La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

Ramón R. Abarca Fernández Facultad de Ciencias Administrartivas UNMSM 2 PENSAMIENTO REFLEXIVO requiere dos actitudes SERENIDAD ANTE LAS COSAS APERTURA.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "Ramón R. Abarca Fernández Facultad de Ciencias Administrartivas UNMSM 2 PENSAMIENTO REFLEXIVO requiere dos actitudes SERENIDAD ANTE LAS COSAS APERTURA."— Transcripción de la presentación:

1

2 Ramón R. Abarca Fernández Facultad de Ciencias Administrartivas UNMSM 2 PENSAMIENTO REFLEXIVO requiere dos actitudes SERENIDAD ANTE LAS COSAS APERTURA AL MISTERIO para crear NUEVA AUTOCTONÍA OBRAS PERDURABLES

3 Ramón R. Abarca Fernández Facultad de Ciencias Administrartivas UNMSM 3 CRISIS GLOBAL LABORALSOCIALECOLÓGICO en los campos DESIGUALDAD INTENSO DESARROLLO TECNOLÓGICO debido a debido a ACCESO PRODUCCIÓN DISTRIBUCIÓN en de BIENES NATURALES Y CULTURALES ACUMULACIÓN DE LA RIQUEZA AGRAVAMIENTO DE LA POBREZA produce

4 Ramón R. Abarca Fernández Facultad de Ciencias Administrartivas UNMSM 4 ACUMULACIÓN DE LA RIQUEZA AGRAVAMIENTO DE LA POBREZA DESEMPLEO ESTRUCTURAL DEGRADACIÓN MEDIOAMBIENTAL INTENSO DESARROLLO TECNOLÓGICO es causa de PARADIGMA TECNOECONÓMICO MINORÍA OPULENTA MAYORÍA MARGINADA creacrea EJÉRCITO DE EXCLUIDOS crea es producto de EL TENER que detenta EL PODER EL SABER SEGREGACIÓN SOCIAL son objeto de

5 Ramón R. Abarca Fernández Facultad de Ciencias Administrartivas UNMSM 5 MINORÍA OPULENTA COMPETITIVIDAD INDIVIDUALISMO promueve guiada por UTILITARISMO SOLIDARIDAD SEGREGACIÓN SOCIAL en contra de COOPERATIVISMO crean MARGINADOS Y EXCLUIDOS de millones de ETICA PLANETARIA son la base de

6 I n t r o d u c c i ó n Algunos elementos de apreciación sobre el modo de la ética Algunas cuestiones sobre la existencia de una ética de los negocios (23) Excursus del método (25) P A R T E I. L O S C O N T O R N O S D E L A É T I C A D E L O S N E G O C I O S Y D E L A A D M I N I S T R A C I Ó N C a p í t u l o 1. E l s e n t i d o d e l a s p a l a b r a s El humanismo. La persona y la personalidad. La conciencia (32,35,36) Sección I. Los negocios 1.La ética de los negocios y el derecho de los negocios (38) 2. La ética de los negocios y de la empresa (39) Sección II. El derecho 1. El arte del derecho Derecho natural (45, 46) Derecho normativo Derecho razonable ( Derecho y Moral 2. La crisis del derecho Relativismo Inflación Desvanecimiento Sección III. La ética 1.Naturaleza de la ética (69) Moral y moralismo? (71,72) Moral y cultura? (77 Moral objetiva o moral subjetiva? 79, 81 Moral individual o moral colectiva? ¿Moral desinteresada o moral utilitaria? Moral de convicción o la moral de responsabilidad? 92,93 Moral universal, moral particular o moral de situación? 95,96 Moral eterna o ¿moral nueva? 97,98 2. El origen de la ética Ética espontánea 98, 100, 102 Ética organizada 103, 104, 105 Ética impuesta 105

