¿Y para las otras clases de seres vivos) Mi respuesta en Jorge Riechmann, Capacidades esenciales y florecimiento de los vivientes, capítulo 4 de Todos los animales somos hermanos, Los Libros de la Catarata, Madrid (Si nos preguntamos por la eudaimonía humana hemos de responder antes, claro, a la pregunta qué es el ser humano. La filosofía moral y sociopolítica presupone --o incluye-- la antropología filosófica.)

58 27/01/2014introducción a la ética58 El núcleo de lo moral ¿Dónde situamos el núcleo de lo moral? Tal y como lo han concebido pensadores sociales como Zygmunt Bauman, se halla en el compromiso con el otro a lo largo del tiempo. Zygmunt Bauman y Keith Tester, La ambivalencia de la modernidad y otras conversaciones, Paidos, Barcelona 2002, p. 26 Podríamos parafrasear: en el acompañarnos unos a otros. O el reconocimiento del otro, o el festín caníbal.

59 ¿Cuál sería el verbo más importante para la ética? (Y reparemos en que, de modo general, para los seres humanos los verbos son más importantes que los sustantivos, pues las prácticas son más importantes que las cosas. Ah, la belleza de la palabra griega praxis…) Yo sugeriría el verbo convivir. Con-vivir: vivir con los otros, con los seres humanos y los demás seres vivos no humanos, en los diversos contextos de vida que son los nuestros. Contextos: esas tramas, esos tejidos de vínculos que nos constituyen, dentro de las cuales vivimos y actuamos.

60 Yo con otros De manera análoga, Roger-Pol Droit: La ética es, en primer lugar, la preocupación por los demás. Porque la existencia de los otros, la presencia de los otros, las múltiples relaciones entre ellos y yo, constituyen el punto de partida más universal de todas las formas de ética. (…) La ética es, en primer lugar, la preocupación por el prójimo, el interés que nos suscita su existencia, su presencia, sus expectativas, sus deseos, su dignidad y su libertad. Roger-Pol Droit, La ética explicada a todo el mundo, Paidós, Barcelona 2010, p /01/2014introducción a la ética60

61 27/01/2014introducción a la ética61 Pero este mundo de la modernidad líquida (Bauman)......es el mundo del goza y sal corriendo. En cuanto tal es profundamente inmoral, si aceptamos que el núcleo de la moral se encuentra en el compromiso a largo plazo con el otro. Amar a la humanidad es extraordinariamente sencillo. Lo difícil es amar a tu vecino, lo difícil es ayudar de verdad a tu vecino. Dostoievski citado por Félix Grande en El valor de la memoria y las palabras minúsculas –Conversación con Félix Grande, en El valor de la palabra 6 (revista anual de pensamiento), Fundación Fernando Buesa, Vitoria 2008, p. 290.

62 27/01/2014introducción a la ética62 Perspectivas neoliberales: comportarnos con los demás de forma despiadada En el siglo XXI, de acuerdo con Ian Angell (profesor de Sistemas de Información en la London School of Economics), no habrá santidad de la vida: éste es un concepto ético judeocristiano pasado de moda (...). Para tener éxito vamos a tener que comportarnos con los demás de forma despiadada. Citado en Jane King y Malcolm Slesser, No sólo de dinero... La economía que precisa la Naturaleza, Icaria, Barcelona 2006, p. 222 (No es cierto que se trate de un concepto sólo judeocristiano: también lo formuló el estoico Séneca, por ejemplo…)

63 27/01/2014introducción a la ética63 El valor de la durabilidad Me parece que existe un vínculo estrecho entre el valor de la durabilidad y la consolidación de un cierto nivel moral. Para la calidad ética de las interacciones humanas, resulta beneficioso saber que nos volveremos a encontrar de nuevo, que continuaremos encontrándonos durante un largo tiempo. Por otro lado, la tendencia a cerrar capítulos y a finalizar episodios con el cartel de no se continuará se corresponde con la interrupción, con la pérdida de la responsabilidad, esa piedra angular de todo sujeto moral (eso, si no se la elude desde el mismo principio). Zygmunt Bauman y Keith Tester, La ambivalencia de la modernidad y otras conversaciones, Paidos, Barcelona 2002, p. 132.

64 27/01/2014introducción a la ética64 Hay que insistir El fundamento de la ética es la presencia del otro. Alteridad: presencia del otro, un ser vivo individual (que prototípicamente será otro humano como yo; pero en ocasiones será un ser vivo de una especie diferente a la mía). Ese otro me reclama, me interpela; y yo lo interpelo a él.

65 27/01/2014introducción a la ética65 Mono al agua Pedro Pozas (de PGS, Proyecto Gran Simio en España) suele contar la siguiente historia. En un zoo estadounidense, el macho dominante de un grupo de chimpancés la tiene tomada con uno de ellos, y lo trae por la calle de la amargura. Cierto día lo persigue y acosa, con tan mala fortuna que el acosado cae al foso de agua y comienza a manotear desesperado: no sabe nadar (ningún chimpancé sabe).

