La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

ANTROPOLOGÍA FORENSE INTERVALO POSTMORTEM O TANATOCRONODIAGNÓSTICO.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "ANTROPOLOGÍA FORENSE INTERVALO POSTMORTEM O TANATOCRONODIAGNÓSTICO."— Transcripción de la presentación:

1 ANTROPOLOGÍA FORENSE INTERVALO POSTMORTEM O TANATOCRONODIAGNÓSTICO

2 CAPÍTULO IV INTERVALO POSTMORTEM O TANATOCRONODIAGNÓSTICO ANTROPOLOGÍA FORENSE Y LA INVESTIGACIÓN MÉDICO LEGAL DE LAS MUERTES 2 a. Edición Cesar Sanabria Medina, M.A. Edición auspiciada por la Asociación Colombiana de Antropología Forense

3 4. TANATOCRONODIAGNÓSTICO O INTERVALO POSTMORTEM TRANSCURRIDO DESDE LA MUERTE El tanato-cronodiagnóstico o "intervalo postmortem" (en adelante IPM) se define como el tiempo en horas, días, semanas, meses o años transcurridos desde el fallecimiento de una persona, hasta el momento de su hallazgo; hace referencia a los indicios sobre fecha y hora aproximada en que se produjo su muerte; en este cálculo de tiempo intervienen diferentes disciplinas científicas y se puede llevar a cabo interpretando evidencias físicas que pueden encontrarse sobre, alrededor o al interior del cadáver, evidentemente el estudio de la escena donde este fue encontrado es indispensable para correlacionar los hallazgos, es decir, sin excepción alguna se debe remitir copia del acta de inspección a cadáver al profesional que estudiara el cadáver. Le determinación del IPM puede llevarse a cabo desde la perspectiva de diferentes disciplinas científicas, tales como la tafonomía, entomología, biología, arqueología, medicina, química, paleontología y edafología, entre otras. Es indispensable en le medida de lo posible apoyar el dictamen final del IPM con el análisis de todas las evidencias físicas disponibles, pues de lo contrario se corre el riesgo de sesgar los resultados, lo cual va en detrimento de la investigación judicial.

4 En este texto hemos dedicado dos capítulos a la participación de la entomología y tafonomía forense, que quizás se constituyen como las disciplinas que cuentan con un mayor número de elementos para la interpretación del intervalo postmortem, especialmente en casos de cadáveres no recientes y en los cuales es mucho mas complejo establecer el tiempo transcurrido desde la muerte debido a los cambios físicos causados por la putrefacción más aun cuando han logrado su completa esqueletización, "ya que una vez esqueletizado un cuerpo, este puede perdurar casi intacto durante varios millares de años, como lo evidencian los restos óseos localizados en los abrigos rocosos del Tequendama, Soacha, Cundinamarca, cuya datación oscila entre años A.P. (Correal, Vander Hammen, 1977, en Rodríguez, 1994, p.55); aunque la anterior cifra de tiempo parezca bastante amplia, existe otro ejemplo mundial de conservación de un esqueleto, se trata de "Lucy", que "corresponde al nombre que el Dr. Donald Johanson, le asigno en 1974 a un esqueleto muy bien preservado de una hembra de homínido que vivió en lo que hoy es Etiopia hace 3,2 millones de años" (Arsuaga, 1998) El IPM permite orientar diferentes aspectos de la investigación de las muertes, por ejemplo apoyar la identificación de victimas clasificadas como NN, confirmar o descartar el testimonio de una persona sindicada de haber cometido un crimen, entre otras.

5 Para calcular el IPM se puede acudir al análisis e interpretación de diversas evidencias físicas, las cuales dependerán básicamente de las siguientes situaciones, que deberán ser analizadas en conjunto para obtener resultados más aproximados a la realidad: ESTADO DEL CADAVER: P or ejemple reciente, en avanzado estado de descomposición o esqueletización. CARACTERISTICAS DE TIEMPO, MODO Y LUGAR DEL HALLAZGO: Hace referencia a la documentación sobre el contexto en que fue encontrado el cadáver, inhumado (profundidad y clase de terreno), expuesto al medio ambiente (con o sin prendas de vestir, a la sombra, al interior de un bosque), al interior de una vivienda, flotando sobre una corriente de agua, etc. adicionalmente se deberán tener en cuenta las características climáticas del sitio, la temperatura predominante, tipo de fauna necrófaga que predomina en la zona, entre otras.

6 4.1 ALGUNAS VARIABLES A TENER EN CUENTA EN LA INTERPRETACIÓN DEL INTERVALO POSTMORTEM CADÁVERES RECIENTES Análisis del contenido gástrico Toma de temperatura corporal Nivel de deshidratación del cuerpo Evaluación del fenómeno cadavérico presente en el cuerpo al momento del hallazgo y su correlación con el contexto en que fue encontrado. Correlación de los hallazgos del cuerpo con las versiones existentes sobre su hora do muerte.

7 4.1.2 CADAVERES EN AVANZADO ESTADO DE DESCONIPOSICION: Evaluación del fenómeno cadavérico destructor o conservador que presente el cuerpo al momento del hallazgo y su correlación con el contexto en que fue encontrado Evaluación del estado de preservación o deterioro de las prendas de vestir Evaluación de la fauna cadavérica presente en el exterior e interior del cuerpo Presencia o ausencia de traumas

8 4.1.3 CADÁVERES ESQUELETIZADOS: Valoración de la presencia o ausencia de olores propios de la putrefacción Valoración de la presencia o ausencia de remanentes externos de tejido blando, ligamentos, tendones y cartílago, médula ósea y material orgánico al interior del hueso. Valoración de la presencia o ausencia de lesiones (pre y postmortem). Valoración del estado de preservación o deterioro de prendas de vestir. Valoración del estado de conservación o deterioro de los tejidos óseos y su correlación con las características del sitio donde fueron encontrados y con las prendas de vestir. Valoración de la presencia o ausencia de hongos en el cadáver o sus prendas y su correlación con el sitio donde fue encontrado (ante esta situación se debe indagar sobre los procedimientos de embalaje del cuerpo, clase de recipiente y el tiempo transcurrido hasta su llegada al laboratorio donde será estudiado, pues en muchas ocasiones los hongos se generan durante el transporte del cuerpo o por haber sido embalados inadecuadamente, generalmente húmedos).

9 4.2 FENÓMENOS CADAVÉRICOS Son los cambios físicos que sufre el cuerpo de una persona una vez ésta fallece; se producen de manera más o memos cíclica y constituyen una de las principales herramientas para calcular el IPM especialmente en cadáveres recientes, su aplicabilidad para cuerpos esqueletizados y en avanzada descomposición es relativa, como veremos más adelante. Los fenómenos cadavéricos se presentan debido a que todos los procesos metabólicos cesan y consecuentemente ocasionan la pérdida del sistema inmunológico. Los fenómenos cadavéricos son de dos clases: TEMPRANOS Y TARDIOS, estos últimos se subdividen en DESTRUCTORES y CONSERVADORES. Los fenómenos cadavéricos han sido descritos en la literatura médica como una secuencia de cambios fiscos que se dan de manera sucesiva en el cuerpo de una persona una vez esta fallece, no obstante, la experiencia ha demostrado que dicha secuencia constituye tan solo un elemento orientador del IPM, ya que estos cambios se dan de manera más o menos rápida dependiendo de factores biológicos, ambientales y antrópicos. Un ejemplo de esta variabilidad en la velocidad de la descomposición se puede observar cuando se menciona que un cadáver logra su total esqueletización en un promedio de cinco años; no obstante, hemos tenido la oportunidad de estudiar casos de cadáveres que han logrado esqueletizarse en períodos inferiores a tres meses; allí es latente la intervención de agentes biológicos y fenómenos externos que aceleran dramáticamente el proceso de descomposición-esqueletización, entre ellos podemos nombrar los producidos por la fauna depredadora (aves carroñeras, perros, ratas, insectos), efectos climáticos, acidez y humedad del terreno, entre otras.