7 Ramón R. Abarca Fernández Facultad de Ciencias Administrartivas UNMSM 7 P A R T E I. L O S C O N T O R N O S D E L A É T I C A D E L O S N E G O C I O S Y D E L A A D M I N I S T R A C I Ó N C a p í t u l o 2. L a s f i n a l i d a d e s Sección I. Dignidad del hombre Dignidad humana, pedestal del humanismo 106 Dignidad humana y los derechos del hombre La dignidad humana y sus consecuencias Sección II. El bien común El servicio El servicio, justificación del liberalismo C a p í t u l o 3. L o s ó r g a n o s Sección I. Las autoridades independientes Las autoridades internacionales Las autoridades administrativas Las autoridades profesionales Sección II. La instrucción judicial La institución judicial guardiana de la moral de los negocios La institución judicial inspiradora de la moral de los negocios

8 P A R T E I I. L O S A D O R N O S D E L A É T I C A D E L O S N E G O C I O S Y D E L A A D M I N I S T R A C I Ó N C A P Í T U L O 4. A D I N T R A, E N E L M I C R O C O S M O S Sección I. Las herramientas jurídicas El objeto y la causa La buena fe El abuso del derecho La apariencia La transparencia Sección II. Los asuntos La simulación La sociedad aparente El crédito aparente El mandato aparente La función aparente El dirigente aparente 1. Los cocontratantes profesionales La obligación legal de información pre- contractual con la condición de los concedentes La comunicación de las condiciones generales de venta La interdicción de algunas prácticas abusivas La interdicción de algunas práctica restrictivas 2. los contratantes especialmente protegidos Los consumidores Los asalariados Los asociados Sección III. El momento Antes del contratos Durante la ejecución Después del contrato Las conferencias El contrato La buena fe y la interpretación del contrato La buena fe y el comportamiento de los contratantes Los servicios post-contractuales Las abstenciones post-contractuales

9 P A R T E I I. L O S A D O R N O S D E L A É T I C A D E L O S N E G O C I O S Y D E L A A D M I N I S T R A C I Ó N C A P Í T U L O 5. A D E X T R A, E N E L M A C R O C O S M O Sección I. Entre competidores Los elementos de origen legal Acciones concertadas y los acuerdos Abuso de dominación Elementos de origen pretoriano Obtención de una ventaja de competencia ilícita La desorganización de la empresa rival Denigración Creación de una confusión Sección II. Entre no- competidores Elementos de origen legal Elementos de origen pretoriano Parasitismo Responsabilidad de los intermediarios en el internet Los concursos y los juegos publicitatios Sección III. Hacia los países en vía de desarrollo Naturaleza y condiciones del desarrollo Profundas modificaciones necesarias en las relaciones norte-sur y oeste-este Remediar el desorden del mundo El sobresalto cultural y moral El personalismo económico El traslado de maestrazgo técnico o industrial El compañerismo Las técnicas apropiadas Una extensión planetaria de la participación... La irracionalidad fundamental y mundial del mercado financiero Hacia una regulación de los flujos financieros? El FMI sobre el banquillo La partición del crecimiento para evitar una explosión social planetaria El bien común universal

10 Ramón R. Abarca Fernández Facultad de Ciencias Administrartivas UNMSM 10 Virtudes Normas Bienes

11 Ramón R. Abarca Fernández Facultad de Ciencias Administrartivas UNMSM 11 La ética en la empresa EnfoqueMecanicistaPsicosociológicoAntropológico ModeloMaquinaOrganismo socialInstitución PropósitoEconómicoSocialServicio Persona Elemento productivo Sujeto-individuoSer personal RacionalidadInstrumentalExpresivaPráctica MotivosExtrínsecos+ Intrínsecos+ Valores Transcenentes Económicos+Satisfación psicol.+ Solidaridad NormasFuncionalesCulturalesPrincipios éticos Enfoque éticoUnilateralIntermedioIntegral, realista Utilitarismo Pragmatismo Dialógica Justicia social Consecuencialismo Comunitarismo Normas + bienes + Virtudes

