La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

Crear ciudades y pueblos sostenibles Jorge Riechmann Profesor titular de filosofía moral en la UAM.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "Crear ciudades y pueblos sostenibles Jorge Riechmann Profesor titular de filosofía moral en la UAM."— Transcripción de la presentación:

1 Crear ciudades y pueblos sostenibles Jorge Riechmann Profesor titular de filosofía moral en la UAM

2 27/01/2014sostenibilidad urbana2 Cambiar o perecer Si nuestra civilización es biocida –como hoy por hoy sin duda lo es--, entonces la alternativa es cambiar o perecer. Hacia 1800, apenas el 3% de la población mundial vivía en ciudades. De 1900 a 2000, la población urbana del mundo ha aumentado desde el 15% al 50%, y sigue aumentando. Las proyecciones indican que puede llegarse al 65% en el En España, el porcentaje de población urbana se encuentra en torno a los valores medios europeos, 75% de población urbana (AEMA, 2006).

3 27/01/2014sostenibilidad urbana3 En concreto, España registra un 72,81% de población en municipios de más de habitantes según el INE (año 2007), y 76,38% según el criterio de la OCDE, respecto a municipios con una densidad de población mayor de 150 hab/km 2. Según el Atlas de las áreas urbanas de España, este porcentaje, agrupado en municipios mayores de habitantes que registren unos determinados patrones de urbanización, comprendería a un 80% de la población. OSE, informe temático Sostenibilidad urbana 2008, Alcalá de Henares Lo único que queda de las antaño prósperas Ur y Babilonia son ruinas polvorientas rodeadas de tierras yermas. ¿Estarán haciendo lo mismo las ciudades modernas, ahora a escala global?, se pregunta Herbert Girardet, de manera nada gratuita.

4 Maurice Strong (secretario general de las cumbres de Estocolmo, en 1972, y de Río de Janeiro, en 1992): La batalla de la sostenibilidad se ganará o se perderá en las ciudades. Citado en CCEIM/ Fund. CONAMA, Cambio Global España 2020/ 50: programa ciudades, Madrid, noviembre de 2009, p /01/2014sostenibilidad urbana4

5 27/01/2014sostenibilidad urbana5 La debida proporción Una ciudad me parece a mí que debe ser un organismo como otro cualquiera, con un límite moral y material en su desarrollo, pasado cuyo límite se convierte en vicio, ciudad viciosa, como todos los desarrollos que llamamos viciosos, calabaza, nube o gangrena. Nueva York es una ciudad que ha sobrepasado la proporción de la ciudad, tanto, que en muchos de sus aspectos, no parece verdad al que la mira, sino cosa de tramoya de teatro; y su solución no podía ser otra que su rotura en varios organismos más proporcionados, los mismos organismos que antes había absorbido... Juan Ramón Jiménez, Límite del progreso, o la debida proporción, en Política poética, Alianza, Madrid 1982, p. 131.

6 27/01/2014sostenibilidad urbana6 Ahora vivimos en un mundo lleno La ciudad antigua era un enclave humano rodeado de campos y bosques, de naturaleza silvestre apenas humanizada. En cambio, ahora la naturaleza silvestre (y no cabe prescindir de las comillas) se conserva en parques y reservas, rodeada por completo de infraestructuras, tecnología y marcas del hacer humano. Sólo esta inversión basta para hacer intuitivo el enorme suceso que acaeció durante la segunda mitad del siglo XX: ahora vivimos en un mundo lleno.

7 27/01/2014sostenibilidad urbana7 Por ejemplo, nuestro litoral mediterráneo Por ejemplo: según datos del MMA (hoy absorbido por el Ministerio de Agricultura, ay), en todo el litoral mediterráneo pueden quedar apenas hectáreas de tierras agrícolas aún no declaradas urbanizables. Comparación: en el período se construyeron en promedio, en las costas españolas, 14 hectáreas diarias, según datos del Inst. Geográfico Nacional. A ese ritmo, en menos de días se cementaría todo el terreno agrícola restante…

8 27/01/2014sostenibilidad urbana8 ¿Puede la sociedad autotransformarse racionalmente? Crecimiento es destrucción ecológica; no crecimiento es crisis social. Así funciona la sociedad capitalista... Qué desastre. Hablar de sustentabilidad es hablar de límites. La pregunta clave: ¿pueden las ciudades modernas reducir su impacto sobre la biosfera por medio de procesos deliberados de autorregulación y autolimitación? La sociedad ¿puede autotransformarse racionalmente? No logró hacerlo en sentido socialista (y hemos de aprender de aquellos fracasos); ¿será capaz ahora de hacerlo en sentido ecosocialista? El tiempo se nos está acabando…

9 27/01/2014sostenibilidad urbana9 Utopías realizables Necesitamos volver a trabajar seriamente sobre utopías realizables, sobre proyectos racionales de transformación social. Recordemos: históricamente, la ciudad es el espacio de la utopía. Dos puntos de partida no ecológicos: The economics of feasible socialism de Alec Nove, y Envisioning real utopias de Erik Olin Wright (vinculado con su Real utopias project). Y un panorama amplio de lo utópico: Utopías e ilusiones naturales de Francisco Fernández Buey.

10 Las ciudades son la única solución viable para el futuro Mike Davis: Inevitablemente, el mundo se convertirá en un lugar en el que al menos dos terceras partes de la población vivirán en ciudades. (…) Las ciudades son la única forma de cuadrar el circulo entre las exigencias de igualdad de la humanidad y un nivel decente de vida en un planeta sostenible. El sustituto de un consumo privado o individual más y más intensificado no puede ser otro que el lujo público que ofrece la ciudad. 27/01/2014sostenibilidad urbana10

11 Riqueza social (…) [La ciudad] genera una riqueza pública o social que no sólo viene a substituir el consumo o la riqueza privada, sino que proporciona también la base de necesidades que no pueden existir, ni menos ser satisfechas bajo el capitalismo. Si a la gente se le diera a elegir entre toda la pornografía que uno es capaz de tragarse en toda su vida y el coqueteo con la gente en unos grandes baños públicos, ¿qué elegiría? Ése es el genio de la ciudad. 27/01/2014sostenibilidad urbana11

12 Patrick Geddes Patrick Geddes, el gran urbanista de Edimburgo y amigo de Kropotkin, fue el primero en percatarse cabalmente de que, dada la dependencia que tiene la ciudad, con toda su vulnerabilidad, respecto de su Hinterland, resulta clave el que la densidad urbana venga en sostén de la preservación del espacio público y preste un servicio a la naturaleza. Fue él quien primero meditó con hondura sobre las políticas de infraestructura y de reciclaje, sobre la necesidad de no exportar desperdicios río abajo, sobre la sostenibilidad... El primero que puso todo eso en cierta relación con la justicia social. 27/01/2014sostenibilidad urbana12

13 Fue [Geddes] quien viajó a la India con el ejército británico para indagar sobre los sistemas de saneamiento allí existentes. Pensaba que los indios habían resuelto sus problemas: saben –decía lo que tienen que hacer con su mierda; sois vosotros los que habéis generado un problema, al pretender que se la lleve el agua. Hay una conexión directa entre Geddes y Kropotkin y toda una tradición anarquista, parcialmente olvidada, de reflexión sobre el espacio urbano autogestionado, sobre las ciudades autogobernadas y sobre el modo de funcionamiento medioambiental de las ciudades. 27/01/2014sostenibilidad urbana13

14 No hay otra solución posible. Comerciar con créditos de emisiones de carbono a través del mercado no salvará la Tierra. Sí lo hará la construcción de ciudades que sean verdaderas ciudades en el sentido más profundo de la palabra. Lo hará la creación de una igualdad de goce y lujo público. Y el reconocimiento de que el consumo se ha convertido en una patología galopante que nos envenena a nosotros y a nuestros hijos. Mike Davis, Las ciudades son la única solución viable para el futuro, entrevista en sin permiso, 25 de mayo de /01/2014sostenibilidad urbana14

15 27/01/2014sostenibilidad urbana15 Tres ideas de base Sustentabilidad no es sólo ecoeficiencia (cf. el efecto rebote); sustentabilidad es revolución sociopolítica (y no mejora marginal); sustentabilidad es conversión espiritual (luego abundaré en ello).

