La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

CRISTIAN DAVANZO HYSLOP Comandante de la Aviación Naval.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "CRISTIAN DAVANZO HYSLOP Comandante de la Aviación Naval."— Transcripción de la presentación:

1

2 CRISTIAN DAVANZO HYSLOP Comandante de la Aviación Naval

3

4 AVIACION NAVAL DE CHILE – PARTE 1 Al pensar en el poder disuasivo de la Armada de Chile, lo primero que salta a la vista es la Escuadra Nacional, pero no se piensa inmediatamente en nuestra Aviación Naval. Considerando que actualmente se ha completado la renovación de las unidades de nuestra Escuadra con fragatas inglesas (Tipo 22 y 23) y Holandesas (Clase L y M ) dotadas de los más modernos sistemas de guerra antisuperficie, antiaérea y antisubmarina existentes en Latinoamérica, nuestra Aviación Naval resulta aún más opacada. No obstante, la Aviación Naval de Chile tiene una larga e interesante historia que se remonta a la época de la I Guerra Mundial -siendo una de las primeras en Latinoamérica- en la que ha pasado por periodos altos y bajos. A pesar de que nunca se ha concretado la adquisición de un portaaviones y su correspondiente ala embarcada, que es la manifestación por excelencia del poder aeronaval, la Aviación Naval de Chile ha logrado paso a paso ir dotando a sus medios aeronavales de capacidad de ataque, la que se ha ido incrementando sostenidamente a partir de la década del 70, a tal punto que en un par de años, a pesar de aún no contar con un portaaviones, la Aviación Naval de Chile será un de las más importantes de Latinoamérica. Esta entrada se divide en tres partes o capítulos que se publicaran sucesivamente. En la primera, se realizará una reseña histórica de la Aviación Naval chilena desde sus orígenes hasta la década del 50, en la segunda, se verán los helicópteros y aviones de ataque con que contó la Aviación Naval entre la década del 60 y del 80, y en la tercera, los de la década del 90 y primera del 2000 que son los que están actualmente en servicio. I. ORÍGENES DE LA AVIACIÓN NAVAL DE CHILE 1. Primeros pilotos y aeronaves: La Aviación Naval de Chile fue una de las primeras en Latinoamérica. Sus inicios se remontan al Reglamento Administrativo de la Armada que estuvo en vigencia desde 1915 y que consideraba la existencia de un arma aeronaval y disponía que la Aviación Naval estuviera bajo el control de la Dirección de Artillería y Fortificaciones. El 26 de abril de 1916, se dio inicio al primer curso de aviadores navales en la recientemente creada Escuela de Aeronáutica Militar de El Bosque, en Santiago, titulándose el mismo año el primer marino como piloto, el Contador 3º Carlos Yánquez Cerda, graduándose también de este primer curso el Torpedista Luis Farías y el Guardiamarina Enrique de la Maza.

5 En 1919 el Servicio de Aviación Naval da inicio a sus actividades de vuelo con la llegada de sus primeros aviones navales entregados por Inglaterra como compensación por la confiscación –a causa de la I Guerra Mundial- de varias unidades navales en construcción para Chile en dicho país, las que fueron entregadas a la Real Armada Británica. Chile recibió a título de compensación 50 aviones, de los cuales, una partida de 11 hidroaviones pasaron a conformar las primeras unidades de la Aviación Naval; 6 Short Sopwith Baby. 2 Avro bote volador biplano Felixtone F-2A. El primer vuelo de un avión naval fue realizado por un hidroavión Sopwith Baby en el puerto de Talcahuano el día 03 de julio de Primeras operaciones aeronavales: Las primeras operaciones aeronavales se llevaron a cabo en 1919 con un hidroavión Sopwith Baby que fue embarcado a bordo del Crucero Acorazado OHiggins (3º) desde donde era izado y arriado con una pluma. El crucero O´Higgins había arribado a nuestro país en julio de 1898 proveniente de Inglaterra, donde nuestro país encargó su construcción, siendo retirado de servicio en Durante su larga vida operativa fue protagonista de algunos hechos históricos importante como el Abrazo del Estrecho en 1899, pero también fue protagonista de un hito muy relevante para nuestra Aviación Naval que no siempre se recuerda o destaca; en 1919, sobre su cubierta nació nuestra aviación naval embarcada con los Sopwith Baby, cuando esta actividad recién comenzaba. El primer portahidroaviones –antecesor de los actuales portaaviones- fue el buque francés Foude, que comenzó a operar en 1911 llevando a los hidroaviones en hangares bajo su cubierta principal desde donde eran depositados en el mar mediante grúas. A este buque le sucedió el crucero británico HMS Hermmes, convertido en portahidroaviones en En septiembre de 1914 el portahidroaviones japonés Wakamiya lanzó el primer raid aeronaval bombardeando objetivos terrestres.

