La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

El misterio de Dios en la historia de las religionesEl Dios de los cristianosEl misterio del Dios uno y trinoJesús nos revela el misterio del Dios TrinitarioReflexión.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "El misterio de Dios en la historia de las religionesEl Dios de los cristianosEl misterio del Dios uno y trinoJesús nos revela el misterio del Dios TrinitarioReflexión."— Transcripción de la presentación:

1

2 El misterio de Dios en la historia de las religionesEl Dios de los cristianosEl misterio del Dios uno y trinoJesús nos revela el misterio del Dios TrinitarioReflexión sobre el Dios Trinidad de Benedicto XVI

3 La religión es, como lo enseña la historia, un hecho humano universal. Todos los pueblos, en todas las épocas, han reconocido, venerado y temido poderes o entidades supramundanas, a quienes han acudido para la solución de sus problemas más profundos

4 Formas de representación Las formas de representación de Dios en la historia de las religiones no han sido muchas. Podemos reducirlas a las siguientes configuraciones de lo divino: Formas "primitivas", Politeísmo,Dualismo, Monismo y monoteísmo. Un caso especial lo constituirá el budismo.

5 El Dios de los cristianos En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Los cristianos comenzamos la Santa Misa diciendo: La gracia de nuestro Señor Jesucristo, el amor del Padre y la comunión del Espíritu Santo estén con todos vosotros. Profesamos así el misterio del Dios Trinidad. Otro saludo litúrgico es:

6 El misterio del Dios uno y trino La Trinidad es un misterio pues expresa el misterio de la realidad divina, que supera infinitamente nuestras capacidades de comprensión intelectual. Pero quizás la catequesis ha subrayado tan sólo un aspecto, el de la lejanía y de su incomprensibilidad. Hay que subrayar, no obstante, otro aspecto del misterio de Dios, quizás más sorprendente: el Dios trinitario como presencia en la historia de la salvación y en el alma de la persona bautizada.

7 El misterio de Dios El Padre ha enviado al mundo a su Hijo Unigénito para redimirnos y al Espíritu Santo para santificarnos y llevarnos hacia él. La misión del Hijo y del Espíritu nos manifiesta el misterio de Dios. Por las palabras y por la vida de Jesús conocemos que Dios es su Padre. De él procede y su misión en el mundo es cumplir la voluntad de salvación a los hombres, que el Padre le confió. Cuando Jesús muere y resucita, terminada ya su obra en el mundo, nos envía al Espíritu Santo, la tercera persona de la Santísima Trinidad, para santificarnos y para llevar al hombre y a su Iglesia hacia la verdad plena de lo que él nos ha enseñado. Por eso la oración del cristiano va siempre dirigida al Padre, en unión con el Hijo, nuestro hermano, y por el influjo del Espíritu de santidad en nosotros.

8 Jesús nos revela el misterio del Dios Trinitario El evangelio según San Mateo termina con el mandato de Jesús: Id, pues, y haced discípulos a todos los pueblos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo (Mt 28, 19). En el principio existía el Verbo y el Verbo estaba junto a Dios, y el Verbo era Dios...Y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros, y hemos contemplado su gloria: gloria como el Unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad (Jn 1,1.14).

9 Y ambos se dice que son Dios Se nos habla de Dios como Padre del Verbo. Este Verbo, Jesucristo, es el Hijo Unigénito del Padre. Y este Verbo de Dios se hizo carne. Por lo tanto, hay que distinguir entre Dios Padre y el Verbo que estaba junto a Dios y del que se dice que era Dios. Tenemos, pues, dos realidades: El Padre y el Hijo. Y de ambos se dice que son Dios. El Padre es Dios. El Verbo encarnado es el Hijo de Dios.

10 El último día, el más solemne de la fiesta, Jesús en pie gritó: El que tenga sed, que venga a mí y beba el que cree en mí; como dice la Escritura: de sus entrañas manarán ríos de agua viva. Dijo esto refiriéndose al Espíritu, que habían de recibir los que creyeran en él. Todavía no se había dado el Espíritu, porque Jesús no había sido glorificado (Jn 7, 37-39). Ríos de agua viva.

11 Reflexión sobre el Dios Trinidad de Benedicto XVI Hoy contemplamos la Santísima Trinidad tal como nos la dio a conocer Jesús. Él nos reveló que Dios es amor no en la unidad de una sola persona, sino en la trinidad de una sola sustancia: Es Creador y Padre misericordioso Es Hijo unigénito, eterna sabiduría encarnada, muerto y resucitado por nosotros; Es Espíritu Santo, que lo mueve todo, el cosmos y la historia, hacia la recapitulación final.

12 Fuente inagotable de vida Tres personas que son un solo Dios, porque el Padre es amor, el Hijo es amor y el Espíritu es amor. Dios es todo amor y sólo amor, amor purísimo, infinito y eterno. No vive en una espléndida soledad, sino que más bien es fuente inagotable de vida que se entrega y comunica intensamente ( ).

13 ORACIÓN Dios, Padre todopoderoso, que has enviado al mundo la Palabra de la verdad y el Espíritu de la santificación para revelar a los hombres tu admirable misterio, concédenos profesar la fe verdadera, conocer la gloria de la eterna Trinidad y adorar su unidad todopoderosa. Por N.S.J. Amén.

14 ¿Dónde encontrarnos ? Nuestra WEB Diócesis Palencia:


Descargar ppt "El misterio de Dios en la historia de las religionesEl Dios de los cristianosEl misterio del Dios uno y trinoJesús nos revela el misterio del Dios TrinitarioReflexión."

Presentaciones similares


Anuncios Google