66 27/01/2014introducción a la ética66 Un visitante del zoo, que ha llegado allí con sus dos hijos, se lanza al agua y logra salvar al chimpancé, con riesgo de su vida. Interrogado después, contesta: Le miré a los ojos, y estos decían: si no me ayudas me ahogaré. Toda la cuestión de las disposiciones morales está ahí, saltando por encima de la barrera de especie.

67 27/01/2014introducción a la ética67 La crueldad y el impulso de dominación, que se da tanto entre los chimpancés como entre los seres humanos; y la espontaneidad (la reacción animal compasiva) de ayudar al necesitado, que se da tanto entre los seres humanos como entre los chimpancés. (Hay documentados casos de rescate análogos con salvador simio.)

68 27/01/2014introducción a la ética68 Rostro que busca otro rostro Ahí, la responsabilidad elemental por el otro sufriente, cara a cara (tema básico de Levinas): aunque un rostro sea humano y el otro simiesco. REFLEJO// El rostro que buscas/ El rostro que conoces/ pero que nunca has visto// Busca el espejo/ Busca el cristal negro/ Busca la suavidad// Rostro que busca/ otro rostro Sigurdur Pálsson, Vientos y nubes (antología), Los Libros del Innombrable, Zaragoza 2008, p 148.

69 Ya evocamos antes el desafío de Trasímaco y Nietzsche… Roger-Pol Droit: Este cuestionamiento radical [de la moral] desemboca, en la obra de Nietzsche, en una novedosa forma de aceptación de la existencia en su integridad, caracterizada por una alegría propia de los artistas y una sabiduría trágica. Sin embargo, el curso de la historia tomó otra dirección. Este pensamiento vitalista fue utilizado –precisamente en sentido contrario– por criminales, con fines inhumanos. Los nazis convirtieron a este filósofo, que a su modo era un moralista, en un arma de destrucción y muerte. 27/01/2014introducción a la ética69

70 Una exigencia y una interpelación Me parece que no es casualidad que, después del Holocausto, la renovación en profundidad de la ética sea obra de un judío, Emmanuel Lévinas. Este filósofo afirmó que la sola presencia del rostro del otro es, para cada uno de nosotros, una exigencia y una interpelación. Antes de la preocupación por nosotros mismos, que todos sentimos legítimamente, la ética nos invita a preocuparnos de los otros y exige que nos comportemos de forma responsable con ellos. 27/01/2014introducción a la ética70

71 Lo desconocido habita entre nosotros, siempre Las formas concretas que adopte la ética pueden ser infinitamente diversas. Todas se derivan de esa brecha, imposible de cerrar, que separa a unos seres humanos de otros. La presencia del que no es como nosotros, la hospitalidad, el respeto a lo que no comprendo, la receptividad a lo que no espero, la incertidumbre, la diferencia. Lo desconocido habita entre nosotros, siempre. Esta preocupación por los otros, que se llama ética, es siempre el interés por lo otro. Roger-Pol Droit, La ética explicada a todo el mundo, Paidós, Barcelona 2010, p /01/2014introducción a la ética71

72 27/01/2014introducción a la ética72 El individuo y la colectividad, formidables abstracciones Martin Buber: El hecho fundamental de la existencia humana no es ni el individuo en cuanto tal ni la colectividad como tal. Ambas cosas, consideradas en sí mismas, no pasan de ser formidables abstracciones. El individuo es un hecho de la existencia en la medida en que entra en relaciones vivas con otros individuos; la colectividad es un hecho de la existencia en la medida en que se edifica con vivas unidades de relación.

73 27/01/2014introducción a la ética73 La esfera del entre El hecho fundamental de la existencia humana es el hombre con el hombre. (...) [Las raíces del lenguaje] se hallan en que un ser busca a otro ser, como este otro ser concreto, para comunicar con él en una esfera común a los dos pero que sobrepasa el campo propio de cada uno. Esta esfera (...) la denomino la esfera del entre. Constituye una protocategoría de la realidad humana... Martin Buber, ¿Qué es el hombre?, FCE, México 1981, p Primera edición en hebreo: 1942.

74 Responsabilidad y proximidad del otro Hay que notar, con Zygmunt Bauman, que la responsabilidad, ese componente básico de todo comportamiento moral, surge de la proximidad del otro. Proximidad significa responsabilidad y responsabilidad es proximidad. (...) La alternativa a la proximidad es la distancia social. El atributo moral de la proximidad es la responsabilidad. El atributo moral de la distancia social es la carencia de relación moral o heterofobia.

75 Contra la separación social y la heterofobia La responsabilidad --sigue Bauman--queda silenciada cuando se erosiona la proximidad. Con el tiempo, se la puede sustituir por el resentimiento una vez que se ha transformado al prójimo en otro. El proceso de transformación es la separación social. Esa separación fue la que hizo posible que miles de personas asesinaran {en el Holocausto} y que millones observaran el asesinato sin protestar. El logro tecnológico y burocrático de la sociedad racional y moderna fue el que hizo posible esta separación. Zygmunt Bauman: Modernidad y Holocausto. Eds. Sequitur 1997, p (El original inglés es de 1989.)

