La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

Los síndromes paraneoplásicos son manifestaciones a distancia de un tumor que no se deben a invasión ni a metástasis tumorales. Pueden presentarse antes,

Presentaciones similares


Presentación del tema: "Los síndromes paraneoplásicos son manifestaciones a distancia de un tumor que no se deben a invasión ni a metástasis tumorales. Pueden presentarse antes,"— Transcripción de la presentación:

1

2

3 Los síndromes paraneoplásicos son manifestaciones a distancia de un tumor que no se deben a invasión ni a metástasis tumorales. Pueden presentarse antes, después o simultáneamente al diagnóstico del tumor y siguen un curso paralelo al mismo. Entre un 7%-15% de los tumores desarrollan un síndrome paraneoplásico 3 y que un 1% de los tumores presentan como primera manifestación una lesión cutánea. De modo que al diagnosticar una de estas enfermedades cutáneas está indicada la búsqueda del tumor oculto, en algunos casos con un estudio dirigido, como en la acantosis nigricans, hacia el tracto gastrointestinal o en la osteoartropatía hipertrófica hacia el pulmón

4 La definición clásica deriva de los criterios que Curth postuló en 1976 para establecer la asociación entre la dermatosis y el tumor: a) ambas enfermedades se desarrollan aproximadamente a la vez. b) siguen un curso paralelo. c) en algunos casos la dermatosis no sigue el mismo curso que el tumor porque la dermatosis y el tumor son parte de un síndrome genético: Genodermatosis. d) un tipo tumoral específico se asocia a algunas dermatosis. e) la enfermedad cutánea es poco frecuente. f) ambas enfermedades se presentan en asociación significativa.

5 ETIOLOGÍA La etiología es desconocida en la mayoría de los casos, aunque existen varias teorías sobre cómo pueden actuar los tumores para causar este tipo de manifestaciones. Se cree que en algunos casos las manifestaciones cutáneas presentan su origen en la producción de sustancias por parte del tumor que pueden ser hormonas, como en el glucagonoma, citocinas o factores de crecimiento. Dentro de la teorías inmunológicas se citan interacciones antígeno anticuerpo por anticuerpos que se forman contra determinantes tumorales y que reaccionan de forma cruzada con antígenos epiteliales o respuestas aberrantes del huésped frente a determinados tumores que causen autoanticuerpos.

6 DERMATOSIS PARANEOPLÁSICAS Acantosis nigricans Placas hiperpigmentadas de coloración gris marronácea, pruriginosas y aterciopeladas que aparecen de forma simétrica en regiones intertriginosas: axilas, cuello, periné, fosa antecubital, areolas y ombligo. En un 30% de los casos se afecta también la mucosa, principalmente a nivel labial y bucal. También puede asociar hiperqueratosis en palmas, codos y rodillas.

7 Un 90% de los casos de acantosis nigricans paraneoplásicos se asocian a adenocarcinomas abdominales, siendo el 60% de éstos de localización gástrica. También se asocian a adenocarcinomas de pulmón y mama. Clínicamente los casos paraneoplásicos se presentan igual que los casos benignos, pero se caracterizan por aparecer a partir de los 40 años, de forma súbita, ser más extensos y graves, y afectar a las mucosas.

8 En el 17% de los pacientes aparecen antes de que se diagnostique el tumor, en el 61% simultáneamente y en el 22% restante después y generalmente en relación con metástasis. En su patogenia se han implicado los factores de crecimiento; el factor de crecimiento parecido a la insulina en los casos asociados a hiperinsulinismo y un factor de crecimiento tumoral alfa en las acantosis nigricans paraneoplásicas. Es característico que con el tratamiento del tumor no suelen mejorar las lesiones cutáneas.