6 Considerando lo anterior, resulta muy destacable que la Armada -a tan sólo ochos años de haber comenzado a operar el primer portahidroaviones- decidiera incursionar en este incipiente desarrollo de la aviación naval, y apenas contó con sus primeras aeronaves (1919) embarcó un hidroavión en el crucero OHiggins, obteniendo con ello sus primeras experiencias en la operación de medios aeronavales embarcadas, que en la década del 30 continuaría desarrollando a bordo del legendario acorazado Almirante Latorre. 3. Primera base aeronaval: En 1921, la Aviación Naval se instaló en la caleta Las Torpederas en Valparaíso, la que fue su primera base y desde la cuál se realizaron los primeros raid por nuestra costa. El 30 de agosto de 1921 tres hidroaviones Short 140 realizaron una operación sin precedentes para la época; volaron desde Valparaíso a Coquimbo para probar el material y participar en ejercicios con la Escuadra fondeada en aquel puerto. La operación no estuvo exenta de percances ya que de los tres hidroaviones que despegaron a las 08:30 hrs. de la base Las Torpederas, sólo uno llegó sin novedades a Coquimbo a las 13:30 hrs. de aquel día, ya que los otros dos tuvieron dificultades en su vuelo debido a la densa neblina que cubría la zona debiendo amarar cuando se les acabó el combustible, y sólo fueron encontrados en la madrugada del día siguiente por el cazatorpedero Almirante Uribe que había salido en su búsqueda. Los reabasteció de combustible y pudieron completar su viaje sin novedad. II. NACIMIENTO INSTITUCIONAL Y PRIMERAS ADQUISICIONES: 1. A pesar de los avances y desarrollo alcanzado por la aviación naval a partir de 1916, recién el 16 de marzo de 1923 el Presidente de la República, don Arturo Alessandri Palma, firmó el Decreto Supremo Nº196 que regularizó las actividades de la Aviación Naval haciéndola depender y formar parte integrante de la Armada, ya que hasta ese entonces era controlada por la Inspección General de Aviación, siendo esta consolidación orgánica la que le permitió un mayor crecimiento y desarrollo a la Aviación Naval chilena, así como lograr algunos hitos importantes, como el primer salto en paracaídas sobre el mar en Sudamérica y varios vuelos de larga distancia sobre la costa nacional.

