La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

TEOLOGÍA SACRAMENTAL DEL MATRIMONIO Nuestro interés en esta presentación es recorrer los diferentes aspectos de la teología en lo que se refiere al Sacramento.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "TEOLOGÍA SACRAMENTAL DEL MATRIMONIO Nuestro interés en esta presentación es recorrer los diferentes aspectos de la teología en lo que se refiere al Sacramento."— Transcripción de la presentación:

1 TEOLOGÍA SACRAMENTAL DEL MATRIMONIO Nuestro interés en esta presentación es recorrer los diferentes aspectos de la teología en lo que se refiere al Sacramento del Matrimonio y a la realidad de la Familia, teniendo en cuenta la Revelación y la Tradición de la Iglesia.

2 El Antiguo Testamento manifiesta una actitud positiva hacia la sexualidad humana, el amor entre hombre y mujer, el matrimonio y la procreación. También de la relación hombre-mujer se dice: "Y vió Dios que era muy bueno" (Gén. 1, 31). Sacramento Natural Tan fundamental es para la Sagrada Escritura la relación hombre-mujer que la introduce en la determinación teológica de la naturaleza del ser humano y hasta en el enunciado de su ser creado a Imagen de Dios: Dios creó al Ser humano a su imagen y semejanza; hombre y mujer los creó (Gén. 1, 27)

3 El matrimonio es una forma concreta de la esperanza humana en la salvación y la bienaventuranza. En este sentido podemos hablar de un sacramento 'natural' (= creatural) del matrimonio. Por su naturaleza (pero bien vivido) el Matrimonio es camino hacia Dios

4 El Matrimonio es la unión plena de dones y de exigencias morales, pero orientado, ante todo, a un amor restaurado en la fe (Ef 5,31) y elevado por la gracia, como advierte en términos muy claros la Gaudium et spes (GS 48): El auténtico amor conyugal es asumido por el amor divino y se rige y enriquece por el poder redentor de Cristo y la acción salvífica de la Iglesia, para conducir eficazmente a los cónyuges a Dios y ayudarlos y afirmarlos en la sublime misión de la paternidad y maternidad. (GS 48).

5 consagración El matrimonio, que se basa en la naturaleza del ser humano como ser bisexual, es una institución natural y necesaria. En consecuencia le corresponde una consagración natural a través de la cual se conoce el hecho de que de alguna manera el hombre es algo sagrado. Lo sagrado está siempre vinculado a Dios y la realidad de Dios es siempre objeto de la Revelación. La Iglesia de Cristo enseña por ello que el matrimonio, fundado desde el comienzo del género humano por un acto creador de Dios, fue elevado por Cristo a la dignidad de Sacramento (Ds ). Esto significa que el matrimonio entre cristianos no es sólo una realidad natural y sagrada, sino una acción humana que se ha convertido en signo e instrumento de la acción de la Gracia.

6 Institución del Matrimonio por Cristo A partir de la definición tridentina. no hay duda para ningún católico: es doctrina de fe que el matrimonio es sacramento en sentido propio y técnico, al igual que los otros seis sacramentos; como tal fue instituido por Cristo, y confiere la gracia ex opere operato. La sacramentalidad del matrimonio no se puede 'demostrar' echando mano a unas cuantas palabras explícitas de institución. Más importante es ver cómo el matrimonio está implicado de manera fundamental en la obra salvífica de Jesucristo.

7 Institución del Matrimonio por Cristo Unos fariseos vinieron a él con ánimo de probarlo y le preguntaron: ¿Puede el marido despedir a su esposa? El les respondió: ¿Qué les ha ordenado Moisés?. Ellos contestaron: Moisés ha permitido firmar el acta de separación y después divorciarse. Jesús les dijo: Moisés escribió esa ley porque ustedes son duros de corazón. Pero la Biblia dice que al principio, al crearlos, Dios los hizo hombre y mujer. Por eso dejara el hombre a su padre y a su madre para unirse con su esposa y serán los dos una sola carne. Pues bien, lo que Dios unió, que no lo separe el hombre. La posición de Jesús sobre el matrimonio queda reflejada en Mc. 10,2-9: En este texto Jesús se refiere al orden creacional de los orígenes. Jesús es consciente de la dureza del corazón del pueblo. Sólo si Dios da un 'corazón nuevo', este pueblo será capaz de responder a la voluntad de Dios.

