La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

El Palacio de la Esperanza Nuestros días están marcados por la angustia y el temor de una situación económica desfavorable. Nuestros días están marcados.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "El Palacio de la Esperanza Nuestros días están marcados por la angustia y el temor de una situación económica desfavorable. Nuestros días están marcados."— Transcripción de la presentación:

1

2 El Palacio de la Esperanza

3 Nuestros días están marcados por la angustia y el temor de una situación económica desfavorable. Nuestros días están marcados por la angustia y el temor de una situación económica desfavorable.

4 Como si esto no fuese suficiente, todavía vivimos angustiados debido a problemas de relaciones con las personas que más amamos.

5 Sé que moriré en la esperanza Pero esta esperanza hay que creerla... Sartrê Sé que moriré en la esperanza Pero esta esperanza hay que creerla... Sartrê

6 La Esperanza necesita tener un fundamento sólido, no es una esperanza ilusoria construida sobre un cuento de hadas. Es la esperanza que está basada en Dios y revelada en la Biblia. La Esperanza necesita tener un fundamento sólido, no es una esperanza ilusoria construida sobre un cuento de hadas. Es la esperanza que está basada en Dios y revelada en la Biblia.

7 Una de las enseñanzas más fascinantes de la Biblia es la historia del Santuario. Ya hace unos años que esto sucedió. En Éxodo 25:8, Dios dice: Y me harán un santuario para mí, y yo habitaré en medio de ellos. Una de las enseñanzas más fascinantes de la Biblia es la historia del Santuario. Ya hace unos años que esto sucedió. En Éxodo 25:8, Dios dice: Y me harán un santuario para mí, y yo habitaré en medio de ellos.

8 En el patio, había un altar donde eran ofrecidos los sacrificios de animales y una fuente con agua para que los sacerdotes pudieran purificarse antes de entrar en el recinto sagrado para ministrar delante del Señor.

9 El primer compartimiento del santuario se llamaba Lugar Santo. En él habían tres muebles: La mesa con los panes, el candelabro con las siete lámparas y el altar del incienso. El primer compartimiento del santuario se llamaba Lugar Santo. En él habían tres muebles: La mesa con los panes, el candelabro con las siete lámparas y el altar del incienso.

10 El segundo compartimiento era llamado Lugar Santísimo, en él Dios revelaba su presencia. Allí estaba un mueble en forma de caja, llamado Arca del pacto, dentro de ella estaban los Diez Mandamientos, sobre el arca había una tapa, llamada Propiciatorio, sobre la cual Dios revelaba su gloria. Encima del propiciatorio, estaba la figura de dos ángeles mirando con reverencia hacia el arca. El segundo compartimiento era llamado Lugar Santísimo, en él Dios revelaba su presencia. Allí estaba un mueble en forma de caja, llamado Arca del pacto, dentro de ella estaban los Diez Mandamientos, sobre el arca había una tapa, llamada Propiciatorio, sobre la cual Dios revelaba su gloria. Encima del propiciatorio, estaba la figura de dos ángeles mirando con reverencia hacia el arca.

11 El santuario construido por los israelitas funcionaba como habitación de Dios. Era el palacio divino en medio del pueblo. Este palacio, con sus muebles y ritos, ilustraba verdades importantes del plan de Dios para restaurar la felicidad de los seres humanos. Era una poderosa representación visual de la esperanza que sólo Dios puede ofrecer. El santuario construido por los israelitas funcionaba como habitación de Dios. Era el palacio divino en medio del pueblo. Este palacio, con sus muebles y ritos, ilustraba verdades importantes del plan de Dios para restaurar la felicidad de los seres humanos. Era una poderosa representación visual de la esperanza que sólo Dios puede ofrecer.

12 Ubicado en el patio del santuario, donde los israelitas ofrecían los sacrificios. Enseñaba la solemne lección de que el pecado causaba la muerte de un animal inocente. Con él, aprendemos que el perdón de los pecados sólo puede ser plenamente concedido cuando contemplamos la cruz de Cristo. Ubicado en el patio del santuario, donde los israelitas ofrecían los sacrificios. Enseñaba la solemne lección de que el pecado causaba la muerte de un animal inocente. Con él, aprendemos que el perdón de los pecados sólo puede ser plenamente concedido cuando contemplamos la cruz de Cristo.

