La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

BIBLIA Y MIGRACIÓN Un acercamiento pastoral y contextual.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "BIBLIA Y MIGRACIÓN Un acercamiento pastoral y contextual."— Transcripción de la presentación:

1 BIBLIA Y MIGRACIÓN Un acercamiento pastoral y contextual

2 REALIDADES DE LA MIGRACIÓN EN EL ECUADOR La emigración ecuatoriana de fines de los noventas marca cambios importantes en la tradición migratoria del país y sus consecuencias son muy grandes, no sólo en la economía y cultura de las familias afectadas y sus comunidades, sino en todo el país El desarrollo del capitalismo y la tendencia a la globalización de las economías han exacerbado los flujos migratorios, sobre todo, de la población de los países en desarrollo, que busca opciones de vida en un horizonte cada vez más amplio y lejano. Este marco mayor de opciones se soporta, también, en el desarrollo cualitativamente vertiginoso de la tecnología en áreas como la informática, la comunicación y el transporte que ha disminuido los costos económicos y sico-afectivos de la separación; y en redes sociales de migrantes pioneros que facilitan, principalmente, la información y los nexos para la migración. En el marco de esta realidad y de crisis económicas serias y recurrentes se han creado, para el caso ecuatoriano, las condiciones propicias para la emigración. La migración en Ecuador no es un fenómeno nuevo. La migración interna ha sido, más bien, antigua y permanente. Es la migración internacional la que es más reciente, las referencias más tempranas la sitúan en los años cincuenta, pero la emigración masiva tiene su origen a fines de los noventas. Esta emigración es particularmente importante no solo a nivel de las familias y comunidades afectadas sino a nivel nacional, por la gran cantidad de población movilizada y las ingentes cantidades de remesas recibidas.

3 CARACTERÍSTICAS DE LA MIGRACIÓN ECUATORIANA En primer lugar, la emigración es masiva, y, como tal, ocurre a partir de la crisis económica de Ecuador, a fines de los noventas. Sólo en el año 2001, salieron alrededor de medio millón de personas El ritmo de la emigración, aunque no necesariamente su magnitud relativa, es mayor en la Costa y en los sectores urbanos, respecto a los sectores rurales de la Sierra, que han sido los tradicionalmente emigrantes, lo cual está correlacionado con el mayor crecimiento de la pobreza y el desempleo en esa región y sector En tercer lugar, como en casos anteriores, la mayor parte de los migrantes son jóvenes, hijos o hijas de hogar, sin embargo, los jefes de hogar y cónyuges participan cada vez más (de 11,1% antes de 1995 al 18,6% entre 1995 y 2000) en la migración. La participación femenina también ha aumentado En cuarto lugar, la emigración ecuatoriana contemporánea tiene mucho que ver con una estrategia económica familiar y, en este sentido, no difiere mucho del comportamiento de la migración interna, la diferencia está en la escala de la movilidad, tanto espacial como económica En quinto lugar, los que migran al exterior no son los más pobres, migra gente con cierto ingreso, experiencia laboral y calificación. Entonces, más allá de una estrategia de supervivencia, la emigración es también una estrategia familiar de movilidad: lo que se busca son nuevas oportunidades y un mejor futuro, que no se vislumbran en Ecuador, ni con mayor capacitación, por tanto los factores influyentes no son sólo económicos

4 GENERALIDADES BÍBLICAS SOBRE MIGRACIONES La migración es un hecho común y constante en todo lo que los cristianos llamamos historia de la salvación escrita en la Biblia. Está presente desde el momento mismo de la formación del pueblo hebreo como tal, hasta la comunidad de cristianos que se consideran como peregrinos en esta tierra; pasando por migraciones voluntarias o violentas forzadas por imperios o por el hambre. Hasta Jesús, el llamado hijo de Dios, tuvo la experiencia de inmigrante, pues desde niño experimentó el desplazamiento (cf. Mt. 2,13.23).