76 Vale decir: la relación inmediata con autrui, con el prójimo/ próximo humano, es de responsabilidad, y por tanto la moralidad está inserta, de esta forma existencial, en la estructura misma de la subjetividad. Emmanuel Levinas: Es extremadamente importante saber si la sociedad, en el sentido corriente del término, es el resultado de una limitación del principio que dice que el hombre es un lobo para el hombre, o si, por el contrario, resulta de la limitación del principio según el cual el hombre es para el hombre.

77 Lo social, con sus instituciones, sus formas universales, sus leyes, ¿proviene de que se han limitado las consecuencias de la guerra entre los hombres, o de que se ha limitado lo infinito que se abre en el seno de la relación ética de hombre a hombre? Emmanuel Lévinas, Ética e infinito, Antonio Machado Libros (col. La Balsa de la Medusa), Madrid 2000, p. 69. La respuesta de Lévinas es el segundo término de la disyunción.

78 Lo que crea distancia erosiona la moralidad Pero si la responsabilidad está en función de la proximidad, si hay que poder ver el rostro del otro para estar en esa relación de responsabilidad, entonces todo lo que crea distancia diluye la responsabilidad, y con ello erosiona la moralidad. Si todo esto es correcto, las implicaciones para nuestra propia sociedad son devastadoras. Pues en ella obran poderosísimas tendencias que no hacen sino aumentar la separación, la distancia social: tendencias que invisibilizan el rostro del otro.

79 Así, por no mencionar sino algunas de las más importantes, la división técnica y funcional del trabajo, la globalización económica, el auge de las telecomunicaciones y la invasión de realidad virtual. Las inhibiciones morales no funcionan a distancia. Están inextricablemente vinculadas a la proximidad humana. Por el contrario, cometer actos inmorales se hace más fácil con cada centímetro de distancia social. Bauman: Modernidad y Holocausto, op. cit., p. 250.

80 Facilitar la inclusión, crear proximidad Si Lévinas y Bauman tienen razón, entonces el desarrollo de la sociedad industrial moderna conduce a una erosión constante de la moralidad básica del ser humano. Y la tarea moral –vista con perspectiva social consiste por tanto en facilitar los movimientos de inclusión (dentro de la comunidad moral) y crear proximidad. No sólo por imperativas razones ecológicas que conocemos bien, sino para remendar y zurcir el desgarrado tejido moral dentro del que vivimos.

81 27/01/2014introducción a la ética81 El triángulo ético de Ricoeur Paul Ricoeur resume la tarea de la ética en un triángulo con tres vértices: (a) aspiración a la vida buena, (b) junto con los otros, (c) en el marco de instituciones justas. Llamamos intencionalidad ética a la intencionalidad de la vida buena con y para otro en instituciones justas. Paul Ricoeur, Sí mismo como otro, Siglo XXI, Madrid 1996, p Cf. también Juan Masiá, El animal vulnerable, Universidad Pontificia de Comillas, Madrid 1997, p. 222 y ss.

82 27/01/2014introducción a la ética82 Ricoeur establece una analogía con los pronombres personales: (a) el yo que aspira a la vida buena (b) en diálogo con un tú (c) en el contexto de la tercera persona, un él, que incluye la referencia al otro de la anonimidad impersonal y de lo institucional, en cuyo marco discurre la acción humana. La libertad desde el polo del yo es el punto de partida para la ética. La ética empieza cuando, junto al yo, aparece un tú con el que dialogar; cuando reconozco en el otro a otro yo, que también quiere realizar su libertad; cuando digo yo quiero que tu libertad sea. El rostro del otro, como diría Levinas, me requiere. Masiá, op. cit., p. 223.

83 27/01/2014introducción a la ética83 Ricoeur, con Levinas: El reconocimiento del rostro del otro constituye un verdadero punto de partida, un comienzo enteramente original en la vía ética. Toda la ética nace entonces de repetir esta tarea: hacer que la libertad del otro advenga como semejante a la mía. El otro es mi semejante. Semejante en la alteridad, otro en la similitud. Paul Ricoeur, Educación y política, Docencia, Buenos Aires 1986, p. 76.

84 27/01/2014introducción a la ética84 En cuanto al él/ ella/ ello (tercer polo)... El proyecto de libertad de cada uno surge en medio de una situación que ya está éticamente marcada: ya han tenido lugar elecciones, preferencias y valoraciones que han cristalizado en valores que cada uno encuentra al despertar a la vida consciente. Toda nueva praxis se inserta en una praxis colectiva marcada por las sedimentaciones de obras anteriores depositadas por la acción de nuestros predecesores. Paul Ricoeur, Educación y política, Docencia, Buenos Aires 1986, p. 77.

