La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

David y Betsabé: adulterio y después. Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí (Sal. 51: 10)

Presentaciones similares


Presentación del tema: "David y Betsabé: adulterio y después. Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí (Sal. 51: 10)"— Transcripción de la presentación:

1 David y Betsabé: adulterio y después

2 Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí (Sal. 51: 10)

3 La historia de David y Betsabé da testimonio de cómo incluso las personas más piadosas, a menos que sean cuidadosas, pueden caer en el peor de los peca- dos. Cuán afortunados so- mos de tener a un Dios que perdona lo imperdonable Pensamiento Clave Pensamiento Clave

4 1. Saber que Dios perdona a quienes piden perdón con fe. 2. Sentir el gozo del perdón. 3. Tomar la decisión de mantener vivo el amor por medio de la confian- za en Dios. Objetivos Objetivos

5 Introducción -Modelo de cómo comenzar un mal matrimonio. -Ambos se dejaron llevar por la pasión y pecaron contra Dios. -David encontró el perdón y dio testimonio del amor de Dios. David cometió un error muy grande, reconoció su pecado y alcanzó gracia y perdón.

6 Precursor de una caída -David ya tenía varias mujeres y concubinas cuan- do se interesó por Betsabé (2 Sam. 3:1-5 y 2 Sam. 5:13). -Los ojos del hombre nunca están satisfechos Prov. 27: 20. -Al transgredir la voluntad de Dios, David se abrió a la tentación y estuvo más propenso a dejarse llevar por la pasión y la sensualidad. Cuando dejamos los manda- mientos de Dios comenzamos a pisar terreno prohibido.

7 Precursor de una caída -Dios nos advierte que no permitamos al pecado anidar en nuestro corazón (Sant. 1:12-15). -Somos esclavos de nuestras adicciones, el pecado nunca está satisfecho y el que practica el pecado es esclavo del pecado (Juan 8:34). -Dios nos ha prometido ayudarnos ¿Estamos buscando la ayuda de Dios cuando somos tentados por el enemigo de las almas? Bienaventurado el varón que soporta la tentación, resiste y recibirás la corona de vida.

8 La caída -David era Rey y podía hacer lo que quería, pero nunca debería ir contra los mandamientos de Dios. -En 2 Sam. 11:1-5, nos muestra los pasos que él siguió para caer en el pecado. 1. El empezó por ver. La tentación es a todos. 2. Detenerse a investigar. Terreno peligroso. 3. El acto mismo. Consumación del pecado. Todos somos tentados a pecar, pero ninguno es obligado a pecar.

9 La caída -David se dejó llevar por la pasión y no tuvo la fuerza moral para contrarrestar sus impulsos. -Betsabé era casada y esto lo sabía David porque averiguó quien era ella. Aun así continuó con su plan. -David y Betsabé llegaron a donde nunca deberían haber llegado. El se aprovechó de ella y esto los condujo a ambos al pecado. Betsabé no hizo nada por detener a David.

10 La paga del pecado -Por más que haya tratado David de esconder su pecado, este era visible y notorio. -El inocente bebé fue llevado al descanso y sin tener culpa alguna Dios permitió que esto sea una llamada de atención a los padres. -Aunque su pecado fue perdonado las consecuen- cias del pecado los acompañó y les trajo amargu- ra y dolor de corazón. El pecado tarde o temprano se descubre y trae conse- cuencias que lamentar.

11 David y Betsabé: los días finales. -David y Betsabé se arrepintieron de corazón. Betsabé fue fiel y leal a David. Lo alertó de la revuelta de Adonías. -Las relaciones de cualquier tipo se edifican y se alimentan. Toda persona necesita fortalecer la relación que tiene con los seres que ama. ¿Qué necesitamos hacer para estar en armonia con Dios y con nuestro prójimo? Dios bendijo a esta pareja con la llegada de Salomón. Salomón llegó a ser Rey.

12 Para meditar Quienquiera que bajo la reprensión de Dios humille su alma con la confesión y el arrepentimiento, tal como lo hizo David, puede estar seguro de que hay esperanza para él. Quienquiera que acepte por la fe las promesas de Dios, hallará perdón. Jamás rechazará el Señor a un alma ver- daderamente arrepentida. Él ha dado es- ta promesa: Echen mano [..] de mi forta- leza, y hagan paz conmigo. ¡Sí, que hagan paz conmigo! (Isa. 27:5). Deje el impio su camino, y el hombre inicuo sus pensamien- tos; y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia y al Dios nuestro el cual será amplio en perdonar (PP 786).

13 Resumen Cuidado: aun los más fuertes entre nosotros pueden caer; y, cuanto más poderosos sean, peores serán las consecuencias. La historia de David y Betsabé contiene un mensaje poderoso acerca del costo del pecado, asi como de la grandeza de la gracia de Dios en perdonar.

14

15


Descargar ppt "David y Betsabé: adulterio y después. Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí (Sal. 51: 10)"

Presentaciones similares


Anuncios Google