La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

Alimentación y mercados Jorge Riechmann Profesor titular de filosofía moral (UAM)

Presentaciones similares


Presentación del tema: "Alimentación y mercados Jorge Riechmann Profesor titular de filosofía moral (UAM)"— Transcripción de la presentación:

1 Alimentación y mercados Jorge Riechmann Profesor titular de filosofía moral (UAM)

2 27/01/2014alimentación y mercados2 Graneros repletos… Nunca antes, en la historia del mundo, se produjeron tantos alimentos. Cierto que tampoco hubo nunca antes una población humana tan elevada: millones de seres humanos en Pero los graneros están repletos… Hoy se produce comida que bastaría para unos millones de personas –eso sí, con una dieta mucho menos rica en carne y pescado que la que en el Norte rico consideramos normal--, según datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

3 27/01/2014alimentación y mercados3 …y más personas hambrientas que nunca antes en toda la historia humana ¿Por qué, entonces, una de cada siete personas en el mundo padece desnutrición y hambre? Como recuerda Esther Vivas, las causas del hambre son políticas. ¿Quiénes controlan los recursos naturales (tierra, agua, semillas) que permiten la producción de comida? ¿A quiénes benefician las políticas agrícolas y alimentarias? Hoy, los alimentos se han convertido en una mercancía y su función principal, alimentarnos, ha quedado en un segundo plano. Esther Vivas, Los porqués del hambre, en

4 27/01/2014alimentación y mercados4 Silencioso asesinato masivo Jean Ziegler, el anterior responsable de NN.UU. para la alimentación, hablaba de silencioso asesinato en masa. Declaraciones al diario austriaco Kurier am Sonntag, 20 de abril de La producción de alimentos se ha multiplicado por tres desde los años sesenta, mientras que la población mundial sólo se ha duplicado desde entonces. (No es que no exista un problema demográfico, pero ésa no cuestión que podamos abordar aquí.)

5 27/01/2014alimentación y mercados5 Un problema de acceso No nos enfrentamos principalmente a un problema de producción de alimentos, sino a un problema de acceso. Como señalaba el actual relator de NN.UU. para el derecho a la alimentación, Olivier de Schutter, en una entrevista a El País: El hambre es un problema político. Es una cuestión de justicia social y políticas de redistribución.

6 27/01/2014alimentación y mercados6 Acaparamiento de tierras (land grabbing) En muchos países del Cuerno de África, el acceso a la tierra es un bien escaso. La compra masiva de suelo fértil por parte de inversores extranjeros (agroindustria, Gobiernos, fondos especulativos…) ha provocado la expulsión de miles de campesinos de sus tierras, disminuyendo la capacidad de estos países para autoabastecerse. Así, mientras el Programa Mundial de Alimentos intenta dar de comer a millones de refugiados en Sudán, se da la paradoja de que Gobiernos extranjeros (Kuwait, Emiratos Árabes Unidos, Corea…) les compran tierras para producir y exportar alimentos para sus poblaciones. Esther Vivas, Los porqués del hambre, en

7 Más de un millón de agricultores chinos en África Hay ya más de un millón de agricultores chinos en África, cultivando las tierras acaparadas por su gobierno (y hurtadas por tanto a los campesinos africanos –más bien habría que escribir campesinas, ya que a escala mundial siete de cada diez agricultores/as son mujeres--). Paul Nicholson, Agricultura y globalización, ponencia en el curso de la Universidad Pablo de Olvida de Sevilla Agricultura y alimentación en un mundo cambiante --VIII Encuentros Sostenibles--; Carmona, 5 al 7 de octubre de Sobre el enorme asunto del acaparamiento de tierras, véase María Echavarría, África: el negocio de las tierras africanas, Ecología Política 41 (monográfico sobre Justicia ambiental), Barcelona 2011.

8 Y habría que analizar aún otros factores… …para proporcionar una foto completa de la crítica situación actual en lo que a perspectivas alimentarias se refiere: señaladamente la privatización del agua, la cuestión de los agrocombustibles (en el contexto más amplio de los nuevos requerimientos industriales hacia el campo), las modernas biotecnologías en relación con los DPI (derechos de propiedad intelectual) y el oligopolio del mercado de semillas y los efectos del calentamiento climático.

9 27/01/2014alimentación y mercados9 2011: Hambruna en Somalia… Hay que recordar que Somalia, a pesar de las sequías recurrentes, fue un país autosuficiente en la producción de alimentos hasta finales de los años setenta. Su soberanía alimentaria fue arrebatada en décadas posteriores. A partir de los años ochenta, las políticas impuestas por el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial para que el país pagara su deuda con el Club de París, forzaron la aplicación de un conjunto de medidas de ajuste. En lo que se refiere a la agricultura, estas implicaron una política de liberalización comercial y apertura de sus mercados, permitiendo la entrada masiva de productos subvencionados, como el arroz y el trigo, de multinacionales agroindustriales norteamericanas y europeas, quienes empezaron a vender sus productos por debajo de su precio de coste y haciendo la competencia desleal a los productores autóctonos. Las devaluaciones periódicas de la moneda somalí generaron también el alza del precio de los insumos y el fomento de una política de monocultivos para la exportación forzó, paulatinamente, al abandono del campo. Historias parecidas se dieron no solo en países de África, sino también en América Latina y Asia. Esther Vivas, Los porqués del hambre, en

10 27/01/2014alimentación y mercados10 Dinero para los alimentos en el Norte y en el Sur En los países ricos, sólo entre el 10 y el 15% de la renta disponible se destina a adquirir alimentos. Pero para los pobres del mundo, que dedican a comer el 70% (en promedio) de su magro presupuesto, las subidas en los precios de los alimentos constituyen una amenaza existencial…

11 27/01/2014alimentación y mercados11 Transformación de los mercados alimentarios en mercados financieros Si este sistema socioeconómico trata a los alimentos como meras mercancías, tendremos que investigar cómo funcionan los mercados de alimentos. Y aquí constatamos que ha ocurrido un cambio trascendental en los últimos años, del que somos insuficientemente conscientes: la transformación de los mercados alimentarios en mercados financieros (dentro del fenómeno más amplio de financiarización del mundo).