12 Ramón R. Abarca Fernández Facultad de Ciencias Administrartivas UNMSM 12 La Corrupción…. Fue la plaga de la administración del Imperio Romano, llevó a la antigua China al estancamiento económico, debilitó las ciudades estado del Renacimiento Italiano, obstruyó el desarrollo político de Inglaterra y de los Estados Unidos y apresuró el colapso del Comunismo en Europa Oriental y en Rusia. -W. Naim; Norman Gall; F. Brandel Institute of World Economics

13 Ramón R. Abarca Fernández Facultad de Ciencias Administrartivas UNMSM 13 ÉTICA DEL CUMPLIMIENTO CODIGO DE CONDUCTA POLITICAS EDUCACION-ADIESTRAMIENTO CONTROL ( BALANCES) INCENTIVOS PERSONAL IDONEO RESPONDER MEJORAR EL PROCESO INVESTIGAR DISCIPLINAR PREVENIR Comunicar Experiencias Mejorar Sistemas

14 Ramón R. Abarca Fernández Facultad de Ciencias Administrartivas UNMSM 14 Integridad : tLa El Espíritu CODIGO DE CONDUCTA Cumplir con las leyes aplicables a nuestras actividades comerciales Ser honestos, justos y confiables en todas nuestras actividades Evitar todo conflicto de intereses entre el empleo y vida personal A traves del liderazgo fomentar una cultura que ejemplifica la etica Impulsar practicas de trabajo justas Crear un lugar de trabajo seguro y proteger el medio ambiente

15 a.Los Valores de GE se levantan sobre una base de la integridad absoluta b.La integridad es el cimiento de la calidad c.Los costos, por incumplimiento de normas, simplemente son inaceptables a) Daños a la reputación e imagen b) Daño en la relación con los clientes c) Costos y honorarios legales d) Penalidades civiles y criminales e) Daño a la comunidad d.Un programa efectivo de cumplimiento con las políticas adecuadas es ventaja competitiva en el mercado global. El Proceso de Integridad Refleja los Valores de la Empresa EL VALOR DE UN PROGRAMA DE CUMPLIMIENTO

16 Ramón R. Abarca Fernández Facultad de Ciencias Administrartivas UNMSM 16 1.Las empresas y organizaciones que actúan con ética están anticipándose al futuro y ganando la partida. 2.La ética beneficia a todos los implicados en la actividad empresarial. 3.Empresas de moral alta satisfacen las necesidades humanas con calidad y justicia. 4.La ética es indispensable en un universo globalizado. 5.La empresa es una organización líder en el conjunto social. Decálogo de ética empresarial

17 Ramón R. Abarca Fernández Facultad de Ciencias Administrartivas UNMSM 17 6.Una empresa con valores éticos es más viable a medio y largo plazo. 7.Actuar con ética es actuar inteligentemente. 8.Contribuye a crear un mundo más humano. 9.El concepto de empresa debe redefinirse desde un punto de vista ético. 10. Las decisiones de la empresa deben ser responsables con la sociedad. Decálogo de la ética empresarial

18 Ramón R. Abarca Fernández Facultad de Ciencias Administrartivas UNMSM 18 Parece necesario que toda la vida social y económica sea guiada por una ética: ella es competente en todas partes, lo mismo allí donde su presencia es la más sorprendente. … Sin cesar, el hombre está forzado a tener un conjunto de reglas y metas de su actividad con las recomendaciones de su conciencia. … La renuncia a la moral cede su lugar a la angustia. Nuestros contemporáneos (están) enfermos a veces en la historia por haber perdido la dimensión del bien (M. Villey [4] ). Cuando el individuo olvida la dimensión moral, no es más que un pelele sin alma y sin vida[5], sin existencia real. La famosa mano invisible de Adam Smith (que aseguraba el equilibrio de la sociedad, en la que cada uno no se preocupaba sino de sus intereses y pasiones) [6] me parece contrabalanceada, pues todo hombre verdadero, construye, se pone de pie, unifica, por eso que yo llamaré el ojo invisible, del yo profundo, de su conciencia ( p.23). [4][5] [6]

