La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

1 2 3 Ceguera espiritual.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "1 2 3 Ceguera espiritual."— Transcripción de la presentación:

1 1

2 2

3 3 Ceguera espiritual

4 4 El Señor nos abre los ojos espirituales, nos da luz, cuando entra a nuestra vida, pero a medida que uno sigue creciendo en el evangelio, pues nos va abriendo más y más la visión, el problema radica en que nos estancamos y viene esa ceguera espiritual, que sabiendo quien nos rescató de nuestra antigua vida, entonces queremos vivir a nuestra manera.

5 5 Vamos a ver algunas de las características de la ceguera espiritual en algunos hombres que nos detalla la Biblia. Elí (1S 2:27-30) Y vino un varón de Dios a Elí, y le dijo: Así ha dicho Jehová: ¿No me manifesté yo claramente a la casa de tu padre, cuando estaban en Egipto en casa de Faraón? (1S 2:28) Y yo le escogí por mi sacerdote entre todas las tribus de Israel, para que ofreciese sobre mi altar, y quemase incienso, y llevase efod delante de mí; y di a la casa de tu padre todas las ofrendas de los hijos de Israel. (1S 2:27-30) Y vino un varón de Dios a Elí, y le dijo: Así ha dicho Jehová: ¿No me manifesté yo claramente a la casa de tu padre, cuando estaban en Egipto en casa de Faraón? (1S 2:28) Y yo le escogí por mi sacerdote entre todas las tribus de Israel, para que ofreciese sobre mi altar, y quemase incienso, y llevase efod delante de mí; y di a la casa de tu padre todas las ofrendas de los hijos de Israel. Por qué habéis hollado mis sacrificios y mis ofrendashas honrado a tus hijos más que a mí (1S 2:29) ¿Por qué habéis hollado mis sacrificios y mis ofrendas, que yo mandé ofrecer en el tabernáculo; y has honrado a tus hijos más que a mí, engordándoos de lo principal de todas las ofrendas de mi pueblo Israel? y los que me desprecian serán tenidos en poco (1S 2:30) Por tanto, Jehová el Dios de Israel dice: Yo había dicho que tu casa y la casa de tu padre andarían delante de mí perpetuamente; mas ahora ha dicho Jehová: Nunca yo tal haga, porque yo honraré a los que me honran, y los que me desprecian serán tenidos en poco. Por qué habéis hollado mis sacrificios y mis ofrendashas honrado a tus hijos más que a mí (1S 2:29) ¿Por qué habéis hollado mis sacrificios y mis ofrendas, que yo mandé ofrecer en el tabernáculo; y has honrado a tus hijos más que a mí, engordándoos de lo principal de todas las ofrendas de mi pueblo Israel? y los que me desprecian serán tenidos en poco (1S 2:30) Por tanto, Jehová el Dios de Israel dice: Yo había dicho que tu casa y la casa de tu padre andarían delante de mí perpetuamente; mas ahora ha dicho Jehová: Nunca yo tal haga, porque yo honraré a los que me honran, y los que me desprecian serán tenidos en poco. Eli en los días que nos narra la Biblia estaba ciego espiritualmente. No era dirigido por el Espíritu Santo, no podía discernir los tiempos que Israel estaba viviendo, era muy permisivo con el pecado y debido a esto deshonro el ministerio, y fue destituido del llamado que tenía.

6 6 Los Fariseos (Mat 23:16) ¡Ay de vosotros, guías ciegos! que decís: Si alguno jura por el templo, no es nada; pero si alguno jura por el oro del templo, es deudor. (Mat 23:17) ¡Insensatos y ciegos! porque ¿cuál es mayor, el oro, o el templo que santifica al oro? (Mat 23:18) También decís: Si alguno jura por el altar, no es nada; pero si alguno jura por la ofrenda que está sobre él, es deudor. (Mat 23:19) ¡Necios y ciegos! porque ¿cuál es mayor, la ofrenda, o el altar que santifica la ofrenda? (Mat 23:16) ¡Ay de vosotros, guías ciegos! que decís: Si alguno jura por el templo, no es nada; pero si alguno jura por el oro del templo, es deudor. (Mat 23:17) ¡Insensatos y ciegos! porque ¿cuál es mayor, el oro, o el templo que santifica al oro? (Mat 23:18) También decís: Si alguno jura por el altar, no es nada; pero si alguno jura por la ofrenda que está sobre él, es deudor. (Mat 23:19) ¡Necios y ciegos! porque ¿cuál es mayor, la ofrenda, o el altar que santifica la ofrenda? A pesar de la obra de Jesús, nunca quisieron aceptar al Señor y reconocerlo como El Hijo de Dios. Más bien se volvieron rebeldes, estos le daban más importancia a los ritos, a la purificación externa, a sus largas oraciones en la calle, a la vanagloria, y a lo terrenal.

7 7 Iglesia de Laodicea (Ap 3:17) Porque tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo. Se sentían seguros en sí mismos, que no les falta nada, dejan de predicar la cruz de Cristo, y se vuelven a predicar simplemente una prosperidad terrenal.

