La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

Tiempo después, Jesús volvió a Cafarnaún. Apenas corrió la noticia de que estaba en casa, se reunió tanta gente, que no quedaba sitio, ni siquiera a la.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "Tiempo después, Jesús volvió a Cafarnaún. Apenas corrió la noticia de que estaba en casa, se reunió tanta gente, que no quedaba sitio, ni siquiera a la."— Transcripción de la presentación:

1

2 Tiempo después, Jesús volvió a Cafarnaún. Apenas corrió la noticia de que estaba en casa, se reunió tanta gente, que no quedaba sitio, ni siquiera a la puerta. Marcos 2, 1-2

3 …..no quedaba sitio, ni siquiera a la puerta…. Me alegro de ver que, los domingos, los fieles repletan los templos. Qué satisfacción fuera comprobar, que la gente no va a los templos, por cumplir o por simple devoción, sino para recibir el mensaje del Señor. Qué responsabilidad tan grande, para quienes, en las misas, tenemos la misión de hablar, en el nombre del Señor Jesús.

4 Y mientras Jesús les anunciaba la Palabra, llegaron cuatro llevando un paralítico y, como no podían meterlo, por el gentío, levantaron unas tejas encima de donde estaba Jesús, abrieron un boquete y descolgaron la camilla con el paralítico. Marcos 2, 3-4

5 Son los familiares, los amigos, los vecinos, quienes prestan su colaboración, para que el enfermo reciba los auxilios espirituales de la Iglesia. Hagamos ese servicio, aún si el enfermo no lo solicita, pero siempre con una fe grande, en que el Señor, realizará maravillas.

6 Viendo Jesús la fe que tenían, le dijo al paralítico: «Hijo, tus pecados quedan perdonados.» Marcos 2, 5

7 En una de mis canciones, hay una estrofa que dice así: Al que te ofende, no lo castigues con el rencor; si te ha fallado, busca sanarlo con el perdón. Cuando tú ofendas, sé muy humilde, pide perdón, deja el orgullo, busca sanarte de corazón.

8 Unos escribas, que estaban allí sentados, pensaban para sus adentros: «¿Por qué habla éste así? Blasfema, porque se burla de Dios. ¿Quién puede perdonar pecados, fuera de Dios?» Marcos 2, 6-7

9 Sí, ciertamente, sólo Dios puede perdonar los pecados, que están escondidos, en lo profundo de la conciencia. Nosotros cuando perdonamos, sólo perdonamos la ofensa que hicimos a alguien. Pero esa ofensa, causó una herida, no en el ofendido, sino en lo profundo del ser, de quien ofendió. Sólo Dios puede sanar esa herida

10 Jesús se dio cuenta de lo que pensaban y les dijo: «¿Por qué piensan eso? ¿Qué es más fácil: decirle al paralítico "tus pecados quedan perdonados" o decirle "levántate, coge la camilla y echa a andar"? Marcos 2, 8-9

11 Las críticas, las murmuraciones, los juicios temerarios, no arreglan nada, antes empeoran las cosas. Juzgamos fácilmente y nos convertimos en jueces de los demás. Pero resulta, que de las actuaciones de los demás, no conocemos más que las apariencias. Por regla general, siempre nos equivocamos, cuando juzgamos a los demás. Atendamos al Señor que nos dice: No juzguen y no serán juzgados. La medida que usen con los demás, la usarán con ustedes.

12 Pues, para que vean que el Hijo del hombre tiene potestad en la tierra para perdonar pecados... Entonces le dijo al paralítico: «Contigo hablo: levántate, coge tu camilla y vete a tu casa.» Marcos 2, 10-11

13 Cuando el pecado se anida en la conciencia, no encontraremos ni la paz verdadera, ni la alegría auténtica. Mas, cuando el Señor nos perdona, es como si se obrara, en nosotros, una verdadera restauración. Quedamos livianos y con mucho dinamismo, para seguir adelante.

14 Se levantó inmediatamente, cogió la camilla y salió a la vista de todos. La gente quedó asombrada, y todos glorificaban a Dios diciendo: «Nunca hemos visto nada parecido.» Marcos 2, 11-12

15 Que no perdamos la capacidad de admirarnos ante las maravillas con que Dios nos sorprende cada día. Maravillarnos ante el milagro diario de la vida, y ante el infinito amor de Dios, que se manifiesta a cada instante. No necesitamos cosas extraordinarias: en lo cotidiano, en lo simple, en lo ordinario, está el amor de Dios, haciéndose presente.

16 REFLEXIÓN SACERDOTAL He colocado esa frase de Jesús, como título de este correo: HIJO, QUEDAN PERDONADOS TUS PECADOS, porque esa frase encierra la esencia misma del milagro, que narra el Evangelio de este Domingo. Si el Señor quiere, puede curarme. Incluso, Él permite que los médicos y las medicinas ayuden a mi curación. Pero, PERDONAR PECADOS, es atributo de Dios. Él es quien perdona a través del sacerdote. Hoy, el Señor me enseña, que primero debo sanar el espíritu del enfermo, con la absolución de pecado, y luego sí, sanar el cuerpo del enfermo, con la Santa Unción.

