La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

C u r s o para padres y catequistas dePrimeraComunión Curso del Instituto de Formación Teológica por Internet ( I. F. T. I. ) www.institutodeteologia.org.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "C u r s o para padres y catequistas dePrimeraComunión Curso del Instituto de Formación Teológica por Internet ( I. F. T. I. ) www.institutodeteologia.org."— Transcripción de la presentación:

1 C u r s o para padres y catequistas dePrimeraComunión Curso del Instituto de Formación Teológica por Internet ( I. F. T. I. ) 1

2 20° lección I. Judas Macabeo, Caudillo Victorioso Caudillo Victorioso Concluyó por fin el cautiverio de los judíos en Babilonia. Regresaron al País de Canaán y reconstruyeron el Templo. Pero no lograron vivir en paz. Tuvieron que luchar contra sucesivos invasores, algunos más crueles que los otros. 2

3 Faltaban tres siglos y pico para que naciera el Redentor cuando su tierra fue invadida por Alejandro Magno, uno de los hombres más importantes de la historia antigua. Luego sufrieron la ocupación de egipcios y persas. Un rey sirio, Antíoco III, saqueó el templo de Jerusalén y se llevó sus tesoros. Su sucesor, Antíoco IV, hizo colocar en el Templo una estatua de Júpiter y desató una terrible persecución contra los judíos. 3 Antíoco III

4 Durante ella mataron a los siete hermanos Macabeos y a su madre, por negarse a despreciar la Ley de Dios. Entonces se levantó contra Antíoco un sacerdote israelita llamado Matatías, que se retiró a las montañas y armó un ejército para hacerle guerra. Murió Matatías y lo sucedió como el jefe de ese ejército un caudillo ejemplar, amigo de Dios y defensor de las buenas tradiciones de su pueblo. 4 Siete Hermanos Macabeos, Santos Mártires, 1 de agosto

5 Era éste Judas Macabeo, que llevaba el mismo apellido de aquellos siete hermanos que entregaran heroicamente sus vidas antes que pecar. Derrotó a cuatro grandes ejércitos sirios, reconquistó el País de Canaán, purificó el Templo profanado por Antíoco y restableció el culto del Dios verdadero. Antíoco andaba peleando con los persas cuando se enteró de los descalabros sufridos por sus generales a manos de Judas Macabeo. 5 Judas Macabeo

6 Con motivo de esas malas noticias, enfermó de tristeza y se murió. Judas Macabeo cometió un error, sin embargo. Después de triunfar sobre Nicanor, un oficial bastante competente que enviaran contra él, se alió con Roma, que era por entonces la nación más poderosa del mundo. 6 Judas Macabeo frente al ejército de Nicanor.

7 Ése fue un error político y, sobre todo, una señal de desconfianza hacia Dios, que lo había protegido hasta aquel momento sin que le hiciera falta ayuda de nadie. Roma iba conquistando toda la tierra conocida. Junto con sus defectos, tenía virtudes notables. Contaba con buenos soldados que, organizados en legiones, aseguraban el orden a su paso. 7

8 Había forjado un Derecho -el Derecho Romano- que aún es modelo de equidad. Su lengua, el latín, permitía que se entendieran entre sí gentes de muchos países, y todavía se lo utiliza en la liturgia católica como signo de universalidad. Pero ocurre que, si uno busca un aliado demasiado fuerte, corre el riesgo de que ese aliado lo termine dominando. Eso fue lo que resultó de la alianza entre judíos y romanos. 8

9 Al llegar el momento en que nacería el Salvador, los romanos ocupaban Canaán, aquella Tierra Prometida por Dios al viejo Abraham para su descendencia, cuya Historia acabo de contar. Los tiempos estaban maduros, los plazos se iban cumpliendo, la espera llegaba a su fin. 9

10 Algunos judíos, piadosos y conocedores de las profecías, observaban los sucesos que ocurrían en Belén pues, según estaba anunciado, allí nacería el Redentor anunciado. Objetivo: Destacar que todos los acontecimientos hasta aquí relatados fueron solamente antecedentes de ese instante clave que es la llegada del Mesías. Sugerir que el curso de la Historia fluyó hacia Belén, conducido por la mano de Dios. 10

11 II. Verdades del Compendio (nn. 521 a 526) NOVENO MANDAMIENTO: NO CONSENTIRÁS PENSAMIENTOS NI DESEOS IMPUROS - El noveno mandamiento exige vencer la concupiscencia carnal en los pensamientos y en los deseos. - La lucha contra esta concupiscencia supone * la purificación del corazón y * la práctica de la virtud de la templanza. 11

12 - El noveno mandamiento prohíbe * consentir pensamientos y deseos relativos a acciones prohibidas por el sexto mandamiento. - El bautizado, * con la gracia de Dios y * luchando contra los deseos desordenados, * alcanza la pureza del corazón mediante * la virtud y el don de la castidad, * la pureza de intención, * la pureza de la mirada exterior e interior, * la disciplina de los sentimientos y de la imaginación, * y con la oración. 12