8 Institución del Matrimonio por Cristo Sin embargo, habrá que decir que en la actualidad no reviste particular significado el encontrar un momento o una palabras explícitas de Jesús a propósito de la institución oficial del sacramento del Matrimonio, ya que no se habla de un solo momento, sino de toda una actitud, enseñanza y conjunto de acciones de Cristo al respecto.

9 El Signo Sacramental El Signo Sacramental signo de Cristo signo de la Iglesia signo escatológico signo de Cristo signo de la Iglesia signo escatológico Podemos considerar el matrimonio, en cuanto signo sacramental, como:

10 El Signo Sacramental SIGNO DE CRISTO El signo matrimonial se entiende como el amor del hombre y la mujer en el que se realiza el amor salvador de Dios por el Hombre y éste llega a su culmen en Jesucristo El matrimonio no puede ser considerado, como se hacía antes, como "remedio contra la concupiscencia", sino como santificación de los cónyuges. Los cónyuges son introducidos en la esfera de la santidad de Dios. El matrimonio significa, pues, participación en el servicio santificante de Cristo (Ef. 5,26).

11 El Signo Sacramental -Consagración: Puesta al servicio de Dios y de su obra salvadora. - Santificación: Capacitación ontológica interna para este servicio en virtud de la gracia santificante. Esta santificación abarca dos elementos:

12 El Signo Sacramental La santificación de los esposos, realizada por la gracia del Sacramento, constituye uno de los elementos más importantes del misterio del matrimonio, ya que esta santificación se realiza por razón de la nueva situación sacramental que adquieren los esposos por su Matrimonio Sacramental. Los Esposos se vuelven sacramentalmente CRISTO el uno para el otro, en forma exclusiva y plena, de tal manera que, actuando 'en persona de Cristo', son mutuamente origen y causa de santificación y de Encuentro con Dios y, por tanto, de salvación.

13 El Signo Sacramental SIGNO DE LA IGLESIA El amor y la fidelidad de Dios se hacen presentes en la historia gracias al amor y fidelidad entre los cristianos. De ahí la afirmación de que la Iglesia es el Sacramento de Cristo. La pareja, por medio de su testimonio ante los demás, es un signo vivo del amor de Cristo por su Iglesia y de la fidelidad de la Iglesia hacia su Señor.

14 El Signo Sacramental La familia es "Iglesia Doméstica" no sólo por una configuración en ella del ser de la Iglesia, sino también por una colaboración activa en la edificación de la misma Iglesia. De ahí que los esposos tienen un carisma propio (el carisma está siempre en función de la edificación de la Iglesia), que es la santificación mutua y la educación de los hijos (crecimiento interno y externo de la Iglesia).

15 El Signo Sacramental SIGNO ESCATOLÓGICO Ni el matrimonio ni la Iglesia tienen su razón de ser en sí mismos. La Iglesia es anticipación de la Escatología. El ambiente festivo de una boda es símbolo de la alegría y plenitud de toda la realidad al final de los tiempos, como salud y paz escatológica. La boda es, pues, anticipación esperanzadora de la realidad escatológica.

16 PROPIEDADES DEL MATRIMONIO Las propiedades del matrimonio no se pueden demostrar válidamente de una manera natural: La sacramentalidad del matrimonio no es sólo una determinación accidental del matrimonio natural, sino que abarca y configura su estructura esencial la absoluta monogamia y la fundamental indisolubilidad en la vida de los cónyuges. El matrimonio no se puede entender en el N.T. como matrimonio natural bajo la ley del pecado.

