La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

De la SERVIDUMBRE al SERVICIO Libro del Éxodo (1-15)

Presentaciones similares


Presentación del tema: "De la SERVIDUMBRE al SERVICIO Libro del Éxodo (1-15)"— Transcripción de la presentación:

1 De la SERVIDUMBRE al SERVICIO Libro del Éxodo (1-15)

2 Los Imperios en torno a Israel

3 ESTRUCTURA A. LA LIBERACION ANUNCIADA (1-6, 27) La opresión en Egipto; primeros pasos de Moisés. B. LA LIBERACION RETRASADA (6, 28-11) Las plagas de Egipto; la negativa del faraón. C. LA LIBERACION REALIZADA (12-16) La última plaga 12-13: leyes sobre pascua, ázimos, primogénitos La partida: el milagro del mar D. LA ALIANZA DEL SINAI (17-24, 11) El gran encuentro con Dios 20, 1-17: el decálogo 20, 22-23, 33: el código de la alianza La conclusión de la alianza C. LA ADORACION ANUNCIADA ( ) El proyecto del santuario revelado a Moisés B. LA ADORACION RETRASADA (32-34) La crisis del becerro de oro: la reconciliación 34, 14-26: código ritual A. LA ADORACION REALIZADA (35-40) Santuario construido con entusiasmo-consagrado por Dios.

4 Política agraria (Gn.47,13-26) Como la escasez era muy grande, y estaban exhaustos por el hambre. Así José pudo recaudar todo el dinero que circulaba, como pago por los víveres que compraban, y guardó ese dinero en el palacio del Faraón. Y cuando ya no hubo más dinero, los egipcios acudieron en masa a José para decirle: Danos de comer. ¿Por qué tendremos que morir, por falta de dinero?. José respondió: Si ya no hay más dinero, entreguen su ganado y yo les daré pan a cambio de él. Ellos trajeron sus animales a José, y él les dio pan a cambio de caballos, ovejas, vacas y asnos. Y durante aquel año los abasteció de víveres a cambio de todos sus animales.

5 Al año siguiente vinieron otra vez y dijeron a José:Ya se ha terminado todo el dinero y los animales te pertenecen. No podemos ocultarte que no queda nada a tu disposición, fuera de nuestras personas y nuestras tierras. Aduéñate de nosotros y de nuestras tierras a cambio de pan. Así el Faraón será dueño de nosotros y de nuestras tierras. Danos solamente semilla para que podamos sobrevivir. De lo contrario, nosotros moriremos, y el suelo se convertirá en un desierto. De esa manera, José adquirió para el Faraón todas las tierras de Egipto, porque los egipcios, acosados por el hambre, vendieron cada uno su campo. La tierra pasó a ser propiedad del Faraón, y el pueblo quedó sometido a servidumbre de un extremo al otro del territorio egipcio.

6 Entonces José dijo al pueblo: Ustedes y sus tierras pertenecen al Faraón, porque yo los he comprado. Aquí tienen semilla para sembrar esas tierras. Pero cuando llegue la cosecha, ustedes deberán entregar al Faraón una quinta parte de los productos, y conservarán las cuatro partes restantes para sembrar la tierra, para alimentarse ustedes y sus familias, y para dar de comer a los niños. Ellos exclamaron: Tú nos salvaste la vida. Te agradecemos que nos hayas puesto al servicio del Faraón. Entonces José promulgó una ley agraria en Egipto por la cual una quinta parte de las cosechas corresponde al Faraón.

7 Explotación y opresión (Ex.1) 8 Asumió el poder en Egipto un nuevo rey, que no había conocido a José. 9 Él dijo a su pueblo: El pueblo de los israelitas es más numeroso y fuerte que nosotros. 10 Es preciso tomar precauciones contra él, para impedir que siga multiplicándose. De lo contrario, en caso de guerra se pondrá de parte de nuestros enemigos, combatirá contra nosotros y se irá del país. 11 Los egipcios pusieron a Israel a las órdenes de capataces, para que lo oprimieran con trabajos forzados. Así Israel construyó para el Faraón las ciudades de almacenamiento de Pitóm y Ramsés. 12 Pero a medida que aumentaba la opresión, más se multiplicaba y más se expandía. Esto hizo que la presencia de los israelitas se convirtiera en un motivo de inquietud. 13 Los egipcios redujeron a los israelitas a la condición de esclavos, 14 y les hicieron insoportable la vida, forzándolos a realizar trabajos extenuantes: la preparación de la arcilla, la fabricación de ladrillos y toda clase de tareas agrícolas.

