La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

Año 2, N° 11. Marzo de 2004.. Sitio Web Año II – Número 11 – Marzo de 2004 Registro de propiedad.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "Año 2, N° 11. Marzo de 2004.. Sitio Web Año II – Número 11 – Marzo de 2004 Registro de propiedad."— Transcripción de la presentación:

1 Año 2, N° 11. Marzo de 2004.

2 Sitio Web Año II – Número 11 – Marzo de 2004 Registro de propiedad intelectual en trámite. El contenido de las notas y colaboraciones firmadas son de responsabilidad exclusiva de sus autores. La calidad de los productos y servicios publicitados son de responsabilidad de sus anunciantes. Argentina Tapa: Ana Saleme RAYUELA Coordinación : María Agustina Gramajo (Tucumán) Grupo Editor: Andrés Herrera (Tucumán) Gonzalo Tiniva (Bs. As.) María Agustina Gramajo (Tucumán) Carla Fernández (Bs. As.) Relaciones Públicas: Carla Fernández (Bs. As.) Andrés Herrera (Tucumán) Diseño: Andrés Herrera (Tucumán) María Agustina Gramajo (Tucumán) Colaboran en Rayuela XI: Sergio Cano (Tucumán) Alejandro Gil Cardona (Colombia) José María Paunero (La Plata) Oscar Paz (Tucumán Patricia Salazar (Tucumán) Adolfo Vera (Tucumán) 2

3 Sumario Editorial Opinión Música Cine Literatura Ciencia Poesía Editorial Análisis de la situaci ó n universitaria argentina y propuestas de acción (parte 1 de 2) Por Sergio Cano Problemáticas del sistema universitario argentino La universidad nacional Argentina, como cualquier otro tipo de organismo público, no está exenta de serias debilidades estructurales que condicionan su desarrollo y funcionamiento institucional. De acuerdo a la opinión de los especialistas en educación superior y a nuestras propias experiencias como miembros de la comunidad universitaria, fácilmente se puede constatar la existencia de una serie de falencias en la estructura misma de dichas instituciones que deberían tratar de corregirse pero que sin embargo son arrastradas e incrementadas históricamente por las situaciones socio- políticas que las rigen o influencian directa e indirectamente. La continuidad de estas falencias de debe a la inoperancia tanto de las instituciones universitarias como del estado nacional para desarrollar políticas universitarias acordes a la realidad social presente y a las expectativas futuras de nuestro país. Tales debilidades recurrentes que presenta el sistema universitaria argentino se manifiestan en los siguientes puntos: 1) Desarticulación entre la universidad, la sociedad y el gobierno. Esta situación se manifiesta en una desestructuración entre los factores intelectuales de la universidad (ciencia, educación y cultura) y los factores sociales de desarrollo del país (economía, tecnología, estado y demandas sociales y culturales). 2) La desinformación, o sea, la ausencia de políticas de información y la desactualización de las bibliotecas. 3) La alta compartimentación (tendencia atomizadora) entre las distintas unidades académicas y funcionales, lo que provoca una fuerte feudalización de las mismas, todo esto encubierto bajo el amplio principio de la autonomía. 4) Ausencia de mecanismos formales de coordinación, de control de gestión y de evaluación de rendimientos. 3

4 5) El predominio de criterios ideológicos, políticos o corporativos sobre las políticas académicas y científicas. 6) El bajo rendimiento pedagógico de los docentes y académico de los estudiantes: prolongación excesiva de las carreras, altos índices de deserción y bajas tasas de graduación. 7) Baja proporción de profesores y de alumnos de dedicación plena, lo que disminuye las posibilidades de intercambios humanos. Estos 7 puntos, según Pérez Lindo (1994), constituyen las tendencias de la cultura organizacional de las universidades nacionales argentinas a lo que debe sumarse una falta de políticas explícitas de bienestar estudiantil, tanto para garantizar el acceso y la permanencia de los estudiantes de diferentes provincias, como para favorecer la integración y expansión regional de las mismas. Si estudiamos con mayor detalle estas problemáticas y tomamos en cuenta su larga duración dentro del sistema universitario nacional fácilmente podríamos darnos cuenta que el núcleo de estas debilidades se encuentra en el seno mismo de las estructuras de gobierno (tomas de decisiones); en las propias estructuras organizativas de poder que todavía gobiernan las universidades nacionales. No podemos seguir alimentando un modelo obsoleto de gobierno universitario con cuerpos colegiados que detentan la suma de los poderes públicos (a pesar de que la analogía no sea muy válida), donde cada situación tiene que ser dirimida por múltiples instancias de tomas de decisiones que lo único que hacen es favorecer una burocracia excesiva y la conformación de lobbys corporativos. Un modelo de gobierno que a la larga resulta ineficaz para el desarrollo de políticas universitarias y la mayor parte de las veces sólo sirve para dirimir cuestiones contenciosas triviales que deberían ser tratadas por órganos especializados con funciones judiciales. Si queremos una universidad eficaz y dedicada a los fines académicos, científicos y culturales por los cuales fueron creadas, deberíamos abogar por una mayor democratización de sus órganos de gobierno, con una clara delimitación de las funciones ejecutivas, legislativas y judiciales que corresponden a cada una de sus instancias de gobierno. De este modo deberíamos tener un órgano colegiado de carácter exclusivamente legislativo, dedicado en tiempo completo al desarrollo de normativas y a la planificación de políticas de crecimiento institucional. Un aparato ejecutivo, que se encargue de la administración racional y de la ejecución de dichas políticas, y un órgano de carácter judicial que encargue de dirimir las múltiples cuestiones contenciosas que caracterizan a las diferentes unidades académicas (y que por lo general terminan atiborrando las mesas de los consejos superiores). No nos olvidemos que sin una planificación estratégica, que permita ir solucionando estas debilidades y delineando el rumbo futuro de las instituciones, no se puede seguir avanzando. No hay ningún futuro si no existe una planificación estratégica que marque dicho rumbo y no hay posibilidades de desarrollar una planificación exitosa si todavía subsisten en las universidades arcaicas y obsoletas estructuras de gobierno con múltiples instancias burocráticas de tomas de decisiones. 4

