La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

En la Parábola de los Talentos que menciona Mateo 25,15-30 Jesús nos habla de su venida final, cuando todos seremos llamados a cuentas, para examinar.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "En la Parábola de los Talentos que menciona Mateo 25,15-30 Jesús nos habla de su venida final, cuando todos seremos llamados a cuentas, para examinar."— Transcripción de la presentación:

1

2 En la Parábola de los Talentos que menciona Mateo 25,15-30 Jesús nos habla de su venida final, cuando todos seremos llamados a cuentas, para examinar qué hicimos con los dones que recibimos. Esa venida del Señor puede acontecer en cualquier momento y nadie sabe el día preciso.

3 En esta parábola un hombre que llama a tres de sus empleados y les entrega cinco, dos y un talento respectivamente, para irse lejos y regresar después de un tiempo pidiendo cuentas a cada uno de ellos.

4 El hombre que yéndose lejos representa a Jesús. Su ir en un viaje representa la ascensión de Jesús. Los esclavos representan los cristianos que están en espera de la Segunda Venida. Los talentos representan las bendiciones con que Dios nos ha otorgado. El retorno del hombre representa la segunda venida de Jesús. La evaluación de la fidelidad de los esclavos representa el juicio de Jesús de nosotros el Día del Juicio.

5 Lo interesante es que el hombre del relato no entregó a sus siervos algunas moneditas, o el cambio que le sobró por una venta, sino sus bienes, es decir, propiedades que eran el patrimonio de aquel hombre.

6 La distinta cantidad de dinero se reparte según la capacidad personal de cada criado: uno recibe, cinco, otro dos, el tercero uno, confiando en la fidelidad de cada uno. No sólo deben restituir lo confiado, sino que el señor les entregó los talentos para que los trabajaran, los administrasen y los aumentaran.

7 ¿Qué era un talento? Un talento, en hebreo kikkar, era una moneda imaginaria que sólo existía como referencia. El peso mayor entre los judíos, griegos, romanos y babilonios para indicar el peso del oro, plata, bronce y hierro (1 Crónicas 29:7) 1 Talento = 6000 dracmas (Ref. Sociedades Bíblicas Unidas) 1 Dracma = 3.6 gramos de plata 1 Denario = 4 gramos de plata = el pago de 1 día de trabajo (Mt 20:2) Por lo tanto era lo equivalente a 18 años de trabajo.

8 - El que tenía 5 talentos entregó otros 5 - El que tenía 2 talentos entregó otros 2 -El siervo que tenía un talento, no lo trabajó, sino que fue y lo escondió. El siervo de un talento, sin embargo, cava un hoyo y se entierra el dinero del maestro una forma aceptada de defensa del dinero. De acuerdo con la ley rabínica, la persona que entierra el dinero en un lugar oculto no puede ser considerado responsable de su pérdida. Se trata de una forma conservadora de su custodia, pero no logra nada.

9 Pero este siervo además acusa al señor de codicioso o haber querido enriquecerse injustamente. No vale el pretexto de que no debemos nada a Dios porque la fe es acoger el Reino de Dios, que es gracia, para que nuestra vida se convierta en gracia para los demás.

10 El pecado del administrador no es que hiciera nada mal hecho: es que no hizo nada. Este es un buen punto de reflexión, porque estamos muy acostumbrados a entender el pecado como algo malo que hacemos, mientras que aquí lo que Jesús condena es la pasividad, el no ponerse en acción. No es sólo aquello de "yo no mato ni robo ó "yo no hago nada malo".

11 Ser discípulo de Jesús es hacer fructificar el Reino que nos ha confiado. Nos pide que seamos trabajadores de su Reino, es decir, que dediquemos nuestra vida a hacer que sea realidad lo que Jesús ama, lo que Jesús valora, lo que Jesús quiere. Y sólo hay que leer el evangelio para saber en qué consisten estos deseos de Jesús.

12 Los dos primeros siervos, son premiados con participación en el reino de Dios, es decir, en el gozo de su Señor, en cambio el siervo perezoso, que actuó con "miedo" (v. 25a) porque no tiene ningún afecto por su Señor, sólo se preocupa por su propia seguridad, pierde el único talento que se le confió y además es condenado a las tinieblas, es decir, exclusión del banquete del reino de Dios.

13 La persona con un solo talento puede ser tentada a creer que no puede lograr nada significativo, este siervo perezoso y e indiferente al pedido de su Señor ni siquiera lo pone en el Banco. Los banqueros eran hombres que ponían bancos para sentarse a la orilla de las calles, y cambiaban monedas, prestaban dinero y toda clase de transacciones, de allí el nombre de banco. Se sugiere por lo tanto, que si no podemos usar nuestras posesiones para el servicio del Señor deberíamos darlas a otros que si pueden.

14 Esta parábola quiere resaltar por una parte, la generosidad y libertad con que la con que obra la misericordia infinita Dios, pero por otra parte, la responsabilidad del hombre en la fidelidad a la voluntad de Dios, por el encargo recibido.

15 Nuestro Señor te creó único e irremplazable te confió bienes importantes, según tus capacidades, te equipó con regalos hermosos con los cuales Él quiere manifestar Su gloria en medio de estos tiempos. Pero los dones materiales y espirituales que hemos recibidos no son nuestros en su momento El Señor de los talentos vendrá a pedirnos cuenta por todos ellos, no importa si uno tiene mucho o poco, lo importante es que se ha de hacer rendir lo que hemos recibido. Entre más te haya dado, más utilidades le debes de regresar.

16 Dios no exige del hombre acciones que excedan sus fuerzas o habilidades. La gente que no desarrolla sus habilidades, eventualmente las perderán. Así como en una vida satisfecha y ociosa, la persona se entorpece mentalmente, su voluntad se atrofia, se endurecen los sentimientos y todo su cuerpo incluyendo el alma se debilitan, esta persona deja de ser hábil y se convierte en un zángano pero cuanto más buenas acciones hace la persona, más se enriquece espiritualmente y se perfecciona en las virtudes.

17 Por esa razón es menester que hagamos una introspección y veamos qué temas nos interesan más, qué actividades gozamos mucho, y eso nos dará una idea de para qué somos buenos. En última instancia sabremos para qué nos puso Dios en este mundo.

18 Jesucristo vendrá, y pagará a cada uno, según sus obras (Mt 16, 27), es decir, se tomará en cuenta la fe vivida. Podrá vivir la esperanza, quien es fiel administrador de lo confiado, y viste el traje nupcial de la gracia bautismal, ingresará en la vida eterna, en el banquete de su Señor.

19 Los archivos del mes puedes descargarlos en: Si deseas recibir archivos de Espiritualidad Católica envía un correo sin asunto y sin texto a: Servicio Gratuito


Descargar ppt "En la Parábola de los Talentos que menciona Mateo 25,15-30 Jesús nos habla de su venida final, cuando todos seremos llamados a cuentas, para examinar."

Presentaciones similares


Anuncios Google