12 27/01/2014alimentación y mercados12 Las Bolsas para mercados de futuros El precio de los alimentos se determina en gran medida en las Bolsas de valores, la más importante de las cuales, a nivel mundial, es la de Chicago. La Chicago Stock Exchange fue fundada en 1882… En la bolsa de materias primas de Chicago se negocian los precios de casi todos los productos alimentarios del mundo (así como otras commodities). En Europa los alimentos se comercializan en las Bolsas de futuros de Londres, París, Ámsterdam y Fráncfort.

13 27/01/2014Alimentar...13 Especulación con los alimentos Hoy en día, la inmensa mayoría de las operaciones de compra y venta de estas mercancías no corresponde a intercambios comerciales reales. Luego daremos cifras. Y el componente especulativo de la crisis alimentaria de es inequívoco:

14 27/01/2014Alimentar...14 Entre noviembre y diciembre de 2007 el mercado financiero mundial se hundió, con pérdidas cifradas en más de un billón de dólares. A resultas de esa caída, los especuladores se han replegado sobre los mercados de futuros de materias primas agrícolas y alimentos básicos. (...) En 2005 el volumen de productos agrícolas que se negociaba en las bolsas era de millones de dólares, mientras que en mayo de 2008 había alcanzado los millones. (...) Los economistas del Banco Mundial estiman que la especulación es responsable del 37% del incremento de precios. Entrevista con Jean Ziegler en Minerva 10, Madrid Otras estimaciones llevan esta cifra hasta el 50%.

15 27/01/2014Alimentar...15 En medio de la crisis, los comerciantes de cereales hacen su agosto Ante una crisis hipotecaria o financiera hay masas de dinero que van cambiando de producto. Han decidido refugiarse en los alimentos, algo que no pasaba desde hace tres décadas. (...) Estas inversiones han empezado a empujar los precios hacia arriba. José María Sumpsi -- subdirector general de la FAO-- entrevistado en El País, 21 de abril de Casi siempre se nos escamotea algo muy básico: los beneficios de Cargill, la mayor multinacional del comercio de cereales, aumentaron el 36% en 2007 (con respecto a 2006), y nada menos que un 86% en el primer trimestre de GRAIN, Making a killing from hunger, consultado en el 28 de abril de 2008.

16 27/01/2014alimentación y mercados16 ¿Por qué lo llaman inversión… Según Mike Masters, del hedge fund Masters Capital Management, se estima que un 75% de la inversión financiera en el sector agrícola es de carácter especulativo. La inversión en commodities no es tal, no es ninguna inversión en el sentido propio del término: se trata más bien de un negocio de apuestas. Tratar de ganar dinero especulando sobre si bajarán o subirán los precios de tal materia prima…

17 27/01/2014alimentación y mercados17 …cuando quieren decir especulación? Tal y como lo explica –con claridad que es de agradecer– Gonzalo Lardies, de BPA Global Funds, uno de los gestores financieros españoles más avezados en esos mercados globalizados: Tal y como yo concibo la inversión este concepto no se puede aplicar a las materias primas. Creo que en el mercado de commodities solo se puede especular, es decir, son activos que no dan dividendos, y la rentabilidad solo proviene de vender a un precio mayor del que se compró. Entrevistado por David Fernández en Al dinero se le agotan los refugios, El País Negocios, 11 de septiembre de 2011.

18 27/01/2014alimentación y mercados18 Especulación tradicional y… Goldman Sachs Enseguida vamos a complicar un poco esta explicación demasiado sumaria. En realidad, el comprar barato para vender caro ha existido desde hace mucho en las Bolsas que negocian con contratos de futuros: se trata de la especulación tradicional, que ya arroja una sombra siniestra sobre nuestra mesa, la mesa de nuestros alimentos. Pero la especulación financiera actual es de otra clase…

19 ¿Quién gobierna el mundo? Ya sabrán ustedes que según el famoso broker Alessio Rastani, entrevistado por la BBC a finales de septiembre de 2011, no son los gobiernos quienes gobiernan el mundo: de eso se encarga Goldman Sachs.

20 Lloyd Blakfein como máster del Universo En el otoño de 2009 el presidente ejecutivo de Goldman Sachs, Lloyd Blankfein, defendió la política de bonus de los banqueros y afirmó que el regreso a los grandes beneficios debería ser bien recibido por la gente, como prueba de que la economía se está recuperando. La hybris financiera en su estado más puro: Los banqueros hacemos el trabajo de Dios. Chris Irvine,Goldman Sachs boss: Bankers do Gods work, The Telegraph, 8 de noviembre de 2009 (Goldman ha necesitado dinero público estadounidense para resolver parte de sus problemas de liquidez. Muchos han dudado sobre la viabilidad de Goldman sin el apoyo de la Reserva Federal a AIG. Y Europa se escandalizó al saber del asesoramiento de Goldman a Grecia en la estructuración de la permuta de intereses que permitió esconder parte del déficit a este país…)

21 27/01/2014alimentación y mercados21 Dejando de lado tantas jocosas bromas sobre si Rastani como bróker es un pringao (desde luego no es un jefe de los grandes tinglados financieros), vale la pena investigar cómo Goldman Sachs se relaciona con los mercados agroalimentarios. Quizá entonces la risa se nos hiele en la boca…

22 27/01/2014alimentación y mercados22 Un artículo esencial de Frederick Kaufman El especialista estadounidense en cuestiones alimentarias Frederick Kaufman –autor del libro A Short History of the American Stomach– analiza el funcionamiento de los mercados de futuros sobre materias primas en un breve e incisivo artículo – publicado en la prestigiosa revista norteamericana Foreign Policy-- que ha traducido al castellano sin permiso: Cómo Goldman Sachs causó la presente crisis alimentaria, publicación digital el 8 de mayo de Debería constituir lectura obligatoria para todos nosotros/as.

