La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

TEMA 6. MOTIVACIÓN. Módulo 6. Motivación I. Introducción Todas las explicaciones psicológicas de la actividad humana conceden una gran importancia a la.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "TEMA 6. MOTIVACIÓN. Módulo 6. Motivación I. Introducción Todas las explicaciones psicológicas de la actividad humana conceden una gran importancia a la."— Transcripción de la presentación:

1 TEMA 6. MOTIVACIÓN

2 Módulo 6. Motivación I. Introducción Todas las explicaciones psicológicas de la actividad humana conceden una gran importancia a la motivación. Cualquiera que sea la actividad en que nos fijemos, las variables motivacionales desempeñan un papel fundamental en su ejecución y, sobre todo, en la calidad de la misma. Es más, sin motivación difícilmente puede haber aprendizaje. Si los factores cognitivos son importantes en tanto que suponen el potencial intelectual del alumno para afrontar el aprendizaje, los factores motivacionales lo son en tanto que son los responsables de la activación, de la dirección y de la persistencia de la conducta. Dicho de otra manera: para aprender eficazmente son necesarias dos condiciones en el alumno: poder y querer. El poder es un problema de capacidad. El querer es un problema de motivación: de los motivos que tenga el alumno, de sus expectativas, de su autoconcepto, de sus actitudes e intereses.

3 Módulo 6. Motivación II. La motivación 2.1 ¿Qué es? La actividad del ser humano consiste en responder de un modo organizado a los estímulos o situaciones que se le presentan. Para ello, cuenta con toda una variedad de programas: unos, de carácter innato, que le permiten responder a ciertos estímulos mediante comportamientos instintivos y reflejos, y otros, de carácter adquirido, que le capacitan para responder a otra gran variedad de estímulos y de situaciones mediante pautas o modos de comportamiento que va adquiriendo, perfeccionando y modificando a lo largo de su vida. Pero el hecho de que una persona posea un repertorio de programas no basta para que responda ante un determinado estímulo. Para ello es necesario, además, poner en actividad ese proceso, y esto depende de la motivación, que podemos definirla como la fuerza que impulsa y orienta la actividad de los individuos a conseguir un objetivo.

4 Módulo 6. Motivación 2.2 Explicaciones de la motivación De las explicaciones homeostáticas a las conductistas Las primeras explicaciones de la motivación se remontan al concepto de homeostasis (Claude Bernard, mediados s. XIX y desarrollado por Cannon, 1932). Consiste en unos mecanismos de autorregulación del organismo para compensar las variaciones internas que se produzcan en él, o en su entorno, para mantener la constancia o el equilibrio de su medio interno (ej. La temperatura corporal). Trasladado el concepto al plano psicológico, cualquier alteración del equilibrio psicológico provoca una necesidad o exigencia de reequilibración, que no cesa hasta que la carencia es eliminada. La motivación, según esto, es entendida como un proceso de equilibración. CARENCIA NECESIDAD IMPULSO CONDUCTA INCENTIVO Reequilibración

5 Módulo 6. Motivación Este paradigma es el que sirve de base a las explicaciones conductistas de la motivación. Para los conductistas, la motivación se inicia en las necesidades biológicas del organismo –hambre, sed, sexo, etc.-, que provocan un impulso, que produce la conducta, orientada hacia la obtención del incentivo, que satisface la necesidad. Las satisfacciones de las necesidades da lugar a que ciertos actos y experiencias se asocien a los reforzadores primarios a través del condicionamiento. Una de las teorías más importantes dentro de este paradigma conductista es la teoría de la reducción de la necesidad, modificada más tarde por la teoría de la reducción del impulso de Hull (1943, 1952). Según este autor, si una conducta reduce un impulso, es probable que el sujeto repita esa misma conducta cuando de nuevo se encuentre en la misma situación.

6 Módulo 6. Motivación Estas explicaciones, sin embargo, se mostraban insuficientes para explicar algunas conductas, pues se veía que su activación no dependía sólo de las carencias o necesidades. Esto movió a algunos psicólogos, entre ellos el propio Hull, a pensar que algunos incentivos podían tener fuerza motivacional simplemente por hedonismo, por el placer que se obtiene con su obtención. Los incentivos pues, independientemente de su valor homeostático para reducir una necesidad o un impulso, pueden activar la conducta, si bien teniendo en cuenta que estos no tienen el mismo valor para todos los sujetos ni aún para el mismo sujeto en momentos diferentes. Un aspecto que encontramos en todas las explicaciones conductistas es que la motivación es extrínseca, esto es, que está determinada por la obtención de recompensas o de incentivos externos. El administrar calificaciones, puntos u otras recompensas cuando aprenden es un intento de motivar a los alumnos por medio de reforzadores extrínsecos.

