La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

EL ORIGEN REMOTO DE LA DEHESA Juan palomo palomo.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "EL ORIGEN REMOTO DE LA DEHESA Juan palomo palomo."— Transcripción de la presentación:

1 EL ORIGEN REMOTO DE LA DEHESA Juan palomo palomo

2 I.LAS DEHESAS DE LOS PEDROCHES EN EL ÁMBITO NACIONAL

3 PaísDenominaciónSuperficie CaliforniaSabana de Quercus ha MarruecosMontes de alcornoque y encina ha PortugalMontados ha EspañaDehesas ha CARACTERÍSTICAS COMUNES: * Querqus spp. especie dominante. * Clima Cs en la clasificación de Köppen: clima templado con verano seco (clima mediterráneo). (Según AA. VV. (2006): Dehesas de Andalucía. Caracterización ambiental, Consejería de Medio Ambiente, Junta de Andalucía, págs. 45-ss.)

4 ComunidadSuperficie (Ha)% Nacional Andalucía ,32 Extremadura ,95 Castilla-La Mancha ,37 Castilla León ,36 (Según M. Martín Bellido (1996), La dehesa, Agricultura 762, pp ) TOTAL NACIONAL: Ha

5 Dehesas ha Dehesa potencial* ha Superficie total ha 14,47% de la superficie de Andalucía (Datos de la Consejería de Medio Ambiente, 1999.) (*Dehesa potencial: cobertura de matorral inferior al 50%)

6 (Datos de la Consejería de Medio Ambiente, 1999.)

7 Dehesa (ha)% de Andalucía Cádiz ,5710,18 Córdoba ,3635,85 Huelva ,2819,05 Jaén ,5311,68 Málaga42.713,033,38 Sevilla ,2219,87 Andalucía ,99 (Datos de la Consejería de Medio Ambiente, 1999.)

8 Distribución de las dehesas andaluzas por provincia y comarca (Según AA. VV. (2006): Dehesas de Andalucía… 54.)

9 Comarca Superficie dehesa (ha) % dehesa de la comarca Campiña27.503,3321,40 Campo de Gibraltar39.375,3430,63 La Janda24.567,7419,12 Sierra de Cádiz37.087,1528,85 Campiña23.050,525,09 Sierra ,3128,95 Pedroches ,3964,26 Penibética7.708,151,70 Andévalo Occidental79.519,8433,05 Andévalo Oriental27.083,9311,25 Costa8.873,913,69 Sierra ,5952,01 Campiña del Norte3552,302,41 El Condado39.506,3926,78 Sierra Morena96.746,4465,58 Sierra Sur77.14,405,23 Norte o Antequera15.54,993,62 Sierra de Ronda41.168,0496,38 Campiña4.636,471,85 Sierra Norte ,1583,85 Sierra Sur19.381,997,90 Vega16.062,616,40 Cádiz Córdoba Huelva Jaén Málaga Sevilla (Datos de la Consejería de Medio Ambiente, 1999.)

10 COMARCAS DE CADA PROVINCIA ANDALUZA CON MAYOR SUPERFICIE DE DEHESAS ProvinciaComarcaSuperficie ha CádizCampo de Gibraltar39.375,34 CórdobaPedroches ,39 HuelvaSierra ,59 JaénSierra Morena96.746,44 MálagaSierra de Ronda41.168,04 SevillaSierra Norte ,15

11 Distribución de las dehesas andaluzas en razón de su especie principal (Según AA. VV. (2006): Dehesas de Andalucía…, pág. 56.)

12 (Según AA. VV. (2006): Dehesas de Andalucía…, pág. 55.)

13 (Según AA. VV. (2006): Dehesas de Andalucía…, pág. 58.)

14 Mapa de distribución de la especie principal arbórea en las dehesas de Córdoba (Según AA. VV. (2006): Dehesas de Andalucía…, pág. 59.)

