La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

Formación de usuarios Lic. Patricia Allendez Sullivan.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "Formación de usuarios Lic. Patricia Allendez Sullivan."— Transcripción de la presentación:

1 Formación de usuarios Lic. Patricia Allendez Sullivan

2 Usuarios Los diccionarios y vocabularios especializados en documentación, definen el término usuario como: La persona que utiliza los servicios que puede prestar una biblioteca, centro de documentación o un archivo[1][1] Aquel individuo que necesita información para el desarrollo de sus actividades[2].[2] [1] Martínez de Sousa, J. (1993). Diccionario de bibliología y ciencias afines. 2ª ed. aum. y act. Madrid: Fundación Germán Sánchez Ruipérez. p. 861.(Biblioteca del Libro; 29). [1] [2] Sanz Casado, E. (1994). Manual de estudios de usuarios. Madrid: Fundación Germán Sánchez Ruipérez. p. 19.[2]

3 Usuarios Diferencia entre: usuarios reales aquellos que no sólo son conscientes que necesitan la información sino que la utilizan frecuentemente y usuarios potenciales, que se definen como aquellos que necesitan información para el desarrollo de sus actividades, pero no son conscientes de ello, por lo tanto, no expresan sus necesidades Los usuarios reales ya han establecido ciertos vínculos de comunicación con los sistemas y profesionales de la información, mientras que los usuarios potenciales, aunque formen parte de una organización, no han establecido ningún vínculo con las unidades de información.

4 Usuarios El usuario es el origen de toda Unidad de Información. Se acerca a ella en el momento que experimenta una necesidad (estado de carencia). En muchas ocasiones el usuario desconoce que necesita recabar información y es el especialista el que debe guiarlo y orientarlo.

5 La formación de usuarios es…. Cualquier tipo de actividad tendente a facilitar la orientación del usuario, individual o colectivamente, a fin de lograr una utilización más eficaz de los recursos y servicios que ofrece un centro.[1][1] Conjunto de actividades pedagógicas encaminadas a la utilización óptima de los recursos y mecanismos informativos.[2][2] Servicio de la propia biblioteca sobre sí misma y sobre sus recursos, cuyo objetivo principal es conseguir la máxima utilización por parte de los usuarios[3][3] Técnicas bibliotecarias, bibliográficas y documentales enseñadas a los usuarios para que encuentren y recuperen la información pertinente para ellos.[4][4] [1] Corral Beltrán, M. (1977). La biblioteca universitaria y la formación de usuarios en la universidad. En: Boletín de la ANABAD, 27, 2, [1] [2] Peñalver Martínez, A.(2000). La formación de usuarios en bibliotecas públicas. En: Gómez Hernández, J.A. (Coord.) Estrategias y modelos para enseñar a usar la información. Murcia: KR[2] [3] Sánchez-Paus Hernández, L. (1996). ¿Qué es la formación de usuarios?. En: Sánchez-Paus Hernández, L. Tratado básico de biblioteconomía. Madrid: Complutense.[3] [4] Sánchez-Paus Hernández, L. (1997). Concepto de formación de usuarios. Claves para un servicio de calidad. En: Educación y Biblioteca, 9, 84, [4]

6 La formación de usuarios Los maestros bibliotecarios tratan de enseñar como se puede utilizar biblioteca de la forma más efectiva, sugerir estrategias específicas para una mejor recuperación de la información, e instruir en la utilización de todo tipo de fuentes de información. Entonces, la formación de usuarios consiste en un esfuerzo por acercar las herramientas y productos documentales a los intereses de los alumnos y de los docentes de modo adecuado. Se deben adaptar nuestros esquemas técnicos a los usuarios y no pretender que sea al revés. Más que enseñar nuestras técnicas y herramientas debemos hacer instrumentos para que los usuarios los puedan utilizar fácilmente.

7 La formación de usuarios En la formación de usuarios el bibliotecario debe emplear varias herramientas didácticas; es importante estimular, no agobiar o desanimar; no se puede enseñar todo a la vez, se trata de interesar a los usuarios en el manejo adecuado de las fuentes y en las técnicas de búsqueda eficaces, con una actitud altamente positiva.