23 27/01/2014alimentación y mercados23 El Índice de Productos básicos de Goldman Sachs desde 1991 Bastó con que las brillantes mentes de Goldman Sachs cayeran en la cuenta de esta sencilla verdad: nada es más valioso que el pan nuestro de cada día. Y donde hay valor, hay dinero. En 1991, a los banqueros de Goldman, liderados por su profético presidente Gary Cohn, se les ocurrió un nuevo tipo de producto de inversión, un derivado financiero que daba seguimiento indiciario a 24 productos básicos [commodities], desde metales preciosos y energía hasta café, cacao, ganado vacuno, maíz, cerdos, soja y trigo.

24 27/01/2014alimentación y mercados24 Se ponderó el valor de la inversión de cada elemento, mezclaron y barajaron las partes, y redujeron lo que había sido un conjunto complicado de cosas reales a una fórmula matemática, que en lo sucesivo se denominaría Índice de Productos básicos de Goldman Sachs (GSCI). Durante una década, el GSCI se mantuvo como un vehículo de inversión relativamente estático, porque los banqueros estaban más preocupados por el riesgo y la deuda colateralizada que por las cosas que podían ser sembradas o cosechadas.

25 27/01/2014alimentación y mercados25 Desregulación de los mercados de futuros en 1999 Luego, en 1999, la estadounidense Commodities Futures Trading Commission [Comisión para el Comercio con Futuros de Productos Básicos] desreguló los mercados de futuros. De repente, los bancos podían asumir, a su antojo, posiciones en los mercados de cereales, antes – desde la Gran Depresión sólo accesibles a quienes realmente tenían algo que ver con la producción de nuestros alimentos.

26 27/01/2014alimentación y mercados26 Grandes cambios en las Bolsas de commodities Grandes cambios estaban por llegar a las bolsas de granos de Chicago, Minneapolis y Kansas City, que durante 150 años habían contribuido a moderar las subidas y bajadas de los precios mundiales de los alimentos. La agricultura puede parecer algo bucólico, pero es una industria intrínsecamente inestable, sujeta a las vicisitudes del clima, las enfermedades y los desastres. El sistema de comercio de futuros de granos apareció después de la Guerra Civil Americana impulsado por los fundadores de Archer Daniels Midland, General Mills y Pillsbury, y contribuyó a establecer a Estados Unidos como un gigante financiero que terminaría superando a Europa.

27 27/01/2014alimentación y mercados27 El contrato a término Los mercados de granos también protegían a los agricultores y molineros de los riesgos inherentes a su profesión. La idea básica era el contrato a término, un acuerdo entre vendedores y compradores de trigo para ponerle un precio razonable aun antes de su siembra. Así, los futuros de cereales contribuían a estabilizar el precio de una hogaza de pan en la panadería –o más tarde, en el supermercado, al tiempo que permitían a los agricultores protegerse contra los malos tiempos e invertir en sus fincas y empresas.

28 Dos tipos de jugadores: terceros de buena fe… (…) Los mercados de futuros incluían tradicionalmente a dos tipos de jugadores. Por un lado, estaban los agricultores, industriales y almacenistas, agentes del mercado que tienen un interés real y físico en el trigo. Este grupo no sólo incluye a los productores de maíz en Iowa o a los productores de trigo en Nebraska, sino también a grandes multinacionales como Pizza Hut, Kraft, Nestlé, Sara Lee, Tyson Foods y McDonald's –cuyas acciones en la Bolsa de Nueva York suben y bajan, según su capacidad para llevar comida a precios competitivos a las ventanas de los coches de la gente y a los estantes de los supermercados. Estos participantes en el mercado se llaman terceros de buena fe, porque realmente necesitan comprar y vender cereales. 27/01/2014alimentación y mercados28

29 …y especuladores tradicionales En el otro lado, tenemos al especulador. El especulador no produce ni consume maíz, soja o trigo; ni dispone de un lugar en donde almacenar las veinte toneladas de cereales que podría comprar en un momento dado. Los especuladores hacen dinero a través del comportamiento del mercado tradicional: comprar barato y vender caro. Y los actores físicos en los futuros de los granos tienen por regla general dar la bienvenida a los especuladores tradicionales de su mercado, ya que sus constantes órdenes de compra y venta generan liquidez y ofrecen a los terceros de buena fe una manera de manejar el riesgo al permitirles vender y comprar a su antojo. 27/01/2014alimentación y mercados29

30 GSCI: sólo comprar, pero no vender Pero el índice de Goldman pervirtió la simetría de este sistema. Al GSCI no le importan los inveterados patrones compra-venta/ venta-compra. Este novedoso producto derivado fue fabricado para comprar productos básicos, y sólo comprar. En la base de esa estrategia que sólo busca posiciones largas (o compra de futuros) estaba la intención de transformar una inversión en productos básicos (que antes era de la competencia de especialistas) en algo que se parecía mucho a una inversión en acciones: el tipo de activos en los que cualquiera podría poner su dinero y dejar que se acumulara durante décadas (como comprar General Electric o Apple). Cuando los mercados de productos básicos empezaran a parecerse a la bolsa de valores, los bancos recibirían nuevos flujos de dinero en efectivo. 27/01/2014alimentación y mercados30

31 Comprar y seguir comprando, sin importar el precio Pero la estrategia tenía un defecto, al menos desde el punto de vista de aquellos de nosotros que comemos: el GSCI no incluía un mecanismo para vender la mercancía. Este desequilibrio socavó la estructura recibida de los mercados de productos básicos, al necesitar que los banqueros compren y sigan comprando: sin importar el precio. 27/01/2014alimentación y mercados31

32 Hacer rodar la cartera de futuros Cada vez que se acercaba la fecha de vencimiento de un contrato a futuro de un índice de productos básicos, los bancos estaban obligados a rodar su cartera de miles de millones de dólares en órdenes de compra al siguiente contrato de futuros, para los siguientes dos o tres meses. Y dado que simplemente el impacto deflacionario de acortar una posición no era parte de la estrategia del GSCI, los operadores profesionales de granos podían hacer un gran negocio anticipando las inevitables fluctuaciones que causarían estas rodadas. Me gano la vida con dinero tonto, le dijo el comerciante de productos básicos Emil Van Essen a Businessweek el año pasado. (…) 27/01/2014alimentación y mercados32

