La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

1. 2 TEMARIO 1- Estructura Pastoral 2- Acompañamiento personal al coordinador 3- Reunión de coordinadores 4- Proceso secuencial de seguimiento y maduración.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "1. 2 TEMARIO 1- Estructura Pastoral 2- Acompañamiento personal al coordinador 3- Reunión de coordinadores 4- Proceso secuencial de seguimiento y maduración."— Transcripción de la presentación:

1 1

2 2 TEMARIO 1- Estructura Pastoral 2- Acompañamiento personal al coordinador 3- Reunión de coordinadores 4- Proceso secuencial de seguimiento y maduración 5- Acompañamiento personal a los integrantes de la comunidad, en comunidad 6- Evaluación de la comunidad, Reportes 7- Ministerio de acompañamiento

3 3

4 4 Como todo cuerpo social y eclesial, la parroquia necesita una cabeza y pastor que: -congregue, acompañe, cuide, a n i m e, forme y represente a la comunidad. -Sin embargo, el pastoreo y acompañamiento se tendrá no sólo a nivel general, sino en todos los niveles persona, comunidad, sector y parroquia. -En cada nivel habrá una persona responsable de ese acompañamiento, pastoreo y animación: -discipulador para cada persona, -coordinador interno en cada comunidad. -supervisor externo de comunidad. -Jefe de sector, responsable de las comunidades de su sector y de la construcción de la comunión en su sector.

5 5 -Párroco responsable de la comunión en como conjunto y de la realización y coordinación de toda la tarea eclesial, él es vínculo de comunión con la Diócesis. Cuando se establece una tarea pastoral que tiene como objetivo la integralidad, esto es: Llegar a todos, lo miembros de su feligresía, asumiendo el mandato de Cristo ir por todo el mundo y anunciar el Evangelio. Darles todo, toda la misión que el Señor encomendó a la Iglesia: Palabra, Culto, Caridad y Comunión. Que hay que llegar a todas las realidades humanas. Involucrar a todos, como necesidad personal de crecimiento y de cumplimiento de la misión encomendada.

6 6 Se necesita organizar una estructura, que permita el orden y la organización de las tareas y servicios pastorales. La estructura pastoral, no sólo permite realizar funciones, sino también la interrelación de las personas y los medios para el acompañamiento que requiere un verdadero crecimiento cristiano. El párroco nombra directamente a los Responsables de Sector, así como a los Responsables parroquiales de los Ministerios; y el que tiene autoridad para nombrar, tiene autoridad para quitar o cambiar; de igual manera que el Papa con los Obispos, y el Obispo con los Párrocos.

7 7 Ejemplo en uno de los ministerios con referencia al Consejo Pastoral Parroquial

8 8 Por Ministerios o Campos ministeriales entendemos los cauces de acciones especiales, entre las cuales las esenciales, suficientes y que no pueden faltar son : Elementos del Plan : Evangelización, Comunidades, Catequesis, Liturgia y Acción Social. Destinatarios especiales: Pastoral familiar, que se diversifique en pastoral de niños, de adolescentes, de jóvenes y de parejas. Pastoral de la salud y Rehabilitación. Infra-estructura : Secretaría y Administración Cada Ministerio tiene un Responsable parroquial, un coordinador sectorial y varias personas que ejecutan las acciones ministeriales, centralizadas en la Parroquia, o las que se realizan en cada Sector, que se encargan de formarlos y al jefe de sector ejecutar la tarea.

9 9 Responsable pastoral de Sector EQUIPO: - Coordinadores de Sub-sector y de Visitadores - Animadores de casas abiertas y de casa preparación y verificación - Pastorcitos para el retiro de evangelización - Equipo para el curso de permanecer y perseverar - Coordinadores y Supervisores de pequeña comunidad - Catequistas diferentes niveles - Discipuladores personales - Promotores sociales - Contacto de Ministerios de familia, jóvenes, enfermos, y rehabilitación.