8 Formación de usuarios colectiva La formación colectiva se realiza a través de visitas guiadas, conferencias, charlas, así como programas audiovisuales de formación e información. Estos programas deberán adecuarse al nivel de usuarios a los que va dirigido, y se debe de procurar hacerlo ameno y claro. La formación colectiva tiene una serie de ventajas como es la sistematización de programas, ahorro de tiempo y su adecuación a aquellas personas con un escaso conocimiento sobre las bibliotecas. Pero los inconvenientes de este tipo de formación superan ampliamente las ventajas, ya que fácilmente se cae en rutinas repetitivas, despersonalización, que la información se olvide fácilmente, y la imposibilidad de adecuación a necesidades concretas.

9 Formación de usuarios individual Se lleva a cabo a través de varios recursos; el primero de ellos, y de gran eficacia, es la señalización adecuada de los servicios para la orientación individual, por medio de paneles informativos, señalización de las secciones y de su uso, estanterías, etc. También se podrán editar guías monográficas, bibliografías de secciones especializadas de la biblioteca, etc. Pero la más importante, es la información cotidiana, que se realiza en el punto de servicio, y es una tarea muy cercana a la información bibliográfica, pues consiste en proporcionar información sobre información, y requiere que el bibliotecario conozca los recursos de que dispone la biblioteca. Sus ventajas radican en la adecuación espacio- temporal, como en el grado de apropiabilidad a las necesidades, personalización, además del estimulo constante del usuario. La aplicación de las nuevas tecnologías entre otros aspectos ha supuesto la posibilidad de liberar tiempo de trabajo en tareas rutinarias y repetitivas que pueden ser utilizadas en estos menesteres más provechosos.

10 Ventajas de la formación de usuarios Son una vía para mejorar el uso y rendimiento de las colecciones documentales y el resto de los servicios. Hacen aumentar la autonomía de los usuarios. Incrementan el valor añadido de los servicios bibliotecarios. Ayudan a mejorar la imagen de las bibliotecas, al mostrarse sensibles ante las necesidades de los usuarios relacionadas con la búsqueda y empleo de la información. Ayudan a relacionar la biblioteca con la tecnología y la información, de un modo integrador. intensificando la visión de la biblioteca como lugar de la cultura impresa y digital.

11 Razones para formar a los usuarios El crecimiento exponencial de la información disponible y accesible en cualquier formato; Una información cada vez más heterogénea cuya autenticidad, validez y credibilidad han de ser establecidas continuamente; Una economía fuertemente basada en actividades de servicio y apelando a tecnologías en rápido desarrollo; La necesidad de que cada persona adquiera y desarrolle aptitudes transferibles y utilizables a lo largo de toda la vida, así como que aprenda a aprender en una perspectiva de solución de problemas; La necesidad de estar al día de los desarrollos más recientes para las actividades de investigación; La demanda de los empleadores que quieren contratar a personas capaces de dominar las tecnologías, de buscar la información en las fuentes electrónicas e Internet, y de evaluarla, de gestionar la información interna y externa así como llevar a cabo actividades de alerta; La evolución hacia una pedagogía activa centrada en el estudiante, basada en los recursos y en la solución de problemas; El impacto de la formación en el uso de la información en la continuidad en los estudios y el éxito escolar.

12 Sociedad de información Uno de los pilares fundamentales de esta Sociedad de la Información es el capital humano, los trabajadores calificados, aquellos que son capaces de generar valor para sus organizaciones. Por tanto, la calidad de la educación y el aprendizaje continuo y renovado constituyen motores impulsores de este tipo de sociedad a la que también se le llama Sociedad del Aprendizaje.

13 Sociedad de información Los profesionales de la información, junto a profesores y educadores, deben asumir el liderazgo en este paradigma de formación continua y cambio educativo. En este nuevo escenario, el profesional de la información no es sólo un proveedor de fuentes de información en la bibliotecas pública, escolar o en el centro de información de cualquier nivel de enseñanza, empresa u otro entorno educativo, sino un protagonista activo en la formación de competencias en información que hagan posible el desarrollo personal y profesional de los individuos. Su labor, la de un educador, no puede verse aislada dentro de este contexto educativo, sino como parte de las transformaciones que ocurren en la arena pedagógica, del rediseño de los currículos, de los métodos de enseñanza, etc.

