La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

El hijo pródigo Domingo IV de Cuaresma. ¡Qué alegría cuando me dijeron: Vamos a la casa del Señor! Ya están pisando nuestros pies tus umbrales, Jerusalén.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "El hijo pródigo Domingo IV de Cuaresma. ¡Qué alegría cuando me dijeron: Vamos a la casa del Señor! Ya están pisando nuestros pies tus umbrales, Jerusalén."— Transcripción de la presentación:

1 El hijo pródigo Domingo IV de Cuaresma

2 ¡Qué alegría cuando me dijeron: Vamos a la casa del Señor! Ya están pisando nuestros pies tus umbrales, Jerusalén.

3

4 Procesión de la Biblia Tu Palabra me da vida, Confío en Ti, Señor. Tu Palabra es eterna, En ella esperaré.

5 Dichoso el que con vida intachable camina en la ley del Señor. Dichoso el que guardando sus preceptos lo busca de todo corazón.

6 Tu Palabra me da vida, Confío en Ti, Señor. Tu Palabra es eterna, En ella esperaré.

7

8

9 El padre era bueno y sus dos hijos eran egoístas. Sin madre. El pequeño pide la herencia.

10

11

12

13

14

15

16

17

18

19 El joven gastó toda la herencia. Pasa hambre. Decide volver y pedir trabajar como asalariado de su padre… para así poder comer.

20

21

22

23

24

25 El padre lo perdona

26

27 El hermano mayor no perdona ni al padre ni al hijo.

28 Este hermano tuyo estaba muerto y ha revivido

29 Lecciones de la parábola 1- La parábola se hace contra los fariseos, que se consideraban buenos, como el hermano mayor. Criticaban a Jesús porque andaba con los pecadores. Jesús repite: No basta con guardar los 10 Mandamientos. Hay que amar, sin rencor.

30 2 – Dios es como el padre, que ama a su hijo aunque sea malo. Dios es como quien encuentra un billete sucio: no importa que esté sucio; lo que importa es su valor.

31 ¿Quién sufre el que más en esta parábola?

32 Creo en Dios PADRE todopoderoso, creador del cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen, Padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado,

33 muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios Padre Todopoderoso. Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos.

34 Creo en el Espíritu Santo, la Santa Iglesia católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna. Amén.

35 Créditos: José Martínez de Toda, S.J. Román Mendoza En todo amar y servir


Descargar ppt "El hijo pródigo Domingo IV de Cuaresma. ¡Qué alegría cuando me dijeron: Vamos a la casa del Señor! Ya están pisando nuestros pies tus umbrales, Jerusalén."

Presentaciones similares


Anuncios Google