5 5 Modos de financiamiento y percepción de los problemas Al analizar el modo de financiamiento actual de las instituciones nacionales de educación superior detectamos que dicho modo de financiamiento todavía configura un contexto económico dudosamente estimulante, o incluso negativo para la eficiencia, productividad y rendimiento cultural de las instituciones universitarias nacionales. Partiendo de un estudio de J. Brunner sobre las características del sistema de financiamiento de las universidades nacionales (Brunner, 1995), y comparando sus resultados con los que se produjeron a partir de la sanción de la ley de Educación Superior, podemos caracterizar este contexto de financiamiento por los siguientes puntos: 1) Antes de la Ley de educación Superior, el que efectuaba las asignaciones financieras a las instituciones universitarias argentinas era el ministerio de Cultura y de Educación de la Nación y por lo tanto se convertía en el principal blanco político de negociaciones y conflictos presupuestales. La regla era: los ministerios de educación son el fusible de un circuito de financiamiento cuya alimentación no controlan, ya que debido al amplio concepto de autonomía no pueden regular la mala o buena administración de las universidades. Actualmente, bajo el régimen de la Ley de Educación Superior que si bien contempla procesos de evaluación y acreditación institucional, la situación sigue siendo similar. Un ejemplo claro de esto se manifiesta en los últimos tiempos en torno al tema recurrente del "recorte presupuestario. 2) Anteriormente, los subsidios financieros a todas y cada una de las universidades se definían por criterios históricos, producto de negociaciones Ad Hoc, incrementados o reducidos solamente sobre estimaciones de funciones y tamaños; y no sobre evaluaciones de rendimientos concretos. La regla era (por parte de las universidades): todos a favor de un monto global más alto así cada uno podrá participar de los aumentos sin reparar en las inequidades distributivas que se pudieran haber generado en el pasado. Actualmente, a pesar de muchas universidades están cumpliendo plenamente con los procesos de evaluación establecidos por la ley de educación superior, dicho criterio de asignación sigue manteniéndose. 3) Este modo de financiamiento crea una intrincada y oscura red de peso y fuerza entre las universidades y el gobierno. Se crea un entramado de intereses que transforma la relación entre la universidad y el gobierno en una relación política de fuerzas, negociaciones y presiones corporativas, que incluso pueden llegar a constituir verdaderas relaciones de Patronazgo y Clientelismo entre algunas instituciones y sus padrino políticos en la arena gubernamental. La regla es, y sigue siendo (por parte del gobierno): evitar a como de lugar la guerra presupuestaria, constituir redes de intercambio a fin de asegurar la paz social a cambio de presupuesto.

6 1 6 4) Ya que las asignaciones se hacen todav í a en base a la evoluci ó n de gastos pasados y no en base a los resultados concretos que producen las universidades, entonces se observa que las instituciones poseen una l ó gica doble de administraci ó n: por un lado se quejan del presupuesto asignado anualmente y al mismo tiempo tratan de gastar lo m á ximo posible con la esperanza de obtener incrementos en el a ñ o pr ó ximo, ya que si hacen lo contrario (gastar menos), obviamente el siguiente a ñ o recibir á n menos dinero. La regla es (y todav í a sigue siendo): A mayor personal contratado (y por lo tanto, mayor gasto producido a largo plazo), mayor es el subsidio de continuidad y mayores son las probabilidades de obtener un incremento presupuestario. 5) Adem á s, desde el punto de vista interno de las instituciones, esta modalidad de financiamiento transforma la funci ó n de los rectores en dos sentidos: a) Hacia afuera: el rector necesita convertirse en gestor pol í tico de recursos financieros para su instituci ó n. b) Hacia adentro: el rector no necesariamente tiene que preocuparse por la eficiencia de la instituci ó n ya que esta no repercute en el nivel de asignaciones que se otorgan anualmente. Todos estos puntos nos muestran que el modo de financiamiento que poseen las universidades nacionales, a pesar de las propuestas de cambio que propicia la ley de educaci ó n superior, todav í a sigue teniendo serios problemas estructurales y que es hora de empezar a dise ñ ar pol í ticas universitarias firmes que tiendan a revertir esta situaci ó n. Consideramos que estos problemas estructurales que presentan las universidades se deben tanto a una falta de profesionalizaci ó n en la gesti ó n administrativa de dichas instituciones (que se traduce en una falta de planificaci ó n estrat é gica), como a conceptos preestablecidos que en conjunto dominan el gerenciamiento de las universidades y el desarrollo de las pol í ticas gubernamentales. Como bien se ñ ala Lafourcade (1994), dentro del seno mismo de la comunidad universitaria existen dos puntos de vista claramente diferenciados y antag ó nicos sobre las instituciones de ense ñ anza superior. Uno de estos puntos (el m á s com ú n) tiende a ver y aceptar acr í ticamente la validez de las estructuras, las normativas en vigor y los modos de financiamiento como instituciones creadas de una sola vez y para siempre, y que no necesitan mayores modificaciones. Desde esta perspectiva, todas las falencias o d é ficits observables (en cuanto a calidad de ense ñ anza, rendimiento a largo y corto plazo de los alumnos, relaci ó n ingresante egresante, desarticulaci ó n de la universidad con la sociedad, etc.) son responsabilidad exclusiva de los actores involucrados y la soluci ó n para superar estos problemas ser í a una mayor dedicaci ó n y "compromiso moral" por parte de los protagonistas. El otro punto de vista que existe, y que parece ser el m á s razonable, es el que tiende a ver con una posici ó n m á s critica a las estructuras, a las normativas y los modos de financiamiento actuales de las universidades. Desde esta posici ó n, las universidades no son concebidas como una creaci ó n est á tica, efectuada de sola vez y para siempre,

