La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

Texto: Antonio Rodríguez Carmona Presentación: Antonio García Polo EVANGELIO DE SAN MARCOS 2. Prólogo teológico Ciclo Litúrgico /B.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "Texto: Antonio Rodríguez Carmona Presentación: Antonio García Polo EVANGELIO DE SAN MARCOS 2. Prólogo teológico Ciclo Litúrgico /B."— Transcripción de la presentación:

1

2 Texto: Antonio Rodríguez Carmona Presentación: Antonio García Polo EVANGELIO DE SAN MARCOS 2. Prólogo teológico Ciclo Litúrgico /B

3 (Comienzo del) EVANGELIO DE JESÚS, MESÍAS, HIJO DE DIOS (1,1)

4 Marcos comienza su obra con un título en el que manifiesta la finalidad de su trabajo. Pretende mostrar que la promesa de Evangelio o de una alegre noticia especial anunciada por el profeta Isaías, se ha cumplido en Jesús, en cuanto que es el Mesías que anuncia y trae el Reino de Dios y esto lo hace como compete al Hijo de Dios, es decir, en la debilidad, muriendo en la cruz.

5 Evangelio es una palabra griega que significa buena o alegre noticia. Se puede aplicar a muchas cosas, pero en la Biblia, a partir de un discípulo de Isaías, conocido como Isaías II o Deuteroisaías (Is ), empezó a ser designación de una promesa de que Dios reinaría y salvaría a su pueblo, que estaba en el destierro de Babilonia, de una manera especial, como Dios escondido. Cuando Dios explica al profeta cómo iba a salvar a su pueblo, éste exclama: Es verdad, tú eres un Dios escondido, el Dios de Israel, el salvador (Is 45,15) EVANGELIO

6 El pueblo judío, desterrado en Babilonia, sufría una fuerte crisis de fe sobre el poder de Yahvé, Dios de Israel. En el horizonte aparecía el emperador persa Ciro que estaba conquistando todos los pueblos en nombre de su dios Marduc. Este hecho crea dudas: Si Yahvé, nuestro Dios, es el Dios del mundo, ¿en qué se nota? ¿Por qué permite que estemos en el destierro? ¿Cómo no actúa con veinte legiones de ángeles y nos libera? ¿Quién es verdaderamente Dios del mundo, Yahvé o Marduc? Yahvé guarda silencio, mientras que Ciro afirma que Marduc le está ayudando. RAZÓN DE ESTA PROMESA

7 Primero reafirma que Dios reinará, vendrá a salvar a su pueblo: ¡Qué hermosos son sobre los montes los pies del evangelizador que anuncia la paz, que trae buenas nuevas, que anuncia salvación, que dice a Sión: « Ya reina tu Dios! » (Is 52,7) MENSAJE DE ISAÍAS II

8 Pero ¿cómo reinará? La razón de la crisis del pueblo era que esperaba una irrupción del poder arrasador de Yahvé, que no se ve por ninguna parte. Por eso el profeta afirma que va a hacerlo como Dios escondido, que actúa de forma oculta, por medio de personas y de su palabra

9 En concreto por medio de Ciro, que es su enviado, su ungido, aunque no lo reconozca: As í dice Yahve a su Ungido Ciro, a quien he tomado de la diestra para someter ante é l a las naciones y desce ñ ir las cinturas de los reyes, para abrir ante él los batientes de modo que no queden cerradas las puertas... A causa de mi siervo Jacob y de Israel, mi elegido, te he llamado por tu nombre y te he ennoblecido, sin que t ú me conozcas. Yo soy Yahve, no hay ning ú n otro; fuera de m í ning ú n dios existe. Yo te he ce ñ ido, sin que t ú me conozcas... (Is 45,1.4-5) Actúa por medio de personas.