15 Territorio Superficie ha España Andalucía* Córdoba* Pedroches* *: Dehesa + dehesa potencial (matorral < 50%) Dehesas de los Pedroches = 64,26% dehesas de Córdoba 23,03% dehesas Andalucía 12,33% dehesas de España

16 II.- CARACTERÍSTICAS, VALORES Y SIGNIFICADOS DE LAS DEHESAS

17 Paisaje tipo sabanoide o parque con enormes praderas salpicadas de pies de árboles dispersos, con apenas dos estratos diferenciados: uno arbóreo, constituido fundamentalmente por especies del género Quercus (sobre todo encina y alcornoque), y el herbáceo, mucho más variado a nivel florístico.

18 La dehesa se genera cuando el hombre interviene en el bosque originario eliminando el estrato arbustivo y creando espacios abiertos donde puede pacer el ganado. El aclarado arbóreo y descuaje del matorral incrementa la radiación solar incidente en el suelo, potenciando la producción de pastos fuera de la sombra. La dehesa es poco ecológica: Desaparece si el hombre la abandona

19 La dehesa en su origen fue un sistema ganadero, aunque su explotación sostenida permite la existencia de cultivos agrícolas en su seno (especialmente cereales y leguminosas) y el aprovechamiento de recursos silvícolas (caza o leña). LAS CUATRO COSECHAS DE LA DEHESA DE LA JARA: SEMENTERA HIERBA MONTANERA TALA

20 En la subcomarca occidental, el auge cerealista de la posguerra, la mecanización agraria, la difusión de los abonos y el alto precio alcanzado por el carbón fuero los móviles para la erradicación de las encinas supervivientes. (Bartolomé Valle Buenestado, Geografía agraria de los Pedroches, 1985, p. 99.) Los tierras laborables de La Jara ( subcomarca occidental ) se consideran por lo general para su explotación como terrenos al sexto, y de una producción media de doce fanegas por unidad. (Juan Ocaña Torrejón, La Dehesa de La Jara, 1947 p. 15.)

21 La dehesa es una buena solución agroforestal ante una situación límite de suelos pobres en nutrientes y un clima hostil. Pero es un ecosistema inestable que sólo puede mantenerse gracias a la continua intervención humana.

22 La dehesa es un vocablo muy empleado en ámbitos políticos, académicos o económicos, que pueden hacer mención: * Un ecosistema seminatural. * Tipo de acción humana sobre el paisaje. * Modo de explotación del ecosistema.

23 Puede entenderse por dehesa un espacio seminatural consecuente al tipo de gestión antrópica que genera dicho paisaje, con un modo de explotación extensiva agro-silvo-pastoril.

24 LA DEHESA ES UN EJEMPLO MARAVILLOSO DE CÓMO HACER DE LA NECESIDAD VIRTUD F. Parra (1988): La dehesa y el olivar, Ed. Debate, Madrid

25 III.- ORÍGENES HISTÓRICOS DE LAS DEHESAS

26 ETIMOLOGÍA El término dehesa proviene del latín defensa, con significado de defendido, acotado. La primera aparición de la palabra dehesa en castellano es en el año 924, aunque en las leyes visigodas hay referencias al acotamiento de fincas, el pratum defensum.

27 La dehesa durante las Edades Media y Moderna hace referencia al terreno acotado al libre pastoreo. Esta acepción, en sentido de acotado de pastos, se ha considerado tradicionalmente que tendría su origen histórico tras la Reconquista y la concesión de enormes extensiones de terreno a Órdenes Militares, Señoríos y concejos realengos, como herencia legada por la Mesta. La dehesa en las Edades Media y Moderna

28 Los autores de Dehesas de Andalucía. Caracterización ambiental (2006, op. cit.) argumentan que las dehesas como paisaje y modo de gestión tienen un origen reciente, apenas siglo y medio: REVISIONISMO SOBRE EL ORIGEN

29 [La dehesa] es un término impreciso que ha ido cambiando de significado a lo largo del tiempo. Así, entre el año 900 y el año 1850 dehesa o defensa era un término jurídico que significaba coto, encontrándose documentación de dehesas de conejo, de venado… Pero la mayor parte de documentación entre el año 900 hasta 1830 se refiere al acotamiento de pastos (Dehesas de Andalucía…, 2006, 23). El término dehesa como acotado tiene utilidad cuando entre el 900 y 1830 coexisten tierras de dominio público y otras de propiedad privada. Tras las desamortizaciones posteriores a 1830 y la privatización del territorio, esta definición de dehesa como acotamiento deja de tener sentido y funcionalidad. A partir de entonces adquiere la acepción actual de paisaje y modo de explotación.

