La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

LA PALABRA DE DIOS MENSAJE # 15 II LIBRO DE REYES.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "LA PALABRA DE DIOS MENSAJE # 15 II LIBRO DE REYES."— Transcripción de la presentación:

1

2 LA PALABRA DE DIOS MENSAJE # 15 II LIBRO DE REYES

3 LA PALABRA DE DIOS II LIBRO DE REYES Consta de 25 capítulos El II Libro narra la historia del Reino de Israel (o Reino del Norte, cuya capital fue Samaría) hasta su fin. Y la del Reino de Judá (o Reino del Sur, cuya capital fue Jerusalén) hasta la caída de Jerusalén y el destierro en Babilonia. La historia es el ámbito de la relación y el diálogo de Dios con su pueblo. Lo que más interesa no es la historia en sí misma, sino la enseñanza que se debe extraer de ella.

4 Desde las primeras páginas comienza a vislumbrarse la pregunta que está implícita a lo largo de toda la narración: ¿Por qué el Señor ha rechazado a su Pueblo, dispersándolo entre las naciones paganas? ¿Hay un remedio para la catástrofe o el veredicto de condenación es irrevocable? Para responder a este doloroso interrogante, el autor de estos Libros sigue paso a paso la historia de Israel en tiempos de la monarquía, y confronta la conducta de los reyes con las enseñanzas del Deuteronomio.

5 Según la doctrina deuteronómica, el Señor eligió gratuitamente a Israel y lo comprometió a vivir en conformidad con su Ley. De esta manera, dejó abierto ante él un doble camino: el de la fidelidad, que conduce a la vida, y el de la desobediencia, que acaba en la muerte. Pero todos los reyes de Israel y casi todos los de Judá, en lugar de guiar al Pueblo del Señor por el camino de la fidelidad, lo encaminaron hacia su propia ruina, tolerando y aun fomentando el culto de Baal y de las otras divinidades cananeas. El fracaso de la monarquía, después de sus promisorios comienzos en tiempos de David, muestra que la raíz de todo mal está en apartarse del verdadero Dios.

6 En la obra se aplica a todos los reyes el mismo esquema cronológico y teológico: 1) A, hijo de B, subió al trono de Israel/Judá 2) el año X del reinado de C de Judá/Israel. 3) Reinó tantos años en Samaría/Jerusalén. 4) Hizo lo que el Señor aprueba/reprueba... 5) Para más datos sobre A y sus empresas véanse los Anales del Reino de Israel/Judá. 6) A murió y lo enterraron... Su hijo D le sucedió en el trono.

7 El juicio teológico: hizo lo que el Señor aprueba/reprueba responde claramente a la teología deuteronomista de la Alianza: la fidelidad al Señor condiciona el buen gobierno de los reyes y, por consiguiente, la prosperidad del pueblo. Intercalados en la historia de los reinados se encuentran algunos ciclos proféticos, como el de Elías en el I Libro de Reyes y los de Eliseo e Isaías en el II Libro.

8 Cap. 1 EL PROFETA ELÍAS Y LA MUERTE DE OCOZÍAS. El Ángel del Señor dijo a Elías: Baja con él, no le temas. Elías se levantó, bajó con él a presentarse ante el rey, y le dijo: Así habla el Señor: Por haber enviado mensajeros a consultar a Baal Zebub, el dios de Ecrón, como si no hubiera Dios en Israel para consultar su palabra, por eso, no te levantarás del lecho donde te has acostado: morirás irremediablemente. El rey murió, conforme a la palabra del Señor que había pronunciado Elías. 1, 15

9 LA PREDICCIÓN DE ELISEO ACERCA DE BEN HADAD Y JAZAEL. Eliseo respondió: Ve a decirle: Sí, te restablecerás; pero el Señor me ha hecho ver que morirás. Después fijó la mirada y permaneció así largo rato. Y el hombre de Dios lloró. Jazael le preguntó: ¿Por qué llora mi señor?. Porque sé el mal que harás a los israelitas, respondió Eliseo; tú incendiarás sus plazas fuertes, matarás a sus jóvenes con la espada, estrellarás a sus niños y abrirás el vientre de sus mujeres embarazadas. Jazael replicó: Tu servidor no es más que un perro. ¿Cómo va a hacer tales hazañas?. Eliseo respondió: El Señor me ha hecho ver que tú reinarás sobre Arám. 8, 10-13

10 Cap. 2 ELÍAS Y ELISEO. ELÍAS ARREBATADO AL CIELO. Elías se quitó el manto, lo enrolló y golpeó las aguas. Estas se dividieron hacia uno y otro lado, y así pasaron los dos por el suelo seco. Cuando cruzaban, Elías dijo a Eliseo: Pide lo que quieres que haga por ti antes de que sea separado de tu lado. Eliseo respondió: ¡Ah, si pudiera recibir las dos terceras partes de tu espíritu!. ¡No es nada fácil lo que pides!, dijo Elías; si me ves cuando yo sea separado de tu lado, lo obtendrás; de lo contrario, no será así. Y mientras iban conversando por el camino, un carro de fuego, con caballos también de fuego, los separó a uno del otro, y Elías subió al cielo en el torbellino. 2, 8-11

