La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

VIRTUDES VOLITIVAS MORALES Las virtudes volitivas le otorgan al hombre el dominio sobre sí mismo, tanto en su vida personal como en su vida social. Guardan.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "VIRTUDES VOLITIVAS MORALES Las virtudes volitivas le otorgan al hombre el dominio sobre sí mismo, tanto en su vida personal como en su vida social. Guardan."— Transcripción de la presentación:

1 VIRTUDES VOLITIVAS MORALES Las virtudes volitivas le otorgan al hombre el dominio sobre sí mismo, tanto en su vida personal como en su vida social. Guardan el equilibrio entre las opciones y las realizaciones del individuo. De ahí que se definan como el hábito de escoger manteniéndose en el medio justo, señalado por la razón

2 Voluntaria e iterior La virtud volitiva moral es muy exigente: - Debe ser voluntaria. Las virtudes innatas pueden transformarse en voluntarias si se asumen libremente con un fin. - Debe ser interior. No basta con el comportamiento externo, las vivencias morales ocurren en lo íntimo del hombre, en lo secreto.

3 Íntegra - Debe ser íntegra. No basta con que la virtud actúe en un ámbito, dejando otro fuera. Un hombre que sólo es ordenado con las cosas materiales y no lo es en sus pensamientos, no vive íntegramente el orden. Para ser íntegra, una virtud debe además estar gobernada o formalizada por la prudencia.

4 Virtudes Fácticas Si la virtud no cumple con alguna de estas características no puede ser moral, sino que se queda en el nivel de lo fáctico. Las virtudes volitivas fácticas son las que no cumplen con alguno de los requisitos de las virtudes volitivas morales y entonces se ordenan a algún fin medio del hombre.

5 Justo Medio Cabe señalar aquí que el justo medio que menciona la definición se refiere a la conformidad de la acción con el dictamen de la razón hacia el bien. El mal genera discordia, ya por exceso, ya por defecto y de ahí que se busque el medio entre ellos, puesto que se tratará del medio virtuoso.

6 Dicho medio virtuoso puede darse: Como medio real: tratándose de las virtudes que regulan las relaciones exteriores entre los hombres (la justicia). Como medio de razón: donde la razón debe regular a las pasiones, o a la afectividad toda entera, incluyendo a la voluntad y por lo cual el medio será subjetivo y cambiante de acuerdo a las circunstancias, e imposible de encajonar en actitudes universales y tipificadas (tal es el caso de la prudencia, la templanza y la fortaleza).

7 DISTlNCION DE LAS VIRTUDES VOLlTIVAS ENTRE SI. Se distinguen por la materia de los valores morales, por las facultades a las que afectan, por la diversidad de relación que el objeto del apetito tiene con la razón, etcétera. Pero en términos generales: - por el objeto considerado. - por el sujeto próximo a ellas.

8 Objeto de las virtudes volitivas En general, el objeto de las virtudes volitivas morales es el bien moral dictado por la razón y el sujeto próximo es la voluntad o cualquier otra potencia movida por la voluntad, ya que la virtud reside en las facultades capaces de consumar obras buenas.

9 Las Virtudes Cardinales Por razón de su objeto, hay cuatro grandes direcciones desde donde la virtud gobierna la vida moral del hombre. Se han denominado "VIRTUDES CARDINALES". De éstas SE DERIVAN TODAS LAS DEMAS y por lo tanto las mencionaremos a continuación.

10 NATURALEZA Y DEFINICION: La virtud volitiva moral: - Es el hábito bueno de la voluntad. - Hace bueno al que la posee y hace buena a su obra. - Es un hábito "electivo", porque consiste en una buena elección. - Perfecciona a la parte apetitiva del alma, ordenándola al bien de la razón. - Es el bien de la razón moderado y ordenado según ella.

11 Virtud = Justo Medio - "LA VIRTUD VOUTIVA MORAL ES EL HABITO DE ESCOGER MANTENIENDOSE EN EL JUSTO MEDIO SENALADO POR LA RAZON, CARA AL FIN DEL HOMBRE."

12 Clasificación Virtudes Morales o Cardinales - Justo Medio Real: Virtud que regula las relaciones exteriores entre los hombres: Justicia. De Razón: virtudes de la vida afectiva personal: Prudencia, Templanza, Fortaleza.

13 Naturaleza de las Virtudes Cardinales La palabra "cardinal" significaba originalmente el gozne o quicio sobre el cual gira una puerta. Así, metafóricamente, las virtudes cardinales son el gozne sobre el cual se apoya y gira la vida humana. Sobre ellas se apoyan las demás virtudes y a semejanza de los cuatro puntos cardinales, son las cuatro directrices de la conducta del hombre. Así pues, en un sentido amplio, son las condiciones generales de toda virtud volitiva.

14 Virtudes Cardinales Así pues, en un sentido amplio, son las condiciones generales de toda virtud volitiva. La sinceridad es virtud derivada de la Justicia. La modestia es virtud derivada de la Templanza. La mansedumbre es virtud derivada de la Fortaleza. La oportunidad es virtud derivada de la Prudencia. Existen varias virtudes volitivas derivadas, pero todas ellas pueden reducirse a una o varias de las virtudes volitivas cardinales.

15 Virtudes Cardinales - PRUDENCIA: (reside en la razón) consiste en la recta razón en el obrar. Gobierna a las otras tres. - JUSTICIA: (reside en la voluntad) consiste en la rectitud en el bien con relación a los demás. - TEMPLANZA: (reside en la voluntad que gobierna el apetito concupiscible) consiste en la moderación de las pasiones del apetito concupiscible. - FORTALEZA: (reside en la voluntad que gobierna al apetito irascible) consiste en la moderación de las pasiones del apetito irascible.

