La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

La adolescencia, aunque a veces difícil, es una etapa muy bella en el camino de nuestra vida. Es un momento de descubrimiento de uno mismo, de grandes.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "La adolescencia, aunque a veces difícil, es una etapa muy bella en el camino de nuestra vida. Es un momento de descubrimiento de uno mismo, de grandes."— Transcripción de la presentación:

1 La adolescencia, aunque a veces difícil, es una etapa muy bella en el camino de nuestra vida. Es un momento de descubrimiento de uno mismo, de grandes cambios, experiencias maravillosas y muchos retos. Es un periodo de transición a la vida adulta, a la integración a la sociedad. Como padres, muchas veces sentimos angustia y nos sentimos perdidos en cuanto a la educación de nuestros adolescentes. Si a través de la infancia de nuestros hijos logramos un vínculo de amor, aceptación, contención, límites y apoyo, el paso a ser padres de adolescentes será más bondadoso. ¿Qué es lo que necesita un adolescente de sus padres? Un balance entre libertad y contención. El adolescente esta tratando de encontrar su nueva identidad, sus propios valores y para eso necesita el espacio y la libertad, pero también está confundido y asustado, por lo que necesita el apoyo, la contención, los limites y la presencia de los padres. Es normal que nuestros jóvenes rechacen nuestras ideas, nuestros valores, nuestra ayuda, ya que ellos quieren probarse capaces de ser ellos mismos y de salir adelante en la vida con sus propios recursos. Al mismo tiempo, no debemos de hacernos totalmente a un lado, es importante para ellos saber que nuestra ayuda y nuestros valores están ahí, presentes todo el tiempo, y que les damos la libertad de decidir si quieren, o no, recibir nuestro apoyo. En esta etapa de la vida, validar los sentimientos y emociones de nuestros hijos es primordial. Si se sienten deprimidos o enojados, en lugar de preocuparnos y tratarlos de sacar de esa depresión o enojo, o de desesperarnos con su actitud, debemos decirles que entendemos que sientan así. De esta manera se sienten comprendidos y se abre una canal de comunicación en el momento que nos lleguen a necesitar. Claro que como padres también tenemos que estar concientes de los peligros que existen en nuestra cultura para nuestros adolescentes. Nuestros hijos están expuestos a muchas presiones por su grupo de amigos ya que quieren pertenecer y ser aceptados por ellos. En su libro Reviviendo a Ofelia, la Dra. Pipher comenta de los peligros existentes para nuestras adolescentes. Al querer ser aceptadas y populares acceden a sexo, drogas u otras presiones impuestas por su grupo, sacrificando de esa manera lo más importante para un ser humano, su propia identidad. Al acceder a estas presiones y negar su verdadera identidad, nuestras jóvenes caen en severas depresiones. En el caso de nuestros jóvenes, la perdida de identidad se puede manifestar como agresión y violencia más que en depresión. Como padres debemos entender que en esta etapa los jóvenes están confundidos, que nos necesitan, que requieren nuestro amor, y muy importante, nuestra comprensión. Cada ser humano es diferente, por lo que no hay una receta general de cómo actuar como padres de adolescentes. Cada padre tiene que saber cuánta libertad, cuánto espacio, cuánta contención y cuáles son los límites que necesitan sus hijos. Si nos dejamos guiar por nuestra intuición, no sólo por nuestra razón, vamos a saber cual es ese balance. Lo que sí podemos asegurar es que a nuestros adolescentes hay que darles amor y apoyo evitando confrontaciones violentas y nunca juzgarlos. Dra. Alicia Abadi Es doctora en psicoterapia egresada de San Diego University Integrative Studies (SDUIS) La doctora es especialista en terapia individual, de familia, y terapia floral de Bach Telefono: Laurel St San Diego CA, Cómo ayudar a tu hijo adolescente por: Dra. Alicia Abadi | Enero 10, 2011 Columnista de San Diego Red