16 27/01/2014sostenibilidad urbana16 ¿Indicador: el número de eructos? Hace más de un cuarto de siglo que Josep Vicent Marqués, en Ecología y lucha de clases, señaló con muy buen criterio que medir el progreso por el consumo de energía es algo tan poco refinado como medir la satisfacción gastronómica y la calidad dietética por el número de eructos emitidos por el sujeto. Por aquellos años reflexionaba de manera análoga Manuel Sacristán: Parece claro que se está acabando la vigencia de ciertos valores progresistas muy optimistas, proclamados desde el siglo XVIII, desde hace más de doscientos años...

17 27/01/2014sostenibilidad urbana17 Crisis del concepto ilustrado de progreso Parece claro que se está acabando la vigencia de ciertos valores progresistas muy optimistas, proclamados desde el siglo XVIII, desde hace más de doscientos años... Valores como, por ejemplo, la asimilación del gran consumo y de la gran riqueza acumulada como una bendición del cielo, al modo de la moral protestante calvinista. O en un plano más técnico, valores como la asignación del bienestar de un país por su consumo de kilovatios/año por cabeza. Hoy más bien podría decirse que a más consumo de kilovatio/hora por ciudadano, más proximidad hay de un desastre. Manuel Sacristán: M.A.R.X. (Máximas, aforismos y reflexiones con algunas variables libres), edición de Salvador López Arnal, Los Libros del Viejo Topo, Barcelona 2003, sección XV, reflexión 20.

18 27/01/2014sostenibilidad urbana18 ¿Por qué nos cuesta tanto ver lo evidente? Apenas hemos avanzado en el cambio valorativo que con buenas razones se reclamaba: los valores socialmente vigentes siguen ensalzando el despilfarro e ignorando la finitud del mundo. Y sin embargo, para cualquiera debería ser evidente la perversión de un modelo de desarrollo donde el progreso se mide por la intensidad de los atascos de tráfico y el tamaño de las montañas de basura. ¿Por qué nos cuesta tanto ver lo evidente?

19 27/01/2014sostenibilidad urbana19 La ceguera productivista El primero y principal obstáculo para la sustentabilidad ecológica es la ceguera. No ver: no ver cómo vivimos en realidad, dónde vivimos, con quiénes vivimos, que condiciones hacen posible nuestra forma de vida... El concepto marxista de ideología. Las significaciones imaginarias sociales de Cornelius Castoriadis. No poder ver/ no querer ver. Metodologías para hacer visible lo invisible: huella ecológica, mochila ecológica, indicadores de sustentabilidad...

20 27/01/2014sostenibilidad urbana20 Lo que está en crisis no es la naturaleza, sino los sistemas humanos La ceguera productivista ignora las relaciones entre los sistemas humanos y la realidad biofísica donde se hallan inmersos; e ignora que nuestras actividades urbano-industriales son el origen de la mayoría de los problemas ecológicos. La sustentabilidad urbana es una parte esencial de la sustentabilidad total: desde finales del siglo XX más del 50% de la población mundial vive en ciudades, porcentaje que en Europa o en Brasil es superior al 80%.

21 27/01/2014sostenibilidad urbana21 Está en cuestión el modo de producción y consumo Por otra parte, las ciudades son el único ámbito lo suficientemente cercano –y a la vez global donde poner en práctica una democracia participativa. (Sólo la democracia directa es democracia en sentido propio: autogobierno.) Una reflexión profunda y radical sobre la ciudad implica entrar en cuestiones que no sólo afectan al modelo urbano, sino al modelo de producción y de desarrollo económico. Albert Garcia Espuche en Salvador Rueda y otros: La ciutat sostenible. Centre de Cultura Contemporània de Barcelona, 1998.

22 27/01/2014sostenibilidad urbana22 Sustentabilidad (o sostenibilidad) urbana El desarrollo sostenible implica la mejora de la calidad de vida manteniéndose dentro de los límites de los ecosistemas (improving the quality of life while living within the carrying capacity of supporting ecosystems). Unión Mundial de la Conservación, Programa de Medio Ambiente de las NN.UU. (PNUMA) y Fondo Mundial para la Conservación de la Naturaleza (WWF): Caring for the Earth, Gland (Suiza) Las dos ideas importantes aquí: uno, la buena vida de los seres que pueden tener calidad de vida (¡que no son sólo los seres humanos! Esto desbordaría la noción de desarrollo sostenible hacia cauces menos antropocéntricos...)

23 27/01/2014sostenibilidad urbana23 Choque contra los límites biofísicos Dos, los límites impuestos por los ecosistemas al crecimiento económico. El gran tema de nuestro tiempo: el choque de las sociedades industriales contra los límites biofísicos del planeta.

24 27/01/2014sostenibilidad urbana24 La definición de ICLEI El desarrollo sostenible es aquel que ofrece servicios ambientales, sociales y ecológicos básicos a todos los miembros de una comunidad sin poner en peligro la viabilidad de los entornos naturales, construidos y sociales de los que depende el ofrecimiento de estos servicios. ICLEI (Consejo Internacional de Iniciativas Ambientales Locales)

25 27/01/2014sostenibilidad urbana25 7 momentos políticos en el camino hacia la sost. urbana 1976: Conferencia Hábitat de NN.UU. (primera cumbre mundial de las ciudades) 1992: Cumbre de Río de Janeiro sobre medio ambiente y desarrollo, donde se aprueba la Agenda 21 (en mejor castellano: Programa 21), cuyo capítulo 28 es el punto de partida del movimiento de ciudades y pueblos hacia la sostenibilidad (Agendas 21 locales). Integración de viabilidad ecológica y justicia social en el concepto de desarrollo sostenible. 1994: Carta de las ciudades europeas hacia la sosteniblidad, aprobada en Aalborg (Dinamarca). 1996: Encuentro de Lisboa de las ciudades adheridas al movimiento por la sostenibilidad, de donde salió el llamado Plan de Acción de Lisboa. 1996: Conferencia Hábitat II de NN.UU. (segunda cumbre mundial de las ciudades) 2000: Encuentro de Hannover de las ciudades adheridas al movimiento por la sostenibilidad, con la firma de otra importante declaración. 2004: Estrategia Temática de Medio Ambiente Urbano de la Comisión Europea, y IV Conferencia Europea de Ciudades Sostenibles (Aalborg + 10).

26 27/01/2014sostenibilidad urbana26 Leemos en la Declaración de Hannover (2000): Nos identificamos con la planificación urbana integrada; el desarrollo de la ciudad compacta; la rehabilitación de las áreas urbanas e industriales deprimidas; el uso reducido y más eficiente de las tierras y de otros recursos naturales; la gestión local del transporte y la energía; y la lucha contra la exclusión social, el desempleo y la pobreza como puntos clave de la gestión urbana hacia la sostenibilidad local.

27 27/01/2014sostenibilidad urbana27 Necesitamos una concepción ecosistémica de la ciudad Ya Lewis Mumford ( ), el gran filósofo, urbanista e historiador de la tecnología, proponía hace decenios una concepción ecosistémica de la ciudad. Según él, la evolución destructiva de las ciudades ocurre cuando se sobrepasan los límites ecológicos, aumenta la velocidad de los movimientos, se destruyen la complejidad urbana y se degrada la socialidad humana.

28 27/01/2014sostenibilidad urbana28 El metabolismo de los sistemas urbanos Metabolismo de un sistema: su intercambio de materia y energía con el entorno. Si comparamos el metabolismo de las ciudades modernas con sus predecesoras, notamos una tendencia a volverse más grande (consumiendo más recursos y produciendo más residuos) y más lineal (alejado de la característica circularidad de los ciclos de materiales en los ecosistemas).

