La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

Carlos Lahoz 1 JESUCRISTO JESUCRISTO Jesucristo, figura principal del cristianismo, nació en Belén, Judea. Desde el siglo VI se considera que la era cristiana.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "Carlos Lahoz 1 JESUCRISTO JESUCRISTO Jesucristo, figura principal del cristianismo, nació en Belén, Judea. Desde el siglo VI se considera que la era cristiana."— Transcripción de la presentación:

1 Carlos Lahoz 1 JESUCRISTO JESUCRISTO Jesucristo, figura principal del cristianismo, nació en Belén, Judea. Desde el siglo VI se considera que la era cristiana comienza el año de su nacimiento, pero en la actualidad se cifra un error de cuatro a ocho años. Para los cristianos, Jesús fue el Hijo de Dios encarnado y concebido por María, la mujer de José, un carpintero de Nazaret. El nombre de Jesús se deriva de la palabra hebrea Joshua, que completa es Yehoshuah (Yahvé es salvación); y el título de Cristo, de la palabra griega christos, a su vez una traducción del hebreo mashiaj (el ungido), o Mesías. Los primeros cristianos emplearon Cristo por considerarle el libertador prometido de Israel; más adelante, la Iglesia lo incorporó a su nombre para designarle como redentor de toda la humanidad. Jesucristo, figura principal del cristianismo, nació en Belén, Judea. Desde el siglo VI se considera que la era cristiana comienza el año de su nacimiento, pero en la actualidad se cifra un error de cuatro a ocho años. Para los cristianos, Jesús fue el Hijo de Dios encarnado y concebido por María, la mujer de José, un carpintero de Nazaret. El nombre de Jesús se deriva de la palabra hebrea Joshua, que completa es Yehoshuah (Yahvé es salvación); y el título de Cristo, de la palabra griega christos, a su vez una traducción del hebreo mashiaj (el ungido), o Mesías. Los primeros cristianos emplearon Cristo por considerarle el libertador prometido de Israel; más adelante, la Iglesia lo incorporó a su nombre para designarle como redentor de toda la humanidad. Las principales fuentes de información sobre su vida se encuentran en los Evangelios, escritos en la segunda mitad del siglo I para facilitar la difusión del cristianismo por todo el mundo antiguo. Las epístolas de san Pablo y el libro de los Hechos de los Apóstoles también aportan datos interesantes. La escasez de material adicional de otras fuentes y la naturaleza teológica de los relatos bíblicos provocaron que algunos exegetas bíblicos del siglo XIX dudaran de su existencia histórica. Otros, interpretando de diferente manera las fuentes disponibles, escribieron biografías naturalistas de Jesús. En la actualidad, los eruditos consideran auténtica su existencia, para lo que se basan en la obra de los escritores cristianos y en la de varios historiadores romanos y judíos. Las principales fuentes de información sobre su vida se encuentran en los Evangelios, escritos en la segunda mitad del siglo I para facilitar la difusión del cristianismo por todo el mundo antiguo. Las epístolas de san Pablo y el libro de los Hechos de los Apóstoles también aportan datos interesantes. La escasez de material adicional de otras fuentes y la naturaleza teológica de los relatos bíblicos provocaron que algunos exegetas bíblicos del siglo XIX dudaran de su existencia histórica. Otros, interpretando de diferente manera las fuentes disponibles, escribieron biografías naturalistas de Jesús. En la actualidad, los eruditos consideran auténtica su existencia, para lo que se basan en la obra de los escritores cristianos y en la de varios historiadores romanos y judíos.

2 Carlos Lahoz 2 La tabla La última cena (116 × 191 cm, Museo del Prado, Madrid) estuvo con anterioridad en el retablo mayor de San Esteban, Valencia. Juan de Juanes ilustró en ella el pasaje del Nuevo Testamento en que Jesucristo instituye la eucaristía. En el centro pintó a Jesús rodeado por sus discípulos, cuyos nombres aparecen escritos en los nimbos. Dando la espalda al espectador se encuentra Judas. La tabla La última cena (116 × 191 cm, Museo del Prado, Madrid) estuvo con anterioridad en el retablo mayor de San Esteban, Valencia. Juan de Juanes ilustró en ella el pasaje del Nuevo Testamento en que Jesucristo instituye la eucaristía. En el centro pintó a Jesús rodeado por sus discípulos, cuyos nombres aparecen escritos en los nimbos. Dando la espalda al espectador se encuentra Judas.