19 Ramón R. Abarca Fernández Facultad de Ciencias Administrartivas UNMSM 19 Mi cursus caótico ha contribuido allí, puesto que yo toqué la política como una vida retirada, he sido abogado y juez, administrador de la sociedad y consultor, más aún profesor, autor en fin y sobre todo, pues tal es mi vocación profunda, que primero medito y después escribo: pues todo acto creador, en el dominio de la cátedra como en aquél del espíritu, anula el tiempo …; yo experimento una cierta dificultad para vivir como todo el mundo. (25)

20 Ramón R. Abarca Fernández Facultad de Ciencias Administrartivas UNMSM 20 La persona está siempre en devenir, en un dinamismo creador, fruto del espíritu y gracias a las relaciones interpersonales. En el fondo, desde su nacimiento el hombre no es sino un individuo, que deviene luego una persona en sentido plenario. … La personalidad presenta un aspecto psicológico y móvil, la manera que cualquiera se comprende como un sujeto particular, distinto de los otros, sus rasgos de carácter, que él realiza para modelar con un esfuerzo de la voluntad. … Nuestra personalidad social es una creación del pensamiento de otros (Proust).... Maurice Hauriou tuvo acentos líricos para describirla: La personalidad jurídica individual se nos revela continua e idéntica a ella misma; ella nace con el individuo; ella fue constituida desde el primer golpe; ella permanece siempre la misma durante la existencia; ella existe sin desfallecimiento, durante los años, las situaciones jurídicas inmutables; ella vigila mientras el hombre sueña; ella permanece sana mientras que él desatina. (36)

21 Ramón R. Abarca Fernández Facultad de Ciencias Administrartivas UNMSM 21 La expresión los negocios es posiblemente ambigua, ya que también el público entiende sobre todo por ahí las malversaciones y otros arreglos de ciertos hombres públicos y de algunos dirigentes de empresas. … La idea que anima a sus partidarios es la que traduce las evoluciones considerables que la materia ha conocido después de la segunda guerra mundial. Ella desplazará notablemente el acento de las actividades a las empresas, que son los agentes de la vida económica. En efecto la empresa ha llegado a ser la llave de bóveda de los negocios.... En realidad, me parece que la expresión nueva traduce sobre todo la influencia considerable ejercida por la actual fuerza dominante, los Estados Unidos, donde la palabra busines reina desde hace largo tiempo.(38)

22 Ramón R. Abarca Fernández Facultad de Ciencias Administrartivas UNMSM 22 El derecho natural bien entendido implica un basamento relativo al sentido del hombre; pues la naturaleza es segunda y no es sino expresión de la persona que es constitutiva de la verdadera realidad del hombre, de la persona como principio primero y más profundo que inspira esta naturaleza (J.-M. Trigeaud 40 ). También, fundamentalmente, el derecho natural es un concepto laico, aunque admitido por los católicos. Pero ello es rechazado por los protestantes: para ellos, particularmente Karl Barth 41 o Jacques Ellul, él es antinómico con su fe, pues él aparece como un abatimiento de la iniciativa salvadora que viene de Dios; el derecho natural sería una ética del ser que precede, cuando la ética de Barth es aquella de la destinación que espera (una vista escatológica. (45)

23 Ramón R. Abarca Fernández Facultad de Ciencias Administrartivas UNMSM 23 La libertad es la capacidad de todo hombre de llegar a ser él mismo y a conseguir su plenitud (J.-L. Brugès 126 ; pero ella no existe en absoluto, puesto que ella cede el paso ante la libertad del otro, y que ella comporta una dimensión relacional esencial Juan Pablo II 127 ). La libertad es la llave de oro que une el manto del destino. De ahí la imperiosa necesidad de repudiar ex abrupto y sin apelar a las doctrinas o ideologías de las cuales los maestros de la sospecha (según la fórmula de M. Paul Ricoeur), el marxismo, el freudismo y el estructuralismo, en la medida en que ellas excluyen toda libertad, igualmente la potencial. (69)