29 27/01/2014sostenibilidad urbana29 Pero un flujo metabólico (throughput, transumo) mayor y más lineal implica mayor presión sobre la biosfera. Las ciudades, construidas sobre sólo un 2% de la superficie terrestre, utilizan alrededor de un 75% de los recursos mundiales y expulsan cantidades similares de residuos. Herbert Girardet, Ciudades sostenibles, Tilde, Valencia 2001, p. 34. La huella ecológica es una buena herramienta para medir esta presión.

30 27/01/2014sostenibilidad urbana30 La huella ecológica urbana Las huellas ecológicas de las ciudades en los países ricos, típicamente, exceden muchísimo la superficie efectiva de la ciudad: no es infrecuente una proporción 200:1. Londres: la huella ecológica es 125 veces mayor que la superficie de la propia ciudad. Barcelona: 470 veces. Bilbao: 282 veces. Salvador Rueda y otros: La ciutat sostenible. Centre de Cultura Contemporània de Barcelona, 1998.

31 27/01/2014sostenibilidad urbana31 Parasitismo/ simbiosis Actualmente, la relación de las ciudades con su medio ambiente es similar a la del parásito con su huésped. Si hemos de seguir viviendo sobre este planeta, el parasitismo habrá de transformarse en una relación simbiótica, de apoyo mutuo.

32 27/01/2014sostenibilidad urbana32 Considerar la ciudad conjuntamente con los ecosistemas de los que depende El principal problema reside en que la sostenibilidad local de las ciudades se ha venido apoyando en una creciente insostenibilidad global de los procesos de apropiación y vertido de los que dependen. José Manuel Naredo: Sobre el origen, el uso y el contenido del término sostenible, en AA.VV.: Primer catálogo español de buenas prácticas (preparado para la Conferencia de NN.UU. sobre Asentamientos Humanos, Estambul, junio de 1996), MOPTMA, Madrid 1996, p. 27. La veracidad de este enfoque fue reconocida por el Libro verde del medio ambiente urbano de la UE en 1990, que se preocupaba no sólo de las condiciones de vida en las ciudades, sino de su incidencia en el resto del territorio.

33 27/01/2014sostenibilidad urbana33 No deberíamos basarnos en la exportación de impactos No deberíamos basarnos en la externalización o exportación de impactos (que hoy se practica masivamente). Queremos conseguir políticas locales que reduzcan la huella ecológica de nuestra comunidad. No queremos que nuestro modo de vida dependa de la explotación de seres humanos y de la naturaleza en otras regiones. Declaración de Hannover de los líderes municipales en el umbral del siglo XXI, Hannover, febrero 2000; apartado C.5, Liderazgo de la ciudad.

34 27/01/2014sostenibilidad urbana34 Contra la lógica de la segregación y la monofuncionalidad urbana La ciudad contemporánea reinventa el gueto y, con ello, da lugar a una cadena de efectos que están desvitalizando la atmósfera urbana, acarreando problemas de decadencia e inseguridad de los núcleos antiguos e incrementando las necesidades de desplazamiento hasta niveles insoportables. La calidad de vida en la ciudad baja, aunque los espacios privados, nuestros hogares, se hagan más cómodos y sofisticados. María Sintes Zamanillo: La ciudad: una revolución posible. Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, 1998, p. 38.

35 27/01/2014sostenibilidad urbana35 Elogio de la diversidad y de la mezcla Como sabemos por la ciencia ecológica, la diversidad es un elemento de estabilidad, de fuerza (de resiliencia). En general, la simplificación es antinatural: conservarla requiere invertir altos niveles de energía y recursos (el ejemplo de los monocultivos industriales). También en los sistemas urbanos la mezcla y diversidad de funciones es más barata de mantener: ahorro energético, ahorro de otros recursos como agua y suelo, menores inversiones en seguridad...

36 27/01/2014sostenibilidad urbana36 La ciudad compacta y multifuncional La ciudad mediterránea, compacta, multifuncional y amiga de la diversidad, es mucho más sostenible que las actuales conurbaciones difusas. Chalé = vida buena es una superstición consumista. Pero qué hondo ha calado en el imaginario social de los españoles/as… Cf. la perversión del significado de la expresión Estado del Bienestar (un par de chalés para cada cual, en lugar de mecanismos de seguridad colectiva).

37 27/01/2014sostenibilidad urbana37 Los costes del modelo Un estudio de la región de San Francisco descubrió que al doblar la densidad residencial se reduce el transporte privado un 20-30%. Según otro estudio del urbanista Peter Newman, las diferencias en el consumo de calefacción entre casas pareadas y casas independientes alcanzan el 50%. Cf. Wackernagel/Rees, Nuestra huella ecológica, p. 185.

38 Enormes diferencias entre Norte y Sur Una típica ciudad norteamericana de habitantes requiere unos km2 de territorio para cubrir sus necesidades domésticas (sin incluir las demandas de la industria). En comparación, una ciudad de tamaño similar en la India requeriría tan solo km2. M. Wackernagel/ D. Moran/ S. Goldfinger: Ecological Footprint Accounting, Citado en CCEIM/ Fund. CONAMA, Cambio Global España 2020/ 50: programa ciudades, Madrid, noviembre de 2009, p /01/2014sostenibilidad urbana38

39 27/01/2014sostenibilidad urbana39 La fuerza de lo diverso y lo complejo La fuerza de la ciudad y la fuerza de la naturaleza residen en su complejidad, en la diversidad que atesoran en su seno. (...) La ciudad y la naturaleza son nuestros capitales fijos más importantes, que se pierden a medida que se difuminan una dentro de la otra. La ciudad dispersa no es ni campo ni ciudad, y es responsable de la simplificación de la complejidad de la misma ciudad. Con relación a la información organizada, tiene los mismos efectos devastadores que un incendio permanente, y en cuanto a la entropía termodinámica supone la disipación de grandes cantidades de energía sin objeto alguno. Salvador Rueda: Ecologia urbana. Barcelona i la seva regió metropolitana com a referents. Beta Editorial, Barcelona 1995.

40 27/01/2014sostenibilidad urbana40 Aceptar la complejidad El debate sobre cómo hacer nuestras ciudades más sostenibles de lo que trata en el fondo es de cómo aceptar la complejidad a nivel local. Félix Dodds, coordinador en Gran Bretaña del Programa de Medio Ambiente y Desarrollo de NN.UU. Pues la viabilidad de las ciudades no depende sólo de la disminución de su flujo metabólico material y su huella ecológica, sino también de su capacidad para mantener su complejidad en cuanto sistemas natural/ culturales.

41 27/01/2014sostenibilidad urbana41 Complicarnos (un poco) la vida De hecho, seguramente hemos de pensar que lo segundo es una condición para poder lograr lo primero: un menor flujo metabólico (y menos impacto sobre los ecosistemas) requiere una mayor complejidad cultural y organizativa. Ejemplo: el coche compartido (en el barrio, la empresa, la asociación, el sindicato...). Ejemplo: la agricultura ecológica. Mejorar nuestra integración en la biosfera exige complicarnos la vida. (Oscar Wilde: El socialismo exige demasiadas tardes libres…)

42 27/01/2014sostenibilidad urbana42 Sostenibilidad es autolimitación Gestión de la demanda en lugar de incremento constante de la oferta (energía, agua, alimentos...). POLÍTICAS DE GESTIÓN DE LA DEMANDA NO SÓLO EN ENERGÍA Y AGUA, sino también en TRANSPORTE Y CONSUMOS INSOSTENIBLES (por ejemplo: consumo de carne, consumo de pescado...).

43 27/01/2014sostenibilidad urbana43 Contra las dinámicas de exclusión La inviabilidad del modelo de ciudad contemporánea se debe a que está basado en la exclusión. Su funcionamiento necesita excluir –ignorar los límites que la naturaleza impone. Y su idea del bienestar necesita excluir –ignorar a una parte de la población en beneficio del sector afortunado. María Sintes Zamanillo: La ciudad: una revolución posible. Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, 1998, p. 85. La prueba del algodón: la ciudad de los niños (Francesco Tonucci), vale decir, la ciudad donde puedan vivir bien los más débiles: los niños, los ancianos, los discapacitados, las madres y padres con hijos pequeños...