10 Así como existen fenómenos que aceleran la descomposición, podemos encontrar casos en que ocurre todo Io contrario, tal como sucede en cadáveres que aun conservan hasta el 70% de sus tejidos blandos después de haber permanecido por un lapso de cuatro a cinco años en bóvedas de cementerios, por ejemplo en el Cementerio Central de Bogotá - Colombia, allí tuvimos la oportunidad de observar un cuerpo que presentaba su bloque visceral perfectamente preservado (posiblemente durante su embalsamamiento se aplico una excesiva cantidad de formol o las condiciones ambientales o el microambiente que se creó al interior de la bóveda ayudo a su preservación). Por todo lo anterior, reiteramos que al momento de evaluar los fenómenos cadavéricos y en general los cambios físicos presentes en un cuerpo para calcular el IPM, debe tenerse en cuenta el contexto donde fue encontrado el cadáver y los elementos que pudieron acelerar o retardar la descomposición.

11 4.3 FENÓMENOS CADAVERICOS TEMPRANOS ENFRIAMIENTO Con el advenimiento de la muerte, la producción de calor se detiene y la temperatura desciende buscando igualar la del medio ambiente donde ha sido abandonado el cuerpo, esto suele ocurrir entre 15 y 20 horas en promedio. Se inicia en las partes generalmente expuestas del cuerpo (región facial y manos), luego en los miembros, tórax ventral, tórax dorsal, vientre, cuello, axilas y finalmente vísceras abdominales. En las primeras doce horas la perdida de calor es de 0.8 a 1 grado centígrado por hora y a razón de 0.3 grados centígrados por cada hora en las siguientes doce horas DESHIDRATACIÓN CADAVERICA Se debe a la pérdida de agua por evaporación, los principales signos se encuentran en los ojos y son: Hundimiento del globo ocular, perdida de la trasparencia de la cornea, formación de arrugas en la cornea, deposito de polvo de aspecto arenoso. En el ojo abierto estos signos aparecen a los 45 minutos y en el cerrado a las 24 horas. Otros signos de deshidratación son la desecación de los Labios, el glande y la vulva, en aéreas de la piel expuestas al medio ambiente se pueden formar zonas apergaminadas.

12 4.3.3 LIVIDECES CADAVÉRICAS También denominadas livor mortis, son las manchas rojo vinosas que se ven en la superficie de la piel, a causa del asentamiento de la sangre en partes corporales que se encuentran en contacto con el suelo u otra superficie sólida. "EI color de la zona en declive dependerá de la pigmentación de la piel y de cualquier compuesto adicional presente en la sangre que pueda afectar su color, por ejemplo el monóxido de carbono" (Manual de Autopsias INMLCF 2001:93), son visibles a partir de las 3 horas de la muerte y aparecen en las primeras doce horas (su localización varia de acuerdo a la posición del cuerpo). En las segundas 12 horas ya no desaparecen las livideces formadas, tampoco pierden su forma, ni ubicación original, de igual manera pueden formarse nuevas livideces con los cambios de posición del cadáver, pero estas desaparecen con facilidad, después de 24 horas ya no se forman mas livideces. La forma de las livideces varia, inician como punteado, luego son manchas que al unirse forman placas que se extienden, Io que depende a su vez del tiempo transcurrido. La coloración también varia con el tiempo, inician de color rosado, luego rojo claro, el cual va oscureciéndose hasta tornarse azul oscuro, que es el tono máximo alcanzado entre las 12 a 15 horas del inicio. La descripción de las Livideces permite determinar cómo estaba ubicado el cuerpo antes de las 24 horas de fallecido.

13 4.3.4 RIGIDEZ CADAVÉRICA Suele recibir el nombre de rigor mortis, es el estado de endurecimiento del sistema muscular. Es evidente a partir de las tres horas de la muerte, todos los músculos se ven afectados en la misma proporción, pero el rigor es más evidente en la musculatura corta, de menor tamaño, más temprano que en las masas musculares mas Largas y pesadas. Suele ser completa entre las 12 a 15 horas, tiempo en el cual desaparece en el mismo orden. Cuando ha transcurrido un Lapso aproximado de 36 horas, la rigidez cadavérica desaparece y la putrefacción comienza a ser evidente ESPASMO CADAVERICO Persistencia en el cadáver de la postura o actitud que tenía el cuerpo en el momento de la muerte, se ve en muerte por traumas o afecciones del sistema nervioso central o del aparato circulatorio. Puede ser localizada en un segmento corporal (por ejemplo mano del suicida) o generalizada a todo el cuerpo. 4.4 FENOMENOS CADAVÉRICOS TARDIOS Se clasifican en dos grupos, los DESTRUCTORES y los CONSERVADORES FENOMENOS CADAVÉRICOS DESTRUCTORES AUTÓLISIS Es el conjunto de procesos anaeróbicos de fermentación producidos por enzimas propias del cuerpo, sin intervención de las bacterias, per ejemplo la hemólisis (destrucción de la sangre) comienza a las 2 ó 3 horas.

14 4.4.3 PUTREFACCIÓN Es la descomposición de las materias orgánicas del cadáver por acción de las bacterias, después de la muerte éstas migran desde el intestino o desde las heridas e invaden todo el organismo a través de los vasos sanguíneos (arterias y venas). Comienza entre las 24 y las 30 horas, en el feto y recién nacido inicia per las fosas nasales y los ojos, en el niño y el adulto por el abdomen. La putrefacción consta de varias fases o períodos que son el cromáticos, enfisematoso, colicuativo y de reducción esquelética: FASE CROMÁTICA Representada por la mancha verde abdominal, seguida por la visualización de la red venosa abdominal o veteado venoso debido a la infiltración bacteriana (Fotografía N° 1) FASE ENFISEMATOSA Es el resultado de la acción de gérmenes anaerobios ubicados principalmente en el intestino, los cuales son productores de gas, Io cual genera vesículas oscuras, hasta ampollas de gran tamaño en la piel. Es característico el hinchamiento del abdomen (Fotografía N° 2), la región facial, el escroto, hay protuberancia del recto, los ojos y la lengua. La epidermis se desprende de las palmas de las manos y de la planta de los pies, si se trata de una mujer embarazada generalmente se produce expulsión del feto (Fotografía N° 3) FASE COLICUATIVA Consiste en la licuefacción (ablandamiento y destrucción) de los tejidos blandos, en algunos textos se menciona que se puede dar en un período que varía entre tres a cuatro meses, no obstante, este tiempo puede verse acelerado si el cadáver se encuentra abandonado a campo abierto y en clima cálido. (Fotografía N° 4)