11 Al ver esto, Eliseo gritó: ¡Padre mío! ¡Padre mío! ¡Carro de Israel y su caballería!. Y cuando no lo vio más, tomó sus vestiduras y las rasgó en dos pedazos. Luego recogió el manto que se le había caído a Elías de encima, se volvió y se detuvo al borde del Jordán. 2, 12-13

12 ELISEO SUCEDE A ELÍAS. Después, con el manto que se le había caído a Elías, golpeó las aguas, pero estas no se dividieron. Entonces dijo: ¿Dónde está el Señor, el Dios de Elías?. El golpeó otra vez las aguas; estas se dividieron hacia uno y otro lado, y Eliseo cruzó. 2, 14 EL CICLO DE ELISEO Eliseo vive en estrecho contacto con las comunidades proféticas que solían encontrarse en las inmediaciones de los santuarios israelitas. En su actividad, pueden distinguirse dos series de narraciones, de índole diversa. La primera reúne relatos breves, en los que Eliseo aparece dotado de extraordinarios poderes sobrenaturales, que le permiten realizar toda clase de milagros a favor de los pobres y necesitados.

13 Eliseo dijo: Tráiganme un plato nuevo y pongan en él un poco de sal. Cuando se lo trajeron, Eliseo se dirigió al manantial y echó allí la sal, diciendo: Así habla el Señor: Yo saneo estas aguas; ya no saldrá de aquí muerte ni esterilidad. Y las aguas quedaron saneadas hasta el día de hoy, conforme a la palabra pronunciada por Eliseo. 2, 20-22

14 La otra serie de relatos presenta a este profeta plenamente comprometido con la vida política de Israel. Como ferviente patriota, él defiende la causa de su pueblo contra las naciones enemigas, aconseja a los reyes, los acompaña en sus guerras y preanuncia sus victorias. En su ardiente celo religioso llega incluso a apoyar la sangrienta rebelión de Jehú contra la dinastía reinante, demasiado complaciente con el paganismo cananeo. Caps Así, a través de Eliseo, el movimiento profético sigue luchando por mantener incontaminada la fe de Israel.

15 Cap. 3 LA GUERRA CON MOAB. EL REINADO DE JORÁM EN ISRAEL ( ). Él hizo lo que es malo a los ojos del Señor, 3, 2 LA EXPEDICIÓN DE JORÁM CONTRA MESA, REY DE MOAB.

16 Cap. 4 ALGUNOS MILAGROS DE ELISEO. EL ACEITE DE LA VIUDA. Ella fue a informar al hombre de Dios, y este le dijo: Ve a vender el aceite y paga la deuda; después, tú y tus hijos podrán vivir con el resto. 4, 7 EL HIJO DE LA MUJER DE SUNAM. Pero la mujer concibió, y dio a luz un hijo al año siguiente, para esa misma época, como se lo había dicho Eliseo. 4, 17 Se puso a caminar por la casa de un lado a otro, se levantó y se recostó sobre él hasta siete veces. Entonces el muchacho estornudó y abrió los ojos. 4, 35

17 EL CALDO ENVENENADO. Eliseo dijo: Traigan harina. Él la arrojó en la olla y agregó: Sírvele a esta gente, para que coman. Y ya no había nada malo en la olla. 4, 41 LA MULTIPLICACIÓN DE LOS PANES. Pero su servidor respondió: ¿Cómo voy a servir esto a cien personas?. Dáselo a la gente para que coman, replicó él, porque así habla el Señor: Comerán y sobrará. El servidor se lo sirvió; todos comieron y sobró, conforme a la palabra del Señor. 4, EN EL NUEVO TESTAMENTO PODEMOS LEER: Y después de ordenar a la multitud que se sentara sobre el pasto, tomó los cinco panes y los dos pescados, y levantando los ojos al cielo, pronunció la bendición, partió los panes, los dio a sus discípulos, y ellos los distribuyeron entre la multitud. Todos comieron hasta saciarse y con los pedazos que sobraron se llenaron doce canastas. Mt. 14, 19-20

18 Cap. 5 LA CURACIÓN DE NAAMÁN. Entonces bajó y se sumergió siete veces en el Jordán, conforme a la palabra del hombre de Dios; así su carne se volvió como la de un muchacho joven y quedó limpio. 5, 14 LA CODICIA DE GUEJAZÍ. Pero la lepra de Naamán se te pegará a ti y a tu descendencia para siempre. Cuando Guejazí se retiró de su presencia, estaba leproso, blanco como la nieve. 5, 27