44 27/01/2014sostenibilidad urbana44 La energía abundante y barata es una maldición Es la misma dinámica de los sistemas complejos adaptativos la que conduce a la suficiencia: Los sistemas autoorganizados existen en situaciones en las que consiguen suficiente energía, pero no demasiada. Si no consiguen suficiente energía de suficiente calidad (por debajo de un umbral mínimo), las estructuras organizadas no tienen base y no se da auto-organización. Si se suministra demasiada energía, el caos se adueña del sistema, pues la energía sobrepasa la capacidad disipativa de las estructuras y éstas se derrumban. De forma que los sistemas auto- organizados existen en el terreno intermedio entre lo suficiente y lo no demasiado. James J. Kay y Eric Schneider, Embracing complexity: the challenge of the ecosystem approach, Alternatives 20/3, julio-agosto de 1994, p. 35. [citado en Princen, The logic of sufficiency, p. 35.]

45 En España los edificios son responsables del 26% del consumo total de energía primaria. Sumando las emisiones de GEI (gases de efecto invernadero originadas en el propio proceso de construcción de los edificios, resulta que el sector residencial concentra la tercera parte de las emisiones de GEI en nuestro país. Comparecencia de la Ministra de Vivienda en la Comisión Mixta de Cambio Climático el 22 de septiembre de /01/2014sostenibilidad urbana45

46 27/01/2014sostenibilidad urbana46 Pensar las cosas bien desde el principio: la construcción bioclimática Diseñando los edificios y viviendas con pautas bioclimáticas, en España se consiguen ahorros energéticos entre el 50 y el 80% respecto a edificios convencionales. Dadas las condiciones climáticas de la mayor parte de nuestro territorio, se pueden conseguir alojamientos autosuficientes en cuanto a su climatización por medios pasivos (sin ningún tipo de instalación complementaria en algunos casos y con apoyos mínimos en otros). Margarita de Luján: Arquitectura integrada en el medio ambiente, en AA.VV.: Primer catálogo español de buenas prácticas (preparado para la Conferencia de NN.UU. sobre Asentamientos Humanos, Estambul, junio de 1996), MOPTMA, Madrid 1996, p. 206.

47 Reforma de los edificios con criterios de sostenibilidad Mejorar el aislamiento de los edificios ya construidos lleva a reducciones de entre el 57 y el 72% del uso de energía (según la profundidad de la reforma acometida). Incorporar equipos más eficientes e instalaciones solares, sumados a mejorar el aislamiento (con criterios cercanos a las casas pasivas), permite reducir más del 85% el consumo de energía (y el 82% las emisiones de CO2). WWF: informe Potencial de ahorro energético y de reducción de emisiones de CO2 del parque residencial existente en España en 2020, Madrid, diciembre de /01/2014sostenibilidad urbana47

48 A tenor de lo anterior, resulta imprescindible avanzar hacia la rehabilitación integrada del parque residencial español. Cf. CCEIM/ Fund. CONAMA, Cambio Global España 2020/ 50: programa ciudades, Madrid, noviembre de /01/2014sostenibilidad urbana48

49 27/01/2014sostenibilidad urbana49 La organización social de la diversidad en la cercanía Enric Tello: La ciudad es una forma de multiplicar la comunicación con el mínimo transporte. Es la organización social de la diversidad en la cercanía. Esa forma de entender la ciudad como un espacio común cercano, denso y plural, relaciona la ciudad con dos nociones hoy emergentes en la consciencia social: el desarrollo humano y la sostenibilidad ecológica. Multiplicar las oportunidades de interrelación social es una condición imprescindible para aumentar las capacidades de opción de la gente, y hacer posible el desarrollo humano. La ciudad puede considerarse una forma de integrar el hábitat doméstico en el espacio público para potenciar la satisfacción de las necesidades de la gente.

50 27/01/2014sostenibilidad urbana50 Por eso, la primera característica de una ciudad para las personas que la habitan es, o debería ser, la cercanía del acceso. El tamaño de la pierna es la medida áurea para la escala de un barrio agradable en cualquier ciudad habitable. El barrio es el lugar donde podemos satisfacer a pie nuestras necesidades más cotidianas. La densidad de comunicación no es sólo resultado de un ahorro en el consumo de suelo. Lo que de verdad permite la cercanía en el acceso es la mezcla de usos en el espacio: vivienda, trabajo, comercios, servicios, lugares de encuentro y ocio. A mayor diversidad y mixticidad, mayor riqueza de opciones y menor movilidad obligada.

51 27/01/2014sostenibilidad urbana51 El espacio público, las calles y plazas que comunican todas esas funciones, es el entorno común que da calidez y carácter a la ciudad. Considerar las ciudades un espacio local para el desarrollo humano significa entenderlas también como un ecosistema humanizado que se sustenta en un entorno mayor. Las ciudades no son nunca un punto aislado en el territorio. Son los nódulos de una gran red de interdependencias económicas, sociales y culturales sustentada en los sistemas naturales que mantienen su metabolismo. Por eso las ciudades también pueden ser vistas como un ecosistema humanizado que extrae energía, agua y otros materiales del medio ambiente, y le devuelve residuos de todo tipo. Sin esa huella ecológica global ninguna ciudad podría sostenerse.

52 27/01/2014sostenibilidad urbana52 Ocurre, sin embargo, que las tendencias económicas, tecnológicas y culturales dominantes hoy en la red urbana global minan la capacidad de sustentación de los sistemas naturales, mientras anulan la capacidad de la ciudad misma para potenciar el desarrollo humano. Destruyen, a la vez, la ciudad y la naturaleza... Enric Tello: Ciudades sostenibles para el desarrollo humano, en Ihitza 5, Bilbao, verano Cf. del mismo autor En el camino hacia ciudades sostenibles, Viento Sur 32, mayo de La ciudad como un espacio donde la relación humana prevalezca sobre el consumo.

53 27/01/2014sostenibilidad urbana53 ¿No civilización, sino movilización? En la actualidad, no vivimos en una civilización, sino en una movilización de recursos naturales, personas y productos. Las ciudades son los nodos a partir de los que emana la movilidad: a lo largo de carreteras, redes de ferrocarril, rutas aéreas y líneas telefónicas... Herbert Girardet, Ciudades sostenibles, Eds. Tilde, Valencia 2001, p. 36. (Aquí aparecen resonancias ominosas: la movilización total es un tema hitleriano, claro... Un libro importante: Carl Amery, Auschwitz, ¿comienza el siglo XXI? Hitler como precursor, Turner/ FCE, Madrid 2002.)

54 27/01/2014sostenibilidad urbana54 Explosión de los transportes Automoción y transporte por carretera: 33% del consumo de energía final en España. Si hacemos el cálculo para el sector desde la cuna a la tumba, obtendremos aproximadamente la mitad del consumo energético total. Sólo en una ciudad como Sevilla, más su área metropolitana (22 municipios en la primera corona), los vehículos a motor recorren cada día la increíble distancia de 125 millones de kilómetros. Esto es 33 veces la distancia entre la Tierra y la Luna. Datos de Manuel Calvo Salazar en el Primer Seminario de Economía Ecológica, Almería, 25 y 26 de abril de 2007.

55 27/01/2014sostenibilidad urbana55 El dominio del coche destruye la ciudad como espacio democrático Enric Tello: El dominio del coche sobre la ciudad anula el espacio común de relación, convirtiendo las calles en carreteras. Es decir, anulando la comunicación horizontal, a favor del tráfico motorizado transversal. Cuando la calle o la plaza se degrada transformándose en una carretera ruidosa, contaminada y peligrosa, la gente deja de emplearla para tejer sus lazos cotidianos y se refugia frente a un televisor en el espacio doméstico privado.

56 27/01/2014sostenibilidad urbana56 El daño ecosocial no se reparte por igual. Afecta en primer lugar a las personas más sensibles o vulnerables: los niños que no pueden jugar ni andar solos en la calle, los mayores, muchas mujeres, los más pobres o la gente con movilidad reducida que integran la diversa y silenciada mayoría de los sin coche. Menos del 40% de la población total posee carné de conducir, y una proporción menor lo utiliza en sus desplazamientos diarios. En las ciudades cuyo sistema de movilidad se basa en el coche privado, eso significa convertir en discapacitada a la mayoría de la gente que para desplazarse pasa a depender de un adulto, generalmente varón, con carné y coche.