3 Carlos Lahoz 3 NACIMIENTO E INFANCIA Los evangelios de san Mateo y san Lucas recogen datos sobre el nacimiento e infancia de Jesús, e incluyen su genealogía, que se remonta hasta Abraham y David (Mt. 1,1-17; Lc. 3,23-38). Según Mateo (1,18-25) y Lucas (1,1-2,20), Jesús fue concebido por su madre, que aunque desposada con José, se encontró encinta por obra del Espíritu Santo (Mt. 1, 18). Nació en Belén, donde José y María habían acudido para cumplir con el edicto romano que obligaba a inscribirse en el censo. Mateo es el único que describe (2,13-23) el viaje a Egipto, cuando José y María se llevaron al niño lejos del alcance del rey Herodes el Grande. Sólo Lucas relata el cumplimiento de José y María con la ley judía que requiere la circuncisión y presentación en el templo de todos los recién nacidos de Jerusalén (2,21-24); el mismo evangelista también describe su siguiente viaje (2,41-51) con el joven Jesús al templo para la fiesta de la Pascua. Los Evangelios omiten la vida de Jesús desde que tuvo 12 años hasta que empezó su ministerio público, unos 18 años después.

4 Carlos Lahoz 4 COMIENZOS DE SU VIDA PÚBLICA Todos los Evangelios sinópticos (los tres primeros, llamados así porque, en general, presentan una visión similar de la vida de Cristo) relatan que el ministerio público de Jesús comienza tras el encarcelamiento de Juan Bautista y se prolonga casi un año. El Evangelio según san Juan describe su labor, que comienza con la elección de sus primeros discípulos (1,40-51) y se prolonga quizá unos tres años. El relato del ministerio público y los acontecimientos que le precedieron es similar en los Evangelios sinópticos. Los tres describen el bautismo de Jesús en el río Jordán por Juan Bautista y su retiro durante 40 días de ayuno y meditación al borde del desierto, que algunos exegetas consideran como un tiempo de preparación ritual, donde el demonio (o Satán) trató de tentarle. Mateo (4,3-9) y Lucas (4,3-12) añaden la descripción de las tentaciones. Después del bautismo y el retiro en el desierto, Jesús volvió a Galilea y visitó su hogar en Nazaret (Lc. 4,16-30). Se trasladó a Cafarnaum y comenzó a predicar. Según los sinópticos, fue entonces cuando nombró a sus primeros discípulos, Simón, que se llama Pedro, y su hermano Andrés (Mt. 4,21) y Santiago el de Zebedeo y Juan, su hermano (Mt. 4,21). Más adelante, cuando el número de sus seguidores creció, escogió a doce discípulos para que le ayudaran.

5 Carlos Lahoz 5 El bautismo de Cristo Los tres evangelios sinópticos (Mateo, Marcos, Lucas) relatan el bautismo de Jesús, que para algunos eruditos bíblicos significa su aceptación del plan divino por el que deberá morir para redimir a la humanidad de sus pecados y señala el comienzo de su vida pública. Piero della Francesca pintó El bautismo de Cristo hacia 1445

6 Carlos Lahoz 6 AUMENTO DE LOS SEGUIDORES DE JESÚS En compañía de sus discípulos, Jesús estableció su base en Cafarnaum y viajó a los pueblos y aldeas cercanas para proclamar la llegada del Reino de Dios. Cuando los enfermos de cuerpo o espíritu se acercaron a él en busca de ayuda, los curó con la fuerza de la fe. Insistió en el amor infinito de Dios por los más débiles y desvalidos, y prometió el perdón y la vida eterna en el cielo a los pecadores siempre que su arrepentimiento fuera sincero. La esencia de estas enseñanzas se encuentra en el sermón de la montaña (Mt. 5,1-7), que contiene las bienaventuranzas (5,3-12) y la oración del Padrenuestro (6,9-13). El énfasis de Jesús en la sinceridad moral más que en la observancia estricta del ritual judío provocó la enemistad de los fariseos, que temían que sus enseñanzas pudieran incitar a los judíos a rechazar la autoridad de la Ley, o Torá. Otros judíos se mostraron recelosos ante las actividades de Jesús porque podrían predisponer a las autoridades romanas contra una eventual restauración de la monarquía.

