La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

Programe su Computadora Probablemente el titulo de esta obra le extrañe en el sentido de que talvez Ud. no tenga computadora ni sepa como se programan.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "Programe su Computadora Probablemente el titulo de esta obra le extrañe en el sentido de que talvez Ud. no tenga computadora ni sepa como se programan."— Transcripción de la presentación:

1

2 Programe su Computadora Probablemente el titulo de esta obra le extrañe en el sentido de que talvez Ud. no tenga computadora ni sepa como se programan o que es programar una máquina como esa. ¡No importa! Las ideas y conceptos que vamos a analizar le serán de utilidad, al igual que a cualquier persona. Puede ser que no se haya percatado que posee una computadora personal-interior, suya... únicamente suya. Y posiblemente desconozca como se programó, quien o quienes hicieron el trabajo sucio. Lo más probable es que su participación en ello haya sido mínima; talvez inexistente. En todo caso el trabajo, talvez mejor debamos decir, el daño, está hecho. Su computadora ya esta programada y sin que se de cuenta esta guiando su vida.

3 ¿Cómo puede darse cuenta que sus actuaciones, vale decir su comportamiento, obedecen a un programa que talvez no elaboró pero permitió que otros lo hicieran por Ud.? Probablemente ha observado como se comportan los animales.; Se dice que ellos actúan guiados por el instinto. Pues bien, ese es su programa; sólo que en ellos este ya venía contenido en sus genes. Podría decirse que una mente superior o divina lo escribió y que es el mismo para todos los de su especie. Con el hombre funciona en forma distinta. Es cierto que en parte ya fue escrito para ××él por la vía genética; pero lo más se va elaborar después del nacimiento, en el terreno y durante el trascurso de la vida. aún así puede que no tenga conciencia de cual es ese programa personal suyo y cómo lo va guiando en el devenir de su existencia.

4 ¿Qué tiene que hacer entonces? Observar como se desenvuelve y reacciona ante ciertas circunstancias; en otras palabras, detectar como está funcionando su programa en la realidad de su vida. Voy a darle algunos tips para que lo descubra. Comience por analizar como actúa ante determinadas situaciones. ¿Qué pasa, por ejemplo, cuando se encuentra encerrado en una habitación, solo... padece de claustrofobia? Si es así, fíjese como actúa un niñito pequeño ante una circunstancia, o estímulo, igual; probablemente no muestre temor. Y si reflexiona sobre ello, sin duda se dará cuanta que ningún niño, en sus primeros años, cuando aun no se da plena cuenta de las cosas, se estremece ante la soledad. En otras palabras comprenderá que ese temor suyo es aprendido; que no lo traía al nacer. Se trata pues de una programación mental que se ha ido construyendo en su interior, con o sin su participación consciente, desde el día de su nacimiento, o talvez desde antes, cuando todavía estaba en el vientre materno.

5 En el caso del ejemplo, el estímulo, como es la habitación sola, actúa como desencadenante de un temor aprendido durante la niñez, probablemente por imitación a su padre o madre o de alguna persona mayor con quien se crió o con quien tuvo contacto frecuente durante su primera infancia. Ahora que es mayor, cada vez que se encuentra sólo en una habitación, el temor vuelve y casi no puede remediarlo. Tal vez no quisiera ser así; y hasta es probable que sienta vergüenza por ello pero no sabe como evitarlo. Hay muchos ejemplos como este, cuando los programas o esquemas mentales actúan en nosotros casi sin que nos demos cuenta y con poco o ningún control de parte nuestra.

6 Otra forma de programación mental son los valores que hemos adquirido; en otras palabras los criterios que hemos desarrollado para valorar las cosas que experimentamos o que observamos en el mundo a nuestro alrededor; o para juzgar a las personas con quienes nos relacionamos; o para decidir que hacer, escogiendo entre distintas alternativas. Entran aquí cuestiones tales como nuestros gustos y preferencias, nuestras opiniones, nuestras creencias y convicciones. A Ud. tal vez le asustan los perros o le tiene miedo a las alturas; o le gustan las mujeres, u hombres, gorditos ¿por qué? Porque así se programó, probablemente desde pequeño. No es que por herencia ya haya nacido con ciertos gustos o disgustos, con ciertas preferencias o temores; no, los ha adquirido como parte de su aprendizaje. Y lo mismo puede decirse de la religión que practica; esta le fue enseñada y talvez ni siquiera dude de su veracidad. Sus concepto del bien y el mal no son de nacimiento ; los ha adquirido durante el trascurso de su vida. Son aprendidos.

7 En tercer lugar están las llamadas normas de vida; o sea, las modalidades de nuestro comportamiento en sociedad, ante ciertas circunstancias, en determinadas ocasiones. Comúnmente las llamamos costumbres. Este tipo de programación presenta las más variadas formas de manifestación; como cuando visitamos una iglesia que no vestimos igual que lo hacemos en la playa, ni nos sentamos en su interior a tomarnos unos tragos. En la iglesia guardamos cierto recato y compostura. A las personas mayores, ancianos sobre todo, los tratamos con más respeto y consideración que a los niños y jóvenes. A estos los tuteamos (los tratamos de vos) a aquellos nos dirigimos con un Don, Doña, Usted. A los amigos cercanos los podemos llamar por apodos; a nuestros maestros o superiores, no. En un estadio presenciando un partido de fútbol gritamos y hasta insultamos a los jugadores; en una oficina, ese comportamiento sería impropio. A la patrona, la empleada doméstica no puede llamarla por su nombre ni tratarla de vos; en cambio, aquella a esta, sí. Hay pues miles de modalidades en que nuestra programación costumbrista se expresa. Nos comportamos según la ocasión

8 Ahora bien que actuemos o nos desenvolvamos en la vida de acuerdo con una programación no es en sí, el problema; este radica más bien en el hecho de que la misma puede ser un estorbo, una rémora, un obstáculo en nuestro desempeño personal y social; y aun para nuestro progreso. Puede estar ocasionándonos trastornos en nuestras relaciones humanas, hasta con las personas más allegadas. Hay quienes, por ejemplo, tienen la tendencia a contradecir a otros, con lo que frecuentemente provocan discusiones y polémicas y se atraen la mala voluntad de los demás. Probablemente alguno de sus padres o algún allegado era así, y de pequeños aprendieron de esa persona, tal comportamiento. Afortunadamente nuestras programaciones son como las grabaciones en cassettes, se pueden borrar. Si uno se da cuenta de que algún rasgo de carácter le está causando problema puede borrarlo o sustituirlo por otro que le sea más conveniente. Lo que hay que saber entonces es como borrar nuestro cassette y como regrabar en él a voluntad, bajo nuestro propio control. En ese caso seremos independientes porque ya no estaremos a merced de lo que otros quieran o determinan para nosotros, sino que podremos decidir de acuerdo con nuestras propias conveniencias e intereses.