17 1.- La absoluta monogamia ¿La monogamia pertenece a la naturaleza del matrimonio? Siempre se ha respondido en sentido afirmativo, sobre todo teniendo en cuenta las palabras de Jesús en Mt. 19,3-9: "¿Está permitido al hombre despedir a su esposa por cualquier motivo? Jesús respondió: ¿No han leído que el Creador en el principio los hizo hombre y mujer y dijo: el hombre dejará a su padre y a su madre y se unirá con su mujer y serán los dos uno solo? De manera que ya no son dos, sino uno solo. Pues bien, lo que Dios ha unido no lo separe el hombre. Pero ellos preguntaron: ¿Entonces por qué Moisés ordenó que se firme un certificado cuando haya divorcio? Jesús contestó: porque ustedes son duros de corazón, Moisés les permitió despedir a sus esposas, pero no es esa la ley del comienzo. Por tanto, yo les digo que el que despide a su mujer, fuera del caso de infidelidad, y se casa con otra comete adulterio".

18 La doctrina que afirma la monogamia como 'natural' al matrimonio presupone la idea del hombre como 'Imagen y semejanza de Dios, sin embargo, el ideal cristiano, más que basarse en una 'naturaleza', pretende que el hombre, en su espiritualidad y libertad realice lo que puede ser y ha de ser, según el ideal evangélico. La indisolubilidad se basa en el hecho de que son dos personas y hechas una sola carne (Mt. 19, 4ss.; Gén. 2,24). ¡La mujer ha sido sacada, según Génesis, de la costilla del hombre!. El hombre encuentra entonces su otro yo y, por tanto, se encuentra a sí mismo.

19 El hombre le da un nombre a la mujer: 'varona', pero al hacerlo 'comprende' humanamente a la mujer en su totalidad. El varón llama a la mujer por su nombre y este nombre es el mismo del varón en forma nueva. Ellos llegarán a ser una sola carne. El misterio del poder del amor que penetra hasta la unidad de la carne sólo se podrá explicar por la fe. Cuando se tiene en cuenta la revelación se pueden buscar legítimamente los argumentos humano-filosóficos que puedan exponer la no necesidad natural de la Monogamia, pero sí su profunda significación y conveniencia.

20 Sólo en la monogamia se preserva plenamente la total igualdad de la dignidad de ambos consortes como personas. La poligamia tiene que rebajar necesariamente a las esposas secundarias (y peor, desde luego, en la poliandria). Ellos ya no son el único tú pleno que constituye un 'alter ego'

21 2.- La indisolubilidad del matrimonio cristiano No se niega una cierta indisolubilidad natural del vínculo pero, por otra parte, se afirma que la indisolubilidad total es propia sólo del matrimonio cristiano rato y consumado, en cuanto que deriva de su específica configuración con el misterio de la unión de Cristo y la Iglesia. Y así, se explica también por qué el Papa puede disolver no solo el matrimonio de los infieles, sino también el rato y no-consumado de los bautizados

22 La indisolubilidad del matrimonio (por ser éste figura de la unión indisoluble de Cristo y la Iglesia), es doctrina de Jesús y de la Iglesia. Esta doctrina es la aplicación de la monogamia al tiempo que viven los cónyuges juntos. Aquí es necesario mantener y reconocer la sacramentalidad como la única razón convincente de este mandato, algunas veces muy duro y heroico.

23 En la historia del matrimonio vemos que donde el matrimonio fue determinado por las condiciones económicas y culturales de un pueblo, el divorcio fue cosa natural, también condicionada por las circunstancias (sobre todo la falta de hijos). También en Israel estaba permitido el divorcio (Cf. Deut. 24, 1-4). 'Lo que Dios ha unido, no lo separe el hombre'. Cristo distingue su doctrina de la de Moisés. La suya es original y definitiva: 'Lo que Dios ha unido, no lo separe el hombre'. Aquí habla de una intervención concreta y directa de Dios en el matrimonio. 'Respecto a los que están casados les ordeno, no yo, sino el Señor: que la mujer no se separe del marido... y que el marido no despida a su mujer' Sn. Pablo ordena también la indisolubilidad en el matrimonio como algo venido expresamente de parte del Señor: 'Respecto a los que están casados les ordeno, no yo, sino el Señor: que la mujer no se separe del marido... y que el marido no despida a su mujer' (1 Cor. 7, 10ss).