10 10 Coordinación y supervisión de las actividades de visiteo sectorial y de las acciones ministeriales de su Sector. Acompaña y supervisa todo. Lo hace de forma directa personal y por reuniones de cada área. Las reuniones básicas que periódicamente tiene son: - con coordinadores de sub-sector y visitadores, semanal - con animadores de casa abierta, mensual - con responsables de casa de preparación y verificación. mensual - con coordinadores y supervisores de comunidad, mensual - con discipuladores, bimestral - con los contactos de Ministerio (según necesidad)

11 11 Evaluación de las diferentes áreas pidiendo a los responsables de las actividades le entreguen reportes escritos, analizando el avance o retroceso en cada uno de los puntos del plan misionero y pastoral. Elabora y presenta el reporte bimestral del Sector para entregar al Consejo pastoral parroquial y al párroco. El reporte no solo debe presentar datos estadísticos, sino mostrar el cumplimiento de las metas propuestas para ese periodo, y un proyecto para los siguientes dos meses, marcando específicamente que se pretende lograr.

12 12 La formación integral del discípulo y del apóstol tiende a enfocar todos los datos recibidos hacia el anuncio, la celebración y la comunicación del misterio pascual de Cristo. Es una formación y acompañamiento que apunta a anunciar el Evangelio a todos los pueblos y a acompañar a la comunidad ya cristiana en su camino de configuración con Cristo. No sólo formar, es necesario descubrir a cada persona en su necesidad y realidad, de madurez cristiana, y no conformarse sólo con actividades, es necesario iniciar procesos que nos permitan crecer hasta la talla adulta de Cristo.

13 13 En la estructura de acompañamiento, el coordinador de pequeña comunidad tiene la grave responsabilidad de cuidar a aquellos que, formando parte de la pequeña comunidad, son el testimonio y la acción para la construcción del Reino. La pequeña comunidad es el núcleo de la vida comunitaria, el marco de la vida cristiana y la fuerza para el desarrollo del compromiso apostólico, de ahí que el coordinador necesita ser acompañado y supervisado en el desarrollo de su tarea, y apoyado por la estructura pastoral.

14 14

15 15 El coordinador es un hermano entre los hermanos, pero cuando es elegido para realizar esta función de pastoreo, es necesario que reciba una formación inicial que le permita conocer los distintos elementos de la Reunión semanal, así como aprender la forma como se desarrollan. La formación inicial está a cargo del supervisor externo, que lo acompaña los primeros tres meses de manera permanente en la reunión semanal de la comunidad. La enseñanza debe ser siempre práctica, no puede ser sólo teórica, pues la nueva evangelización acompaña, haciendo y viviendo, las palabras cuando son de esta forma adquieren una nueva connotación y hacen referencia a algo que cuando se aprende se empieza a descubrir y luego lo desarrolla la gracia con la práctica.

16 16 El Supervisor conduce a la comunidad primero para que descubra la importancia del saludo y acogida y el inicio puntual de la reunión. No podemos sacrificar la reunión por el aprendizaje del método, éste se desarrolla en la práctica y nosotros mismos lo vamos implementando en la comunidad y en la vida diaria; ejemplo: Descubrimos la puntualidad de la presencia de Jesús en nuestra reunión y empezamos también a descubrirlo en nuestras labores diarias y en ellas la necesidad de mejorarlas por Él. La Alabanza se acompaña, se enseña y se corrige hasta que los miembros de la comunidad van teniendo confianza para orar en voz alta. Se acompaña al coordinador haciendo en una reunión un tiempo de práctica de oración para que haya un aprendizaje del grupo y de él mismo para que en otra ocasión pueda realizarlo.

17 17 La catequesis es el cauce de la vida cristiana, hay que enseñar cómo se descubre la doctrina y cómo se pone en práctica, la lectura de la catequesis para interpretación a la vida es fundamental en el crecimiento y madurez de la comunidad, hay que cuidar no caer sólo en conceptos doctrinales sino descubrir como se viven; una práctica en esta línea y una revisión de Bloque conducida, son indispensables en el acompañamiento de los coordinadores. La Edificación Espiritual, es el elemento de la reunión semanal que más dificultad presenta para el coordinador, ya que él tiene que invitar a la participación personal de compartir lo que son como personas los miembros de la comunidad; en muchas ocasiones no se desarrolla con fluidez y confianza por lo que se vuelve un elemento tedioso. Este punto habrá que acompañarse muy cercanamente y apoyarlo con el uso del Instructivo de Pequeñas comunidades.