33 Los banqueros reconocen un buen sistema cuando lo ven, y decenas de especuladores siguieron el ejemplo de Goldman y se unieron al juego del índice de productos básicos, incluyendo Barclays, Deutsche Bank, Pimco, JP Morgan Chase, AIG, Bear Stearns y Lehman Brothers, por reducirnos sólo a algunos de los vendedores de fondos del índice de productos básicos. Se había configurado el escenario para la inflación de los precios de los alimentos que, con el tiempo, tomaría por sorpresa a algunos de los mayores molinos, procesadores y minoristas en los Estados Unidos y que impactó a todo el mundo. 27/01/2014alimentación y mercados33

34 Último refugio para el dinero El dinero habla. Desde el estallido de la burbuja tecnológica en 2000, ha aumentado en cincuenta veces la inversión en fondos del índice de productos básicos. Para poner el fenómeno en términos reales: en 2003, el mercado de futuros sobre productos básicos tenía un volumen de sólo 13 mil millones de dólares. Pero cuando la crisis financiera mundial puso en fuga a los inversores a principios de 2008, y dado que sus dólares, libras y euros no encontraban destino fiable, los productos básicos –y singularmente, los alimentos– aparecieron subitáneamente como el último y óptimo refugio del dinero en efectivo de los fondos de cobertura, los fondos de pensiones y los fondos soberanos. 27/01/2014alimentación y mercados34

35 Comentaba un analista del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos: Había personas que no tenían idea de qué eran los productos básicos, pero, aun así, los compraban. En los primeros 55 días de 2008, los especuladores vertieron 55 mil millones dólares en los mercados de productos básicos, y en julio, volcaron 318 mil millones dólares en el mercado. Desde entonces, la inflación de los alimentos se mantiene estable. 27/01/2014alimentación y mercados35

36 Burbuja de alimentos Y el dinero fluía, y los banqueros ya habían preparado un nuevo casino de derivados de alimentos. Con los precios del petróleo y el gas (los productos dominantes de los fondos de índices) en cabeza, los nuevos productos de inversión incendiaron los mercados de todos los otros productos básicos indexados, causando un problema bien conocido ya para los versados en la historia de los tulipanes, de las puntocom y de los bienes raíces baratos: una burbuja de los alimentos. 27/01/2014alimentación y mercados36

37 El trigo duro rojo de primavera, que por lo general se vende entre 4 y 6 dólares por bushel de 60 libras, batió todos los récords al alcanzar los futuros los 25 dólares. Y así, entre 2005 y 2008, el precio mundial de los alimentos subió un 80%: y sigue subiendo. Nunca habíamos visto tanto capital de inversión en los mercados de productos básicos, declaró Kendell Keith, presidente de la Asociación Nacional de Granos y Piensos. No hay duda de que ha habido especulación. 27/01/2014alimentación y mercados37

38 Una forma de especulación más compleja En una nota informativa publicada recientemente, Olivier de Schutter, Relator Especial de Naciones Unidas para el Derecho a la Alimentación, concluía que en 2008 una parte significativa de la subida de los precios [de los alimentos] se debió a la aparición de una burbuja especulativa. Lo que estaba pasando en los mercados de granos no era el resultado de la especulación en el sentido tradicional de comprar barato y vender caro. Hoy en día, junto con el índice acumulado, el GSCI de Standard & Poor's ofrece 219 diferentes tickers de índices, y los inversores pueden encender sus sistemas Bloomberg y apostar en lo que quieran, desde paladio hasta aceite de soja, biocombustibles o ganado. 27/01/2014alimentación y mercados38

39 Nuevos participantes en los mercados de futuros Pero el auge de nuevas oportunidades especulativas en los cereales, el aceite comestible y los mercados de ganado ha creado un círculo vicioso. Cuanto más aumenta el precio de los productos alimenticios, más dinero ganan los banqueros y más aumentan los precios. De hecho, entre 2003 y 2008, ¡el volumen de la especulación de fondos de índices aumentó un 1.900%! Lo que estamos viviendo es una crisis de demanda dimanante de una nueva categoría de participante en los mercados a futuro, declaró Michael Masters, gerente de Masters Capital Management, ante el Congreso de los Estados Unidos en plena crisis alimentaria de /01/2014alimentación y mercados39

40 Alza artificial de los precios de los cereales… El resultado de la entrada de Wall Street en los mercados de cereales, piensos y ganadería ha tenido en tremendo impacto en la producción alimentaria mundial y en los sistemas de distribución. Ahora, la oferta de alimentos del mundo no sólo tiene que enfrentarse a las limitaciones de suministro y a los aumentos de la demanda de cereal, sino también a este espurio mecanismo de alza artificial de los precios de los cereales creado por la banca de inversión. Resultado: el trigo imaginario domina el precio del trigo real, ya que ahora hay cuatro especuladores por cada tercero de buena fe (tradicionalmente, eran sólo una quinta parte del mercado). 27/01/2014alimentación y mercados40

41 …creada por la banca de inversión Hoy en día, los banqueros y los agentes de bolsa están en la cima de la cadena alimenticia: son los carnívoros del sistema, los predadores del resto del mundo y todo cuanto hay en él. En la base, el sufrido agricultor; para él, el aumento del precio del grano debería haber sido un golpe de suerte, pero la especulación también ha creado picos en los precios de todo lo que necesitan los agricultores para producir su grano, desde las semillas hasta los fertilizantes, pasando por el diesel. 27/01/2014alimentación y mercados41