10 Actúa igualmente por medio de su palabra eficaz, que realizará todo lo prometido: Como descienden la lluvia y la nieve de los cielos y no vuelven allá, sino después de haber empapado la tierra, fecundarla y hacerla germinar, para que dé simiente al sembrador y pan para comer, así será mi palabra, la que salga de mi boca, que no tornará a mí de vacío, sin que haya realizado lo que me plugo y haya cumplido aquello a que la envié. (Is 55,10-11)

11 Es la palabra proclamada por su heraldo. La fuerza de cualquier heraldo y de su mensaje proviene del que lo env í a. Y como en este caso el que env í a es Dios, su anuncio es palabra poderosa y eficaz, que no falla y realiza su contenido: Yo anuncio desde el principio lo que viene despu é s y desde el comienzo lo que a ú n no ha sucedido. Yo digo: Mis planes se realizar á n y todos mis deseos llevar é a cabo. (Is 46,10). Por eso por el mismo hecho de anunciar el reino de Dios, ya comienza a crearlo y hacerlo presente. El que anuncia esta promesa es el evangelizador.

12 De esta manera Dios dirige la historia de la salvación. Hay que aprender a descubrir cómo actúa Dios, dirigiendo la Historia de la salvación. Solemos buscarlo en hechos espectaculares, sin caer en la cuenta de que ya está actuando en la historia de cada día. Así se convierte en elocuente el aparente silencio de Dios. El mundo humano es el lugar donde se manifiesta Dios; el mundo humano existe como epifanía de Dios.

13 Jes ú s responde: « Id y contad a Juan lo que o í s y veis: los ciegos ven y los cojos andan, los leprosos quedan limpios y los sordos oyen, los muertos resucitan y se evangeliza a los pobres (Mt 11,4-5). Jes ú s se presenta como el que cumple la promesa de evangelizar a los pobres. Y termina: Bienaventurado el que no se escandalice en m í, (11,6), es decir, por su actuaci ó n en la debilidad JESÚS ES EL EVANGELIZADOR Y EL EVANGELIO Juan Bautista presentó a Jesús como Mesías, pero, más adelante, desconcertado de su manera de actuar en la debilidad, envía a sus discípulos a preguntarle si realmente era el mesías.

14 La Iglesia reconoce a Jesús como el evangelizador y el evangelio en persona, pues en él actúa Dios oculto en su humanidad por medio de su palabra y su vida. Marcos subraya este título de Jesús a causa de la crisis de fe de sus lectores, que experimentaban el contraste entre la fe en el señorío de Jesús y su aparente inactividad nada triunfalista en la historia. Por otra parte, en el ambiente de la época se presentaba al emperador y sus noticias como evangelio. Marcos polemiza: el verdadero Evangelio es Jesús.

15 Marcos afirma que Jesús es el Evangelio o cumplimiento de la promesa en cuanto que es Mesías. Mesías significa ungido o capacitado para una tarea en nombre de Dios, en este caso, para establecer el Reino de Dios. En tiempos de Jesús estaba viva la espera del mesías prometido por Dios para salvar a su pueblo, pero no todos concebían de la misma forma el mesías esperado, incluso una minoría no quería mesías, sino que interviniera Dios personalmente. El tipo más corriente era el de mesías Hijo de David, que restablecería el gran reino mundial de Israel con capital en Jerusalén. Sería un reino político-religioso, en que se impondría Dios a todos con el poder de la fuerza. MESÍAS

16 Este era el punto de vista de los discípulos de Jesús, que esperaban que por medio de Jesús Dios irrumpiría con su poder imponiendo a todo el mundo su poder, de fuera adentro. Pero Jesús tiene un punto de vista totalmente diferente: de dentro afuera.

17 Jesús anuncia la inminencia del Reino de Dios, es decir, que Dios ya va a comenzar a reinar y, como consecuencia, la necesidad de que los hombres acojan este reinado convirtiéndose: Después que Juan fue entregado, marchó Jesús a Galilea; y proclamaba el evangelio de Dios, diciendo: El tiempo se ha cumplido y el Reino de Dios está cerca; convertíos y creed en el evangelio.» (Mc 1,14) JESÚS PROCLAMA EL REINO DE DIOS

18 Este reinado comienza ya en este mundo en forma aparentemente débil, pero eficaz: se ofrece el perdón de los pecados y con ello la transformación del corazón, un hombre nuevo, una familia nueva, un pueblo nuevo. Es un proceso que va de dentro afuera: el hombre transformado tiene que ser transformador de este mundo, posibilitando que Dios reine en él. Y en el futuro Dios realizará la transformación total en la vida eterna.

