La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

BIENVENIDOS 5 5 4 4 3 3 2 2 1 1 ENTRAR. CLIC El bautismo es el signo de la alianza del Nuevo Testamento, pues si la circuncisión lo era para el Antiguo.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "BIENVENIDOS 5 5 4 4 3 3 2 2 1 1 ENTRAR. CLIC El bautismo es el signo de la alianza del Nuevo Testamento, pues si la circuncisión lo era para el Antiguo."— Transcripción de la presentación:

1 BIENVENIDOS ENTRAR

2 CLIC

3

4 El bautismo es el signo de la alianza del Nuevo Testamento, pues si la circuncisión lo era para el Antiguo Testamento, hoy, el bautismo lo es para la iglesia Católica. Nadie pretendía que un niño de ocho días, que era la edad en la que se circuncidaba a los niños judíos hiciera una profesión de fe. Él nació como parte de una familia creyente y fue llamado por Dios. Igual, los cristianos católicos, no hemos elegido nacer, y sin embargo hemos recibido la gracia de la vida humana. Los católicos no pensamos que se necesita elegir el bautismo, en una edad adulta para recibir la gracia, aunque también la Iglesia permite que las personas que no se hayan bautizado lo puedan hacer a una edad adulta.

5 El bautismo de niños se remonta al siglo II. Ya que en el siglo I los apóstoles, bautizaban a adultos, pues apenas se estaba empezando a formar la Iglesia y sus miembros era gente adulta. Aunque también, es posible pensar que ya para el siglo II cuando se bautizaban familias enteras se incluyeran también los niños y desde ahí, se da la tradición de que los niños sean bautizados a temprana edad. También Jesús va al río Jordán a bautizarse para significar con esto que el inicio a la vida cristiana se da desde el bautismo como un nacer de nuevo. Como un proceso de cambio de vida, de conversión, de arrepentimiento de los pecados según la predicación de Juan el Bautista.

6 Normalmente la palabra bautizar significa sumergir, introducir dentro del agua, dicha inmersión simboliza el acto de sepultar al bautizado en la muerte de Cristo, de donde sale por la resurrección con Él, como nueva creatura. Al respecto san Pablo nos dice en su Carta a los Romanos: Qué diremos, pues? ¿Que debemos permanecer en el pecado para que la gracia se multiplique? ¡De ningún modo! Los que hemos muerto al pecado ¿cómo seguir viviendo en él? ¿O es que ignoráis que cuantos fuimos bautizados en Cristo Jesús, fuimos bautizados en su muerte? Fuimos pues, con Él sepultados por el bautismo en la muerte, a fin de que, al igual que Cristo resucitó de entre los muertos por medio de la gloria del Padre, así también nosotros vivamos una vida nueva (Rm 6, 1-4).

7 El evangelio de Mateo dice: Vayan, pues, a las gentes de todas las naciones, y háganlas mis discípulos, bautícenlas en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo (Mt 28, 19). El padre Danilo Medina (Ssp) dice lo siguiente frente a este sacramento: El evangelio de Mateo dice: Vayan, pues, a las gentes de todas las naciones, y háganlas mis discípulos, bautícenlas en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo (Mt 28, 19). El padre Danilo Medina (Ssp) dice lo siguiente frente a este sacramento: El bautismo por tanto lleva consigo la expectativa de que cuando el niño madure, vaya creciendo en la fe de sus padres y padrinos, para que la persona bautizada haga una opción radical del seguimiento de Cristo desde su familia, desde el colegio, desde el trabajo, etc.

8 3. Trae la virtud de la fe. 4. Imprime el carácter o señal espiritual de que sí es cristiano. 3. Trae la virtud de la fe. 4. Imprime el carácter o señal espiritual de que sí es cristiano. 1.Borra la mancha del pecado original y cualquier otro pecado que tenga. 2.Concede la gracia o amistad con Dios y los siete dones del Espíritu Santo. 1.Borra la mancha del pecado original y cualquier otro pecado que tenga. 2.Concede la gracia o amistad con Dios y los siete dones del Espíritu Santo.

9 2. Ser hermano de Jesucristo (cf. Mt 28,10). 4. Ser heredero del cielo (cf. Tt 3, 7). 1. Ser hijo de Dios (cf. Jn 3, 1). 3. Ser templo del Espíritu santo (cf 1 Co 6, 19).

10 El sacerdote o diácono espera a los padres y padrinos con el que va a ser bautizado a la entrada del templo. Significando con esto el ingreso a la familia cristiana y por eso el bautismo debe ser realizado en medio de la comunidad, para dar a entender que el niño comienza a ser miembro de la familia de Dios. Y la Iglesia (nosotros) se alegra porque se va a acrecentar el número de los bautizados en Cristo.