7 Módulo 6. Motivación Explicaciones cognitivas Las personas no respondemos de una manera automática ante las carencias o ante los estímulos externos, sino que más bien actuamos movidos por procesos perceptivos e intelectuales que tienen lugar en el individuo cuando se encuentra ante un estímulo o una situación. Dentro de las explicaciones cognitivas, hay dos teorías especialmente importantes: 1. Tolman (1932, 1951) fue uno de los primeros autores que introducen los procesos cognitivos en la motivación y propuso que en la conducta motivada se integran tres tipos de variables: el motivo, la expectativa y el incentivo. a. El motivo: carencia o necesidad de algo, de algún objetivo concreto. b. Expectativa: esperanza de poder conseguir el objetivo. c. Incentivo: valor que el objetivo tiene para el individuo. Para Tolman pues, la conducta motivada va siempre dirigida hacia una meta, y las expectativas, junto con las necesidades y el valor del objetivo, son las variables responsables de la activación de la conducta.

8 Módulo 6. Motivación 2.Festinger (1957), fundamenta la motivación en la disonancia cognitiva, esto es, en la alteración mental que se produce cuando dos ideas o dos conceptos incompatibles entran en conflicto. Es esa alteración mental, que tiene características incómodas o aversivas, la que impulsa al individuo a una acción orientada a armonizar o superar la incompatibilidad de los conceptos o ideas causantes del conflicto mental, esto es, a conseguir la consonancia. Para Festinger, tres son las razones por las que se produce disonancia y, consecuentemente, la activación de la conducta: a) Cuando las actitudes y pensamientos personales están en pugna con las normas sociales. b) Cuando no se cumplen las expectativas, es decir, cuando una persona espera un acontecimiento y sobreviene otro. c) Cuando se produce un conflicto entre los pensamientos de un individuo y su conducta. En contraposición a la concepción conductista, la fuente de la motivación en la concepción cognitiva es interna: la motivación es intrínseca. Ahora no son las recompensas o incentivos externos los que activan la conducta, sino procesos internos al individuo: son sus elecciones, decisiones, planes, expectativas de éxito o de fracaso lo que mueve a los individuos a actuar.

9 Módulo 6. Motivación Explicaciones psicoanalíticas Las explicaciones psicoanalíticas tuvieron una fuerte influencia en la primera mitad del siglo XX (antes de la aparición de las Psicología Cognitiva), se enmarcan dentro de la tradición instintivista que dominó durante el s. XIX y que explicaba toda la conducta –incluso la conducta social-, en función de los instintos. Conceptos motivacionales en las explicaciones freudianas: a) Homeostasis: La activación de la conducta se debe a un impulso para mantener el la estabilidad del medio interno del organismo cuando una necesidad provoca un desequilibrio. b) Hedonismo: Conseguir el placer y evitar el dolor es el objetivo principal de la actividad.

10 Módulo 6. Motivación Dentro de su modelo de estructura de la personalidad, Freud distingue tres agentes: 1. Id o Ello: Es lo primero que aparece. Contiene toda la energía mental del individuo y en él residen los impulsos esenciales para sobrevivir. Divide estos instintos en dos grandes subgrupos: 1.1. Eros, que son los instintos de la vida, e incluyen los instintos sexuales y los de autoconservación Tanatos: los instintos de la muerte y tienden a la desorganización y destrucción del organismo. Ambos dan lugar a dos importantes pulsiones: el sexo y la agresividad, que constituyen, para Freud, las dos fuerzas principales de la motivación humana. 2. Ego o Yo: Se encarga del contacto con el mundo real. 3. Superego o SuperYo: Representa la conciencia moral, y aparecen más tarde.

11 Módulo 6. Motivación Otros dos conceptos importantes en la explicación freudiana son los de motivación inconsciente y el de represión. El id es inconsciente y opera únicamente por el principio de placer. Pero el ego, que es consciente, controla las demandas instintivas del id, y decide, si conviene, su satisfacción o, en caso de poner en peligro la autoconservación del organismo, la posterga o la reprime. En consecuencia, los individuos muchas veces no comprenden por qué se comportan como lo hacen, pues su motivación es inconsciente. Y esto es, en resumen lo que nos viene a proponer Freud: que la vida mental del hombre no siempre es consciente, pues su comportamiento aparentemente racional puede estar impulsado por fuerzas que radican por debajo de los niveles de conciencia.