18 18 La solidaridad social, tiene que encontrar todo su sentido y su valor en el desarrollo la reunión cuando aprendemos a iluminar la realidad vivida con el Evangelio y a dar respuestas concretas a las necesidades de los miembros de la comunidad. Un análisis claro y formas específicas para la respuesta personal son indispensables enseñar, para que el coordinador conduzca con certeza a la práctica de este elemento tan necesario en la vida de la comunidad.

19 19 La oración de intercesión y petición será el elemento que englobe y concluya nuestra reunión y nos abra al favor de Dios en confianza y abandono, este elemento fortalece y anima la comunión entre los hermanos y deja el buen sabor de boca que nos acompaña hasta la siguiente reunión. Al concluir la reunión hacer las observaciones al coordinador y su suplente tratando siempre que la enseñanza, de ser posible, se haga a los dos. Cada elemento se enseñará y después se dejará que lo conduzca el coordinador para hacer las observaciones y darle confianza.

20 20

21 21 En la Parroquia TODO se debe vivir en comunidad porque en todas las acciones de la parroquia, en su plan misionero y pastoral, hay que tener en cuenta no sólo a los individuos aislados, sino siempre pensar que son miembros de una familia, de su comunidad, del Sector y de la comunidad parroquial, que hay que construir en todos los niveles. Para acompañar a los coordinadores y preparar los criterios generales de comunidad y unificar la marcha de las comunidades, sin descuidar la particularidad de cada una de ellas, es necesario tener una reunión periódica, quincenal o mensual, a la que asistirán también los supervisores externos, cuando los haya. El tiempo de duración de esa reunión lo determinará lo que tenga tratarse en la misma. En esta reunión se tratará todo lo relacionado con la marcha de la pequeña comunidad, la preparación y evaluación de la catequesis y el acompañamiento de formación que requiere el coordinador.

22 22 ESQUEMA DE LA REUNIÓN Oración Problemática y testimonio de las últimas reuniones de comunidad Explicación del desarrollo y objetivos del próximo o próximos temas de la catequesis. Reunión por grupos, entre los coordinadores internos, para llevar el tema en la misma forma en que lo llevarán en sus comunidades. Avisos de las distintas acciones pastorales Cuando las comunidades están en distintos niveles de catequesis se hacen grupos por nivel para el estudio de la catequesis

23 23 DESARROLLO DE LA REUNIÓN Oración Compartida de alabanza y acción de gracias que incluya cantos, es necesario que la reunión manifiesta un modelo de reunión de comunidad en la alabanza al Señor. Problemática y testimonios de las últimas reuniones de comunidades La problemática se trata en esta reunión para invitar a los coordinadores a escuchar y sugerir soluciones en la presencia del sacerdote quien con criterio pastoral orientará la problemática después de escuchar las opiniones. Esto va formando en criterios y discernimiento a los coordinadores y supervisores en el acompañamiento de la comunidad. Los testimonios del caminar de las comunidades y de sus miembros no puede faltar en la reunión, ya que eso anima y nos hace agradecer al Señor la construcción del cuerpo parroquial, además vamos aprendiendo a compartir la fe vivida.

24 24 Explicación del desarrollo y objetivos del próximo o próximos temas de la catequesis La enseñanza de catequesis debe ser vista por si misma y con mucha claridad, es la fuerza para el cambio personal y el discernimiento en la decisiones. Cuando ya existen varios niveles se puede revisar en la reunión un mes la catequesis de las comunidades y en este punto la reunión se dividirá por grupos de nivel para la revisión, y el siguiente mes se daría en este espacio un pequeño tema de formación para los coordinadores. Reunión por grupos, entre los coordinadores internos, para llevar el tema en la misma forma en que lo llevarán en sus comunidades. La práctica del acompañamiento es indispensable para detectar las fallas en las que se pudiera incurrir y que en ocasiones no se descubren en la teoría sino hasta la práctica. Este espacio cuando no se vea tema de catequesis se empleará para que los coordinadores hagan un diálogo sobre el tema visto y compartan la utilidad para el desarrollo de su función.

25 25 Avisos de las distintas acciones pastorales, el coordinador interno y el supervisor externo son vínculo con la pastoral de la parroquia, no sólo cuidan el ser, sino como parte de ese ser animan e informan sobre el hacer para la madurez de la fe a través de un compromiso cristiano que le permita participar en la construcción del Reino. De todas formas no se puede esperar hasta esta reunión para informar al equipo de sector de sus compromisos, ya que con este fin tiene su propia reunión de sector y en la que los miembros de la comunidad participan en distintas acciones y compromisos con la parroquia. La reunión de coordinadores y supervisores no se puede ocupar nunca para planear el trabajo en el sector ni la pastoral, hay que cuidar mucho de no desvirtuar la reunión de coordinadores para caer en una reunión de planeación pastoral.