85 27/01/2014introducción a la ética85 Condenados a ser libres Estoy convencido de que la moral y la cultura cancelan la necesidad (por mucho que el propósito patente de la cultura tienda a ser la obtención de necesidad a partir de la contingencia, de determinación a partir del azar). Y estoy convencido de que la libertad es la condición natural de la humanidad (por mucho que gran parte de la historia humana se haya dedicado a utilizar la libertad para impedir las elecciones libres). (...) La libertad es el mayor de los valores humanos, pero en primer lugar y por encima de todo es un destino. Bauman en Zygmunt Bauman y Keith Tester, La ambivalencia de la modernidad y otras conversaciones, Paidos, Barcelona 2002, p. 74.

86 27/01/2014introducción a la ética86 Heteronomía y autonomía Heteronomía, la ley que me viene de otro o de fuera (por ejemplo la moralidad tradicional de mi grupo social); autonomía, la ley que me doy a mí mismo. La independencia y el aislamiento absolutos, además de ser una utopía, nos deshumanizarían. Lo malo no es depender de algún poder, sino estar atados a poderes que nos esclavizan en vez de conectar la propia libertad con fuerzas que nos liberen, nos dejen ser y nos hagan ser. En este último contexto es posible decir a alguien, dentro de una relación de amor, toma y recibe tú toda mi libertad, sin que eso signifique perdida de libertad, sino aumento de ella. Juan Masiá, El animal vulnerable, Universidad Pontificia de Comillas, Madrid 1997, p. 229.

87 27/01/2014introducción a la ética87 Metanomía En el sentido de más allá de toda ley y ley que me viene desde más allá: una moral más allá de la autonomía y la heteronomía. Es la moral de una solidaridad universal entre las personas autónomas que se abren, a través de la comunicación, a la universalización de los valores y la relativización de las normas culturalmente condicionadas. Se pasa así de la moral aprendida a la moral apropiada y de ésta a la moral dialogada. Juan Masiá, El animal vulnerable, Universidad Pontificia de Comillas, Madrid 1997, p. 230; cf. p

88 27/01/2014introducción a la ética88 ¿Hacia una moralidad universal? La historia parece mostrar un ascenso lento y contradictorio desde la moralidad tribal hacia una moralidad (tendencialmente) universal. Aún estamos en ello, y sin garantías de éxito. Los retrocesos locales son importantes.

89 27/01/2014introducción a la ética89 ¿Menos elecciones morales? Robert McCrumb, en un ensayo en The Observer, observa que los libros ambientados en el pasado tienen tanto éxito porque el gran elemento del drama humano es la elección moral; y ahora vivimos en una época --opina-- donde se plantean muchas menos elecciones morales. ¿Les parece una observación atinada?

90 27/01/2014introducción a la ética90 Si todo está conectado con todo... a causa de las leyes de la ecología, y la configuración sistémica de la realidad; a causa de la potencia de la tecnociencia moderna (o posmoderna, como preferirán algunos); y a causa de la globalización socioeconómica... Entonces la vida moral del individuo se vuelve mucho más exigente y compleja que en épocas pasadas.

91 27/01/2014introducción a la ética91 Pues cada una de las decisiones que tomamos resulta tener impacto sobre la vida y el bienestar de los otros, próximos o lejanos. (Incluso las decisiones que antes parecían moralmente neutras, como las que atañen al tipo de dieta que comemos o la clase de energía con que calentamos la casa.)

92 27/01/2014introducción a la ética92 Sentimientos de sobrecarga moral De ahí que no resulten infrecuentes los sentimientos de sobrecarga moral. Por otra parte, la potencia y autonomía de creaciones sociales como la tecnociencia, las grandes empresas transnacionales o los aparatos del estado inducen a menudo sensaciones de impotencia y desaliento en la gente.

93 27/01/2014introducción a la ética93 Nunca, en ninguna época anterior, hubo tal nivel de enajenación en las gentes; y al mismo tiempo la vida social y las jugarretas de los diversos poderes se desarrollan como a la vista de todos, con un curioso nivel de transparencia cínica. Envilecimiento colectivo, race to the bottom

94 27/01/2014introducción a la ética94 La necesidad del esfuerzo Pronto se cansa el hombre, la vida no se cansa./ Pronto se cansa el ojo, la luz no se cansa. Harry Martinson, Entre luz y oscuridad (antología a cargo de Paco Uriz); Nórdica, Madrid 2009, p Casi siempre, el mal entra en el mundo por la puerta de la comodidad. Esa pereza culpable a la hora de cumplir con nuestras responsabilidades......incluyendo el deber cognitivo de revisar nuestras creencias y desechar las que resulten falsas.

95 27/01/2014introducción a la ética95 El mensaje de las tragedias griegas: ser capaces de vivir sin absolutos Se dice que nuestra civilización se basa en la Biblia, en Homero y en las tragedias griegas. En mi opinión, la Biblia es un libro peligroso porque en general se presta a interpretaciones (...) que otorgan unas garantías a la vida que la propia vida jamás podría ofrecer. En las tragedias griegas, igual que en las obras de Homero, la vida aparece tal como es en realidad, los hombres actúan como somos nosotros, exactamente igual que cuando maltratamos a nuestras mujeres, engañamos al tendero, planeamos sociedades perfectas, nos presentamos como candidatos para un puesto político o escribimos poemas:...