30 Basándose en lo anterior y en el que el actual paisaje de las dehesas actuales tiene su origen en las desamortizaciones de mediados del siglo XIX, los citados autores argumentan que las dehesas como paisaje y modo de gestión tienen un origen reciente, apenas siglo y medio: Los paisajes que se han considerado como muy conservados y por tanto mantenedores de una fisonomía muy antigua han alcanzado esta fisonomía en fechas recientes… Con las desamortizaciones del siglo XIX se crean grandes fincas en Extremadura, dedicadas a la producción de carne y cereales para el mercado, que se denominan dehesas (Dehesas de Andalucía…, 2006, 23-24).

31 SILOGISMOS ERRÓNEOS El que el paisaje actual sea consecuente a las desamortizaciones del XIX no implica que el modelo empleado (adehesamiento mediante el descuaje de matorral) se comenzase a practicar entonces. Ni que hasta entonces no existiesen áreas considerables de monte hueco. Una cuestión es el origen etimológico de la voz dehesa, y otra, bien distinta, su origen cronológico, la primera vez que este tipo de ecosistema se puso en escena en los paisajes extremeños (E. Cerrillo, Origen prehistórico de la dehesa en Extremadura, p. 495.)

32 TESTIMONIOS DE EDAD MODERNA DE LA PRESENCIA EN LOS PEDROCHES DE LO QUE HOY ENTENDEMOS POR DEHESA, ANTERIORES A LAS DESAMORTIZACIONES DEL XIX (AUNQUE RECIBIESE OTRO NOMBRE).

33 [Villanueva de Córdoba] está sita en medio de un Encinar común en todo su producto de bellota, leña y yerba a las siete villas de los Pedroches de Córdoba; da la bellota más dulce y de mejor provecho del reino; de ancho el encinar tiene tres leguas, de largo seis, llamado Jara o dehesa de la Jara. Francisco Martínez Moreno, capellán de San Miguel en respuesta a las preguntas del geógrafo Tomás López. 18 enero 1787.

34 Respuesta a la 4ª pregunta del Catastro de Ensenada

35 Que las viñas producen una sola cosecha a el año y lo mismo las de Pasto, Prado, Matorrales y Montes, excepto algunas pobladas de enzinas en tierra bien de sementera o de Pastos porque en quanto a estas produzen dos: la una de Bellotas y la otra de trigo, cevada o centeno estando en tierra de sementera, y siendo en la de Pasto, la de este. Respuesta a la 4ª pregunta del Catastro de Ensenada de Villanueva de Córdoba En el Catastro de Ensenada figuran ha perteneciente a propietarios privados.

36 [En la Dehesa de la Jara hay] veintocho mil setecientas cuarenta y siete fanegas de tierra de la medida y marco de Córdoba, y en ellas árboles y además en tieras de particulares que llaman de labrados; o sea, árboles. Peritaje de Pedro de Acuña, Francisco López Reyna y José Caballero de la Dehesa de la Jara, 27 febrero 1641 (Juan Ocaña, La Dehesa de la Jara, págs ).

37 Según los datos de 1641, la Dehesa de la Jara contaba con hectáreas de superficie, y una densidad de 9,22 encinas/hectárea. Ello implica un paisaje de mosaico diferente al actual, coexistiendo zonas de monte hueco o dehesa típica con otras de matorral y manchas de bosque originario.

38 TESTIMONIOS DE AL- ANDALUS ANTERIORES A LA RECONQUISTA Y LA MESTA, SOBRE DE LA PRESENCIA EN LOS PEDROCHES DE ENCINARES. LA BELLOTA COMO ALIMENTO EN PERIODOS ANTERIORES

39 "Pedroche es una plaza fuerte, bien construida, bien poblada y provista de altas fortificaciones. Sus habitantes son bravos y siempre dispuestos a combatir. Las montañas y las llanuras inmediatas producen una especie de encina, que lleva un fruto que excede en calidad a todos los demás; también los habitantes de este lugar cuidan y cultivan este árbol, porque sus frutos les son muy útiles en años de escasez." Abú Abdalá Mohamed ibn Mohamed ibn Abdalá ibn Idrís al- Hamudi al-Hasani al-Idrisi, Nuzhat al-Mustaz fi ihtiraq al-afaq (El placer de quien está poseído por el deseo de ampliar los horizontes ), 1145.