19 Cap. 6 EL HACHA HUNDIDA EN EL RÍO. LAS GUERRAS ARAMEAS. EL ENCEGUECIMIENTO DE LAS TROPAS DE LOS ARAMEOS. Cuando los arameos descendían hacia él, Eliseo oró al Señor, diciendo: ¡Por favor, enceguece a esta gente!. Y él los encegueció, conforme a la palabra de Eliseo. Entonces Eliseo les dijo: No es este el camino ni es esta la ciudad. Síganme y yo los llevaré hacia donde está el hombre que ustedes buscan. Y los llevó a Samaría. 6, SEGUNDO SITIO DE SAMARÍA: EL HAMBRE EN LA CIUDAD SITIADA. ANUNCIO DE LA LIBERACIÓN DE LA CIUDAD.

20 Cap. 8 LA DEVOLUCIÓN DE LOS BIENES DE LA SUNAMITA. El rey interrogó a la mujer, y ella le contó todo. Luego puso a su disposición un eunuco, al que ordenó: Que se le restituya todo lo que le pertenece, con todas las rentas del campo, desde el día en que dejó el país hasta ahora. 8, 6 Cap.7 FIN DEL ASEDIO DE SAMARÍA. El escudero había replicado al hombre de Dios: Aunque el Señor abriera ventanas en el cielo, ¿podría suceder una cosa así?. Y Eliseo había dicho: Verás esto con tus propios ojos, pero no lo comerás. Y esto fue lo que le sucedió: el pueblo lo aplastó contra la Puerta, y él murió.

21 EL REINADO DE JORÁM EN JUDÁ ( ). Siguió el camino de los reyes de Israel, conforme a lo que había hecho la casa de Ajab, porque se había casado con una hija de Ajab; e hizo lo que es malo a los ojos del Señor. Pero el Señor no quiso destruir a Judá, a causa de su servidor David, según la promesa que le había hecho de darles a él y a sus hijos una lámpara para siempre. 8, EL REINADO DE OCOZÍAS EN JUDÁ (841) Siguió el camino de la casa de Ajab e hizo lo que es malo a los ojos del Señor, 8, 27

22 LA REBELIÓN DE JEHÚ JEHÚ UNGIDO Y PROCLAMADO REY DE ISRAEL. Jehú se levantó y entró en la casa. Entonces el joven derramó el aceite sobre su cabeza y le dijo: Así habla el Señor, el Dios de Israel: Yo te he ungido rey del pueblo del Señor, de Israel. Tú acabarás con la familia de Ajab, tu señor, y yo vengaré la sangre de mis servidores los profetas y la sangre de todos los servidores del Señor derramada por la mano de Jezabel. Toda la casa de Ajab perecerá: extirparé de la dinastía de Ajab a todos los varones, sean esclavos o libres en Israel. 9, 6-8

23 LA REBELIÓN DE JEHÚ: EL ASESINATO DE JORÁM, REY DE ISRAEL ¿No he visto ayer la sangre de Nabot y la sangre de sus hijos? oráculo del Señor. Yo te daré tu merecido en este mismo campo, oráculo del Señor. Ahora, levántalo y arrójalo en esta parcela, conforme a la palabra del Señor. 9, 26 EL ASESINATO DE OCOZÍAS

24 LA MUERTE DE JEZABEL Jehú alzó la cabeza hacia la ventana y exclamó: ¿Quién está conmigo? ¿Quién?. Dos o tres eunucos se inclinaron hacia él, y él les dijo: ¡Tírenla abajo!. Ellos la tiraron abajo, y su sangre salpicó la pared y a los caballos, que la pisotearon. 9, 32-33

25 Cap.10 EXTERMINIO DE LAS FAMILIAS REALES DE ISRAEL Y DE JUDÁ Ajab tenía setenta hijos en Samaría. 10, 1 Un mensajero fue entonces a informar a Jehú: Han traído las cabezas de los hijos del rey. 10, 8 Jehú se encontró con los hermanos de Ocozías, rey de Judá, y dijo: ¿Quiénes son ustedes?. Somos los hermanos de Ocozías, le respondieron, y bajamos a saludar a los hijos del rey y a los hijos de la reina madre. Entonces ordenó: ¡Captúrenlos vivos!. Los capturaron vivos y los mataron junto al pozo de Bet Equed. Eran cuarenta y dos, y no quedó ni uno solo. 10, EL ENCUENTRO DE JEHÚ CON JONADAB, HIJO DE RECAB