42 Alimentos en el Norte y en el Sur Inmediatamente por encima de ellos, los consumidores. El estadounidense promedio, que gasta aproximadamente 8 a 12 por ciento de su salario semanal en alimentos, no sintió inmediatamente la crisis. Pero para los casi dos mil millones de personas en todo el mundo que gastan más de 50% de sus ingresos en alimentos, los efectos han sido devastadores: 250 millones de personas pasaron a engrosar las filas de los hambrientos en 2008 [otros autores cuentan 400 millones], con lo que la inseguridad alimentaria rebasó llegó a golpear a mil millones de personas: una cifra sin parangón histórico. Frederick Kaufman, Cómo Goldman Sachs causó la presente crisis alimentaria, publicado en sin permiso el 8 de mayo de Puede consultarse en 27/01/2014alimentación y mercados42

43 27/01/2014alimentación y mercados43 Precios impulsados por las expectativas económicas En la misma línea van las conclusiones de Heiner Flassbeck, economista jefe de UNCTAD (siglas en inglés de la Conferencia de NN.UU. sobre Comercio y Desarrollo): el mercado de materias primas no funciona ya como un mercado donde los precios se forman a través de la oferta y la demanda. En el informe publicado por el equipo de Flassbeck, las actividades de los actores financieros empujan los precios de las materias primas mucho más allá de los niveles que justificarían los datos fundamentales del mercado. Los precios no se forman bajo la influencia de factores reales (como escaseces locales o más amplias debidas a causas diversas), sino de las expectativas de beneficio financiero.

44 27/01/2014alimentación y mercados44 Una mutación trascendental ¿Pero a qué se debe que fondos de alto riesgo y bancos de inversión influyan en lo que vale el pan en Túnez, la harina en Kenia o el maíz en México? ¿Por qué se decide en parte en las Bolsas de Chicago, Nueva York o Londres cuánta gente va a pasar hambre? La culpa la tiene una mutación trascendental de los mercados que ha pasado inadvertida durante varios años. Al lado del mercado tradicional, en el que los precios eran el resultado del juego de la oferta y la demanda, ha ido surgiendo un mercado de futuros financieros negociables en Bolsa.

45 27/01/2014alimentación y mercados45 Los futuros nunca se convierten en auténticas mercancías (…) El truco es que los especuladores nunca convierten los futuros en auténticas mercancías. Por ejemplo, los fondos venden contratos a 70 días poco antes del plazo de vencimiento y reinvierten el dinero fresco en nuevos futuros financieros. El sistema se convierte en un carrusel perpetuo sin que los inversores tengan jamás contacto con los auténticos precios de mercado. No importa, argumentan quienes dudan que los especuladores sean responsables del alza continua de los precios de las materias primas: en el mercado real siguen vigentes las reglas de la oferta y la demanda, que reequilibrarán las cosas con independencia de lo que ocurra en el mercado de futuros.

46 27/01/2014alimentación y mercados46 El supuesto futuro transforma el presente, las expectativas cambian las realidades Error. De hecho, los precios de los futuros repercuten sobre los auténticos precios de mercado, como descubrió el responsable del Departamento de Mercados y Comercio del IFPRI, Máximo Torero. Cuando puso bajo la lupa los mercados del maíz, la soja y el trigo, constató que, en la mayoría de los casos, los precios reales seguían los precios de los futuros. El supuesto futuro transforma el presente; a su vez, las expectativas de mayores ganancias venideras animan al acaparamiento a quienes aún poseen mercancías reales, lo que a su vez vuelve a empujar al alza los precios.

47 Sólo el 2% de los contratos de futuros acaba en un suministro real de las mercancías Así, la entrada de las finanzas ha desequilibrado por completo el mercado alimentario, tan predecible en otros tiempos. Según la FAO, sólo el 2% de los contratos de futuros sobre materias primas acaban en un suministro real de las mercancías. El 98% restante se vende de antemano por especuladores que están interesados en la ganancia rápida y no en mil mitades de cerdo. Hablamos de jugadores como Goldman Sachs, que en 2009 ganó más de millones especulando en materias primas, lo que supuso más de un tercio de sus beneficios netos. H. Knaup, M. Schiessly A. Seith: El hambre cotiza en Bolsa, El País, 4 de septiembre de 2011.

48 Risas ante la idea de regular Un aspecto muy importante aparece al final del importante texto de Kaufman que citamos antes muy por extenso: La última vez que visité el Minneapolis Grain Exchange, le pregunté a un puñado de corredores de trigo lo que sucedería si el gobierno de los EE.UU. prohibiera a los bancos de inversión las transacciones exclusivamente de compra de los productos alimenticios. Su reacción: la risa. Una llamada telefónica a un tercero de buena fe como Cargill y Archer Daniels Midland y un intercambio secreto de activos, y la participación de un banco en el mercado de futuros resulta indistinguible de la de un comprador internacional del trigo. 27/01/2014alimentación y mercados48

49 Más allá del alcance de la ley Les pregunté: ¿qué pasaría si el gobierno prohíbe todos los productos derivados sólo en largo? Una vez más, la risa. Problema resuelto con otra llamada telefónica, esta vez a una oficina comercial en Londres o Hong Kong: los nuevos mercados de derivados de alimentos han alcanzado proporciones supranacionales, y están más allá del alcance de la ley [estadounidense]. Frederick Kaufman, Cómo Goldman Sachs causó la presente crisis alimentaria, publicado en sin permiso el 8 de mayo de Puede consultarse en 27/01/2014alimentación y mercados49

50 Hemos de yugular el poder financiero internacional Así que la conclusión parece inevitable: sin yugular el poder financiero internacional, soñar con alimentos accesibles dentro de sistemas agropecuarios sostenibles y justicia agroalimentaria es una quimera. Es un despropósito que el poder financiero domine a la economía productiva, y que a su vez la economía domine a la sociedad y a la naturaleza. (Como Susan George ha explicado más de una vez, las prioridades deberían ser precisamente las inversas: naturaleza y sociedad por delante de la economía, y ésta por delante del sector del crédito y las finanzas.) 27/01/2014alimentación y mercados50

51 27/01/2014alimentación y mercados51 Hoy se compran y venden materias primas con el objetivo de especular (con la complejidad añadida que acabamos de explicar), repercutiendo todo ello en un aumento del precio de la comida en el consumidor final. Los mismos bancos, fondos de alto riesgo o compañías de seguros que causaron la crisis de las hipotecas subprime son quienes hoy especulan con la comida, aprovechándose de unos mercados globales profundamente desregulados.