7 1 7 sino como construcciones din á micas sujetas a las modificaciones estructurales que fueran oportunas (y que por lo tanto le permitan evolucionar en el plano cient í fico, acad é mico e institucional). Desde esta perspectiva, todos los d é ficits observables anteriormente, no son ú nicamente responsabilidad exclusiva de los actores o responsables involucrados. Cuando en su momento se analiz ó la problem á tica universitaria Argentina en base a los debates que se estaban dando en tomo de la implementaci ó n de la ley de educaci ó n superior, llegamos a la conclusi ó n de que ineludiblemente deb í a haber un cambio institucional en las universidades previo sistema de evaluaci ó n interna y externa. Y que dicho cambio deb í a servir para mejorar las relaciones de calidad y rendimiento de las universidades. Tambi é n deb í a servir para tratar de articular su funcionamiento con un sentido plenamente humanista de crecimiento, tanto en el plano de la investigaci ó n y la producci ó n de conocimientos, como en la aplicabilidad (utilidad) social de los mismos, contribuyendo de esta manera al desarrollo econ ó mico, tecnol ó gico y cultural del pa í s (tanto presente como futuro). Tambi é n sostuvimos, y seguimos sosteniendo, la necesidad del proceso de evaluaci ó n institucional en las universidades, pero dicho proceso no deb í a tener un car á cter punitivo u opresor econ ó mico, como ya lo sostuvo el CIN en 1992 (reuni ó n de Secretarios acad é micos 3 y 4 de Agosto). Seguimos creyendo que la evaluaci ó n institucional debe servir para mejorar los rendimientos acad é micos, cient í ficos, pedag ó gicos, de extensi ó n, de gesti ó n, etc. En s í ntesis, para mejorar la calidad de las universidades y para dise ñ ar pol í ticas de conocimiento que tiendan a orientar las pol í ticas universitarias y cient í ficas de las instituciones. Por pol í ticas de conocimiento entendemos a todos aquellos enfoques que tienden a reconocer y estudiar los mecanismos por los cuales se producen y son utilizados los conocimientos en las sociedades, tanto pasadas, presentes, como futuras Las evaluaciones internas y externas deben ser hechas por pares y deben servir para definir los intereses y demandas culturales actuales y futuras de las actividades pedag ó gicas, acad é micas y cient í ficas que ofrecen cada una de las unidades acad é micas. Todav í a creemos que dicho cambio es posible. Toda pol í tica que se desarrolle hacia el sistema educativo universitario, deber á tener en cuenta estos puntos cr í ticos y tratar de solucionarlos. Como todos sabemos las propuestas de acci ó n pueden ser a corto, mediano o largo plazo, pero la eficacia de las mismas se mide por la capacidad de gesti ó n de las instituciones para adaptarse a los cambios y para desarrollar un planeamiento estrat é gico con visi ó n de futuro y acorde al paso del tiempo. Despu é s de todo el futuro no es un ni regalo, ni una fatalidad... es simplemente nuestra conquista. Contin ú a en Rayuela 12...

8 1 8 Opinión Olor a pintura fresca... Por Aureliano Buend í a El olor a pintura fresca todavía se puede percibir en los pasillos.... Con esta demagógica frase comienza una nota periodística de La Gaceta del día 27 de Enero de 2004, con el fin de informar la Inauguración de la ampliación de las instalaciones del Centro Médico Dr R. Carrillo, Yerba Buena, Tucumán. El acto/festín fue presenciado por las autoridades del Centro, el Intendente de Y.B. Roberto Martínez Zavalía y el Gobernador José Alperovich, ante las luces de la prensa tras varios meses de trabajo. Ante toda la naturaleza humana argentina, los que más me asombran son aquellos personajes olvidadizos, que vaya a saber uno en que luna andarán, ya que en el pasado año, bajo la anterior intendencia (intervención) de la ciudad ya se había inaugurado tal obra, aunque con menos tones y sones, no con tanto platillo mediático por parte de la prensa. Es más, en el edificio hay una placa de inauguración que reza: 2003!!! Si queremos un nuevo país con una nueva clase dirigente, con esperanzas que no sean muñequitos de papel, con hechos y cambios profundos en contra de la estúpida burocracia kafkiana que tanto a corrompido a nuestro animal llamado Estado, habrá que dejar de lado estas acciones descaradas que son aplaudidas por varios medios de Tucumán, terminemos con las eternas pintadas y repintadas de escuelas y alertemos al que aún es miope y que compra todo. Ahora los dejo... me urge terminar mi aún inédito libro El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de La Mancha.

9 9 Música Entrevista con Willy González (parte 2 de 2) Por Gonzalo Tiniva y Andrés Herrera Rayuela(Gonzalo): Trataste de ir a tocar afuera? WG: No, la verdad que muy poco, ahora estuve grabando un material que va a ser publicado en Estados Unidos, tiene tres composiciones m í as, ya me hab í an grabado un tema afuera, y esta la posibilidad de viajar a editar material m í o, se tratar í a de los discos que se est á n editando ac á, trabajarlos afuera, pero realmente he tenido muy poca oportunidad de salir al exterior y que alguien me de una mano como para entrar en un mercado que es mucho m á s competitivo y que de alguna manera es m á s "transado" que ac á, hay muchos m á s grupos de poder, por eso para m í tiene una gran importancia haber conseguido editar all á desde ac á, lo mismo que Berklee me contratara para dar un curso de m ú sica latinoamericana, lo que de alguna manera se est á imponiendo necesariamente, porque creo que el jazz es una m ú sica acabada, no ha evolucionada desde los a ñ os setenta hasta ahora, es decir, Weather Report y a partir de ah í basta. Rayuela: De hecho los m ú sicos de afuera se interesan much í simo por nuestra m ú sica. WG: Bueno, hace poco vinieron a la Escuela de M ú sica, m ú sicos de jazz muy buenos y presenciaron parte del curso y yo los invite a tocar, pero ellos dijeron "no, solo escuchamos, nada m á s" y bueno el director de la escuela me contaba que cuando los llevaron al hotel estaban tratando de escribir lo que hab í an escuchado, sobre todo la forma de frasear, as í que te dec í a que para m í es muy importante el haber venido de ese palo y que los tipos al o í rme digan ¿ qu é es esto? es decir que el hecho de haber empezado de nuevo me llevo a cierto lugar que siento propio y que no tiene que ver solo con Argentina, sino con Per ú, para m í es esa una m ú sica que me ha marcado mucho. Rayuela: Adem á s es agradable que ocurra porque ac á siempre lo que es de afuera se mir á como si fuera superior, cuando, ir ó nicamente, los que vienen de afuera respetan lo nuestro tanto o m á s que nosotros mismos WG: Y s í, yo lo veo de esa manera, igual es una preocupaci ó n la de ir afuera, es como ofrecerle a un tipo que tiene un supermercado con opciones, y la verdad que me interesa mucho, pero me interesa lo mismo con la gente de ac á, ir de gira a lugares donde la gente habitualmente no escucha esto, la otra vez fuimos a tocar a un festival de chamam é, donde yo sent í a, ac á nos van a cagar a trompadas, porque los correntinos son muy cerrados, incluso habia un pibe que cantaba cumbia antes, as í que yo pensaba "que mal que nos va a ir" y me tuve