7 Carlos Lahoz 7 Cristo entregando las llaves a San Pedro

8 Carlos Lahoz 8 Este fresco, Cristo entregando las llaves a San Pedro, obra de Perugino que se encuentra en la Capilla Sixtina del Vaticano, muestra a Jesús entregando a san Pedro las llaves del Reino de Dios. La doctrina católica afirma que Jesús designó a san Pedro como heredero de los apóstoles y primer papa, creando un lazo denominado sucesión apostólica

9 Carlos Lahoz 9 A pesar de esta creciente oposición, la fama de Jesús se extendió sobre todo entre los marginados y los oprimidos, y el entusiasmo de sus seguidores les llevó a tratar de arrebatarle y hacerle rey (Jn. 6,15), pero Jesús lo impidió cuando escapó con sus discípulos por el mar de Galilea (lago Tiberíades) a Cafarnaum (Jn. 6,15-21), donde pronunció un sermón en el que se proclamó pan de la vida (Jn. 6,35). Este sermón, que hace hincapié en la comunión espiritual con Dios, desconcertó a muchos de los que le escucharon, pensando que se trataba de duras palabras (Jn. 6,60), y desde entonces muchos se retiraban y ya no le seguían (Jn. 6,66).

10 Carlos Lahoz 10 Posteriormente, Jesús repartió su tiempo entre viajar a las ciudades dentro y fuera de la provincia de Galilea, enseñar a sus discípulos y retirarse en Betania (Mc. 11,11-12) y Efrem (Jn. 11,54), dos ciudades próximas a Jerusalén. Según los Evangelios sinópticos pasó la mayor parte del tiempo en Galilea, pero Juan centra el ministerio público de Jesús en la provincia de Judea y relata sus numerosas visitas a Jerusalén. Los sermones que pronunció y los milagros que realizó en esta época, en particular la resurrección de Lázaro en Betania (Jn. 11,1-44), hicieron que muchos creyeran en él (Jn. 11,45); pero el momento más importante de su vida pública ocurre en Cesarea de Filipo cuando Simón (después Pedro) comprobó que Jesús era Cristo (Mt. 16,16; Mc. 8,29; Lc. 9,20), a pesar de que Jesús nunca se lo había revelado (según los Evangelios sinópticos), ni a él ni a los demás discípulos. Esta revelación, además de la posterior predicción de su muerte y su resurrección, las condiciones que debían cumplir sus discípulos en su misión, y su transfiguración (momento en que se oyó una voz del cielo proclamándole hijo de Dios y confirmando así la revelación) constituyen la base principal de la misión histórica de la Iglesia cristiana (autorización explícita de Jesús recogida en Mt. 16,17-19).

11 Carlos Lahoz 11 Predicación de Jesús Tras recibir el bautismo a orillas del río Jordán, Jesús inició sus tres años de predicación, tiempo durante el cual viajó por las provincias de Judea y Galilea, zonas que hoy pertenecen a Israel. Después viajó a Jerusalén, donde fue crucificado. Predicación de Jesús Tras recibir el bautismo a orillas del río Jordán, Jesús inició sus tres años de predicación, tiempo durante el cual viajó por las provincias de Judea y Galilea, zonas que hoy pertenecen a Israel. Después viajó a Jerusalén, donde fue crucificado.