52 27/01/2014alimentación y mercados52 Iron Man al asalto de Wall Street Ahora bien, no hay nada como un buen conflicto de intereses entre los poderosos para que se disipe un poco la espesa nube de tinta de calamar que de ordinario vela el ejercicio de su dominio. En la primavera de 2010 se estrenaba con gran fanfarria Iron Man 2, y la periodista Rocío Ayuso explicaba en las páginas salmón de la prensa: Con el dinero que mueve Hollywood cada vez que estrena uno de sus taquillazos, sólo era cuestión de tiempo que Wall Street volviera la vista hacia este mercado con ojos golosos.

53 27/01/2014alimentación y mercados53 Y el momento ha llegado ahora que dos compañías, Media Derivatives, de Chicago, y la neoyorquina Cantor Fitzgerald, planean crear un mercado de futuros con la referencia de la recaudación en taquilla de los estrenos de Hollywood. Sería un mercado similar al que ya existe en el campo de la agricultura con bienes como el café, el algodón, el azúcar o el trigo. El funcionamiento es muy sencillo y similar en ambos casos. Cada millón de dólares en la taquilla estadounidense de un estreno se traduce en un dólar a la hora de la cotización, de tal forma que si lo que espera de Iron Man 2 es una taquilla de 120 millones de dólares en su estreno, el inversor comprará un contrato por 120 dólares. Si la película supera lo esperado y llega a los 140 millones de dólares, la ganancia será de 20 dólares. Por el contrario, si no pasa de los 80 millones de dólares, la pérdida es de 40 dólares. Rocío Ayuso, Iron Man al asalto de Wall Street, El País, 25 de abril de 2010.

54 27/01/2014alimentación y mercados54 Alguaciles alguacilados Ah, los mercados de futuros que los ricos de este planeta nos venden siempre como un gran invento financiero que contribuye a la eficiencia económica y la generación de riqueza... Pero, en este caso, asistimos a una rápida y ruidosa intervención de alguaciles alguacilados: La Asociación Americana del Cine (MPAA, en sus siglas en inglés), organismo que representa a los principales estudios de Hollywood, así como el Sindicato de Directores (DGA), la Asociación Nacional de Exhibidores o la Alianza Independiente de Cine y Televisión, tienen muy claros esos fallos [en el diseño de semejante mercado de futuros]. Es la legalización encubierta del juego, dicen. Nuestra coalición permanece unida en nuestra oposición contra un arriesgado servicio de apuestas que sería perjudicial para la industria del cine, recalcó el portavoz de la MPAA, Howard Gantman, en un comunicado de prensa tras confirmarse la aprobación de ambas compañías en el mercado de futuros. Rocío Ayuso, Iron Man al asalto de Wall Street, El País, 25 de abril de 2010.

55 27/01/2014alimentación y mercados55 Con las cosas de comer no se juega Nótese la enormidad: no hay objeciones a que se haya legalizado de forma encubierta el juego –hace decenios-- si el objeto de las apuestas es el precio de los alimentos básicos de los que depende el sustento de los más pobres… (y si no que se lo pregunten a los operadores de la Chicago Stock Exchange, venerable institución fundada en 1882, Bolsa líder en negociación de contratos a futuro en el comercio de bienes básicos agrícolas); pero que nadie se atreva a tocar el negocio de Hollywood, hasta ahí podíamos llegar... Tenemos que gritar juntos: ¡con las cosas de comer no se juega! (no se especula).

56 27/01/2014Alimentar...56 Una mirada hacia atrás: el umbral alrededor de 1980 Hacia 1980, dos sucesos --o más bien procesos-- trascendentales. Por primera vez en la historia del mundo, la huella ecológica conjunta de la humanidad (que sirve como aproximación a la demanda humana global de recursos naturales y servicios ecosistémicos) supera la biocapacidad del planeta.

57 27/01/2014Alimentar...57 Al mismo tiempo, las victorias electorales de Thatcher y Reagan marcan el comienzo de un largo período de predominio de la ideología neoliberal-neoconservadora (y las políticas concordantes, aplicadas no sólo por la derecha sino también por la izquierda socialdemócrata). Tecnolatría, mercadolatría, individualismo posesivo y consumismo nihilista. La ironía: precisamente cuando haría falta conciencia de especie para hacer frente a desafíos inéditos en la historia de la humanidad, lo que tenemos es cinismo excedente y una corriente de fondo violentamente nihilista.

58 27/01/2014Alimentar...58 Las causas del hambre: insistamos Las hambrunas no son catástrofes naturales (en una época en que ni siquiera muchas catástrofes naturales -- como los huracanes e inundaciones-- son ya del todo naturales). El hambre y la desnutrición severas no son problemas técnicos, sino problemas político-sociales: consecuencias de la desigualdad y la injusticia.

59 27/01/2014Alimentar...59 Las hambrunas no están causadas por falta de tierras ni de alimento, sino por falta de acceso al alimento y de fuentes de ingresos monetarios en momentos críticos. El 78% de los niños menores de cinco años desnutridos en el Sur viven en países con excedentes de alimentos.

60 27/01/2014Alimentar...60 La desigualdad no es un problema técnico En el 2000, el consumo de alimentos del 20% más rico de la población mundial era 16 veces mayor que el 20% más pobre. Y, claro está, la desigualdad social (que condiciona el acceso a los alimentos) no es un problema técnico. Como tampoco lo es el deseo creciente de carne y pescado, o de movilidad motorizada individual (que podría buscar satisfacerse con agrocombustibles).

61 27/01/2014alimentación y mercados6127/01/ Si queremos hablar de sostenibilidad, no podemos dejar de hablar sobre capitalismo… El capitalismo: un sistema intrínsecamente expansivo. Vender con beneficio para reinvertir y producir más: el mecanismo de la reproducción ampliada del capital......produce cantidades crecientes de bienes y servicios (incluyendo una parte que es puro despilfarro)...