9 Cuando la vida de uno es manejada totalmente por la programación grabada en la computadora cerebral podemos sufrir muchos percances y sinsabores, sin ninguna capacidad de parte nuestra para poderlo evitar. Nos asemejamos entonces a un barco sin timón que navega en aguas agitadas, completamente a la deriva. A la deriva

10 Desafortunadamente la historia está plagada de innumerables casos de personas que han perdido el control sobre sus vidas (tal vez nunca lo hayan tenido) y que van de tumbo en tumbo, golpe tras golpe, cayendo y levantando hasta finalizar algún día, a veces a una edad relativamente temprana, en la morgue, en la cárcel, en un manicomio o en una silla de ruedas, pidiendo limosna, olvidado de todo el mundo, sin un ser querido a su alrededor. Un caso de esos, tan hipotético como real, pudiera ser el siguiente: Pudo Evitarlo

11 KAREN PEREZ A los 18 años ha terminado sus estudios de bachillerato y se dispone a ingresar a la Universidad. Hija de madre soltera ha recibido de esta todas las atenciones y el cuidado que ha sido capaz de brindarle. Para poderla sostener la señora tuvo que trabajar muy duro y hasta el momento ha logrado sacarla adelante y está dispuesta a costearle estudios universitarios aún cuando ello va a requerir un gran sacrificio de su parte. Karen tiene novio que la iguala en edad, su compañero de estudios por varios años, un buen muchacho que también está planeando ingresar a la Universidad para estudiar medicina. Todo parece ir bien entre ellos, excepto que de vez en cuando tienen pequeñas peleas por culpa de los celos de ella. No puede resistir que otras chicas le hablen, menos que le sonrían y coqueteen. Afortunadamente él es muy paciente y no toma muy en serio sus celos. Por no saber pensar

12 Sin embargo, un día una amiga le cuenta que anda corriendo el rumor que su novio está interesado en otra muchacha y que lo han visto con ella más de una vez. Lo lógico es que en esa situación Karen debía comprobar primero la veracidad de la historia, antes de reñirle al novio por esa causa. Desafortunadamente actúa impulsivamente, en base únicamente al rumor y comienza a hostigarlo, quizá más de la cuenta. Este, molesto, decide retirarse un poco de ella esperando que le pase el ataque de celos. La chica interpreta ese alejamiento temporal como una prueba de que, efectivamente, él anda con otra. Dolida como se siente por la supuesta infidelidad del novio decide darle una lección. ¿Cómo? Saliendo con otro muchacho y pasando frente a él, dizque para provocarle celos. La reacción del joven no es la que ella esperaba; mas bien este se le aleja aún más y ahora sí, comienza a salir con una amiga que desde hacía algún tiempo venía coqueteándole pero en quien él no tenía ningún interés.

13 Dicen que la pasión es enemiga de la razón: Karen parece haber perdido la razón por completo y en un arrebato de irracionalidad cede a las pretenciones de su nuevo galán, enredándose con él sexualmente para luego, también por falta de precaución, salir embarazada. Y cuando el fulano se da cuenta de esto inmediatamente la abandona huyendo cobardemente para dejarla sumida en la desesperación. Su madre no le perdona el desliz y la manda a la calle. Sin saberse ganar aún la vida, la atribulada muchacha decide tomar la única salida que en su oscurecida mente le queda: quitarse la vida. ¡Que lástima! Por no usar un poco la cabeza se ha desperdiciado una vida que pudo ser prometedora. ¡Cuantas existencias no acaban así, a la deriva, por no usar la cabeza, por dejarse llevar por los impulsos; por la mala programación que infesta sus mentes. Por haber permitido que en el cassette se gravara basura en lugar de pensamientos sabios, ideas de bien y conocimiento científico!.

14 El modo de ser de una persona El lenguaje y la sabiduría popular han consagrado la figura del modo de ser personal de cada quien, como queriendo indicar la unicidad e individualidad del comportamiento humano. Se trata del mismo concepto que los psicólogos manejan bajo la denominación de carácter, y en unas formas más global, como personalidad. Se dice que todos los seres humanos tenemos una personalidad que es única, propia, que nos distingue de los demás; y que no hay dos personalidades iguales. Ahora en cuanto a la explicación de cómo se forma, hay muchas versiones, según las distintas corrientes psicológicas, filosóficas, religiosas, que la interpretan. Sin embargo, parece haber cierto consenso en el sentido de que una parte es heredada y la otra, adquirida, como resultado de un proceso de educación y de adaptación del individuo a su medio o sociedad. ¿Por qué escogió este camino?

15 Algunas corrientes psicológicas y filosóficas han planteado la hipótesis de que, en cuanto a la parte no hereditaria de la personalidad, el hombre cuando nace es como una hoja en blanco, la tabula raza de que hablaban los antiguos, sobre la cual no se ha escrito o grabado nada, correspondiendo a la sociedad y al individuo mismo ir escribiendo poco a poco los rasgos que han de conformar su carácter.

16 En cuanto a la parte hereditaria se sabe que nuestros antepasados en línea directa y hasta un cuarto o quinto nivel (a lo sumo) nos trasmiten, a través de los genes que nuestros progenitores contribuyen en el momento de la concepción, ciertos rasgos (hereditarios, innatos) como son los llamados talentos y habilidades, la inteligencia caracterizada por la memoria y la capacidad de razonar y de asimilar y de aprehender el mundo a nuestro alrededor por medio de los cinco sentidos, así como la capacidad de sentir y movernos mediante el llamado sistema senso-motor. Esto explica como las personas presentamos talentos, capacidades y habilidades muy propias, como la facilidad para escribir, para comunicarnos, para las matemáticas, para las artes manuales, para la música, para cantar, como cuando se dice de alguien que tiene una voz privilegiada, para los deportes y tantas otras habilidades que forman la llamada vocación. ¿Herencia o ambiente?

17 Ahora bien, sobre esos rasgos innatos (hoja en limpio o tabula raza) que algunos llaman el temperamento, se van a escribir o grabar una serie de rasgos y pautas en la mente del individuo, con y bajo la influencia de sus mayores y de su medio socio-cultural en general, que van a constituir su carácter y que ahora, metafóricamente y por comparación con las computadoras, algunos denominan, usando un lenguaje cibernético, programación. Como parte de esta el individuo adquiere una serie de ideas, ideales, valores, conocimientos, creencias y hasta prejuicios, lo mismo que ciertas costumbres, hábitos, gustos y modalidades propias de la cultura y el medio en que se educa. Lamentablemente, mucho de esa programación nuestra está conformada por elementos negativos, perjudiciales a nuestro desarrollo personal y desenvolvimiento social y sobre todo, actúan como obstáculos hacia la persecución y obtención de una vida productiva, plena de realizaciones, dicha y felicidad. Muchas de las pautas grabadas en nuestra mente son, prácticamente, basura; pautas autodestructivas. Y más lamentablemente aún es el hecho de que esa programación aprendida guía nuestras vidas, muchas veces hacia el peligro y el sufrimiento, sin si quiera darnos cuenta de ello.

18 EL MUNDO PODRIA SER ALGO MEJOR Y NUESTRAS VIDAS TAMBIEN Cuando nos ponemos a pensar en tanta lacra humana que plaga nuestras sociedades: borrachos, drogadictos, delincuentes y toda suerte de mal vivientes, mendigos y parásitos, nos damos cuenta del daño que las falsas creencias, prejuicios y maldades que se han grabado en nuestras mentes, han provocado. ¡Que distinto sería el mundo si no hubiera tanta estupidez en nuestras cabezas! Por eso es que como sostienen serios pensadores y moralistas, si queremos una mejor sociedad será necesario primero limpiar, por así decirlo, las mentes y corazones humanos, antes que intentar reformas y transformaciones estructurales que de nada servirán mientras el mal no se arranque de sus verdaderas raíces que son las malas programaciones mentales. ¿Lavado de Cerebro?

19 EL HOMBRE FUE CREADO A IMAGEN Y SEMEJANZA DE DIOS Es verdaderamente un insulto a la razón que haya tanto ser degradado revolcándose en el fango de sus propias vidas inútiles. Viviendo como parias, casi como animales o fieras salvajes, cuando podrían vivir como príncipes, gozando a plenitud de los dones con que el Creador los distinguió. Todas las personas tenemos inteligencia, talentos que nos dió Dios como regalo de nacimiento, con los cuales podríamos construir un maravilloso mundo para todos y cada uno de los humanos. No nos damos cuenta que dentro nuestro hay poderes maravillosos, como un gigante dormido, un genio, esperando por nuestras órdenes de vivir mejor y ser felices. La luz viene de lo alto

20 ¿Esto que quiere decir? Que si sufrimos, que si erramos, que si nos va mal en algo, muy nuestra culpa es; porque no usamos la inteligencia. Excepto en muy raras ocasiones, la causa de nuestros problemas somos nosotros mismos. Solemos achacarle a otros lo que nos pasa o culpar a la suerte, al sistema social o al destino por nuestras desgracias y desventuras, sólo para justificarnos, que no para superarlas. Es cierto que ese autoengaño nos evita el dolor de vernos cómo en realidad somos, el que la verdad puede causarnos, mas no nos ayuda a corregir las fallas de personalidad de que adolecemos, ni las consecuencias de nuestros errores.