24 Ramón R. Abarca Fernández Facultad de Ciencias Administrartivas UNMSM 24 La ética de la beatitud o de la felicidad, comparte la dinámica del deseo que caracteriza al hombre, es incontestablemente la primera en moral. La concepción más antigua y más juiciosa de la moral estaba en ese sentido, aquel de Aristóteles, de los Padres de la Iglesia 135, particularmente de san Agustín (para el cual ninguno es juicioso a menos de ser feliz 136 ), de santo Tomás de Aquino (retomada parcialmente por Baruck Spinoza). La ética de la felicidad es una sabiduría (que se degusta, entendiendo la etimología, pues sabiduría viene de sapere (saber), cuyo sentido es saborear; no es eso maravilloso?). San Agustín refinaba el análisis. Para él, en todo ser hay una aspiración a la felicidad, unida a una inclinación hacia la verdad, y esas dos voces están asociadas en la búsqueda de la unidad. Ahora bien la persona no busca eso que ella ignora, de manera que el hombre conoce ya esta tríada (felicidad, verdad, unidad), no son inteligencia (cogitatione), ni por su voluntad (intentione), sino por su naturaleza misma. (71)

25 Ramón R. Abarca Fernández Facultad de Ciencias Administrartivas UNMSM 25 La ética nos eleva encima de nosotros mismos y más allá de nosotros mismos, nos hace comulgar con otros seres, más allá del horizonte mediocre de nuestras vidas, fuera de sus oscuridades habituales, en el mundo del bien y de la verdad, que son más grandes que nuestro espíritu. También, si ella se distingue de la cultura, se inserta en ésta 159 (o, antes, en la civilización). No hay paso de la realidad humana que no sea ya cultura (allí comprendida la religión). La una y la otra se fundan en el pasado y en la tradición, en absoluto dando sentido al presente y contribuyendo a determinar el provenir. Pero la moral trasciende a la cultura, en su aspiración tanto en lo universal como en lo personal. (77) 159

26 Ramón R. Abarca Fernández Facultad de Ciencias Administrartivas UNMSM 26 La moral es objetiva, lo que es visible a la razón. Ella no es la compasión, ni el sentimentalismo, ni la simple opinión o impresión (formulada de la manera siguiente: yo mismo pienso que, a propósito de graves cuestiones, sin haber reflexionado ahí ni deliberado). Nuestra civilización se ha transformado en libre servicio, comprendido allí a propósito de los valores: cada uno toma aquellos que le convienen, como aquel que ha adquirido la costumbre de agarrar tal o cual objeto en los radios de grandes superficies. Esta crisis de la moral, esta pérdida de señales, está acompañada por una crisis del derecho. (79)

27 Ramón R. Abarca Fernández Facultad de Ciencias Administrartivas UNMSM 27 La ética espontánea es aquella que el hombre ético se impone a sí mismo, con toda conciencia, efectuando el trabajo de quien descifra el relato presente, conduciéndolo a actuar de tal o cual manera. Sin duda es esta la verdadera moral. (98) … La ética espontánea no se limita a las personas físicas. Puede tratarse de una persona moral, al menos de sus dirigentes que fijan la línea de acción. A veces, ellas calcan la apariencia de reglas jurídicas por la denominación de casta o de código de deontología 255, eventualmente elaboradas en concertación con el personal. La empresa deviene entonces creadora de valores. (102)

28 Ramón R. Abarca Fernández Facultad de Ciencias Administrartivas UNMSM 28 La ética organizada se traduce particularmente por la elaboración de Códigos de deontología o de cartas éticas, recobrando sus usos y ayudándose con otras normas. (104) La ética organizada permite moralizar las profesiones y las actividades, como complemento de normas jurídicas imperativas, o en ausencia, esperando una eventual intervención del legislador. (104)

