La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

Según el censo del año 1990, en el país se declararon católicos el 90.4%. En el del año 2000, el 88.22%. Unos Estados rebasaron esta cifra, como Aguascalientes.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "Según el censo del año 1990, en el país se declararon católicos el 90.4%. En el del año 2000, el 88.22%. Unos Estados rebasaron esta cifra, como Aguascalientes."— Transcripción de la presentación:

1

2 Según el censo del año 1990, en el país se declararon católicos el 90.4%. En el del año 2000, el 88.22%. Unos Estados rebasaron esta cifra, como Aguascalientes y Guanajuato con 96.07%, Jalisco con 95.39%, Querétaro con 95.37% y Michoacán con 95.12%. El resto de los Estados fluctuaron entre 85 y 95%. El Distrito Federal llegaba a un 90.57%. Los más bajos eran Campeche con 75.04%, Tabasco con 72.26%, Quintana Roo con 71.76% y Chiapas con sólo el 64.16%. Felipe Arizmendi, Obispo de Chiapas

3 Causas 1.Imagen de Dios con rasgos humanos 2.La entrada de la modernidad Andrés Torres Queiruga

4 1.Imagen de Dios con rasgos humanos Dios nos quiere tanto que, a pesar de nuestros pecados es incapaz de castigarnos. Es incapaz, justo por la razón contraria a los criterios y expectativas normales: porque soy Dios y no hombre (Os 11, 8-10), es decir, por su grandeza, que no aplasta, por su gloria que no vasalla.

5 2. La entrada de la modernidad La fe cristiana, sus fundamentos y sus tradiciones se ven ahora confrontados por la razón

6

7

8

9 ¿Qué es evangelizar?

10 El centro de la evangelización es Cristo: Dios hecho hombre que nace en una familia humilde, en medio de una cultura, vive proclamando un Reino de vida, de paz y justicia; muere por causa de ese Reino pero resucita triunfante de la muerte, generando con esto una esperanza de vida en todos sus seguidores.

11 La razón histórica del ser de la Iglesia es fundamentalmente la evangelización. Es más, sin proceso evangelizador no hay comunidad cristiana. La evangelización es el anuncio o testimonio del evangelio que la Iglesia realiza en el mundo mediante todo cuanto ella dice, hace y es.

12 El término evangelización El término evangelización, procede de la palabra evangelio¸ que en el Antiguo Testamento equivale al mensaje gozoso generador de alegría y a la recompensa que se da al mensajero porque trae una buena noticia. De ahí que evangelizar equivalga a Proclamar buenas noticias o Anunciar hechos salvadores.

13 La conversión en la evangelización La conversión es un elemento indispensable en el proceso de la evangelización. El término conversión viene del latín conversio que significa vuelta o giro a la luz de los relatos evangélicos, convertirse es retornar, bien a la fe, bien a una vida de gracia y justicia. Con el propósito de fomentar la conversión

14 Hasta hace pocos años se entendía únicamente por conversión el cambio de una persona básicamente creyente, de una situación de pecado a un estado de gracia, o bien el regreso al sacramento de la penitencia por parte de quien había abandonado la práctica religiosa y se conducía alejado de la moral católica.

15 No es tanto alejamiento del pecado como búsqueda de un sentido nuevo de la existencia, percepción de la presencia directa de Dios, vislumbre de la trascendencia y esperanza de que se cumpla totalmente la justicia de las promesas de Dios.

16 El primero corresponde a los que buscan dicha experiencia como momento místico. Descubren la palabra de Dios a través de los salmos y de otros relatos bíblicos, proclamados sobre todo en las celebraciones litúrgicas. Dos procedimientos evangelizadores.

17 Llegan a la convicción de que Dios se le reconoce por la Biblia y la liturgia. La vivencia mística se torna encuentro con la santidad de Dios en la revelación bíblica la doxología litúrgica y la oración personal. Los que siguen a esta experiencia de Dios por esta vía se guían por una teología eminentemente espiritualista.

18 El segundo procedimiento se caracteriza por la experiencia de Dios como compromiso ético en la inmanencia de la historia. La vivencia mística es encuentro con la justicia de Dios, que rechaza la postración de los pobres, los pueblos oprimidos y las razas sojuzgadas.

19 El creyente es consciente de vivir en la sociedad secular, donde el prójimo es hermano desvalido y el pobre es vicario de Cristo.

20 Una evangelización encarnada en la historia

21 La exhortación de Pablo VI Evangelii Nuntiandi sustituyó oficialmente el término misión por evangelización, por proceder este último de evangelio (contenido de la misión) y no tener las resonancias folclóricas y lejanas que tenía le vocablo misiones (apostolado entre africanos o asiáticos).