62 27/01/2014alimentación y mercados6227/01/ un sistema intrínsecamente expansivo...y también una masa creciente de valor dinerario cada vez más divorciada de la producción material (cf. José Manuel Naredo y su lúcido análisis de la creación de dinero bancario y luego de dinero financiero). Este dinero bancario y dinero financiero busca desesperadamente su rentabilidad; se invierte o se especula con él tratando de logar beneficios…

63 27/01/2014alimentación y mercados63 No hay producción real que pueda acompasarse con la masa monetaria Pero no hay producción real (ni en la naturaleza ni en la economía productiva) que pueda acompasarse con la creación de esa riqueza ficticia. El mundo lleno en términos biofísicos (saturado en términos de espacio ambiental) es también el mundo del capitalismo financiarizado… que no podemos permitirnos si ha de haber vida humana decente sobre el planeta Tierra.

64 27/01/2014alimentación y mercados6427/01/ Dinero apalancado en ingentes cantidades Volvamos a la devastadora crisis financiera y económica que comenzó en Reflexionaba un analista, Juan Ignacio Crespo: ¿Hay un problema de exceso de ahorro o sólo de ahorro apalancado excesivo (es decir, de ahorro al que se le turbocarga dándole una potencia adicional mediante la deuda)? Por hacerse una idea de las magnitudes, la cifra mundial de los activos totales gestionados por fondos de inversión y de pensiones, compañías de seguros y fondos de capital riesgo, hedge funds y reservas centrales de los países exportadores y de los países productores de petróleo se acercaba, según el Instituto Mckinsey, a millones de dólares a finales de 2007.

65 27/01/2014alimentación y mercados65 Inciso: Debe de haber un error en esta cifra del artículo de Crespo (¿quizá está en juego la típica traducción del billion estadounidense por billón en castellano, cuando se trata de mil millones?). La fuente citada es probablemente el informe Mapping Global Capital Markets: Fifth Annual Report del McKinsey Global Institute, hecho público en octubre de El Instituto McKinsey estima que el total de activos financieros mundiales supuso en 2007 nada menos que 194 billones de dólares (esto equivale a 34 veces el PIB mundial). En 2008 descendieron, tras tres decenios de expansión constante, totalizando 178 billones de dólares: véase el sexto informe anual, de septiembre de 2009, Global Capital Markets: Entering A New Era (disponible en Una de las constataciones principales: For most of the first eight decades of the 20th century, financial assets grew at about the same pace as GDP. The exceptions were times of war, when government debt rose much more rapidly. But after 1980, financial asset growth raced ahead (...). From 1980 through 2007, the worlds financial assets including equities, private and public debt, and bank deposits nearly quadrupled in size relative to global GDP (p. 7-8). 27/01/201465

66 27/01/2014alimentación y mercados6627/01/2014dinero66 Too much money chasing too few assets Seguimos con Crespo: Si, además, los gestores de ese ahorro han recurrido al endeudamiento para reforzar la potencia del ahorro gestionado, o al apalancamiento que permiten los derivados, las cifras se vuelven aún más estratosféricas. Hay un problema que los anglosajones describen con una expresión comprimida: Too much money chasing too few assets. Dicho en castellano, demasiado dinero para tan pocos activos que comprar; o, en terminología que hubiera deleitado a Carlos Marx y Ricardo, demasiados capitales tratando de realizar (lograr) la tasa media de ganancia (recuérdese que el primero hablaba de la incapacidad del sistema para mantener su tasa de acumulación y lo veía abocado al derrumbe, mientras Ricardo temía la caída de la economía en un estado estacionario). 27/01/201466

67 27/01/2014alimentación y mercados6727/01/ El precio de las materias primas Una acumulación de capital tan ingente hizo que en los últimos años, para poder extraerle una rentabilidad extra, surgieran nuevas estrategias de inversión que pronto resultaban inservibles por la cantidad de gestores para aplicarlas. La mejor ilustración de lo que ha sido el exceso de recursos a la caza de muy pocos activos se produjo en el primer semestre de 2008, es decir, ya bien entrados en la crisis financiera: durante el primer semestre de ese año, el precio de las materias primas no cesó de subir. De todas ellas, el petróleo, que es la única que acapara titulares de los telediarios, pasó de 95 a 145 dólares el barril en sólo seis meses.

68 27/01/2014alimentación y mercados6827/01/ millones de personas de golpe Con independencia de las discusiones sobre la demanda de petróleo y su presión al alza en los precios, entre enero y julio de 2008 lo único que subía de precio eran las materias primas, con lo que la conclusión para cualquier gestor del ahorro ajeno que quisiera tener éxito era evidente: comprar el único activo que subía de precio (una técnica que en la jerga del oficio se llama invertir en todo lo que tenga momento, es decir, impulso ascendente). De ahí que, de nuevo, se viviera (esta vez caricaturizada) la escena de demasiado dinero a la caza de una sola clase de activo: las materias primas. Y de ahí también que 400 millones de personas pasaran de golpe a estar por debajo del umbral de la pobreza al encarecerse las materias primas agrícolas. Juan Ignacio Crespo, Preguntas en la niebla, El País, 1 de marzo de 2009.

69 27/01/2014alimentación y mercados6927/01/ Dicho en plata (y valga la imagen)... Traducir el eufemismo Too much money chasing too few assets viene a dar lo siguiente: es el exceso de riqueza de los muy ricos –que ha escapado a la tributación gracias a la hegemonía neoliberal imperante, paraísos fiscales incluidos– lo que constituye el verdadero activo tóxico que envenenó la economía a partir de Remediar estos males requiere –entre otras cosas-- algo así como un nuevo contrato fiscal que destine ese cuantioso excedente a buenos fines socioecológicos.