29 Ramón R. Abarca Fernández Facultad de Ciencias Administrartivas UNMSM 29 La más auténtica moral es espontánea, en este sentido aquella es el fruto de una deliberación voluntaria de la conciencia, en la más grande libertad. Pero será utópico esperar en la ciudad terrestre la aplicación de una moral perfecta: cómo imaginar que los hombres tengan continuamente una vida moral? … El derecho elabora una moral colectiva, de la misma masa, pero imponiéndose a cada uno, persona física o moral. Pero la ley jamás prescribe sino un minimum. La moral de plumeo es más exigente que el estricto respeto de las reglas legales: ella conduce a mirar en el otro un hermano, que ellos convienen ayudar para que se desarrolle, progrese, se cultive, se abra. (105)

30 Ramón R. Abarca Fernández Facultad de Ciencias Administrartivas UNMSM 30 El hombre, considerado él mismo, es la primera y última referencia en moral. Su diferencia es resplandeciente ante el resto de la creación 1, por su libertad, su carácter único en tanto que persona singular 2 y su ausencia de determinismo, como el hecho que él sea sólo un palo pensante, capaz de meditación y de reflexión. Es esto por lo cual es digno, por su naturaleza.... El respeto de la dignidad del hombre es el primer principio moral, el alfa y omega de toda moral y de toda la moral, cristiana 3 o pagana, como el pedestal del humanismo 4. Esta mirada no es reciente: ella data de Sócrates. (106)

31 Ramón R. Abarca Fernández Facultad de Ciencias Administrartivas UNMSM 31 La dignidad del hombre es el origen de los derechos que son reconocidos en el hombre: Ella es el principio matriz por excelencia (B. Mathieu). Así, ella se encuentra en la base de los derechos del hombre, pues legítimamente han adquirido una importancia muy grande, sobre todo después del fin de la Segunda Guerra Mundial. (110)

32 Ramón R. Abarca Fernández Facultad de Ciencias Administrartivas UNMSM 32 Las consecuencias de la dignidad humana no se limitan a los derechos del hombre, por vastos e importantes que ellos sean. Valor de los valores (ella) rinde cuentas de todos los otros [...] y todos los otros se fundan sobre ella, escribe un autor que añade: ella es el principio que jerarquiza y juzga todo otro principio (P. Valadier 40 ). La Declaración universal de los derechos del hombre considera que la dignidad del hombre es el fundamento de los derechos económicos, sociales y culturales del hombre (Preámbulo y art. 22). ( Op.cit., p. 200 y 202.

33 Ramón R. Abarca Fernández Facultad de Ciencias Administrartivas UNMSM 33 Al considerar ahora la exigencia de la libertad de cada sujeto, aspecto primordial de su dignidad, ella se manifiesta en el área social y económica por el llamado a la igualdad, pero también a la solidaridad. En las relaciones personales la dignidad se distingue como una invitación al amor y a la fraternidad, conduciendo aún a la solidaridad. La igualdad presenta dos aspectos principales, la igualdad de derechos y de deberes entre los ciudadanos, la igualdad (o la reciprocidad) en los términos de cambio, permitiendo en cada uno obtener un justo beneficio. Esto último se concibe principalmente en términos económicos; pero dada la naturaleza del hombre, el cambio debe procurar también a los compañeros un beneficio de orden espiritual, es decir, un acrecentamiento de la confianza mutua, [un] cambio de experiencias, de palabras, de sentimientos (E. Fuchs 46 ). (115) 46 Comment faire pour bien faire? op.cit., p. 31.

34 Ramón R. Abarca Fernández Facultad de Ciencias Administrartivas UNMSM 34 A decir verdad, nuestro recorrido ha sido ya sembrado de ejemplos de impregnación o de concordancia entre los principios morales y las reglas jurídicas o la administración. … Para tentar mostrar aquí un cierto orden, yo opondré dos direcciones: ad intra, en el microcosmo, es decir, entre compañeros; y ad extra, en el macrocosmo, mirando por allí las relaciones entre todos los interventores del mundo de los negocios (no compañeros). (141)

35 Ramón R. Abarca Fernández Facultad de Ciencias Administrartivas UNMSM 35 Al lado de la causa y del objeto, la buena fe es otro instrumento privilegiado de control, en la más extensa influencia y la más universal. Ella procede de la fides romana, caracterizando el respeto de los compromisos tomados, que según Cicerón, es el fundamento de la justicia ; él agregaba que la buena fe (fides) ha sido llamada así por causa de la expresión: que se haga (fiat) esto que ha sido dicho (dictum) 22 (148) 21 Cf. Ph, le Tourneau, Rép. Civ., Vª Bonne foi. 22 Les devoirs, I, VII.