7 2. Dos años más tarde, en 1925, la Aviación Naval realiza sus primeras compras oficiales de material aeronaval, adquiriendo 18 aeronaves: 8 botes voladores Dornier Wal. 6 hidroaviones Avro 504-N. 4 hidroaviones Fairey III-F. Con la llegada de este importante material, surgió la necesidad de contar con las instalaciones necesarias para su operación, por lo que el mismo año se inauguran las actividades en la nueva Base Aeronaval de Quintero. Los Dornier Wal llegaron a nuestro país en tres partidas; la primera -de cuatro aparatos- llegó en agosto de 1926, otros dos llegaron a fines de ese año y los dos últimos, lo hicieron en 1928, pasando a integrar el 1º Grupo de Aviación Naval. Recibieron los números de matrícula del 10 al 18, y curiosamente, no se empleo el Nº13 por simple superstición. A estos aviones les tocó continuar la senda iniciada por los hidroaviones Short con su viaje de Valparaíso a Coquimbo, marcando nuevos hitos en la historia de la Aviación Naval de Chile; En febrero de 1927, tres Dornier Wal realizaron el primer vuelo de larga distancia entre Quintero y Talcahuano, y poco más tarde, realizaron una segunda travesía desde Quintero a Antofagasta. Estos vuelos de larga distancia serían el preludio de otro gran hito ocurrido el 29 de febrero de 1932 cuando los Dornier Wal Nº 15 y 17 realizaran el primer vuelo por instrumentos, sin ver la costa, desde Quintero hasta Puerto Montt. El viaje de ida incluyó una escala en Talcahuano, pero el de regreso – el 05 de marzo- se realizó sin escalas, completándose una distancia de Km en 6 horas y 50 minutos. Los Avro 504-N eran una de las últimas versiones del avión de entrenamiento británico Avro 504 de cuya primera versión nuestra Aviación Naval recibió dos en En esta oportunidad se adquirieron cuatro Avro 504-N, siendo esta versión también empleada para el entrenamiento, con la diferencia que era biplaza. En este caso no se encontó información o fotografías de su operación en Chile. Los Fairey III-F llegaron a Chile en 1927, asignándole la Armada los números de serie del 23 al 26. Pasaron a integrar el 2º Grupo de Aviación Naval y durante la década del 30 operaran embarcados en el acorazado Latorre y el buque madre de submarinos Araucano.

8 III. PERDIDA DE LA AVIACIÓN INSTITUCIONAL Y OPERACIONES DE HIDROAVIONES EMBARCADOS: 1.En 1930 el Presidente de la República don Carlos Ibáñez del Campo, terminó con la orgánica creada en 1923 mediante un Decreto con Fuerza de Ley por el que refundió los servicios de la Aviación Naval con los de la Aviación Militar -los que quedaron a cargo de una Subsecretaria de Aviación dependiente del Ministerio del Interior- para dar nacimiento a una nueva institución, la Fuerza Aérea Nacional, que posteriormente se denominó Fuerza Aérea de Chile, lo que implicó que la Armada debió traspasar todo su material de vuelo, personal e incluso la base de Quintero a la nueva institución, medida a la cuál se opuso infructuosamente ya que la privaba de tener un servicio aéreo institucional. 2.A pesar de que la Aviación Naval perdió su institucionalidad y la gran parte de su personal y material, es en este periodo cuando la Aviación Naval realiza actividades emblemáticas en el desarrollo del ala fija embarcada; operación de hidroaviones desde el acorazado Latorre y envío de oficiales a calificar como pilotos navales en EE.UU., por lo que pese al decreto de ibáñez, la Armada continuará desarrollando sus actividades aeronavales. El Acorazado Almirante Latorre (1º) es sin lugar a dudas una de las unidades más emblemáticas que a poseído nuestra Armada. Luego de tomar parte en la I Guerra Mundial, el acorazado Latorre–de toneladas de desplazamiento- fue incorporado a nuestra Escuadra en agosto de 1920 convirtiéndose en el acorazado más poderoso de Latinoamérica con sus imponentes diez cañones de 14". Sirvió hasta febrero de 1958, fecha en la cual fue dado de baja. Desde el crucero OHiggins ya se operaba con hidroaviones embarcados –los Sopwith Baby- desde 1919, por lo que una vez incorporado el acorazado Latorre también se embarcaron algunos Sopwith Baby para realizar espoteo aéreo en ejercicios de tiro durante la década del 20, hasta que en la década del 30 la Aviación Naval chilena da otro paso importante. En 1927, fruto de las primeras adquisiciones de la nueva institución, llegaron a nuestro país los hidroaviones Fairey III-F. El 19 de noviembre de 1928 se formó una comisión para la evaluación de las modernizaciones que requería el acorazado, comenzándose a realizar los trabajos el 25 de junio de 1929 en el astillero británico. Entre las modernizaciones realizadas, estaba la instalación de una catapulta en toldilla (popa) para el lanzamiento de hidroaviones.