24 En relación a los demás dice: 'a los demás digo yo, no el Señor...' Con esto pone claramente de manifiesto que la prohibición del divorcio es una prohibición dada por el mismo Cristo, no introducida por la Iglesia La Iglesia desde sus orígenes siempre defendió y propuso la indisolubilidad del matrimonio cristiano. Para defender el matrimonio y su indisolubilidad la Iglesia introdujo el oficio de 'Defensor del Vínculo', que se ha conservado en el C.I.C. La excepción la encontramos en Mt. 5, 32 y 19, 9 (considerada como una adición propia de Mateo) y que se podría interpretar como 'Salvo en el caso de fornicación', o de unión ilegítima).

25 La doctrina sobre el matrimonio cristiano no puede prescindir del hecho de que la nueva realidad neotestamentaria no es un hecho necesario para el hombre histórico y libre, sino sólo una posibilidad y oferta, puesto que aún subsisten el pecado y el mal y seguirán subsistiendo más si el hombre no toma por sí mismo la gracia de la redención. En esto (limitaciones humanas) se basan las razones de la invalidez del matrimonio como sacramento. La nulidad del matrimonio se da por vicios de origen.

26 La Iglesia oriental ha encontrado salidas a los fracasos de hecho en el matrimonio. La Iglesia católica, en cambio, no tiene ninguna salida. La Iglesia evangélica 'permite' contraer nuevas nupcias, ya que toma el matrimonio como realidad sociológica-histórica y por tanto, no subsiste si de hecho ya no hay comunión (aquí se considera el matrimonio como realidad natural solamente, aunque mientras exista, lo considera sagrado).

27 Dado que el matrimonio sólo se considera como realidad plena cuando se ha consumado (cuando se han convertido en una sola carne), la Iglesia ha desarrollado expresiones que se han mantenido desde el tiempo de Constantino. La Iglesia sigue a San Pablo en esta valoración del matrimonio natural y lo defiende, salvo el caso en que esté en alguna forma peligrando la fe de alguno de los dos cónyuges. Este privilegio paulino se concede cuando alguno de los dos cónyuges abraza la fe cristiana y el otro se opone, negándose a seguir en la fidelidad al matrimonio. El matrimonio eclesiásticamente contraído pero no consumado, se disuelve, aún cuando el otro contrayente niegue el consentimiento (C.I.C. 1119). En tal caso el otro consorte puede volver a casarse. En relación con el pasaje de 1 Cor, 7, (privilegio paulino), se enseña y se practica una separación de un matrimonio natural, ya consumado. Pablo defendió el matrimonio natural entre cristiano y no cristiano, si ambos quieren seguir fieles a él.

28 Exclusividad y definitividad Estos dos aspectos del matrimonio cristiano suponen la base de la fidelidad incondicional a la Palabra del Señor. La indisolubilidad es una promesa que salva y no una ley que mata. Cada día se dan más matrimonios contraídos entre personas que anteriormente han fracasado en su primer matrimonio, entonces, ¿Cómo valorar teológicamente un 2º matrimonio? Sea cual fuere la situación de culpabilidad subjetiva, un segundo matrimonio está en contraposición con el orden establecido por Dios. El adulterio podrá destrozar, pero no anular el matrimonio

29 La Iglesia es también Iglesia de los pecadores y posee diversos grados de realización, siendo su forma suprema los sacramentos. Este principio es muy importante para poder valorar un segundo matrimonio, que de suyo puede significar una forma de realización cristiana, pero no en su nivel más alto. En efecto, el Derecho Canónico no califica de concubinato un segundo matrimonio contraído civilmente; más bien reconoce la presencia de una auténtica voluntad de desposarse. Un matrimonio civil de este género implica toda una serie de valores humanos fundamentales (amistad, amor, fidelidad, cuidado mutuo, responsabilidad común, etc.) Esto en muchos casos está inspirado en una actitud creyente cristiana.

30 Un matrimonio roto no queda anulado. Sigue existiendo a la manera de una ruina. Por eso es imposible poner en su lugar un segundo matrimonio equivalente al primero. Sin embargo, a veces es posible y aún necesario, procurarse un refugio y un techo de emergencia. Tras un naufragio Dios nos ofrece una tabla de salvación, pero no se trata de pasar cómodamente de un trasatlántico a otro…

31 Por lo tanto, aún defendiendo la indisolubilidad del vínculo original, hay que reconocer los valores humanos y cristianos de un segundo matrimonio, contraído civilmente, cuando las personas implicadas están dispuestas a la conversión y hacen todo lo humanamente posible dentro de su situación. Así, la admisión a la comunión sacramental, no puede quedar a la opinión de un teólogo o pastoralista, ni a la conciencia personal, sino que se hacen necesarias una regulaciones jurídicas y orientaciones pastorales claras, inequívocas y reconocidas por todos. Al respecto, la reglamentación actual nos dice que hay que tener en cuenta que sólo el matrimonio sacramental constituye el lugar legítimo de la convivencia sexual.