26 EXTERMINIO DE TODOS LOS SERVIDORES DE BAAL Luego entraron para ofrecer sacrificios y holocaustos. Mientras tanto, Jehú había apostado afuera a ochenta hombres y les había dicho: El que deje escapar a alguno de los que yo pongo en las manos de ustedes, responderá por él con su propia vida. Y cuando terminó de ofrecer el holocausto, Jehú dijo a los guardias y a los oficiales: ¡Entren y mátenlos! ¡Que no salga ni uno solo!. Ellos los mataron al filo de la espada y los arrojaron afuera. Luego los guardias y los oficiales llegaron hasta la ciudadela del templo de Baal, sacaron el poste sagrado del templo de Baal y lo quemaron. Después de haber destruido el poste sagrado de Baal, demolieron su templo y lo convirtieron en una cloaca, que existe hasta el día de hoy. 10, 24-27

27 EL REINADO DE JEHÚ EN ISRAEL ( ) El Señor dijo a Jehú: Porque tú has obrado bien, haciendo lo que es recto a mis ojos, y has tratado a la casa de Ajab exactamente como yo quería, tus hijos se sentarán en el trono de Israel hasta la cuarta generación. Pero Jehú no se empeñó en seguir de todo corazón la ley del Señor, el Dios de Israel, ni se apartó de los pecados con que Jeroboám había hecho pecar a Israel. 10, 30-31

28 Cap. 11 EL CRIMEN Y EL INTERREGNO DE ATALÍA EN JUDÁ ( ) Pero Josebá, hija del rey Jorám y hermana de Ocozías, tomó a Joás, hijo de Ocozías, lo sacó secretamente de en medio de los hijos del rey que iban a ser masacrados, y lo puso con su nodriza en la sala que servía de dormitorio. Así lo ocultó a los ojos de Atalía y no lo mataron. Él estuvo con ella en la Casa del Señor, oculto durante seis años, mientras Atalía reinaba sobre el país. 11, 2-3

29 LA MUERTE DE ATALÍA Hicieron descender al rey de la Casa del Señor, y por el camino de la puerta de la Escolta, llegaron a la casa del rey. Joás se sentó en el trono real. 11, 19 Entonces Yehoyadá hizo salir al hijo del rey y le impuso la diadema y el Testimonio. Se lo constituyó rey, se lo ungió, y todos aplaudieron, aclamando: ¡Viva el rey!. 11, 12

30 Cap. 12 EL REINADO DE JOÁS EN JUDÁ ( ) Joás hizo lo que es recto a los ojos del Señor durante toda su vida, porque el sacerdote Yehoyadá lo había instruido. Sin embargo, no desaparecieron los lugares altos: el pueblo seguía ofreciendo sacrificios y quemando incienso en los lugares altos. 12, 1-4 LA RESTAURACIÓN DEL TEMPLO DE JERUSALÉN. LA INVASIÓN ARAMEA Y ASESINATO DE JOÁS.

31 Cap. 13 EL REINADO DE JOACAZ EN ISRAEL ( ) Él hizo lo que es malo a los ojos del Señor, y persistió en los pecados con que Jeroboám, hijo de Nebat, había hecho pecar a Israel, sin apartarse de ellos. La ira del Señor se encendió contra Israel, y lo entregó en manos de Jazael, rey de Arám, y de Ben Hadad, hijo de Jazael, todo aquel tiempo. 13, 2-3 EL REINADO DE JOÁS EN ISRAEL ( ) Él hizo lo que es malo a los ojos del Señor; no se apartó de ninguno de los pecados con que Jeroboám, hijo de Nebat, había hecho pecar a Israel, y persistió en ellos. 13, 11

32 ÚLTIMO ANUNCIO Y MUERTE DE ELISEO. Eliseo contrajo la enfermedad que lo llevaría a la muerte. Joás, rey de Israel, bajó a visitarlo y se echó llorando sobre su rostro, mientras decía: ¡Padre mío! ¡Padre mío! ¡Carro de Israel y su caballería!. Eliseo le dijo: Toma un arco y unas flechas. Él tomó un arco y unas flechas, y Eliseo dijo al rey de Israel: Tiende el arco. Él lo tendió; Eliseo puso sus manos sobre las manos del rey, y dijo: Abre la ventana que da hacia el este. Él la abrió, y Eliseo dijo: ¡Tira!. Cuando el rey tiró, Eliseo dijo: ¡Flecha de victoria para el Señor! ¡Flecha de victoria contra Arám! Tú derrotarás a Arám en Afec hasta el exterminio. 13, VICTORIA DE JOÁS SOBRE LOS ARAMEOS.