13 Cristo murió para que nuestros pecados fuesen perdonados. Por lo tanto tenemos esperanza de perdón.

14 La Fuente En la fuente con agua ubicada en el patio, los sacerdotes debían purificarse para entrar en el santuario y ministrar delante de Dios. La lección fundamental que aprendemos aquí es el valor de la pureza. Aquellos que desean tener comunión con Dios deben valorar la pureza. En la fuente con agua ubicada en el patio, los sacerdotes debían purificarse para entrar en el santuario y ministrar delante de Dios. La lección fundamental que aprendemos aquí es el valor de la pureza. Aquellos que desean tener comunión con Dios deben valorar la pureza.

15 Hoy la pureza y los valores morales básicos son despreciados y abandonados. Hay mucha suciedad en el mundo: pornografía, prostitución, drogas, e infidelidad en las relaciones conyugales. Hoy la pureza y los valores morales básicos son despreciados y abandonados. Hay mucha suciedad en el mundo: pornografía, prostitución, drogas, e infidelidad en las relaciones conyugales.

16 Hay un dicho popular que expresa: No es la montaña que agota las fuerzas, sino las piedritas en el zapato. Las pequeñas cosas, los hábitos erróneos y otras flaquezas impiden nuestra felicidad. Hay un dicho popular que expresa: No es la montaña que agota las fuerzas, sino las piedritas en el zapato. Las pequeñas cosas, los hábitos erróneos y otras flaquezas impiden nuestra felicidad. Pero Cristo nos quiere purificar, y sólo Él nos puede dar el poder para vencer los malos hábitos y los malos pensamientos.

17 La mesa con los panes enseñaba que Dios es el proveedor de las necesidades de su pueblo. No debemos olvidar que el alimento que nos sostiene y los bienes materiales que nos permiten vivir una vida digna, son el resultado de la providencia de Dios. La mesa con los panes enseñaba que Dios es el proveedor de las necesidades de su pueblo. No debemos olvidar que el alimento que nos sostiene y los bienes materiales que nos permiten vivir una vida digna, son el resultado de la providencia de Dios. La Mesa

18 El candelabro señalaba a Cristo, … la luz del mundo. Donde hay luz, no existen tinieblas. Cristo es la luz que ilumina. Su Palabra es la lámpara que nos muestra el camino. El candelabro señalaba a Cristo, … la luz del mundo. Donde hay luz, no existen tinieblas. Cristo es la luz que ilumina. Su Palabra es la lámpara que nos muestra el camino. El Candelabro

19 En este altar, el sacerdote ofrecía diariamente incienso, cuyo aroma llenaba el santuario, principalmente el Lugar Santísimo. Al quemar el incienso, el sacerdote intercedía delante de Dios, a favor del pueblo. El Altar del Incienso

20 Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis. Pero si alguno hubiera pecado, abogado tenemos ante el Padre, a Jesucristo el justo. 1 Juan 1:21 Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis. Pero si alguno hubiera pecado, abogado tenemos ante el Padre, a Jesucristo el justo. 1 Juan 1:21

21 El propiciatorio En el Lugar Santísimo había una pequeña caja revestida de oro llamada Arca del Pacto. Sobre el arca, había una tapa llamada propiciatorio. Una vez por año, el sumo sacerdote asperjaba sangre del sacrificio sobre ese propiciatorio para enseñar la solemne lección de que los pecados sólo pueden ser removidos con sangre del sacrificio. En el Lugar Santísimo había una pequeña caja revestida de oro llamada Arca del Pacto. Sobre el arca, había una tapa llamada propiciatorio. Una vez por año, el sumo sacerdote asperjaba sangre del sacrificio sobre ese propiciatorio para enseñar la solemne lección de que los pecados sólo pueden ser removidos con sangre del sacrificio.

22 El Arca El Arca contenía los Diez Mandamientos de la Ley de Dios.

23 La Ley contenía la receta para la verdadera felicidad. Al darnos su Ley, Dios también nos da la disposición y las fuerzas para obedecerla. Al reconciliarnos con Dios, somos llamados a una vida de acuerdo con su voluntad.

24 El Santuario enseña que no podemos ser suficientemente buenos por nosotros mismos para alcanzar la paz verdadera. Necesitamos a Dios y el perdón que Él ofrece mediante el sacrificio de su Hijo, Jesucristo.


Descargar ppt "El Palacio de la Esperanza Nuestros días están marcados por la angustia y el temor de una situación económica desfavorable. Nuestros días están marcados."

Presentaciones similares


Anuncios Google