9 Acantosis palmar Son lesiones localizadas en las palmas y cara anterior de los dedos, de aspecto aterciopelado y con aumento de los surcos que se asemejan al intestino bovino, de ahí su nombre de tripe palms. Aparecen en tres cuartas partes de los casos de acantosis nigricans, por lo que se cree que es una manifestación menor de ésta. Se asocia en el 90% de los casos a tumores, siendo los más frecuentes el de pulmón y gástrico.

10 Acroqueratosis paraneoplásica o síndrome de Bazex Fue descrita por primera vez por Bazex en 1965 en un caso de carcinoma de seno piriforme. Placas hiperqueratósicas, eritemato-violáceas y psoriasiformes que aparecen de forma simétrica en regiones acrales: margen dorsal de los dedos, puente nasal y pabellón auricular. Asocia hiperqueratosis palmoplantar y alteraciones ungueales como distrofia, paroniquia e incluso pérdida de las uñas.

11 Acroqueratosis paraneoplásica o síndrome de Bazex Se presenta casi en la totalidad de los casos asociada a tumores, principalmente carcinomas epidermoides de cavidad oral, tracto respiratorio superior y gastrointestinal alto. También se ha descrito en pacientes con adenopatías cervicales neoplásicas con primario oculto. La dermatosis precede al diagnóstico del tumor en meses o años y evoluciona paralelamente a este en cuanto a crecimiento y remisiones, por lo que la escisión tumoral es su tratamiento aunque también responde al etretinato.

12 Signo de Leser-Trélat Aparición brusca de múltiples queratosis seborreicas en tronco o el aumento en número o tamaño de las ya existentes. Aparece en pacientes con edad media de 60 años y se asocia a adenocarcinomas, en el 40% de los casos de localización gástrica, y también a linfomas.

13 Ictiocitosis adquirida Es una erupción seca generalizada o localizada en tronco y miembros, caracterizada por escamas. Los casos adquiridos se presentan generalmente a partir de los 20 años, esto la distingue de la ictiosis vulgar que es hereditaria autosómica dominante y se presenta desde unos meses después del nacimiento. Puede ser secundaria a fármacos y enfermedades benignas o paraneoplásica asociada a linfoma de Hodgkin y otras neoplasias hematológicas. Las manifestaciones paraneoplásicas suelen aparecer en varones. Se diagnostica simultáneamente o posterior al tumor, pero rara vez antes.

14 Prurito Cuando se presenta como cuadro paraneoplásico está asociado a tumores hematológicos como: linfoma de Hodgkin (25%-30% de los pacientes con linfoma de Hodgkin presentan prurito), leucemia linfoide o micosis fungoide. Hay que estudiar los casos de prurito no explicado por otras causas, principalmente en pacientes de edad avanzada.

15 ENFERMEDADES ERITEMATOSAS Eritema gyratum repens El eritema Gyratum repens se caracteriza por presentar lesiones eritematosas, pruriginosas y con descamación. Adoptan forma de anillos concéntricos, que migran por el tronco y la región proximal de los miembros a razón de 1 cm al día. Fue descrito por primera vez en 1952 por Gammel en una paciente con una neoplasia mamaria. Presenta, en la mayoría de los casos, origen paraneoplásico, siendo el tumor más frecuente el de pulmón, seguido por esófago y mama.

16 Eritema necrolítico migratorio Pápulas eritematosas y pruriginosas que se agrupan formando placas en cara y periné. En su evolución presentan vesículas y ampollas flácidas en la región central que acaban erosionándose y dan lugar a costras. Asocia también glositis, estomatitis angular y síntomas sistémicos: pérdida de peso, anemia, diabetes mellitus, trombosis. Se relaciona con el tumor pancreático de células alfa productor de glucagón. Suele presentarse cuando el tumor está en fase metastásica, ya que se relaciona con el nivel de glucagón y la masa tumoral.

17 Eritrodermia Consiste en un enrojecimiento cutáneo extenso que puede llegar a ser generalizado. Aunque la mayoría de las veces es secundaria a enfermedades cutáneas benignas hasta en un 4%-21% puede asociarse a tumores, siendo los más frecuentes los hematológicos como en el caso del síndrome de Sézary del linfoma cutáneo de células T.