57 27/01/2014sostenibilidad urbana57 Cada vez más mujeres se ven atrapadas en ese modelo insostenible, que las convierte en taxistas obligadas y gratuitas para los desplazamientos en coche de los niños a la escuela o las actividades extraescolares, y de los mayores al médico. Una ciudad cuya movilidad se basa en el transporte público colectivo para los viajes a media o larga distancia, y en la hegemonía de los viajes a pie o en bicicleta de los desplazamientos a corta distancia, es una ciudad que capacita el desarrollo humano de la mayoría de las personas que residen en ella. Enric Tello: Ciudades sostenibles para el desarrollo humano, en Ihitza 5, Bilbao, verano 2001.

58 27/01/2014sostenibilidad urbana58 Privilegiar los consumos colectivos: el caso del transporte Un estudio realizado en cien ciudades por la Unión Internacional de Transportes Públicos (UITP) concluye que usar los transportes colectivos nos beneficia a todos ya que consumen en promedio 3,7 veces menos energía que el transporte privado. El ahorro energético es aún más patente en Japón, donde el transporte público supone un ahorro diez veces mayor que los modos privados de transporte.

59 27/01/2014sostenibilidad urbana59 En Madrid y Barcelona, el consumo energético del transporte público es de 071 y 037 megajulios por pasajero y kilómetro, en comparación con los 271 y 225 megajulios para los modos privados de transporte. El ahorro, por tanto, es seis veces mayor en el caso de Barcelona, y 38 veces en Madrid. De las 35 ciudades estudiadas en Europa Occidental, Bolonia es la que produce más emisiones de monóxido de carbono (CO), kilogramos per cápita, mientras que Amsterdam, donde la bicicleta es un medio de transporte muy usado, es la que tiene el nivel más bajo (2162 kilogramos).

60 27/01/2014sostenibilidad urbana60 Las emisiones son mucho más altas en Estados Unidos, donde domina el automóvil. En Atlanta y Houston, por ejemplo, las de CO alcanzan los 399 y kilogramos per cápita respectivamente. Es decir: las emisiones de Atlanta son 185 veces más altas que las de Amsterdam. Fuente: BOLETíN ENERGíAS RENOVABLES, consultado el 6 de febrero de Enlace: renovables.com. Más información: renovables.comwww.uitp.com

61 27/01/2014sostenibilidad urbana61 Ciudades para caminar "No deberíamos olvidar que si permitimos que el tráfico automovilístico siga aumentando, con la consiguiente reducción de los recursos de energía no renovable y el aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero, uno de los factores del cambio climático, estamos comprometiendo claramente el futuro de las próximas generaciones." (Hans Rat, Secr. Gral. de UITP). La definición más sencilla e intuitiva de ciudad sostenible: una ciudad pensada para que las personas puedan caminar, en lugar de otra diseñada para que circulen los automóviles.

62 27/01/2014sostenibilidad urbana62 ¿Cambio sistémico o muda cosmética? Donde se precisaría cambio sistémico, el sistema propone muda cosmética. La imagen puede ser: donde necesitamos cambiar el automóvil privado por una buena combinación de bicicleta y transporte colectivo, se nos sugiere que repintemos el coche, quizá con pintura que tenga algo menos de carga tóxica.

63 27/01/2014sostenibilidad urbana63 ¿Un hombre es un hombre...? ¿Son las ciudades vastos garajes para que aparquen los coches, o lugares de socialidad, propicios a la buena vida de las personas? Mi país aún tiene que responder a esa pregunta. La pregunta existencial de nuestra época: ¿un hombre es un hombre si no va rodeado de al menos media tonelada de plástico y acero, moviéndose el conjunto - -hombre y coraza-- gracias a un motor de combustión? La respuesta del sistema es sencilla: no. Nuestra respuesta: si se acepta lo anterior, estamos condenados.

64 27/01/2014sostenibilidad urbana64 Ocupación del territorio En el periodo de estudio [ ], se ha clasificado más del doble de suelo necesario para los aumentos de población correspondientes. El crecimiento medio de las ciudades que han aumentado en dicho periodo es de 3813 %, lo que supone más de seis veces el crecimiento poblacional en el periodo estudiado.

65 27/01/2014sostenibilidad urbana65 Además del dato agregado del crecimiento de las superficies artificiales, hay que considerar la morfología específica de este crecimiento, ya que la ciudad ha crecido mayoritariamente en forma de tejido urbano difuso. Esta expansión de la ciudad difusa dificulta la planificación eficiente y ordenada del territorio, y requiere una constante necesidad de infraestructura viaria y equipamientos urbanos. Las ciudades ya no son núcleos aislados en el territorio, sino que se extienden en áreas urbanas o metropolitanas, donde existe diferente grado de fragmentación, densidad y concentración de actividades. OSE, informe temático Sostenibilidad urbana 2008, Alcalá de Henares 2008.

66 27/01/2014sostenibilidad urbana66 Según el informe temático Cambios de Ocupación de suelo: implicaciones para la sostenibilidad que el Observatorio de la Sostenibilidad en España (OSE) publicó en 2006, la expansión urbana en forma de urbanización difusa ejerce una enorme presión sobre el territorio y sus recursos naturales; además de generar la demanda de nuevas infraestructuras de transporte, hidráulicas, etc., no siempre justificadas.

67 27/01/2014sostenibilidad urbana67 La Costa del Sol 1980

68 27/01/2014sostenibilidad urbana68 La Costa del Sol 2000

69 27/01/2014sostenibilidad urbana69 Y a partir de 2000… Censo del suelo de 2005, del Inst. Geográfico Nacional, preparado en 2008; dentro del estudio europeo Corine Land Cover. Anticipado en El País, 24 de noviembre de En seis años, de 2000 a 2005, el suelo urbanizado en los dos primeros kms de costa aumentó el 2185%. Repárese en la enormidad: en seis años se construyó casi la cuarta parte de lo edificado en los diez milenios anteriores.

70 27/01/2014sostenibilidad urbana70 …la destrucción se acelera El ritmo de destrucción del litoral se duplicó con respecto al período anterior ( ), pasando de m2/ día a m2/ día (14 hectáreas diarias). El 1987, el 16% de la costa mediterránea estaba ocupada por el muro de cemento habitado (o más bien vacío la mayor parte del año); a finales de 2005 era el 275%.

71 27/01/2014sostenibilidad urbana71 Y en Murcia, récord mundial En la provincia de Murcia, la superficie urbana aumentó un 58% en estos seis años trágicos, de 2000 a 2005.

72 27/01/2014sostenibilidad urbana72 Relocalizar Frente a una globalización neoliberal imposible (en lo que se refiere a la generalización de los modelos productivistas del Norte) e indeseable, localizar. Recrear o redescubrir los lugares, con toda su singularidad y su magia. Volver a vivir en lo próximo. Reducir nuestras huellas ecológicas. Recentrar las actividades económicas sobre el territorio. Por lo local a lo sustentable.

73 27/01/2014sostenibilidad urbana73 ¿Más consumo equivale a más calidad de vida? En apenas diez años ( ), el consumo de agua en Madrid se disparó desde poco más de un hectómetro cúbico al día a casi dos. Frente a este consumo casi duplicado, los ríos no llevan más agua, y la capacidad de los embalses, con las cuencas que nos abastecen ya sobrerreguladas, no puede crecer más. ¿Y quién diría que la calidad de vida de los madrileños y madrileñas –por no hablar de su felicidad-- se ha duplicado entre 1990 y 2000?

74 27/01/2014sostenibilidad urbana74 ¡Tienes muchos más poderes de lo que imaginas! Las ciudades contemporáneas dan un nuevo sentido a la consigna ecologista pensar localmente, actuar globalmente, porque su radio de alcance es global. El impacto del metabolismo urbano se hace sentir en áreas mucho más amplias que el perímetro municipal (así, la huella ecológica de una ciudad moderna a veces centuplica la superficie de la propia urbe); el comercio allega a las ciudades bienes y servicios que provienen del mundo entero; las telecomunicaciones proyectan las ideas y modos de vida urbanos hasta los últimos rincones de la comunidad global.

