La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

EN EL PRINCIPIO, 1 Gn 1, 1 Gn 1, 1: En el principio creó Dios el cie- lo y la tierra. Verdad de fe cristiana, creída también por los judíos y los musulmanes.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "EN EL PRINCIPIO, 1 Gn 1, 1 Gn 1, 1: En el principio creó Dios el cie- lo y la tierra. Verdad de fe cristiana, creída también por los judíos y los musulmanes."— Transcripción de la presentación:

1

2 EN EL PRINCIPIO, 1 Gn 1, 1 Gn 1, 1: En el principio creó Dios el cie- lo y la tierra. Verdad de fe cristiana, creída también por los judíos y los musulmanes. Vaticano I El Concilio Vaticano I define 1) que Dios es creador: Si alguno negare al solo Dios verdadero creador y señor de las cosas visibles Dei Filius, De Dios creador, can. 1 e invisibles, sea anatema (Dei Filius, De Dios creador, can. 1); y 2) que la razón humana natural puede llegar a saberlo: Si alguno di- jere que Dios vivo y verdadero, creador y señor nuestro, no puede ser conocido con certeza por la luz natural de la razón humana por Dei Filius, medio de las cosas que han sido hechas, sea anatema (Dei Filius, De la revelación, can. 1 De la revelación, can. 1). CRE 1 de 83

3 EN EL PRINCIPIO, 2 Sin la voluntad divina que la quiere en la existencia, toda la realidad creada (material y espiritual) no podría haber sido. Dios quiere que las cosas sean, porque quiere darles el ser, por un designio amoroso. Las cosas creadas no derivan de Dios de modo necesario. Nada hay fuera de Dios ni dentro de Él que le obligue a crear. La libertad del acto creativo es una consecuencia directa de la trascendencia divina y de la distinción radical entre Dios y el mundo. Vaticano I Vaticano I afirma que Dios llevó a cabo la creación con libérrimo Dei Filius, cap. 1 designio (Dei Filius, cap. 1). CRE 2 de 83

4 EN EL PRINCIPIO, 3 CCE 296 CCE 296: Dios crea de la nada. Creemos que Dios no necesita nada preexistente ni ninguna ayuda para crear. La Creación tam- poco es una emanación necesaria de la substancia divina. Dios crea libremente de la nada. La creación a partir de la nada es un mis- terio de la fe, y presenta notables dificul- tades para la imaginación. La nada de la cual hablan los físicos en el marco de la teoría del Big Bang no es la nada de la doctrina cristiana, sino el vacío de algo preexistente. La noción de creación es teológica: se halla más allá de la ciencia empírica. CRE 3 de 83

5 EN EL PRINCIPIO, 4 Para los cristianos la creación del mundo implica que ha tenido un principio y no existe desde la eternidad. Se trata de una verdad de IV de LetránVaticano I fe, definida en los Concilios IV de Letrán y Vaticano I. La existencia del mundo desde la eternidad no repugna a la razón humana, en un nivel puramente especulativo. En contra de sus predecesores, Aristóteles defiende la tesis de que el mundo no tiene principio y no tendrá fin. CCE 299 CCE 299: Porque Dios crea con sabiduría, la creación está ordenada (...). Salida de la bondad divina, la creación participa en esa bondad (...). La Iglesia ha debido, en repetidas ocasiones, defen- der la bondad de la creación, comprendida la del mundo material. CRE 4 de 83

6 EN EL PRINCIPIO, 5 El hecho de ser criatura no se refiere únicamente a ser originado sino también a la más honda estructura de ese ser que, debido a su contingen- cia, requiere una continua asistencia divina para existir. Las criaturas son conservadas en la exis- tencia por Dios. San Gregorio Magno, Moralia 16 San Gregorio Magno, Moralia 16: de tal modo depende de Dios el ser de las criaturas todas que ni por un solo instante podrían sub- sistir, y volverían a la nada, si no fueran conservadas en el ser por la acción y la fuerza divina. Dios no sólo da el ser a su criatura, sino que la mantiene a cada CCE 301 instante en el ser, le da el obrar y la lleva a su término (CCE 301). CRE 5 de 83

7 EN EL PRINCIPIO, 6 Aunque bajo la letra de la Biblia haya un mo- delo de universo subyacente que corresponde a la época en que fue redactada, el interés del texto se dirige al horizonte de la voluntad de Dios. El Génesis no quiere atender a ningún tipo de hipótesis física. Decir que en el prin- cipio Dios creó los cielos y la tierra es saltar a un plano trascendente. CCE 287 CCE 287: Más allá del conocimiento natural que todo hombre puede tener del Creador, Dios reveló progresivamente a Israel el misterio de la Creación. CRE 6 de 83

8 EN EL PRINCIPIO, 7 Ex 3, Ex 3, 13-14: Moisés replicó: Cuando me acerque a los hijos de Israel y les diga el Dios de vuestros padres me envía a vosotros, y me pregunten cuál es su nombre, ¿qué he de decirles?. Y le dijo Dios a Moisés: Yo soy el que soy. Las criaturas no tienen todas las perfeccio- nes del ser: no son, sino que necesitan que alguien sea el origen de su ser. Dios no necesita de nada para ser: verdadera- mente es, porque no debe su ser a ningún otro. Tal realidad sitúa inmediatamente la diferencia radical entre Dios y lo creado. CRE 7 de 83

9 EN EL PRINCIPIO, 8 Gn 1, 3 Gn 1, 3: Dijo Dios: Haya luz. Y hubo luz. A través de la Palabra, que es la manifestación de su voluntad, Dios trae todo a la existencia. Siendo el único ser autosuficiente, no tiene necesidad de dar a participar de la existencia a ninguna de las criaturas. Guiados por la Revelación, vemos en la Creación a un Dios que quiere compartir la riqueza de su ser dando el ser a una infinidad de seres que reflejan su poder y su gloria. Decide comunicarse a quien no puede exigírselo. CRE 8 de 83


Descargar ppt "EN EL PRINCIPIO, 1 Gn 1, 1 Gn 1, 1: En el principio creó Dios el cie- lo y la tierra. Verdad de fe cristiana, creída también por los judíos y los musulmanes."

Presentaciones similares


Anuncios Google