18 DERMATOSIS NEUTROFÍLICAS Síndrome de Sweet Cuadro sistémico que cursa con fiebre, neutrofilia y lesiones cutáneas descrito por primera vez por Sweet en Los hallazgos cutáneos consisten en la aparición de unas placas nodulares de 1-3 cm de diámetro, eritematosas y dolorosas que se presentan predominantemente en cara y miembros superiores. Puede asociar también artritis, conjuntivitis y epiescleritis.

19 Síndrome de Sweet Se asocia en un 10%-20% de los casos con tumores, siendo factor de riesgo para ello el sexo masculino y la edad avanzada. Lo más frecuente es que se presente junto a leucemias, pero también hay casos descritos de asociación a síndromes mieloproliferativos, linfoproliferativos e incluso carcinomas. Puede presentarse antes o después del diagnóstico del tumor, pero generalmente su diagnóstico es simultáneo o señal de una recidiva.

20 Pioderma gangrenoso El pioderma gangrenoso es una enfermedad cutánea en la que lo primero que aparece es una pápula o pústula dolorosa. Esta evoluciona a un nódulo eritemato-violáceo, que se abre dando lugar a una úlcera de contorno irregular, violáceo, con exudado purulento estéril en una base necrótica.

21 Pioderma gangrenoso El estudio microscópico presenta una vasculitis linfocítica al inicio y un infiltrado neutrofílico en las lesiones antiguas. En un 7% de los casos la lesión cutánea se asocia a tumores, generalmente de tipo hematológico: leucemia mieloide aguda, mielodisplasias, enfermedades mieloproliferativas y paraproteinemias.

22 ENFERMEDADES AMPOLLOSAS Pénfigo paraneoplásico Termino acuñado por Anhalt et al en una revisión en 1990 que se refiere a lesiones mucocutáneas atípicas parecidas al eritema exudativo multiforme, con gran alteración mucosa y con anticuerpos circulantes. Son erupciones papuloescamosas, pruriginosas, de amplia distribución que evolucionan a vesículas y ampollas que finalizan con la erosión. Es frecuente que afecten a las palmas y plantas. En la mucosa oral hay vesículas o erosiones muy dolorosas y en ocasiones hay conjuntivitis erosivas.

23 Se asocia, en la mayor parte de los casos, a neoplasias linfoproliferativas de células B: leucemia linfocítica crónica y linfoma no hodgkiniano. En algunos casos se han asociado otros tumores como leucemia mielocítica crónica, sarcoma y carcinoma epidermoide de pulmón. Además se ha asociado a tumores benignos como el timoma y en el caso de los adolescentes y niños es frecuente la enfermedad de Castelman.

24 ALTERACIONES VASCULARES Tromboflebitis superficial migratoria o síndrome de Trousseau Es una tromboflebitis superficial, migratoria y recurrente descrita por primera vez por Trousseau en Clínicamente se presenta como nódulos eritemato- violáceos, localizados a lo largo del trayecto de una vena superficial. Afecta preferentemente a varones por encima de los 35 años. Se asocia hasta en un 50% a tumores, siendo el más frecuente el adenocarcinoma pancreático. Aunque puede ser signo de debut del tumor en la mitad de los casos, ya existen metástasis cuando se presenta la flebitis.

25 Síndrome carcinoide Hasta un 75% de los pacientes con síndrome carcinoide presentan flushing o enrojecimiento transitorio de la cara y parte superior del tronco de 10 a 30 minutos de duración, asociado a edema facial. Se precipita por determinadas situaciones como el estrés y la ingesta de sustancias como picantes, alimentos calientes, chocolate, alcohol, queso y tomate. Además, existen otros síntomas a nivel cutáneo como telangiectasias, cianosis y dermatitis, parecida a la pelagra, y síntomas extracutáneos como dolor abdominal, diarrea, broncoespasmo y fallo del ventrículo derecho.