26 26

27 27 Definir y descubrir el proceso personal es fruto del discernimiento no hay una regla que abarque todo lo que necesita cada quien ni tampoco todos los coordinadores son iguales. El llamado que ha hecho Dios de nosotros, la declaración de su amor y el tiempo en el que nos encontramos con Él hace diferente la definición de los procesos de acompañamiento, por ello necesitamos forzosamente del discernimiento que definirá en último término esta función de acompañamiento y maduración de este servicio. ¿Pero que significa el discernimiento?

28 28 Discernimiento cristiano. (Josep Vives, S.J) En la vida cristiana el discernimiento debiera ser una actitud básica y hasta particularmente característica. Porque lo central en la enseñanza práxica de Jesús es que no hemos de regular solamente nuestra conducta por sujeción a un código preestablecido, a un sistema de leyes morales o de prácticas religiosas y cultuales, sino por el ejercicio responsable de la libertad de hijos. Esto me parece algo central en el Evangelio, manifestado en la crítica que Jesús hace precisamente a los escribas y fariseos y a sus principios de regulación de la conducta, caracterizada, por la mera observancia del legalismo y del cultualismo.

29 29 El discernimiento en San Pablo Desde luego, esto es el centro de la teología paulina: Pablo no se cansa de proclamar que ya no se trata de obedecer a la Ley, sino de vivir la relación con el Padre desde nuestra libertad de hijos, cosa que supone que los hijos buscan responsablemente "discernir" cual es la voluntad del Padre. En sustancia, se trata de vivir, no del cumplimiento de la Ley, sino de una relación amorosa con Dios, revelado como Padre, y a impulsos de una fuerza interior que proviene del mismo Dios, mediada a través de Cristo, que es el Espíritu del Padre derramado en lo hondo de nuestros corazones (Rom 5,5).

30 30 Karl Rahner, insiste en que lo específicamente cristiano es saber vivir en permanente discernimiento, porque se parte de la convicción de que Dios quiere y puede comunicarse personalmente, no sólo a través de mediaciones generales expresadas en la ley natural o en la ley positiva. Esto es precisamente lo que implica la doctrina del Espíritu, tal como está en el Evangelio y, sobre todo, en Pablo. La comunicación de Dios al hombre puede tener lugar a través de signos exteriores, pero también a través de mociones interiores personales, que pueden ser reconocidas como provenientes de Dios.

31 31 En esto hay que insistir, porque incluso personas que se llaman teólogos pueden tender a pensar que todo lo que Dios ordena en el mundo lo hace exclusivamente, o bien a través de las causas segundas, o bien, en el nivel religioso, a través de lo que podríamos llamar inspiración oficial: la Escritura, la Biblia, el Magisterio, etc... Si fuera así, la vida cristiana consistiría sencillamente en intentar acoger la voluntad de Dios en tanto que manifestada en la acción de las causas segundas sobre nosotros, y en obedecer lo que decidan y manden las autoridades competentes. (cfr. "Lo dinámico en la Iglesia" (Barcelona, Herder, 1963, págs. 100 ss.).

32 32 Teología del Espíritu Se nos presenta como un problema el discernimiento, el primero que desarrolló esta teología del Espíritu, -San Pablo-, ya tuvo que experimentar este problema, al que alude en varios sitios, sobre todo en la primera carta a los Corintios. Parece que en las comunidades de Corinto empezaba a experimentarse una cierta anarquía entre los que pretendían seguir los carismas del Espíritu. ¿Qué hace San Pablo? ¿Apela a la autoridad? ¿Resuelve el problema negando la validez de todos los carismas particulares?. De ninguna manera. Su respuesta es: discernido los carismas distinguiendo lo que pueda haber de auténtico en ellos y lo que no.