16 Moderación El término MODERACION significa tanto represión como impulso. En un momento dado la fortaleza consiste en IMPULSAR la ira contra un vicio que se quiere desterrar. En otro momento puede consistir en refrenar la desesperanza respecto a una meta que se considera conveniente. Algo semejante sucede con las otras virtudes volitivas.

17 Prudencia "ES LA RECTA RAZON DEL OBRAR" "GOBIERNA LOS ACTOS DE LAS OTRAS VIRTUDES VOUTIVAS EN FUNCION DE LAS CIRCUNSTANCIAS CONCRETAS".

18 Prudencia Es la primera de las virtudes cardinales. Le corresponde dirigir la actividad virtuosa, estableciendo un equilibrio en la elección de los medios. Su actividad es inmanente, puesto que se ordena al bien del que obra (operante), perfeccionándolo a él mismo en su actividad. El hombre prudente persigue su propio bien respecto al fin común y total de la vida

19 Prudencia Se la considera una virtud a la vez intelectual y moral, ya que su función es la de conocer los fines para dirigir y mandar sobre la elección de los medios que afectan a la efectividad del hombre.

20 Prudencia - Como virtud intelectual (en cuanto a su esencia): Está vinculada a la parte práctica del entendimiento, puesto que no conoce por conocer, sino para dirigir y mandar efectivamente la acción. Conoce los principios universales de la acción para regir los casos particulares.

21 Prudencia Tiene de común con las demás virtudes intelectuales el conocer la verdad, pero se distingue de ellas en que la verdad que conoce se refiere a la conformidad con el juicio prudencial. Puede equivocarse en cuanto a que se enfrenta con la multiplicidad de las situaciones contingentes de la vida, pero es infalible en cuanto a que regula y asegura rectamente a la acción por su conocimiento del fin que se busca.

22 Prudencia - Como Virtud Moral (en cuanto a su materia): La prudencia también es virtud moral, puesto que consiste en la recta determinación de los medios que hay que escoger para realizar los fines y valores de la vida humana. Lo cual implica su afectividad. Por lo tanto, el mérito de la prudencia no consiste en la sola consideración, sino en la aplicación a la obra

23 Justicia "La justicia es la voluntad habitual de dar a cada quien lo suyo". El objeto de la justicia es el derecho, o lo debido a otro. Su acto es dar a cada uno lo que le es debido. Así, la justicia debe estar regulada por una medida de igualdad, donde el justo medio consiste precisamente en una igualdad de proporción entre el objeto externo y la persona externa.

24 Justicia El bien y el mal en las obras de justicia se consideran por la igualdad de medida hacia el otro, basada en la noción de la deuda. La deuda indica una cierta relación de exigencia o necesidad donde uno de los miembros está subordinado al otro.

25 Justicia La disposición hacia el otro puede darse de dos maneras: 1) Al otro individualmente considerado. 2) Al otro en común, en cuanto sirve a una comunidad, porque sirve a todos los individuos que se encuentran en ella.

26 Justicia Así pues, todos los actos exteriores están subordinados por medio de la justicia al orden del bien común. El hombre es un ente social, pero para que esta sociabilidad sea aceptable para establecer un modo de vida, el hombre debe respetar a los demás miembros de su sociedad.

27 Justicia Entonces se hace posible la vida en la comunidad y el hombre, a través de ella, puede desarrollar sus facultades y superar sus limitaciones para alcanzar el fin que se ha propuesto. La justicia, por lo tanto, es una condición necesaria para la sociabilidad humana, y en tanto que se practique con rectitud y estabilidad, se convierte en virtud.

28 Templanza "Es la virtud de moderar las pasiones del apetito concupiscible (o pasiones de los bienes fáciles)". La templanza debe moderar dos de las tendencias más fuertes del apetito concupiscible en el hombre, puesto que dichas inclinaciones siguen la intención de la misma naturaleza:

29 Templanza a) la alimentación: orientada a conservar y desarrollar al individuo. b) las relaciones sexuales: orientadas a conservar y desarrollar la especie.

30 Templanza Estos apetitos son naturales en el hombre, pero cuando se desbordan adquieren tal fuerza pasional que dominan el resto de sus actividades, incluyendo su racionalidad. El desenfreno de estos deseos y placeres es una manifestación del aspecto animal del hombre.

31 Templanza La moderación por la templanza consiste en el justo medio entre la exageración de estas pasiones y la supresión total de ellas puesto que no se trata de negar su valor, sino de ubicarlo correctamente dentro del contexto general de las acciones humanas.

32 Fortaleza "Es la virtud de moderar las pasiones del apetito irascible (o pasiones de bienes difíciles)". La virtud de la fortaleza realiza en grado sumo la firmeza respecto a las reacciones del apetito irascible -temor y audacia de modo especial- que nacen en la afectividad de los peligros, especialmente el peligro de muerte.

33 Fortaleza El temor y la audacia pueden considerarse desde dos niveles de profundidad, esto es, como reacciones ante un mal que amenaza al ser en su integridad y por lo tanto se da el deseo de perdurar en la existencia, o simplemente como reacciones ante un mal difícil de superar, que contraría las inclinaciones del apetito.

34 Fortaleza " el hombre con fortaleza puede vencer todos los peligros, obstáculos y penalidades que se le atraviesan; es perseverante, paciente y magnánimo. La actividad propia de la fortaleza consiste en resistir los asaltos del mal y los temores y atacar con una audacia moderada por la razón.


Descargar ppt "VIRTUDES VOLITIVAS MORALES Las virtudes volitivas le otorgan al hombre el dominio sobre sí mismo, tanto en su vida personal como en su vida social. Guardan."

Presentaciones similares


Anuncios Google