75 27/01/2014sostenibilidad urbana75 Superhombres con superpoderes Por eso, la responsabilidad de los actuales habitantes de la ciudad es hoy mayor que nunca en el pasado, y en las modernas urbes la acción local ecológicamente orientada es de forma bastante directa acción global para mantener la integridad de la biosfera. ¡El habitante de la ciudad moderna tiene mucho más poder del que se imagina! Éste es el reverso, en efecto, de la abominable desigualdad mundial que parte en dos nuestro planeta. En el Norte rico, incluso el ciudadano común, el hombre de la calle, en términos históricos es un superhombre con superpoderes: tal es la magnitud de su capacidad de modificar la realidad.

76 27/01/2014sostenibilidad urbana76 Así, por ejemplo, la huella ecológica de Londres es 125 veces mayor que la superficie de la propia ciudad. Entonces ¡reducir sólo un 5% el consumo de recursos y la generación de residuos, en tales circunstancias, reduce la huella ecológica urbana en un área equivalente al tamaño de la ciudad entera!

77 27/01/2014sostenibilidad urbana77 Esclavos energéticos Podemos visualizarlo bien en términos de esclavos energéticos. En la Atenas clásica, había esclavos trabajando para ciudadanos libres. En la Roma imperial, 130 millones de esclavos les facilitaban la vida a 20 millones de ciudadanos romanos. En los años noventa del siglo XX, el habitante promedio de la Tierra tenía a su disposición 20 esclavos energéticos que no cesaban un instante de trabajar (es decir: ese habitante promedio empleaba la energía equivalente a 20 seres humanos que trabajasen 24 horas al día, 365 días al año).

78 27/01/2014sostenibilidad urbana78 En el año 2000, el petróleo proporcionaba mundialmente el equivalente a millones de esclavos energéticos (para una población de millones de habitantes). Colin Campbell, Peak Oil: a turning point for mankind, VII Congreso Internacional de ASPO (Asociación para el Estudio del Cenit del Petróleo), Barcelona, 20 y 21 de octubre de Así, el control sobre los combustibles fósiles ha desempeñado un papel central no sólo en la liberación respecto del trabajo físico penoso, sino también en la ampliación de las diferencias de poder y riqueza que caracteriza a la historia moderna.

79 27/01/2014sostenibilidad urbana79 Pues ese promedio de veinte esclavos energéticos per capita no puede ser más engañoso: el norteamericano medio, en los años noventa del siglo XX, usaba entre 50 y 100 veces más energía que el bangladeshí medio; se servía de 75 esclavos energéticos, mientras que el de Bangladesh tenía a su disposición menos de uno. Esa enorme diferencia en el uso de energía, de cien a uno --paralela a diferencias semejantes en el poder adquisitivo de unos y otros--, es lo que convierte a los ciudadanos ricos del Norte en superhombres con superpoderes.

80 27/01/2014sostenibilidad urbana80 A mayores poderes, mayores responsabilidades Pero hay que advertir de inmediato que tan grande como su poder es su responsabilidad. Esos superpoderes pueden ponerse al servicio de la destrucción ecológica y la desigualdad social, o emplearse para fomentar la buena vida de todos los seres vivos sobre esta Tierra. Los cambios en la ciudad –sobre todo, en el transporte y en las pautas de uso del suelo pueden reducir significativamente el consumo de recursos, al tiempo que mejoran la calidad de vida local.

81 27/01/2014sostenibilidad urbana81 Un peligro obvio: La deriva tecnocrática. La sostenibilidad no es una cuestión técnica (sino en escasa medida). Es una cuestión ético-política, por encima de todo.

82 27/01/2014sostenibilidad urbana82 Otro peligro obvio: Que las Agendas locales 21 (los procesos formalizados para intentar avanzar hacia el desarrollo sostenible a nivel municipal) pierdan por completo el horizonte de sustentabilidad ecológica, que debería constituir su núcleo. En lugar de aprobar estrategias de reducción de la huella ecológica (por ejemplo), el Ayuntamiento acaba centrándose en la creación de un Museo de los Sanfermines (por ejemplo), o en la organización participativa de los desfiles de gigantes y cabezudos...

83 27/01/2014sostenibilidad urbana83 Cuidado con el lavado verde de imagen de las empresas... A la hora de firmar compromisos empresariales por el desarrollo sostenible, todo son sonrisas... A la hora de hacer marketing verde, el dinero nunca falta... Pero cuando se trata de hacer en lugar de hablar, la cosa es diferente. Un caso paradigmático: Gas Natural y la ciudad de Burgos.

84 27/01/2014sostenibilidad urbana84 La empresa colaboró estrechamente con el Ayuntamiento de la ciudad para cambiar centenares de calderas de calefacción de gasóleo por otras de gas natural, con la correspondiente merma de contaminación atmosférica... y grandes beneficios económicos. Pero aunque sea un combustible algo menos contaminante, el gas natural sigue siendo un combustible fósil, causante de efecto invernadero. Lo verdaderamente ecológico es generalizar la energía solar.

85 27/01/2014sostenibilidad urbana85 Así, el Ayuntamiento de Burgos, una vez aprobada la Estrategia de Acción de su Agenda 21 local, a comienzos de 2003 aprobó también una ordenanza municipal que establecía la obligatoriedad de instalar colectores solares para calentar el agua caliente doméstica en los edificios de nueva construcción, a partir de ciertas dimensiones. Reacción inmediata de Gas Natural: impugnar la ordenanza ante los tribunales, alegando el sacrosanto derecho a elegir de los consumidores. ¡En eso queda toda la retórica anterior sobre sostenibilidad!

86 27/01/2014sostenibilidad urbana86 No la toques ya más... Cualquier poeta con un mínimo dominio de las herramientas de su oficio sabe cuándo hay que dejar de seguir corrigiendo, toqueteando, reescribiendo el poema. (No la toques ya más, que así es la rosa, sentenció el clásico.) Sin embargo, parece que los políticos desarrollistas y los industriales productivistas –es decir, más del 95% de ambos colectivos, a ojo de buen cubero carecen del equivalente a ese conocimiento básico: ignoran cuándo hay que dejar de crecer, expandir, construir, desarrollar, ampliar.

87 27/01/2014sostenibilidad urbana87 Cuando no hace falta cambiar algo... Decía el arquitecto y urbanista Eduardo Mangada que cuando no hace falta cambiar algo, lo que hace falta es no cambiarlo. Debería constituir un principio elemental de conducta: pero verlo aplicado en nuestros campos y ciudades parece utópico.

88 27/01/2014sostenibilidad urbana88 ¿Quién decide? En cualquier polis bien temperada y razonablemente ordenada, las decisiones sobre la planificación del territorio, la construcción de grandes infraestructuras y la edificación monumental quedarían fuera del ámbito competencial tanto del poder ejecutivo en sus diferentes niveles (por la tentación faraónica y la probabilidad de grandes irracionalidades) como de la tecnocracia (por razones obvias).

89 27/01/2014sostenibilidad urbana89 Es decir, exactamente lo contrario de lo que sucede en las democracias representativas actuales. ¿Y quién decidiría entonces? La asamblea de los ciudadanos y ciudadanas, claro está. Según los casos, ora mediante asamblea general, ora mediante congresos de consenso y tribunales ciudadanos. Con derecho de veto para el Defensor de las Generaciones Futuras en lo referente a tan trascendentales decisiones.

90 27/01/2014sostenibilidad urbana90 La democracia cuesta demasiadas tardes libres La gente no participa. ¿En qué condiciones participa la gente? Ésta es la cuestión democrática central. Pues democracia, o es participación, o es una cáscara vacía. El socialismo cuesta demasiadas tardes libres (Oscar Wilde); la democracia igual. Lejos de las cuestiones procedimentales, no hay democracia sin ciudadanos/as apasionados por la democracia: esto apunta hacia lo que a veces llamamos revolución cultural.