21 En un momento de ofuscación podemos agredir u ofender a alguien lo cual posiblemente nos acarree muchos sinsabores. Tal vez nos justifiquemos diciendo que no nos pudimos controlar; lo cierto es que Dios nos dio el libre albedrío y sabemos cuando hemos cometido un error, así que es inútil alegar que nuestras emociones son superiores a nuestra razón. Autoengaño

22 El hombre es un ser de sentimientos y Dios le dio la capacidad de sentir, al mismo tiempo que la de saber distinguir entre el bien y el mal, y cuando algo nos beneficia o nos puede perjudicar. Los malos sentimientos, las llamadas bajas pasiones, deben someterse a la razón, para garantizarnos que actuamos correctamente. Si la razón nos indica que un sentimiento es bueno y beneficioso, podemos dejarnos llevar por él, pero si nos indica lo contrario no debemos permitir que nos domine. La sabiduría en el uso de nuestros conocimientos, de la mano con nobles y buenos sentimientos, nos ha de conducir por el camino del bien y la felicidad.

23 DESPROGRAMANDO LO PROGRAMADO Cuando uno se da cuenta que está cometiendo muchos errores, viviendo una vida desgraciada, encaminándose directamente al abismo, lo primero que tiene que hacer es concientizarse de lo que no está bien, de que ideas falsas, prejuicios o creencias equivocadas lo están impulsando a comportarse erróneamente, y una vez aclarado eso, deberá iniciar un proceso de regeneración mental, es decir de desprogramación. ¿Cómo se hace eso? Hay varias maneras, analizaremos aquí algunas de las mas conocidas y efectivas.

24 Usando las autoafirmaciones ¿Ha oído Ud. decir que cuando alguien tiene un dolor de cabeza y se repite constantemente a sí mismo: ¡No me duele la cabeza... no me duele la cabeza! Que al fin el dolor termina por quitársele? Pues eso es una autoafirmación: Repetirse algo continuamente hasta que termina por convertirse en realidad. Este principio lo usamos con frecuencia, pero para dañarnos, rara vez para hacernos bien. Un caso relativamente común es el de aquel que se repite a si mismo que es torpe hasta que termina por creerlo. Si quiere convencerse de la efectividad de esta ley mental, pruebe lo siguiente: La próxima vez que no pueda dormir repítase varias veces: tengo que dormirme,... tengo que dormirme,... y el sueño llegará. NO ME DUELE

25 Ud. puede utilizar esta técnica de las autoafirmaciones en una y mil maneras; prácticamente no hay limite para ello. Use su imaginación y encontrará que sus posibilidades son casi ilimitadas. Debo advertirle que las autoafirmaciones operan con respecto a uno mismo, no con otras personas. Quiero decir que no puede usar esta técnica para hacer que otra persona cambie. De nada le serviría repetirse, digamos, mi hijo se va a portar bien, muchas veces; él no va a cambiar hasta que no sienta la necesidad o el deseo de hacerlo. Y aquí aprovecho este momento para decirle que el cambio en una persona es posible sólo si ella quiere cambiar.

26 Si Ud. tiene problema de alcoholismo y se decide a dejarlo, puede lograrlo, porque ese cambio depende principalmente de su propia voluntad y determinación, de querer dejar atrás esa falla de carácter. Otra persona con el mismo problemas podrá cambiar sólo si se decide a hacerlo. De nada sirve, o muy poco, que otros quieran ayudarlo si él no lo permite. Sería el caso del drogadicto que se incomoda cuando se le conseja que deje la droga o se resiste cuando le quieren someter a un tratamiento de desintoxicación. Bajo la mirada de su padre o una autoridad superior, podrá dejarla pero sólo por un tiempo, mientras dure la vigilancia. Tan pronto se le deje solo, volverá a endrogarse. Quiero Cambiar

27 LA MEZCLA DE PROGRAMACIÓN EN EL MATROMONIO El caso que vamos a relatar es verídico, extraído de la vida real; los nombres han sido cambiados para guardar su identidad, lo mismo que las circunstancias de los hechos concretos. Por lo demás es tan verosímil como los que a diario presenciamos en el mundo a nuestro alrededor. Llamaremos a los esposos protagonistas de nuestra historia, Los Melaza, en semblanza de aquella tira cómica de los periódicos donde marido y mujer viven en continua batalla. Los Melaza tienen más de quince años de casados y han procreado tres hijos. Nunca han vivido, lo que se dice, en paz; siempre han tenido una que otra disputa, sobre todo por las tonterías del esposo y los celos de la mujer, pero nada que pueda considerarse realmente grave. Últimamente, sin embargo, las cosas han empeorado entre ellos, al grado que han tenido cortas separaciones.

28 Todo comenzó, mas bien debo decir, se agravó, cuando la señora decidió trabajar para ayudar al marido con los gastos del hogar ya que su situación económica era prácticamente, de bancarrota. Como tenían un atraso considerable en el pago de la hipoteca, el Banco estaba a punto embargarles la casa. Hasta ese momento, ella había permanecido atendiendo las labores domésticas incluyendo el cuido de los hijos. Al comenzar a trabajar la Sra. Melaza tuvo necesariamente que desatenderse un poco de los quehaceres domésticos y hasta de los hijos, igual que del marido, puesto que trabajando como vendedora de servicios al hogar a veces tenía que visitar clientes en sus casas aún en horas nocturnas. Esta situación desagradaba sobremanera al esposo y a los hijos que tenían que atenderse solos, muchas veces llegando hasta cocinarse su comida y lavarse su ropa, algo a lo que ellos no estaban acostumbrados pues eran tareas de la señora.

29 El aspecto positivo era que con los ingresos que ella aportaba podían cubrir pagos atrasados evitando así el peligro de embargos, lo mismo que el pago de los colegios de los hijos que habían sido amenazados con ser retirados de ellos. Esto ha provocado como una actitud de independencia en la señora, quizá hasta de cierta prepotencia, ya que considera que ha salvado al hogar de la ruina ante la incapacidad del marido para generar los ingresos necesarios a su sostenimiento. Mientras tanto en él, las actitudes machistas han aflorado en toda su magnitud: que su esposa esté llegando noche a la casa le disgusta, al extremo de sospechar que pudiera haber otro hombre de por medio; la ha acusado veladamente de infidelidad. Él es también de los chapados a la antigua que creen que la mujer sólo debe atender las cosas del hogar y que se sienten disminuidos cuando ella tiene que trabajar. Esto a pesar de que reconoce que lo que la esposa está aportando es importante, mas bien vital.

30 Hay que agregar que la señora es una de esas personas de temple, con un gran afán de lucha y superación. Ahora que está saboreando el fruto de su trabajo y produciendo más ingresos que el esposo, pues parece ser que se siente superior a él. Y esa misma ambición la ha llevado a iniciar su propio negocio como vendedora de una importante empresa del ramo. Como es muy hábil para las ventas, pronto logra hacerse de una buena clientela y mantenerse ocupada y, por supuesto, generando mayores ingresos. A él, su negocio de ventas a domicilio no le está produciendo y se ha visto en la necesidad, también a instancias de ella, de ayudarle con la atención de los clientes de servicios al hogar. De esta manera, prácticamente, él se ha convertido en empleado de ella, situación que le resulta muy desagradable, primero porque siente que el macho debe llevar las riendas de la casa y el negocio de la esposa lo considera como una extensión del hogar (en efecto, el trabajo lo realizan ambos, en el hogar) Segundo, porque siendo ella la que atiende y tiene contacto con la clientela, también se encarga de la facturación y cobro de los servicios, en efecto, manejando las finanzas del hogar; esto también lo tiene a él muy incomodo ya que ella debe proveerle hasta para sus cigarrillos y cervezas; más aún, le compra la ropa y calzado que se pone.

