La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

QUINTO MANDAMIENTO, 15 La vida es un don de Dios que el hombre debe agradecer y cuidar con esmero. Fuera de las comunes enfermedades, las causas más frecuentes.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "QUINTO MANDAMIENTO, 15 La vida es un don de Dios que el hombre debe agradecer y cuidar con esmero. Fuera de las comunes enfermedades, las causas más frecuentes."— Transcripción de la presentación:

1

2 QUINTO MANDAMIENTO, 15 La vida es un don de Dios que el hombre debe agradecer y cuidar con esmero. Fuera de las comunes enfermedades, las causas más frecuentes que ocasionan mal a la salud son el alcoholismo y el uso de las drogas. El alcoholismo es un pecado grave, por cuanto daña la salud y disminuye o anula las facultades intelectuales y facilita el acceso a otras experiencias más graves (drogadicción). Además el indi- viduo puede ser responsable de los daños que provoca en el estado de embriaguez. El uso de la droga es un pecado especialmente grave. Disminuye o anula las facultades psíquicas, y causa en el individuo verdaderos estragos físicos y psíquicos. Drogodependencia. SIDA. ME 60 de 141

3 QUINTO MANDAMIENTO, 16 CCE 2280 CCE 2280: Cada cual es responsable de su vida delante de Dios que se la ha dado. Él sigue siendo su soberano Dueño. Nosotros estamos obligados a recibirla con gratitud y a conservarla para su honor y para la salvación de nuestras almas. Somos administrado- res y no propietarios de la vida que Dios nos ha confiado. No disponemos de ella. CCE 2281 CCE 2281: El suicidio contradice la inclinación natural del ser humano a conservar y perpetuar su vida. Es gravemente contrario al justo amor de sí mismo. Ofende también al amor del prójimo porque rompe injustamente los lazos de solidaridad con las socie- dades familiar, nacional y humana con las cuales estamos obliga- dos. El suicidio es contrario al amor del Dios vivo. Suicidio, 1 ME 61 de 141

4 QUINTO MANDAMIENTO, 17 Suicidio, 2 CCE 2282 CCE 2282: Trastornos psíquicos graves, la angustia, o el temor grave de la prueba, del sufrimiento o de la tortura, pueden dismi- nuir la responsabilidad del suicida. CCE 2283 CCE 2283: No se debe desesperar de la salvación eterna de aquellas personas que se han dado muerte. Dios puede ha- berles facilitado por caminos que Él solo conoce la ocasión de un arrepenti- miento salvador. La Iglesia ora por las personas que han atentado contra su vida. ME 62 de 141

5 QUINTO MANDAMIENTO, 18 La guerra es siempre un mal. Todo ciudadano y todo gobernante están obligados a empeñarse en evitar las CCE 2307 guerras (CCE 2307). Mientras exista el riesgo de guerra y falte una autoridad internacional competente y provista de la fuerza corres- pondiente, una vez agotados todos los medios de acuerdo pacífico, no se podrá negar a los gobiernos el derecho a la Gaudium et spes 79 legítima defensa (Gaudium et spes 79). ME 63 de 141

6 QUINTO MANDAMIENTO, 19 Cuatro condiciones para una guerra defensiva justa: - Que el daño causa- do por el agresor a la nación o a la co- munidad de las naciones sea duradero, grave y cierto; - Que todos los demás medios para poner fin a la agresión hayan resultado impracticables o ine- ficaces; - Que se reúnan las condicio- nes serias de éxito; - Que el empleo de las armas no entrañe males y de- sórdenes más graves que el mal que se pretende eliminar. El poder de los medios modernos de destrucción obli- ga a una prudencia extrema en la apre- CCE 2309 ciación de esta condición (CCE 2309). ME 64 de 141

7 QUINTO MANDAMIENTO, 20 ME 65 de 141 La enseñanza tradicional de la Iglesia no excluye, supuesta la plena comprobación de la identidad y de la responsabilidad del culpable, el recurso a la pena de muerte, si ésta fuera el único camino posible para defender eficazmente del agresor injusto las vidas humanas CCE 2267 (CCE 2267). Pero si los medios incruentos bastan para proteger y defender del agresor la seguridad de las personas, la autoridad se limitará a esos medios, porque ellos corresponden mejor a las condiciones concretas del bien común y son más conformes con la dignidad de la persona Idem humana (Idem). Hoy, en efecto, como consecuencia de las posibilidades que tiene el Estado para reprimir eficazmente el crimen (...), los casos en los que sea absolutamente necesario suprimir al reo suceden muy rara vez, si Evangelium vitae 56Idem es que ya en realidad se dan algunos (Evangelium vitae 56) (Idem).

8 QUINTO MANDAMIENTO, 21 Evangelium vitae 65 Evangelium vitae 65: De acuerdo con el Ma- gisterio de mis Predecesores y en comunión con los Obispos de la Iglesia Católica, confir- mo que la eutanasia es una grave violación de la Ley de Dios, en cuanto eliminación delibe- rada y moralmente inaceptable de una persona humana. Esta doctrina se fundamenta en la ley natural y en la Palabra de Dios escrita; es transmitida por la tradición de la Iglesia y enseñada por el Magisterio ordinario univer- sal. (Verdad enseñada como definitiva). La moral católica rechaza el ensañamiento terapéutico, intento de alargar la vida más de lo debido con medios extraordinarios o des- proporcionados. ME 66 de 141

9 QUINTO MANDAMIENTO, 22 Dignidad del hombre y grandeza de la vida son razones por las que el cristianismo mantiene el respeto al cadáver. Además, profesa como dogma central la resurrección de los cuerpos. Por ello, afirma que los cuerpos de los difun- tos deben ser tratados con respeto y caridad en la fe y la esperanza de la resurrección. Enterrar a los muertos es una obra de misericordia cor- CCE 2300 poral (CCE 2300). El don gratuito de órganos después de la muerte CCE 2301 es legítimo y puede ser meritorio (CCE 2301). La Iglesia permite la incineración cuando con ella no se cuestiona Idem la fe en la resurrección del cuerpo (Idem). ME 67 de 141


Descargar ppt "QUINTO MANDAMIENTO, 15 La vida es un don de Dios que el hombre debe agradecer y cuidar con esmero. Fuera de las comunes enfermedades, las causas más frecuentes."

Presentaciones similares


Anuncios Google