40 Et en su término [de Fash al-Ballut] ha un llano mui hermoso et mui bueno que es cercado de los montes, que lo hacen asi mui hermoso et mui bueno… Et lo demas de esta tierra no hay otros árboles si non encinas, et por ello le llama el llano de las vellotas, et son mas dulces que cuantas ha en Espanya. Ahmad ibn Muhammad al-Razi ( d.C.), Crónica del Moro Rasi, descripción de la cora de Fash al-Ballut, mediados del siglo X.

41 En las tres cuartas partes del año los montañeses [del norte de la península] no se nutren sino de bellotas, que secas y trituradas se muelen para hacer pan, el cual puede guardarse durante mucho tiempo. Estrabón, Geografía, c. 20 d. C. Es cosa cierta que aún hoy día la bellota constituye una riqueza para muchos pueblos hasta en tiempos de paz. Habiendo escasez de cereales se secan las bellotas, se las monda, se masa la harina en forma de pan. Actualmente incluso en las Hispanias la bellota figura entre los postres. Tostada entre cenizas es más dulce. Plinio, Naturalis Historia, d. C.

42 Neolítico Cobre Bronce Final Bronce- Hierro I Hierro II MAPA DE YACIMIENTOS PRE- Y PROTOHISTÓRICOS CON EVIDENCIAS DE CONSUMO DE BELLOTAS Según Juan Pereira Sieso, Bellotas, el alimento de la Edad de Oro

43 PERO EL CONSUMO HUMANO DE BELLOTAS NO SUPONE LA EXISTENCIA DE DEHESAS. PARA COMPROBARLO ES NECESARIO EL

44 * La Palinología es la disciplina de la botánica dedicada al estudio del polen y las esporas. * Aporta datos sobre la vegetación de un periodo determinado. * Ofrece una panorámica aproximada de las condiciones climáticas en el momento del estudio, de las posibilidades de vida vegetal o animal. * Informa de la modificación en el medio consecuente con la intervención humana como quema, deforestación, cultivo… en distintos periodos culturales o cronológicos.

45 Extremadura: análisis palinológicos realizados en Malpartida de Cáceres y Plasenzuela, Cáceres desde el Neolítico Antiguo a la Edad de Bronce por E. Cerrillo Cuenca et alii (Origen prehistorico de las dehesas de Extremadura. Una perspectiva paleoambiental, Revista de Estudios Extremeños LXIII, nº 1).

46 NEOLÍTICO ANTIGUO cal. a. C. Vegetación potencial: correspondiente al encinar luso-extremaduriense. Porcentajes de polen arbóreos altos (superiores al 40%) de encina y enebro; riqueza arbustos como acebuche, lentisco o jara pringosa. Agricultura: porcentajes suficientes de polen de cereal para admitir su cultivo local, en proximidad a los yacimientos. Aparecen palinomorfos que acompañan a los cultivos cerealísticos (Brassicaceae, Fabaceae, Rumex spp.

47 Esporas de hongos: carbonícolas, que puede relacionarse con el uso de fuego a nivel local derivado del aclarado de la zona de bosque o matorral para instalar los cultivos. NEOLÍTICO ANTIGUO cal. a. C. Ganadería: Esporas de ecología coprófila, indicativa de la presencia in situ de animales domésticos. Presencia de palinomorfos indicadores de dichas actividades (Plantago, Urtica, Chenopodiaceae/Amaranthaceae). En ambos casos, en escasa proporción = actividad de pastoreo poco intensa.

