La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

Las parábolas. Metáfora o símil… sacado de la naturaleza o de la vida cotidiana… que engancha al oyente por su viveza o extrañeza… creando en la mente.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "Las parábolas. Metáfora o símil… sacado de la naturaleza o de la vida cotidiana… que engancha al oyente por su viveza o extrañeza… creando en la mente."— Transcripción de la presentación:

1 Las parábolas

2 Metáfora o símil… sacado de la naturaleza o de la vida cotidiana… que engancha al oyente por su viveza o extrañeza… creando en la mente suficiente duda acerca de su significado… como para generar un pensamiento activo C HARLES H. D ODD The Parables of the Kingdom

3 Metáfora o símil… El Reino de los Cielos se parece… Es como… ¿Con qué lo compararé? NUNCA ES…, SINO QUE TIENE ALGO QUE VER O TIENE ALGO EN COMÚN… El amor de una madre es… sacado de la naturaleza o de la vida cotidiana… que engancha al oyente por su viveza o extrañeza… creando en la mente suficiente duda acerca de su significado… como para generar un pensamiento activo PARÁBOLA El campo, la vida de la casa, la seguridad en los caminos, el mercado, la pesca… muy pocas del palacio o el tribunal. SON TEMAS QUE LA GENTE CONOCE Y SIENTE COMO PROPIA… EL REINO LES PERTENECE Entienden los lectores de hoy del campo, de la pesca, de la vida de casa…? Herencia en vida, dejar 99 en el monte, una fiesta por una simple moneda, pobres sin traje de fiesta, un samaritano justo… NO ESTÁN MUERTAS, SINO QUE GOLPEAN INTELIGENCIA Y CONCIENCIA No pueden ser oídas como algo lógico y evidente Quien tenga oídos para oír… A los discípulos les hablaba claramente NO HAY UNA INTERPRETACIÓN AUTOMÁTICA, SINO QUE PUEDEN DARSE DISTINTAS LECTURAS… Una excepción: viñadores homicidas (Mc 12, 1-12) Las prostitutas os precederán en el Reino de los cielos. OBLIGA A TOMAR POSTURA, NO DEJA INDIFERENTE A NADIE ¡Ahí queda eso! Si creemos estar seguros de conocer el sentido de la parábola, hemos cambiado un elemento básico. Cada parábola tiene tantas interpretaciones como oyentes Si hemos hecho de lo extraño e impactante algo rutinario y obvio, es probable que hayamos perdido un elemento definitorio. Cualquiera vale para enterrar, cualquiera menos un sepulturero Son símiles o comparaciones, no identificaciones. Dios no es un padre que perdona siempre, ni un pastor que… Se parece a… Dios no es padre, es como un padre

4

5

6

7

8

9

10

11

12

13 El destino de una parábola es ser interpretada de diversas maneras. Si cesa la diversidad, la parábola está muerta (J.D. Crossan) Comentario Y éstos son los que están junto al camino donde se siembra la palabra, aquellos que en cuanto la oyen, al instante viene Satanás y se lleva la palabra que se ha sembrado en ellos (Mc 4,15) Sembrador (Mc 4,3-8) Trigo y cizaña (Mt 13,24-30) Red (Mt 13,47-48) Contexto Pregunta: ¿Por qué el Evangelio de Tomás sí tiene las mismas parábolas y no las explicaciones? Pregunta: ¿Por qué el Evangelio de Tomás sí tiene las mismas parábolas y no las explicaciones? Banquete Mt 22,1-13 Lc 14, Ev. Tomás 64 Actividades: 1.Anota en dos columnas las perícopas que contextualizan cada uno de los dos primeros textos. 2.Compara ambas parábolas y detecta las diferencias como señal de la voluntad del autor. 3.Desde el texto señala tu interpretación de cada una de ellas. Actividades: 1.Anota en dos columnas las perícopas que contextualizan cada uno de los dos primeros textos. 2.Compara ambas parábolas y detecta las diferencias como señal de la voluntad del autor. 3.Desde el texto señala tu interpretación de cada una de ellas.