10 10 que guardar todos esos preconceptos, porque no fue nada as í, de repente tocamos un pedacito de kil ó metro once con un acordeonista muy bueno que se llama Luis Acu ñ a y la gente reaccion ó como recontra recibiendo lo que toc á bamos, pasamos a ser los Beatles, as í que me gustar í a m á s ir a tocar a esos lugares que a Europa, a pesar de que claro, por el lado econ ó mico tu cuenta bancaria va a crecer en Europa, pero mi aspiraci ó n como artista es que la gente de ac á pueda tener un disco m í o, no que el que tiene 2500 discos tenga uno m í o por que le pareci ó "chick", me gustar í a tocar en Per ú, en Bolivia, en Tucum á n, Salta, Jujuy, me encantar í a poder estar en esos lugares donde se que hay mucha gente que disfrutar í a escuchando lo que estoy haciendo. Es decir si me decis vamos a tocar a un festival de m ú sica latinoamericana en Tucum á n o ir al festival de Jazz de La Pataia, prefiero ir a Tucum á n, de una, donde se que voy a encontrar gente que est á buscando una identidad cultural y dem á s, es una aspiraci ó n m í a como artista, se que es raro, porque normalmente todos los m ú sicos suelen pensar, "tocar en Europa, que me reconozcan all á y despu é s vuelvo" etc, pero la verdad es que a m í me nefrega eso, a mi me interesa que me reconozcan as í tenga que irme a la mierda, porque en definitiva el reconocimiento es tener algo de laburo, donde por mi parte me siento extranjero en propio pago, siento que todos los medios o se dedican a la m ú sica comercial o se dedican al jazz, en contados casos se dedican a la m ú sica popular y es un porcentaje m í nimo el que se dedica a m ú sicos como yo, entonces me siento como un extranjero, porque me daban mucha m á s pelota cuando hac í a m ú sica de fusi ó n, ahora que hago m ú sica de ac á no me dan pelota, yo se que es una coyuntura, es un momento, etc. la contracara de la moneda es que los discos que estamos haciendo tienen cada vez m á s valor art í stico, encuentro en los discos que hicimos una personalidad, adem á s de que hay muchos m ú sicos que lo est á n tomando, me da orgullo eso, que haya muchos pibes sacando temas m í os y que por ah í me mandan mails, diciendome que les gustar í a tener una partitura de mi m ú sica o tocar un tema m í o, etc. es para m í como el premio por ah í al sacrificio que hago, grabando etc. porque hacer discos ac á no es ganar dinero, sino todo lo contrario, entonces mi aspiraci ó n es esa, poder tocar seguido, que la gente pueda escuchar mi m ú sica y bueno... Rayuela: Est á s haciendo escuela Willy... WG: Y de alguna manera es una necesidad, tanto para el m ú sico tocar, como para el p ú blico escuchar. Rayuela: ¿ Y que otras influencias encontr á s adem á s de las musicales? WG: Que pregunta... de la literatura Galeano, es un tipo que me interesa mucho en su forma de contar la historia, lo charlaba el otro d í a con un historiador amigo, que me dec í a que esa manera de mezclar la ficci ó n y la historia hace que el lector comprenda de otra forma hechos que han sucedido, no se si leyeron... Rayuela2(Andr é s):... las Venas Abiertas?

11 11 WG:...s í, o Patas para arriba, la manera en que est á n planteados, hace como peque ñ os relatos de dos p á ginas o tres y te pone en una situaci ó n como si vos fueras el personaje o te esta contando sobre alguien y al final te dice de quien se trataba, entonces te quedan grabadas las cosas de un modo particular y bueno en la literatura, ese trabajo que est á haciendo me parece valioso, porque es un tipo muy como escribe, por ejemplo Alejandra, mi esposa, le mand ó un mail con un proyecto literario para proponerle y é l le contesto como cualquier hijo de vecino, interesado en su proyecto aunque no tuviera un referente sobre quien era ella y las referencias que tenemos por amigos en com ú n es que se trata de un tipo re sencillo... Rayuela2: A pesar de su inteligencia se hace accesible... WG: Pero hay mucha gente inteligente copada, mucha que no tiene siquiera el reconocimiento de Galeano, quiz á s por una cuesti ó n de castas, gente que es copada, pero por esta sociedad no ha tenido el reconocimiento debido, a la cultura no la hace uno, sino toda una generaci ó n de artistas o pensadores, los grandes artistas han salido de movimientos, hasta el mismo Piazzolla sali ó de la movida de Anibal Troilo de los 40 y 50, lo mismo Charlie Parker o Miles Davis, provienen de un movimiento, o Debussy, Ravel, Stravinsky, o un mont ó n de artistas del cine, como en el neo realismo italiano, no es que un tipo se corta solo y genera toda una est é tica y en nuestra m ú sica tenemos un mont ó n de tipos que se los podr í a traer a este living y los dejar í a sentados de culo, Laura Peralta por ejemplo es una mina que la escuche cantar y al toque la invite a grabar en mi disco porque no pod í a creer lo que estaba escuchando, con el Negro Aguirre me paso lo mismo, una piba me dio un cassette, puse play, escuch é y no lo pod í a creer, un mont ó n de gente en todo recontra talentosa, que no tiene acceso al reconocimiento, que tampoco lo tendr í a que tener en ese formato, la cultura deber í a ser algo cotidiano, para todos los d í as, que no haga falta un gran escenario, un gran libro o una gran sala de cine, no tanta parafernalia para mostrar algo que deber í a ser cotidiano, por ah í en Brasil es mucho m á s as í, en el norte argentino tambi é n me parece, no tiene tantos nombres es un hecho, en Maimar á est á todo el d í a sonando y por la monta ñ a, el viento lleva y trae la m ú sica, pero es exactamente as í, no es una figura po é tica, en el verano por ejemplo, es as í la m ú sica va y viene en el aire, de la mano de tipos que se tocan todo y de verdad. Rayuela: Es algo que va mas all á de la formaci ó n en definitiva WG: Claro, por ah í es m á s visceral que despu é s la informaci ó n pod í a complementar y es bueno... Rayuela: Como dec í a el Cuchi Leguizam ó n... WG: S í, dec í a muchas cosas pero si por un lado reconoc í a el talento indiscutible de los m ú sicos de la calle y por otro lado dec í a que de los m ú sicos de folclore de cada cien, ciento veinte tienen que ir a estudiar, refiri é ndose m á s bien a los "reconocidos" digamos. Y entonces te dec í a de otras disciplinas, Fellinni, que ahora es un tipo de culto pero en su momento fue un artista muy cuestionado, ac á en el tango me encanta Patricia Barone,