31 Este arreglo goza del total beneplácito de la señora, puesto que le dá un sentido de superioridad e independencia del marido, mientras que a él le incomoda, por sentirse subordinado a ella. Y esa incomodidad, precisamente, lo ha llevado a abandonar el hogar por períodos cortos queriendo aclarar sus ideas. Lastimosamente no tiene por ahora una fuente segura de ingresos como para no tener que depender de su mujer y ha tenido que regresar y a regañadientes someterse a la situación. Por otra parte él no tiene el mismo empuje que ella, no deja de ser un tanto atenido y hasta mal administrador con el dinero; es lo que comúnmente se llama un botarata, siendo esa precisamente la razón por la cuál fracasó en su negocio.

32 La vida entre ellos es ahora punto menos que insoportable; riñen continuamente y muchas veces en forma, por demás, acalorada. En cierta ocasión uno de los dos comentó que la relación con su cónyuge era un infierno. Sin embargo parecen atrapados en las redes de su propia telaraña, la que ellos mismos han tejido. No se soportan, parecen odiarse mutuamente y sin embargo ambos dicen quererse. Piensan que estarían mejor separados pero no pueden dejarse; ella porque piensa que necesita la seguridad que la presencia del hombre le da al hogar además de la ayuda en el negocio y él porque sabe que sin ella sus penurias económicas serían mayores ya que, en este momento al menos, cree que no podría con la carga económica del sostenimiento del hogar; talvez ni siquiera andar en carro como ahora lo hace. Volver a viajar en bus o vivir en una casa más pequeña o en una colonia de menor categoría social sería para él difícil de sobrellevar: una vergüenza con sus amigos y parientes.

33 Y en medio de todo esto, los hijos, quienes sufren intensamente al ver las continuas querellas entre sus padres; además del mal ejemplo que reciben. Se sienten muy confundidos porque quisieran verlos vivir en paz pero no saben que hacer. Cuando sus amigos y parientes, quienes se han dado cuenta de la difícil situación entre ellos, se acercan tratando de conciliarlos, los Melaza reaccionan recriminándose mutuamente, como si sus diferencias fueran insalvables. El la acusa a ella de querer manejar el negocio sin tomarlo en cuenta ni darle participación. Ella piensa que la seguridad que hoy disfrutan se debe a su iniciativa y dinamismo y además no tiene confianza en él como para darle esa participación que pide; piensa que llevaría a la familia, a la ruina, nuevamente.

34 Amigos y parientes les han propuesto diversos arreglos como para que se puedan entender mejor y aún hacer que el negocio progrese. Reiteradamente encuentran inconvenientes en dichos arreglos y si no es uno el que lo rechaza, es el otro. Parece pues como si su pelea es incontenible y sin solución. ¿CUÁNTOS MELAZAS HAY EN ESTE MUNDO? Decía el maestro Jesús, El Cristo, que el número de los necios es infinito. Las personas que actúan en forma irracional son verdaderamente, legión, incontables. En mayor o menor grado, todos quizá padecemos de ese mal de la irracionalidad, en un momento u otro, en una época o en otra. El Santo Francisco de Asís también decía que en el hombre existe mala levadura; y tal vez sea cierto, como lo es así mismo el hecho de que esa necedad o mala levadura no es innata en el hombre, que es de casta y origen divinos. Se trata de fallas de programación, de malas grabaciones que él mismo ha permitido que se entronicen en su mente.

35 El origen, sino de todas, de la inmensa mayoría de las fallas y problemas humanos, se debe a sus malos programas o grabaciones negativas. Cuando dos personas pelean lo más probable es que cada uno esté haciendo funcionar su cassette, su computadora mal programada. Constantemente justificamos nuestras querellas con los demás en términos de una mal llamada dignidad personal que nos aconseja no ser tontos y no dejarnos de otros. Muchas veces los llamados derechos no son sino falsas programaciones que exaltan un exacerbado egoísmo personal. Frecuentemente nos aprovechamos de la ingenuidad de otros, creyéndonos más astutos que ellos, sólo para que más tarde nuestras víctimas se den cuenta de la trampa y nos la quieran hacer pagar, muy caro; tal vez aplicando aquello de... la vara con que midiereís así seréis medidos y con una cuarta más.

36 Es raro aquel que no tenga problemas con alguien; tal vez hasta alguna enemistad a muerte. La mayoría de personas conocemos a otros que nos irritan, que nos caen mal, con quienes no podemos llevarnos. ¿A qué se debe? Lo más probable es que quienes nos son antipáticos encajan en algún patrón de indeseabilidad que hemos fabricado en nuestras mentes. Todos estamos equipados, intelectualmente hablando, con lo que algunos psicólogos han dado llamar, el marco de referencia. Se trata de ideas preconcebidas, actitudes y aún prejuicios, con los que valoramos las cosas y juzgamos las actuaciones de las personas. Si alguien o algo no encajan dentro de esos patrones prefabricados, lo condenamos, lo satanizamos o cuando menos, lo rechazamos. El patrón pues, (lo que nos sirve como punto de referencia) que utilizamos para juzgar el valor de las cosas o las acciones de las personas, no es el frío y racional análisis de los eventos, sino las ideas y prejuicios, preconcebidos. Hemos aprendido, por ejemplo, que el incesto es malo, que las personas que pertenecen a otra religión, raza o nacionalidad, son malos, haraganes o tontos y los rechazamos sin mas, sólo porque forman parte de esos grupos o porque cometieron un acto que, talvez prejuiciadamente, consideramos inmoral. Uf

37 ¿QUÉ ES LO QUE HACE DELINQUIR LAS PERSONAS... Y QUE ES DELITO? Aquí tenemos otro tema interesante. Y antes de aclararlo o analizarlo, talvez sea necesario que definamos qué es delito. Voy a darles una definición, más bien un concepto que quizá los sorprenderá. Quiero que lo analicen bien y reflexionen sobre ello antes que su programa mental les diga que lo rechacen. El delito es una concepción humana (no divina) una categoría intelectual, o como diría el sociólogo, un producto cultural. Esto lo que significa es que el concepto de delito cambia de tiempo en tiempo y de lugar en lugar, porque así mismo cambian las leyes y normas que lo tipifican. No se trata de algo inmutable, que presente siempre las mismas características, en cualquier tiempo y lugar. Volviendo al incesto, no en todos los tiempos ni en todas las sociedades ha sido considerado como un delito, así como tampoco la virginidad en las mujeres ha sido tenida siempre como una virtud. Es una delincuente, encarcélenla

38 Entonces el delito no es algo absoluto, por tanto no podemos decir que un acto considerado como tal, aquí y ahora, haya sido de igual manera juzgado en otras épocas y lugares, como tampoco que sea malo, en sí. Esto es aplicable a cualquier acto humano susceptible de ser considerado como delito, por abominable que hoy pueda parecernos. Sólo a manera de reflexión me gustaría hacerlos pensar en cómo, si todos venimos de un tronco común, de una pareja llamada Adán y Eva, pudo haberse dado la reproducción de todo el género humano, si no fue por la vía del incesto, de la unión carnal entre hermanos o tal vez entre padres e hijos. Si los hijos de Adán y Eva no se hubieran juntado carnalmente, ¿Cómo podría haberse reproducido toda nuestra especie? En cuanto darle muerte a otra persona, lo que usualmente consideramos un delito, bajo el epíteto derogativo de asesinato, uno podría preguntarse por qué en la guerra si es permitido matar a otros o por qué en los ritos religiosos antiguos, el sacrificio humano, que implica el matar a un semejante, era hasta considerado agradable a los ojos de Dios, a quien supuestamente se ofrecía el sacrificio.