14 Los maestros biblitoecarios deben Estrechar los vínculos y contactos de cooperación con la dirección, los docentes y el resto del personal de la escuela. Participar en los equipos de desarrollo del currículo, las estrategias educativas y las TIC. Identificar indicadores de resultados desde la perspectiva bibliotecaria. Desarrollar segmentos curriculares mediante los cuales la biblioteca pueda alcanzar estos resultados. Ofrecer un entorno favorable para el aprendizaje mediante la gestión de contenidos para el aprendizaje, que incluya el diseño de materiales educativos, impresos o electrónicos, así como su evaluación.

15 Diez rasgos de la Sociedad de la Información Exuberancia. Disponemos de una apabullante y diversa cantidad de datos. Se trata de un volumen de información tan profuso que es por sí mismo parte del escenario en donde nos desenvolvemos todos los días. Omnipresencia. Los nuevos instrumentos de información, o al menos sus contenidos, los encontramos por doquier, forman parte del escenario público contemporáneo (son en buena medida dicho escenario) y también de nuestra vida privada. Los medios de comunicación se han convertido en el espacio de interacción social por excelencia, lo cual implica mayores facilidades para el intercambio de preocupaciones e ideas pero, también, una riesgosa supeditación a los consorcios que tienen mayor influencia, particularmente en los medios de difusión abierta (o generalista, como les llaman en algunos sitios). Irradiación. La Sociedad de la Información también se distingue por la distancia hoy prácticamente ilimitada que alcanza el intercambio de mensajes. Las barreras geográficas se difuminan; las distancias físicas se vuelven relativas al menos en comparación con el pasado reciente. Ya no tenemos que esperar varios meses para que una carta nuestra llegue de un país a otro. Ni siquiera debemos padecer las interrupciones de la telefonía convencional. Hoy en día basta con enviar un correo electrónico, o , para ponernos en contacto con alguien a quien incluso posiblemente no conocemos y en un país cuyas coordenadas tal vez tampoco identificamos del todo.

16 Diez rasgos de la Sociedad de la Información Velocidad. La comunicación, salvo fallas técnicas, se ha vuelto instantánea. Ya no es preciso aguardar varios días, o aún más, para recibir la respuesta del destinatario de un mensaje e incluso existen mecanismos para entablar comunicación simultánea a precios mucho más bajos que los de la telefonía tradicional. Multilateralidad / Centralidad. Las capacidades técnicas de la comunicación contemporánea permiten que recibamos información de todas partes, aunque lo más frecuente es que la mayor parte de la información que circula por el mundo surja de unos cuantos sitios. En todos los países hay estaciones de televisión y radio y en muchos de ellos, producción cinematográfica.. Sin embargo el contenido de las series y los filmes más conocidos en todo el mundo suele ser elaborado en las metrópolis culturales. Esa tendencia se mantiene en la Internet, en donde las páginas más visitadas son de origen estadounidense y, todavía, el país con más usuarios de la red de redes sigue siendo Estados Unidos. Interactividad / Unilateralidad. A diferencia de la comunicación convencional (como la que ofrecen la televisión y la radio tradicionales) los nuevos instrumentos para propagar información permiten que sus usuarios sean no sólo consumidores, sino además productores de sus propios mensajes. En la Internet podemos conocer contenidos de toda índole y, junto con ello, contribuir nosotros mismos a incrementar el caudal de datos disponible en la red de redes. Sin embargo esa capacidad de la Internet sigue siendo poco utilizada. La gran mayoría de sus usuarios son consumidores pasivos de los contenidos que ya existen en la Internet.