36 Ramón R. Abarca Fernández Facultad de Ciencias Administrartivas UNMSM 36 El contrato da nacimiento a los derechos subjetivos; pero estos son asumidos por el derecho objetivo. Si los primeros deben ser ejecutivos, y que los deudores ahí pueden ser forzados, inclusive eventualmente por la fuerza pública, es porque ellos se conforman al segundo. Ahora bien, el profesor Jaques Ghestin ha demostrado de manera convincente que el fundamento de la fuerza obligatoria del contrato no reside en la autonomía de la voluntad, sino en la búsqueda por el derecho objetivo de lo útil y de lo justo 418. … La justicia aquí recordada es la justicia contractual conmutativa, que revela la ética. Pero su utilidad no existe sin relación con la moral, pues se trata sobre todo de la utilidad social, que M. Jacques Ghestin aproxima al interés general. La ética manda rechazar un contrato cuyo objetivo o causa es ilícita, que versa por ejemplo sobre los tráficos de obras de arte, de embriones, de drogas, de residuos tóxicos, de materiales radioactivos, etc. (253) 418 Tratado de Derecho civil, La Formation du contrat, 3ª Ed., LGDJ, 1993, nº 223 y s.

37 Ramón R. Abarca Fernández Facultad de Ciencias Administrartivas UNMSM 37 La verdadera buena fe es inventiva: ella hace concurrir en permanencia real los azares de la existencia. Ella integra todos los incidentes y los acontecimientos que sobrevienen durante la ejecución del contrato, del cual ella hace su miel. El respeto del contrato no es ni integrismo, ni fanatismo del texto, sino fidelidad a las intenciones y equilibrios queridos en el origen. … M. Paul Ricoeur caracteriza esto último: interpretar, eso es imaginar el mundo posible propuesto por el texto, es decir, comprenderlo en la singularidad actual de la situación, eso que él designa actuar el texto, como un músico interpreta una partitura. (262) La sustancia del contrato no es realmente la voluntad de las partes; es un hecho bruto, objetivo: un cambio de valores económicos. (…). La verdadera fidelidad al contrato, luego la buena fe contractual, consiste en el mantenimiento de la proporción querida. (263)

38 Ramón R. Abarca Fernández Facultad de Ciencias Administrartivas UNMSM 38 La denigración es indirecta, por los rumores descorteces o las críticas malévolas 20, por todos los medios imaginables. Hoy día utiliza frecuentemente la vía del internet, a tal punto que es posible hablar de las autorrutas de la desinformación 21. Pero no es a veces sino indirecto: no es así la denigración por omisión. Consiste, para una empresa, en pretender ser la sola en poseer tal o cual calidad. En revancha, igual que el buen dolo es admitido, la publicidad enfática siempre ha sido considerada como lícita, particularmente el hecho de pretender que sus productos o servicios son superiores a aquellos de los competidores: el uso es en este sentido en materia publicitaria. (295) Cass. com., 7 de abril de 1998, PIBD 1998, III, p El rumor y las mentiras sobre las empresas competidoras y sus productos pueden tener las consecuencias considerables sobre la actividad de éstas: cf. R. Kauffer, L?Arme de la désinformation. Les multinationales américaines en guerre contre lEurope, Grasset, Título de un artículo de la revista Challenges, diciembre de 1998, p. 32.

