La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

HEPATITIS EQUIPO 2. DEFINICION INCHAZON E INFLAMACION DEL HIGADO Causas La hepatitis puede ser causada por: Células inmunitarias en el cuerpo que atacan.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "HEPATITIS EQUIPO 2. DEFINICION INCHAZON E INFLAMACION DEL HIGADO Causas La hepatitis puede ser causada por: Células inmunitarias en el cuerpo que atacan."— Transcripción de la presentación:

1 HEPATITIS EQUIPO 2

2 DEFINICION INCHAZON E INFLAMACION DEL HIGADO Causas La hepatitis puede ser causada por: Células inmunitarias en el cuerpo que atacan el hígado. Infecciones por virus (como las hepatitis A, B o C), bacterias o parásitos. Daño hepático por alcohol o tóxicos (venenos). Medicamentos, como una sobredosis de paracetamol. La enfermedad hepática también puede ser causada por trastornos hereditarios, como la fibrosis quística o la hemocromatosis, una afección que consiste en tener demasiado hierro en el cuerpo. Otras causas abarcan la enfermedad de Wilson, un trastorno en el cual el cuerpo retiene demasiado cobre.

3 FISIOPATOLOGIA HEPATITIS AHEPATITIS BHEPATITIS C La infección se da después de la ingestión de agua o alimentos contaminados con materia fecal que contengan el virus. El virus directamente el que produce el daño hepático, sino que se produce por mecanismos inmunes por acción de células NK y linfocitos T citotóxicos. Se comienzan a detectar niveles de anticuerpos IgM anti-VHA y de tipo IgG. La lesión hepática vinculada a VHB es provocada fundamentalmente por mecanismos inmunitarios, mediados por la lisis de los hepatocitos infectados por los linfocitos T citotóxicos. Recientemente se han identificado los mecanismos patogénicos precisos responsables de la hepatopatía necroinflamatoria crónica y aguda vinculada a VHB y los factores virales y/o del huésped que determinan la gravedad de la enfermedad. D ecimos que la inflamación del hígado es provocada por el daño causado a las células hepáticas como una respuesta inmune, ya que el organismo responde de este modo contra la infección, el daño se extiende al invadir el espacio periportal, los vasos portales y los lóbulos hepáticos, lo cual da lugar a la inflamación del hígado con una consecuente destrucción de las células parenquimatosas hepáticas que provocará una autolisis y la degeneración y necrosis de los hepatocitos.

4

5

6

7 CUADRO CLINICO HEPATITIS AHEPATITIS BHEPATITIS C El periodo de incubación de la hepatitis A suele ser de unos 14–28 días. Los síntomas de la hepatitis A tienen carácter moderado o grave y comprenden fiebre, malestar, pérdida de apetito, diarrea, náuseas, molestias abdominales, coloración oscura de la orina e ictericia (coloración amarillenta de la piel y la esclerótica ocular). Los infectados no siempre presentan todos esos síntomas. Puede que no tenga ningún síntoma. Puede sentirse enfermo durante un período de días o semanas. Es posible que los síntomas de la hepatitis B no aparezcan hasta 6 meses después del momento de la infección. Los síntomas iniciales incluyen: Inapetencia Fatiga Febrícula Dolores musculares y articulares Náuseas y vómitos Piel amarilla y orina turbia Los síntomas desaparecerán en unas cuantas semanas a meses si su cuerpo es capaz de combatir la infección. Algunas personas nunca se libran del virus de la hepatitis B, lo cual se denomina hepatitis B crónica. Es posible que las personas con hepatitis crónica no tengan síntomas y no sepan que están infectadas. Con el tiempo, algunas personas pueden presentar síntomas de daño hepático crónico y cirrosis del hígado. El período de incubación de la hepatitis C puede variar de dos semanas a seis meses. Tras la infección inicial, aproximadamente un 80% de las personas no presenta ningún síntoma. Los pacientes con sintomatología aguda pueden presentar fiebre, cansancio, inapetencia, náuseas, vómitos, dolor abdominal, orinas oscuras, heces claras, dolores articulares e ictericia (coloración amarillenta de la piel y los ojos).

8 DIAGNOSTICO HEPATITIS AHEPATITIS BHEPATITIS C Los casos de hepatitis A son clínicamente indistinguibles de otros tipos de hepatitis víricas agudas. El diagnóstico se establece mediante la detección en la sangre de anticuerpos IgM e IgG dirigidos específicamente contra el VHA. Otra prueba es la reacción en cadena de la polimerasa con retrotranscriptasa (RT-PCR), que detecta el RNA del virus de la hepatitis A, pero puede necesitar laboratorios especializados. Una serie de exámenes de sangre llamados pruebas analíticas para la hepatitis viral se realiza para ayudar a diagnosticar la afección. Los siguientes exámenes se realizan para buscar daño en el hígado si usted tiene hepatitis B crónica: Nivel de albúmina Pruebas de la función hepática Tiempo de protrombina También se realizará un examen para medir el nivel de VHB en la sangre (carga viral). Esto le permite a los médicos saber cómo está funcionando su tratamiento. La infección con el VHC se diagnostica en dos etapas: La detección de anticuerpos anti-VHC mediante un examen serológico revela que la persona está infectada con el virus. Si el examen es positivo se debe realizar una prueba de ARB del VHC para confirmar la infección crónica, dado que entre el 15 y el 45% de las personas infectadas con el VHC eliminan espontáneamente la infección mediante una respuesta inmunitaria fuerte, sin necesidad de tratamiento. Aunque ya no estén infectadas, los análisis serológicos de esas personas revelarán la presencia de anticuerpos anti-VHC.

9 TRATAMIENTO HEPATITIS AHEPATITIS BHEPATITIS C No hay ningún tratamiento específico para la hepatitis A. Los síntomas pueden remitir lentamente, a lo largo de varias semanas o meses. El tratamiento persigue el bienestar y el equilibrio nutricional del paciente, incluida la rehidratación tras los vómitos y diarreas. La hepatitis B no necesita un tratamiento específico en la fase aguda. Las medidas se centran en mantener el bienestar y el equilibrio nutricional, que incluye la reposición de los líquidos perdidos por los vómitos y la diarrea. Cuando la enfermedad evoluciona a una fase crónica, el paciente necesitará seguir una terapia farmacológica. En estos casos se suelen prescribir medicamentos antivirales, como tenofovir y entecavir, e inyecciones de interferón. La hepatitis C no siempre requiere tratamiento, porque en algunas personas la respuesta inmunitaria eliminará la infección espontáneamente y algunas personas con infección crónica no llegan a presentar daño hepático. Cuando el tratamiento es necesario, el objetivo es la curación. La norma de atención para la hepatitis C está cambiando rápidamente. Hasta hace poco, el tratamiento de la hepatitis C se basaba en un tratamiento con interferón y ribavirina que exigía inyecciones semanales durante 48 semanas y curaba aproximadamente a la mitad de los pacientes, pero provocaba reacciones adversas frecuentes y en ocasiones potencialmente mortales.


Descargar ppt "HEPATITIS EQUIPO 2. DEFINICION INCHAZON E INFLAMACION DEL HIGADO Causas La hepatitis puede ser causada por: Células inmunitarias en el cuerpo que atacan."

Presentaciones similares


Anuncios Google