19 Jesús actúa su mesianismo como compete al que es Hijo de Dios Lo que compete a la actuación de Dios, que es amor, no es la fuerza y la imposición sino la debilidad del que da su vida por los demás. De esta manera Dios ofrece y propone la salvación, esperando que el hombre la reciba libremente y por amor. Por eso respeta la libertad del hombre. Sin libertad no hay amor. Por eso Mc subraya cómo Jesús, hijo de Dios, actúa en la debilidad de una verdadera existencia humana HIJO DE DIOS

20 Subraya los aspectos humanos de Jesús, propios de quien es verdadero hombre: se indigna (1,41), se indigna y entristece (3,5), duerme en medio de la tempestad (4,38), se maravilla (6,6a), gime en su espíritu (8,12), mira con cariño (10, 21s), se enfada (10,14), no sabe el día ni la hora del fi­nal (13,32), siente espanto, abatimiento y cae en tierra (14,33.35), grita su situación de abandono en la cruz (15, 34).

21 Presenta a Jesús realizando la misión del Siervo de Yahvé, desde el bautismo a la cruz. En el bautismo el Padre lo unge con su Espíritu como Mesías Hijo y en la transfiguración confirma esta filiación (1,11; 9,7). En ambos lugares Hijo alude al Profeta Siervo de Yahvé (Is 42,1) y revela el sentido profundo de esta filiación, que implica una misión de servicio solidario en la debilidad, que llega hasta dar la vida y fracasar, en íntima dependencia del Padre (10,45), que lo vindica. SIERVO DE YAHVÉ

22 Esta designación aparece en el libro de Daniel 7, referida a un individuo que representa a todo el pueblo; es una representación alegórica de Israel, ahora humillado, pero que será vindicado por Dios y así podrá ejercer su vocación de señor de la creación. Con este título Jesús se presenta como un hombre especial, capacitado con un poder divino de salvación (2,10.18: perdonar pecados, curar, liberar del legalismo), que ejerce en la debilidad, dando su propia vida; pero resucita (8,31; ; 10,33.45; 12,21.41) y, finalmente, en su parusía será vindicado públicamente por Dios (8,38; 13,26; 14,62), confirmando la validez de su camino. HIJO DEL HOMBRE

23 Resumiendo: Evangelio de Jesús, Mesías, Hijo de Dios (1,1,) Es un título que manifiesta la intención de presentar la promesa Evangelio realizada en Jesús en cuanto que es Mesías que actúa como compete al Hijo de Dios, es decir, en la debilidad. Con ello quiere fortalecer la fe de sus lectores en Jesús.

24 Juan Bautista – Unción mesiánica de Jesús – Jesús vence la tentación

25 La primera palabra del relato es Comienzo. Traduce la palabra griega, arjé, que puede significar comienzo cronológico de algo o fundamento de algo, premisa para comprender algo. Aquí significa ambas cosas: el comienzo del ministerio de Jesús y a la vez su fundamento y premisa fueron Juan Bautista, la unción mesiánica de Jesús, y el hecho de que Jesús venciera la tentación inicial. COMIENZO

26 A la luz de esto Mc 1,1, dice: Comienzo (de que el Evangelio es Jesús Mesías e Hijo de Dios) es Juan Bautista... la unción mesiánica de Jesús... la tentación de Jesús

27 JUAN BAUTISTA (Mc 1,2-8), primera premisa

28 Mc considera a Juan Bautista y su mensaje como válido para todas las generaciones. El mensaje que proclamó como precursor de Jesús, sigue siendo válido para los hombres de todos los tiempos. Proclamó dos cosas importantes: necesidad de la esperanza y de la conversión. Sólo una persona que espera y se convierte puede conocer y aceptar a Jesús

29 Hay que esperar en Dios porque es fiel y cumple sus promesas Por eso Mc comienza haciendo ver que se ha cumplido la promesa del precursor, anunciada en varios lugares (Ex 23,20; Mal 3,1; Is 40,3-4): Conforme está escrito en Isaías el profeta: Mira, envío mi mensajero delante de ti, el que ha de preparar tu camino. Voz del que clama en el desierto: Preparad el camino del Señor, enderezad sus sendas, apareció Juan... (Mc 1,2-4) Juan apareció... conforme a la profecía. Esperar

30 El autosuficiente, el que no espera nada, el que se endiosa, no puede conocer ni recibir a Jesús Jesús ofrece un agua y un alimento que sólo pueden recibir los sedientos y hambrientos de felicidad absoluta.