96 27/01/2014introducción a la ética96...sólo que sus figuras aparecen proyectadas contra el vacío y el esplendor del cielo y, de esta manera, parecen más nobles. Quitadles el ropaje y las palabras grandilocuentes y veréis que se trata del mismo orgullo, y que el mismo destino funesto que ronda a Orestes acecha a cualquier ama de casa, a cualquier contable o a cualquier vendedor de automóviles. ¡Cuánto mejores y más dichosos seríamos si todos supiésemos esto! Kenneth Rexroth, Desconexión, Pepitas de Calabaza, Logroño 2009, p. 29.

97 27/01/2014introducción a la ética97 Y Rexroth lo repite en otro lugar: Entre los seres humanos no hay una necesidad absoluta. Darse cuenta de ello es lo que hace que Homero y los trágicos griegos sean mucho más acertados que la Biblia (...). El amor no dura siempre, los amigos se traicionan los unos a los otros, la belleza se marchita, los poderosos resbalan en la sangre y sus ciudades arden. Los valores fundamentales son el amor, la amistad, el valor, la magnanimidad y la gentileza, pero proporcionan un fundamento limitado, y dura poco tiempo, pues depende de la inestabilidad del ser humano y de los caprichos de la naturaleza (...).

98 27/01/2014introducción a la ética98 Cualquier obra de arte que tenga reservado un final feliz en el infinito es, en ese aspecto, engañosa. Creo que es esa búsqueda de lo absoluto, el faustianismo spengleriano, lo que vicia la mayor parte del arte occidental. Nos avergüenzan las alabanzas de Goethe al eterno femenino como conclusión de su penoso drama. (...) Creo que la más completa realización del ser proviene de la aceptación de sus límites de contingencia. Es más difícil, pero más noble, amar a tu mujer como a otro ser humano tan efímero como tú mismo, que mantener conversaciones imaginarias con un imaginario Absoluto. Kenneth Rexroth, Desconexión, Pepitas de Calabaza, Logroño 2009, p. 229.

99 27/01/2014introducción a la ética99 Pero en realidad viene de más atrás Gilgamesh fue rey de Uruk en el tercer milenio antes de nuestra era; uno de los más antiguos monarcas de la antigua Sumeria, semidivinizado tras su muerte. Doce tablas de arcilla en la biblioteca de Asurbanipal contenían el texto de la epopeya Poema de Gilgamesh, redactado hace más de cuatro mil años.

100 27/01/2014introducción a la ética100 La hybris de Gilgamesh Gilgamesh es un héroe semidivino, con bastantes rasgos problemáticos. Al comienzo del poema se le presenta como un tirano brutal que ignoró los derechos humanos y que, gracias a su rango y fuerza, buscó relevancia mediante un poder desenfrenado, tiranizando a los hombres y poseyendo a las vírgenes antes del matrimonio. Gerald A. Laue, ´La ética en la Antigüedad, en Peter Singer (coord.), Compendio de ética, Alianza, Madrid 1995, p. 65. Enkidu logra modificar la conducta antisocial de Gilgamesh; pero éste no cuestiona en el fondo la validez de una ética basada en la dominación del fuerte y la voluntad de poder, y decide derrotar a la misma muerte.

101 27/01/2014introducción a la ética101 La alternativa de Siduri Gilgamesh se detiene a descansar en una taberna, cuya camarera -- Siduri, la tabernera, vive cerca del mar profundo-- le señala lo insensato de su búsqueda y le sugiere un sistema de valores diferente: ¡Oh Gilgamésh! ¿Por qué vagas de un lado a otro?/ No alcanzarás la vida inmortal que persigues./ Cuando los dioses crearon a los hombres/ decretaron que estaban destinados a morir/ y han conservado la inmortalidad en sus manos./ Así que, Gilgamesh, llénate la panza./ Sé feliz día y noche./ Que cada noche sea una fiesta para ti./ Entrégate al placer día y noche./ Ponte vestiduras bordadas,/ lávate la cabeza y báñate,/ regocíjate contemplando a tu hijito que se agarra a ti,/ alégrate cuando tu esposa te abrace... Poema de Gilgamesh, colección Biblioteca personal de Jorge Luis Borges, Orbis, Barcelona 1987, p. 69. Gilgamesh, poseído de hybris --como dirían más tarde los griegos--, no hace caso...

102 Dominar el mundo o salvar el planeta La traducción francesa --publicada en de un libro de Noam Chomsky se titulaba Dominar el mundo o salvar el planeta. Aunque nos deje un regusto de insatisfacción el carácter un poco perentorio de esta disyunción excluyente, creo que la simplificación no es excesiva.

103 27/01/2014introducción a la ética103 Dos actitudes básicas Voluntad de dominio + ilusión de control (e incluso de omnipotencia), versus reconocimiento del otro + aceptación de límites

104 27/01/2014introducción a la ética104 Abrirnos a la alteridad Apertura a la alteridad, en profundidad (no hace falta ir picoteando de flor en flor). Sumergirnos en una sola cultura diferente a la nuestra nos abre a la alteridad cultural. Convivir con una sola mujer/ hombre nos abre a la alteridad de lo femenino/ masculino...