15 4.4.7 FASE DE REDUCCIÓN ESQUELÉTICA Desaparición total de los tejidos blandos, con la consecuente exposición del tejido óseo. Como ya se menciono, en algunos textos de medicina se ha planteado que se alcanza a los cinco años, pero como veremos más adelante este lapso de tiempo puede verse dramáticamente acelerado (Fotografía N°5). También es posible encontrar cadáveres que presentan remanentes más o menos abundantes de tejidos blandos deshidratados, especialmente Ligamentos y tendones, eventualmente puede haber presencia de músculos deshidratados; a esta fase suele llamarse semi-esqueletización

16

17

18 4.5 FENOMENOS CADAVÉRICOS CONSERVADORES Hacen parte del segundo grupo de los fenómenos cadavéricos tardíos y son la MOMIFICACIÓN, ADIPOCIRA, CORIFICACIÓN, son de gran utilidad durante el examen que realiza el antropólogo forense, ya que en estos fenómenos suelen conservarse también características físicas particulares del individuo (tatuajes, cicatrices, etc) y diferentes tipos de lesiones MOMIFICACIÓN Es la desecación del cadáver por deshidratación o evaporación del agua de los tejidos, ocurre en medios que reúnan condiciones tales como un ambiente seco y poca circulación de aire. Sus principales características son piel de aspecto extremadamente seco, retraída, oscura (Fotografía N° 6, 7 y 8) y adherida al esqueleto; existen dos clases de momificación: MOMIFICACIÓN ARTIFICIAL Cuando es realizada por personas que manipulan el cadáver inyectando sustancias o realizando procedimientos que conlleven a su preservación. En algunas poblaciones del pasado se practicó la momificación artificial, la cual estaba enmarcada dentro de un contexto mágico-religioso y también para marcar diferencias sociales, es decir, no se momificaba a toda la población fallecida, sino a las personas que pertenecían a estratos sociales altos o al círculo religioso (chamanes, sacerdotes, etc.). Dentro de las poblaciones que realizaban este tipo de práctica podemos mencionar a los antiguos egipcios, la población música (altiplano cundiboyacense-Colombia), los incas del Perú, entre otras.

19 MODIFICACION NATURAL Se da sin la intervención de seres humanos sobre el cadáver, se produce especialmente en ambientes secos y ventilados. En contextos forenses la momificación es generalmente de tipo natural, por ejemplo en la ciudad de Bogotá (clima frío), tuvimos la oportunidad de observar el caso de un cadáver que fue encontrado momificado en su habitación luego de permanecer encerrado allí durante un lapso de seis meses; en este caso la momificación se dio porque el espacio reunía las condiciones ambientales necesarias para ello, en primera medida al estar el cuarto cerrado se creó un microambiente (sequedad y temperatura levemente superior a la del medio ambiente exterior), adicionalmente, el hecho de que puertas y ventanas estuvieran cerradas herméticamente impidieron el acceso de insectos como las moscas, las cuales hubieran colocado sus huevos sobre el cadáver y ocasionando que a la eclosión, las larvas consumieran los tejidos blandos del cuerpo. En el cementerio del municipio de San Bernardo, Cundinamarca (Colombia) se presenta el fenómeno de la momificación natural en muchos de los cuerpos que son exhumados una vez han transcurrido cuatro años de su inhumación. Sobre este caso existen diferentes hipótesis, algunas asocian la momificación a la dieta que consumían estas personas; otras afirman que se debe a un microambiente que existe al interior de las bóvedas; no obstante, hasta el momento no se ha realizado un estudio científico que permita determinar las verdaderas causas de este fenómeno en dicho sitio.

20 4.5.2 ADIPOCIRA Es la transformación jabonosa o saponificación de la grasa subcutánea del cadáver. Se da principalmente en cuerpos sumergidos en corrientes de agua y también en medio ambientes húmedos con obstáculos al acceso del aire. Las características de la piel de los cadáveres en estado de adipocira son el aspecto ceroso, olor rancio y textura blanda, la presencia de este fenómeno tiende a conservar los tejidos blandos del cadáver. En los cadáveres recuperados sumergidos, flotando en corrientes de agua y en fosas que se hallan ubicadas cerca de corrientes de agua subterráneas, hemos podido observar que los tejidos presentan una textura blanda húmeda y resbalosa (Fotografía N° 9), en cambio en cadáveres recuperados a campo abierto, por ejemplo bosques húmedos, la textura del tejido es de consistencia dura, muy seca, ocasionalmente con presencia de hongos, musgo y con pequeñas pérdidas de tejido blando externo por la acción de insectos depredadores, especialmente coleópteros (Fotografía N° 10 y 11). A las dos clases de adipocira referidas podríamos llamarlas adipocira húmeda y adipocira seca respectivamente. Este fenómeno puede aparecer desde tres a seis meses después de la muerte, se han reportado casos de cadáveres sumergidos en el mar que se han preservado por muchos años a grandes profundidades CORIFICACION Se puede definir como una momificación incompleta, es decir, la piel del cadáver corificado presenta un ligero nivel de hidratación, su aspecto exterior tiende a ser brillante, de apariencia aceitosa-grasosa y de color generalmente amarillento claro, ocasionalmente se pueden observar pequeñas zonas de color rojo suave que corresponden a sangre desecada debajo de la epidermis (Fotografía N° 12). La corificación es la transformación de la piel del cadáver en un tejido que se asemeja al cuero, implica la deshidratación del cadáver en menor proporción que la momificación (Fotografía N° 13). Puede ocurrir en cadáveres inhumados en cajas metálicas herméticamente cerradas y en cuerpos expuestos a condiciones ambientales similares a las de la momificación. Puede aparecer desde tres a cuatro meses en adelante.

21 4.5.4 CONGELACION No debe asumirse como un fenómeno cadavérico, sino más bien como una situación cadavérica, estos casos se presentan cuando el cuerpo es abandonado en sitios donde la temperatura ambiental oscilante es menor a 0° C, tales ambientes pueden ser naturales (como picos nevados) o artificiales (congeladores o neveras para preservar alimentos). En estos casos la interpretación del IPM es muy difícil, ya que un cadáver se puede conservar por cientos de años sin sufrir mayores cambios; tal y como ha sucedido en sitios europeos y asiáticos, donde se han encontrado cuerpos muy bien preservados que datan de hace 2000 y 3000 años. A pesar de que la secuencia de fenómenos cadavéricos se muestra en la literatura médica como una secuencia de tiempo muy definida, el médico y el antropólogo forense deberán tomar los lineamientos mostrados anteriormente tan sólo como factor de referencia para interpretar el IPM, especialmente en aquellos casos en que el cadáver se encuentra en avanzado estado de descomposición y/o esqueletización; pues como se vio, existen factores endógenos y exógenos al cadáver que alteran dicha secuencia (Tabla N° 1 y 2).