39 Ramón R. Abarca Fernández Facultad de Ciencias Administrartivas UNMSM 39 La competencia desleal y las actuaciones parasitarias no son sino dos facetas de la responsabilidad civil pero que, utilizadas en los sectores particulares y delimitados, han sido bautizadas especialmente 38. La teoría de las actuaciones parasitarias ha conocido un tal éxito que una cierta confusión se ha instaurado, por lo menos en cuanto al vocabulario: en la distinción simple entre competencia desleal y actuaciones parasitarias, se ha añadido la expresión de competencia parasitaria, aunque inútilmente pues ella no aporta ninguna precisión suplementaria. (302) 38 Ver también en este sentido M.- L. Izorche, Les Fondements de la sanction de la concurrence déloyale et du parasitisme, RTD com. 1998, 17.

40 Ramón R. Abarca Fernández Facultad de Ciencias Administrartivas UNMSM 40 El desarrollo integral no verá el día sino al precio de un verdadero retorno, traduciéndose por la solidaridad, una solidaridad mundial realista 68, permitiendo remediar todo a la vez al mal desarrollo occidental y al subdesarrollo. Ella se manifestará por la determinación firme y perseverante de trabajar para el bien común, es decir, para el bien de todos y de cada uno porque nosotros somos verdaderamente responsables de todo.... El desarrollo integral del hombre no puede ir sin el desarrollo solidario de la humanidad [...]. El deber de solidaridad de las personas es también aquel de los pueblos (Pablo VI 69 ). 68 H. Hude, Philosophie de la prospérité, marché et solidarité, Economica, R. Petrella, Le Bien commun. Eloge de la solidarité, Ed. Page Deux, Lausanne, Juan Pablo II, Exhortación apostólica Ecclesia America, 23 de enero de Populorum progressio, no 43 y 48.- Comparar Armartya Sen (premio Nobel de economía 1998), Ethique et économie, PUF, 1993.

41 Ramón R. Abarca Fernández Facultad de Ciencias Administrartivas UNMSM 41 El bien común a encarar no es más aquel de una nación, o igual de un grupo de naciones como la Unión europea, sino aquel del mundo. Sí, los actores económicos y políticos deben buscar el bien común universal, puesto que el mundo se ha convertido en un pueblo, una comunidad mundial. Puede ella ser solidaria y fraternal, desterrando la iniquidad y la injusticia.... De la justicia de cada uno nace la paz para todos (Juan Pablo II 118 ). El objeto final es siempre el hombre, la dignidad ontológica de las personas y de los grupos humanos, su maravillosa capacidad de mejorarse, de hacerse artesano de su destino por poco que la injusticia no paralice sus capacidades y sus dones. (327) 118 Mensaje por la jornada mundial de la paz, 1º de enero de 1999, op. cit.

42 Ramón R. Abarca Fernández Facultad de Ciencias Administrartivas UNMSM 42 La empresa no es sino la suma de contratos y de derechos de la propiedad 17. Para mi propósito, convengo que ella es una unidad económica, en la cual están agrupados y coordinados alrededor de un proyecto a realizar en conjunto, los factores materiales y humanos de la actividad económica: esencialmente el capital y el trabajo; ella constituye el punto de encuentro del capital y del trabajo, el paso obligado de quienes aportan el capital (los capitalistas 18 ) y de quienes aportan la materia gris (los asalariados) y de su capacidad de trabajo. (39) 17 J.-Ph. Robé, L Entreprise en droit, op. cit., p. 118 y ss. 18 Para simplificar yo consideré los capitalistas como los empresarios en sentido amplio, aún cuando hay frecuentemente, de hecho, separación entre los unos y los otros. El capital tiene vocación a sacar los provechos que son aptos a devenir, a su turno, del capital: el capital en esta consideración no es sino el trabajo cristalizado, concentrado.


Descargar ppt "Ramón R. Abarca Fernández Facultad de Ciencias Administrartivas UNMSM 2 PENSAMIENTO REFLEXIVO requiere dos actitudes SERENIDAD ANTE LAS COSAS APERTURA."

Presentaciones similares


Anuncios Google