12 Carlos Lahoz 12 ÚLTIMOS DÍAS ÚLTIMOS DÍAS Entrada de Jesucristo en Jerusalén Pietro Lorenzetti y su hermano Ambrogio fueron las figuras más importantes de la escuela de Siena de pintura del siglo XIV. Este fresco, de principios del siglo XIV, pertenece a la iglesia de San Francisco en Asís (Italia); muestra a Jesucristo entrando en la ciudad de Jerusalén

13 Carlos Lahoz 13 Cerca de la Pascua, Jesús viajó a Jerusalén por última vez (Juan menciona numerosos viajes a Jerusalén y más de una Pascua, mientras que los sinópticos dividen el ministerio público en las provincias de Galilea y Judea, y mencionan sólo una Pascua después de que Jesús abandonara Galilea para ir a Judea y Jerusalén) y el domingo de víspera entró triunfante en la ciudad donde le recibió una gran muchedumbre que le aclamó. Allí (el lunes y el martes, según los sinópticos), expulsó del templo a los mercaderes y cambistas que, según una vieja costumbre estaban autorizados a realizar sus transacciones en el patio exterior (Mc. 11,15-19) y discutió con los sacerdotes, los escribas, los fariseos y los saduceos, que le hicieron preguntas sobre su autoridad, tributos del César, y la resurrección. El martes, Jesús reveló a sus discípulos los signos que acompañarían a la parusía, o su segunda venida. Cerca de la Pascua, Jesús viajó a Jerusalén por última vez (Juan menciona numerosos viajes a Jerusalén y más de una Pascua, mientras que los sinópticos dividen el ministerio público en las provincias de Galilea y Judea, y mencionan sólo una Pascua después de que Jesús abandonara Galilea para ir a Judea y Jerusalén) y el domingo de víspera entró triunfante en la ciudad donde le recibió una gran muchedumbre que le aclamó. Allí (el lunes y el martes, según los sinópticos), expulsó del templo a los mercaderes y cambistas que, según una vieja costumbre estaban autorizados a realizar sus transacciones en el patio exterior (Mc. 11,15-19) y discutió con los sacerdotes, los escribas, los fariseos y los saduceos, que le hicieron preguntas sobre su autoridad, tributos del César, y la resurrección. El martes, Jesús reveló a sus discípulos los signos que acompañarían a la parusía, o su segunda venida. El miércoles Jesús fue ungido en Betania por María, que anticipaba la unción de la sepultura (Mt. 26,6-13; Mc. 14,3-9). Mientras tanto, en Jerusalén, los sacerdotes y los escribas, preocupados porque las actividades de Jesús iban a poner a los romanos en su contra (Jn. 11,48), conspiraron con uno de sus discípulos, Judas Iscariote, para arrestar a Jesús de manera furtiva, porque temían al pueblo (Lc. 22,2). Juan 11,47-53 sitúa la conspiración antes de la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén. El jueves, Jesús celebró la cena de Pascua con sus discípulos y les habló de su inminente traición y muerte como sacrificio por los pecados de la humanidad. Durante la cena bendijo el pan ácimo y el vino, llamó al pan su cuerpo y al vino su sangre de la alianza, que será derramada por muchos para remisión de los pecados (Mt. 26,27), y pidió que lo repartieran entre todos. Desde entonces, los cristianos recuerdan este ritual, la eucaristía, en oficios de culto que constituyen el principal sacramento de la Iglesia. El miércoles Jesús fue ungido en Betania por María, que anticipaba la unción de la sepultura (Mt. 26,6-13; Mc. 14,3-9). Mientras tanto, en Jerusalén, los sacerdotes y los escribas, preocupados porque las actividades de Jesús iban a poner a los romanos en su contra (Jn. 11,48), conspiraron con uno de sus discípulos, Judas Iscariote, para arrestar a Jesús de manera furtiva, porque temían al pueblo (Lc. 22,2). Juan 11,47-53 sitúa la conspiración antes de la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén. El jueves, Jesús celebró la cena de Pascua con sus discípulos y les habló de su inminente traición y muerte como sacrificio por los pecados de la humanidad. Durante la cena bendijo el pan ácimo y el vino, llamó al pan su cuerpo y al vino su sangre de la alianza, que será derramada por muchos para remisión de los pecados (Mt. 26,27), y pidió que lo repartieran entre todos. Desde entonces, los cristianos recuerdan este ritual, la eucaristía, en oficios de culto que constituyen el principal sacramento de la Iglesia.