22 La descomposición o conservación de un cuerpo varía dependiendo de los factores ambientales en que éste permanezca (temperatura, lluvias, nivel freático, etc.), así como de las especies animales que tengan acceso al sitio donde éste se encuentre. En muchas ocasiones, en las regiones con temperaturas altas, el cuerpo es consumido rápidamente por cánidos (perros, lobos) y aves de rapiña (chulos, cuervos, cóndores). Putman en 1978 encontró que durante el verano en Inglaterra, las larvas de moscas consumen el 80% de la carne de mamíferos muertos, mientras que en el invierno la gran mayoría del consumo está hecho por procesos microbianos.

23

24

25 4.6 OTROS FACTORES RELACIONADOS CON LA DESCOMPOSICIÓN

26 Tabla No 2 Factores que retardan la descomposición

27 Existen otros elementos que deben ser tenidos en cuenta para la interpretación del IPM, ya que unidos a todos los factores enunciados anteriormente, permiten que la evaluación de este interrogante tenga una respuesta más certera, más aproximada a la realidad (Tabla 2ª) Tabla No 2ª Otros elementos orientadores PM

28 4.7 DESCOMPOSICION IRREGULAR La descomposición irregular es un fenómeno que se presenta en algunos cadáveres y que ha sido recientemente estudiado, podemos decir que se sale de los parámetros conocidos en lo que se refiere a los procesos estandarizados de descomposición de un cadáver, ya que cuando esta se presenta es posible observar en un mismo cuerpo la presencia de varios fenómenos cadavéricos. Hemos querido transcribir el artículo titulado Descomposición de cuerpos sepultados y sumergidos, anomalías de la descomposición (descomposición irregular y preservación artificial, alteraciones postmortem debidas a Insectos y vida animal acuática o terrestre), escrito por el Dr. William Rodríguez III 2, uno de los científicos contemporáneos que más ha estudiado este fenómeno en Norteamérica y quien amablemente nos autorizó para publicarlo en este texto. 2 PhD. Antropólogo forense, jefe de la oficina del Examinador Médico de las Fuerzas Armadas, Instituto de Patología de las Fuerzas Armadas Bethesda - Maryland - EEUU)

29 El artículo fue traducido por la Dra. Mary Luz Moralesa 3 y posteriormente publicado por la División de Tanatología del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses en el Manual de Autopsias durante el año 2001, por considerar de utilidad para la práctica forense el conocimiento de las diversas posibilidades de alteración o preservación de un cuerpo, según las condiciones climáticas y geográficas del sitio de hallazgo del cadáver (Morales 2001). El contenido del artículo nos permite recordar y ampliar algunos conocimientos básicos, pero especialmente reitera la necesidad de solicitar mayor información respecto a la escena y las circunstancias de hallazgo del cuerpo; nos orienta en la observación e interpretación de los fenómenos cadavéricos, y hace énfasis en que se puede obtener amplia información a partir de los cadáveres en putrefacción, incompletos o de restos óseos, mediante un estudio interdisciplinario sistemático, que involucra disciplinas tales como la patología, la antropología, la entomología, la tafonomía y la botánica (ibid p:98). 3 Patóloga Forense, Jefe Nacional de la División de Tanatología Forense del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, Bogotá Colombia

30 4.8 DESCOMPOSICIÓN DE CUERPOS SEPULTADOS Y SUMERGIDOS La velocidad reducida de descomposición del cuerpo enterrado, que en general es ocho veces menor que sobre el suelo, puede ser atribuida a dos factores básicos; el primero, es la limitación de la actividad de insectos y animales carroñeros. El entierro de un cadáver limita o restringe totalmente el acceso al cuerpo de animales e insectos carroñeros, por lo cual, la degradación de los tejidos es básicamente resultado de la autolisis y putrefacción bacterial. El grado de acceso de la fauna está directamente relacionado con la profundidad de la tumba y el nivel de compactación del suelo Estudios y numerosas observaciones de campo conducidas por los autores, han mostrado que la depredación por carroñeros está básicamente restringida a tumbas con profundidad de un pie o menos. A profundidades de enterramiento a un pie, los olores de descomposición producidos por el cuerpo fácilmente penetran el suelo y alcanzar la superficie, atrayendo así insectos y otros animales. Los mamíferos que frecuentan la carroña, principalmente carnívoros, excavarán y expondrán porciones, o todo el cuerpo, sepultado a profundidades menores de un pie, con el fin de alimentarse de los tejidos blandos y grasos. Los insectos carroñeros, como las moscas azules (blowflies) adultas, podrán ganar acceso a tumbas de poca profundidad, migrando a través de pequeñas grietas y hendiduras creadas en el suelo por el hinchamiento del cadáver en la etapa enfisematosa; una vez alcanzado el cuerpo las hembras adultas desovarán sobre los tejidos. También se ha observado que después de un período de lluvia o en presencia de condiciones de humedad en el suelo y olores de descomposición concentrados, las hembras adultas desovarán sobre la superficie. Tras emerger de los huevos, las larvas migran hacia el cadáver para alimentarse y desarrollarse.

31 En sepulturas con profundidades mayores a un pie, la depredación animal e insectaria se ve enormemente inhibida, ya que los olores de descomposición que llegan a la superficie disminuyen y la profundidad del suelo impide el acceso al cuerpo. El segundo factor de importancia en la reducción de la velocidad de descomposición bajo tierra, es la configuración ambiental del terreno. El suelo provee una eficiente barrera de aislamiento contra la radiación solar y por eso, las temperaturas y su fluctuación disminuyen con la profundidad. Así como la temperatura disminuye con la profundidad, disminuye también la tasa de descomposición por el enfriamiento del cuerpo. A profundidades menores a un pie puede esperarse que las temperaturas se acerquen a las de la superficie y fluctúen diariamente. En general, sin fluctuaciones de temperatura significativas diferentes a las de las estaciones, la estabilización térmica del suelo ocurre a profundidades mayores a dos pies. Las sepulturas profundas, de aproximadamente cuatro pies o más, al mantener las temperaturas bajas e inhibir la depredación animal e insectaria, se caracterizan por una velocidad de descomposición extremadamente reducida. Un cuerpo sepultado a tales profundidades se descompondrá muy lentamente, permaneciendo virtualmente intacto y con perdida mínima de tejido por un período de al menos un año. Otros dos aspectos del efecto de la configuración ambiental del terreno sobre la tasa de descomposición, son el contenido de humedad y la presencia de organismos del suelo, tanto animales como vegetales. La presencia de agua subterránea o suelos arcillosos que retienen humedad, producen en la mayoría de los Casos, un ambiente que conduce a la formación de adipocira. Un cuerpo, recuperado de una sepultura que contenga cantidades significativas de suelos arcillosos, suele exhibir formación avanzada e adipocira, mientras que un cuerpo recuperado de un suelo seco o bien drenado, carece de formación significativa de adipocira. Los entierros profundos están comúnmente asociados con ambientes de suelo húmedo y por ende, los Cuerpos recuperados de tales lugares, exhiben formación de adipocira en la mayoría de la superficie corporal.