39 Habiendo ya dado alguna noción acerca del delito ahora podemos intentar analizar al delincuente. ¿Qué hace a una persona robar y hasta matar a su víctima al cometer un atraco? ¿Qué impulsa a otro a quitarle la vida a un rival cuando lo encuentra en brazos de su esposa o amante? El criminal, el delincuente, muestran tal vez desde pequeños, una propensión o predisposición a delinquir; se trata de una programación adquirida como parte de su formación, mas bien deformación mental. Muy posiblemente estas personas crecieron en un medio hostil y adquirieron actitudes de la vida no vale nada, quién dijo miedo, el que es tonto ni Dios lo quierey otras similares que denotan un cierto desprecio por la vida, con una marcada desvalorización de los derechos humanos. Héroe de Guerra

40 El delincuente aprende su oficio desde pequeño, desarrollando una actitud de naturalidad; en otras palabras habituándose a ver el crimen como algo normal. Sus mayores le han transmitido no sólo esas actitudes sino también le enseñaron la práctica delincuencial, ya sea mediante una transmisión pura de conocimientos o simplemente con el ejemplo o la prédica casual. Desde muy pequeño también ha venido practicando actos delictivos llegando a la edad adulta a ver tal práctica como parte de su vida. Se ha efectuado en él una programación delictiva en su computadora mental y su cassette cerebral está lleno de pautas criminales.

41 Consecuentemente, cuando necesita dinero inmediatamente piensa en adquirirlo, delinquiendo, mediante un atraco, un asalto a alguna víctima descuidada, ingenua, desprevenida; no piensa, para nada, en adquirirlo por medios legales. O si ve a una persona portando cosas de valor: alhajas, dinero, inmediatamente viene a él el deseo de despojarlo y no hará sino merodearlo, buscando el momento propicio para atacar, tal vez cuando más desprevenido esté. En ambos casos se dio un estímulo, un incentivo para el delincuente: la necesidad de dinero o la vista de una persona portando cosas de valor; la programación en su mente, la grabación en su cassette, lo hace reaccionar impulsivamente a despojar a su víctima de lo que trae. Por eso se dice que el criminal antes de convertirse en tal, ya lo era en potencia.

42 Las personas violentas, aunque no se trate de delincuentes consuetudinarios, también han escrito en su mente programas que los hacen reaccionar violentamente cuando el estímulo apropiado se presenta. Tal el caso del hombre que encuentra a su mujer en brazos de otro que inmediatamente reacciona desenfundando un arma y dando muerte a ella o a su amante. Es el mismo caso del que agrede a otro cuando lo insulta o le hace algún desprecio. El honor se lava con sangre

43 Y todo lo anterior nos lleva a la conclusión que el delincuente, el criminal, se hacen, no nacen. Es mentira que alguien delinque y va a parar a la cárcel por su mala suerte o porque ese era su destino; o porque las circunstancias, sobre las cuales no tiene ningún control, lo llevaron a cometer la acción delictiva. Entre delincuentes empedernidos es hasta común creer fatalmente que un día tendrán que ir al bote y que, precisamente, éste se ha hecho para los hombres.

44 USANDO LA RAZON ¿Qué es la razón? Es la capacidad de analizar y reflexionar que tenemos los humanos. Es aquel ejercicio mental mediante el cual ponderamos sobre los hechos de la vida y la naturaleza; es una forma de filosofar acerca de las cosas y sus por qués. Por ejemplo, si antes de ejecutar una acción, de hacer algo, nos ponemos a pensar sobre los posibles efectos o consecuencias de aquella acción, entonces estamos razonando. La experiencia nos muestra que cuando reflexionamos sobre algo, antes de tomar una decisión o realizar una acción; cuando no nos dejamos llevar por un arrebato, producto de nuestra defectuosa programación mental, entonces podemos evitar caer en errores que más tarde podrían acarrearnos graves consecuencias. Por consiguiente, una forma efectiva de evitar que nuestras defectuosas grabaciones mentales nos impulsen a cometer actos reñidos con la ley, la moral, las buenas costumbres, o que nos lleven a dañar relaciones con otras personas es, pensar antes de actuar. Y esto es, usar la razón.

45 Una de las causas principales de los llamados fracasos en nuestras vidas es, precisamente. que no usamos la cabeza, vale decir, que no razonamos. ¡Cuantos problemas nos evitaríamos si adquiriéramos la sana costumbre de pensar antes de actuar!. El marido engañado que mata a su rival por celos, si pensara antes de actuar, que puede ir a parar a la cárcel o desgraciar su vida para siempre, probablemente apagaría su cassette y no permitiría que la grabación que le dice que ha sido gravemente ofendido en su dignidad y que la infiel ha cometido contra él una falta que sólo se lava con sangre, se oyera con tanto volumen. Muchas personas ponen en práctica esta técnica del razonamiento, con buenos resultados. Alguien que sea irascible, que se enoja fácilmente y que tal vez es un poco inclinado a usar la violencia, cada vez que siente que lo han ofendido o que algo le ha salido mal, antes de soltar una rabieta o quitarse la cólera con otro, deberá pensar primero en que se puede meter en un lío del cual después no podrá salir o que le va a acarrear problemas serios, graves consecuencias y, consecuentemente, dominarse, abstenerse de cometer una locura.

46 EL VALOR DE LOS PRINCIPIOS MORALES Cuando alguien ha sido creado en un ambiente armonioso, de respeto a las leyes y principios morales, cuando se le han inculcado valores de convivencia y respeto a los derechos ajenos, probablemente será una persona correcta y de buen vivir al llegar a la edad adulta, un ejemplo para los suyos y para los demás. Seguramente se evitará muchos sinsabores y sufrimientos en la vida, por su proceder correcto. Y es que estos valores y principios llegan a convertirse en parte de su ser interno. No tendrá que ponerse a reflexionar sobre lo que le conviene ni cómo actuar ante determinadas circunstancias apremiantes, ya que sus principios o ideales lo guiarán en una forma casi inconsciente. Su programa está imbuido de elementos positivos.. Los principios rigen nuestras vidas

47 Una manera de comprobar la veracidad de la afirmación anterior es cuando a alguien lo hipnotizan y su hipnotizador le da una orden que iría en contra de sus principios morales, esta persona, simplemente no la ejecuta. Sería el caso de que se le ordenara robar una cartera, que no lo haría ya que violaría su código moral. En cambio si no contradice sus principios, como cuando, pongamos por caso, se le pidiera que camine en cuclillas, podrá hacerlo, sin ninguna resistencia. Por el contrario, si la orden de robar fuera dada a un ladrón, inmediatamente la cumpliría.

48 De esta manera los principios morales vienen a constituirse en algo así como una defensa, como una coraza protectora, contra posibles errores y las consecuencias negativas de los mismos. De ahí la importancia de que al infante se le inculquen buenos pensamientos y sentimientos para que se conduzca bien en la vida y se evite desgracias y sufrimientos. Pero este inculcamiento no debe consistir únicamente de palabras y concejos, sino también de buenos ejemplos. De nada sirve que un padre le aconseje a su hijo que no debe tomar y le advierta de los peligros del alcohol si continuamente se emborracha. Principios y valores

49 Si Ud. amigo o amiga tiene la mala fortuna de no haber recibido esos principios morales durante su niñez, no crea que todo está perdido; aún puede reprogramar su computadora, pero debe darse cuenta primero del daño que sus malos hábitos o costumbres le están causando. Y cuando decida que no le conviene, que no desea seguir siendo así, entonces deberá comenzar consigo mismo un proceso de reeducación, para lo cuál hay varias medidas que puede tomar. Veamos algunas de ellas.