12 12 que es de los pocos artistas de tango con una tem á tica y estructura nueva y espero que todo ese camino sea as í, en fin y poder estar en ese camino, como te dec í a la cultura es un hecho social, por eso siempre en mis discos invito m ú sicos y dem á s, es fundamental el juntarse con otros, bueno tambi é n el hecho de haberme bajado de un caballo, de una m ú sica y haber pasado a otra, tiene que ver con mi b ú squeda de cosas nuevas todo el tiempo, una vez que te quedaste e hiciste lo mismo... Rayuela: Bueno, en honor a la revista El Musiquero, que siempre preguntaban que consejo les dar í an a los m ú sicos que empiezan, hacemos esa pregunta y que cosas pensas que un m ú sico que se est á formando, nunca podr í a descuidar? WG: La cosa de buscar siempre, no ir al profesor con la pregunta "en cuanto tiempo voy a tocar bien" darse cuenta que el camino de la m ú sica o de cualquier arte es empezar a caminar simplemente para hacer algunos descansos pero siempre est á s caminando, siempre tener una actitud honesta con lo que uno hace, entrega, trabajo, una cosa es consecuencia de la otra, el estar buscando siempre cosas nuevas, hace que uno se ponga a trabajar, porque sino no sucede, no hay cuestiones milagrosas, pod é s trabajar m á s o menos, pero la curiosidad, las ansias de hacer cosas nuevas y el trabajo, eso ser í a. Rayuela: ¿ Y c ó mo docente de que manera le transmit í s eso a un alumno? WG: Y... soy un hincha pelotas, es decir para un tipo que est é en la misma actitud que yo creo que soy un buen docente, pero para el que viene con una posici ó n tibia soy insoportable, me lo han dicho, uno que viene que toca pero no sabe si le gusta etc. soy una pesadilla, pero por suerte la gente que viene a estudiar conmigo desde hace unos a ñ os, es gente que ya sabe como soy y quiere eso, entonces termino siendo insoportable para muy pocos, pero quiz á s todav í a para varios, jaja. Rayuela: Jaja, bueno Willy muchas gracias por todo. WG: Listo igualmente, un gusto. Rayuela2: Chau, muchas gracias

13 13 Cine La novia vestía de rojo Por Patricia Salazar Sangre. sangre por todas partes, sangre saliendo de a chorros de cabezas y miembros seccionados, cubriendo el bello rostro de Cobra Negra (Uma Thurman) y el vestido blanco de la hermosamente fatal O-Ren- Ishiiu (Lucy Liu), sobre un manto de nieve espesa, en una escena de contrastes perfectos. As í es la escena central de "la cuarta de Tarantino", como el mismo film anuncia en los t í tulos. "La venganza es un plato que se come fr í o", advierte un proverbio chino en la apertura de Kill Bill, preanunciando los acontecimientos que tendr á n lugar. Durante una boda en una capilla de El Paso, Texas, los novios y toda su comitiva son ultimados por una banda de asesinos, el "Escuadr ó n Asesino de la Serpiente Mortal". Pero, oh, sorpresa, la novia - que al momento de la matanza estaba embarazada- sobrevive, queda en estado de coma por 4 a ñ os, se despierta y decide vengarse matando a los criminales uno por uno. La mala noticia para los homicidas es que, al recuperarse, la chica recobra su enorme - y mort í fero - talento con la espada, lo cual provocar á una masacre que dura... las dos horas de la ú ltima de Quentin. Abrevando de filmes basados en las artes marciales, como la po é tica "El Tigre y el Drag ó n" o la agotadora saga de "Matrix", Tarantino - que hasta ahora era imbatiblemente original en la construcci ó n de sus pel í culas - usa esas artes de manera pretendidamente par ó dica. Pero la constante recurrencia a la lucha oriental, y especialmente la larga escena Thurman versus Liu, en la que la primera - una cruza femenina de Bruce Willis (en la serie "Duro de Matar"), con Keanu Reeves (como el inmortal Neo en "Matrix" y sus sopor í feras secuelas) - destroza, ella solita - literalmente - a un mont ó n de japoneses, prueban tal vez que Tarantino se engolosin ó con aquello a lo que intentaba parodiar y lo convirti ó - casi - en otra muestra del g é nero. Pero... atenci ó n: estamos hablando de Quentin Tarantino, quiz á s el ú nico director de culto del cine americano "mainstream", a ú n con la contradicci ó n que esta definici ó n implica. Por eso, y nada m á s y nada menos que por eso, Kill Bill es un film deslumbrante, apabullante desde lo est é tico, divertido (aunque sin los hilarantes di á logos de "Tiempos Violentos", que sigue siendo la mejor, sin lugar a dudas), innovador (no pod í a esperarse otra cosa de Quentin), que recurre a elementos inusuales para el cine de acci ó n: la secuencia de dibujos animados, que indaga en el terrible pasado del personaje de Lucy Liu, es espeluznantemente exacta, pavorosamente conmovedora. Cada plano de Tarantino proporciona la informaci ó n precisa, cada encuadre tiene un significado para el espectador atento. La banda de sonido, seguramente, ser á un hit por s í misma, como sucedi ó con la de "Tiempos Violentos". Se extra ñ an, eso s í, los jugosos e ir ó nicos di á logos de sus films anteriores (recordar la desopilante discusi ó n entre John Travolta- Samuel Jackson, acerca del nombre de las hamburguesas en Europa). En Kill Bill, en cambio, casi no hay di á logo: pr á cticamente todo pasa por la acci ó n f í sica.