33 Cap. 14 EL REINADO DE AMASÍAS EN JUDÁ ( ) Él hizo lo que es recto a los ojos del Señor, aunque no como su padre David. Obró en todo como lo había hecho su padre Joás. Sin embargo, no desaparecieron los lugares altos: el pueblo seguía ofreciendo sacrificios y quemando incienso en los lugares altos. 14, 3-4

34 LA VICTORIA DE AMASÍAS SOBRE EDÓM Y SU DERROTA FRENTE A ISRAEL. Joás, rey de Israel, tomó prisionero en Bet Semes a Amasías, hijo de Joás, hijo de Ocozías, rey de Judá. Luego fue a Jerusalén y abrió una brecha de doscientos metros en el muro de Jerusalén, desde la puerta de Efraím hasta la puerta del Ángulo. Se apoderó de todo el oro y la plata y de todos los objetos que había en la Casa del Señor y en los tesoros de la casa del rey, se llevó algunos rehenes, y se volvió a Samaría. 14, 13-14

35 FIN DEL REINADO DE AMASÍAS. EL REINADO DE JEROBOÁM II EN ISRAEL ( ) Hizo lo que es malo a los ojos del Señor, y no se apartó de ninguno de los pecados con que Jeroboám, hijo de Nebat, había hecho pecar a Israel. Él restableció las fronteras de Israel, desde la Entrada de Jamat hasta el mar de la Arabá, conforme a la palabra que había dicho el Señor, el Dios de Israel, por medio de su servidor el profeta Jonás, hijo de Amitai, que era de Gat Jéfer. Porque el Señor había visto la amarga humillación de Israel, donde no había ni esclavo, ni hombre libre, ni nadie que socorriera a Israel. El Señor no había decidido borrar el nombre de Israel debajo del cielo, y lo salvó por medio de Jeroboám, hijo de Joás. 14, 24-27

36 Cap. 15 EL REINADO DE AZARÍAS EN JUDÁ ( ) Él hizo lo que es recto a los ojos del Señor, tal como lo había hecho su padre Amasías. Sin embargo, no desaparecieron los lugares altos: el pueblo seguía ofreciendo sacrificios y quemando incienso en los lugares altos. 15, 3-4 EL REINADO DE ZACARÍAS EN ISRAEL (747) Él hizo lo que es malo a los ojos del Señor, como lo habían hecho sus padres: no se apartó de los pecados con que Jeroboám, hijo de Nebat, había hecho pecar a Israel. Salúm, hijo de Iabés, conspiró contra él, lo hirió de muerte en Ibleám y reinó en lugar de él.Esta era la palabra que el Señor había dicho a Jehú: Tus hijos se sentarán en el trono de Israel hasta la cuarta generación. Y así fue. 15, 9-12 EL REINADO DE SALÚM EN ISRAEL (746) EL REINADO DE MENAJÉM EN ISRAEL ( ) Él hizo lo que es malo a los ojos del Señor: no se apartó de los pecados con que Jeroboám, hijo de Nebat, había hecho pecar a Israel. 15, 18

37 EL REINADO DE PECAJÍAS EN ISRAEL ( ) Él hizo lo que es malo a los ojos del Señor: no se apartó de los pecados con que Jeroboám, hijo de Nebat, había hecho pecar a Israel.15, 24 EL REINADO DE PÉCAJ EN ISRAEL ( ) Él hizo lo que es malo a los ojos del Señor: no se apartó de los pecados con que Jeroboám, hijo de Nebat, había hecho pecar a Israel.15, 28 EL REINADO DE JOTÁM EN JUDÁ ( ) Él hizo lo que es recto a los ojos del Señor, como lo había hecho su padre Ozías. Sin embargo, no desaparecieron los lugares altos: el pueblo seguía ofreciendo sacrificios y quemando incienso en los lugares altos. Jotám fue el que edificó la puerta alta de la Casa del Señor. 15, 34-35

38 Cap. 16 EL REINADO DE AJAZ EN JUDÁ ( ) Él no hizo lo que es recto a los ojos del Señor, su Dios, a diferencia de su padre David. 16, 2 LA INVASIÓN SIRO-EFRAIMITA. Entonces Resín, rey de Arám, y Pécaj, hijo de Remalías, rey de Israel, subieron a combatir contra Jerusalén. Asediaron a Ajaz, pero no pudieron entrar en combate. 16, 5 ACUERDO DE AJAZ CON EL REY DE ASIRIA. EL ALTAR DE DAMASCO Y SU RÉPLICA EN JERUSALÉN. FIN DEL REINADO DE AJAZ.

39 Cap. 17 OSEAS, ÚLTIMO REY DE ISRAEL( ) Él hizo lo que es malo a los ojos del Señor, aunque no tanto como los reyes de Israel que lo habían precedido. 17, 2 LA CAÍDA DE SAMARÍA (722) Entonces el rey de Asiria hizo arrestar a Oseas y lo encerró en una prisión. Luego invadió todo el país, subió contra Samaría y la sitió durante tres años. En el noveno año de Oseas, el rey de Asiria conquistó Samaría y deportó a los israelitas a Asiria. 17, 4-6 En el año 721 a. C., Samaría cae en poder de los asirios, y así desaparece el reino de Israel. El reino de Judá sobrevive a la catástrofe, pero sólo por un tiempo.