50 Leer obras morales, espirituales y de superación personal Existen en el mercado, fácilmente accesibles, una gran cantidad de obras de este tipo, de autores reconocidos. Conseguirlas no debe ser difícil. Lo importante es la decisión suya de leerlas, y leerlas constantemente, si es posible dedicar una hora diariamente o más a ello. Y sobre todo reflexionar y meditar sobre lo que lea. Sólo así logrará que las ideas contenidas en esas obra se conviertan en parte suya, de su ser interno; que queden grabadas en su cassette. El efecto de esta práctica de reprogramación es muy efectivo. Sin casi percatarse Ud. empezará a cambiar, a convertirse en otra persona y sus parientes y amigos lo notarán y se lo comentarán y hasta talvez lo feliciten y lo alienten a seguir cambiando. Por supuesto que los malos amigos no se lo celebrarán, sobre todo si deja de frecuentarlos; pero que eso lo tenga sin cuidado, no se deje incomodar por ello ni vaya cambiar su decisión de ser otro sólo porque algunos amigotes no estén de acuerdo.

51 Asistir a charlas y seminarios escuchar disertaciones sobre temas morales y espirituales. El efecto de esta técnica es similar al de la anterior, razón por la que le aconsejaría asistir a cuantas más charlas, conferencias y seminarios de este tipo, pueda. Muchas organizaciones están ofreciendo esta clase de eventos, con nombres tales como: Motivación, Relaciones Humanas, Relaciones Públicas, Desarrollo Personal, Derechos Humanos y otros. Dentro de este rubro caben, y deben merecer una atención especial de su parte, las divulgaciones de carácter filosófico, esotérico y místico que realizan organizaciones fraternales como los Masones, los Rosacruces, los Gnósticos y los Yogas, entre otros, incluyendo las llamadas religiones orientales como los Hare Krishna y Sai Baba. Algunas de estas mantienen programas radiales y televisivos que vale la pena escuchar y presenciar. Con una actitud mental positiva Triunfarás

52 Inscribirse como miembro de organizaciones culturales, filosóficas o espirituales y frecuentarlas. Aquí lo importante es no sólo inscribirse, hacerse miembro, sino asistir continuamente a sus actividades y sobre todo compartir con los demás miembros. En esto radica, precisamente, la efectividad de este método de superación. Cuando uno se llega a identificar con los demás miembros y se comparte con ellos, ideas y experiencias, esto ayuda no sólo a cimentar conceptos sino también a aclarar posibles dudas. Los temas que se discuten con dichos miembros (Hermanos, como a veces se les llama) normalmente no hay ocasión, o con quien, discutirlos en el mundo exterior (a las hermandades u organizaciones) con personas de los círculos que uno frecuenta; así pues que ese compartir con ellos satisface la necesidad que uno muchas veces siente, de disfrutar de una expansión espiritual.

53 Es importante que si Ud. se adscribe a una organización de estas, que no la abandone ni se retire, pues en la continua relación con ella encontrará una poderosa palanca que lo ayudará a impulsarse en la dirección del cambio que busca. No hay que hacer como muchas personas que se incorporan a ellas y al poco tiempo las abandonan: no recibieron ningún beneficio. Posiblemente esperaban que en un par de días los cambios ansiados se dieran y al darse cuenta que no fue así, abandonaron.

54 El sincero buscador de una nueva vida debe saber que esos cambios pueden tardarse un poco en llegar y manifestarse, sobre todo si las fallas que hay que corregir son muchas y muy arraigadas. Pero de que van a llegar, si van a llegar ¡Hay que tener paciencia! Es toda una vida la que se está transformando. Para subir a la cima hay que Dar el primer paso

55 Conversar sobre temas morales y espirituales con cuanta persona se pueda. Así como muchas veces las personas nos embullamos, vale decir, nos apasionamos y hasta nos obsesionamos con algo, con algún tema, alguna persona, así mismo podemos hacerlo con el propósito de nuestra superación personal. El objetivo es que la idea de una mejora interna pase a ocupar un primer lugar, al frente de sus quehaceres y preocupaciones mentales e intelectuales. Esto le rendirá mejores beneficios que cuando se apasiona con temas políticos o deportivos, o aún cundo se enamora de alguien, que siente un placer especial en estar hablando del tema o persona de interés, tal vez hasta abandonando sus obligaciones y deberes. Estoy luchando por transformar mi vida

56 Reflexionar continuamente sobre la conveniencia de llevar una vida recta hasta llegar a convencerse completamente de ello. El propósito de esta metodología de recambio programático de su computadora mental, es similar al que se menciona con respecto a la anterior. Es decir que la idea de la necesidad de una transformación interna ocupe un primer plano en su actividad mental. Se trata, en efecto, de una nueva personalidad o, al menos, la reestructuración de la actual. En todo caso un cambio para mejorar. Esta continua reflexión también le puede ayudar en el sentido de descubrir verdades de orden superior, trascendentes, por sí mismo, lo cual además le ayudará a adquirir una nueva visión y un nuevo sentido de la vida. De esta manera también podrá conocerse mejor y darse cuenta de sus verdaderas potencialidades para vivir una vida feliz y más plena de realizaciones, tanto materiales como espirituales. Porque aunque Ud. no se lo imagine el cambio espiritual también le traerá bonanza material.

57 UN POCO SOBRE LA PARRANDA Y LA BOHEMIA La parranda y la divagación no son en si malas ni perjudiciales al ser humano; más bien yo las vería como una forma de diversión sana con amigos, de solaz y esparcimiento, de descanso y relajación, para el hombre y la mujer, después de las duras faenas de trabajo y del stress que normalmente produce el cumplimiento de los deberes y obligaciones que la sociedad ha impuesto sobre nosotros. El verdadero problema está en el abuso, en hacer de ello un sustitutivo a las responsabilidades de la vida. La parranda, en sus manifestaciones más comunes: drogas y alcohol, no es otra cosa que un escape a las durezas que la vida en sociedad y en nuestra cultura actual, se imponen sobre nosotros.

58 Ahora, si ese escape es momentáneo, temporal y circunstancial, no hay problema. Sí lo hay si se convierte en hábito y como tal en un rasgo permanente de nuestra personalidad y nos induce a una vida de bohemia y abandono. Si Ud. tiene problemas de alcoholismo o drogadicción deberá darse cuenta que esos vicios se han convertido en parte de su personalidad, tal vez en elementos dominantes en sus programas mentales y de su régimen de vida; por lo tanto ¡debe reprogramarse! Y la forma de lograrlo es siguiendo cualquiera de los métodos de desprogramación que en esta obra le recomendamos.

59 Por otra parte debe reconocer también el daño que a su salud corporal están ocasionando y que si no logra controlarlos, o mejor aún, deshacerse de ellos, terminarán con Ud., talvez mucho antes de lo que cósmicamente le correspondía. Para usar una expresión vernacular, podrá morir antes de tiempo, lo cual indica que sin esos vicios podrá vivir más. Y a propósito de esa expresión vernacular, como que encierra una gran sabiduría: talvez popular, talvez cósmica, en el sentido que todos podríamos tener asignado un periodo más o menos largo y prolongado, de vida, el cual, precisamente por nuestros descuidos en el vivir (tanto material como espiritualmente) acortamos, a veces en forma drástica, muriéndonos antes de tiempo, cuando todavía no nos tocaba y cuando aún nos faltaba más, bastante más, por vivir. No permita que esto le ocurra a usted Que sea nuestra morada hasta que nos corresponda, no antes

60 ¿QUÉ TANTO DEBEN CUMPLIRSE LOS COMPROMISOS? Hay personas que son descuidadas con sus compromisos, como si cumplir con los mismos fuera algo secundario. Dan la impresión de ser despreocupados, irresponsables, que lo que piensen los demás acerca de su incumplimiento no les importa. Alguien que sea así puede fácilmente prometer algo a otro y sin ninguna intención de cumplirlo, como si pensara que el problema es de aquel, por haber sido ingenuo en creerle o por decepcionarse, al no recibir de él, lo prometido. Un hombre así puede tranquilamente seducir con engaños a una mujer y salir corriendo y hasta burlarse de ella al darse cuenta que está embarazada. Los llamados tramposos son también personajes de éste tipo, que en sus programas mentales no aparecen grabaciones que les induzcan a ser responsables, que enfaticen en la honorabilidad y el buen nombre que toda persona de bien debe forjarse.