32 Aún cuando a los matrimonios en segundas nupcias les esté vedada la plena participación eucarística, les quedan todavía muchas posibilidades de participación en la vida religiosa y eclesial. Es necesario decir, sin embargo, que las disposiciones actuales en vigor no ofrecen todavía un instrumental adecuado para la cura pastoral. En esto es necesario seguir trabajando.

33 El Dios proclamado por Cristo deja abierta una posibilidad de salvación para todo ser humano y también y, precisamente, para el pecador. A esa manera de proceder de Dios debería adecuarse el obrar de la Iglesia. De esta forma sería posible el acceso a los sacramentos bajo tres condiciones: 1.- Si existe arrepentimiento de la culpa cometida y se ha intentado repararla en la medida de las propias fuerzas y posibilidades. 2.- Si se ha hecho todo lo humanamente posible por lograr una reconciliación con el primer cónyuge. 3.- Si el segundo matrimonio ha llegado a constituir un lazo que impone tales obligaciones morales, que no podría ser disuelto, sin incurrir en una nueva injusticia. Habría que añadir: 4.- Si los cónyuges dan muestras de buena voluntad y deseo sincero de Dios y no hubieran también sido causantes directos y culpables de la separación del primer matrimonio.

34 Con este procedimiento: - Se hace justicia a la Palabra de Jesús y a la complejidad de situaciones humanas, a veces muy graves, que se presentan. - Se tienen en cuenta los valores humanos y cristianos que pueden suponer un segundo matrimonio.

35 En este sentido, el Papa Juan Pablo II nos dice lo siguiente (Fam. Cons. 84): La Iglesia, instrumento de salvación, no puede abandonar a sí mismos a los divorciados vueltos a casar. Debe, por tanto, poner a su disposición los medios de la salvación. Los pastores, por amor a la verdad, deben discernir bien las situaciones. Invita el Papa a ayudar a los divorciados a que no se sientan excluidos de la Iglesia, sino por el contrario, que participen activamente en la vida de la Iglesia. Pero la Iglesia no puede admitirlos a la comunión eucarística, ya que con su estado y situación de vida, contradicen objetivamente la unión de amor entre Cristo y la Iglesia, significada y actualizada en los sacramentos, especialmente en la Eucaristía y en el Matrimonio. Prohíbe celebrar cualquier tipo de ceremonias que pudieran parecer (inducir al error) celebración de un nuevo sacramento.

36 Para la validez del contrato matrimonial debe haber, por prescripción de la Iglesia: Capacidad bilateral Capacidad bilateral biológica y espiritual y jurídica-eclesiástica (carencia de impedimentos). Voluntad matrimonial bilateral Voluntad matrimonial bilateral (proles, fidem, sacramentum) e indisolubilidad; de lo contrario, no se realizaría el contrato (cf. CIC, 1096). Forma de celebración establecida por la Iglesia Forma de celebración establecida por la Iglesia, en forma pública. En algunas circunstancias puede haber matrimonio de conciencia (matrimonio celebrado ante párroco y testigos, pero mantenido en secreto). Cf. CIC, 1130 ss. NO HAY QUE PERDER DE VISTA QUE:

37 La teología del Matrimonio y la Familia nos debe llevar a apreciar más a la Familia y trabajar por ella, según el gran proyecto de Dios, expresado por el Papa Juan Pablo II: FAMILIA, ¡ SÉ LO QUE ERES !


Descargar ppt "TEOLOGÍA SACRAMENTAL DEL MATRIMONIO Nuestro interés en esta presentación es recorrer los diferentes aspectos de la teología en lo que se refiere al Sacramento."

Presentaciones similares


Anuncios Google