70 27/01/2014alimentación y mercados7027/01/ En este sentido, David Harvey: socializar el excedente capitalista Tenemos que preguntar qué es más importante, el valor de los bancos o el valor de la humanidad. El sistema bancario debería servir a la gente, no vivir a costa de la gente. [Se trata de] tomar las riendas del problema de la absorción del excedente capitalista. (...) Ha habido un serio problema, particularmente desde 1970, con el modo de absorber volúmenes cada vez más grandes de excedente en la producción real. Sólo una parte cada vez más pequeña va a parar a la producción real, y una parte cada vez más grande se destina a la especulación con valores de activos, lo que explica la frecuencia y la profundidad crecientes de las crisis financieras que estamos viendo desde 1975, más o menos. Son todas crisis de valores de activos.

71 27/01/2014alimentación y mercados7127/01/ Escapar para siempre al problema del 3% de acumulación (¡steady-state economics!) (...) Si saliéramos de esta crisis ahora mismo, y si se diera una acumulación de capital con una tasa de un 3% de crecimiento anual, nos encontraríamos con un montón de problemas endemoniados. El capitalismo se enfrenta a serias limitaciones medioambientales, así como a limitaciones de mercado y de rentabilidad. Tenemos que socializar el excedente de capital, y escapar para siempre al problema del 3% de acumulación. Nos hallamos ahora en un punto en el que seguir indefinidamente con una tasa de crecimiento del 3% llegará a generar unos costes ambientales tan tremendos, y una presión sobre las situaciones sociales tan tremenda, que estaremos abocados a una crisis financiera tras otra.

72 27/01/2014alimentación y mercados7227/01/ Socializar El problema central es cómo se pueden absorber los excedentes capitalistas de un modo productivo y rentable. En mi opinión, los movimientos sociales tienen que coaligarse en torno a la idea de lograr un mayor control sobre el producto excedente. (...) Una de las grandes configuraciones ideológicas que está en vías de formarse tiene que ver con el papel que habrá de desempeñar en el futuro la propiedad de la vivienda, una vez comencemos a decir cosas como que hay que socializar buena parte del parque de viviendas.

73 27/01/2014alimentación y mercados7327/01/ Nuevo contrato fiscal (...) Tenemos que socializar y recapitalizar la educación y la asistencia sanitaria públicas, además de la provisión de vivienda. Esos sectores de la economía tienen que ser socializados, de consuno con la banca. David Harvey, ¿Estamos realmente ante el fin del neoliberalismo?, en publicado el 22 de marzo de Harvey olvida servicios básicos como la energía y el agua: también estos sectores han de ser socializados. El nuevo contrato fiscal al que aludí antes exige aumentar la presión fiscal sobre los ricos, cambiar en parte la base de la imposición (ecofiscalidad) y canalizar el excedente hacia la reconstrucción socio-ecológica de la economía, comenzando por la transición hacia un sistema energético basado en las energías renovables.

74 27/01/2014alimentación y mercados7427/01/ Incluir a las generaciones futuras Socializar el excedente... pero incluyendo en el reparto a las próximas dos o tres generaciones de seres humanos. Eso quiere decir: retirar del consumo actual una parte sustancial de ese excedente y destinarlo a inversiones defensivas o reparadoras (del daño ecológico-social ya causado), comenzando por la prevención y mitigación del calentamiento climático.

75 27/01/2014alimentación y mercados75 Una propuesta de José Manuel Naredo Todos los gobiernos del G-20, encabezados por el de Estados Unidos, quieren forzar el crecimiento con numerosos estímulos poco ortodoxos, como es el de convertir deuda privada en deuda pública y hacer que los bancos centrales emitan dinero para comprar esta última. El resultado de todo esto es un enorme aumento de liquidez que las empresas emplean en prácticas especulativas, ya que la atonía de la demanda a penas les exige ampliar sus instalaciones. Ante la incertidumbre que hoy generan las inversiones bursátiles e inmobiliarias, una parte importante de esta liquidez se invierte en materias primas y sus derivados financieros, elevando espectacularmente sus cotizaciones.

76 27/01/2014alimentación y mercados76 El patrón-cesta de materias primas Todo esto se debe a que los estados emiten moneda sin respaldo ni consenso internacional alguno, ya que el actual sistema no tiene ninguna referencia monetaria universal, como en su día lo fue el oro. Las inversiones especulativas en materias primas se cortarían de raíz estableciendo un sistema monetario internacional que vinculara la (o las) moneda(s), no solo al oro, sino a una cesta de materias primas, como propusieron Hart, Kaldor y Timbergen en 1964 y como defendió políticamente Mendès- France. Pese a la actualidad de esta propuesta nadie habla de ella. No en vano la moneda es la bisagra que une la economía con el poder y esta propuesta desplazaría la hegemonía financiera de los EEUU hacia los países exportadores de materias primas. José Manuel Naredo, Materias primas y sistema monetario internacional, Público, 1 de marzo de 2011.

77 27/01/2014alimentación y mercados77 Regresemos a Esther Vivas, y vamos acabando: Si queremos acabar con el hambre en el mundo es urgente apostar por otras políticas agrícolas y alimentarias que coloquen en su centro a las personas, a sus necesidades, a aquellos que trabajan la tierra y a los ecosistemas. Apostar por lo que el movimiento internacional Vía Campesina llama la soberanía alimentaria, y recuperar la capacidad de decidir sobre aquello que comemos. Tomando prestado uno de los lemas más conocidos del Movimiento 15-M, es necesaria una democracia real, ya en la agricultura y la alimentación. Esther Vivas, Los porqués del hambre, en

78 27/01/2014alimentación y mercados78 Capitalismo autodestructivo Conventional wisdom de nuestra desquiciada época: El mercado, la globalización y la sociedad atomizada están aquí para quedarse (Ramón González Férriz lo escribía en Letras libres). Por el contrario: resulta completamente ilusorio pensar que esta clase de capitalismo autodestructivo durará ni siquiera algunos decenios más. (Nuestro problema, claro está, es que en este proceso destructivo y autodestructivo se lleva el mundo por delante…)

79 27/01/2014alimentación y mercados79


Descargar ppt "Alimentación y mercados Jorge Riechmann Profesor titular de filosofía moral (UAM)"

Presentaciones similares


Anuncios Google