22 Al inaugurar la Conferencia de Puebla, Juan Pablo II dijo al respecto: la misión evangelizadora tiene como parte indispensable la acción por la justicia y las tareas de promoción del hombre, y entre evangelización y promoción humana hay lazos muy fuertes de orden antropológico, teológico y de caridad.

23 Es necesario recuperar la dimensión social de la fe a partir de las bienaventuranzas. No debemos quedarnos en la mera crítica social de las instituciones y de las corrupciones. Hay que concretar, aplicar, encarnarse. No es posible experimentar a Dios dando la espalda a la historia y al mundo.

24 Sin discernir los signos de los tiempos a la luz del evangelio es imposible llegar a la experiencia religiosa cristiana madura. Las grandes preguntas por las injusticias, opresiones, abusos y explotaciones que se comenten en el mundo son cuestiones que no pueden quedar al margen de la experiencia de Dios. En una palabra, la conversión cristiana como experiencia de fe, fruto de la evangelización histórico-liberadora, no es un repliegue sobre sí mismo sino apertura al Otro y a los otros en la senda del Reino de Dios.

25 Trabajo en equipo Leer: Casiano Floristán, Qué es Evangelizar, p Resolver esquema de trabajo Nº 1, p. 28.

26

27

28 La misión de los movimientos apostólicos adquirió después del concilio un nuevo relieve cuando se atisbó la importancia de la evangelización, las comunidades de base y el compromiso liberador de los pobres y marginados.

29 Dos rasgos básicos caracterizan a los participantes de estos movimientos: 1.su fe personal 2.y su compromiso social y político.

30 La fe no es entendida como mera respuesta espiritual, sino como entrega a las exigencias del Reino de Dios para construir un mundo de justicia y de solidaridad, desde las apelaciones profética y evangélica.

31 Es aceptación deliberada, empeño consciente y exigencia ética de trabajar por los demás y por una sociedad más humana y más justa, preludio del Reino de Dios. Los cristianos de los movimientos apostólicos expresan su fe en términos de testimonio y compromiso.

32 Para descubrir este tipo de evangelización fue decisivo percibir el mensaje social del evangelio, la radicalidad de Jesús de Nazaret, el Cristo, la relación del Reino de Dios con la sociedad, y la situación injusta cuando están conculcados los derechos humanos, la pésima distribución de la riqueza en el mundo, la lacra de las drogas y los militarismos, el crecimiento de la violencia y el terrorismo y la opción por los pobres.

33 Después del Concilio aparece un nuevo tipo de seglar activo en grupos y comunidades que, junto a sacerdotes encarnados con el pueblo y a religiosas situadas en barrios marginados, dan lugar a otro tipo de comunidad cristiana, y en sintonía con los movimientos sociales que favorecen a los más necesitados.

34 Utilizan el método ver – juzgar – actuar, la revisión de vida, la formación por la acción, el compromiso social y político, la dirección responsable del seglar, el análisis permanente de la realidad y la importancia de los ambientes de vida. El Dios experimentado es distinto del pre conciliar.

35

36 Para los lasallistas, la evangelización y el apostolado son elementos esenciales en la propuesta educativa: Acercamos los medios de salvación a los niños, niñas y jóvenes, particularmente a los pobres, promoviendo instancias de formación formales y no formales que promuevan la construcción de un mundo más justo, fraterno y solidario. Horizonte Pedagógico, nº 16.

37 La intención de la escuela es clara: crear un espacio adecuado donde los niños y jóvenes aprendan a vivir bien. Lo expresa así la primera regla de los Hermanos, publicada en 1718: El fin de este Instituto es dar educación a los niños; y con este objeto tiene las escuelas, para que, estando los niños mañana y tarde bajo la dirección de los maestros, puedan estos enseñarles a vivir bien… (OC RC 1, 3) Modelo Educativo Lasallista pág, 20.

38 No se trata de formar cristianos cualesquiera, sino, como describe repetidas veces, verdaderos cristianos. Y el verdadero cristiano es aquel que se esfuerza en practicar los consejos evangélicos y se encuentra siempre abierto al otro, a sus necesidades. Modelo Educativo Lasallista, pág. 22

39 Por ello buscamos formar hombres y mujeres conscientes de la precariedad y flaqueza humana, del valor que se esconde detrás de la enfermedad, el sufrimiento e incluso la muerte, sabedores que la justicia es el camino para la paz y que a pesar de todo, esperan un mundo diferente, donde el Reino de Dios se haga realidad. Modelo Educativo Lasallista, pág. 31

40

41 Trabajo en equipo Leer: Pedagogía de la fe por edades, p Resolver esquema de trabajo Nº 1, p. 32.


Descargar ppt "Según el censo del año 1990, en el país se declararon católicos el 90.4%. En el del año 2000, el 88.22%. Unos Estados rebasaron esta cifra, como Aguascalientes."

Presentaciones similares


Anuncios Google