14 Contexto MATEOLUCAS Controversia sobre la autoridad de Jesús (Los sumos sacerdotes le preguntaron ¿con qué autoridad haces esto?) Curación de un hidrópico en sábado. Parábola Los dos hijos (…os precederán en el Reino de los Cielos) Elección de asiento. Parábola Viñadores Homicidas (…comprendieron que se refería a ellos) Elección de invitados. PARÁBOLA Tributo al César (fariseos deliberaron manera de sorprenderle) El que no lleve su cruz y venga en pos de mí… no puede ser discípulo mío. Resurrección de los muertos (se acercaron los saduceos que niegan la resurrección…) El que no renuncie a sus bienes… no puede ser discípulo mío. Mandamiento principal (los fariseos… le preguntó con ánimo de ponerle a prueba…) Si la sal se vuelve sosa… Cristo, hijo y señor de David (Jesús les propuso [a los fariseos] esta cuestión… desde ese día ninguno se atrevió a preguntarle más) PARÁBOLAS MISERICORDIA

15 Tomando Jesús la palabra, les habló otra vez en parábolas, diciendo: El reino de los cielos puede compararse a un rey que hizo un banquete de bodas para su hijo. Y envió a sus siervos a llamar a los que habían sido invitados a las bodas, pero no quisieron venir. De nuevo envió otros siervos, diciendo: Decid a los que han sido invitados: "Ved, ya he preparado mi banquete; he matado mis novillos y animales cebados, y todo está aparejado; venid a las bodas." Pero ellos no hicieron caso y se fueron: uno a su campo, otro a sus negocios, y los demás, echando mano a los siervos, los maltrataron y los mataron. Entonces el rey se enfureció, y enviando sus ejércitos, destruyó a aquellos asesinos e incendió su ciudad. Luego dijo a sus siervos: "La boda está preparada, pero los que fueron invitados no eran dignos. "Id, por tanto, a las salidas de los caminos, e invitad a las bodas a cuantos encontréis." Y aquellos siervos salieron por los caminos, y reunieron a todos los que encontraron, tanto malos como buenos; y el salón de bodas se llenó de comensales. Pero cuando el rey entró a ver a los comensales, vio allí a uno que no estaba vestido con traje de boda, y le dijo : "Amigo, ¿cómo entraste aquí sin traje de boda?" Y él enmudeció. Entonces el rey dijo a los sirvientes: "Atadle las manos y los pies, y echadlo a las tinieblas de afuera; allí será el llanto y el crujir de dientes. (Mt 22,1-13) Cuando uno de los que estaban sentados con Él a la mesa oyó esto, le dijo: ¡Bienaventurado todo el que coma pan en el reino de Dios! Pero Él le dijo: Cierto hombre dio una gran cena, e invitó a muchos; y a la hora de la cena envió a su siervo a decir a los que habían sido invitados: "Venid, porque ya todo está preparado." Y todos a una comenzaron a excusarse. El primero le dijo: "He comprado un terreno y necesito ir a verlo; te ruego que me excuses." Y otro dijo: "He comprado cinco yuntas de bueyes y voy a probarlos; te ruego que me excuses." También otro dijo: "Me he casado, y por eso no puedo ir." Cuando el siervo regresó, informó de todo esto a su señor. Entonces, enojado el dueño de la casa, dijo a su siervo: "Sal enseguida por las calles y callejones de la ciudad, y trae acá a los pobres, los mancos, los ciegos y los cojos." Y el siervo dijo: "Señor, se ha hecho lo que ordenaste, y todavía hay lugar." Entonces el señor dijo al siervo: "Sal a los caminos y por los cercados, y oblígalos a entrar para que se llene mi casa. "Porque os digo que ninguno de aquellos hombres que fueron invitados probará mi cena. (Lc 14,15-24) Jesús dice: Una persona tenía invitados. Y cuando tuvo preparada la cena, envió a su siervo para que pudiera llamara sus invitados. Llegó al primero y le dijo: Mi señor te invita. Él le respondió: Tengo reclamaciones económicas contra algunos comerciantes y van a venir esta tarde. Tengo que darles instrucciones. Excúsame en la cena. Fue al otro y le dijo: Mi señor te ha invitado. Le respondió: He comprado una casa y me han pedido que vaya un día. No tendré tiempo. Fue al otro y le dijo: Mi señor te invita. Le respondió: Mi amigo se va a casar y soy yo quien va a preparar el banquete. No podré ir. Excúsame en la cena. Fue a otro y le dijo: Mi señor te invita. Le respondió: He comprado un pueblo y voy a ir cobrar los impuestos. No podré ir. Perdóname. El sirviente regresó y dijo a su señor: Aquellos a quienes tu invitaste a cenar me han presentado sus excusas. El señor dijo a su siervo: Sal a los caminos. Trae aquí a quien sea que encuentres, para que ellos puedan cenar. (EvT 64)