11 Se da apertura a un diálogo entre el sacerdote o el diácono con los padres y padrinos. Con este diálogo se da inicio al rito, cuando el celebrante pregunta el nombre que han decidido colocarle al niño. Con esto se quiere dar a entender que el sacramento del bautismo es algo que se pide a la Iglesia libre y voluntariamente. Seguidamente el sacerdote o diácono signa al niño en la frente e invita a los padres y padrinos a realizar el mismo gesto. Con la señal de la cruz en la frente del niño, se quiere expresar la pertenencia del él a Cristo que murió en la cruz y en la cruz adquirió nuestra redención. Seguidamente el sacerdote o diácono signa al niño en la frente e invita a los padres y padrinos a realizar el mismo gesto. Con la señal de la cruz en la frente del niño, se quiere expresar la pertenencia del él a Cristo que murió en la cruz y en la cruz adquirió nuestra redención.

12 Nota: ha de saberse que cuando se celebra el bautismo de los niños, no es únicamente para los niños, sino, también para los padres y padrinos,quienes a su vez recuerdan su propio bautismo. Pues en ellos radica la tarea de educarlos en la fe, la cual ellos profesan en su nombre. Es por eso, que la comunidad debe estar presente, porque esto ha de llevarlos no a vincularse sino a comprometerse.

13 En ella el celebrante invita a los padres, padrinos y demás asistentes a participara en la celebración de la Palabra de Dios, es decir escuchar con atención las lecturas bíblicas que la Iglesia propone para el momento. También la celebración de la Palabra de Dios se ordena a que antes de realizar el sacramento, se avive la fe en los padres y padrinos y de todos los presentes, y se ruegue en la oración común por el fruto del sacramento. En ella el celebrante invita a los padres, padrinos y demás asistentes a participara en la celebración de la Palabra de Dios, es decir escuchar con atención las lecturas bíblicas que la Iglesia propone para el momento. También la celebración de la Palabra de Dios se ordena a que antes de realizar el sacramento, se avive la fe en los padres y padrinos y de todos los presentes, y se ruegue en la oración común por el fruto del sacramento.

14 Esta celebración consta de la lectura de varios textos de la Sagrada Escritura, de la homilía o predicación por parte del celebrante, la oración de los fieles, en la cual se le pide a Dios por el niño (a) que va a ser bautizado (a), por sus padres, padrinos y por todo el pueblo santo de Dios, y que concluye con una oración en forma de exorcismo y a la vez, contiene la unción con el óleo santo o la imposición de manos.

15 Significa que se le pide a Dios para que proteja siempre al bautizado de las acechanzas del demonio, para que su poder y el pecado no prevalezcan sobre él. Ya lavado del pecado original se convierte en templo de Dios y del Espíritu Santo que habitará y vivirá en él.

16 Cuando el sacerdote está ungiendo al niño en el pecho con el óleo santo dice: Os fortalezca el poder de Cristo salvador, que vive y reina por los siglos de los siglos. Y todos responden: Amén. E inmediatamente impone las manos sobre el niño sin decir nada. Cuando el sacerdote está ungiendo al niño en el pecho con el óleo santo dice: Os fortalezca el poder de Cristo salvador, que vive y reina por los siglos de los siglos. Y todos responden: Amén. E inmediatamente impone las manos sobre el niño sin decir nada.

17 Es la parte culminante del rito a la cual están ordenadas todas las demás. Comprende una preparación, que consiste en:

18 La bendición del agua hace referencia al agua como elemento de la creación, símbolo de la vida, de la pureza, de la fecundidad; pero también puede llevar a la destrucción y a la muerte. Por eso, tiene un sentido salvador: se muere al pecado y se vive para Dios en Jesucristo.

19 El inicio de esta oración hace referencia al Espíritu originario de la creación. ¡Oh Dios!, cuyo Espíritu, en los orígenes del mundo, se cernía sobre las aguas, para que desde entonces concibiera el poder de santificar (cf. Gn 1, 2).

20 El agua en el diluvio purificó la humanidad y a toda la creación, dando así origen a la santidad. ¡Oh Dios!, que incluso en las aguas torrenciales del diluvio prefiguraste el nacimiento de la nueva humanidad, de modo que una misma agua pusiera fin al pecado y diera origen a la santidad (cf. Gn 7, ).

21 En el mar Rojo las aguas se separaron, para dar paso al pueblo de Israel hacia la liberación de la esclavitud de Egipto. ¡Oh Dio!, que hiciste pasar a pie enjuto (seco) por el mar Rojo a los hijos de Abrahán, para que el pueblo liberado de la esclavitud del Faraón fuera imagen de la familia de los bautizados (cf. 14, 21; 29-31).