2 Muchos padres se preguntan cuál será el impacto que su divorcio tendrá en sus hijos y quisieran saber cómo protegerlos de este proceso que puede ser doloroso. El efecto del divorcio en los hijos depende en gran medida de cómo lo viven los padres; tanto en la manera que los padres se relacionan durante y después del divorcio, como el efecto emocional que el divorcio tiene en cada uno de ellos. En divorcios donde se maneja mucho enojo, agresión e incomprensión en la pareja, los hijos están susceptibles a captar esta energía consciente o inconscientemente y esto les puede causar angustia y ansiedad. En ocasiones se sienten entre la espada y la pared, culpables al sentir que tienen que tomar partido y que al hacerlo traicionan a uno de sus progenitores. En contraste, cuando se da un divorcio en buenos términos, donde hay un entendimiento entre la pareja y una reafirmación del amor a los hijos, es más fácil la asimilación del divorcio aunado a la mayor seguridad y tranquilidad que los hijos sienten. Hay ocasiones, como en el caso de matrimonios donde existe algún tipo de abuso, que el entendimiento entre los padres no siempre es posible, por lo que el trabajo emocional individual de cada uno de ellos es de vital importancia, especialmente del padre o la madre que se queda con los hijos. Es importante enfatizar el valor de este trabajo, ya que si una madre o un padre está deprimido, enojado, se siente culpable, o se siente incapaz de manejar la situación, no puede hacerse cargo de las necesidades emocionales y a veces físicas de sus hijos. La depresión puede traer como consecuencia que el padre o la madre no tenga la energía para ocuparse ellos, el enojo los puede cegar a las necesidades de sus hijos, la culpa puede llevarlos a concederles todo olvidándose que en la educación también se necesitan limites y consecuencias y la inseguridad puede crear miedo y ansiedad o que alguno de los hijos tome la responsabilidad que le toca a los padres. Así mismo, hay que entender los pensamientos y las sensaciones que los hijos pueden estar experimentando y que casi nunca expresan. Es común que el niño se culpe por el divorcio de sus padres, creyendo que sucedió porque se portó mal o porque no hizo la tarea. Es factible que el hijo se angustie al sentir que los padres lo ponen en medio del conflicto o al escuchar la manera negativa en que un padre se expresa del otro. Entre los hijos, existe el miedo que ya no verán a uno de sus padres, que cambiarán muchas cosas en su vida y quisieran tener en esos momentos menos cambios y más estabilidad, así como la seguridad de que seguirán viendo a ambos padres. Es difícil para los hijos expresar lo que están sintiendo por lo que manifiestan sus sentimientos de diferentes maneras. Enojo, depresión y muestras de ansiedad son efectos entre los niños y adolescentes para llamar la atención de sus padres que se están divorciando. Hay que estar muy atentos a estas manifestaciones para ayudar a estos niños o adolescentes a salir adelante. Dale una mejor calidad de vida a tu hijo dándote una mejor calidad de vida a ti mismo. Si tú estás bien, podrás satisfacer las necesidades de tu hijo de una manera más efectiva. Dra. Alicia Abadi Es doctora en psicoterapia egresada de San Diego University Integrative Studies (SDUIS) La doctora es especialista en terapia individual, de familia, y terapia floral de Bach Telefono: Laurel St San Diego CA, Efectos del divorcio en los hijos por: Dra. Alicia Abadi | Enero 22, 2011 Columnista de San Diego Red

3 ¿Ha disminuido tu capacidad para sentir emociones, tus intereses en la vida o te sientes aislado? ¿A veces sientes que estás alejado de tu cuerpo, que no eres capaz de sentir? ¿Te sientes deprimido, muchas veces con ganas de ya no estar en esta vida, de escapar? ¿Experimentas sensaciones físicas como aumento en el ritmo cardiaco y de la respiración, agitación, tensión muscular, dificultad al dormir o ansiedad? Algunas veces, los síntomas arriba citados aparecen a consecuencia de una experiencia traumática como es el abuso sexual, físico o emocional, el peligro de muerte, la perdida de un ser querido, una guerra, un accidente y hasta hospitalizaciones o procedimientos médicos. Estos síntomas pueden estar dormidos por mucho tiempo, incluso décadas, y de repente, a causa de un evento estresante u otro incidente, aparecen, como a veces sucede con la depresión, la ansiedad y los ataques de pánico. La persona que haya