16 Tomando Jesús la palabra, les habló otra vez en parábolas, diciendo: El reino de los cielos puede compararse a un rey que hizo un banquete de bodas para su hijo. Y envió a sus siervos a llamar a los que habían sido invitados a las bodas, pero no quisieron venir. De nuevo envió otros siervos, diciendo: Decid a los que han sido invitados: "Ved, ya he preparado mi banquete; he matado mis novillos y animales cebados, y todo está aparejado; venid a las bodas." Pero ellos no hicieron caso y se fueron: uno a su campo, otro a sus negocios, y los demás, echando mano a los siervos, los maltrataron y los mataron. Entonces el rey se enfureció, y enviando sus ejércitos, destruyó a aquellos asesinos e incendió su ciudad. Luego dijo a sus siervos: "La boda está preparada, pero los que fueron invitados no eran dignos. "Id, por tanto, a las salidas de los caminos, e invitad a las bodas a cuantos encontréis." Y aquellos siervos salieron por los caminos, y reunieron a todos los que encontraron, tanto malos como buenos; y el salón de bodas se llenó de comensales. Pero cuando el rey entró a ver a los comensales, vio allí a uno que no estaba vestido con traje de boda, y le dijo : "Amigo, ¿cómo entraste aquí sin traje de boda?" Y él enmudeció. Entonces el rey dijo a los sirvientes: "Atadle las manos y los pies, y echadlo a las tinieblas de afuera; allí será el llanto y el crujir de dientes. (Mt 22,1-13) Cuando uno de los que estaban sentados con Él a la mesa oyó esto, le dijo: ¡Bienaventurado todo el que coma pan en el reino de Dios! Pero Él le dijo: Cierto hombre dio una gran cena, e invitó a muchos; y a la hora de la cena envió a su siervo a decir a los que habían sido invitados: "Venid, porque ya todo está preparado." Y todos a una comenzaron a excusarse. El primero le dijo: "He comprado un terreno y necesito ir a verlo; te ruego que me excuses." Y otro dijo: "He comprado cinco yuntas de bueyes y voy a probarlos; te ruego que me excuses." También otro dijo: "Me he casado, y por eso no puedo ir." Cuando el siervo regresó, informó de todo esto a su señor. Entonces, enojado el dueño de la casa, dijo a su siervo: "Sal enseguida por las calles y callejones de la ciudad, y trae acá a los pobres, los mancos, los ciegos y los cojos." Y el siervo dijo: "Señor, se ha hecho lo que ordenaste, y todavía hay lugar. Entonces el señor dijo al siervo: "Sal a los caminos y por los cercados, y oblígalos a entrar para que se llene mi casa. "Porque os digo que ninguno de aquellos hombres que fueron invitados probará mi cena. (Lc 14,15-24) Jesús dice: Una persona tenía invitados. Y cuando tuvo preparada la cena, envió a su siervo para que pudiera llamara sus invitados. Llegó al primero y le dijo: Mi señor te invita. Él le respondió: Tengo reclamaciones económicas contra algunos comerciantes y van a venir esta tarde. Tengo que darles instrucciones. Excúsame en la cena. Fue al otro y le dijo: Mi señor te ha invitado. Le respondió: He comprado una casa y me han pedido que vaya un día. No tendré tiempo. Fue al otro y le dijo: Mi señor te invita. Le respondió: Mi amigo se va a casar y soy yo quien va a preparar el banquete. No podré ir. Excúsame en la cena. Fue a otro y le dijo: Mi señor te invita. Le respondió: He comprado un pueblo y voy a ir cobrar los impuestos. No podré ir. Perdóname. El sirviente regresó y dijo a su señor: Aquellos a quienes tu invitaste a cenar me han presentado sus excusas. El señor dijo a su siervo: Sal a los caminos. Trae aquí a quien sea que encuentres, para que ellos puedan cenar. (EvT 64)