17 A los padres de Familia. Cómo hablarles a los niños, sobre el mensaje de este domingo ? Los hijos necesitan que sus padres les perdonen, por faltas cometidas. Los papás necesitan que los hijos les perdones, cuando de pronto hayan obrado mal. Y todos necesitamos que Dios nos perdone, cuando cometemos pecados. Cuando estés arrepentido, Dios te perdona, y podrás escuchar, en lo profundo de tu ser, esa palabra de Jesús: Hijo, quedas perdonado.

18 Oración para este domingo. Señor Jesús, alabado sea tu Nombre, por siempre. Como Tú debo ser fuerte, para aceptar la cruz de mi enfermedad y de mis problemas, y para ayudar a otros a sobrellevar su cruz. Hoy vengo a traerte mi dolor y el de todos los enfermos del mundo; el dolor de los niños, jóvenes, adultos y ancianos; los dolores del alma, de la mente y del cuerpo; las enfermedades pasajeras, las incurables y terminales. En nombre de cada uno de los enfermos, vengo a decirte: Señor de la Salud, si Tú quieres, puedes curarme; si es tu voluntad y es para mi mayor bien, bendíceme y bendice a todos con el regalo de la salud. Gracias, Señor, por tu inmensa compasión y por tu infinita misericordia. Amén.

19 CITAS BÍBLICAS Domingo 19 de febrero ª. Lectura del libro de Isaías (43, 18-25) Salmo 40, b 2ª. Lectura de la 2ª. carta del apóstol san Pablo a los Corintios (1,18- 22) Lectura del santo evangelio según san Marcos (2, 1-12) Si le es posible, lea las citas completas.

20 1ª. Lectura del libro de Isaías (43, 18-25) No se acuerden más de otros tiempos, ni sueñen ya más en las cosas del pasado. Pues yo voy a realizar una cosa nueva, que ya aparece. No la notan? Sí, trazaré una ruta en las soledades y pondré praderas en el desierto. Entonces el pueblo que yo he formado me cantará alabanzas. Pero, tú, Israel, no me has invocado, más bien, te has cansado de mí, me has atormentado con tus pecados y me has cansado con tu maldad. Y soy yo quien tenía que borrar tus pecados. Palabra de Dios

21 Salmo 40, b R/. Sáname, Señor, porque he pecado contra ti Dichoso el que cuida del pobre y desvalido; en el día aciago lo pondrá a salvo el Señor. R/. El Señor lo guarda y lo conserva en vida, para que sea dichoso en la tierra, y no lo entrega a la saña de sus enemigos. R/. El Señor lo sostendrá en el lecho del dolor, calmará los dolores de su enfermedad. Yo dije: «Señor, ten misericordia, sáname, porque he pecado contra ti.» R/. A mí, en cambio, me conservas la salud, me mantienes siempre en tu presencia. Bendito el Señor, Dios de Israel, ahora, y por siempre. Amén. Amén. R/.

22 2ª. Lectura de la 2ª. carta del apóstol san Pablo a los Corintios (1,18- 22) Dios sabe que nuestro modo de proceder con ustedes, no es sí y no, al igual que el Hijo de Dios, Cristo Jesús, al que tanto yo, como Silvano y Timoteo, predicamos, no fue sí y no; en Él no hubo más que un sí. En Él, todas las promesas de Dios han llegado a ser un sí, y por eso, precisamente, decimos AMÉN, en su nombre, cuando damos gracias a Dios. Y Dios es el que nos da fuerza, a nosotros y a ustedes, para dar testimonio de Cristo; Él nos ha ungido y nos ha marcado con su propio sello, al depositar en nosotros, los primeros dones del Espíritu. Palabra de Dios

23 Lectura del santo evangelio según san Marcos (2, 1-12) Tiempo después Jesús volvió a Cafarnaún. Apenas corrió la noticia de que estaba en casa, se reunió tanta gente, que no quedaba sitio, ni siquiera a la puerta. Y mientras Jesús les anunciaba la Palabra, llegaron cuatro llevando un paralítico y, como no podían meterlo, por el gentío, levantaron unas tejas encima de donde estaba Jesús, abrieron un boquete y descolgaron la camilla con el paralítico. Viendo Jesús la fe que tenían, le dijo al paralítico: «Hijo, tus pecados quedan perdonados.» Unos escribas, que estaban allí sentados, pensaban para sus adentros: «¿Por qué habla éste así? Blasfema, porque se burla de Dios. ¿Quién puede perdonar pecados, fuera de Dios?» Jesús se dio cuenta de lo que pensaban y les dijo: «¿Por qué piensan eso? ¿Qué es más fácil: decirle al paralítico "tus pecados quedan perdonados" o decirle "levántate, coge la camilla y echa a andar"? Pues, para que vean que el Hijo del hombre tiene potestad en la tierra para perdonar pecados...» Entonces le dijo al paralítico: «Contigo hablo: levántate, coge tu camilla y vete a tu casa.» Se levantó inmediatamente, cogió la camilla y salió a la vista de todos. La gente quedó asombrada, y todos glorificaban a Dios diciendo: «Nunca hemos visto nada parecido.» Palabra del Señor

24 Le deseo paz y bienestar. Con mucho cariño: Padre Arturo.


Descargar ppt "Tiempo después, Jesús volvió a Cafarnaún. Apenas corrió la noticia de que estaba en casa, se reunió tanta gente, que no quedaba sitio, ni siquiera a la."

Presentaciones similares


Anuncios Google