31 Juan proclama un bautismo de conversión para perdón de los pecados (Mc 1,4) Consiste en reconocerse públicamente pecador y pedir perdón a la misericordia de Dios. Juan se presenta como simple precursor: « Detrás de mí viene el que es más fuerte que yo; y no soy digno de desatarle, inclinándome, la correa de sus sandalias (Mc 1,7). Este bautismo no era todavía el cristiano, pues era sólo en agua: Yo os he bautizado con agua, pero él os bautizará con Espíritu Santo. » (Mc 1,8). Convertirse

32 La conversión es necesaria para recibir a Jesús Jesús viene a salvar, pero sólo actúa sobre los que se reconocen pecadores, pues no tienen necesidad de médico los sanos sino los enfermos; no he venido a llamar justos sino pecadores (Mc 2,17) El que no se reconoce pecador se excluye de la salvación de Jesús

33 Cuando Juan proclama el bautismo de conversión, Jesús decide ir a recibirlo. Cree que su vocación es dar cumplimiento a las profecías del Siervo de Yahvé, enviado para salvar a los hombres en la debilidad y en la solidaridad con los pecadores. Por ello no va porque se sienta pecador, sino porque quiere realizar su vocación de solidaridad con los pecadores. UNCIÓN MESIÁNICA DE JESÚS, segunda premisa

34 Y sucedió que por aquellos días vino Jesús desde Nazaret de Galilea, y fue bautizado por Juan en el Jordán (Mc 1,9)

35 Después del bautismo, tuvo una profunda experiencia: Dios Padre lo unge como Mesías para que realice la tarea de Hijo – Siervo de Yahvé. En cuanto salió del agua vio que los cielos se rasgaban y que el Espíritu, en forma de paloma, bajaba a él. Y se oyó una voz que venía de los cielos: « Tú eres mi Hijo amado, en ti me complazco. » (Mc 1,10-11).

36 En Israel existe la costumbre de ungir con aceite la cabeza u otra parte del cuerpo para significar que Dios daba fuerza para realizar una tarea en su nombre. En este caso se unge a Jesús no con aceite sino con el mismo poder de Dios, el Espíritu Santo, que Jesús ve venir sobre él a modo de una paloma, símbolo de la nueva creación. Y las palabras del Padre explican el sentido de la unción. Dirigen a Jesús el comienzo de la primera promesa sobre el Siervo de Yahvé para decirle que ha sido capacitado para realizar la misión del Siervo- Hijo.

37 La primera promesa del Siervo de Yahvé (Is 42,1-7) comienza: He aquí mi siervo a quien yo sostengo, mi elegido en quien se complace mi alma. He puesto mi espíritu sobre él (Is 42,1). He puesto mi espíritu sobre él: Jesús ve como el Espíritu desciende sobre él mi siervo a quien yo sostengo, mi elegido en quien se complace mi alma: Tú eres mi Hijo amado, en ti me complazco. Se cambia la palabra siervo por hijo, sugiriendo el sentido profundo de la filiación de Jesús. Es hijo de Dios, pero ejerce como siervo de Yahvé.

38 Esta es la segunda premisa: el que acepte este testimonio del Padre tiene la clave para comprender el ministerio de Jesús, eficaz en la debilidad.