12 Módulo 6. Motivación Explicaciones humanísticas Los psicólogos humanistas defienden, por un lado, que la psicología es el estudio del interior de la persona, de su personalidad, a la que sólo se accede a través de la introspección. Por otro lado, defienden que son unas necesidades básicas jerarquizadas las fuerzas que explican la actividad del individuo, y no los instintos que describe la psicología freudiana. La personalidad de cada individuo, singular y distinta a la de las demás, se caracteriza por poseer una fuerza motivacional y dinámica que le impulsa, dentro de su libertad personal, a la búsqueda y desarrollo de su propia identidad, a su autorrealización. Estas ideas de libertad personal, de autodeterminación y de autorrealización, son defendidas por Maslow (1954) y por Rogers (1961): la naturaleza humana, en general, y cada individuo, en particular, posee una capacidad inherente, innata, de realización de su propio proyecto de vida, de llegar a ser la clase de persona que potencialmente se es capaz de ser. El grado en que cada persona se autorrealiza depende de un conjunto de circunstancias facilitadoras o inhibidoras que provienen de su ambiente físico, social y cultural, por un lado, y de la biología del individuo, por otro. En cualquier caso el hombre posee un amplio margen de libertad, y está capacitado para conseguir su propio acabamiento, o, como dice Rogers, para llegar a convertirse en persona.

13 Módulo 6. Motivación 3. Teorías de la motivación 3.1 Teoría de Maslow Se basa en la idea de que la satisfacción de las necesidades es el principio fundamental que subyace en el desarrollo de la persona (Maslow, 1968). Maslow señala siete necesidades básicas, ordenadas jerárquicamente, con un doble sentido: a) Por un lado nos dice que las necesidades de cada nivel sólo aparecen si han sido satisfechas las de los niveles anteriores. b) El proceso evolutivo de aparición y desarrollo de las necesidades en los seres humanos se produce siguiendo el siguiente orden:

14 Módulo 6. Motivación 1. Necesidades fisiológicas: Necesidad de comer, beber, dormir, tener un refugio para cobijarse, etc. 2. Seguridad física y psicológica: necesidad de apoyo y de contar con un ambiente ordenado, ausente de peligros físicos y psicológicos. 3. Pertenencia y afecto: necesidad de integración y afecto dentro de un grupo social, como la familia o el grupo de compañeros. 4. Autoestima: necesidad de tener una imagen positiva de sí mismo basada en la aprobación y el reconocimiento de los demás. 5. Logro intelectual: necesidad de curiosidad, de conocer y comprender el mundo. 6. Apreciación estética: búsqueda del orden y de la belleza. 7. Autorrealización: llegar a ser lo que se es capaz de ser. Maslow agrupa estas siete necesidades en dos categorías: Necesidades de deficiencia –las de los cuatro primeros niveles- y necesidades del ser –recoge las tres necesidades de los tres niveles superiores-.

15 Módulo 6. Motivación A pesar de la relevancia que ha tenido la teoría de Maslow, también ha recibido sus críticas, centradas en el hecho de que las personas no siempre parecen comportarse de la manera que se indica en la teoría. Sin embargo, este planteamiento tiene importantes repercusiones educativas, pues ofrece un marco de referencia para reflexionar sobre las motivaciones de los alumnos. Es cierto que los esfuerzos de los alumnos por satisfacer las necesidades de los niveles inferiores pueden en ocasiones inhibir sus impulsos de lograr objetivos de los niveles superiores.

16 Módulo 6. Motivación 3.2 Teoría de la motivación de logro Implica la necesidad de los individuos superar las tareas difíciles, de dar lo mejor de sí mismos, de alcanzar metas altas y de estar por encima de los demás. A veces nos encontramos con alumnos que tienen unas aptitudes y unos conocimientos similares y que, sin embargo, consiguen resultados muy diferentes. La explicación podría estar en que esos alumnos que destacan tienen una mayor motivación de logro. McClelland determinó dos aspectos importantes en la motivación: a) Las expectativas –de tipo cognitivo-: Creencia de ser capaz de superar la tarea. b) El valor del incentivo –de tipo emocional-: Grado de atracción que tiene para el alumno. Cuando ambos son positivos, se produce una conducta de aproximación, y cuando son negativos, de evitación.