33 33 Para ello propone unos criterios. El principal es que los carismas "edifiquen" la comunidad. El Espíritu da carismas distintos, pero todos para la edificación de la comunidad. Si no la edifican, no son auténticos carismas del Espíritu. El Espíritu, el mismo para todos, no se puede contradecir en sus carismas. Por eso El "carisma mejor" es el del amor, el de la caridad, al que se da la primacía absoluta en el famoso capítulo 1 Cor 13, tantas veces comentado. Pero de ninguna manera insinúa El apóstol que hay que extinguir o dejar de lado el Espíritu. No sería cristiana una interpretación minimalista de la acción del Espíritu, que supondría que el Espíritu de Dios no tiene nada que decir en cada circunstancia concreta, más allá de lo que pueda deducirse de una lectura racional de las fuentes generales de la revelación.

34 34 Por eso San Pablo dice: "Si sois guiados por el Espíritu, ya no estáis bajo el dominio de la Ley" (Gal 5,18). Es como la definición del cristiano: cristiano es "el que es llevado por el Espíritu", no el mero cumplidor de una ley. Lo mismo dice en Rom 8,14: "Los que son llevados por el Espíritu esos son los hijos de Dios". ¿Quién es cristiano? ¿El que obedece al Papa? No exactamente, sino el que es llevado por el Espíritu de Dios, el cual ciertamente no puede menos de llevarle a obedecer al Papa y a las jerarquías en lo que toca al Papa o a las jerarquías decidir. (Selecciones de Teología nº 3, 1962, 135ss).

35 35 Si es verdad que no se tiene una ley ni un reglamento para formar a los coordinadores de pequeña comunidad, hay una preparación genérica que es necesario que todos conozcan, la pongan en práctica, la comuniquen y animen para vivirla a los miembros de la pequeña comunidad, además de aquella que la marcha de las comunidades nos va marcando. 1- Plan Pastoral Diocesano – Parroquial 2- Comunión entre el Plan y mi proceso personal 3- Meta de la vida cristiana: Santos, Hermanos y Apóstoles 4- Todos y todo en comunidad (folleto) 5- Discernir el crecimiento de la comunidad 6- Acompañar al hermano en comunidad 7- Vinculación a la parroquia y al Ministerio de comunidades 8- Uso de controles y materiales de apoyo para la coordinación

36 36 Siempre se tendrá que discernir el acompañamiento de las comunidades, de los coordinadores y en general de toda persona que tenga un servicio que involucre lo pastoral; porque se sirve de parte de la Iglesia y habrá que servir como Cristo le pidió a la Iglesia que sirviera, en humildad y sencillez de corazón, en el amor fraterno, a la manera de Jesús. El proceso de formación siempre serán pasos secuenciales que van llegando a objetivos y metas concretas hasta la talla adulta de Jesucristo presentando a la Iglesia Santa e inmaculada.

37 37

38 38 La comunidad es lugar de sanación y salvación, centrada en Cristo y como fin la comunión de los discípulos, va acompañando en su dinámica a cada miembro que la integra en su desarrollo personal, en su sanación interior, en su relación familiar. FAMILIA COMUNIDAD

39 39 Testimonios: compartir con los demás: lo que el Señor está haciendo en mí, a través de mí, o frente a mí, agradeciendo la acción de Dios Exhortación mutua para impulsarse a una mayor fidelidad al Señor, y a la entrega a la misión. Corrección fraterna, con respeto, prudencia, y amor, aceptando a esa persona incondicionalmente, de otro modo sólo se le lastima. Con las reglas del Evangelio: a solas, junto con otro, y en la comunidad, y si no se corrige, en cosas externas y graves, hay que separarlo de la comunidad. Revisión de v i d a, analizando entre todos : - la vida espiritual y los medios de crecimiento: - lectura diaria de la Palabra, oración personal, vida - sacramental, virtudes. - el estado de vida, familia y trabajo, con la - congruencia de un buen cristiano evangelizado

40 40 Búsqueda de la voluntad de Dios para el grupo y para cada uno, con discernimiento espiritual y sometimiento mutuo, -compartiendo problemas, de toda índole, y los demás acogen y dan su consuelo y apoyo consultando decisiones importantes, y los demás dan su opinión después de orar Impulso al compromiso apostólico y social. Es evidente que todos estos elementos no pueden llevarse en cada reunión, pero hay que cuidar el ir pasando de un elemento a otro, y que se vayan tocando todos en diversas reuniones, con la participación de todos en todos los elementos.

