La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

Este cántico fue compuesto por uno de los profetas mayores de Israel. Se trata de Ezequiel, testigo de una de las épocas más trágicas que vivió el.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "Este cántico fue compuesto por uno de los profetas mayores de Israel. Se trata de Ezequiel, testigo de una de las épocas más trágicas que vivió el."— Transcripción de la presentación:

1

2

3

4 Este cántico fue compuesto por uno de los profetas mayores de Israel. Se trata de Ezequiel, testigo de una de las épocas más trágicas que vivió el pueblo judío: la de la caída del reino de Judá y de su capital, Jerusalén, a la que siguió el amargo destierro en Babilonia. + Este himno quiere captar el sentido profundo de la tragedia que vivió el pueblo en aquellos años. El pecado de idolatría había contaminado la tierra que el Señor dio en herencia a Israel. Ese pecado, más que otras causas, es responsable de la pérdida de la patria y de la dispersión entre las naciones.

5 Pero la meta de la acción de Dios nunca es la ruina, el aniquilamiento del pecador. El mismo profeta Ezequiel lo aclara: «¿Acaso me complazco yo en la muerte del malvado y no más bien en que se convierta de su conducta y viva? (...) Yo no me complazco en la muerte de nadie, sea quien fuere. Convertíos y viviréis» (Ez 18,23.32). A la luz de esas palabras se logra comprender el significado de nuestro cántico, lleno de esperanza y salvación.

6 + Después de la purificación mediante la prueba y el sufrimiento, está a punto de surgir una nueva era: «Yo les daré un corazón nuevo y pondré en ellos un espíritu nuevo: quitaré de su carne el corazón de piedra y les daré un corazón de carne, para que caminen según mis preceptos, observen mis normas y las pongan en práctica, y así sean mi pueblo y yo sea su Dios» (Ez 11,19-20). + El profeta repite ese oráculo y lo completa con una precisión estupenda: el «espíritu nuevo» que Dios dará a los hijos de su pueblo será su Espíritu, el Espíritu de Dios mismo (cf. v. 27).

7 El acento del mensaje de Ezequiel está puesto sobre todo en otro aspecto mucho más sorprendente. La humanidad está destinada a nacer a una nueva existencia: de nuestro pecho será arrancado el «corazón de piedra», Dios nos infundirá un «corazón de carne», es decir, un manantial de vida y de amor (cf. v. 26). + El profeta Ezequiel anuncia un nuevo pueblo, que en el Nuevo Testamento será convocado por Dios mismo a través de la obra de su Hijo.

8

9 Os recogeré de entre las naciones, os reuniré de todos los países, y os llevaré a vuestra tierra.

10 Derramaré sobre vosotros un agua pura que os purificará: de todas vuestras inmundicias e idolatrías os he de purificar; y os daré un corazón nuevo, y os infundiré un espíritu nuevo; arrancaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne.

11 Os infundiré mi espíritu, y haré que caminéis según mis preceptos, y que guardéis y cumpláis mis mandatos.

12 Y habitaréis en la tierra que di a vuestros padres. Vosotros seréis mi pueblo, y yo seré vuestro Dios.

13 El cántico de Ezequiel se realiza plenamente en el nuevo Israel de Dios. También nosotros y toda la comunidad eclesial hemos sido infieles, nos hemos mancillado con nuestras repetidas infidelidades. Pero Dios no nos abandona: él ha derramado sobre nosotros un agua pura y, en el bautismo, con la sangre de su Hijo, nos ha purificado de todas nuestras inmundicias. Y, junto con el perdón de nuestros pecados, «hemos recibido el Espíritu» (Hch 2, 38), como prometió Pedro a los que se bautizaron el día de Pentecostés.

14 Así preparados, el Señor nos promete un nuevo éxodo hacia la Jerusalén definitiva y santa: Os recogeré de entre las naciones, y habitaréis en la tierra que di a vuestros padres; allí, cuando «el primer cielo y la primera tierra habrán pasado», en «la ciudad santa, la nueva Jerusalén» (Ap 21,1.2), seremos definitivamente su pueblo y él será nuestro Dios.

15 ORACIÓN S eñor Dios, que, en el bautismo, has derramado sobre nosotros un agua pura, que nos ha purificado de todas nuestras inmundicias, y, en el sacramento de la plenitud cristiana, has infundido en nosotros un Espíritu nuevo, haz que nunca contristemos este Espíritu, sino que, guiados siempre por él, caminemos según tus preceptos; así un día mereceremos habitar en la tierra que prometiste a nuestros padres, y allí, en el gozo y la felicidad, nosotros seremos tu pueblo y tú serás nuestro Dios, por los siglos de los siglos. Amén.


Descargar ppt "Este cántico fue compuesto por uno de los profetas mayores de Israel. Se trata de Ezequiel, testigo de una de las épocas más trágicas que vivió el."

Presentaciones similares


Anuncios Google