9 El Latorre zarpó de Inglaterra el 05 de marzo de 1931 arribando a nuestro país el 12 de abril del mismo año, iniciando nuestra Aviación Naval una nueva etapa en la operación de aeronaves embarcadas con los Fairey III-F lanzados por una catapulta desde la toldilla del acorazado, lo que representaba un claro avance respecto a la anterior experiencia con los Sopwith Baby, que requería ser desembarcados del buque desde donde operaban mediante una grúa para luego despegar desde el mar. Ahora, con la incorporación de este un nuevo adelanto -la catapulta de lanzamiento- nuestra Aviación Naval mejorara sus operaciones con hidroaviones embarcados, pero además, ésto revela una clara intención de la Armada de ir incorporando prontamente los avances que se van desarrollando en el campo de la aviación naval internacional. 3. El Acorazado Almirante Latorre no fue el único buque chileno que operó con hidroaviones embarcados, ya que según afirma el Capitán de Corbeta de la Marina de Guerra de Perú en su artículo Portaaviones en las armadas de Sudamércia publicado en la página web Historia y Arqueología Marítima, el Buque Madre de Submarinos Araucano también embarcaba un Fairey III-F. En internet hay muy poca información sobre esta embarcación y la página de la Armada no hace referencia a la operación con hidroaviones, indicando sólo algunos datos generales como que fue construido en Inglaterra en 1929 y arribó a Chile al año siguiente, siendo retirado de servicio en El único antecedente que se ha encontrado que corroboraría este hecho se encontró en un foro, donde se piblicó una fotografía de la página de un libro en que aparecen los perfiles de algunos buques de nuestra Escuadra, entre ellos, el Araucano, y sale dibujado a popa con lo que parece ser una catapulta de lanzamiento de hidroaviones.

10 Resulta muy probable que Chile haya ordenado la construcción de este buque provisto de una catapulta de lanzamiento de hidroaviones, considerando que fue construido en 1929, el mismo año en que el acorazado Latorre entró a los astilleros para sus modificaciones que incluían la instalación de una catapulta. Lamentablemente no se ha encontrado una información más precisa o una fotografía que confirme que el Araucano también operó con un Fairey III-F embarcado. 4. En aquella década del 30, la Armada siguió persistiendo en su intento de contar con una Aviación Naval orgánica, especialmente en 1931 y 1932, lo que lograría en 1939 cuando se crea nuevamente la especialidad de Aviación en la Armada, y en 1942, cuando se le asignan algunos aviones que había cedido EE.UU. a nuestro país. Chile recibió 15 unidades del hidroavión Vought OS2U-3 Kingfisher de los cuáles nueve venían destinados a la Fuerza Aérea y los seis restantes venían destinados a la Armada, los que arribaron a la Base Naval de Talcahuano desde donde operaron, pero debido a la carencia de personal especialista fueron traspasados a la Fuerza Aérea, primero operando con pilotos navales y luego definitiva y completamente. Aunque no se podría afirmar, todo indica que estos aviones fueron los primeros a los que se les pinto un ancla en la cola como signo distintivo de nuestra Aviación Naval y que perdura hasta nuestros días. 5. En 1945, de acuerdo a las experiencias obtenidas en la II Guerra Mundial, la Armada envió a diez oficiales para obtener el título de aviadores navales en la Armada de los EE.UU., estos pilotos navales llegaron a calificar y a operar aviones caza y torpederos a bordo del portaaviones USS Wright, sentándose las bases que impulsaron el renacimiento de la Aviación Naval en IV. RESURGIMIENTO INSTITUCIONAL Y PRIMEROS HELICÓPTEROS: 1. El 04 de julio de 1953, durante el segundo periodo presidencial de don Carlos Ibáñez del Campo –30 años después de que dictara el Decreto que le significó a la Armada perder su aviación- firma el Decreto con Fuerza de Ley Nº149 con el fin de reactivar el Servicio de Aviación Naval mediante el cuál se autorizó a la Armada para adquirir helicópteros y aviones de transporte, limitando a éstos a uno por Zona Naval, disponiendo que éstos fueran operados y pilotados por personal naval. En virtud de este decreto, la Armada adquirió:

11 4 aviones de transporte Beechcraft D18S. 4 helicópteros Bell 47 G (UH-13). A partir de este Decreto se comienza a consolidar definitivamente la Aviación Naval de Chile, lo que se logra –en el plano formal- con la promulgación del Decreto Supremo Nº235 de 1954 que aprobó el Reglamento Orgánico de la Armada, donde quedó establecida la calidad de Fuerza de Apoyo Operativa de la Aviación Naval y se autorizó a la Armada a adquirir los medios aéreos que fueran necesarios para el cumplimiento de su misión. Debido a la imposibilidad de recuperar su antigua Base de Quintero – traspasada a la Fuerza Aérea- la Aviación Naval se radica en la nueva Base Aeronaval El Belloto, en la que reanudará sus actividades. 2. Los Beechcraft D18S: El 27 de enero de 1954 en las instalaciones de la planta Beechcraft Corporation en Wichita, EE.UU se entregaron a la Armada tres aviones de transporte Beechcraft D18S que recibieron como matrícula los números 101, 102 y 103. En una operación sin precedentes en nuestra Aviación Naval, los pilotos navales chilenos que recibieron estas aeronaves las trajeron a nuestro país, debiendo para ello sobrevolar todo el centro y sur de Norteamérica, América Central y recorrer todos los países de la costa del Pacífico de Sudamércia, con un recorrido de millas náuticas, convirtiéndose en el vuelo más largo que a la fecha había realizado la Aviación Naval. La primera ciudad chilena en la que aterrizaron estos aviones fue Arica, luego fue Antofagasta y finalmente llegaron al aeropuerto de Los Cerrillos en Santiago. El 21 de octubre de 1954 se desplazaron a su cede de operaciones en la Base Aeronaval El Belloto donde de inmediato comenzaron con sus operaciones como apoyo a las unidades de la Escuadra y de vigilancia aeromarítima. 3. Bell 47-G, primer helicóptero embarcado: Como se señaló, en virtud del Decreto con Fuerza de Ley Nº149 de 1953 la Armada adquirió cuatro helicópteros Bell 47-G, los que fueron denominados por la Armada como SH-9, siendo los primeros helicópteros con que contó la Aviación Naval. El 26 de enero de 1955, un helicóptero Bell 47-G, al mando del capitán de Corbeta Gastón Lagos Carretón, fue embarcado en el crucero Capitán Prat de la Escuadra Nacional con el objeto de acompañar al Presidente de la República Carlos Ibáñez del Campo en una gira por el norte del país que incluyó la visita a los puertos de Arica,