14 Carlos Lahoz 14 Jesucristo expulsa del templo a los mercaderes Jesucristo expulsa del templo a los mercaderes En la obra titulada Cristo expulsando a los mercaderes del templo (National Gallery, Londres), el pintor italiano Jacopo Bassano reflejó el pasaje del Nuevo Testamento que narra como Jesucristo pone fin a la costumbre por la cual los mercaderes realizaban transacciones en el templo de Jerusalén. En la obra titulada Cristo expulsando a los mercaderes del templo (National Gallery, Londres), el pintor italiano Jacopo Bassano reflejó el pasaje del Nuevo Testamento que narra como Jesucristo pone fin a la costumbre por la cual los mercaderes realizaban transacciones en el templo de Jerusalén.

15 Carlos Lahoz 15 La última cena. Una de las pinturas más famosas de todos los tiempos, La última cena de Leonardo da Vinci, realizada entre 1495 y 1497, decora el refectorio de Santa María de la Gracia en Milán, Italia, e ilustra el momento en que Jesús advierte a sus discípulos que uno de ellos va a traicionarle. La última cena. Una de las pinturas más famosas de todos los tiempos, La última cena de Leonardo da Vinci, realizada entre 1495 y 1497, decora el refectorio de Santa María de la Gracia en Milán, Italia, e ilustra el momento en que Jesús advierte a sus discípulos que uno de ellos va a traicionarle.

16 Carlos Lahoz 16 Después de la Última Cena, Jesús y sus discípulos fueron al monte de los Olivos, donde según Mateo (26,30-32) y Marcos (14,26-28), les aseguró que resucitaría (de la muerte). Al presentir que la hora de su muerte estaba cerca, se retiró al huerto de Getsemaní, donde, lleno de angustia (Lc. 22,44), meditó y oró. Una muchedumbre enviada por los sacerdotes y los ancianos judíos, conducida por Judas Iscariote, le arrestó en Getsemaní. Después de la Última Cena, Jesús y sus discípulos fueron al monte de los Olivos, donde según Mateo (26,30-32) y Marcos (14,26-28), les aseguró que resucitaría (de la muerte). Al presentir que la hora de su muerte estaba cerca, se retiró al huerto de Getsemaní, donde, lleno de angustia (Lc. 22,44), meditó y oró. Una muchedumbre enviada por los sacerdotes y los ancianos judíos, conducida por Judas Iscariote, le arrestó en Getsemaní.

17 Carlos Lahoz 17 JUICIO Y CRUCIFIXIÓN JUICIO Y CRUCIFIXIÓN Según Juan (18,13-24), primero le condujeron ante Anás, suegro del máximo sacerdote Caifás, para un interrogatorio preliminar. Los sinópticos no mencionan este incidente, sólo relatan que Jesús fue conducido al consejo supremo de los judíos, el Sanedrín, donde Caifás pidió a Jesús que declarase si era el Mesías, el hijo de Dios (Mt. 26,63). Por esta afirmación (Mc. 14,62), el consejo le condenó a muerte por blasfemia, pero como sólo el procurador romano tenía poder para imponer la pena capital, el viernes por la mañana condujeron a Jesús ante Poncio Pilatos para sentenciarle. Antes del juicio, Pilatos le preguntó si era el rey de los judíos, Jesús contestó: Tú lo has dicho (Mc. 15,2). Pilatos intentó varios recursos para salvarle antes de dejar la decisión final en manos de la muchedumbre. Cuando el populacho insistió en su muerte, Pilatos (Mt. 27,24) ordenó su ejecución. El papel real de Pilatos ha sido muy debatido por los historiadores. La Iglesia antigua tendió a culpar más a los judíos y a juzgar con menos severidad al gobernador romano.