22 La oración hace eferencia también al bautismo de Jesús hecho por Juan en el río Jordán. ¡Oh Dios!, cuyo Hijo al ser bautizado en el agua del Jordán, fue ungido por el Espíritu Santo. (cf. Mt 3, Mc 1,9-11. Lc 3, ). Crucificado de su costado herido brotó agua, junto con sangre (cf. Jn 19, 33-34). Y después de su resurrección mandó a sus apóstoles: Id y haced discípulos a todas las gentes, bautizándolas en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo (Mt 28,19. Mc 16, ). VOLVER

23 Es la actualización de su propio bautismo, de su expresión de fe en la Iglesia. A estas preguntas se responde de manera singular, porque es un compromiso personal el que se adquiere, consigo mismo y con la Iglesia. Lo que significa que la vida personal no puede seguir en el pecado, sino que debe comprometerse a actuar conforme a la voluntad de Dios, como su verdadero hijo por la gracia de su propio bautismo.

24 Se renuncia a Satanás, a sus obras, a sus seducciones, al pecado, a la envidia y al egoísmo, a la injusticia, a la discriminación, a sentirnos más que los demás, a la falta de fe, a la desesperanza y la caridad etc. Es decir, a todo aquello que niega, aparta de la gracia y presencia de Dios, para así poder vivir en la libertad de los hijos de Dios Padre.

25 Ante las renuncias se hace la profesión de fe en Dios Padre todo poderoso creador del cielo y de la tierra. En Jesucristo, como el Hijo único del Padre y único salvador, que padeció, murió, resucitó y está sentado a la derecha del Padre. En el Espíritu Santo, en la Iglesia, en la comunión de los santos, el perdón de los pecados y la vida eterna. Ante las renuncias se hace la profesión de fe en Dios Padre todo poderoso creador del cielo y de la tierra. En Jesucristo, como el Hijo único del Padre y único salvador, que padeció, murió, resucitó y está sentado a la derecha del Padre. En el Espíritu Santo, en la Iglesia, en la comunión de los santos, el perdón de los pecados y la vida eterna.

26 Después de las renuncias y la profesión de fe, el celebrante interroga por última vez a los padres y padrinos, acerca de su decisión del bautismo con base a esta fe pregonada. En la que se manifiesta el deseo de pedir y aceptar definitivamente el bautismo para su hijo en la Iglesia Católica. VOLVER

27 Es la parte más importante del sacramento, es el rito de ablución o Bautismo propiamente dicho. El celebrante (diácono o sacerdote), invita a la familia para que se acerque a la fuente y después de conocer el nombre del niño, pregunta a los padres y padrinos:

28 Celebrante: ¿Queréis, por tanto, que vuestro hijo N. Sea bautizado en la fe de la Iglesia que todos juntos acabamos de profesar? Padres y padrinos: Sí, queremos. (esta parte es la que se conoce como interrogatorio final). El celebrante habiendo escuchado la respuesta afirmativa de los padres y padrinos, inmediatamente bautiza al niño diciendo: Celebrante: ¿Queréis, por tanto, que vuestro hijo N. Sea bautizado en la fe de la Iglesia que todos juntos acabamos de profesar? Padres y padrinos: Sí, queremos. (esta parte es la que se conoce como interrogatorio final). El celebrante habiendo escuchado la respuesta afirmativa de los padres y padrinos, inmediatamente bautiza al niño diciendo: N., yo te bautizó en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, mientras va derramando el agua bendita sobre su cabeza, por tres veces.

29 El bautizando es ungido en la coronilla con el crisma; como signo de la entrada a formar parte del pueblo de Dios, y lo hace sacerdote, porque recibe la santidad de Dios y santifica y consagra, es decir, servidor; lo hace profeta, para escucha y anuncia la Palabra y el reino de Dios y lo hace rey o pastor, porque goza de la dignidad de ser hijo de Dios, porque siendo él amado por Dios, ofrecerá amor a sus hermanos o semejantes al estilo de Cristo. Después que el celebrante ha realizado el bautismo, prosigue a ungir al niño con el santo Crisma, a entregarle la vestidura blanca y el cirio encendido. La crismación:

30 La vestidura blanca: cuando el celebrante entrega o reviste al bautizado con esta vestidura significa: que el bautizado ha sido revestido de la pureza de la vestidura nueva de Cristo y de su santidad. La cual tanto padres y padrinos deben de ayudarle al bautizado a conservarla sin mancha, hasta la segunda venida de Cristo. El cirio encendido: el celebrante invita para que tanto él como padres, padrinos y si es posible el bautizado tomen entre todo la luz, que significa la presencia viva y real de Jesucristo, que ilumina, a su Iglesia. VOLVER

31 Los ministros ordenados, es decir, los obispos, sacerdotes y diáconos. Pero en caso de emergencia puede bautizar también una persona laica comprometida con la Iglesia y que viva el Evangelio en su vida, empleando la formula: Yo te bautizo en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. SIGUIENTE

32 VOLVER


Descargar ppt "BIENVENIDOS 5 5 4 4 3 3 2 2 1 1 ENTRAR. CLIC El bautismo es el signo de la alianza del Nuevo Testamento, pues si la circuncisión lo era para el Antiguo."

Presentaciones similares


Anuncios Google