105 27/01/2014introducción a la ética105 Asumir de verdad la finitud humana ¿Y si consiguiéramos asumir realmente que somos mortales, y en consecuencia nos diésemos cuenta de que, puesto que somos mortales, cada minuto de nuestra vida es sagrado, y cada alegría de nuestra vida es absoluta? ¿Y si, a través de la aceptación, no ya sólo del sufrimiento sino de la finitud, consiguiésemos de pronto descubrir que posiblemente es así, que cada taza de café que tomamos compartida es un milagro? El valor de la memoria y las palabras minúsculas –Conversación con Félix Grande, en El valor de la palabra 6 (revista anual de pensamiento), Fundación Fernando Buesa, Vitoria 2008, p. 290.

106 27/01/2014introducción a la ética106 Afirmar la vida La primera parte de mi vida [hasta 1936] está dominada, diríamos, arbitrariamente, por algo que suele llamarse felicidad: es decir, una vida en la que las circunstancias exteriores no son nunca dramáticas sino favorables para el cumplimiento cómodo de mi vocación literaria. La segunda parte, por el contrario, es extremadamente dolorosa, difícil y dura, lo cual no quiere decir que dejara de ser feliz, pues la felicidad no radica en que la vida sea fácil o difícil, alegre o dolorosa, sino en ambas cosas juntas: en la afirmación de la vida misma. José Bergamín citado por Andrés Trapiello en su introducción a la antología Claro y difícil, Fundación Banco Santander, Madrid 2008, p. xii.

107 27/01/2014introducción a la ética107 ¿Espera la vida algo de nosotros? ¿Qué contestamos a quien se lamenta: Ya no espero nada de la vida? El psiquiatra y superviviente de Auschwitz Viktor Frankl pensaba que tenemos que aprender por nosotros mismos y, después, enseñar a los desesperados que en realidad no importa que no esperemos nada de la vida, sino si la vida espera algo de nosotros. Vale la pena seguirle en su razonamiento de psicoterapeuta existencial.

108 27/01/2014introducción a la ética108 Atentos a las interpelaciones de la vida Tenemos que dejar de hacernos preguntas sobre el significado de la vida y, en vez de ello, pensar en nosotros como en seres a quienes la vida les inquiriera continua e incesantemente. Nuestra contestación tiene que estar hecha no de palabras ni tampoco de meditación, sino de una conducta y una actuación rectas. En última instancia, vivir significa asumir la responsabilidad de encontrar la respuesta correcta a los problemas que ello plantea y cumplir las tareas que la vida asigna continuamente a cada individuo. Viktor Frankl, El hombre en busca de sentido, Herder, Barcelona 1979, p. 79. (La edición original del libro es de 1946).

109 27/01/2014introducción a la ética109 Seres incomparables, situaciones únicas Dichas tareas y, consecuentemente, el significado de la vida, difieren de un hombre a otro, de un momento a otro, de modo que resulta completamente imposible definir el significado de la vida en términos generales. (...) Vida no significa algo vago, sino algo muy real y concreto, que configura el destino de cada ser humano, distinto y único en cada caso. Ningún ser humano ni ningún destino pueden compararse a otro ser humano u otro destino. Ninguna situación se repite y cada una exige una respuesta distinta. (...) Cada situación se diferencia por su unicidad y en todo momento no hay más que una única respuesta correcta al problema que la situación plantea. Frankl, op. cit., p. 79.

110 27/01/2014introducción a la ética110 Responsabilidad tiene que ver con respuesta En última instancia, el ser humano no debería inquirir cuál es el sentido de la vida, sino comprender que es a él a quien se inquiere. En una palabra, a cada ser humano se le pregunta por la vida y únicamente puede responder a la vida respondiendo por su propia vida; sólo siendo responsable puede contestar a la vida. Frankl, op. cit., p. 108.

111 Queja generalizada por la falta de ética en nuestros tiempos… Pero solemos verla en los demás, no en nosotros mismos… La paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio. Curiosos fenómenos. P. ej. el proyecto Ecobarómetro en Madrid (que realizó en 2005 un equipo de la UAM). A pesar de reconocer la gravedad de los problemas ecológicos y ambientales, y sentir cierta obligación moral de actuar, las personas opinan que esta actuación proambiental no es fácil y perciben que los demás actúan menos proambientalmente que uno mismo/a.

112 Terry Eagleton sobre las consecuencias En ciertas situaciones hay que hacer lo que hay que hacer, sean cuales sean las consecuencias. Teniendo en cuenta que se trata de un principio extremadamente raro en la vida política, deberíamos saludarlo efusivamente, aunque sólo fuera por su carácter novedoso.