18 Carlos Lahoz 18 Jesucristo ante Poncio Pilatos Jesucristo ante Poncio Pilatos Según los Evangelios, el procurador romano de Judea, Poncio Pilatos, no dictó una sentencia de muerte contra Jesucristo después de que el Sanedrín encontrara a éste culpable de blasfemia. Más tarde se entrevistó a solas con el hijo de Dios, quedó impresionado por la dignidad y franqueza de sus respuestas e intentó salvarlo. No obstante, el temor a un levantamiento en Jerusalén hizo que accediera a las demandas populares, de modo que Jesucristo fue finalmente crucificado. El gesto simbólico con que, tal y como recoge el Evangelio de san Mateo, Pilatos pretendió salvaguardar su responsabilidad fue el de lavarse las manos. El miniaturista italiano del siglo XV Cristoforo de Predis representó ese pasaje bíblico en esta ilustración de un códice que se conserva en la Biblioteca Real de Turín, en la cual los personajes aparecen ataviados con los ropajes de la época en que fue pintada la obra. Según los Evangelios, el procurador romano de Judea, Poncio Pilatos, no dictó una sentencia de muerte contra Jesucristo después de que el Sanedrín encontrara a éste culpable de blasfemia. Más tarde se entrevistó a solas con el hijo de Dios, quedó impresionado por la dignidad y franqueza de sus respuestas e intentó salvarlo. No obstante, el temor a un levantamiento en Jerusalén hizo que accediera a las demandas populares, de modo que Jesucristo fue finalmente crucificado. El gesto simbólico con que, tal y como recoge el Evangelio de san Mateo, Pilatos pretendió salvaguardar su responsabilidad fue el de lavarse las manos. El miniaturista italiano del siglo XV Cristoforo de Predis representó ese pasaje bíblico en esta ilustración de un códice que se conserva en la Biblioteca Real de Turín, en la cual los personajes aparecen ataviados con los ropajes de la época en que fue pintada la obra.

19 Carlos Lahoz 19 Flagelación de Jesucristo Flagelación de Jesucristo La flagelación de Cristo (c. 1510, 48 × 35 cm, Museo del Prado, Madrid) es obra del pintor español Alejo Fernández. Aunque la tabla representa uno de los pasajes de la Pasión de Cristo, el escenario es una ruina clásica. De influencia claramente italiana por el tratamiento de la perspectiva, también algunos autores han visto en él semejanzas con El Bosco por el marcado énfasis caricaturesco de los rostros y el interés por el detalle. La flagelación de Cristo (c. 1510, 48 × 35 cm, Museo del Prado, Madrid) es obra del pintor español Alejo Fernández. Aunque la tabla representa uno de los pasajes de la Pasión de Cristo, el escenario es una ruina clásica. De influencia claramente italiana por el tratamiento de la perspectiva, también algunos autores han visto en él semejanzas con El Bosco por el marcado énfasis caricaturesco de los rostros y el interés por el detalle.

20 Carlos Lahoz 20 Jesús fue llevado al Gólgota y crucificado, que era la pena romana para los criminales y los delincuentes políticos. Dos ladrones fueron también crucificados con él, uno a cada lado. En la cruz, sobre la cabeza de Jesús escribieron su acusación: este es Jesús, el rey de los judíos (Mt. 27,37). Al caer el día, su cuerpo fue descendido, y como estaba cerca el shabat (día festivo de los judíos), tiempo durante el cual no estaba permitido el enterramiento, fue rápidamente depositado en una tumba cercana por José de Arimatea (Jn. 19,39-42 relata que Nicodemo ayudó a José). Jesús fue llevado al Gólgota y crucificado, que era la pena romana para los criminales y los delincuentes políticos. Dos ladrones fueron también crucificados con él, uno a cada lado. En la cruz, sobre la cabeza de Jesús escribieron su acusación: este es Jesús, el rey de los judíos (Mt. 27,37). Al caer el día, su cuerpo fue descendido, y como estaba cerca el shabat (día festivo de los judíos), tiempo durante el cual no estaba permitido el enterramiento, fue rápidamente depositado en una tumba cercana por José de Arimatea (Jn. 19,39-42 relata que Nicodemo ayudó a José).