vivido una experiencia traumática no necesariamente sufrirá los síntomas del trauma, y si los sufre, no quiere decir que los padecerá de por vida. El trauma puede ser transformado para que la persona pueda sanar y llevar una vida plena tanto a nivel físico como emocional. Desgraciadamente en muchos casos, cuando el trauma no es reconocido a tiempo por un especialista, engendra más trauma, no sólo en la persona afectada sino en las generaciones por venir, hasta que alguien decide cortar el ciclo repetitivo y buscar ayuda para sanar. Cuando una persona ha sufrido un abuso físico, sexual o emocional en su niñez, es posible que otros integrantes de su familia lo hayan sufrido también. El problema de esto es que el trauma se convierte en una epidemia que se multiplica en forma de pirámide pasándose de padres a hijos aumentando así la violencia en el mundo y la cantidad de gente en sufrimiento. Para dar una cifra, aproximadamente cinco millones de adultos en Estados Unidos sufren de los síntomas generados por un trauma. Sin embargo, el sufrimiento se puede revertir transformándose en una pirámide de salud, de compasión y protección para la persona afectada y los suyos. Una vez que una persona reconoce sus síntomas y se somete a tratamiento psicológico, se convierte en ejemplo de mucha otra gente que sufre de lo mismo. Si identificas estos síntomas en ti, es importante saber que puedes elegir estar bien mejorando tu calidad de vida y la de tus seres queridos. Existen muchas formas y terapias, tanto tradicionales como alternativas, que te pueden ayudar. El apoyo de familiares y amigos, la psicoterapia, la terapia a través del arte, la yoga y la meditación son algunas formas de ayuda. Toma el primer paso y elige estar bien. Dra. Alicia Abadi Es doctora en psicoterapia egresada de San Diego University Integrative Studies (SDUIS) La doctora es especialista en terapia individual, de familia, y terapia floral de Bach Telefono: Laurel St San Diego CA, Los traumas pueden ser superados por: Dra. Alicia Abadi | Diciembre 23, 2010 Columnista de San Diego Red

4 Nos sentimos solos y no sabemos la razón. Quisiéramos integrarnos pero no sabemos cómo. Creemos que hay algo mal en nosotros pero no sabemos qué. La realidad es que no hay nada malo en nosotros, al contrario, dentro de nosotros existen recursos que no conocemos, o no nos acordamos que tenemos, para entender y transformar esa soledad. La soledad puede ser producto de eventos sucedidos a lo largo de nuestra vida, la defensa inconsciente que en su momento nos ayudó a salir adelante. Tal vez cuando éramos pequeños fuimos víctimas de un abuso o una mala experiencia, o sufrimos la pérdida de un ser querido. Quizá fuimos abandonados, menospreciados o carecimos de amor. Como en ese momento no teníamos las herramientas para lidiar con esa abrumadora sensación, tuvimos que crear alternativas para protegernos y aislarnos para prevenir que nos hicieran daño. Nos volvimos autosuficientes aprendiendo a no pedir ayuda pensando que no podíamos recurrir o contar con nadie. Tal vez nos convertimos en personas perfeccionistas y controladoras con el afán de dominar los sucesos en nuestra vida poniéndonos en un lugar inaccesible para los demás. Es probable que hayamos decidido permanecer enojados alejando a la gente que nos rodea, o creímos que nuestra vida no valía nada y quisimos ocultar nuestra sensación de pequeñez. En las ocasiones que necesitamos la ayuda o la compañía de los demás no queremos mostrar nuestra vulnerabilidad. Creemos que si lo hacemos nos van a herir, nos van a rechazar o no les vamos a interesar. Optamos por quedarnos en nuestro dolor, no arriesgándonos y prefiriendo mostrar fuerza permaneciendo callados y aislados. No nos damos cuenta que lejos de evitar el dolor, nos estamos hiriendo más, dejando pasar oportunidades para sanar. A través del tiempo esa soledad que en su momento nos ayudó a protegernos del dolor, se convirtió en el dolor mismo, en vacío. El proceso de pasar de la soledad a la integración a la vida cotidiana no es fácil, puede ser un trabajo muy doloroso, pero es posible y bien vale la pena. Es un trabajo en el que probablemente hay que reencontrarnos con nuestro pasado, con el evento o