26 En la patogenia se implican péptidos bioactivos secretados por el tumor como el péptido intestinal vasoactivo (VIP), bradiquinina, prostaglandinas, etc. Se presenta asociado a los tumores carcinoides. En el carcinoide intestinal aparece en fases avanzadas cuando hay metástasis hepáticas, ya que la circulación portal degrada los péptidos activos. En el broncogénico y ovárico se presenta en fases iniciales, ya que liberan las sustancias al torrente sanguíneo sin pasar por el sistema portal.

27 Vasculitis Las vasculitis cursan con lesiones de púrpura palpable que se presentan asociadas a neoplasias hematológicas. Estas lesiones se deben a depósitos de inmunocomplejos en el endotelio vascular, generalmente en vasos de pequeño calibre, excepto en las asociadas a leucemia de células peludas que afecta a arterias de mediano calibre.

28 ALTERACIONES DEL CRECIMIENTO DEL PELO Hipertricosis lanuginosa adquirida Consiste en la aparición súbita de pelo fino, no medular ni pigmentado (similar al lanugo) en cara y orejas, que progresa hasta cubrir todo el cuerpo, excepto región genital, palmas y plantas.

29 Hipertricosis lanuginosa adquirida Se asocia a otros síntomas como hiperqueratosis, alteración de la pigmentación y a otros síndromes paraneoplásicos como acantosis nigricans, signo de Leser-Trélat e hiperqueratosis palmoplantar. Se relaciona con el carcinoma pulmonar y de colon, y con menos frecuencia con el de útero y los linfomas. Suele aparecer cuando el tumor esta diseminado, por lo que su supervivencia es escasa.

30 ALTERACIONES MUSCULOESQUELÉTICAS Dermatomiositis La dermatomiositis (DM) se define como una miopatía inflamatoria idiopática que asocia lesiones cutáneas características. La alteración muscular se presenta como debilidad proximal, simétrica y progresiva que cursa con elevación de la creatinfosfocinasa (CPK) y a veces de la aldolasa, y con un electromiograma (EMG) y una biopsia muscular características.

31 Dermatomiositis Las lesiones cutáneas patognomónicas son el eritema en heliotropo y las pápulas de Gottron en los dedos; también permiten hacer el diagnóstico cuando se asocian a miositis las siguientes lesiones cutáneas: telangiectasias periungueales, sobrecrecimiento de la cutícula, infartos subungueales, poiquiloderma, rash eritematoso y pruriginoso del cuero cabelludo y la fotosensibilidad.

32 Desde 1975 que Bohan y Peter describieron por primera vez la asociación de las miositis con tumores, se han realizado muchos estudios que han demostrado que la Dermatomiositis del adulto se asocia en un 25% de los casos a tumores, presentando además mayor mortalidad. El riesgo relativo de asociar un tumor para un adulto con Dermatomiositis es de 2,4 para varones y 3,8 para mujeres.

33 El tipo tumoral al que se asocia es variado y se asume que es el tipo más frecuente para las personas de esa edad, siendo estos los tumores ginecológicos en mujeres, principalmente el carcinoma ovárico, y el carcinoma nasofaríngeo en asiáticos.

34 CONCLUSIONES 1) Los síndromes paraneoplásicos son un conjunto de enfermedades cutáneas que aparecen como manifestación a distancia de un tumor y no se deben a invasión ni a metástasis tumorales. 2) El conocimiento de estas dermatosis nos permite diagnosticar precozmente el tumor al que se asocian, aumentando así la supervivencia de nuestros pacientes.

35 CONCLUSIONES 3) Estos síndromes conforman un grupo abultado y heterogéneo de enfermedades, y que además va cambiando conforme se investiga en este campo. Por eso es importante actualizarse. 4) Reconocer las características clínicas de estas lesiones y los tipo tumorales a los que se asocian nos permite poner en marcha un estudio de cribado más eficiente y eficaz. 5) El médico de Atención Primaria, siendo la puerta de entrada del sistema sanitario, es el responsable de conocer este tipo de patología y su manejo.