21 Carlos Lahoz 21 Cristo en la cruz Cristo en la cruz Dejando que la muchedumbre tomara la decisión de si Jesús debía o no morir en la cruz, Poncio Pilatos le condenó a muerte, obligándole a cargar la cruz hasta el Gólgota donde fue crucificado. Rubens pintó Cristo en la cruz en 1620, situándole entre dos ladrones Dejando que la muchedumbre tomara la decisión de si Jesús debía o no morir en la cruz, Poncio Pilatos le condenó a muerte, obligándole a cargar la cruz hasta el Gólgota donde fue crucificado. Rubens pintó Cristo en la cruz en 1620, situándole entre dos ladrones

22 Carlos Lahoz 22 Cristo yacente Cristo yacente Gregorio Fernández fue el escultor español más representativo del realismo castellano y el creador de la escuela vallisoletana. Su Cristo yacente (1614, convento de los Capuchinos, El Pardo, Madrid), que forma parte de un paso procesional, muestra el patetismo y sufrimiento característico de sus figuras. Gregorio Fernández fue el escultor español más representativo del realismo castellano y el creador de la escuela vallisoletana. Su Cristo yacente (1614, convento de los Capuchinos, El Pardo, Madrid), que forma parte de un paso procesional, muestra el patetismo y sufrimiento característico de sus figuras.

23 Carlos Lahoz 23 El domingo siguiente, al amanecer, María Magdalena, y María la madre de Santiago (Mac. 16,1) fueron al sepulcro para ungir el cuerpo de Jesús antes de enterrarlo, y lo encontraron vacío. En Mt. 28,2 se recoge que después de un terremoto apareció un ángel y apartó la piedra de la entrada. En el interior de la tumba, un joven (Mc. 16,5) vestido de blanco les anunció que Jesús había resucitado (esta noticia es anunciada por el ángel en Mateo 28,5-6 y por dos hombres con vestiduras deslumbrantes en Lucas 24,4. Según Juan 21, 11-18, María Magdalena vio dos ángeles y después a Cristo resucitado). Más tarde, el mismo día (según Lucas, Juan y Marcos) Jesús se apareció a las mujeres y a otros discípulos en varios lugares en Jerusalén y sus proximidades. La mayoría de los discípulos no dudaron en que habían visto y escuchado de nuevo al maestro que conocían y habían seguido durante el tiempo de su predicación en Galilea y Judea. Pero hubo discípulos que dudaron en un primer momento (Mt. 28,17), como Tomás, que no presenció las primeras apariciones (Jn. 20,24-29). Según recoge el Nuevo Testamento, la resurrección de Jesús se convirtió en una de las doctrinas esenciales de la cristiandad, pues al resucitar de la muerte dio esperanzas a la humanidad de una vida después de la muerte en el reino de los cielos. El domingo siguiente, al amanecer, María Magdalena, y María la madre de Santiago (Mac. 16,1) fueron al sepulcro para ungir el cuerpo de Jesús antes de enterrarlo, y lo encontraron vacío. En Mt. 28,2 se recoge que después de un terremoto apareció un ángel y apartó la piedra de la entrada. En el interior de la tumba, un joven (Mc. 16,5) vestido de blanco les anunció que Jesús había resucitado (esta noticia es anunciada por el ángel en Mateo 28,5-6 y por dos hombres con vestiduras deslumbrantes en Lucas 24,4. Según Juan 21, 11-18, María Magdalena vio dos ángeles y después a Cristo resucitado). Más tarde, el mismo día (según Lucas, Juan y Marcos) Jesús se apareció a las mujeres y a otros discípulos en varios lugares en Jerusalén y sus proximidades. La mayoría de los discípulos no dudaron en que habían visto y escuchado de nuevo al maestro que conocían y habían seguido durante el tiempo de su predicación en Galilea y Judea. Pero hubo discípulos que dudaron en un primer momento (Mt. 28,17), como Tomás, que no presenció las primeras apariciones (Jn. 20,24-29). Según recoge el Nuevo Testamento, la resurrección de Jesús se convirtió en una de las doctrinas esenciales de la cristiandad, pues al resucitar de la muerte dio esperanzas a la humanidad de una vida después de la muerte en el reino de los cielos. LA RESURRECCIÓN