8 15 El rey de Egipto se dirigió a las parteras de las mujeres hebreas –una de ellas se llamaba Sifrá y la otra Puá– 16 y les ordenó: Cuando asistan durante el parto a las mujeres hebreas, observen bien el sexo del recién nacido: si es un varón, mátenlo, y si es una niña, déjenla vivir. 17 Pero las parteras tuvieron temor de Dios, y en lugar de acatar la orden que les había dado el rey de Egipto, dejaban con vida a los varones. 18 El rey las mandó llamar y les preguntó: ¿Por qué han obrado así y han dejado con vida a los varones?. 19 Ellas le respondieron: Por que las mujeres hebreas no son como las egipcias: tienen mucha vitalidad, y antes que llegue la partera, ya han dado a luz. 20 Por eso Dios fue bondadoso con las parteras. El pueblo creció cada vez más y se hizo muy poderoso, 21 y como ellas habían obrado con temor de Dios, él les concedió una familia numerosa. 22 Entonces el Faraón dio esta orden a su pueblo: Arrojen al Nilo a todos los varones recién nacidos, pero dejen con vida a las niñas.

9 Nacimiento de Moisés (Ex.2) 2, 1 Un hombre de la familia de Leví se casó con la hija de un levita. 2 La mujer concibió y dio a luz un hijo; y viendo que era muy hermoso, lo mantuvo escondido durante tres meses. 3 Cuando ya no pudo ocultarlo más tiempo, tomó una cesta de papiro y la impermeabilizó con betún y pez. Después puso en ella al niño y la dejó entre los juncos, a orillas del Nilo. 4 Pero la hermana del niño se quedó a una cierta distancia, para ver qué le sucedería.

10 5 La hija del Faraón bajó al Nilo para bañarse, mientras sus doncellas se paseaban por la ribera. Al ver la cesta en medio de los juncos, mandó a su esclava que fuera a recogerla. 6 La abrió, y vio al niño que estaba llorando; y llena de compasión, exclamó: Seguramente es un niño de los hebreos. 7 Entonces la hermana del niño dijo a la hija del Faraón: ¿Quieres que vaya a buscarte entre las hebreas una nodriza para que te lo críe?. 8 Sí, le respondió la hija del Faraón. La jovencita fue a llamar a la madre del niño, 9 y la hija del Faraón le dijo: Llévate a este niño y críamelo; yo te lo voy a retribuir. La mujer lo tomó consigo y lo crió; 10 y cuando el niño creció, lo entregó a la hija del Faraón, que lo trató como a un hijo y le puso el nombre de Moisés, diciendo: Sí, yo lo saqué de las aguas.

11 EL GEMELO DE MOISÉS Los arqueólogos han descubierto, el relato autobiográfico de un rey de Mesopotamia, llamado Sargón I: 2350 a.C., fue rey de la ciudad de Irak y fundó el imperio Acádico. Yo soy Sargón, el poderoso rey de Acad. Mi madre era una sacerdotisa, y a mi padre no lo conocí. Mi madre la sacerdotisa me concibió, y me dio a luz en secreto. Entonces me colocó en un cesto de cañas, lo recubrió con betún y me colocó en el río. Pero no me hundí. El río me condujo hasta un hombre que regaba los campos, llamado Akki. El me sacó del cesto, me educó como hijo suyo y me hizo su jardinero. Mientras era jardinero, la diosa Ishtar se enamoró de mí. Y durante cincuenta y cinco años goberné el reino.

12 De la leyenda de Sargón I está calcada la de Moisés: 1.La madre es de origen sacerdotal, 2.El padre es desconocido, 3.El niño nace en secreto, 4.Colocado en una cesta sobre el río, esta es impermeabilizada con betún, la cesta flota providencialmente, 5.El niño es descubierto y adoptado por una persona compasiva, 6.Cuando crece realiza trabajos humildes, 7.Más tarde la divinidad se fija en él, y llegó a ser un gran personaje político.