14 14 Las espadas sustituyeron al inigualable humor de los guiones anteriores del director. Una pena para los que am á bamos su brillante sarcasmo. Pero el elemento m á s contundente de Tarantino en Kill Bill es, indudablemente, Uma Thurman: bella, intensa, expresiva, con el esquema corporal perfecto para esta Cobra Negra que no da respiro al espectador en la consumaci ó n de su venganza sangrienta. El n ú cleo del film pasa por ella. Su rostro cubierto de sangre, la propia y la de otros, define al film: la violencia brota, como de un g é iser fatal, de sus ojos atrozmente azules. Y esta es s ó lo la primera parte de Kill Bill. La segunda llega en Febrero, antes que la sangre se seque.

15 15 Literatura La Plaza Central de Toulouse Por Alejandro Gil Cardona (desde Francia) En la Plaza Central de Toulouse, en una de las columnas de uno de los grandes capitolios que la rodean, hay una placa en homenaje a un hijo de esta ciudad tan famoso en Latinoam é rica que es dif í cil que no hayan o í do, por lo menos una vez en la vida, una canci ó n de é l : Carlos Gardel. Y yo s é que los amantes del tango pasan horas y horas discutiendo sobre cu á l es la verdadera cuna del gran cantante, y la verdad no s é si ya se pusieron de acuerdo. Lo importante es que con esta peque ñ a placa escondida me sent í cerca de todos y de todo. Me sent í cerca de Medell í n, ciudad donde Carlos Gardel muri ó y yo nac í de mil maneras. Me sent í cerca de Argentina, donde é l hizo fama y yo conoc í personas que todav í a hoy est á n cambiando mi vida. Me sent í cerca de ese sue ñ o que es Latinoam é rica, y de las personas que en cualquier parte del mundo se sienten latinoamericanos y construyen y llenan de sentido esa palabra; porque s é que en alg ú n rinc ó n, en un bar anticuado, en un hogar donde los nuevos ritmos todav í a no han borrado todas la memorias, en alguna parte, todav í a se escuchan las canciones de Gardel, donde puede haber una persona conocida y querida. Entonces ahora s é, despu é s de que lean este correo, que no se van a olvidar de mi, va a ser much í simo m á s dif í cil que se olviden, me aprovechar é de la fama de Gardel. Entonces ser á m á s FACIL que se acuerden de « ese » que esta en esa ciudad francesa donde naci ó Gardel. Por eso me sent í menos s ó lo cuando le í esa placa, menos aislado, m á s tranquilo montando mi bicicleta por las calles de una ciudad que despu é s de saber eso, es un poco m á s personal : Toulouse (Tulus). (La memoria es el ú nico para í so del cual no podemos dejarnos expulsar) No se olviden de mi. 17 Rue Arnaud de Molle Toulouse

16 16 Links Galeria Ojo Virtual La Ciberdisquería El Perseguidor Sello Discográfico Caleidoscopio Cortometrajes Películas Recomendadas Eventos Anku ventos.htm Radio Shamán Urbano Muy pronto...

17 17 Ciencia La primera legislación del mundo: El Código de Ur – Nammu Parte II Por Adolfo Vera Aspectos penales de la legislaci ó n de Ur Nammu I.- El primer bien jur í dico que se protege, es sin duda la vida humana: Dice la tablilla N º 1:.....Si un hombre comete homicidio a é ste hombre matar á n (*) Se establece la pena de muerte en caso de homicidio. Entiendo que no estamos ante un caso visualizable desde la perspectiva de la Ley del Tali ó n. Simplemente el legislador quiso optar por la pena de muerte. Hay en nuestro mundo de hoy algunas legislaciones penales que as í lo establecen, sobre todo en aquellos delitos denominados por la doctrina cr í menes, tales como los homicidios en serie o el terrorismo.- Queda claro adem á s, que el concepto de hombre es mas amplio que el de persona, como sujeto activo y pasivo, como titular de derechos y obligaciones, pero el t é rmino no incluye a qui é n mata un esclavo. Es decir que la sanci ó n corresponde a aquel que hiciere v í ctima de su accionar doloso a otro hombre libre o patricio. Tambi é n es l í cito inferir que no es lo mismo matar que cometer homicidio, ¿ existir í a hace 4000 una posible teor í a de la culpabilidad? El texto dice cometer homicidio.... se trata de una persona, al menos, de un ser social que integra una trama de derechos y deberes y que est á en condiciones de asumir su deber de no matar, respetando el derecho de no ser v í ctima de homicidio o, dicho de otra manera, no lesionar el derecho a la vida. II.- Si un hombre comete un robo a mano armada ser á condenado a muerte.- Estamos ante una norma muy especial, de su texto podemos apreciar su contexto, la inserci ó n de la acci ó n reprochada en una sociedad que estaba sancionando el obrar peligroso. No se trata de un robo sencillo, se pena con la muerte un delito que en la actualidad jur í dica argentina puede llevar al sujeto activo a la c á rcel por 15 a ñ os (el m á ximo de la pena del Art. 166, inc.2 º del C.Penal argentino, robo con armas). Incluso el reincidente de robos, puede llevar como pena accesoria la prisi ó n por tiempo indeterminado ( cinco condenas por tres a ñ os o menos, Art. 52 de nuestro C ó digo Penal). Ur Nammu estaba sancionando gravemente el robo agravado. Como vemos, los habitantes de Ur eran burgueses protectores de la propiedad privada y digo burgueses porque el origen de la palabra viene de burgo, que quiere decir muralla y Ur ten í a amurallado su centro pol í tico, religioso y comercial. Murallas perfectamente cuadradas, siguiendo la cuadratura de la base del templo.