36

37 Los linfomas cutáneos primarios son procesos linfoproliferativos malignos –de linfocitos T ó B- cuya primera manifestación clínica es la presencia de lesiones cutáneas sin existir enfermedad extracutánea en el momento del diagnóstico, pudiéndose observar afectación ganglionar o visceral en el curso de la enfermedad.

38 La piel es la segunda localización (tras la localización gastrointestinal) en frecuencia de aparición de los linfomas primarios extranodales. A diferencia de los linfomas ganglionares no-Hodgkin que en su mayoría son linfomas B, el 75% de los linfomas primarios son linfomas T, siendo en dos tercios de los casos micosis fungoide o síndrome de Sezary.

39 La incidencia de linfomas cutáneos T presenta un progresivo aumento siendo en la actualidad de 6.4 casos por millon, con una relación : de 1.9. La incidencia aumenta significativamente con la edad, siendo la edad media de diagnóstico los 50 años y es 4 veces más frecuente por encima de los 70 años.

40 Patogénesis de los linfomas cutáneos La piel contiene unas características idóneas para el desarrollo de linfomas, se calcula que la piel normal contiene aproximadamente 1 millón de células T por centímetro cúbico, consecuentemente la piel es un órgano linfoide importante ya que contiene el doble de células T que la sangre periférica.

41 Diagnostico de los linfomas cutáneos primarios Estudios incluyen examenes clínicos, radiológicos, histológicos y estudios moleculares. Los pacientes con sospecha de linfoma cutáneo primario deben someterse a un examen clínico completo incluyendo estudios radiológicos toráco-abdominales (Rx torax, TAC toraco- abdominal) y examen de médula ósea, todos ellos en relación con el diagnóstico de sospecha. Los estudios histológicos. Deben realizarse estudios inmunohistoquimicos con anticuerpos contra antígenos característicos de las diferentes subpoblaciones celulares de los linfocitos, macrófagos, células interdigitantes y dendríticas.

42 Clasificación de los linfomas cutáneos Existen diversas formas de clasificar los linfomas, recientemente se ha ha llegado a un consenso de clasificación que agrupa la clasificación de la OMS y EORTC.

43 Linfomas cutáneos de células T Micosis Fungoides Es la forma más frecuente de linfoma cutáneo primario, se trata de un linfoma cutáneo de células T, frecuentemente epidermotropo que se caracteriza por una proliferación de linfocitos T de pequeño o mediano calibre con nucleo cerebriforme. Fue inicialmente descrita en 1806 por Alibert recibiendo su nombre del aspecto fungoide de las lesiones tumorales cutáneas. Tiene una incidencia de 0,29 casos / habitantes y año, con un pico de edad entre los 55 y 60 años.

44 Las manifestaciones clínicas son muy varibles desde lesiones únicas hasta la eritrodermia. La presentación más clásica es el desarrollo de máculas y placas, bien delimitadas, eritematosas, con descamación variable con predilección por localizarse en las nalgas y otras áreas protegidas de la luz solar. Las lesiones pueden progresar hacia la formación de placas y tumores. En muchas ocasiones las lesiones son poiquilodérmicas con presencia de atrófia epidérmica, telangiectasias y áreas moteadas de hiper e hipopigmentación.