13 YHVH (Ex.3) 3 1 Moisés, que apacentaba las ovejas de su suegro Jetró, el sacerdote de Madián, llevó una vez el rebaño más allá del desierto y llegó a la montaña de Dios, al Horeb. 2 Allí se le apareció el Ángel del Señor en una llama de fuego, que salía de en medio de la zarza. Al ver que la zarza ardía sin consumirse, 3 Moisés pensó: Voy a observar este grandioso espectáculo. ¿Por qué será que la zarza no se consume?. 4 Cuando el Señor vio que él se apartaba del camino para mirar, lo llamó desde la zarza, diciendo: ¡Moisés, Moisés!. Aquí estoy, respondió él. 5

14 Entonces Dios le dijo: No te acerques hasta aquí. Quítate las sandalias, porque el suelo que estás pisando es una tierra santa. 6 Luego siguió diciendo: Yo soy el Dios de tu padre, el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob. Moisés se cubrió el rostro porque tuvo miedo de ver a Dios.

15 La Misión (Ex.3,7-10) 7 El Señor dijo: Yo he visto la opresión de mi pueblo, que está en Egipto, y he oído los gritos de dolor, provocados por sus capataces. Sí, conozco muy bien sus sufrimientos. 8 Por eso he bajado a librarlo del poder de los egipcios y a hacerlo subir, desde aquel país, a una tierra fértil y espaciosa, a una tierra que mana leche y miel, al país de los cananeos… 9 El clamor de los israelitas ha llegado hasta mí y he visto cómo son oprimidos por los egipcios. 10 Ahora ve, yo te envío al Faraón para que saques de Egipto a mi pueblo, a los israelitas.

16 Nombre (Ex.3,13-22) 13 Moisés dijo a Dios: Si me presento ante los israelitas y les digo que el Dios de sus padres me envió a ellos, me preguntarán cuál es su nombre. Y entonces, ¿qué les responderé?. 14 Dios dijo a Moisés: Yo soy el que soy. Luego añadió: Tú hablarás así a los israelitas: YO SOY me envió a ustedes.

17 15 Y continuó diciendo a Moisés: Tu hablarás así a los israelitas: El Señor, el Dios de sus padres, el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob, es el que me envía. Este es mi nombre para siempre, y así seré invocado en todos los tiempos futuros. 16 Ve a reunir a los ancianos de Israel y diles: El Señor, el Dios de sus padres, el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob, se me apareció y me dijo: Yo los he visitado y he visto cómo los maltrataban los egipcios. 17 Por eso decidí librarlos de la opresión que sufren en Egipto, para llevarlos al país de los cananeos…, a una tierra que mana leche y miel.

18 18 Ellos te escucharán, y tú irás a presentarte ante el rey de Egipto, junto con los ancianos de Israel. Entonces le dirás: YHVH, el Dios de los hebreos, vino a nuestro encuentro. Y ahora tenemos que realizar una marcha de tres días por el desierto, para ofrecer sacrificios a YHVH, nuestro Dios. 19 Ya sé que el rey de Egipto no los dejará partir, si no es obligado por la fuerza. 20 Pero yo extenderé mi mano y castigaré a Egipto, realizando ante ellos toda clase de prodigios. Así él los dejará partir.

19 ¿YAHVÉH o JEHOVÁ? En la Biblia, unas veces, encontramos la grafía YHWH. En el judaísmo postexílico, por respeto hacia el Nombre sagrado, al que no hay que "tomar en vano" (Éx.20, 7), y al que no se puede profanar alegándolo falsamente (Lv.19,2), ya que el que blasfemaba contra este nombre tenía pena de muerte (Lv 24,16), se adquirió la costumbre de prohibirse a uno mismo la pronunciación de dicho Nombre. En la lectura en voz alta, se decía ADONAY.

20 La Edad Media, se vocalizó el texto de la Biblia, hasta entonces era consonántico, entonces los rabinos, para indicar la diferencia que había que mantener entre lo que los ojos leían y lo que había que pronunciar oralmente, pusieron las vocales de ADONAY: æ-o- a(y) debajo de las consonantes de YHWH. Esto hizo que más tarde se difundiera entre los no iniciados, la lectura inexacta YeHoWaH, jehová, que llegó a hacerse corriente desde el siglo xv.

21 La demostración de que Jehová es una pronunciación equivocada, y que las vocales correctas son a-e, es decir, que debe decirse YaHVeH. Es que todos los nombres bíblicos que terminan en ías son una abreviación de Yahvé. Así Abdías es Abdi-Yah (= siervo de Yahvé), Elías es Eli-Yah (mi Dios es Yahvé), Jeremías es Jeremi-Yah (= sostiene Yahvé), Isaías es Isaí-Yah (salva Yahvé). Por lo tanto, la primera vocal no puede ser la e sino la a. Esto lo corrobora la conocida exclamación litúrgica HaIlelú-Yah, que significa alabad a Yahvé.