17 Tomando Jesús la palabra, les habló otra vez en parábolas, diciendo: El reino de los cielos puede compararse a un rey que hizo un banquete de bodas para su hijo. Y envió a sus siervos a llamar a los que habían sido invitados a las bodas, pero no quisieron venir. De nuevo envió otros siervos, diciendo: Decid a los que han sido invitados: "Ved, ya he preparado mi banquete; he matado mis novillos y animales cebados, y todo está aparejado; venid a las bodas." Pero ellos no hicieron caso y se fueron: uno a su campo, otro a sus negocios, y los demás, echando mano a los siervos, los maltrataron y los mataron. Entonces el rey se enfureció, y enviando sus ejércitos, destruyó a aquellos asesinos e incendió su ciudad. Luego dijo a sus siervos: "La boda está preparada, pero los que fueron invitados no eran dignos. "Id, por tanto, a las salidas de los caminos, e invitad a las bodas a cuantos encontréis." Y aquellos siervos salieron por los caminos, y reunieron a todos los que encontraron, tanto malos como buenos; y el salón de bodas se llenó de comensales. Pero cuando el rey entró a ver a los comensales, vio allí a uno que no estaba vestido con traje de boda, y le dijo: "Amigo, ¿cómo entraste aquí sin traje de boda?" Y él enmudeció. Entonces el rey dijo a los sirvientes: "Atadle las manos y los pies, y echadlo a las tinieblas de afuera; allí será el llanto y el crujir de dientes. (Mt 22,1-13) Jesús dice: Una persona tenía invitados. Y cuando tuvo preparada la cena, envió a su siervo para que pudiera llamara sus invitados. Llegó al primero y le dijo: Mi señor te invita. Él le respondió: Tengo reclamaciones económicas contra algunos comerciantes y van a venir esta tarde. Tengo que darles instrucciones. Excúsame en la cena. Fue al otro y le dijo: Mi señor te ha invitado. Le respondió: He comprado una casa y me han pedido que vaya un día. No tendré tiempo. Fue al otro y le dijo: Mi señor te invita. Le respondió: Mi amigo se va a casar y soy yo quien va a preparar el banquete. No podré ir. Excúsame en la cena. Fue a otro y le dijo: Mi señor te invita. Le respondió: He comprado un pueblo y voy a ir cobrar los impuestos. No podré ir. Perdóname. El sirviente regresó y dijo a su señor: Aquellos a quienes tu invitaste a cenar me han presentado sus excusas. El señor dijo a su siervo: Sal a los caminos. Trae aquí a quien sea que encuentres, para que ellos puedan cenar. (EvT 64)

18 Alegoría Mensaje único Metáfora vital Mensaje objetivo El p pp padre es Dios que perdona siempre al pecador arrepentido El hijo menor es el pecador El hijo menor es el pecador que ha de arrepentirse para recibir el perdón de Dios El h hh hermano mayor representa a los c cc creyentes que debemos alegrarnos por la conversión de los pecadores En el Reino de Dios la justicia no cuenta, sino la misericordia inconmensurable e incomprensible de Dios Mi corazón se llena de alegría al sentir en mi vida el perdón de Dios, y así me es más fácil perdonar a los demás Cada elemento tiene su significado. El relato verdadero está oculto. Eliminando la parábola aparece la verdad El mensaje central no está en los detalles, sino en el conjunto del relato La clave no está en el evangelista, sino en el efecto que produce en el oyente.


Descargar ppt "Las parábolas. Metáfora o símil… sacado de la naturaleza o de la vida cotidiana… que engancha al oyente por su viveza o extrañeza… creando en la mente."

Presentaciones similares


Anuncios Google