La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

7 habilidades de Filosofía para Niños Dra. María Teresa de la Garza.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "7 habilidades de Filosofía para Niños Dra. María Teresa de la Garza."— Transcripción de la presentación:

1 7 habilidades de Filosofía para Niños Dra. María Teresa de la Garza

2 ¿Qué podemos saber?, ¿qué debemos hacer?, ¿qué nos es lícito esperar?, en resumen es la pregunta fundamental, ¿qué es el ser humano? Los niños se hacen a menudo estas preguntas, aunque tal vez no con la claridad del filósofo, pero sí con la intensidad vital de todo ser humano.

3 Hemos elegido siete de las numerosas habilidades que se desarrollan en la comunidad de investigación filosófica en el aula, aunque es difícil separarlas porque todas se potencian y se apoyan mutuamente en una red, que conforma el pensamiento de alto nivel y que permite la elaboración de buenos juicios

4 1. Hacer preguntas Para los niños, el mundo que les rodea les provoca asombro y admiración, al tiempo que sorpresa y perplejidad y les empuja a indagar en busca de respuestas a sus interrogantes. Son posiblemente los niños quienes muestran con mayor intensidad tanto el asombro como la curiosidad, y agotan a los adultos con preguntas constantes a las que estos, con demasiada frecuencia, no saben, no pueden o no quieren responder.

5 Una vez tras otra, aparecerán en el diálogo filosófico preguntas como éstas: ¿Qué te hace decir eso? ¿Cómo lo sabes? ¿Qué estás dando por supuesto? ¿Puedes ofrecemos una prueba de lo que estás diciendo? ¿Qué quieres expresar con eso? ¿En qué sentido lo dices? ¿Qué conclusión debemos sacar de lo que expones? ¿En qué hechos se basa tu opinión? ¿Qué autoridad puedes citar en apoyo de tu punto de vista? ¿Por qué consideras que esa persona es una autoridad en ese tema? ¿Qué relación guarda lo que estás diciendo con lo que dijiste o dijo otra persona? ¿Es coherente lo que ahora dices con lo que afirmaste anteriormente? ¿Qué se sigue de lo que has dicho?

6 2. ESCUCHAR CON RESPETO La actividad filosófica requiere una clara apertura mental que significa entre otras cosas la capacidad de escuchar respetuosamente lo que los interlocutores plantean en el proceso de discusión y aclaración de las ideas, siendo capaces, por tanto, de ponernos en su punto de vista y entenderlo, lo que no implica claro está que tengamos que aceptarlo. Es decir, lo que habitualmente se llama tolerancia y empatía, así como cordialidad y comprensión, y también la disposición a cambiar la propia posición si se deriva de la argumentación en la que nos hemos implicado.

7 3. REFLEXIONAR ANTES DE HABLAR La mejor manera de aprender a pensar consiste en realizar una actividad que podemos llamar metacognitiva: si queremos que nuestros niños y jóvenes piensen más y mejor, invitémosles a pensar en su propio pensamiento. Esto es, provoquemos en ellos una actitud reflexiva que les lleve a poner la atención en sus propios procesos mentales, en concreto en los procesos relacionados con el razonamiento y la argumentación, y también con la propia vida afectiva.

8 Si recordamos la aportación decisiva de Sócrates, el diálogo filosófico no sólo es el recurso fundamental para la reflexión filosófica, sino que podemos incluso identificarlo directamente con la filosofía en sí misma concebida sobre todo como una actividad. Se trata, por tanto, de aprovechar la sólida tradición que la filosofía tiene en su estudio del arte de pensar bien.

9 4. PENSAR CON OTROS. No es lo mismo pensar por uno mismo que pensar solo. El pensamiento es por naturaleza dialógico Hay algo especialmente valioso en incluir el diálogo filosófico en nuestra vida cotidiana: constituye una experiencia altamente gratificante que aporta indudable frescura a la relación familiar

10 5. ESTAR ABIERTO A NUEVAS IDEAS Una característica de los niños es precisamente estar abiertos a nuevas ideas. Lo contrario equivale a creer que se tienen todas las respuestas, que no hay nuevo por conocer. Sócrates asombraba a sus contemporáneos aceptando lo que le había dicho el oráculo de Delfos, que era el hombre más sabio porque precisamente reconocía su ignorancia, que no sabía todo y que, por tanto, tenía que seguir investigando. Pero esta actitud abierta a la investigación tan característica de los niños, puede perderse fácilmente si los adultos no reconocemos esa apertura al conocimiento ese asombro que impulsa a plantearse nuevas preguntas y a escuchar diferentes perspectivas.

11 Cabe recordar que los grandes innovadores, creadores en el ámbito de la ciencia, el arte, la filosofía han presentado esa habilidad de escuchar y analizar perspectivas nuevas que se les presentan. También hay un componente moral en esta apertura, la consideración del otro como fuente de conocimiento que nos impulsa a revisar nuestras ideas.

12 6. Imaginar nuevas alternativas Los niños y jóvenes que son capaces de buscar nuevas soluciones a los problemas que se presentan no se desalentarán frente a un problema que parece un callejón sin salida, saben que cuentan con el poder de generar alternativas inéditas y se dan a la tarea con entusiasmo. Buscar alternativas es una de las características principales del pensamiento creativo.

13 7. Dar y pedir razones Los seres humanos actuamos movidos por razones, por eso los niños siempre preguntan ¿por qué? Están pidiendo razones para hacer lo que les decimos o para comprender lo que ven en el mundo. Si les pedimos razones para lo que piensan o hacen estimulamos su capacidad de fundamentar el pensamiento propio.

14 Las razones son criterios que usamos para apoyar una postura o una teoría y los criterios son el corazón del pensamiento crítico. Este se basa en criterios. Lo que lo hace defendible y convincente. Es estructurado y fundamentado y es la base de la ciencia y la filosofía.


Descargar ppt "7 habilidades de Filosofía para Niños Dra. María Teresa de la Garza."

Presentaciones similares


Anuncios Google