22 TEOLOGÍA: de la servidumbre al servicio 1.En el principio era la opresión… 2.Navidad israelita: parteras (ciencia vs. razón de Estado), hermana-madre-hija del faraón (vida vs. razón de Estado). 3.Moisés: hebreo (pobre) y levita (maldito). 4.Dios tiene nombre no es un número ni un idea. 5.Dios: autor de la liberación: venciendo las resistencias al miedo a la libertad.

23 Miedo a la libertad (E. From) 3,11 Pero Moisés dijo a Dios: ¿Quién soy yo para presentarme ante el Faraón y hacer salir de Egipto a los israelitas?. 3,13 Moisés dijo a Dios: Si me presento ante los israelitas y les digo que el Dios de sus padres me envió a ellos, me preguntarán cuál es su nombre. Y entonces, ¿qué les responderé?. 4,1 Pero Moisés respondió: ¿Y si se niegan a creerme, y en lugar de hacerme caso, me dicen: No es cierto que el Señor se te ha aparecido?. 4,10 Moisés dijo al Señor: Perdóname, Señor, pero yo nunca he sido una persona elocuente: ni antes, ni a partir del momento en que tú me hablaste. Yo soy torpe para hablar y me expreso con dificultad. 4,13 Pero Moisés insistió: Perdóname, Señor, encomienda a otro esta misión. 6,9 Moisés refirió estas palabras a los israelitas, pero ellos no quisieron escucharlo, abrumados por la dura servidumbre.

24 ¿CUÁNTAS FUERON LAS PLAGAS DE EGIPTO, según el Libro del Éxodo?

25 I. PROCESO DE AMPLIACIÓN A) EL NÚMERO: Ex.4,9.23: 2; Sabiduría: 6; Sal.78: 7; Sal.105: 8; Ex.7-11: 10 B) PRIMERA PLAGA: Agua sacada del río y derramada al suelo en sangre: 4,9 Nilo entero en sangre: 7,17 Todas las aguas de Egipto, canales, ríos, lagunas, depósitos, vasijas: 7,19. Magos egipcios hicieron lo mismo: 7,22 C) EXIGENCIAS AL FARAÓN: Reconocer a Yhvh como Dios de los hebreos (7,17). Yhvh es más poderoso que los dioses de Egipto (8,6). Yhvh más poderoso que todos los dioses de la tierra (9,14). D) FARAÓN PIADOSO: Pide a Aarón Y Moisés que recen a Yhvh por él (8,4) Los magos egipcios reconocen el poder de Yhvh (8,15). El pueblo entero se convierte a Yhvh (9,20). Funcionarios egipcios aceptan a Yhvh y piden al faraón que libere a los israelitas (10,7). Faraón pide humildemente perdón a Moisés (10,16-17).

26 INCOHERENCIAS A) TRES MUERTES DEL GANADO: 5ta. Muere todo el ganado por la peste (9,6). 6ta. Muere de nuevo por la úlcera (9,10). 7ma. Muere por el granizo (9,19). B) CABALLOS: 5ta. Mueren todos los caballos del faraón (9,3). Faraón y ejército persiguen a hebreos a caballo (14,9).

27 ¿CÓMO HABRÍAN SUCEDIDO? 1era. Nilo rojo: arcilla de las montañas. 2da. (sapos y ranas); 3ra. (mosquitos) 4ta. (tábanos): se retira el agua del Nilo. 6ta. úlceras: dermopatía transmitida por el tábano. 7ma. (granizada) raro en Egipto. 8va. (langostas) común en Oriente. 9na. (tinieblas) siroco negro: tormenta del viento. El hijo del faraón (4,23). No todos los primogénitos. No hay referencia egipcia de tamaña tragedia.

