La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

Job y su esposa: vivir con pérdidas. Y él le dijo: como suele hablar cualquiera de las mujeres fatuas, has hablado. ¿Qué? ¿Recibiremos de Dios el bien,

Presentaciones similares


Presentación del tema: "Job y su esposa: vivir con pérdidas. Y él le dijo: como suele hablar cualquiera de las mujeres fatuas, has hablado. ¿Qué? ¿Recibiremos de Dios el bien,"— Transcripción de la presentación:

1 Job y su esposa: vivir con pérdidas

2 Y él le dijo: como suele hablar cualquiera de las mujeres fatuas, has hablado. ¿Qué? ¿Recibiremos de Dios el bien, y el mal no lo recibiremos? (Job 2: 10)

3 La historia de Job y de su esposa revela temprano la realidad de la tragedia y el sufrimiento aquí sobre la tierra Pensamiento Clave Pensamiento Clave

4 1. Saber que hay cosas malas que pueden suce- der a gente buena. 2. Sentir que en tiempos de crisis pueden volver- se a Jesús pidiendo sa- nidad. 3. Hacer lo posible para elevar a otros con sus palabras. Objetivos Objetivos

5 Introducción -Job sufrió y soportó muchas pruebas. -A su esposa se le recuerda por animar a su esposo a hacer lo que Satanás quería. La experiencia de Job y de su esposa son una advertencia para saber de que lado estamos.

6 La historia de Job -Tanto Génesis como Job son los dos libros más antiguos de la Biblia. -Dios quería que el hombre supiera que él estaba consciente del problema del dolor y sufrimiento. Dios esta al control y él sabe nuestra situación. - Job 1:1 a 2:8 muestra el carácter de Job. Dios nos conoce y quiere que actuemos de acuerdo con la luz que hemos recibido. En la vida de Job encontramos inspiración para nuestras vidas en medio de un mundo de dolor.

7 Las tentadoras de Satanás -Adán y Job tienen varias semejanzas (Gén. 3:1-13). -La primera es que ambos eran perfectos o completos en sus respectivas esferas. -Ambos estaban tratando problemas cósmicos. -Las esposas fueron victimas de Satanás. -También Satanás usó a las esposas como instru- mentos de tentación. Instrumentos de Satanás.

8 ¡Maldice a Dios y muérete! -Satanás decía que Job era bueno porque Dios lo bendecia en todo, pero que cuando las cosas le fueran mal, blasfemaría contra Dios. -Es lo mismo que buscó a través de la esposa cuando le dijo maldice a Dios. -¡Cuán cuidadosos debemos ser con las palabras que salen de nuestros labios! -Cuidémonos de no blasfemar contra Dios. El objetivo de Satanás es hacernos blasfemar contra Dios.

9 ¡Maldice a Dios y muérete! -Aunque la raíz de la palabra que se usa en hebreo es brk, la cual significa bendecir, de alli también viene la palabra blasfemar. -Dios nos anima a ser fiel y bendecir su nombre (Sal. 16:7; 26:2; 34:1). -Las personas que no tienen el Espíritu Santo blasfeman contra Dios. Muchas veces nosotros podemos caer en este engaño sin darnos cuenta. Debemos tener cuidado con lo que decimos.

10 Apoyándose mutuamente -Lo último que quebrantó a la esposa de Job fue ver a su esposo sufriendo de aquella manera. -En Job 2:10, Job menciona que su esposa había hablado como una mujer fatua, lo cual indica que normalmente ella no lo era. La situación la forzó. -Job atribuye su sufrimiento a Dios. El mal no viene de Dios. Pero tenemos que experimentarlo por que vivimos en un mundo de pecado (1 Pedro 1: 6-9). En momentos difíciles los esposos deben mantenerse más unidos.

11 Apoyándose mutuamente -¿De qué manera los sufrimientos nos preparan para ser fieles a Dios? -¿Somos cristianos interesados, que cuando las cosas van mal le damos la espalda a Dios? -¿Estaremos siendo instrumentos del enemigo desanimando a otros cuando están pasando por momentos difíciles? -¿Son nuestras palabras una bendición o no? Los sufrimientos son necesarios para formar el carácter.

12 Para meditar …Ella amaba a Job. Debió ser extre- madamente doloroso ver a su esposo pasar por ese penosísimo dolor físico, psicológico y espiritual, y ser incapaz de hacer nada para darle alivio. Pare- ció haber para ella solo un camino. Ella le habla a Job desde la profundidad de su amor y preocupación por él. Ella no se da cuenta, como le pasó a Pedro, que se está haciendo eco de palabras de Satanás. No, ella no es una mujer necia, pero ese día hablo como una de ellas. A. M. Rodriguez, Advent Review (13 de abril de 2000), p. 27.

13 Resumen Job y su esposa soportaron los reveses con ecuanimidad. Aun cuando ella pudo haber sufrido más que Job, solo se quebrantó cuando no pudo soportar más al ver el dolor que estaba soportando su esposo. Podemos contemplarlos como una inspiración cuando estamos confrontados con pérdidas semejantes, pero que empalidecen comparadas con las que sufrieron ellos.

14

15


Descargar ppt "Job y su esposa: vivir con pérdidas. Y él le dijo: como suele hablar cualquiera de las mujeres fatuas, has hablado. ¿Qué? ¿Recibiremos de Dios el bien,"

Presentaciones similares


Anuncios Google