eventos que nos lastimaron. Nuestra primera reacción es rechazo o represión de los sentimientos que acompañaron al suceso que nos causó dolor, sin entender que lo único que estamos haciendo es ocultar nuestros sentimientos y dejándolos atrapados en nuestro cuerpo, en nuestro sistema. Es importante buscar ayuda profesional para hacer este tipo de trabajo ya que para salir adelante hay que contactar nuestros recursos, a veces olvidados, y liberar las emociones dolorosas que han sido reprimidas o rechazadas. Es un trabajo de transformación a través de la sensación y liberación. Es un trabajo de reconexión con nuestro niño interno que fue lastimado, haciéndole ver que ya no es ese niño vulnerable que carecía de no tenía protección, que ya tenemos las herramientas para protegerlo dándole confianza, amor y seguridad. No dejemos pasar la vida viviendo en soledad. No perdamos la experiencia del amor y la relación con los demás. No vivamos sin la bendición de dar. Recuperemos nuestra felicidad y libertad, lo único que necesitamos es extender nuestra mano y reconocer la ayuda que existe en los demás. Dra. Alicia Abadi Es doctora en psicoterapia egresada de San Diego University Integrative Studies (SDUIS) La doctora es especialista en terapia individual, de familia, y terapia floral de Bach Telefono: Laurel St San Diego CA, No te dejes vencer por la soledad por: Dra. Alicia Abadi | Enero 10, 2011 Columnista de San Diego Red

5 La terapia de grupo es una herramienta efectiva para poder sanar emocionalmente. El grupo nos otorga una sensación de apoyo y sentimiento de pertenencia en el que se respira un aire de confianza y seguridad. Permite disminuir la sensación de aislamiento y soledad tan frecuente en algunas personas. En el grupo pueden participar personas que están pasando por una depresión o crisis en su vida, personas que han sufrido algún tipo de trauma, que sufren de ataques de pánico o ansiedad, personas que no encuentran un lugar para hablar de sus problemas, que se sienten solas y sin apoyo en momentos difíciles. Personas que han sufrido o sufren violencia doméstica o cualquier tipo de abuso. Personas que tienen problemas en sus relaciones. El trabajo en grupo ofrece ventajas importantes como es hacer sentir a sus integrantes que no están solos, que no son los únicos que sufren, que otros han atravesado por circunstancias y sentimientos similares a los suyos adquiriendo así fe y esperanza al ver que otros pudieron salir adelante. El compartir experiencias personales permite a los demás miembros descubrir y explorar nuevas habilidades para hacer frente a los problemas cotidianos así como recibir retroalimentación y guía de los demás integrantes y del terapeuta. Al poder ofrecer ayuda y consejo a otros, los integrantes del grupo tienen la oportunidad de sentirse útiles aumentando así su autoestima. El grupo es un lugar de desahogo, da la oportunidad a sus integrantes de hablar de temas dolorosos y difíciles que se han cargado por mucho tiempo y que muchas veces no se pueden tocar en otro contexto. Además, en el grupo se reproducen las dificultades que los integrantes tienen en sus vidas y en sus relaciones diarias, es como una representación en miniatura de su mundo real, y de esta manera pueden conocer y explorar nuevas formas de resolver estos problemas y de mejorar sus relaciones y habilidades sociales dentro de un ambiente de seguridad. El grupo ayuda a encontrar nuevas soluciones para viejos problemas. Dra. Alicia Abadi Es doctora en psicoterapia egresada de San Diego University Integrative Studies (SDUIS) La doctora es especialista en terapia individual, de familia, y terapia floral de Bach Telefono: Laurel St San Diego CA, Terapia de Grupo por: Dra. Alicia Abadi | Columnista de La Voz San Diego