5 MIGRACIÓN Y LLAMADO En la Biblia hay migraciones por llamado de Dios El caso más conocido es el de Abraham Génesis 12: 1-5 Dios había dicho a Abraham (12:1) La migración implica dejar la tierra, la familia e irse a otro lugar sufriendo una especie de desarraigo (12:1) Dios tenía un plan muy grande con este hombre…le dio la orden de migrar a la edad de 75 años (12:4) En este caso hay que estar muy seguro de que Dios es quien llama y no el Dios dinero, el Dios materialismo, el Dios status.

6 MIGRACIÓN Y LUCHA POR LA JUSTICIA Esto le pasa a nuestro Señor Jesucristo cuando era un bebé. Leamos Mateo 2:13-14 Es un factor político de injusticia que poner en escape a José, María y Jesús… Herodes quería matar a Jesús. En estos días muchas personas y familias son desarraigadas por factores políticos que ponen en riesgo sus propias vidas. El caso Colombia como un sistema de totalitario.

7 MIGRACIÓN Y CASTIGO En la Biblia hay migraciones por castigos de Dios. Libros y textos bíblicos aluden a la experiencia del sometimiento del pueblo de Israel por pueblos extranjeros. Durante el periodo llamado de los jueces, seis veces fueron sometidos por pueblos extranjeros. Y más tarde, después de la monarquía, fueron sometidos por los asirios, los babilonios, los persas, los griegos y, finalmente, los romanos. Sin embargo es la experiencia del exilio la que marca más profundamente su vida y su fe. Se trata de la experiencia de ser desplazado a la fuerza, militarmente, por un imperio, hacia un lugar extraño, lejos del lugar de la propia tierra. Los salmos y otros textos recordarán la experiencia amarga del cautiverio en Babilonia. Una experiencia de humillación. El salmo 137 refleja la crisis de fe de los deportados en Babilonia y la nostalgia del recuerdo de Jerusalén: ¨A orillas de los ríos de Babilonia estábamos sentados y llorábamos acordándonos de Sión… ¨ (137,1).

8 PRINCIPIOS ÉTICOS El recuerdo de ser inmigrante será la marca que les acompañará como un recordatorio en su relación con los extranjeros: no maltrates al extranjero o inmigrante, porque tú también fuiste extranjero en Egipto (Ex. 22,20). En primer lugar, aunque parezca obvio señalarlo, es necesario recalcar que todo mundo tiene derecho a emigrar e inmigrar, si se desea, para mejorar las condiciones de vida, o para huir de situaciones de muerte. El inmigrante no debe ser maltratado ni discriminado, al contrario, debe ser acogido como huésped, pues todos y todas en alguna medida hemos sido migrantes. Así como los desplazamientos militares son despreciables y marcan el dolor a través de varias generaciones, así también es despreciable llegar a otras tierras y dominar y discriminar a los nativos. Los colonos deberían ingresar con humildad y entrelazar sus sueños con los habitantes del lugar, y recordar que ellos son extranjeros. El recuerdo de que se es extranjero puede marcar los límites de dominación a otros inmigrantes. La existencia explícita de leyes que protejan a los inmigrantes es indispensable para el desarrollo de las sanas relaciones interhumanas. El inmigrante tiene derecho a guardar los recuerdos de su identidad, a alimentarse de sus propias raíces. Esto se facilita si se une a los demás inmigrantes de su cultura, formando colonias patrias, y si mantiene algún contacto con su propia lengua, sin complejo de inferioridad, es indispensable. Todo ello le da al inmigrante sentido de pertenencia y le ayuda a enraizarse, el tiempo que quiera, en el lugar que desee. El Dios de la Biblia explícitamente se coloca como aquel que defiende al forastero pobre, al inmigrante que no tiene quien le defienda.


Descargar ppt "BIBLIA Y MIGRACIÓN Un acercamiento pastoral y contextual."

Presentaciones similares


Anuncios Google