18 18 III.- Si un hombre comete un secuestro lo llevar á n a la c á rcel y ser á condenado a pagar 15 siclos de plata.- A menudo el robo involucra la privaci ó n ileg í tima de la libertad, ya sea porque el delincuente encierre a los propietarios de las cosas que roba o los deje inmovilizados en los lugares donde cometi ó el robo a la intemperie, en caminos o campos. Como vemos son recurrentes las palabras condena y c á rcel, est á haciendo referencia a un tribunal de juicio que produzca una condena y adem á s un sistema penitenciario organizado organizaci ó n existente hace 4000 a ñ os. De todos modos, la protecci ó n del bien jur í dico amerita – para aquella é poca- la doble sanci ó n, la que asimismo se puede ver en Laas Siete Partidas. IV.- Si un esclavo, ya libre, toma por su propia voluntad como esposa a una esclava, no le ser á permitido (a é sta?) dejar la casa de su due ñ o. Indudablemente el esclavo era la principal mano de obra en una explotaci ó n agr í cola-ganadera como la de Ur. Vemos que exist í a la posibilidad de la manumisi ó n y es de suponer que é sta pod í a producirse por una causa o raz ó n afectiva, de agradecimiento o por el pago de una indemnizaci ó n al amo. V.- El esclavo que se casa con una patricia deber á poner al servicio de su due ñ o a un hijo var ó n. A é ste corresponder á la mitad de los bienes paternos. A los dem á s hijos no se podr á entregar en esclavitud a otros sin permiso del due ñ o. Estamos ante una sanci ó n pecuniaria de gravedad, por lo que amerita tener a é ste p á rrafo entre los que conllevan sanci ó n penal. VI.- Si un hombre viola a la esposa todav í a virgen de otro, ser á condenado a muerte. Se atiende a dos bienes jur í dicos, por un lado la protecci ó n de la libertad sexual, con el agravante de la desfloraci ó n, y a la instituci ó n matrimonial, que, como veremos hace a la seguridad de la descendencia, sistema sucesorio en el derecho de propiedad. VII.- Si una mujer casada comete adulterio, seduciendo a un hombre (*), ser á condenada a muerte y el amante no ser á castigado. Como vemos, se protege a la instituci ó n matrimonial en s í, resultando evidente en é ste caso que se protege la descendencia leg í tima. VIII.- Si un hombre desflora a la esclava virgen de otro, ser á condenado a pagar cinco ciclos de plata.-

19 19 No hay duda de que el bien jur í dico protegido es el valor econ ó mico de una esclava virgen y la sanci ó n de multa est á relacionada con el desfloramiento, que en s í mismo no tiene relevancia, dado el monto de la multa. (*) Existe otra versi ó n de las tablillas, hecha sobre una copia de las Leyes de Ur Nammu, realizada por estudiantes de N í nive (300 a ñ os despu é s de que fueran escritas las originales) y que fuera traducida al idioma ingl é s por J.J.Finkelstein y publicada en la Princeton University Press en Esa traducci ó n es la siguiente: Si la esposa de un hombre, por emplear sus encantos, fue tras otro hombre y durmi ó con ella, ellos (i.e. las autoridades) matar á n a é sa mujer, pero é se hombre ser á puesto en libertad. IX.- Si un hombre de su esposa se divorcia, debe darle una mina de plata. Resulta interesante preguntarse si es una cuesti ó n civil o el divorcio, de alguna manera es una acci ó n penalmente reprochable. Entiendo que se trata de una indemnizaci ó n tendiente a asegurar el futuro de la exesposa y su descendencia, resulta claro que no es un il í cito penal porque no se habla de condena, expresi ó n propia de una causa penal.- Asimismo una mina de plata fue una moneda de uso corriente en Ur, lo mismo que la media mina y el siclo de plata. X.- Si un hombre se divorcia de una mujer que se hubiera casado despu é s de quedar viuda, debe darlo media mina de plata. Se trata nuevamente de una cuesti ó n civil. XI.- Si no fue estipulado un contrato de matrimonio con la viuda, al alejarla el hombre no le debe nada, no obstante la consumaci ó n. Otra cuesti ó n civil, es de destacar la importancia que los habitantes de Ur le daban al contrato matrimonial.- XII.- La tablilla n ú mero doce se deterior ó al extremo de que no pudo ser traducida ni en parte. XIII.- Si un hombre acusa a otro hombre de , pero la ordal í a del r í o (Dios R í o en la traducci ó n del original sumerio al italiano culto) demuestra que el acusado es inocente, el acusador ser á condenado a pagar tres siclos de plata. En la traducci ó n al italiano culto realizada por los florentinos se dice: l uomoche ha portato (l altro al fiume [= l accusatore]).

20 20 Si bien carecemos de la acci ó n, por deterioro de la tablilla, podemos inteligir que estamos ante una cuesti ó n civil, no se habla de condena, si de ordal í a: que es el juicio de Dios, una forma de echar suertes, en é ste caso se resolv í a por arrojar un elemento flotante al r í o y si é ste elemento flotante volv í a a la orilla el caso se resolv í a por la sanci ó n, si lo llevaba la corriente era inocente. XIV.- Si un hombre acusa de adulterio a la esposa de otro hombre, pero la ordal í a del r í o demuestra la inocencia de la acusada, el acusador ser á condenado a pagar un tercio de mina de plata. Como dijimos mas arriba, el texto habla de un hombre es equivalente a hombre libre o a patricio, como traducen los floentinos, quiz á aplicando la terminolog í a del Derecho Romano. De hecho se excluye al estrato de los esclavos. La falsa denuncia tambi é n est á sancionada en las mas modernas legislaciones y en nuestro C ó digo Penal, Art pero en el tipo de nuestra falsa denuncia (contemplada entre los delitos contra la autoridad p ú blica), lo que se sanciona es poner en actividad la maquinaria judicial sin sentido alguno porque no se individualiza al autor del delito que se denuncia. Aqu í la acusaci ó n es de adulterio y comparando con nuestra actual legislaci ó n y abrogada que fuera la figura de adulterio, solo resta la injuria. Es decir, que la sanci ó n a qui é n acusa falsamente de adulterio es la de multa, en la misma medida que Ur nammu. XV.- Si un hombre entrega por esposa a su hija a un hombre despu é s de prometerla oficialmente a otro hombre, ser á condenado a restituir el doble del valor del regalo de bodas, precio de la esposa que hubiera recibido. Estamos ante una condena fijada por la ley y aplicada por un tribunal, el padre de la novia viola la fe p ú blica, aunque haya un solo perjudicado, y es condenado a pagar una pena equivalente al doble de la dote. XVI.- El p á rrafo de la tablilla est á parcialmente destruido, pero no puede reconstruirse el verso. XVII.- Si un esclavo o una esclava huye de la ciudad y es capturado por un hombre, el amo del esclavo o esclava debe pagar a qui é n los captur ó dos siclos de plata. En el original traducido al italiano culto se borr ó la cantidad de siclos de plata. XVIII.- Si un hombre corta el pie de otro ser á condenado a pagar diez siclos de plata. Es curioso que lo que hoy consideramos lesi ó n grave se sancione con una pena de multa, me inclino a pensar que estamos ante un delito culposo, sobre todo por el p á rrafo que sigue.