32 Los entierros superficiales, aproximadamente un pie o dos, permiten que la descomposición ocurra a una velocidad considerablemente mayor que la observada a más profundidad. A poca profundidad, un cuerpo enterrado está sujeto a una temperatura similar a la de la superficie, y es atacado y degradado por las plantas y diferentes organismos del suelo. Las plantas, cuyas raíces penetran a poca profundidad, crecen hacia el cuerpo en putrefacción buscando los ricos nutrientes orgánicos producidos por la descomposición. En muchos casos de entierros superficiales, la liberación de nutrientes orgánicos por la descomposición causa un crecimiento vegetal incrementado y diferenciable sobre el sitio de sepultura. Esta observación puede ser útil al permitir la rápida localización de un cuerpo sepultado en campos amplios, en los cuales los sitios de compactación del suelo pueden ser difíciles de ver. Una vez en contacto con el cuerpo, las raíces comenzaran a degradar la ropa y, finalmente, los restos esqueléticos durante la fase avanzada de la descomposición. La mayoría de los restos esqueléticos recuperados de tumbas a ras del suelo exhiben daño evidente producido por raíces. Este daño aparece en forma de surcos irregulares, acanalados, múltiples, en la corteza externa del hueso. En muchos casos, el material esquelético se recuperará con raíces adheridas que han crecido entre la trabécula ósea o completamente a través del hueso. Los restos esqueléticos o de ropa que han sido penetrados por las raíces, deben ser manejados con cuidado para no perturbar el contexto de estas raíces. El crecimiento de raíces en estos restos puede ser útil en la determinación del intervalo postmortem, especialmente en casos que involucran restos enterrados, desde aproximadamente un año hasta pocos años antes. Tal material debe ser remitido a un botánico experto para la identificación de la especie vegetal y determinación del tiempo requerido para el estado actual de crecimiento de la raíz.

33 Los insectos y bacterias habitantes del suelo, al igual que las raíces de las plantas, son más prolíficos a poca profundidad debido al enriquecido suelo superior y, por lo tanto, contribuyen al proceso de descomposición más acelerada que se asocia con entierros superficiales. El acto criminal de deshacerse de un cadáver en una tumba profunda, tiende a producir retardo del crecimiento de plantas en la superficie, ya que las estructuras primarias de la raíz se destruyen y la tierra no nutritiva se reubica en la superficie debido a la excavación. La carencia de plantas o la interrupción de su crecimiento en un sitio de entierro, es un signo que afortunadamente provee evidencia de una tumba. También por fortuna, sin importar con cuanto cuidado se rellene una tumba, ocurrirá un reasentamiento del suelo, produciendo una depresión marcada del sitio donde se encuentra la tumba, la cual puede ser llamada "depresión primaria de la tumba". Con el paso del tiempo, la profundidad de la depresión primaria se incrementará, hasta que se termine de asentar el suelo. Como regla general, la presencia de una depresión primaria profunda, usualmente indica un entierro profundo. Un cuerpo enterrado durante una temporada de clima cálido y a profundidades de dos pies o menos, en general, sufre un proceso de descomposición con hinchamiento significativo del pecho y el abdomen por los gases liberados en la etapa enfisematosa. A medida que ocurre el hinchamiento, el suelo que recubre el cuerpo es empujado hacia arriba y posteriormente reacomodado en la cavidad torácica, cuando esta se colapsa en la etapa final de la descomposición. Este llenado del área del tórax por material del suelo, crea la llamada "depresión secundaria de la tumba".

34 En países con estaciones bien definidas, la momificación de un cadáver es comúnmente encontrada en casos que involucran el entierro de un cuerpo en una sepultura poco profunda durante los meses de invierno, tras lo cual, el cuerpo es recuperado a finales de la primavera o en el verano. Las bajas temperaturas retardan enormemente, o prácticamente detienen el proceso de descomposición. A medida que la temperatura ambiental sube lentamente en la primavera el cuerpo comienza a desecarse, un efecto similar al secado por congelación, produciéndose así la momificación del cadáver. Estudios experimentales efectuados sobre la velocidad de descomposición de cadáveres sepultados, así como la observación de casos, han mostrado que, en general, la esqueletización de un cuerpo enterrado a profundidades de dos pies o más toma aproximadamente de dos a tres años. La esqueletización total de un cuerpo sepultado a poca profundidad, aproximadamente a un pie, toma entre seis meses y un poco más de un año. El tiempo requerido para la degradación completa de los restos esqueléticos y dentales es extremadamente largo; la degradación tiene lugar entre varios años y varios cientos de años, como se ha demostrado con la supervivencia de especímenes arqueológicos. Al igual que con los tejidos blandos, la velocidad de degradación de hueso y dientes depende de un buen número de factores ambientales. Los dos factores más significativos responsables de la degradación de restos esqueléticos son la humedad y el pH del suelo. Los restos esqueléticos sujetos a ambientes de sepultura muy húmedos pueden degradarse rápidamente y ser destruidos en pocos años. Esto mismo es válido para restos esqueléticos en un suelo con un pH demasiado ácido o alcalino.

35 La descomposición de un cuerpo sumergido en un ambiente acuático (río, mar, laguna, etc.) ocurre a una velocidad de apenas la mitad de la de la descomposición en el aire. La reducción de la tasa de descomposición en el agua, como la de los cuerpos enterrados, resulta básicamente de las temperaturas más bajas e inhibición de actividad insectaria. Como en el caso de la sumersión, la víctima procederá a hundirse en el agua a medida que el aire escapa de los pulmones; la profundidad y velocidad a la cual la víctima desciende resultan bastante variables y dependen de un buen número de factores. Con la expulsión de la mayoría del aire de los pulmones, el occiso se hundirá hasta el fondo del lago, rio u otro cuerpo acuático. Una vez que ha alcanzado el fondo, ocurren los primeros cambios asociados con la muerte, seguidos por descomposición activa. Con la acumulación de gases de descomposición en el tracto gastrointestinal y los pulmones, el cuerpo comenzará a ascender hacia la superficie. Una vez en la superficie, el cuerpo flotará con la cabeza y las extremidades Colgando hacia abajo, sumergidas. Esta posición en el agua hará que la cabeza y las extremidades exhiban mayor lividez que la que se observa en el tronco. En la superficie, el cuerpo continua descomponiéndose y atrayendo, por esto, insectos carroñeros como la moscarda coronida, la cual se alimenta y reproduce en los tejidos expuestos sobre la superficie. El análisis entomológico de las larvas de mosca que se desarrollan en un cuerpo que ha emergido nuevamente, puede resultar útil para la determinación del momento en que el cuerpo reemergió.

36 El tiempo requerido por el cuerpo para reemerger, depende básicamente de la temperatura del agua, la cual normalmente disminuye con la profundidad. En agua apenas tibia, se puede esperar que un cuerpo emerja en unos pocos días, mientras que en agua fría o cerca al punto de congelación, la reemersión del cuerpo puede retrasarse de varias semanas a varios meses. Otros factores que afectan la velocidad de descomposición en el agua incluyen el contenido bacterial y la salinidad. Un cuerpo sumergido, por ejemplo, en un pantano estancado o una fuente de agua contaminada con desperdicios orgánicos, se descompondrá, comparativamente, mucho más rápido que un cuerpo que se encuentre en un lago relativamente limpio, el cual tiene un contenido bacterial más bajo. La descomposición de un cuerpo en el océano u otra fuente de agua salada ocurre a menor velocidad que la que sucedería en un cuerpo sumergido en agua dulce, debido a la reducción de la acción bacterial por la concentración salina. La presencia de vida animal acuática puede también alterar la tasa de descomposición y el tiempo que demora el cuerpo en emerger, mediante; la remoción de tejidos, proporcionando así puertas adicionales de entrada de bacterias, o reduciendo la masa corporal del torso. La formación de adipocira es típicamente observada en cuerpos sumergidos, por largos períodos de tiempo. La formación avanzada de adipocira en cuerpos sumergidos proporcionará alguna conservación de tejidos. Hay muchos casos documentados de cuerpos recuperados en condiciones relativamente buenas, después de haber estado sumergidos por meses o por unos pocos años. Un caso particularmente llamativo fue el de un hombre anciano que se suicidó saltando a un río desde un puente alto. Los restos del occiso no se recuperaron sino hasta aproximadamente 10 años después, cuando fueron vistos sobre el margen del río, en una época en la que el nivel del agua había bajado considerablemente debido a una sequía.