28 HISTORIA DE LA REDACCIÓN Tres relatos, épocas e intenciones diferentes. 1. MÁS ANTIGUA: 7 plagas (como sal.78) Personaje: Moisés Huída a propósito de una epidemia, de la que se salvan los hebreos porque están alejados en Goshén (8,18). 2. MEMORIA ENRIQUECIDA: 5 plagas Bastón milagroso (Eliseo 2Rey.4,29-31): profeta. 3. LUCHA ENTRE SACERDOTES. 5 plagas Aarón: 7,19-20; 8,1-2; 8, Magos egipcios: 7,22; 8,3; 8,14; 9, a C. redactor final: unió 5 y 5: quedaron 10.

29 EL ORDEN REDACTOR FINAL 4 leves: sólo molestan: agua, ranas, mosquitos y tábanos. 4 graves: destructoras: peste, úlcera, granizo y langostas. Novena: efecto terrorífico: tinieblas. Décima: muerte de primogénitos. Gradualidad pedagógica: ¡cambien!

30 GRACIAS A DIOS, NO ERA DIOS Las plagas son llamadas prodigio (7,9; 11,9). Prodigio es algo EXTRA-ordinario, pero NO SOBRE-natural. Los hechos naturales pudieron servir de señales divinos. Mensaje: Dios ama efectivamente (no sólo afectivamente) a los israelitas. Dios estaba empeñado a liberar a los israelitas.

31 ¿Qué ha sucedido? Hay dos miradas: 1) Éxodo Expulsión = Biblia 2) Éxodo Huída = Historia

32 ¿UNA HISTORIA LLENA DE MARAVILLAS... ? El Antiguo Testamento es difícil. Su lenguaje, su mentalidad, sus costumbres..., todo nos parece extraño. Pero la dificultad más profunda: nos topamos con esta cuestión: «¿Qué interés puede tener todo esto para nosotros? Nos cuentan una historia maravillosa, en la que Dios actúa todo el tiempo (milagros, paso del mar Rojo...) y habla todo el tiempo (Dios dice a Abrahán, a Moisés...).

33 Suponiendo que lo aceptemos, no vemos en qué nos concierne eso, a nosotros que llevamos una vida tan común, vulgar. Da la impresión de que ese Dios tan poderoso y elocuente durante dos mil años se ha quedado mudo de pronto. ¿Por qué no interviene ahora para salvar a los oprimidos, para impedir las guerras y las catástrofes? ¿Por qué no habla?...» La objeción es fundamental, pero manifiesta que se lee la Biblia «a contrapelo». En efecto, uno de los principales beneficios de su manejo frecuente es hacernos descubrir que la historia de Israel es una historia vulgar, ordinaria, y que nuestra propia vida es una vida maravillosa en la que Dios actúa y habla sin cesar.

34 Al comparar la historia «maravillosa» de Israel y nuestra historia «vulgar», nos situamos en niveles distintos. Si estamos durante 24 horas con un amigo, acompañados de una cámara y de un grabador, sabremos todo lo que ha hecho durante una jornada. Pero si él, por su parte, nos cuenta su jornada, tendremos un relato muy distinto. El nuestro es exacto, sin duda, pero EXTERIOR; el suyo es INTERIOR, ya que expresa el sentido profundo de lo que ha vivido. Y aquel encuentro vulgar (del que sabemos que estuvo hablando durante 45 minutos con tal persona en tal lugar) quizás fue para él el acontecimiento más maravilloso de la jornada y ocupará en su relato un lugar considerable. Los historiadores y los arqueólogos intentan reconstruir la historia exacta, EXTERIOR, de Israel. Pero la Biblia nos ofrece su historia INTERIOR, lo que el pueblo fue descubriendo de Dios en su existencia.

35 La lectura de la Biblia tiene que conducirnos a mirar nuestra historia vulgar y cotidiana con los ojos de Israel. Y entonces descubriremos, también nosotros, una historia maravillosa en la que Dios sigue actuando y hablándonos sIn cesar. Si tenemos los dos relatos (el nuestro y el del nuestro amigo), podemos establecer algunas comparaciones. Pero si no tenemos más que el relato INTERIOR, ¿seremos capaz de reconstruir lo que pasó históricamente durante esas 24 horas? No es seguro. Pero ¿tiene eso mucha Importancia? A través del relato maravilloso de las Plagas, seremos incapaces de reconstruir cómo sucedieron las cosas. Poco Importa. Lo esencial es saber lo que Israel descubrió allí como sentido de su vida y de su historia: Dios ha tomado partido por su liberación.


Descargar ppt "De la SERVIDUMBRE al SERVICIO Libro del Éxodo (1-15)"

Presentaciones similares


Anuncios Google