40 EL ORIGEN DE LOS SAMARITANOS. Para evitar posibles rebeliones, los asirios deportaban masivamente a los pueblos vencidos. Por eso, una parte importante de la población israelita es llevada al destierro, y en la región de Samaría se instalan colonos traídos de otros lugares del Imperio. Estos colonos se fueron mezclando poco a poco con los israelitas salvados de la catástrofe, y de esta unión surgieron los samaritanos, enemigos irreconciliables de los judíos. "¿Cómo tú, siendo judío, me pides de beber a mí, que soy una mujer samaritana?" (Porque los judíos no se tratan con los samaritanos.) Jn. 4. 9

41 REFLEXIÓN SOBRE LA RUINA DEL REINO DEL NORTE. El Señor había advertido solemnemente a Israel y a Judá por medio de todos los profetas y videntes, diciendo: Vuelvan de su mala conducta y observen mis mandamientos y mis preceptos, conforme a toda la Ley que prescribí a sus padres y que transmití por medio de mis servidores los profetas. Pero ellos no escucharon, y se obstinaron como sus padres, que no creyeron en el Señor, su Dios. Rechazaron sus preceptos y la alianza que el Señor había hecho con sus padres, sin tener en cuenta sus advertencias. Fueron detrás de ídolos vanos, volviéndose así vanos ellos mismos, por ir detrás de las naciones que los rodeaban, aunque el Señor les había prohibido obrar como ellas. 17, 13-15

42 LOS REYES DE JUDÁ HASTA LA CAÍDA DE JERUSALÉN El reino de Judá sobrevive al de Israel durante casi un siglo y medio ( a. C.). En todo este tiempo, su destino está ligado a la historia de los grandes imperios que dominan el agitado escenario del Antiguo Oriente. Durante el apogeo de Asiria, los reyes aceptan toda clase de compromisos políticos y religiosos, a pesar de la decidida oposición de los Profetas. Cuando este Imperio comienza a desmoronarse, renacen las esperanzas nacionales y religiosas. Dentro de ese contexto favorable, se llevó a cabo la gran reforma religiosa de Josías.

43 Cap. 18 EL REINADO DE EZEQUÍAS EN JUDÁ ( ) Él hizo lo que es recto a los ojos del Señor, tal como lo había hecho su padre David. Ezequías puso su confianza en el Señor, el Dios de Israel, y no hubo después de él ninguno igual entre todos los reyes de Judá, como tampoco lo hubo antes que él. Se mantuvo fiel al Señor sin apartarse de él, y observó los mandamientos que el Señor había dado a Moisés. Tuvo éxito en todas sus empresas, porque el Señor estaba con él. Se rebeló contra el rey de Asiria y no fue más su vasallo. 18, 3-7

44 EVOCACIÓN DE LA CAÍDA DE SAMARÍA Esto sucedió porque no habían escuchado la voz del Señor, su Dios, y habían transgredido su alianza; todo lo que había mandado Moisés, el servidor del Señor, ellos no lo habían escuchado ni practicado. 18, 12 LA INVASIÓN DE SENAQUERIB Y EL TRIBUTO IMPUESTO A EZEQUÍAS. AMENAZAS DE SENAQUERIB CONTRA JERUSALÉN.

45 Cap. 19 LA INTERVENCIÓN DEL PROFETA ISAÍAS. Díganle a su señor: Así habla el Señor: No temas por las palabras que has oído, y con las que me ultrajaron los lacayos del rey de Asiria. Yo mismo pondré un espíritu en él y, apenas oiga una noticia, regresará a su país; y yo lo haré caer bajo la espada en su propio país. 19, 6-7

46 NUEVAS AMENAZAS DE SENAQUERIB CONTRA JERUSALÉN. ORÁCULO DEL SEÑOR CONTRA SENAQUERIB. RETIRADA Y MUERTE DE SENAQUERIB.

47 Cap. 20 ENFERMEDAD Y CURACIÓN DE EZEQUÍAS Isaías no había salido aún del patio central, cuando le llegó la palabra del Señor: Vuelve y dile a Ezequías, el jefe de mi pueblo: Así habla el Señor, el Dios de tu padre David: He oído tu súplica, he visto tus lágrimas. Yo te voy a curar: dentro de tres días subirás a la Casa del Señor. Añadiré otros quince años a tu vida; te libraré, a ti y a esta ciudad, de manos del rey de Asiria, y defenderé a esta ciudad por mi honor y el de mi servidor David. 20, 4-6

48 LOS EMISARIOS DEL REY DE BABILONIA Isaías preguntó: ¿Qué han visto en tu casa?. Han visto todo lo que hay en mi casa, respondió Ezequías. No hay nada en mis depósitos que no les haya mostrado. Entonces Isaías dijo a Ezequías: Escucha la palabra del Señor: Llegarán los días en que todo lo que hay en tu casa, todo lo que han atesorado tus padres hasta el día de hoy, será llevado a Babilonia. No quedará nada, dice el Señor. Y algunos de tus hijos, de los que han nacido de ti, que tú mismo habrás engendrado, serán tomados para que sirvan como eunucos en el palacio del rey de Babilonia. Ezequías respondió a Isaías: Es auspiciosa la palabra del Señor que has pronunciado. Porque se decía a sí mismo: Mientras yo viva, habrá paz y seguridad. 20, FIN DEL REINADO DE EZEQUÍAS.