37 El examen de los restos, que consistían en la parte inferior del torso, piernas y pies, mostró que habían sufrido formación avanzada de adipocira seguida por desecamiento total. El sujeto hizo su salto fatal durante una temporada de clima frío, en un lugar donde su cuerpo quedó enredado permanentemente, en las ramas de un gran árbol que estaba profundamente sumergido. En la época en la cual fue recuperado, el nivel del río había llegado bastante por debajo del árbol, permitiéndole a los restos recubiertos por la adipocira, momificarse en lo alto de las ramas del árbol. La identificación positiva del occiso se logró mediante comparación radiográfica con una radiografía pélvica antemortem. 4.9 ANOMALÍAS DE LA DESCOMPOSICIÓN (Descomposición irregular y preservación artificial) Con la multitud de factores que afectan la velocidad de descomposición, parece apenas razonable que existan anomalías tales como las que se presentan en aquellos casos que involucran preservación extensa o descomposición irregular. El reconocimiento de variaciones en la secuencia de descomposición es de extrema importancia para el científico forense y el investigador de las muertes, ya que puede proporcionar indicios sobre las circunstancias de la muerte. La primera anomalía que debe ser discutida es la que he llamado "descomposición irregular o desproporcionada". la descomposición irregular puede ser definida como la descomposición prematura o desproporcionada de tejidos, en una o varias áreas de un cuerpo. Existen tres mecanismos responsables de la descomposición irregular y son los siguientes: 1. LESIONES ANTEMORTEM O POSTMORTEM: Producen la exposición de sangre y tejido internos en un área del cuerpo, proporcionando así una puerta de entrada para bacterias e insectos carroñeros 2. EXPOSICIÓN DE UN ÁREA ESPECÍFICA DEL CUERPO a agentes físicos o químicos tales como calor o ácidos corrosivos 3. INFECCIÓN BACTEFIIAL PREVIA: Tal como un absceso o celulitis.

38 De estos tres mecanismos responsables de la descomposición irregular, el primero, lesión antemortem o postmortem, es el más común. Los casos en los que hay descomposición irregular deben ser sometidos a una investigación detallada, ya que muchos de ellos son homicidios. Un excelente caso que demuestra la "descomposición irregular, es el de la muerte de una joven adulta de raza blanca, cuyo cuerpo fue descubierto aproximadamente doce días después de su desaparición. La occisa fue reportada como desaparecida, pasadas varias horas de una caminata vespertina en su vecindario, de la que nunca regresó. Los oficiales de la ley, junto con algunos vecinos, efectuaron varias búsquedas exhaustivas de la muchacha desaparecida. Doce días más tarde, su cuerpo fue descubierto en un campo parcialmente arborizado cerca a la vía interestatal. En la escena se encontró que el cuerpo estaba en un estado bastante avanzado de descomposición y extensamente infestado por larvas de mosca azul (blowfly). Se realizó la autopsia, a pesar de que no quedaba material significativo de los órganos. Los hallazgos de la autopsia y de la poca toxicología que se pudo realizar, no proporcionaron ninguna respuesta sobre la causa o la manera de muerte. Aproximadamente dos años y medio después, el caso fue revisado por un detective de la policía quien dudaba si la occisa había podido ser, raptada y retenida por algún periodo de tiempo, y más tarde asesinada. Un antropólogo forense fue consultado por el detective del caso, sobre el tiempo estimado transcurrido desde la muerte de la joven. AI revisar las fotografías de la escena y los datos ambientales, se encontró que el periodo de tiempo durante el cual había estado desaparecida la joven, parecía consistente con el estado de descomposición; además, se notó que parecían existir "irregularidades" en la descomposición, las cuales indicaban evidencia de lesión antemortem o postmortem del cuerpo.

39 La irregularidad más notable observada en las fotografías, consistía en una destrucción extensa de los tejidos en el pecho y el área abdominal superior, junto con una infestación masiva de gusanos. También era visible en las fotografías la gran cantidad de tejido remanente en el cráneo y la descomposición e infestación por gusanos en las palmas de ambas manos. Otras áreas del cuerpo de la occisa se hallaban relativamente en buen estado. El grado de descomposición del pecho y el abdomen, marcadamente avanzado frente al de otras áreas del cuerpo, al principio pareció ser el resultado de depredación carnívora. Una inspección más detallada de las fotos de la escena reveló que tanto las costillas como los cartílagos costales estaban intactos, por lo cual era poco probable que los animales depredadores fueran responsables. En lo que respecta a la superficie palmar de las manos, la depredación animal fue también descartada, pues la mayoría de los tendones no estaban dañados. En vista de estos hallazgos, se concluyó que existía una enorme posibilidad de que la víctima hubiera sido apuñalada en el pecho y hubiera sufrido cortadas de defensa en las manos. Las heridas en el pecho y las manos proporcionaron una puerta de entrada para bacterias e insectos, a consecuencia de lo cual, se produjeron áreas de descomposición prematura. En este punto, se sugirió que el cadáver fuera exhumado para hacer una inspección detallada de los elementos esqueléticos de las áreas con descomposición notable.

40 Aproximadamente un año después, el cuerpo fue exhumado y se practicó un examen detallado de los elementos esqueléticos en cuestión. Cada uno de ellos fue cuidadosamente removido a mano, pues fue poca la disección con escalpelo que se requirió, debido al estado de descomposición de los tejidos circundantes. Los elementos esqueléticos removidos fueron entonces envueltos en tela de lona, y cuidadosamente limpiados con agua hirviendo para retirar los tejidos blandos adheridos. La inspección de los huesos limpios reveló la presencia de varias marcas de cortadas, congruentes con las producidas por un cuchillo, en el manubrio y esternebras, así como marcas de cortes en la superficie palmar de algunos de los metacarpianos de ambas manos. También se descubrió una marca de corte en el borde interior de la segunda costilla derecha. Se observaron manchas oscuras a lo largo de las cortadas, sugestivas de que las lesiones habían ocurrido en el período perimortem. En vista de estos hallazgos, la causa de muerte fue cambiada de "desconocida", a "muerte por múltiples heridas de arma cortopunzante en el pecho", y la manera de muerte a "homicidio". Los casos que involucran un cuerpo fuertemente descompuesto tienden a no ser cuidadosamente examinados debido a la carencia de tejidos blandos reconocibles, la presencia de masas de gusanos y los olores desagradables y ofensivos de la descomposición. Muchas lesiones, como las del caso anteriormente discutido, pueden no ser fácilmente visibles en un examen directo o radiográfico, puesto que son enmascaradas por los desechos de descomposición y las estructuras esqueléticas reposicionadas. Aún así, el reconocimiento de la "descomposición irregular", junto con un examen cuidadoso y detallado de los tejidos y huesos restantes, proporcionará muchas veces más respuestas de las que uno podría pensar.