24 Carlos Lahoz 24 Santo Sudario de Turín Santo Sudario de Turín Las revelantes imágenes aportadas por las fotografías de las impresiones existentes en el denominado Santo Sudario de Turín eran de un realismo asombroso. No obstante, todavía existe un enconado debate entre los devotos que aseguran que reflejan la faz de Jesucristo (en tanto que dicho lienzo habría sido su último sudario) y los científicos que niegan tal posibilidad. Las revelantes imágenes aportadas por las fotografías de las impresiones existentes en el denominado Santo Sudario de Turín eran de un realismo asombroso. No obstante, todavía existe un enconado debate entre los devotos que aseguran que reflejan la faz de Jesucristo (en tanto que dicho lienzo habría sido su último sudario) y los científicos que niegan tal posibilidad.

25 Carlos Lahoz 25 Todos los Evangelios señalan que después de su resurrección Jesús siguió enseñando a sus discípulos sobre asuntos relativos al Reino de Dios. También les encomendó una misión: Id, pues... haced discípulos de todas las naciones, bautizándoles en el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo (Mt. 28,19). Lucas (24,50-51) también relata que, en Betania, Jesús fue visto ascender a los cielos por sus discípulos. Los Hechos de los Apóstoles 1, 212 recogen que la ascensión ocurrió cuarenta días después de la resurrección. Todas las doctrinas de su ministerio fueron desarrolladas en los principios fundamentales de la teología cristiana. Todos los Evangelios señalan que después de su resurrección Jesús siguió enseñando a sus discípulos sobre asuntos relativos al Reino de Dios. También les encomendó una misión: Id, pues... haced discípulos de todas las naciones, bautizándoles en el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo (Mt. 28,19). Lucas (24,50-51) también relata que, en Betania, Jesús fue visto ascender a los cielos por sus discípulos. Los Hechos de los Apóstoles 1, 212 recogen que la ascensión ocurrió cuarenta días después de la resurrección. Todas las doctrinas de su ministerio fueron desarrolladas en los principios fundamentales de la teología cristiana.

26 Carlos Lahoz 26 Giotto: Ascensión Giotto: Ascensión En el grandioso ciclo de frescos de la capilla Scrovegni, en Padua, realizado por Giotto a principios del siglo XIV, una de las escenas representa la Ascensión. El tema se inspira probablemente en el libro de los Hechos de los Apóstoles, donde se relata cómo Cristo se elevó y una nube lo ocultó de las miradas de sus discípulos En el grandioso ciclo de frescos de la capilla Scrovegni, en Padua, realizado por Giotto a principios del siglo XIV, una de las escenas representa la Ascensión. El tema se inspira probablemente en el libro de los Hechos de los Apóstoles, donde se relata cómo Cristo se elevó y una nube lo ocultó de las miradas de sus discípulos

27 Carlos Lahoz 27 La vida y enseñanzas de Jesús fueron muchas veces objeto de disputa y de interpretaciones diferentes en la historia del cristianismo. En las primeras épocas de la Iglesia, por ejemplo, fue necesario regularizar las creencias sobre Jesucristo y su papel, para facilitar la conversión y responder a los cristianos que adoptaron opiniones inaceptables para los dirigentes de la Iglesia cristiana. Definir la naturaleza de Jesús se convirtió en el objeto de una disciplina llamada cristología. La vida y enseñanzas de Jesús fueron muchas veces objeto de disputa y de interpretaciones diferentes en la historia del cristianismo. En las primeras épocas de la Iglesia, por ejemplo, fue necesario regularizar las creencias sobre Jesucristo y su papel, para facilitar la conversión y responder a los cristianos que adoptaron opiniones inaceptables para los dirigentes de la Iglesia cristiana. Definir la naturaleza de Jesús se convirtió en el objeto de una disciplina llamada cristología. TEOLOGÍA


Descargar ppt "Carlos Lahoz 1 JESUCRISTO JESUCRISTO Jesucristo, figura principal del cristianismo, nació en Belén, Judea. Desde el siglo VI se considera que la era cristiana."

Presentaciones similares


Anuncios Google