6 Las Flores de Bach deben su nombre al Dr. Edward Bach, gran medico cirujano y patólogo de gran éxito en la Inglaterra de principios del siglo veinte. Al ser diagnosticado con una enfermedad incurable en la que le daban 3 meses de vida, el Dr. Bach se dio cuenta de la importancia de los estados emocionales de las personas en el proceso de sanación. No satisfecho con la medicina tradicional que se enfocaba en la enfermedad ignorando a las personas que sufrían de ella, busco otros caminos. Así encontró en la naturaleza las 38 flores de Bach, remedios que ayudan a la sanación física y emocional, reconectándonos con nuestro verdadero ser. En 1936, diecinueve años después de haber sido desahuciado, dice a sus colaboradores que su misión en este mundo había terminado. Muere unas semanas después pacíficamente, mientras dormía. Filosofía del Dr. Bach Según el Dr. Bach al reconocer nuestra esencia podemos conocer nuestros talentos y desarrollar nuestra verdadera personalidad, siguiendo así nuestra tarea especifica en la vida. Sabemos que vamos por buen camino porque nos sentimos bien y felices con lo que estamos haciendo y en armonía con nuestro entorno. Parte de lograr andar nuestro camino se basa en la libertad, en no interferir en la libertad de otros y que otros no interfieran en la nuestra, esto a base de amor, no de odio y violencia. Cuando nuestra alma esta en conflicto con nuestra mente y nuestra personalidad es cuando se desarrolla la enfermedad. Pero no debemos ver a la enfermedad como algo negativo, sino como un llamado que nos avisa que algo en nuestra vida necesita atención; es una oportunidad para revisar la manera en que vivimos nuestra vida y encontrar nuestro verdadero camino. En palabras del Dr. Bach: Cada uno de nosotros tiene una misión divina en este mundo, y nuestras almas usan nuestras mentes y nuestros cuerpos como instrumentos para la realización de esta tarea; de esa forma, cuando los tres están trabajando al unísono, el resultado es la salud y la felicidad perfecta. Las Esencias Florales Las esencias florales del Dr. Bach nos ayudan a ponernos en contacto con nuestra alma, o como el la llama, con nuestro SER Superior, nos ayudan a encontrar nuestro camino. El dice que algunas flores, plantas y árboles de orden superior son capaces de elevar la fuerza de nuestra vibración personal por medio de su alta vibración. No nos sanan atacando directamente a la enfermedad; nos sanan porque inundan nuestro cuerpo con hermosas vibraciones de nuestro verdadero SER. En nuestro cuerpo existen sistemas de energía que sustentan a nuestros órganos y nuestras células. Estos sistemas pueden ser afectados o inhibidos por factores como lo son las emociones, nuestras relaciones o nuestra habilidad para dar o recibir amor, causando así un desequilibrio en el cuerpo. Lo que hace la esencia floral para ayudarnos a sanar es vibrar a la misma frecuencia que el correspondiente dictado del alma. A esto se le llama resonancia. De esta manera se restablece el contacto entre el alma y la personalidad regresando a un estado de equilibrio. La curación se da a un nivel energético. La vibración de la flor armoniza con la vibración en nosotros. El trabajo es con la persona, no atacando la enfermedad. El Dr. Bach encontró 38 diferentes esencias para ayudar a esta reconexión con nuestro Ser Superior. Algunos de los problemas con los que nos ayudan estas flores son: miedo, incertidumbre, desesperación, agobio, auto estima y depresión. La ventaja de la terapia floral es que es una medicina natural que no causa efectos secundarios, no crea problemas de adicción, no tiene peligro de una sobredosis y no interviene con ni un otro tratamiento medico. Porque seguir sufriendo emocionalmente si podemos estar bien y encontrar esa armonía a la que se refiere el Dr. Bach? Dra. Alicia Abadi Es doctora en psicoterapia egresada de San Diego University Integrative Studies (SDUIS) La doctora es especialista en terapia individual, de familia, y terapia floral de Bach Telefono: Laurel St San Diego CA, Terapia Floral de Bach por: Dra. Alicia Abadi | Columnista de La Voz San Diego