8 8 Pero así como hubo hombres con esta fuerte enfermedad espiritual, también hubo muchos que tenían una visión progresiva, y que cada día se iba perfeccionando. Uno de ellos fue el profeta Eliseo. (2R 6:14) Entonces envió el rey allá gente de a caballo, y carros, y un gran ejército, los cuales vinieron de noche, y sitiaron la ciudad. (2R 6:15) Y se levantó de mañana y salió el que servía al varón de Dios, y he aquí el ejército que tenía sitiada la ciudad, con gente de a caballo y carros. Entonces su criado le dijo: ¡Ah, señor mío! ¿qué haremos? (2R 6:14) Entonces envió el rey allá gente de a caballo, y carros, y un gran ejército, los cuales vinieron de noche, y sitiaron la ciudad. (2R 6:15) Y se levantó de mañana y salió el que servía al varón de Dios, y he aquí el ejército que tenía sitiada la ciudad, con gente de a caballo y carros. Entonces su criado le dijo: ¡Ah, señor mío! ¿qué haremos? (2R 6:16) El le dijo: No tengas miedo, porque más son los que están con nosotros que los que están con ellos. (2R 6:17) Y oró Eliseo, y dijo: Te ruego, oh Jehová, que abras sus ojos para que vea. Entonces Jehová abrió los ojos del criado, y miró; y he aquí que el monte estaba lleno de gente de a caballo, y de carros de fuego alrededor de Eliseo. (2R 6:16) El le dijo: No tengas miedo, porque más son los que están con nosotros que los que están con ellos. (2R 6:17) Y oró Eliseo, y dijo: Te ruego, oh Jehová, que abras sus ojos para que vea. Entonces Jehová abrió los ojos del criado, y miró; y he aquí que el monte estaba lleno de gente de a caballo, y de carros de fuego alrededor de Eliseo.

9 9 Dios no quiere que seamos ciegos espirituales. En lo físico un niño menor de 3 meses, ve en blanco y negro, ve al revés, pero conforme pasan uno dos o tres meses más su vista se vuelve perfecta, así en lo espiritual, cuando uno viene al evangelio todavía hay muchos baches, muchas cosas que no podemos discernir, pero tenemos que ir creciendo cada día y no quedarnos estancados.

10 10 ¿Que consejos y exhortaciones nos da la Palabra de Dios? Fe Obedecer Su Palabra Temor de Dios este en nuestros corazones Aceptar su Palabra con humildad (He 11:6) Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan. (1S 15:22) Y Samuel dijo: ¿Se complace Jehová tanto en los holocaustos y víctimas, como en que se obedezca a las palabras de Jehová? Ciertamente el obedecer es mejor que los sacrificios, y el prestar atención que la grosura de los carneros. (Sal 25:14) La comunión íntima de Jehová es con los que le temen, Y a ellos hará conocer su pacto. (Is 66:2) Mi mano hizo todas estas cosas, y así todas estas cosas fueron, dice Jehová; pero miraré a aquel que es pobre y humilde de espíritu, y que tiembla a mi palabra.

11 11 (2P 1:5) vosotros también, poniendo toda diligencia por esto mismo, añadid a vuestra fe virtud; a la virtud, conocimiento; (2P 1:6) al conocimiento, dominio propio; al dominio propio, paciencia; a la paciencia, piedad; (2P 1:7) a la piedad, afecto fraternal; y al afecto fraternal, amor. (2P 1:8) Porque si estas cosas están en vosotros, y abundan, no os dejarán estar ociosos ni sin fruto en cuanto al conocimiento de nuestro Señor Jesucristo. (2P 1:9) Pero el que no tiene estas cosas tiene la vista muy corta; es ciego, habiendo olvidado la purificación de sus antiguos pecados. (2P 1:10) Por lo cual, hermanos, tanto más procurad hacer firme vuestra vocación y elección; porque haciendo estas cosas, no caeréis jamás. (2P 1:5) vosotros también, poniendo toda diligencia por esto mismo, añadid a vuestra fe virtud; a la virtud, conocimiento; (2P 1:6) al conocimiento, dominio propio; al dominio propio, paciencia; a la paciencia, piedad; (2P 1:7) a la piedad, afecto fraternal; y al afecto fraternal, amor. (2P 1:8) Porque si estas cosas están en vosotros, y abundan, no os dejarán estar ociosos ni sin fruto en cuanto al conocimiento de nuestro Señor Jesucristo. (2P 1:9) Pero el que no tiene estas cosas tiene la vista muy corta; es ciego, habiendo olvidado la purificación de sus antiguos pecados. (2P 1:10) Por lo cual, hermanos, tanto más procurad hacer firme vuestra vocación y elección; porque haciendo estas cosas, no caeréis jamás.

12 12


Descargar ppt "1 2 3 Ceguera espiritual."

Presentaciones similares


Anuncios Google