17 Módulo 6. Motivación Atkinson (1964) propuso que la motivación de una persona por alcanzar un objetivo es el producto de tres factores: a) La fuerza del motivo o impulso (I): Disposición general y estable para luchar por un tipo de satisfacción. Tiene dos dimensiones: - Motivo de éxito - Motivo de evitación del fracaso b) La expectativa o probabilidad de éxito (E). Tiene dos dimensiones: - Expectativa de éxito - Expectativa de fracaso c) El valor del incentivo (V). Tiene dos dimensiones: - Atracción - Aversión M= (Ie x Ee x Ve) + (If x Ef x Vf) Tendencia apetitivaTendencia evitativa

18 Módulo 6. Motivación Según Atkinson, en todas las personas se da tanto la motivación para lograr el éxito como la motivación para evitar el fracaso, pero difieren en cuanto a su disposición para afrontar el riesgo. Así: Las personas cuya motivación para lograr el éxito es mayor que su motivación para evitar el fracaso prefieren tareas de dificultad intermedia o que encierran un riesgo moderado. Las personas cuya motivación para evitar el fracaso es mayor que su motivación para lograr el éxito prefieren tareas de dificultad extrema, es decir, o muy fáciles, o muy difíciles. Trasladar estos principios al aula.

19 Módulo 6. Motivación Desarrollo de la motivación de logro. Práctica

20 Módulo 6. Motivación 3.3 Teoría de la Atribución de Weiner Los investigadores, al estudiar los procesos cognitivos implicados en la motivación, se dieron cuenta que la evaluación que hacen los individuos de sus niveles de éxito alcanzados y el tipo de causas a las que atribuyen sus éxitos o fracasos, eran causas determinantes de sus emociones y de su conducta. Los antecedentes de los estudio de la atribución se encuentran en Heider (1958), psicólogo social, quien utilizó este término para denominar las explicaciones causales que los individuos hacen de sus conductas y de las de los demás. La Teoría de Weiner (1974, 1979, 1986, 1992), viene a decir que los alumnos en el aula, y las personas en cualquier circunstancia, tratan de explicarse sus éxitos y sus fracasos, atribuyéndolos a distintas causas (capacidad, esfuerzo, la dificultad de la tarea o la suerte). Esa atribución afecta a la conducta del individuo.

21 Módulo 6. Motivación Aspectos importantes de la Teoría de Weiner: 1) Posibles causas a las que los alumnos atribuyen sus éxitos o fracasos Según Weiner pueden clasificarse en: a) Internas o externas (locus de causalidad), según estén dentro o fuera del alumno (ej. El esfuerzo o la exigencia del profesor). b) Estables o inestables (estabilidad), según su permanencia de una situación a otra (ej. La capacidad o el esfuerzo). c) Controlables o incontrolables (controlabilidad), según sean susceptibles o no de ser modificadas o controladas por el alumno (ej. El esfuerzo o la suerte)

22 Módulo 6. Motivación 2) Consecuencias emocionales y conductuales que se derivan de esas atribuciones ( ver tabla). La situación más positiva la encontramos cuando un alumno atribuye el éxito a causas internas, estables y controlables. La situación más negativa la encontramos cuando un alumno atribuye el fracaso a causa internas, estables e incontrolables. Las causas de atribución más frecuentes de éxito y fracaso de los alumnos, según Weiner, son la habilidad y el esfuerzo.

23 Módulo 6. Motivación Investigaciones recientes sobre la Teoría de la Atribución (Sampascual y Otros). Resultados: 1. Existen relaciones significativas entre el tipo de atribuciones que realiza el alumno y el rendimiento escolar. Los alumnos que alcanzan buenos resultados suelen atribuir este rendimiento a la capacidad y al esfuerzo, mientras que aquellos que obtienen un rendimiento bajo lo atribuyen a la suerte. 2. Existen relaciones entre el tipo de atribuciones que realizan los alumnos y sus expectativas. 3. El problema de las atribuciones causales y su relación con el rendimiento académico es un tema muy complejo que, aunque conocido, todavía requiere de mucha investigación.

24 Módulo 6. Motivación Cambio atribucional Los alumnos que, por ejemplo, atribuyen sus malos resultados académicos a su baja capacidad intelectual, pueden cambiar sus atribuciones en una dirección oportuna, es decir, a la falta de un esfuerzo razonable? (Esquema p. 302). Hay investigaciones que demuestran que este tipo de cambio atribucional es posible, lo cual es muy importante desde el punto de vista educativo. Es verdad que la percepción o autoconcepto que tiene un alumno de su propia capacidad no cambia con rapidez, pero los profesores pueden conseguirlo. Los maestro y profesores deben estar atentos a que la motivación de sus alumnos depende del tipo de atribuciones que hagan de sus éxitos y fracasos y, principalmente, de si las causas son controlables o incontrolables. Deben procurar que las causas de los posibles fracasos de sus alumnos no sean atribuidas a la falta de capacidad o a la suerte, sino que la atribución se oriente a la falta de esfuerzo. Para alcanzar este objetivo, el maestro o profesor puede seguir dos estrategias complementarias:

25 Módulo 6. Motivación a) Seleccionar y ordenar las tareas de manera que los alumnos consigan el éxito, siempre que él ponga un esfuerzo adecuado. Para ello, debe comenzar con tareas sencillas cuya dificultad, y el esfuerzo necesario, se irá incrementando gradualmente, a medida que el alumno se vaya mostrando más motivado para trabajar. b) Mejorando el autoconcepto: se debe conseguir que el alumno llegue a pensar que es capaz de hacer bien las cosas si pone el esfuerzo adecuado. Un aspecto clave de la teoría atribucional radica en la propia percepción individual, esto es, en el autoconcepto. Si un alumno cree que no tiene capacidad para superar un examen o para aprender una materia, es probable que actúe en consecuencia, aunque sus capacidades reales le permitan afrontar ese aprendizaje. De ahí la importancia de que los padres y profesores animen y motiven a los alumnos y les ayuden a modificar su autoconcepto.

26 Módulo 6. Motivación 4. Motivación intrínseca y extrínseca La motivación de los alumnos para el aprendizaje, al igual que la motivación que impulsa a los individuos para cualquier actividad, puede ser extrínseca o intrínseca: La motivación es intrínseca cuando los motivos que conducen al alumno hacia el aprendizaje son inherentes al propio alumno (satisfacción que le produce la propia actividad, el conocimiento que consigue, el placer de descifrar un interrogante o enigma…). Si, por el contrario, el motivo que impulsa a prender es ajeno al propio aprendizaje, esto es, si viene determinado por incentivos o reforzadores positivos o negativos externos al propio alumno, entonces se dice que la motivación es extrínseca (conseguir un aprobado o una nota elevada, o satisfacer las expectativas de padres o profesores).

27 Módulo 6. Motivación Bruner (1966) A menudo es difícil distinguir entre estas dos clases de motivación en el aprendizaje de un alumno, pues es probable que estén actuando en él motivos extrínsecos e intrínsecos a la vez. En las situaciones reales de aprendizaje es probable que la motivación del alumno sea el resultado de una mezcla de un interés personal intrínseco del alumno, junto a la fuerza de otros motivos extrínsecos. Y es ese interés personal por la tarea el que debe ser buscado por el profesor, que puede ser despertado, según Bruner, mediante todo aquello cuya significación sea evidente para el alumno, independientemente de si los contenidos versas o no sobre temas familiares. Para Bruner, aunque no rechaza el uso del reforzamiento, el interés por el aprendizaje sólo se mantiene cuando existe una motivación intrínseca, lo que es fácil de conseguir, dado que existe en los alumnos, según él, un instinto innato de curiosidad.

28 Módulo 6. Motivación 5. Estimulación de la motivación ¿Qué puede hacer el profesor para estimular en el alumno el deseo de aprender? 1. Propiciar un clima relajado y seguro en el aula: clima de libertad y seguridad psicológica. 2. Proponer objetivos y contenidos de aprendizaje significativo: Conocer cuáles son dichos objetivos y contenidos y que estén formulados y relacionados con los intereses del alumno, relevantes, con un nivel adecuado de dificultad y con conexión con la vida real. 3. Provocar la disonancia y el conflicto cognitivo: Estimular la necesidad de resolver la situación, la curiosidad y el deseo de aprender. 4. Estimular en el alumno la aparición de expectativas y de atribuciones deseables: Que el alumno perciba que puede alcanzar el éxito siempre que ponga el esfuerzo adecuado. 5. Separar en el aula las actividades orientadas a servir de experiencias de aprendizaje de las actividades de evaluación: Ciertas tareas y ejercicios orientados a promover y facilitar el aprendizaje, y no a mostrar su competencia para ser evaluado. En cuanto a la evaluación, que el alumno perciba que su finalidad es comprobar su progreso. 6. Orientar el aprendizaje de los alumnos: La motivación del alumno hacia el aprendizaje se estimula cuando el alumno percibe que el profesor se preocupa por su progreso y recibe las orientaciones, ayudas y adaptaciones curriculares oportunas para superar sus posibles dificultades.


Descargar ppt "TEMA 6. MOTIVACIÓN. Módulo 6. Motivación I. Introducción Todas las explicaciones psicológicas de la actividad humana conceden una gran importancia a la."

Presentaciones similares


Anuncios Google