61 Sí, debemos cumplir con los compromisos adquiridos y con la palabra empeñada para que se nos considere como personas de bien. Pero este cumplimiento debe ser espontáneo, porque nuestros principios y valores así lo dictaminan y no porque alguna autoridad nos lo exija o nos obligue a hacerlo bajo amenazas o por el temor de vernos expuestos a riesgos mayores, de sufrir un daño físico y aún la muerte misma. Y como es cuestión de programación mental, una persona con sólidos principios morales no va a tener dificultad en cumplir con sus compromisos porque ella misma se exige en ese sentido, sin esperar que otro lo haga.

62 LA TÉCNICA ORIENTAL DE LA MEDITACIÓN Se trata de una técnica ancestral de regeneración mental a la cual los orientales han recurrido para conseguir un estado de paz y tranquilidad interior. Esta implica entrar en un estado de relajación, de ensimismamiento, en el que la persona se olvida, aunque sea momentáneamente, de las realidades, durezas y afanes del mundo exterior. Se obtiene así una sensación de bienestar y exaltación espiritual, que es precisamente lo mismo que el drogadicto busca en las drogas, con la diferencia que éstas dañan el organismo y dejan secuelas negativas en él. Mientras que la meditación deja una sensación de bienestar, al mismo tiempo que también mejora la salud. Por otra parte, las drogas provocan en el individuo una sensación de angustia, de desgaste y de autorrecriminación y arrepentimiento que son totalmente ajenas a la práctica de la meditación.

63 Decimos que previo a la meditación se debe obtener un estado de relajación, vale decir de paz y armonía interior. En ese estado su ser parece elevarse, abstraerse de inquietudes y preocupaciones mundanas, materialistas, y transformarlas en pensamientos sublimes de bien y servicio a la humanidad. Y en un grado de mayor exaltación el meditante puede lograr dejar en blanco su mente, para que una especie de inspiración divina fluya en su interior, o al menos, para que su subconsciente (Inconsciente, según los Psicólogos Freudianos) se revele a él. Como sostienen los psicólogos, en el subconsciente o inconsciente tenemos gravados una serie de experiencias, ideas, conocimientos, que al aflorar a nuestra mente consciente nos pueden guiar y orientar en la solución de muchos problemas, disyuntivas y situaciones aflictivas en nuestras vidas. En busca del bienestar

64 Conjuntamente con la meditación, y en ese estado de profunda absorción, alejados del mundo a nuestro alrededor, se pueden crear mentalmente imágenes o escenas de algo que quisiéramos ver que se concrete en la realidad. A este imaginar y crear mentalmente, se le conoce como la técnica de la visualización. Los psicoanalistas la han utilizado para detectar primero el origen de algún trauma de la niñez en el paciente y para eliminarlo luego, del subconsciente. De igual forma cualquiera puede utilizarla para corregir fallas de carácter y deshacerse de vicios y malos hábitos.

65 Lo que tiene que hacer es visualizarse como otra persona; como siendo Ud. mismo pero ya cambiado, libre de los problemas que lo han estado aquejando. Supongamos que es un fumador que quiere dejar de fumar, en la visualización deberá verse a si mismo como ya libre de ese mal hábito, como estando, digamos, en una reunión entre amigos y despartiendo con ellos sin sentir la necesidad de encender un cigarrillo y dándole gracias a Dios por ello y escuchando los comentarios de sus amigos que lo felicitan por haberlo logrado. Y lo mismo se aplica para cualquier otro defecto que se quiera eliminar: debe verse libre de ese defecto y contento por haber triunfado sobre si mismo, dándole gracias a Dios por ello.

66 Así pues que, como puede ver, con la meditación se logran varios propósitos, tanto la armonización y la tranquilidad interiores, como la mejoría de la salud corporal y mental, y la eliminación de vicios y fallas de personalidad; por eso es que esta técnica es tan efectiva y tan ampliamente utilizada por los místicos orientales, pero que también está al alcance de todos; quiere decir que cualquiera que se lo proponga puede utilizarla aún cuando no haya nacido en el oriente del mundo. Simplemente requiere de voluntad y práctica.

67 EL PARANGON COMPUTADORA-MENTE Pues si, muchos pensadores nos están diciendo que nuestra mente es como una computadora, que al igual que aquella, funciona en base a programas. Eso quiere decir que, en buena medida, el hombre actúa como una computadora, con la diferencia de que esta no tiene, ni puede tener, conciencia de su programación ni de lo que hace, mientras que el hombre, sí. Analicemos esto más detenidamente: una computadora no puede realizar un trabajo para el que no esté programada. Si uno necesita que le dé cierta información, no se la podrá dar si no tiene las instrucciones precisas, vale decir la programación, para ello. Vida Luz Amor Bienestar Salud

68 Ud. habrá ido más de alguna vez a un banco y habrá observado, cuando está frente a la ventanilla, que antes de que le paguen el cheque o que se realice la operación que ha llegado a efectuar, la cajera pulsa unas teclas en el teclado de una computadora, pidiéndole información o dándole instrucciones que le permiten realizar la operación en cuestión. Ahora bien, si la computadora no cuenta en su memoria con la información pertinente o no se le dan las instrucciones precias, ella no podrá suministrar la información requerida o efectuar la operación que se le solicita. Si se trata del pago de un cheque, por ejemplo, la cajera le pide la información sobre el saldo de la cuenta que va a afectar y luego digita la cantidad del cheque para descargarlo inmediatamente de la cuenta; pero repito, esto no lo podrá hacer si no está previamente programada para ello.

69 Se dice que las computadoras son tontas, que no pueden pensar, es decir que no tienen la capacidad de analizar y reflexionar como lo hace el hombre. Solamente ejecutan los trabajos o las órdenes para las cuáles han sido previamente programadas. En otras palabras, actúan ciegamente, sin pensar en las repercusiones de sus acciones o cual es la finalidad de las mismas. No saben si la información que se les está pidiendo va ser utilizada con fines aviesos, o si deben o no, dar esa información. Esos análisis sólo la mente humana puede hacerlos. Para una computadora no hay consideraciones morales o de conveniencia cuando ejecuta su trabajo, por eso se dice que actúa a ciegas. Hago lo que me dicen

70 Cuando el operador pulsa las teclas apropiadas se activa el programa correspondiente y la computadora se pone en acción. En teoría de sistemas se diría que el pulsar las teclas apropiadas constituye la entrada al sistema, que luego se activa procesando el programa escogido, y así dar una información, un resultado, como salida del mismo. Han habido: una entrada, un proceso y una salida, que son los tres elementos que lo integran. Lo que hay aquí que notar es que cuando se pulsan las mismas teclas, cuando el estímulo o entrada es el mismo, el resultado será siempre igual, nunca variará, porque así está programada la computadora. La única variante se presenta cuando por alguna falla interna, por defecto de algún mecanismo, no da el resultado esperado; pero cuando este se corrige volverá a realizar el trabajo para el que el que ha sido programada; dará el resultado que debe dar. Así pues que se trata de algo completamente predecible.