45 Formas clínicas de Micosis fungoide: La micosis fungoide tiene un curso clínico indolente con una progresión lenta a lo largo de los años y a veces décadas en que las lesiones pasa de un estadio macular o eczematoso a el desarrollo de placas y tumores. Estadio tumoral: consiste en la presencia de lesiones cutáneas de mayor tamaño, eritematosas, azuladas, infiltradas, con frecuencia ulceradas, asociadas a otras lesiones clínicas (maculares y en placas). Su presencia indica un peor pronóstico

46 Genética: Técnica de PCR/DGGE es posible demostrar la clonalidad en hasta el 90% de los casos de linfoma cutáneo de células T. Pronóstico y estadiaje de la micosis fungoide: La extensión de la enfermedad puede ser variable así como la afectación visceral, siendo útil la clasificación TNM para el estadiaje de los pacientes con micosis fungoide.

47 Pronóstico y estadiaje de la micosis fungoide La micosis fungoide si bien es un linfoma presenta en los estadios iniciales tiene un buen pronóstico y la evolución a estadios en placa o tumoral es impredecible. Los estadios cutáneos iniciales (T1) tienen una supervivencia superior a los 30 años, falleciendo los pacientes por otras causas. Cuando la afectación es únicamente cutánea, se obtienen buenas respuestas con tratamientos que pueden incluir la aplicación de corticoides tópicos, fototerapia con UVB o PUVA de forma aislada o asociada a interferon alfa 2a.

48 Pronóstico y estadiaje de la micosis fungoide Dado que los linfocitos T neoplásicos son radiosensibles, la utilización de la irradiación corporal total de toda la superficie cutánea es muy útil en las fases iniciales de la enfermedad con respuestas superiores al 90%. En pacientes con enfermedad avanzada es necesario realizar una aproximación terapéutica multidisciplinar con tratamientos dirigidos a la piel, tratamientos modificadores dela respuesta biológica y ocasionalmente radioterapia.

49 Síndrome de Sezary: Es una variante rara de linfoma cutáneo de células T, caracterizado por la eritrodermia muy pruriginosa asociada a linfadenopatía generalizada y la presencia en piel, ganglios y sangre periférica de linfocitos T atípicos (Células de Sezary). El síndrome de Sezary se considera la forma leucémica y eritrodérmica de la micosis fungoide. Afecta a personas ancianas de ambos sexos y se caracteriza por el desarrollo de una eritrodermia generalizada con descamación fina y muy pruriginosa, que puede cursar con hiperpigmentación cutánea. El estudio inmunofenotípico muestra la presencia de linfocitos T, con predominio de T cooperadores (CD3+ CD4+, CD8-). El pronóstico es generalmente malo con una supervivencia media de entre 2 y 4 años. El tratamiento es por lo general poco satisfactorio, se obtienen resultados con PUVA solo o asociado a Interferon alfa, o clorambucil y prednisona.

50 Opciones terapéuticas en los linfoma cutáneos de células T Tratamiento local Tratamiento sistémico Corticoides topicos de alta potencia PUVA/UVB/helioterapia Bexaroteno Mostaza nitrogenada Radioterapia PUVA + Interferon alfa2b Metotrexate Clorambucil/ciclofosfamida Bexaroteno Poliquimioterapia

51 Linfomas cutáneos de células B Los linfomas B primarios cutáneos son mucho menos frecuentes que los linfomas T, representando entre un % de todos los linfomas primarios cutáneos. Existen tres formas principales: linfoma primario cutáneo de la zona marginal, linfoma primario cutáneo del centro folicular y linfoma primario difuso de célula grande tipo piernas.

52 Linfoma cutáneo de células B de la zona marginal primario cutáneo Es una forma de linfoma indolente formado por células B pequeñas, como células de la zona marginal, células linfo- plasmocitoides y células plasmáticas. Clínicamente se caracteriza por el desarrollo de pápulas, placas o nódulos, de color rojo o violáceo, localizados preferentemente en tronco, frecuentemente multifocales. Las lesiones tienen tendencia a la recidiva pero su localización extracutánea es muy infrecuente.

53

54


Descargar ppt "Los síndromes paraneoplásicos son manifestaciones a distancia de un tumor que no se deben a invasión ni a metástasis tumorales. Pueden presentarse antes,"

Presentaciones similares


Anuncios Google