7 Cuantas veces hemos ido al psicólogo y decimos, ¿Cuánto tiempo ya llevo en terapia y nada ha cambiado?, entiendo lo que me pasa y como debería de actuar, sin embargo no puedo hacerlo, seguramente hay algo mal en mí. La realidad es que no hay nada mal en ti, sino todo lo contrario, dentro de ti y de todos nosotros hay una gran sabiduría, el problema es que vivimos en una cultura en la cual creemos en un poder ilimitado de la mente sin poner atención a nuestro cuerpo, a nuestras emociones y a nuestro espíritu. No creemos en nuestra sabiduría interna, a veces ni siquiera sabemos que existe. La terapia a través del arte, la música y las imágenes, nos ayuda a contactar esta sabiduría. En esta terapia, el papel del terapeuta no es dar soluciones a los problemas de su paciente, sino ayudarlo a accesar esa sabiduría que lo llevará a una salud física, mental y emocional. Una de las técnicas utilizadas por esta terapia es el Método Bonny de Imaginación Guiada por la Música (BMGIM). En este método, la música permite el surgimiento de emociones, imágenes, pensamientos y memorias, guiando a la persona a accesar sus recursos, sus propias metáforas y su fuerza interna. El paciente puede accesar áreas problemáticas por medio de símbolos mentales y sentimientos profundos que surgen del inconsciente y con la ayuda del terapeuta, el material que surgió puede ser trabajado, siendo el paciente un contribuidor activo y conciente en el proceso de conocerse a sí mismo. Las Imágenes y la Música en la Salud Dos elementos importantes en el BMGIM son la creación espontánea de imágenes y el uso de la música clásica, por lo que es importante describir sus beneficios en la salud. A través de la historia la imaginación ha sido usada como un instrumento efectivo en el proceso de sanación en diferentes culturas. El chamanismo es la más vieja y conocida forma de curar por medio de la imaginación. En la actualidad psicólogos y médicos han declarado que la imaginación juega un papel importante en la salud mental y física. Se ha demostrado que las imágenes mentales pueden traer rápidos cambios físicos, emocionales y psicológicos pudiendo ser usadas de tres formas: como instrumento de diagnóstico, como herramienta terapéutica o como una forma de aliviar el dolor físico y la ansiedad. Las imágenes y emociones recibidas en forma abstracta y simbólica son procesadas por el hemisferio derecho siendo éste la guarida del inconsciente. Las imágenes nos permiten la comunicación con nuestro inconsciente, con nuestra sabiduría interna, con nuestras células y con nuestros órganos permitiéndonos así promover la salud física, mental y emocional y siendo usadas por la mente para codificar, guardar y expresar información. Muchas veces esta información no puede ser accesada por medio de palabras como es en el caso del síndrome de estrés post traumático (PTSD) ya que la parte del cerebro encargada del habla disminuye su actividad, dejando al individuo con sensaciones, imágenes y emociones que le provocan gran ansiedad. Es aquí donde la terapia que utiliza las imágenes como una herramienta de trabajo, es mucho mas efectiva que una terapia verbal. En el caso del BMGIM, la psique del individuo encuentra su expresión por medio de imágenes libres y espontáneas estimuladas por la música. Ya en el año 360 A. C. Platón habla sobre la importancia de la música diciendo que la armonía y el ritmo encuentran su camino hacia el interior de nuestra alma. Por otro lado Zuckerkandl dice que la melodía permite la integración de nuestro mundo externo con nuestro mundo interno. En general, la música ha sido descrita como la expresión de los sentimientos y por su constitución dinámica puede llevar a experiencias esenciales que el lenguaje no puede expresar. El compositor trasmite por medio de la dinámica de su música las emociones humanas ayudando así a recuperar los sentimientos personales de los cuales nos hemos alienado. Por su complejidad, la música clásica permite la afloración de infinitas imágenes ya sean visuales, sensoriales, auditivas, o intuitivas. En el caso del BMGIM la música actúa como contenedora creando un espacio seguro, como portadora transportándonos a nuestros sentimientos, como estimuladora de tensión en áreas problemáticas y como proveedora de soluciones y expresiones creativas en nuestra vida. Mucha gente puede beneficiarse de la terapia BMGIM, ya sea una sola sesión, una terapia breve para ayudar en momentos difíciles, o un trabajo profundo con trauma y abuso físico, emocional o sexual entre otras cosas. Dra. Alicia Abadi Es doctora en psicoterapia egresada de San Diego University Integrative Studies (SDUIS) La doctora es especialista en terapia individual, de familia, y terapia floral de Bach Telefono: Laurel St San Diego CA, Psicoterapia a Través del Arte: una forma de mejorar nuestra salud física, mental y espiritual. por: Dra. Alicia Abadi | Columnista de La Voz San Diego