113 Hay que concentrarse frente a las fábricas que explotan vilmente a los obreros por mucho que no exista posibilidad alguna de cerrarlas, y hay que propugnar el fin del apartheid en el editorial de la revista del partido, aunque sepas que sólo lo leen doscientas personas. Las consecuencias son importantes, pero no lo son todo: nadie dejaría de atender a un herido en un terremoto porque pensara que en diez minutos el edificio entero se iba a derrumbar llevándose todo por delante. Terry Eagleton, El portero, Debate, Madrid 2004, p. 100.

114 Excurso: la importancia de la narración La base de la formación moral y cultural siempre ha sido el relato. El relato es una representación a escala de la vida. Proporciona perspectiva para contemplar los procesos de nuestra propia vida y comprenderlos, incluso sentirlos, mediante su representación a través de personajes. Sergio Barrajón, Violencia audiovisual, en Rafael González Más (coord.): Violencia humana, RD editores 2006, p. 213 Esa capacidad de representarnos acciones e historias en la realidad virtual de nuestra imaginación es probablemente una diferencia importante entre los seres humanos y los demás animales.

115 Violencia televisiva: La narración ordena cogniciones y emociones; transmite valores; proporciona sentido, en definitiva. Por eso la integridad del relato es algo sagrado en todas las culturas, señala Sergio Barrajón. Pero la televisión ha acabado con eso. Si el relato no interesa, se cambia de canal. Y lo que es más grave aún, se puede acceder al relato cuando éste ya ha empezado. No hay una comunión con el resto de espectadores... (p. 214).

116 ...la ruptura de la narración Cabe pensar que esta es la verdadera violencia de la televisión (y no la representación de acciones violentas, por ejemplo): romper la narración (de la que se puede pensar, recordemos, que es la piedra angular de nuestra formación moral y cultural). Cada vez más dificultades para seguir el hilo; mantener la atención; concentrarnos en las secuencias; captar el sentido del discurso completo...

117 La violencia del zapping La verdadera violencia televisiva no está en sus contenidos, sino en el propio medio, concretamente en lo que se presenta como su opción más democrática: el zapping. Sergio Barrajón, Violencia audiovisual, en Rafael González Más (coord.): Violencia humana, RD editores 2006, p. 215.

118 Como dice la escritora y periodista mexicana Alma Guillermoprieto… Los editores se han equivocado muchísimo con internet. Algunos piensan que acabará con la necesidad humana de narrativa y eso no puede ser. Nacemos contándonos historias. Nosotros no somos lo que somos, somos la historia que nos contamos de quiénes somos. Y tenemos la necesidad de escuchar lo que dicen los demás. Queremos escuchar el cuento. Babelia, 12 de marzo de 2011

119 27/01/2014introducción a la ética119 Tras el excurso: dos tareas inacabables 1 Vencer nuestro deseo de no saber (Sócrates: una vida sin examen no merece la pena vivirse). Prevalecer así sobre nuestra pereza y nuestro miedo a la libertad (deseo de rehuir responsabilidades). 2 Reconocer al otro y tratarlo con decencia (Levinas: el rostro del otro me requiere).

120 27/01/2014introducción a la ética120 Nuestra base Un humanismo donde se encuentren los pintores de las cavernas magdalenienses, Montaigne y Einstein; incluyendo desde luego a Buda, Lao Zi, el profeta Elías, Sócrates y Cristo; y las parábolas jasídicas, y la tradición oral de los bosquimanos. Pero la tendencia que hoy prevalece en la cultura contemporánea --la que suma energía nuclear y Disneylandia, digámoslo así por abreviar-- desde luego no va por ahí...

121 27/01/2014introducción a la ética121 Humanismo de Gea y de Anteo Humanismo terrestre, terrícola, de la Tierra, de Gea y de Anteo; frente a la huida trampa adelante (como reza el título de la obra de Agustín Moreto, el dramaturgo español del XVII) hacia el ciberespacio y el espacio exterior... (Espacio interior/ territorio próximo/ biosfera...)

122 27/01/2014introducción a la ética122 La autorrealización no puede alcanzarse persiguiéndola directamente Al declarar que el ser humano es una criatura responsable y que debe aprehender el sentido potencial de su vida, quiero subrayar que el verdadero sentido de la vida debe encontrarse en el mundo y no dentro del ser humano o de su propia psique, como si se tratase de un sistema cerrado. Por idéntica razón, la verdadera meta de la existencia humana no puede hallarse en lo que se denomina autorrealización. Ésta no puede ser en sí misma una meta por la simple razón de que cuanto más se esfuerce el ser humano por conseguirla más se le escapa. (...) La autorrealización no puede alcanzarse cuando se considera un fin en sí misma, sino cuando se la toma como efecto secundario de la propia trascendencia. Frankl, op. cit., p Estados que son esencialmente subproductos (la felicidad); metas que no pueden alcanzarse persiguiéndolas directamente (la autorrealización)...

123 27/01/2014introducción a la ética123 Un poema de Harry Martinson: VIVIR DE VERDAD Vivir de verdad es atreverte a elegir tus propias opiniones/ más que permitir que te obliguen a elegir tu realidad./ Te aconsejo que vomites por la boca la realidad que odias./ Sueña de buena gana y de preferencia lo que no quiere la época./ Sé anticuado hacia delante y hacia atrás./ El tiempo venidero será violado y cargado de todas las cadenas imaginables/ sobre todo las de la utilidad y las del insípido bienestar/ con su acolchada seguridad, de tan poco valor para el espíritu,/ y su cochecito de juguete para todos. Harry Martinson, Entre luz y oscuridad, Nórdica, Madrid 2009, p. 257.