48 NEOLÍTICO ANTIGUO cal. a. C. Actividad antrópica: Porcentajes poco importantes de palinomorfos de ecología nitrófila indicadores de dicha actividad (Aster, Cichorioideae, ardueae…). PAISAJE DURANTE EL NEOLÍTICO ANTIGUO: Poco antropizado, de modo residual por un uso ocasional o estacional de la zona del hábitat, cuyo reflejo en el paisaje circundante no se habría manifestado en forma del desarrollo de pastizales nitrófilos ni habría supuesto la deforestación de formaciones arbóreo-arbustivas.

49 NEOLÍTICO MEDIO cal. a. C. Vegetación del entorno: Se ha degradado severamente la densa maquia de acebuchal dominante en el periodo anterior. Disminuye el porcentaje de encina.

50 Ganadería: A la par que disminuye arboleda y matorral aumenta el repertorio de palinomorfos antrópicos y nitrófilos citados, como Aster, Rumex, Plantago, etc. Se incrementan de manera notable los porcentajes de pastos cuya de carácter antropozoógeno cuyo origen debe buscarse en la presión ganadera sobre el paisaje. Mayor representatividad de las esporas fúngicas de especies coprófilas. NEOLÍTICO MEDIO cal. a. C.

51 Agricultura: Mayores porcentajes de polen de cereal en proximidad a los yacimientos. Aparecen palinomorfos que acompañan a los cultivos de cereal (Brassicaceae, Fabaceae, Rumex spp. Mayor presencia de hongos carbonícolas: El cultivo cerealístico se llevó a cabo abriendo el bosque mediante la quema previa de la vegetación arbóreo- arbustiva, abriendo espacios abiertos para la entrada de la agricultura y la ganadería. NEOLÍTICO MEDIO cal. a. C.

52 NEOLÍTICO MEDIO cal. a. C. PAISAJE DURANTE EL NEOLÍTICO MEDIO: Comparando los espectros polínicos de las muestras del Neolítico Medio, con espectros polínicos obtenidos sobre muestras actuales en zonas de dehesa, podemos afirmar que el paisaje circundante al yacimiento, en tal periodo, correspondería ya al ecosistema típico de dehesa, con escasa cobertura arbórea, con un dominio importante de las zonas de pastos (antrópicos y zoógenos) y con apenas o ningún elemento del estrato arbustivo. (Cerrillo et alii, 2007, pág. 501.)

53 ESTO NO QUIERE DECIR QUE LAS DEHESAS DE EXTREMADURA SEAN DESCENDIENTES DIRECTAS DE ENTONCES, SINO QUE LA DEHESA, COMO ECOSISTEMA ANTROPIZADO, APARECE EN EL PAISAJE DE EXTREMADURA COMO CONSECUENCIA DE LA ACCIÓN HUMANA DURANTE EL NEOLÍTICO MEDIO, HACE AÑOS.

54 PREHISTORIA EN LOS PEDROCHES PALEOLÍTICO (anterior al a. C): Sin evidencias. NEOLÍTICO ( ): Indicios. CALCOLÍTICO, EDAD DEL COBRE (2.500 a. C.): Numerosísimas evidencias (dólmenes).

55

56

57

58 El interés de la gente del Calcolítico no sería por la calidad de las tierras de Los Pedroches, las más pobres edafológicamente de la provincia, sino por los abundantes filones minerales, especialmente de cobre y oro. La dehesa sería un medio estable y complementario para el desarrollo de las actividades agrícola y minera.

59 Los bosques esclerófilos son una fuente estable de obtención de recursos para la subsistencia que apenas sufre la presión de factores exógenos; no necesita de inversiones extraordinarias para recuperar recursos. La práctica agro-silvo-pastoril ofrecería los recursos necesarios para los mineros prehistóricos. La labor de descuaje de matorral y arbolado en el adehesamiento proveería del combustible necesario para la metalurgia.

60 DEHESAS EN EXTREMADURA: Consta su existencia durante el Neolítico Medio ( a. C.) LOS PEDROCHES: Quizá aparezca algún paisaje adehesado durante el Calcolítico ( a.C). ENCINAR DE PEDROCHE: Documentado en al-Andalus, 950 d. C.


Descargar ppt "EL ORIGEN REMOTO DE LA DEHESA Juan palomo palomo."

Presentaciones similares


Anuncios Google