La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

¿La verdad es una mentira bien dicha? Miguel-A. Versión dedicada a Joaco Planas, de Madrid. (25-05-2007). 134 seg. (Albert Hamond)

Presentaciones similares


Presentación del tema: "¿La verdad es una mentira bien dicha? Miguel-A. Versión dedicada a Joaco Planas, de Madrid. (25-05-2007). 134 seg. (Albert Hamond)"— Transcripción de la presentación:

1

2 ¿La verdad es una mentira bien dicha? Miguel-A. Versión dedicada a Joaco Planas, de Madrid. ( ). 134 seg. (Albert Hamond)

3 ¿Qué es la verdad? No quiero toparme con la Iglesia, diría Don Quijote. Cuestiones de fe aparte, más o menos, todos sabemos lo que es, pero en la práctica, es otro cantar distinto. Según el dicho popular: nada es verdad ni es mentira. Depende del color del cristal con que se mire. Y dice Antonio Machado: Tu verdad no; la verdad / y ven conmigo a buscarla. / La tuya, guárdatela. Pero no, no suele buscarse con otro la verdad, sino que se intenta venderle unas gafas similares a las propias. Pinocho es un cuento infantil simplón. Si nos creciera la nariz con las mentiras, podríamos aplicarnos los versos de Quevedo: Érase un hombre a una nariz pegado.

4 Hay una obra de Ibsen titulada Un enemigo del pueblo. La pieza fue estrenada en 1883, y sigue tan vigente como entonces: Stockmann, médico de un balneario, actividad importante para la economía de una pequeña ciudad noruega, se da cuenta, un día, de que algunos turistas de los baños termales enferman gravemente. Ordena realizar análisis de laboratorio, y encuentra que las aguas del balneario están contaminadas por las alcantarillas de la población y por los residuos mefíticos de los curtidores de pieles: otra actividad económica importante. Algunos visitantes mueren de tifus y otras infecciones, después de beber las aguas, presuntamente medicinales, del balneario.

5 El médico, orgulloso de su hallazgo, se apresura a hacérselo saber al alcalde, para que se corrija el problema. El balneario debe ser cerrado durante dos años para permitir los trabajos de limpieza, y hay que publicar la verdad en la prensa, para que los visitantes no corran riesgos. El doctor también entrega su estudio al periódico: La voz del pueblo. Todo parece muy razonable, pero en pocas horas la sociedad entera se pone en contra del doctor.

6 Los accionistas del balneario se enfurecen, y acusan al médico de ser un agitador político. Los trabajadores del mismo temen perder sus puestos de trabajo, y se levantan también contra el doctor. Los industriales de la piel, y sus trabajadores, secundan la protesta. El alcalde sugiere al periódico que no se publique el artículo del médico... y La Voz del Pueblo sigue sus instrucciones. El alcalde publica un informe alternativo, donde tranquiliza a la gente, y dice que se aplicarán correcciones menores a un problema que se pretende exagerar con fines ideológicos.

7 Se cita a una reunión y la asamblea de ciudadanos abuchea al médico. Todos, menos un borracho, se ponen contra el doctor Stockmann, y lo declaran enemigo del pueblo. Lo echan del puesto de trabajo. Y el dueño de la casa, en alquiler, donde vive, le pide que la desocupe. El médico ve que sólo le queda el camino del exilio. La inmensa mayoría de la gente, manipulada por el periódico, por los accionistas del balneario, por los industriales de la piel, y por los trabajadores de ambas actividades, vapulean al médico, rasgan su ropa, apedrean sus ventanas, y expulsan a sus hijos del colegio.

8 El doctor es odiado por todos, porque se atrevió a decir la verdad sobre la podredumbre de la ciudad. Como ven, la de Ibsen es una fábula sobre el problema de decir la verdad en una sociedad enferma, corrompida y podrida por dentro. Los que dicen la verdad alejan a los inversionistas... los que dicen la verdad, dañan la imagen del país... los que dicen la verdad, hacen perder sus puestos a los trabajadores... los que dicen la verdad, son agitadores políticos que buscan el poder, y para eso tratan de deponer al gobierno legítimo. Los que dicen la verdad, encuentran muy difícil publicarla en los periódicos, y los periódicos que la publican son declarados también apátridas, enemigos del pueblo.

9 Salud entonces, sumisos compatriotas ciegos. ¡Sigan brindando con las aguas podridas del balneario de la ciudad en que vivimos!. ¡YO ME LARGO, ANTES DE QUE EMPIECEN A APEDREARME!.


Descargar ppt "¿La verdad es una mentira bien dicha? Miguel-A. Versión dedicada a Joaco Planas, de Madrid. (25-05-2007). 134 seg. (Albert Hamond)"

Presentaciones similares


Anuncios Google