41 4.10 PRESERVACIÓN ARTIFICIAL La segunda anomalía de descomposición a discutir es la denominada "preservación artificial", la cual hace referencia a la conservación de un cuerpo o tejido corporal por substancias químicas, o por destrucción de las bacterias que causan la descomposición. El problema que se presenta con los casos en los que hay preservación artificial, es que esta proporciona una impresión falsa de un intervalo postmortem relativamente corto, cuando en realidad fue bastante largo. Un ejemplo de preservación artificial es el curtido de tejidos corporales por ácidos tánicos, como en el caso de los cuerpos notablemente preservados en los antiguos pantanos de Dinamarca. Casos similares de preservación de cuerpos y tejidos han sido documentados en la literatura forense como el resultado de poner el cuerpo en contacto con materiales vegetales tales como las agujas de pino, cortezas de árboles, hojas en descomposición, o cuero que contenga compuestos preservativos. El material vegetal en condiciones de humedad libera taninos de forma natural y estos, en suficiente concentración, curten y preservan los tejidos corporales. La liberación de compuestos preservativos por parte de artículos de cuero en contacto con el cuerpo después de la muerte, tales como botas apretadas o una chaqueta de cuero, pueden producir preservación de los tejidos. Otros ejemplos de preservación artificial incluyen cadáveres colocados en ambientes que inhiben la acción bacteriana. Un caso particularmente notorio fue el de una víctima de homicidio cuyo cuerpo había sido envuelto en múltiples capas de tapete y plástico laminado. El cuerpo había sido escondido en un garaje de concreto, arrendado, y no fue descubierto por las autoridades hasta unos tres años después. Al desenvolver el cuerpo, se encontró muy bien preservado, tan sólo con moderado recogimiento y decoloración de la piel. No sólo la preservación externa era notable, sino también la de los órganos internos, incluyendo los pulmones. Otros científicos forenses han encontrado casos similares con preservación notable del cuerpo o porciones de este, que han sido cubiertas apretadamente, por plásticos o telas sintéticas finamente tejidas.

42 Con el fin de entender mejor este fenómeno, se llevó a cabo un experimento que consiste en envolver partes del cuerpo en bolsas plásticas. Dos cadáveres íntegros y sin embalsamar, utilizados en este experimento, fueron sepultados con sus envolturas en tumbas de poca profundidad. Uno de ellos tenía el pie izquierdo envuelto apretadamente en dos bolsas plásticas, y el otro tenía su cabeza, antebrazo y pierna derechos, envueltos en bolsas plásticas dobles. Después de un período específico de tiempo, los cadáveres fueron exhumados y examinados en busca de cambios importantes por descomposición. Se observó que el plástico apretadamente envuelto, producía marcada preservación de los tejidos recubiertos, en comparación con las áreas sin cubrir. Otras observaciones de campo y de casos, llevaron a la conclusión de que la preservación observada resultaba de la acumulación de productos secundarios bacteriales en un sistema cerrado. Inicialmente, las bacterias que degradan los tejidos se multiplican rápidamente; sin embargo, a medida que sus productos catabólicos como el amoníaco y el alcohol, junto con el pH, aumentan en el sistema cerrado, se suprime la acción bacterial. Otro tipo de preservación artificial por supresión de la acción bacterial es aquel que ha sido reportado en la recuperación de cuerpos embalsamados, en particular aquellos sepultados en sarcófagos de tipo histórico, hechos en plomo o hierro. En casos de restos históricos se cree, que en adición a los compuestos embalsamantes, el sellamiento a prueba de aire de los sarcófagos mediante soldadura con la consecuente liberación de metales oxidados en forma gaseosa, puede producir un ambiente altamente bacteriostático.

43 Un ejemplo clásico que ilustra este tipo de preservación, es el de un coronel del ejército de la Guerra Civil, en los Estados Unidos, cuyos restos estuvieron involucrados en una investigación forense actual. El descubrimiento de los restos parciales del coronel en un área boscosa, desencadenó una investigación policial por un posible homicidio. En el examen, los restos se encontraron en su mayor parte esqueletizados, pero con algo de tejido rosado adherido. El estado de descomposición observado sugería un intervalo postmortem de varios meses. Una búsqueda adicional de restos, condujo al descubrimiento del cráneo el cual al ser examinado reveló la presencia de una herida de bala y un proyectil esférico pequeño del tipo "minibola" utilizado en la Guerra Civil. A medida que la investigación continuó, se descubrió que los restos venían de un cementerio cercano, de la Guerra Civil, el cual aparentemente había sido saqueado en busca de artefactos históricos. El saber de las tumbas profanadas, junto con la recuperación del cráneo, produjeron un momento algo vergonzoso para los investigadores que trabajaban en el caso, ya que el intervalo postmortem estimado presentaba una inexactitud de más de cien años. Si bien resultó embarazoso, el caso demostró a la perfección las trampas que se presentan por la preservación artificial.

44 4.11 LESIONES DEBIDAS A INSECTOS Y VIDA ANIMAL, TEFIFIESTRE O ACUÁTICA Un cuerpo expuesto que no es descubierto inmediatamente después de la muerte, se ve sujeto, en mayor medida, a la depredación animal, la cual va aumentando con la progresión del período postmortem. La depredación del cadáver por diversos animales produce una amplia gama de lesiones postmortem, las cuales pueden ser fácilmente mal interpretadas por el investigador de la muerte poco experimentado, como lesiones antemortem resultantes de acciones humanas. Hay cinco grupos primarios de animales que han sido asociados con la depredación postmortem de un cadáver humano. Estos son: 1. Insectos 2.Aves 3.Roedores 4.Animales acuáticos 5.Mamíferos carnívoros Los insectos comúnmente responsables de las lesiones postmortem incluyen a las moscas azules (blowflies), cucarachas y hormigas. Como se discutió en los textos de entomología forense, las moscas son los primeros insectos en llegar al cadáver. Las larvas de mosca azul que salen de los huevos comienzan su frenética alimentación con los tejidos del cadáver, y en gran número, son capaces de causar un daño tremendo a los tejidos. El daño producido por las larvas se exhibe como pequeños orificios cilíndricos que varían en tamaño, de uno a varios milímetros, y se asemejan a los producidos por un picahielo o una herida por proyectil de bajo calibre. Una lesión antemortem, por ejemplo una herida de bala o cuchillo, en muchos casos se verá distorsionada, agrandada o inclusive totalmente irreconocible, debido a la alimentación de las larvas en el sitio de lesión.