49 Cap.21 EL REINADO DE MANASÉS EN JUDÁ ( ) Él hizo lo que es malo a los ojos del Señor, siguiendo las costumbres abominables de las naciones que el Señor había desposeído delante de los israelitas. Reedificó los lugares altos que había hecho desaparecer su padre Ezequías; erigió altares a Baal, hizo un poste sagrado como lo había hecho Ajab, rey de Israel, y se postró delante de todo el Ejército de los cielos y lo sirvió. Edificó altares en la Casa del Señor, de la que el Señor había dicho: En Jerusalén pondré mi Nombre.Edificó altares a todo el Ejército de los cielos en los dos atrios de la Casa del Señor. Inmoló a su hijo en el fuego, practicó la astrología y la magia, e instituyó nigromantes y adivinos. Persistió en hacer lo que es malo a los ojos del Señor, provocando su indignación. 21, 2-6

50 Entonces el Señor habló por medio de sus servidores los profetas, en estos términos: Porque Manasés, rey de Judá, cometió estas abominaciones, porque superó en maldad a todo lo que habían hecho los amorreos antes que él, y también hizo pecar a Judá con sus ídolos, por eso, así habla el Señor, el Dios de Israel: Yo haré venir sobre Jerusalén y Judá una desgracia tal, que le zumbarán los dos oídos al que oiga hablar de ella. Tenderé sobre Jerusalén la cuerda de Samaría y el nivel de la casa de Ajab, y limpiaré a Jerusalén como se limpia un plato, y una vez limpio, se lo vuelve boca abajo. Rechazaré al resto de mi herencia, los entregaré en manos de sus enemigos, y serán el botín y la presa de todos sus enemigos, porque han hecho lo que es malo a mis ojos y no han cesado de provocar mi indignación, desde el día en que sus padres salieron de Egipto hasta el día de hoy. 21, 10-14

51 EL REINADO DE AMÓN EN JUDÁ ( ) Él hizo lo que es malo a los ojos del Señor, como lo había hecho su padre Manasés. Siguió en todo el camino que había seguido su padre; sirvió a los ídolos que había servido su padre y se postró delante de ellos. Abandonó al Señor, el Dios de sus padres, y no siguió el camino del Señor. 21, Cap. 22 LA REFORMA RELIGIOSA DE JOSÍAS EL REINADO DE JOSÍAS EN JUDÁ ( ) Él hizo lo que recto a los ojos del Señor y siguió en todo el camino de su padre David, sin apartarse ni a la derecha ni a la izquierda. 22, 2

52 DESCUBRIMIENTO DEL LIBRO DE LA LEY EN EL TEMPLO. LA CONSULTA A LA PROFETISA JULDA Porque tu corazón se ha conmovido y te has humillado delante del Señor al oír lo que dije contra este lugar y contra sus habitantes, a saber, que se convertirán en una devastación y en una maldición; porque has rasgado tus vestiduras y has llorado delante de mí, también yo he escuchado, oráculo del Señor. Por eso, voy a reunirte con tus padres: serás sepultado en paz y tus ojos no verán nada de la desgracia que atraeré sobre este lugar. Ellos llevaron la respuesta al rey. 22, 19-20

53 Cap. 23 LA LECTURA DE LA LEY Y LA RENOVACIÓN DE LA ALIANZA. El rey mandó que se reunieran junto a él todos los ancianos de Judá y de Jerusalén. Luego subió a la Casa del Señor, acompañado de todos los hombres de Judá y de todos los habitantes de Jerusalén, los sacerdotes, los profetas y todo el pueblo, desde el más pequeño al más grande y les leyó todas las palabras del libro de la Alianza, que había sido hallado en la Casa del Señor. Después, de pie sobre el estrado, el rey selló delante del Señor la alianza que obliga a seguir al Señor y a observar sus mandamientos, sus testimonios y sus preceptos, de todo corazón y con toda el alma, cumpliendo las palabras de esta alianza escritas en aquel libro. Y todo el pueblo se comprometió en la alianza. 23, 1-3

54 LA REFORMA DEL CULTO EN JUDÁ. LA EXTENSIÓN DE LA REFORMA AL ANTIGUO TERRITORIO DE ISRAEL. LA CELEBRACIÓN DE LA PASCUA. Porque no se había celebrado una Pascua como aquella desde el tiempo en que los Jueces habían gobernado a Israel, ni durante todo el tiempo de los reyes de Israel y de Judá. 23, 22