21 21 XIX.- Si un hombre con un garrote rompe un hueso de otro ser á condenado a pagar una mina de plata. Es de imaginarse que una quebradura ó sea produc í a un alto grado de incapacidad, por el escaso desarrollo de la traumatolog í a en tiempos de Urnammu y vemos asimismo que la sanci ó n es equiparable al que se divorcia, es decir que es una indemnizaci ó n importante que permit í a vivir un tiempo extendido. XX.- Si con un cuchillo de bronce, un hombre la nariz ha cortado de otro hombre, ser á condenado a pagar dos tercios de una mina de plata. Se trata de una lesi ó n grave en el rostro, la pena equivale a una indemnizaci ó n importante. En nuestra legislaci ó n el bien jur í dico protegido es la persona, aquella que tiene derechos, como la integridad f í sica a qui é n los dem á s miembros de Ur deb í an respetar. Debemos recordar que el reinado de Urnammu est á al fin de la edad de bronce y al comienzo de la historia. XXI al XXIV se encuentran parcialmente destruidas, no se pueden traducir. XXV.- Si una esclava pretende equipararse a su due ñ a y le tira maldiciones, ser á condenada al refregamiento de la boca con una sil á de sal. La idiosincrasia del pueblo comprend í a una intensa vida espiritual, repartida en varios dioses mayores, otros menores y demonios, por lo que no extra ñ a el valor que le diera la gente de Ur a las maldiciones. La sanci ó n, hecha en p ú blico o no, es una condena apropiada para una ofensa inferida. XXVI.- Destruido. XXVII.- Si un hombre ha testimoniado en falso en un juicio, ser á condenado a pagar 15 siclos de plata. El falso testimonio, como sucede en las Doce Tablas, se ve condenado, en é ste caso con una pena de multa, quince monedas de plata. El falso testimonio, hoy se encuentra entre los delitos contra la Administraci ó n P ú blica, porque es la fe p ú blica, la necesidad en creer a los testigos como decidores de la verdad. Es estipular reglas de juego limpias en la interacci ó n social. XXVIII.- Si un testigo se ha rehusado a prestar juramento, ser á condenado a pagar una suma igual al valor del objeto de la controversia. Es pr á ctica corriente, a ú n hoy, la exigencia a los testigos de prestar juramento. Tiene una larga prosapia é sta saludable costumbre judicial.

22 22 En los C ó digos Proc é sales se jura por sus creencias y si es ateo, por sus principios morales, pero el juramento sigue en pie y su ausencia es causal de nulidad del acta testimonial. Nulidad solo subsanable por un nuevo juramento y nuevo testimonio. XXIX.- Si un hombre cultiva abusivamente el terreno de otro y no se presenta al juicio que el propietario ha promovido contra é l, pierde todo derecho de reembolsar los gastos que haya tenido. Estamos ante una de las formas de la usurpaci ó n, la que se hace al propietario del terreno. Esto significa que el propietario puede probar la circunstancia con un t í tulo. La exigencia de presentaci ó n a juicio, significa que los ciudadanos de Ur ten í an una justicia organizada, con tribunales y jueces que resolv í an sus controversias. Hay una evoluci ó n, no es la Ley del Tali ó n, como se dice ut supra, es el no uso de la violencia privada. Es la cesi ó n del uso de la violencia privada a un tercero imparcial que, antes, como ahora, era el Estado. XXX.- Si un hombre causa la inundaci ó n del terreno de otro, ser á condenado a pagar 3 Gurs (medida de peso) de cebada por cada Iku de terreno inundado. Una sanci ó n justa, resarcitoria del da ñ o causado. XXXI.- Si un Si un hombre encargado de cultivar un terreno no cumple con su mandato y lo vuelve á rido, ser á condenado a pagar tres Gur de cebada por cada Iku de terreno afectado. Estamos ante un delito de comisi ó n por omisi ó n, con una indemnizaci ó n acorde con el sistema econ ó mico vigente (*). XXXII.- Perdido por deterioro. Ep í logo tambi é n perdido.

23 23 Poesía Vino Patero Por Oscar Paz Apenas un río de agua nieve. Casi un trueno callado. Tiene la memoria del lagar de cuero; tiene la angustia de la tierra sola. Vino de los valles, "patero" le dicen, es todo un torrente de manos antiguas. Manos con nudos como sarmientos vineros. Manos-arado de cada vendimia. Vino rojo: constelación con múltiples soles. Vino negro: dolor de parto, sudor de heridas. Vino solo vino, carga en la memoria olor a madera recién cortada y sabor alfarero en sus entrañas.

24 24

25 25 Maria Agustina Gramajo Andrés Herrera Gonzalo Tiniva Carla Fernández

26 26 El furuto es nuestro, por prepotencia de trabajo. Crearemos nuestra literatura, no conversando continuamente de literatura, sino escribiendo en orgullosa soledad libros que encierran la violencia de un "cross" a la mandíbula. Sí, un libro tras otro... Roberto Arlt ("Los Lanzallamas")

27 27

28 28 RAYUELA es una producción de:


Descargar ppt "Año 2, N° 11. Marzo de 2004.. Sitio Web Año II – Número 11 – Marzo de 2004 Registro de propiedad."

Presentaciones similares


Anuncios Google