La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

El hombre, imagen de Dios Tema 5 del curso Antropología Teológica.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "El hombre, imagen de Dios Tema 5 del curso Antropología Teológica."— Transcripción de la presentación:

1 El hombre, imagen de Dios Tema 5 del curso Antropología Teológica

2 Introducción La doctrina de la semejanza divina es la verdad revelada más importante acerca del hombre. En esta afirmación revelada coinciden las ideas de creación y alianza junto con las enseñanzas teológicas sobre naturaleza y gracia, pecado y redención. (J. Auer)

3 1. Antiguo Testamento

4 Gen 1,26 El hombre, la única creatura creada a imagen y semejanza de Dios. Relación entre la imagen y semejanza y el dominio que el hombre ha de ejercer en toda la tierra. Lugarteniente de Dios y colaborador de la creación.

5 Gen, capítulo 2 El relato del capítulo segundo, en cambio, no habla de la imagen de Dios; pero revela, según su propio modo, que la completa y definitiva creación del hombre (sometido en un primer momento a la experiencia de la soledad originaria) se expresa en el dar vida a esa communio personarum que el varón y la mujer forman (…) El hombre llega a ser imagen de Dios no tanto en el momento de la soledad cuanto en el momento de la comunión (…), imagen de una inescrutable comunión divina de personas.

6 Eclo (Sirácida) 17, 1-12 El Señor creó al hombre de la tierra y lo hace volver de nuevo a ella. Le señaló un número de días y un tiempo determinado, y puso bajo su dominio las cosas de la tierra. Lo revistió de una fuerza semejante a la suya y lo hizo según su propia imagen. Hizo que todos los vivientes lo temieran, para que él dominara las fieras y los pájaros. [Ellos recibieron el uso de las cinco operaciones del Señor; como sexto don, les concedió la inteligencia; y como séptimo, el lenguaje que interpreta las obras de Dios.] Le dio una lengua, ojos y oídos, el poder de discernir y un corazón para pensar. El colmó a los hombres de saber y entendimiento, y les mostró el bien y el mal. Les infundió su propia luz, para manifestarles la grandeza de sus obras, y les permitió gloriarse eternamente de sus maravillas: así alabarán su Nombre santo, proclamando la grandeza de sus obras. Les concedió además la ciencia y les dio como herencia una Ley de vida; estableció con ellos una alianza eterna y les hizo conocer sus decretos.

7 Eclo (Sirácida) 17, 1-12 Se han unido en este comentario al Génesis la dimensión histórica y la ontológica de la imagen, es decir, el hacer del hombre en la creación y las cualidades esenciales del hombre, que como persona le hacen reflejo del ser personal de Dios.

8 Sab 2, 23 Dios creó al hombre para que fuera incorruptible y lo hizo a imagen de su propia naturaleza. El hombre fue creado para la inmortalidad, y por eso Dios le hizo a su imagen.

9 2. Nuevo Testamento

10 1 Cor 11,7; Sant 3,9 Se refieren al hombre en cuanto imagen de Dios en el orden natural. El NT insiste más en la afirmación de la imagen sobrenatural por la incorporación del hombre a Cristo. Pablo es quien más abunda en este tema.

11 Col 1,15; 2 Cor 4,4; Heb 1,3 Presentan a Cristo como la imagen perfecta de Dios: la verdadera imagen en una unidad perfecta de naturaleza con el Padre. El destino del cristiano es reproducir esa imagen de Dios (Rom 8,29). El pecado la había deteriorado y Cristo la restituye con nuevo esplendor. En él volvemos a encontrar el verdadero rostro de Dios. Contemplando a Cristo y siguiente su ejemplo, el hombre puede llegar a la meta de su vida: ser imagen del Hijo.

12 La imagen de Dios no se recibe de una vez para siempre… Esta imagen puede ser perfeccionada día a día. El último retoque lo recibirá en la parusía. Al cristiano le urge su fe en Cristo a bruñir cada día el espejo de su alma para que refleje el resplandor de la gloria de Dios.

13 Desde la teología paulina se puede afirmar que el ser imagen de Dios no es solo la cualidad más importante del ser humano, sino que al mismo tiempo es una tarea, porque hemos sido destinados a reproducir la imagen de Cristo. En este sentido Cristo aclara al hombre su propia dignidad y se convierte en camino para todo hombre que quiera lograr su propio destino (GS 22)

14 3. Padres

15 Introducción En esta época la reflexión teológica sobre este tema está muy influenciada por la filosofía de Platón y el filósofo judío Filón. Para Platón, con la reflexión filosófica el hombre adquiere la conciencia de su origen divino y actúa luego consecuentemente, es decir, inspirándose en el mundo de las ideas, y así recupera su semejanza con Dios y su propia felicidad. Para Filón, la imagen de Dios está en el alma, no en el cuerpo.

16 Orígenes El hombre es su alma, dotada de libertad, porque solo ella puede ser imagen de Dios. Distingue entre las dos creaciones. Gen 1,26 se refiere a la creación del hombre ideal y semejanza de Dios. Gen 2,7 narra la creación del hombre caído. El cuerpo, plasmado del fango de la tierra.

17 Ireneo Frente a los gnósticos, que desprecian la materia, Ireneo pone la imagen de Dios también en el cuerpo. Todo el hombre es imagen de Dios. Cristo es la imagen perfecta del hombre. El modelo es la carne gloriosa de Cristo. La imagen se le da al hombre por la creación, la semejanza ha de adquirirla por una asimilación progresiva.

18 Greogorio Niseno Distingue los dos relatos de la creación. En el primero aparece la imagen ideal del hombre y en el segundo la imagen histórica. Los rasgos que nos asemejan a Dios, según la imagen ideal, están más en el alma que en el cuerpo; en la imagen histórica entra la sexualidad que asemeja al hombre a los animales. La vida del hombre está en tensión entre estas dos direcciones. De su libertad depende ofuscar esa imagen o hacerla resplandeciente con la ayuda de la gracia.

19 Agustín El constitutivo esencial de la imagen de Dios (el hombre), es el alma y más en concreto la mente. Distingue dos aspectos en la mente: inferior, es decir, la mente que se dirige a las cosas de este mundo y guía al hombre en las decisiones prácticas; y la superior, que se dirige a Dios. La imagen está en la segunda, porque ella sola es incorruptible, conoce a Dios, lo invoca, lo ama, está en comunicación con Él.

20 4. Reflexión final

21 Desde lo más profundo de su ser, el hombre tiene una referencia a Dios como fundamento y figura de su existencia. Abierto al mundo en el él al Absoluto, hay una predisposición radical en el hombre a entablar un diálogo con ese Absoluto, que se le muestra en la misma creación. Su capacidad de respuesta a esa palabra de Dios en la creación le pone frente a Dios como a un tú, a quien Dios en su bondad quiere comunicarse y hacerle feliz.


Descargar ppt "El hombre, imagen de Dios Tema 5 del curso Antropología Teológica."

Presentaciones similares


Anuncios Google