55 CONCLUSIÓN SOBRE LA REFORMA RELIGIOSA Antes de Josías no hubo otro rey como él, que se convirtiera al Señor con todo su corazón, con toda su alma y con todas sus fuerzas, conforme a toda la Ley de Moisés. Y después de él no surgió otro igual. Sin embargo, el Señor no aplacó el ardor de su ira, que se había encendido contra Judá a causa de la gran indignación que le había provocado Manasés. El Señor dijo: También apartaré de mi presencia a Judá, como aparté a Israel. Y rechazaré a esta ciudad que elegí, a Jerusalén, y a la Casa de la que dije: Allí estará mi Nombre. 23, TRÁGICO FIN DE JOSÍAS. La trágica y prematura muerte de este rey reformador, hunde de nuevo a Judá en el desaliento y la confusión. Durante varios años, se busca una salida por medio de diversas alianzas con Egipto. Hasta que al fin, esta política fluctuante provoca la ira de Nabucodonosor, rey de Babilonia, que asedia a Jerusalén y destruye la Ciudad santa y el Templo. Después del saqueo, una gran parte de la población es llevada al exilio, y así desaparece el reino de Judá.

56 EL FIN DEL REINO DE JUDÁ. EL REINADO DE JOACAZ EN JUDÁ (609) El hizo lo que es malo a los ojos del Señor, tal como lo habían hecho sus padres. 23, 32 EL REINADO DE JOAQUÍM EN JUDÁ ( ) Él hizo lo que es malo los ojos del Señor, tal como lo habían hecho sus padres. 23, 37 Cap 24 LA CAMPAÑA DE NABUCODONOSOR En ese tiempo, Nabucodonosor, rey de Babilonia, se puso en campaña, y Joaquím le estuvo sometido durante tres años. 24 1

57 EL REINADO DE JOAQUÍN Y LA PRIMERA DEPORTACIÓN DE JUDÁ ( ) Nabucodonosor, rey de Babilonia, llegó a la ciudad mientras sus servidores la sitiaban, y Joaquín, rey de Judá, se rindió al rey de Babilonia junto con su madre, sus servidores, sus príncipes y sus eunucos. El rey de Babilonia los tomó prisioneros en el año octavo de su reinado. EL REINADO DE SEDECÍAS EN JUDÁ ( ) Él hizo lo que es malo a los ojos del Señor, tal como lo había hecho Joaquín. 24, 19

58 Y llega hasta el momento en que el Pueblo de Dios vivió su experiencia más dramática y desconcertante: la caída de Jerusalén,

59 En el 587, las tropas de Nabucodonosor, rey de Babilonia, convertido en el nuevo árbitro de la situación, después de la derrota de Asiria, invaden Jerusalén, arrasan el Templo y se llevan cautiva a una buena parte de la población de Judá.

60 Cap. 25 EL ASEDIO Y LA CAÍDA DE JERUSALÉN. LA RUINA DE JERUSALÉN Y LA SEGUNDA DEPORTACIÓN A BABILONIA (587). Incendió la Casa del Señor, la casa del rey y todas las casas de Jerusalén, y prendió fuego a todas las casa de los nobles. Después, el ejército de los caldeos que estaba con el comandante de la guardia derribó las murallas que rodeaban a Jerusalén. 25, 9-10 LAS EJECUCIONES. GODOLÍAS, GOBERNADOR DE JUDÁ. EL ASESINATO DE GODOLÍAS. LA LIBERACIÓN DEL REY JOAQUÍN EN BABILONIA

61 El fin de la dinastía Davídica y la deportación a Babilonia. Con este cuadro sombrío concluye el segundo libro de los Reyes. Sin embargo, el relato de la liberación del rey Joaquín, que estaba exiliado en Babilonia (25, 27-30), parece proyectar un tenue rayo de luz. El futuro queda abierto a la insondable acción de Dios.

62 Esta evocación del pasado, encierra también una lección para el presente. A pesar de las infidelidades de los reyes, el Señor nunca dejó de hacerse presente en la vida de su Pueblo a través de los Profetas. Por medio de ellos, Dios hizo oír constantemente su Palabra a fin de llamar a la conversión. Y esa Palabra seguía vigente para el "Resto" de Judá que se purificaba en el exilio. Si las derrotas nacionales habían sido la consecuencia del pecado, la conversión al Señor traería de nuevo la salvación. Las promesas divinas no podían caer en el vacío y el Reino de Dios se iba a realizar más allá de todos los fracasos terrenos. Y sigue vigente, el día de hoy, para los que vivimos en este mundo convulsionado. También para nosotros es este llamado a la conversión. ¡Escuchemos!

63 Puedes solicitar el envío de esta serie de archivos, o bien ser removido de la lista de envíos, a: ESTE ES EL MENSAJE # 15


Descargar ppt "LA PALABRA DE DIOS MENSAJE # 15 II LIBRO DE REYES."

Presentaciones similares


Anuncios Google