41 41 Para expresar la SOLIDARIDAD se necesita ver, analizar las necesidades y problemas sociales, culturales y políticos, laborales y económicos, de cada persona, de su familia, de la comunidad, la Parroquia, la ciudad, el país. Una vez al mes, después de 3 semanas en las que se lleva Edificación, en el tercer tiempo de la reunión de la comunidad, se lleva lo que llamamos Solidaridad. análisis de la realidad, confrontarla con la Palabra de Dios y los principios del Evangelio, con discernimiento espiritual, y luego buscar soluciones efectivas. Se añade evaluar y celebrar.

42 42

43 43 El Ministerio de comunidades, es el que acompaña a los que tienen una responsabilidad en la construcción de la comunión, tiene un Responsable parroquial, que es miembro del Consejo Parroquial. A él corresponde la formación inicial de animadores y supervisores, la dirección de la Reunión parroquial de estos, y el Encuentro general de comunidades. El Jefe de sector es el primer responsable de la construcción de la comunión, después del Párroco. Los Jefes de Sector le presentan personas para los servicios de supervisor y coordinador para que reciban la formación básica antes de empezar su servicio. Cada dos meses debe haber Reunión parroquial de jefes de sector, supervisores y coordinadores para formación y revisión de su servicio, en esta reunión el Responsable del Ministerio da las orientaciones y correcciones para la marcha de las comunidades.

44 44 El responsable del Ministerio supervisa y dirige la realización del Encuentro General de Comunidades, y en varias responsabilidades, colaboran otros nombrados por el Consejo. El jefe de sector, junto con los coordinadores de las comunidades del sector, registran la asistencia de los miembros de las comunidades al Encuentro, y de este resultado se hace un espacio en la reunión siguiente para involucrar a todos sus miembros, que hayan faltado en los asuntos tratados; la comunicación hay que cuidarla permanentemente para que no se nos pierda nadie. Cada tres meses reporta al Consejo la situación de las comunidades, y entrega una lista, puesta al día, de cada comunidad. Para esto los Supervisores reportan al Jefe de Sector, y éste al responsable del Ministerio.

45 45 El Jefe de Sector acompaña y cuida a las comunidades del Sector, y lo realiza a través de los supervisores externos, que han sido nombrados por él mismo. Igualmente él dirige la Reunión mensual de Sector, dando él mismo, el tema de formación de acuerdo a las necesidades actuales del Sector. En esta reunión de sector los miembros de las comunidades comparten la totalidad del compromiso cristiano, pues en ella se habla del impacto del apostolado y de las necesidades o testimonio de la vivencia en comunidad, esta reunión es en razón de la comunión y no del apostolado. Cada mes se reúne con supervisores y coordinadores de comunidades de su Sector para conocer la situación de las comunidades, y para orientación y formación, siguiendo las líneas dadas por el Párroco y el Responsable de comunidades.

46 46 El Supervisor externo, es parte del Ministerio de comunidades, es nombrado también por el Jefe de Sector, y es un servicio que da a otra comunidad distinta de la suya. Al principio asiste a las reuniones y las dirige, como por dos meses; luego asiste sin dirigir un mes más, habiendo sido nombrado el coordinador interno; después sólo vigila y supervisa, pero no debe asistir a cada reunión. Sigue acompañando y supervisando por teléfono, preguntando a varios miembros de la comunidad para verificar el estado y la situación de la comunidad, y conviene que asista a la reunión como cada dos meses, por una media hora, y los deja continuar su reunión. No olvidemos que el cuerpo eclesial es la parroquia, no la pequeña comunidad. La Parroquia es la primera comunidad eclesial, la última localización de Iglesia, dice el Papa.

47 47 Las pequeñas comunidades son formadas por la parroquia, no por la decisión de ellos mismos, y desde el comienzo están y permanecen vinculadas y unidas vitalmente a la parroquia, como partes de ésta. Como la célula ninguna es independiente ni autónoma. El acompañamiento personal en los distintos momentos del desarrollo de la comunidad y el seguimiento personalizado del coordinador se evalúa por el supervisor y cuando es necesaria la visita a la comunidad del Jefe de sector se programa de común acuerdo con el coordinador interno.


Descargar ppt "1. 2 TEMARIO 1- Estructura Pastoral 2- Acompañamiento personal al coordinador 3- Reunión de coordinadores 4- Proceso secuencial de seguimiento y maduración."

Presentaciones similares


Anuncios Google