71 Como antes se dijo, la computadora actúa ciegamente, sin pensar, y en eso difiere, precisamente, de la mente humana, cuando el hombre reflexiona y piensa antes de actuar; cuando no, prácticamente, no habrá diferencia alguna. Al observar algo o al pasar por alguna experiencia, nuestra atención es demandada; y es precisamente a esa demanda o llamado de atención, a lo que llamamos estímulo, que sería (por supuesto, salvando las diferencias) el equivalente al pulsamiento de las teclas indicadas en la computadora. Cuando la reflexión o la razón no intervienen, la persona reaccionará en forma mecánica, automática como si se tratara de un sistema cibernético, de acuerdo con las grabaciones que previamente haya registrado, vale decir, insumido o introyectado. Entonces, su conducta o comportamiento no obedecerán a un análisis racional que haga de la situación, sino a un impulso fundamentado en una grabación, a un condicionamiento previo. Así tendríamos una conducta humana explicada por el surgimiento de un estímulo (entrada al sistema) un proceso (mecánico, de activación de un programa pregrabado) y la conducta resultante (salida del sistema) Ver antes de dar el paso

72 Es en casos así que se dice que el hombre actúa mecánica e impulsivamente: ante el mismo estímulo se dará siempre la misma respuesta. Como en el ejemplo que poníamos antes, cada vez que la persona se vea sola en un cuarto sufrirá un ataque de claustrofobia. Su comportamiento se vuelve completamente predecible. A menos que la razón intervenga o que se cambie la programación, seguirá actuando siempre de la misma manera, en presencia del mismo estímulo. Nos damos así cuenta, perfectamente, por qué se dice que el hombre es un ser racional y que, lo que lo diferencia de los animales (y de las computadoras) es, precisamente, que está dotado de razón. Watson hablaba de los Reflejos condicionados

73 REPROGRAMESE Y VIVA FELIZ El primer deber del hombre es ser feliz y hacer felices a los demás. Como gran parte de nuestra infelicidad se debe a una mala programación mental concretada en múltiples grabaciones negativas, para ser felices es pues necesario que nos reprogramemos. Examinemos antes, a grandes rasgos, cuáles son las causas más frecuentes de sufrimiento y desdicha en las personas:

74 La envidias. Las personas sufrimos constantemente por causa de este mal. Tiene su origen, principalmente, en un exagerado egoísmo, tan frecuente entre los humanos. Nos sentimos mal cuando deseamos algo que otros tienen y nosotros no. Como que eso nos hace sentirnos inferiores. Tal vez no habíamos sentido antes el deseo de poseerlo y bastó ver que otro lo adquirió para que la envidia se nos encendiera. Por el contrario, cuando tenemos algo que otros no tienen, nos creemos superiores y eso nos hace sentirnos bien. No nos damos cuenta que la superioridad no depende de la posesión de cosas, sino de las personas mismas. Pero se trata, en todo caso, de sentimientos malsanos, tanto el envidiar lo que otros tienen, como sentirnos superiores en el caso contrario. La persona madura no envidia nada, se siente bien con lo que tiene. Lo que otros puedan poseer no le molesta, más bien le causa alegría. Malditos Ricos

75 Desvalorización Personal. Muchas personas sufren a causa de tener una mala imagen de sí mismos; es decir que se desvalorizan, se creen menos de lo que en realidad son. Esta actitud negativa es lo que provoca los complejos de inferioridad, cuando alguien se cree menos que otros, con las consiguientes desdichas y sufrimientos que ello le provoca. Pero estos conceptos de sí mismo, generalmente, no tienen una base objetiva; no es que la persona sea realmente inferior. En otras palabras, tal inferioridad no está más que en la mente del que la sufre. Si él o ella se detuvieran a reflexionar un poco sobre su persona, se darían cuanta que así como pueden no tener cualidades que otros tienen, también es cierto que tienen sus propias aptitudes, talentos y habilidades, muchas veces más desarrolladas que el resto de las personas. Y al verse así, en esa forma más realista, los motivos de sufrimiento y angustia desaparecen. Baja Autoestima

76 Desajuste. Lo ideal es que las personas nos ajustemos, vale decir nos adaptemos, lo mejor que podamos, al medio que nos rodea: sus costumbres, valores, cultura, etc. Una causa frecuente de angustia y sufrimiento en los humanos se debe a que no aceptamos y rechazamos, por ejemplo, a otras personas ( en su forma de ser) las instituciones o las normas y costumbres del medio en que nos desenvolvemos. Con respecto a otras personas, es frecuente que nos incomoden y molesten ciertas formas de comportamiento y actuación de las mismas, al grado de irritarnos, a veces en forma ostensible, cuando exhiben esos comportamientos. Es frecuente que alguien se exprese con respecto a otro diciendo que le cae mal...por ser así o asá. Tal vez porque es muy parlanchín o chambroso, metido, bullisto, gritón, o porque tiene la voz chillona, la nariz puntiaguda, los ojos torcidos, etc. etc. etc. Aprender a vivir la vida, vivir el momento

77 Como esas son grabaciones en nuestra computadora, podemos aprender a aceptar, al menos tolerar, a personas que sean así. Y lo mismo puede decirse con respecto a ciertos rasgos culturales del medio que nos rodea. Es frecuente que entre personas que han viajado a otros países, cuando regresan, critican ciertas costumbres propias de su tierra natal y hasta parece no poderlas tolerar. A veces renegamos del vecindario en que vivimos, de la empresa donde trabajamos, del colegio donde estudiamos y de otras instituciones o grupos a que pertenecemos. Y todo ello lo podríamos solucionar con sólo cambiar nuestra visión de esas cosas y aprender a aceptarlas.

78 No vivir el momento. Lamentablemente este es un mal que aqueja a muchas personas, que no disfrutan el momento que viven porque le encuentran una serie de fallas y deficiencias, precisamente para tener motivos de descontento. En tales circunstancias el individuo puede llegar a creer y convencerse de que su infelicidad se debe a que el ambiente que le rodea o las personas a su alrededor le son hostiles o que de alguna manera, no le favorecen y que por lo mismo desearía no estar allí sino en otro ambiente más de su agrado. Este sería el caso de alguien que tenga que hacer un viaje en contra de su voluntad, talvez sea por cuestiones de trabajo y no tiene más alternativa que cumplir, a regañadientes. En estas condiciones no lo va a disfrutar, aún cuando, quizá, los lugares por donde pase o adonde va, sean muy atractivos, hayan bonitos paisajes y sitios dignos de admirarse. Si esta persona aceptara la realidad, que de todas maneras tendrá que hacer el viaje y dejara de sentirse incómodo por ello, probablemente lo disfrutaría y se evitaría el sufrimiento que le está causando.

79 Otros. Existen algunas otras causas o situaciones que pueden provocar descontento e infelicidad en las personas que sería largo enumerar y que en todo caso van a depender mucho del carácter, del modo de ser, de cada quien. Si Ud. se hace un análisis introspectivo y concienzudo, pueda que encuentre otras, propias suyas. En ese caso, reflexione sobre la mejor manera de combatirlas; pero no olvide que las que hemos enumerado anteriormente son, casi con seguridad, las más importantes.

80 PODEMOS PUES, A VOLUNTAD, DESPROGRAMAR O REPROGRAMAR LO QUE ESTÁ PROGRAMADO EN NUESTRO SUBCONSCIENTE Y AUN LIBERARNOS DE LAS CADENAS DE NUESTRAS GRABACIONES MENTALES CUANDO DEJAMOS QUE SEA NUESTRA RAZÓN QUIEN NOS GUÍE Y NOS INDIQUE EL CAMINO. ESTO, POR SUPUESTO, SIN NEGAR LA EXISTENCIA DE DIOS Y LA EFECTIVIDAD DE LA GUÍA DIVINA CUANDO DEVOTAMENTE PEDIMOS SU INSPIRACIÓN. LA FELICIDAD ESTA AL ALCANCE DE MI MENTE


Descargar ppt "Programe su Computadora Probablemente el titulo de esta obra le extrañe en el sentido de que talvez Ud. no tenga computadora ni sepa como se programan."

Presentaciones similares


Anuncios Google