39 La tentación es una manifestación de la libertad de la persona humana. Jesús vivió una auténtica existencia humana y por eso fue hombre libre, sujeto a la tentación. La tentación estuvo presente en todo su ministerio, no sólo al principio. Cuando Jesús anuncia la subida a Jerusalén para morir y resucitar, rechaza enérgicamente la propuesta de Pedro como tentación demoníaca, que le quiere apartar del camino del Siervo de Yahvé: Y comenzó a enseñarles que el Hijo del hombre debía sufrir mucho y ser reprobado por los ancianos... Tomándolo aparte, Pedro, se puso a reprenderle. Pero él, volviéndose y mirando a sus discípulos, reprendió a Pedro, diciéndole: « ¡Quítate de mi vista, Satanás! porque tus pensamientos no son los de Dios, sino los de los hombres. »(Mc 8,31-33). JESÚS VENCE LA TENTACIÓN: tercera premisa

40 Después de la unción mesiánica, en la que Jesús recibe el Espíritu Santo que lo guiará en la misión, Marcos escribe: A continuación, el Espíritu lo empuja al desierto (Mc 1,12) Lo primero que quiere el Espíritu es que Jesús vaya al desierto, lugar de discernimiento y de prueba. Lo primero que debe hacer Jesús, antes de comenzar su ministerio, es discernir cómo realizar la misión encomendada.

41 En el desierto durante cuarenta días Jesús concretó la forma de actuar como Siervo, rechazando las tentaciones de Satanás que sugerían otras formas humanas y triunfales. Esta opción inicial tiene un valor extraordinario. En un cruce de caminos, elegir el camino correcto es fundamental. El que elige correctamente, se puede decir que ya está en la meta, puesto que la alcanzará si persevera en su elección.

42 Esto explica la forma algo extraña cómo Marcos presenta la tentación. Otros evangelistas, Mateo y Lucas, describen el contenido concreto de las tentaciones que Jesús superó sobre la forma de realizar su mesianismo. Marcos, en su lugar, nos dice lo que significa que Jesús venciera la tentación: Ha abierto las puertas del paraíso: Permaneció en el desierto cuarenta días, siendo tentado por Satanás. Estaba entre los animales del campo y los ángeles le servían (Mc 1,13).

43 Por eso presenta a Jesús como antítesis de Adán: + Adán fue tentado, lo mismo que Jesús + Adán sucumbió a la tentación, Jesús la venció + Adán vivía en el paraíso entre las fieras y fue expulsado, Jesús abre de nuevo el paraíso y convive pacíficamente con las fieras + Los ángeles expulsan a Adán del paraíso, los ángeles sirven a Jesús.

44 Estas alusiones, lejanas para nuestra cultura, poco conocedora de la tradición bíblica, eran familiares para los primeros lectores del evangelista. Adán tenía en el paraíso familiaridad con las fieras, pero la perdió cuando fue expulsado. De nuevo se recuperará en los tiempos del Mesías, cuando se reabra el paraíso: Convivirán el lobo y el cordero, y el leopardo se echará con el cabrito, el novillo y el cachorro pacerán juntos, y un niño pequeño los conducirá. La vaca y la osa pacerán, juntas acostarán sus crías, el león, como los bueyes, comerá paja. Hurgará el niño de pecho en el agujero del áspid, y en la hura de la víbora el recién destetado meterá la mano... (Is 11,6-8), véase también Is 65,25; Os 2,18; Sal 91,13.

45 Con relación al motivo de los ángeles, se decía en aquella época que los ángeles servían a Adán en el paraíso, pero después lo expulsaron y que ahora siguen sirviendo al justo en la prueba: Sal 91,11 y algunos escritos apócrifos del AT, como Vida de Adán y Eva 4; Apocalipsis de Moisés 27.

46 La tercera premisa afirma al lector de Marcos que Jesús, cuyo ministerio y destino quiere conocer, es el nuevo Adán que vence la tentación y abre el paraíso. Ya está todo preparado para que Jesús, el Más Fuerte que ha vencido a Satanás, invite a los hombres a entrar, proclamando el comienzo del Reino de Dios y realizando sus signos. TERCERA PREMISA

47 Volveremos con el capítulo 3º © AGPolo


Descargar ppt "Texto: Antonio Rodríguez Carmona Presentación: Antonio García Polo EVANGELIO DE SAN MARCOS 2. Prólogo teológico Ciclo Litúrgico /B."

Presentaciones similares


Anuncios Google