91 27/01/2014sostenibilidad urbana91 Ver y no ver ¿Por qué nos empecinamos con semejante tozudez en no ver lo evidente: que vivimos en un planeta con límites biofísicos, y que tenemos que acomodarnos a los mismos imponiendo límites a nuestra conducta? Acostumbrarnos a ver lo invisible: la mochila ecológica de los bienes de consumo, la huella ecológica de las ciudades, y las relaciones de poder en los intercambios sociales.

92 27/01/2014sostenibilidad urbana92 Vivir sencillamente para que los demás, sencillamente, puedan vivir Sabemos que los privilegiados de este mundo tenemos que reducir nuestro impacto ambiental en un factor de diez, aproximadamente (vale decir: una décima parte del actual consumo de energía, de agua, de otros recursos naturales...). Una parte de esta reducción puede lograrse a través de una revolución de la ecoeficiencia (hacer más con menos), pero otra parte, sustancial, ha de provenir de modificaciones de nuestros hábitos, valores y pautas de conducta.

93 27/01/2014sostenibilidad urbana93 Revolución de la ecoeficiencia y conversión espiritual Es decir, no se trata sólo de mejoras técnicas –que también--, sino de conversión espiritual. Max Jacob sugirió en la primera frase de su libro Consejos a un joven poeta: Yo abriría una escuela de vida interior, y escribiría en la puerta: Escuela de arte. También se podría escribir: Escuela de sustentabilidad. Para poder reducir selectivamente la complejidad técnica, aumentar la complejidad social. Menos trasiego de materiales y energía, y más comunicación humana. Menos automóviles y más erotismo. Menos turismo y más música en vivo. Menos segundas residencias y más poesía.

94 27/01/2014sostenibilidad urbana94 Más siesta, menos aire acondicionado Tomemos como ejemplo un edificio de oficinas; hay quien piensa que puede construirse de la misma manera en Bruselas, en Amsterdam, en Sevilla, en Dubai y en Tokio. Representa el modelo de la arquitectura terciaria, en el cual la gente es indiferenciable y, con el mismo traje gris y la misma corbata rayada, empieza a trabajar a las nueve de la mañana y termina a las siete de la tarde; posee un coche pequeño o uno grande en función de su estatus social...

95 27/01/2014sostenibilidad urbana95 (...) Defender la siesta tiene un carácter subversivo. En los países del Sur, cuando hace demasiado calor, debe dejarse de trabajar. (...) ¿Por qué crear infraestructuras cuando existen soluciones sencillas que se integran en los ritmos locales de trabajo? En Lyon, durante dos años, decidimos establecer horarios de verano; es decir, trabajábamos hasta la una del mediodía y descansábamos de la una a las cinco. Volvíamos al estudio a esa hora, después de ir a la piscina, descansar, ocuparse de los niños, etc. (...) Nos encontramos, desgraciadamente, inmersos en una estrategia de normalización que impone una única norma para culturas diferentes. Esto ocurre de manera particular en Europa, que es un mosaico de culturas... Entrevista con la arquitecta Françoise-Hélène Jourda, en Quaderns darquitectura i urbanisme 225, Colegio de Arquitectos de Cataluña, Barcelona 2000, p. 17.

96 27/01/2014sostenibilidad urbana96 Belleza En un mundo cada vez más contaminado y hormigonado, despreciar las necesidades estéticas, hacer caso omiso de la sensualidad y la calidad perceptiva, dificulta la reorientación hacia la sustentabilidad. Sin belleza no cabe imaginar una vida humana cumplida. No es una cuestión de imitar viejos modelos, ahora inservibles, sino de contemplar la necesidad de bienestar sensorial en la construcción del hábitat común, de dedicar recursos y creatividad a algo más que al problema de meter más personas y más coches en menos superficie. María Sintes Zamanillo: La ciudad: una revolución posible. Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, 1998, p. 55.

97 27/01/2014sostenibilidad urbana97 Una nueva sensibilidad... Una nueva sensibilidad hacia la belleza puede contribuir a un renacimiento de las ciudades. Las ciudades han devorado el paisaje circundante expandiéndose sin límite, y disolviéndose en una papilla urbana. Con ello, hemos perdido partes de nuestra identidad. La expansión de las ciudades no puede continuar indefinidamente. Sólo dentro de límites se puede refundar la ciudad: el límite es un recurso. Ha de renovarse la relación entre la ciudad y el campo.

98 27/01/2014sostenibilidad urbana98 Renovar, restaurar, embellecer, conservar la naturaleza y la cultura son fundamentos para el desarrollo urbano. Para ello es menester rastrear e identificar los lugares, con la especificidad natural y cultural que constituye su belleza. La belleza recobrada puede conducir a un florecimiento de la ciudad, como muestran los impresionantes ejemplos de Nápoles y Palermo, dos ciudades a las que ya se había dado por perdidas. Los centros urbanos revitalizados con alta calidad de vida aúnan belleza y desarrollo urbano sostenible. Auch Schönheit ist ein Lebens-Mittel –las doce tesis de Toblach sobre desarrollo sostenible y belleza (tesis octava). Publicadas en Frankfurter Rundschau, 28 de septiembre de 1998, p. 8. Traducción de Jorge Riechmann.

99 27/01/2014sostenibilidad urbana99 Revitalizar la agricultura urbana El cultivo de alimentos en zonas urbanas en un componente importante para una mayor sustentabilidad de nuestras sociedades... y un recurso para aliviar tensiones sociales, como se ha visto recientemente en EE.UU. En áreas deprimidas con altos niveles de desempleo, se emprendieron prometedores programas de creación de huertos urbanos.

100 27/01/2014sostenibilidad urbana100 Un caso interesante es el Green-Up Programme (Programa de Reverdecimiento) del Bronx neoyorquino, un área urbana con mala reputación, entre otras cosas a consecuencia de las guerras entre bandas juveniles. En este barrio deprimido se entregaron numerosos solares vacíos entre los edificios a grupos comunitarios; los inmigrantes de Puerto Rico y Jamaica los convirtieron en pujantes huertos de verduras, gracias a la aplicación de grandes cantidades de compost traído de los Jardines Botánicos de Nueva York. En otras ciudades norteamericanas, como Detroit, cientos de hectáreas de suelo urbano han sido entregadas a trabajadores en paro para el cultivo de alimentos. Herbert Girardet, Ciudades sostenibles, Eds. Tilde, Valencia 2001, p

101 27/01/2014sostenibilidad urbana101 Los huertos de París Los agricultores urbanos han usado siempre los materiales fértiles que encontraban en sus ciudades para la producción de cultivos. Un conocido ejemplo es el de los cultivadores de verduras de París (conocidos como marais) quienes, hasta 1918, producían cosechas abundantes dentro de la ciudad. Cada año llegaban a apilar hasta 30 cms. de abono de caballo sobre sus parcelas de cultivo, y utilizaban muchos e ingeniosos métodos para el control del suelo y la temperatura del aire. Recolectaban de tres a seis cosechas de frutas y verduras por año; cada agricultor podía ganarse muy bien la vida en sólo tres cuartos de hectárea de terreno. Hace un siglo, en París, se producían toneladas de cosechas de alta calidad y de fuera de temporada en unas hectáreas, alrededor de una sexta parte del área superficial de la ciudad, y se utilizaban cerca de un millón de toneladas de abono de caballo. Las cosechas eran tan abundantes que incluso se embarcaban hacia Londres. Girardet, Ciudades sostenibles, op. cit., p. 86

102 27/01/2014sostenibilidad urbana102 Sostenibilidad ¿Qué necesitamos: cursillos de conducción eficiente, o poner fuera de juego el automóvil privado? La cuestión central: ¿cambios incrementales en lo que ya estamos haciendo......o un cambio de modelo? El ejemplo del calentamiento climático y el protocolo de Kyoto para reducir emisiones de GEI (gases de efecto invernadero)

103 27/01/2014sostenibilidad urbana103 ¿Se trata de esto? Si se tratase de cambios incrementales en lo que ya estamos haciendo...