17 Diez rasgos de la Sociedad de la Información Desigualdad. La Sociedad de la Información ofrece tal abundancia de contenidos y tantas posibilidades para la educación y el intercambio entre la gente de todo el mundo, que casi siempre es vista como remedio a las muchas carencias que padece la humanidad. Numerosos autores, especialmente los más conocidos promotores de la Internet, suelen tener visiones fundamentalmente optimistas acerca de las capacidades igualitarias y liberadoras de la red de redes. Sin embargo la Internet, igual que cualquier otro instrumento para la propagación y el intercambio de información, no resuelve por sí sola los problemas del mundo. De hecho, ha sido casi inevitable que reproduzca algunas de las desigualdades más notables que hay en nuestros países. Mientras las naciones más industrializadas extienden el acceso a la red de redes entre porcentajes cada vez más altos de sus ciudadanos, la Internet sigue siendo ajena a casi la totalidad de la gente en los países más pobres o incluso en zonas o entre segmentos de la población marginados aún en los países más desarrollados. Heterogeneidad. En los medios contemporáneos y particularmente en la Internet se duplican y multiplican actitudes, opiniones, pensamientos y circunstancias que están presentes en nuestras sociedades. Si en estas sociedades hay creatividad, inteligencia y arte, sin duda algo de eso se reflejará en los nuevos espacios de la Sociedad de la Información. Pero de la misma manera, puesto que en nuestras sociedades también tenemos prejuicios, abusos, insolencias y crímenes, también esas actitudes y posiciones estarán expresadas en estos medios. Particularmente, la Internet se ha convertido en foro para manifestaciones de toda índole aunque con frecuencia otros medios exageran la existencia de contenidos de carácter agresivo o incómodo, según el punto de vista de quien los aprecie.

18 Diez rasgos de la Sociedad de la Información Desorientación. La enorme y creciente cantidad de información a la que podemos tener acceso no sólo es oportunidad de desarrollo social y personal. También y antes que nada, se ha convertido en desafío cotidiano y en motivo de agobio para quienes recibimos o podemos encontrar millares de noticias, símbolos, declaraciones, imágenes e incitaciones de casi cualquier índole a través de los medios y especialmente en la red de redes. Esa plétora de datos no es necesariamente fuente de enriquecimiento cultural, sino a veces de aturdimiento personal y colectivo. El empleo de los nuevos medios requiere destrezas que van más allá de la habilidad para abrir un programa o poner en marcha un equipo de cómputo. Se necesitan aprendizajes específicos para elegir entre aquello que nos resulta útil, y lo mucho de lo que podemos prescindir. Ciudadanía pasiva. La dispersión y abundancia de mensajes, la preponderancia de los contenidos de carácter comercial y particularmente propagados por grandes consorcios mediáticos y la ausencia de capacitación y reflexión suficientes sobre estos temas, suelen aunarse para que en la Sociedad de la Información el consumo prevalezca sobre la creatividad y el intercambio mercantil sea más frecuente que el intercambio de conocimientos. No pretendemos que no haya intereses comerciales en los nuevos medios, al contrario, ellos suelen ser el motor principal para la expansión de la tecnología y de los contenidos. Pero sí es pertinente señalar esa tendencia, que se ha sobrepuesto a los proyectos más altruistas que han pretendido que la Sociedad de la Información sea un nuevo estadio en el desarrollo cultural y en la humanización misma de nuestras sociedades.

19 La alfabetización informacional Incluye las competencias para reconocer las necesidades de información y para localizar, evaluar, aplicar y crear información dentro de contextos sociales y culturales; Resulta crucial para las ventajas competitivas de individuos, empresas (especialmente las pequeñas y medianas), regiones y naciones; Ofrece la clave para el acceso, uso y creación eficaz de contenidos en apoyo del desarrollo económico, la educación, la salud y los servicios humanos, y de todos los demás aspectos de las sociedades contemporáneas; y con ello ofrece una base vital para conseguir las metas de la Declaración del Milenio y de la Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información; y Se extiende más allá de las meras tecnologías actuales para cubrir el aprendizaje, el pensamiento crítico y las competencias de interpretación por encima de fronteras profesionales, potenciando a los individuos y comunidades.

20 Recuerde que:

21 Objetivos de la formación de usuarios Favorecer el conocimiento de los espacios, servicios y actividades que ofrece la biblioteca Dar a conocer la diversidad de sus fondos, su organización y clasificación Capacitar en el uso y manejo de los instrumentos de búsqueda, recuperación y transmisión de información Potenciar la educación documental y fomentar la capacidad investigadora Generar hábitos y actitudes positivas respecto a las personas, materiales y espacios de información

22 Resultados obtenidos


Descargar ppt "Formación de usuarios Lic. Patricia Allendez Sullivan."

Presentaciones similares


Anuncios Google