124 27/01/2014introducción a la ética124 Paco Fernández Buey: no seamos juguetones pingos almidonados Uno tiene la impresión de estar asistiendo a discusiones de laboratorio sobre la teoría de la justicia, el concepto de equidad o el valor de la democracia; discusiones en las que el mal social realmente existente sólo aparece, a lo sumo, como ejemplo de argumentaciones tan frías como distantes de los problemas de las gentes.

125 27/01/2014introducción a la ética125 El corte que, también en filosofía moral, se introduce entre lo positivo y lo normativo resulta ya tan excesivo que la ética corre el riesgo de convertirse en juguete de moda para pingos almidonados del final de siglo. A mí, que me apasiona la historia del pensamiento político, acaba aburriéndome una gran parte de la filosofía moral y política contemporánea precisamente por eso, porque es sólo formalista, ahistórica, casi sin vínculo con las tragedias que está viviendo el hombre de la calle. Francisco Fernández Buey en Francesc Arroyo (ed.), La funesta manía. Conversaciones con 14 pensadores españoles, Crítica, Barcelona 1993, p. 79.

126 Ética y estética Para un esteticismo no rechazable: No despreciéis el poder de la fealdad, porque es la puerta de la estupidez, y ésta a su vez lo es de la maldad (Rafael Sánchez Ferlosio). La estupidez aludida no tiene que ver nada, claro está y como les gustaría a los cínicos de todo pelaje, con la buena fe, el candor o el analfabetismo. Antonio Martínez Sarrión, Escaramuzas (dietarios ), Alfaguara, Madrid 2011, p. 61

127 27/01/2014introducción a la ética127 Actitudes morales: la charca del mundo Gustavo Martín Garzo: Un amante de los anfibios ha conseguido convencer a las autoridades de su municipio para que construyan unas pequeñas rampas que permitan a las ranas salvar los bordillos de las calles para acudir a la charca donde deben aparearse (...). Si una noticia así resulta conmovedora es porque no parece propia del mundo feroz y desnaturalizado en que vivimos.

128 27/01/2014introducción a la ética128 Y, sin embargo, basta con mirar con un poco de atención a nuestro alrededor para darse cuenta de hasta qué punto ese mismo mundo no sería posible sin tantos que se ocupan en allanar las dificultades, tender los puentes salvadores, preparar las palabras y los filtros que alimentan los sueños.

129 27/01/2014introducción a la ética129 Los guardianes discretos de nuestra felicidad La madre que viste a su recién nacido, el jardinero que corta la hierba, el conductor que detiene su autobús ante la viejecita de turno, el futbolista que entrega dichoso el balón a su compañero en el área para que remate la jugada, forman parte de esa legión silenciosa de los que disponen rampas amorosas que devuelven a la vida su deseable continuidad. Son ellos los guardianes discretos de nuestra felicidad en la charca del mundo. Gustavo Martín Garzo, El cuarto de al lado, Lumen, Barcelona 2007, p. 140.

130 27/01/2014introducción a la ética130 Aquí hemos venido a reconstruirnos... Aquí no hemos venido a pasar el rato: aquí hemos venido a reconstruirnos. Un poema de Jesús Munárriz, EL CARRO: Los que tiran del carro/ -larga recua/ los que guían el carro/ -como pueden/ los que trepan al carro/ -tontos listos/ los que van tras el carro/ -no lo alcanzan/ los que miran el carro/ -con envidia/ los que son de otro carro// y los que van a pie, campo a través. Algo de mí (antología), Caza de Libros, Colombia 2009, p. 46.

131 27/01/2014introducción a la ética131 ¿Qué es pensar? Castoriadis contra Platón Pensar no es salir de la caverna, ni reemplazar la incertidumbre de las sombras por los contornos bien definidos de las cosas mismas, el fulgor vacilante de una llama por la luz del verdadero sol. Es entrar en el Laberinto, más exactamente: hacer ser y aparecer un laberinto. Cornelius Castoriadis, Lo que hace a Grecia --I. De Homero a Heráclito (seminarios ), FCE, Buenos Aires 2006, p. 41.

132 27/01/2014introducción a la ética132 Volviendo a la esfera del entre: el único orden... El único orden de la naturaleza/ es la relación armónica/ de una persona con otra Kenneth Rexroth, ELLOS DICEN QUE ESTO NO ES UN POEMA, en la antología La señal de todas las cosas, Editorial Universitaria, Santiago de Chile 2004, p. 75.


Descargar ppt "Introducción a la ética Jorge Riechmann. 27/01/2014introducción a la ética2 La filosofía práctica nunca pierde vigencia Seguimos dando vueltas a muchas."

Presentaciones similares


Anuncios Google