104 27/01/2014sostenibilidad urbana104 Pero sucede que tendríamos que reducir entre el 60 y el 80% de las emisiones Los ministros de la UE acordaron en 2005 el objetivo de limitar el aumento de la temperatura media del planeta a no más de 2 ºC por encima de los niveles preindustriales. Eso exigirá, para 2050, reducir las emisiones de GEI en los países ricos entre un 60 y un 80% respecto a los niveles de Comisión Europea: Action on climate change post-2012, Bruselas El triunfo de las soluciones de mercado para la crisis [climática] no va a desembocar en el tipo de transformación profunda que necesitamos para ese aterrizaje suave del que hablan los científicos, un resultado que sólo podría lograrse reduciendo las emisiones de dióxido de carbono entre el 60 y el 80% en los próximos años. Brenda Longfellow, Weather report: images from the climate crisis, Socialist Register 2007 (monográfico Coming to Terms With Nature).

105 27/01/2014sostenibilidad urbana105 Conciencia colectiva: un nuevo geocentrismo El proyecto de reconvertir las conurbaciones actuales hacia la meta de la sostenibilidad global exige, para que sea realizable, reavivar esa conciencia colectiva, no sólo en lo local, sino también en lo global. Es decir, que exige ligar en este renacimiento la antigua conciencia ciudadana con otra que abrace un nuevo geocentrismo que trate de evitar que las mejoras locales e traduzcan en deterioros globales. José Manuel Naredo: Sobre la insostenibilidad de las actuales conurbaciones y el modo de paliarla, en AA.VV.: Primer catálogo español de buenas prácticas (preparado para la Conferencia de NN.UU. sobre Asentamientos Humanos, Estambul, junio de 1996), MOPTMA, Madrid 1996, p. 52.

106 27/01/2014sostenibilidad urbana106 El derecho a la ciudad según David Harvey La creación de nuevos espacios urbanos comunes, de una esfera pública con participación democrática activa, requiere remontar la enorme ola de privatización que ha sido el mantra de un neoliberalismo destructivo. Debemos imaginarnos una ciudad más inclusiva, aunque siempre conflictiva, basada no sólo en una diferente jerarquización de los derechos sino también en diferentes prácticas políticas y económicas. Si nuestro mundo urbano ha sido imaginado y luego hecho, puede ser re- imaginado y re-hecho. El inalienable derecho a la ciudad es algo por lo que vale la pena luchar. El aire de la ciudad nos hace libres, solía decirse. Pues bien: hoy el aire está un poco contaminado; pero puede limpiarse. El artículo puede consultarse en Publicado en sin permiso el 5 de octubre de

107 27/01/2014sostenibilidad urbana107 Final: doce claves de la sustentabilidad urbana 1. Energías renovables (hacia la autosuficiencia energética de las ciudades y pueblos) 2. Ciclos de materiales que van cerrándose (política de residuos), es decir, metabolismo urbano circular. No a la incineración de RSU 3. Transporte colectivo (hemos de ir dificultándole la vida al conductor individual) y facilidades para el ciclismo 4. Lo cercano es hermoso (relocalizar: fomento de la producción, consumo y ocio local)

108 27/01/2014sostenibilidad urbana Urbanismo denso 6. Límites al crecimiento: 500 puede ser poco, pero demasiado (por razones tanto ecológicas como de política democrática) 7. No a la segregación funcional 8. Ciudad-jardín, ciudad-huerta, ciudad- bosque: más animales, plantas y árboles en la ciudad

109 27/01/2014sostenibilidad urbana Comunidades fuertes en barrios y pueblos con intensa participación local 10. Políticas de gestión de la demanda (energía, agua, alimentos...) 11. Fiscalidad municipal ecológica 12. Evaluación y seguimiento constante de las políticas de sustentabilidad a través de instituciones estables, independientes del poder político y con participación cívica

110 27/01/2014sostenibilidad urbana110 Y los doce mandamientos se resumen en dos... Metabolismo biofísico sostenible + democracia participativa

111 27/01/2014sostenibilidad urbana111 Más reflexión e información: pentalogía de la autocontención de Jorge Riechmann. Un mundo vulnerable Biomímesis Todos los animales somos hermanos Gente que no quiere viajar a Marte La habitación de Pascal (reunidos en la editorial Los Libros de la Catarata).

112 27/01/2014sostenibilidad urbana112

113 27/01/2014sostenibilidad urbana113 ¿Ciudades monstruosas? El carácter monstruoso de las grandes ciudades contemporáneas no es primordialmente un efecto de su gigantismo, sino más bien –me parece de su deslocalización. En efecto: la ciudad, ese admirable artefacto de convivencia e innovación que nació hace unos siete milenios en Mesopotamia, vivía en altísima medida de su relación con el lugar (quizá nada lo ilustra mejor que el rito fundacional de las ciudades romanas, cuando, tras excavar un foso, se arrojaba en él un puñado de la tierra sagrada tomada del lugar donde yacían los antepasados). De esa relación con un lugar singular procede la singularidad de la ciudad tradicional.

114 27/01/2014sostenibilidad urbana114 En la ciudad tradicional, la relación con el inmediato entorno natural es inmediatamente visible y pasablemente transparente; en la megalópolis moderna, cuyos intercambios comerciales se extienden por el planeta entero y cuya huella ecológica multiplica decenas de veces su propia superficie, nada de eso es cierto. En lugar de inteligibilidad, sus habitantes experimentan opacidad y enmarañamiento. El carácter extraño de algo que, por una parte, está situado espacialmente, pero que por otro lado desborda todo vínculo con un lugar determinado, ese carácter a la vez espacial y deslocalizado, es lo que a mi entender tiene que ver con lo monstruoso.

115 27/01/2014sostenibilidad urbana115 Una alianza secreta (reivindicación de la ciudad-bosque) En la espesura de las ciudades, escribía Brecht en los años veinte del siglo veinte. La jungla del asfalto. Bien, tomémoslo al pie de la letra: una ciudad que es un bosque que es una ciudad que es un bosque... La ciudad moderna, tal y como la concebimos aún hoy, la ciudad de la electricidad y los automóviles, aparece después de la I Guerra Mundial.

116 27/01/2014sostenibilidad urbana116 Para referirnos a París --la gran metrópoli europea del siglo XIX--, recordemos que en ella se sigue practicando una agricultura urbana muy intensa hasta la I Guerra Mundial, hasta que se generaliza el transporte en automóvil a partir de ese momento, y desaparecen los animales de tiro, los caballos, sobre todo, con cuyo estiércol se fertilizaban los huertos. No estamos hablando de una cosa marginal. La sexta parte de la superficie urbana de París antes de la I Guerra Mundial era superficie cultivada.

117 27/01/2014sostenibilidad urbana117 El urbanismo utópico del siglo XIX concibió la ciudad-jardín: cabe dar un paso más allá para imaginar la ciudad-bosque. Diez árboles y diez áreas (mil metros cuadrados) de huerto urbano por cada habitante. El dispositivo de civilización que es la ciudad se hermanaría armoniosamente con la potencia de extrañamiento del bosque. Por cada nuevo leñador urbano haría falta un policía menos, y acudirían incontables los pájaros. La princesa Emily musitaría:

118 27/01/2014sostenibilidad urbana118 Aceras amistosas, senderos con corazón ¡Padre de lo alto!/ ¡Contempla un Ratón/ agobiado por el Gato!/ ¡En tu Reino reserva/ una Mansión para la Rata!// Que muelle en seráficos armarios/ mordisquee todo el día,/ mientras confiados ciclos/ girando, solemnemente pasan. Emily Dickinson, poema 20 de los Cien poemas recogidos en ed. Bosch, Barcelona 1980, p. 126 El tiempo fructifica en esa ciudad-bosque, los jugos son frescos, las señales propicias. Aceras amistosas del bosque; senderos con corazón en la ciudad.


Descargar ppt "Crear ciudades y pueblos sostenibles Jorge Riechmann Profesor titular de filosofía moral en la UAM."

Presentaciones similares


Anuncios Google