8 Una vez más su esposo la golpeó. Una vez más sus hijos asustados se escondieron detrás de la puerta. Una vez más Elena se fue al hospital. Una vez más su esposo de rodillas le pidió perdón y le mando flores. Una vez más Elena le creyó y volvió con él. Una vez más su esposo la golpeo… Es difícil entender a Elena y fácil juzgarla si no conocemos el círculo vicioso que envuelve a la violencia doméstica. Asimismo es difícil para Elena salir de este círculo y hacer un cambio en su vida si no es consciente de su funcionamiento. El abuso doméstico ocurre cuando una de las personas en la pareja somete a la otra, la controla por medio del miedo, la culpa, la vergüenza, la intimidación y la amenaza creando impotencia, dependencia, miedo e inseguridad en su pareja. Por lo general el abuso va escalando, comienza con insultos y amenazas hasta que alcanza los golpes y en muchos casos la muerte. Para dar una estadística, aproximadamente un millón 300 mil mujeres y 835 mil hombres son víctimas de violencia domestica en Estados Unidos cada año. Se estima que mil 400 personas pierden la vida por este problema. La víctima nunca sabe cuando un episodio de violencia comenzara por lo que vive en constante temor, tratando de complacer a su pareja, llegando al extremo de perder su propia identidad, de sentir que no vale nada y de creer que está atrapada. Básicamente existen tres etapas en este círculo del abuso o violencia doméstica. En la primera etapa se empieza a crear tensión en el abusador quien comienza a insultar a su pareja, tirar objetos y amenazarla. La víctima comienza a sentir miedo y trata de controlar la situación complaciendo al abusador o tratando de evadirlo. No importa lo que ella haga, no es capaz de lograr calmarlo. En la segunda etapa, cuando la tensión llega a su cúspide, el abusador se desahoga golpeando a su pareja quien vive momentos de pánico e impotencia. En la tercera etapa conocida como la etapa de la luna de miel, el abusador se siente realmente avergonzado de su comportamiento. Se muestra arrepentido, pide disculpas y da muestras de amor diciendo que va a cambiar, convence a su pareja que nunca más la va a golpear, nunca más va a abusar de ella. Es precisamente esta etapa la que hace que la víctima no deje a su pareja ya que vive con la esperanza de que las cosas van a cambiar. Si solamente existiera el golpe y el insulto seria más fácil abandonar al abusador, salir de ahí, pero al ver las muestras de amor que él le profesa, al ver su arrepentimiento, cree que las cosas cambiarán hasta que otra vez se crea la tensión y el círculo se repite y se repite por años, hasta que la víctima muere o la víctima entiende que las cosas no pueden seguir así y se decide a dejar al abusador y buscar ayuda. Tanto la ayuda legal como la ayuda emocional son de vital importancia para que la persona que fue abusada puede salir adelante y tener una mejor vida. La ayuda legal protege a la víctima del abusador que no deja de ser un peligro aunque ya no estén juntos. La ayuda emocional le da las herramientas para reencontrar su fortaleza, su valor, su identidad y su derecho a ser feliz. La ayuda está ahí, existen muchos lugares donde se apoya a víctimas de violencia doméstica dándoles la facilidad hasta de un lugar para vivir. La ayuda está ahí también para el abusador, que igualmente sufre y lo más probable es que vivió una vida de abuso en su infancia. Recuerda que existe la posibilidad de salir de este círculo de violencia pidiendo ayuda de inmediato. También recuerda que tú te mereces una vida mejor. Dra. Alicia Abadi Es doctora en psicoterapia egresada de San Diego University Integrative Studies (SDUIS) La doctora es especialista en terapia individual, de familia, y terapia floral de Bach Telefono: Laurel St San Diego CA, Elena está en el hospital por: Dra. Alicia Abadi | Febrero 7, 2011 Columnista de San Diego Red


Descargar ppt "La adolescencia, aunque a veces difícil, es una etapa muy bella en el camino de nuestra vida. Es un momento de descubrimiento de uno mismo, de grandes."

Presentaciones similares


Anuncios Google