13 - La pureza exige * el pudor, que regula las miradas y gestos, en conformidad con la dignidad de las personas. - El pudor libera del difundido erotismo y mantiene alejado de cuanto favorece la curiosidad morbosa. - Requiere también una purificación del ambiente social, mediante la lucha constante contra la permisividad de las costumbres, basada en un erróneo concepto de la libertad humana. 13

14 DÉCIMO MANDAMIENTO: NO CODICIARÁS LOS BIENES AJENOS - Este mandamiento complementa al precedente. - Exige una actitud interior de respeto en relación con la propiedad ajena, y prohíbe la avaricia, el deseo desordenado de los bienes de otros y la envidia, que consiste en la tristeza experimentada ante los bienes del prójimo y en el deseo desordenado de apropiarse de los mismos. 14

15 - El desprendimiento de las riquezas –según el espíritu de la pobreza evangélica– - y el abandono a la providencia de Dios, que nos libera de la preocupación por el mañana, * nos preparan para la bienaventuranza de «los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos» (Mt 5, 3). 15

16 En pocas palabras… *Catequesis especial* Leemos en Mt 19,14: Dejen a los niños, y no les impidan que vengan a mí, porque el Reino de los Cielos pertenece a los que son como ellos.

17 En tiempos de hedonismo, de egocentrismo… recordamos que la persona vale más por lo que es que por lo que tiene o sabe hacer (Gaudium et Spes 35). Simposio Internacional sobre "Dignidad de la persona con discapacidades mentales": «Los derechos y las obligaciones son iguales para todos los seres humanos, no únicamente para los sanos. La sociedad debe ayudar a las personas con discapacidad para que puedan desarrollar todos sus dones; ésa es la base de las sociedades justas y solidarias... La calidad de la vida dentro de una comunidad se mide, en buena parte, por el compromiso en la asistencia a los más débiles y a los más necesitados y en el respeto de su dignidad de hombres y de mujeres... El mundo de los derechos no puede ser sólo prerrogativa de los sanos. Se deberá facilitar la participación de la persona con discapacidad, en la medida de lo posible, en la vida de la sociedad y ser ayudada a desarrollar todas sus potencialidades de orden físico, psíquico y espiritual» (Mensaje de Juan Pablo II, Vaticano, enero de 2004).

18 III. INSTRUCCIÓN GENERAL DEL MISAL ROMANO MISA CON PARTICIPACIÓN DEL PUEBLO A) MISA SIN DIÁCONO Ritos iniciales Una vez congregado el pueblo, el sacerdote y los ministros revestidos con los ornamentos sagrados, avanzan hacia el altar en este orden: 18

19 a) el turiferario con el turíbulo humeante, si se usa el incienso; b) los ministros que llevan los cirios encendidos y, en medio de ellos, el acólito u otro ministro con la cruz; c)los acólitos y otros ministros; d) el lector, que puede llevar un poco elevado el Evangeliario, pero no el Leccionario; e) el sacerdote que celebrará la Misa. Si se usa incienso, el sacerdote antes de iniciar la procesión, pone incienso en el turíbulo, y lo bendice con el signo de la cruz, sin decir nada. 19

20 Durante la procesión hacia el altar, se ejecuta el canto de entrada. Al llegar al altar, el sacerdote y los ministros hacen una inclinación profunda. La cruz con la efigie de Cristo crucificado llevada en la procesión puede ser colocada junto al altar como cruz de altar; como ésta debe ser una sola, aquélla sea llevada a otro lugar digno, si ya hay una cruz de altar fija. Los candeleros se colocan sobre el altar o junto al mismo; el Evangeliario se pone sobre el altar. 20

21 El sacerdote se acerca al altar y lo venera con un beso. Luego, según las circunstancias, inciensa la cruz y el altar, caminando en torno a él. Concluido esto, el sacerdote se dirige a la sede. Una vez terminado el canto de entrada, estando todos de pie, el sacerdote y los fieles hacen la señal de la cruz. El sacerdote dice: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. El pueblo responde: Amén.. 21

22 Luego, vuelto hacia el pueblo y extendiendo las manos, el sacerdote lo saluda con una de las fórmulas propuestas. Puede también él u otro ministro, con brevísimas palabras, introducir a los fieles en la Misa del día. Sigue el acto penitencial. Luego se canta o se dice el Señor, ten piedad, según las rúbricas. Cuando está prescrito, se canta o se dice el Gloria. 22

23 Después, el sacerdote invita al pueblo a orar, con las manos juntas, diciendo: Oremos. Y todos, con el sacerdote, oran en silencio por breves momentos. 23 Entonces el sacerdote, con las manos extendidas, dice la oración colecta. Concluida ésta, el pueblo responde: Amén.

24 Presentación confeccionada por el Padre Juan María Gallardo ( Para ywww.institutodeteología.org Con el aporte Mónica Heller (


Descargar ppt "C u r s o para padres y catequistas dePrimeraComunión Curso del Instituto de Formación Teológica por Internet ( I. F. T. I. ) www.institutodeteologia.org."

Presentaciones similares


Anuncios Google