45 Las cucarachas y las hormigas, al igual que las moscas, pueden ser encontradas comúnmente tanto en interiores como en exteriores. La depredación por hormigas y cucarachas aparece como pequeñas erosiones en la piel que pueden dar la impresión de abrasiones antemortem. La desecación de estas mordeduras postmorten puede dar la impresión de excoriaciones por arrastre. En la mayoría de los casos es posible distinguir las mordeduras de hormiga de las de cucaracha, ya que el patrón de alimentación de las hormigas es menos limitado, con pequeños trazos lineales que bordean los puntos principales de erosión. Un cadáver expuesto en exteriores está sujeto a la depredación por varios tipos de aves, comúnmente buitres y cuervos. Tanto buitres como cuervos se alimentan usualmente del cadáver en las etapas finales de descomposición. Las lesiones ocasionadas por los cuervos aparecen en el tejido como pequeñas punciones triangulares, resultado de su picotear. El picoteo y la acción desgarradora utilizada en su alimentación por los buitres y buharros, produce pequeñas tiras con tejido adherido de apariencia sinuosa. Los pájaros más pequeños, como el gorrión común o el mirlo, removerán cabellos de la cabeza una vez que estos se han desprendido del cuerpo, para utilizarlos como material de construcción y de aislamiento para sus nidos. Esta práctica de remoción de cabello muchas veces explica que falte este en las escenas que involucran un cadáver en descomposición, y ha sido útil para obtener pelo de la víctima mediante la búsqueda y localización de nidos de aves cerca a la escena de la muerte.

46 Los roedores son otro grupo de animales responsables de la depredación postmortem. Los cuerpos expuestos en lugares interiores con condiciones de habitabilidad por debajo de lo normal, están sujetos al ataque de roedores tales como ratones y ratas. Se sabe que ambos se alimentan de un cuerpo en los primeros días siguientes a la muerte, produciendo heridas que se asemejan a lesiones antemortem ulceradas de la piel. Las áreas del cuerpo típicamente atacadas incluyen la cara, el cuero cabelludo y las yemas de los dedos. En casos que involucran restos esqueléticos, los roedores tales como ratones, ratas, ardillas y conejos, mordisquearán los huesos por su contenido mineral. Los sitios comunes para roer incluyen el foramen mágnum, las órbitas oculares, los maxilares superior e inferior, y los huesos largos. Las marcas de roedura en el hueso son muy semejantes a las cortadas de cuchillo u otro instrumento cortopunzante afilado, y pueden parecer inicialmente Sospechosas cuando se observan en las vertebras cervicales. Sin embargo, las marcas de mordisqueo de los roedores pueden ser distinguidas de las marcas de corte, por los surcos de doble canal producidos por los dientes incisivos del roedor. Los ratones de campo, en particular, son conocidos con desagrado por su hábito de remover huesos pequeños de manos y pies, dientes y joyería pequeña, los cuales llevan a sus madrigueras. En el caso de pérdida de pequeños elementos esqueléticos o dientes en la escena de muerte, vale la pena invertir algo de tiempo y trabajo en localizar madrigueras de roedores cercanas y revisarlas en busca de restos desaparecidos. Además de la destrucción debida a su mordisqueo, se sabe que los ratones construyen madrigueras entre los restos momificados o el cráneo de un cadáver.

47 Los animales acuáticos, incluidos peces, tortugas y cangrejos, son comúnmente responsables de lesiones postmortem en cadáveres recuperados de estanques, ríos, lagos y el océano. La depredación por peces pequeños es observada principalmente en los dedos de las manos y los pies, así como alrededor de los labios y las orejas, y aparece como pequeñas erosiones del tejido. Por otro lado, las tortugas y los cangrejos producen un daño significativo a los tejidos mientras se alimentan del cadáver. La mayoría de las lesiones producidas por las tortugas, lucen como grandes hoyos recortados sobre áreas expuestas del cuerpo. La dimensión del hoyo variará, según el tamaño de la tortuga. Las especies grandes de tortugas, como la >, son capaces de producir lesiones aplastantes en los huesos de la cara y el cráneo. Los cangrejos, que pueden ser encontrados en agua salada o dulce, se alimentan de la mayoría de las zonas expuestas del cuerpo. La depredación por cangrejos puede Ser en algunos casos confundida con lesiones cortantes, debido a la apariencia de "borde limpio" alrededor del área > de alimentación. Dependiendo del área de alimentación, uno puede ver pequeñas hendiduras en el tejido adyacente al área >, resultado de las tenazas utilizadas para agarrarse y moverse sobre el sitio de alimentación. Con excepción de los insectos carroñeros, los mamíferos carnívoros son responsables en la mayoría de los casos de las lesiones post-mortem por depredación. Carnívoros pequeños como los mapaches, zorrillos y comadrejas, suelen frecuentar un cadáver expuesto durante la etapa temprana del período postmortem. Las áreas del cuerpo más comúnmente atacadas son las manos, los pies y la parte superior del pecho. Las lesiones producidas por su alimentación son las típicas de la mayoría de los carnívoros, incluyendo desgarro de los tejidos con múltiples marcas de punción producidas por los caninos, y arañazos y rasgaduras lineales producidas por las garras.

48 Un cadáver expuesto, en un lugar cerrado, está sujeto a la depredación por gatos y perros domésticos. Tales casos de depredación por mascotas son comúnmente vistos en personas de la tercera edad que viven solas. Un caso de interés particular fue el de una anciana que había sido consumida, prácticamente en su totalidad, por sus cinco perros. La identificación positiva de la mujer se estableció a través de comparación odontológica de piezas dentales recuperadas de los restos fecales de los perros. La presencia de orina o materia fecal en el occiso, como en el caso de un individuo que murió mientras defecaba, es comúnmente responsable de lesiones específicas en los genitales y los glúteos, producidos por caninos domésticos. Los carnívoros de mayor tamaño, principalmente lobos, coyotes y perros domésticos, son conocidos por atacar al cadáver durante todo el periodo postmortem, incluyendo la esqueletización. Las lesiones postmortem producidas por estos grandes carnívoros, en la mayoría de los casos son bastante extensas. Los carnívoros cánidos son también, en gran parte, responsables de la dispersión y remoción de huesos comúnmente encontrada en casos que involucran restos esqueléticos. La dispersión y remoción de restos esqueléticos por coyotes y lobos tiende a ocurrir en un grado mucho menor que por perros domésticos. Se sabe que los perros domésticos esparcen restos esqueléticos sobre áreas enormes y llevan porciones de los restos a distancias considerables del sitio de muerte. Recientemente se han llevado a cabo un buen número de estudios concernientes a la depredación y carroñero canino de restos humanos, los cuales han proporcionado información valiosa sobre los tipos de lesión ósea y patrones de dispersión. Uno de estos estudios reportaba lesiones comúnmente observadas alrededor de las órbitas oculares, el maxilar superior y el área occipital del cráneo. Estas lesiones postmortem, que aparecen como fracturas y marcas de punción, pueden ser malinterpretadas como el resultado de la utilización de un instrumento puntiagudo tal como un picahielo. La ocurrencia específica de estas lesiones en el área facial del cráneo, resultó Ser producto de su transpone entre las mandíbulas de los cánidos.

49

50 4 Fecha en que la persona desaparecida fue vista con vida por última vez por un testigo confiable y el momento en que es hallado el cadáver. 5 Patricia MC Feeley, Estándares normalmente aplicados en la determinación del tiempo de muerte, en boletín de patología N o 5, Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses (1999)


Descargar ppt "ANTROPOLOGÍA FORENSE INTERVALO POSTMORTEM O TANATOCRONODIAGNÓSTICO."

Presentaciones similares


Anuncios Google