12 Iquique y Antofagasta. Fue la primera vez que un helicóptero de la Aviación Naval se embarcó en una unidad perteneciente a la Escuadra. En dicha gira, se realizaron ejercicios demostrativos ante un entusiasta público que nunca había visto a un helicóptero despegando desde un buque. El 27 de abril del mismo año se embarca -ya como dotación- un helicóptero Naval en la Escuadra operando desde los cruceros Capitán Prat y OHiggins, donde realiza distintas maniobras como; avistamientos en alta mar, seguimiento de torpedos, señalizaciones de tiro, transporte y maniobras de salvataje, lo que marcó un verdadero hito en cuanto a operaciones aeronavales en Chile, convirtiéndose estos helicópteros en los ojos de la Escuadra en alta mar. El 19 de enero de 1957 la Aviación Naval chilena marca otro importante hito al embarcar un helicóptero Bell 47-G en el transporte Angamos para operar con la flotilla antártica en vuelos de reconocimiento y transporte, siendo el primer aparato aeronaval en operar en dicha zona. Diez años más tarde, helicópteros de la Aviación Naval embarcados en el AP-45 Piloto Pardo protagonizaron dos emblemáticos y riesgosos rescates en la Isla Descepción ubicada en el Territorio Antártico Chileno en los años 1967 y FINAL Al repasar la historia de los orígenes de nuestra Aviación Naval sorprende lo visionario que fue nuestra Armada al comprender tempranamente -en los inicios de la aviación mundial- la importancia que significaría el contar con medios aéreos dentro de la institución. También resulta digno de destacar la perseverancia y porfía que mostró en su intención de contar con una Aviación Naval, que no decayó ni aun cuando debió ceder todos sus medios a los que hoy es la Fuerza Aérea en la década del 30, ya que un acto casi de rebeldía siguió con sus actividades aeronavales he incluso se dio maña de reabrir por su cuenta la especialidad de Aviación Naval. El segundo decreto de Ibáñez que a mediados del 50 que reactivó la Aviación Naval en la Armada no vino más que ha formalizar una actividad que la Armada, en realidad, nunca abandono. Especial reflexión merece el truncado proyecto de incorporar un portaaviones a la Armada. La Armada fue pionera en Latinoamérica en embarcar aviones en las unidades de la Escuadra, lo hizo apenas recibió sus primeras aeronaves embarcando en 1919 un hidroavión Sopwith Baby en el Crucero Acorazado OHiggins 3º,

13 y no se detuvo ahí, en 1931 continuó con los hidroaviones Fairey III-F a bordo del Acorazado Almirante Latorre incorporando una catapulta de lanzamiento, y en 1945 envió oficiales a EE.UU para formarse como pilotos navales y operar desde un portaaviones. Pese a ser pionero en lo que hoy se conoce como ala fija embarcada, Chile nunca llegó a concretar su aspiración de contar con un portaaviones, al contrario de Brasil y Argentina, que sí lograrían incorporar portaaviones a sus Armadas en la segunda mitad de la década del 50. AVIACION NAVAL DE CHILE – PARTE 2 En el primer capítulo se mostraron los orígenes de la Aviación Naval de Chile, como fue incorporando sus primeras aeronaves y como se fue desarrollando su institucionalidad hasta su consolidación definitiva. Ahora corresponde revisar los medios aeronavales de ataque que incorporó entre la década del 60 y del 80. A finales de la década del 70 comienza un nuevo periodo de la Aviación Naval producto de las importantes adquisiciónes de nuevo material aeronaval, forzada principalmente por el conflicto del Beagle, donde Argentina, en un acto de abierta ilegalidad internacional, declaró unilateralmente nulo el fallo arbitral Británico –mutuamente acordado- ya que declaraba que la soberanía de las islas Nueva, Pixton y Lenox correspondía a Chile, haciendo pública y evidente su intención de invadir a nuestro país para tomar por la fuerza estas islas, en lo que denominó, Operación Soberanía. Es así como en 1976 se renovó el material que cumplía funciones logísticas y a partir de 1978, aquel que desempeña funciones aéreas de apoyo de combate. I. HELICOPTEROS DE ATAQUE: Como se señaló en el capítulo primero, los primeros helicópteros con que contó la Aviación Naval fueron los Bell 47-G que llegaron en 1954 y operaron en los cruceros clase Brooklin OHiggins y Prat. Luego de esta primera experiencia, en las décadas del 60 y 70 se irán incorporando nuevos modelos de helicópteros pero dotados con capacidad de ataque, principalmente para la lucha antisubmarina.

14 1.- Los Sikorsky y el Escuadrón Antisubmarino: A principios de la década de los 60 llega nuevo material a la Aviación Naval en virtud de un acuerdo con los EE.UU, incorporándose dos helicópteros Sikorsky SH-34J, aeronaves de avanzado desarrollo tecnológico para la época y que contaban con capacidad de lucha antisubmarina, los primeros medios aéreos con capacidad ofensiva con que contó la Armada desde Estos helicópteros recibieron la denominación de SH-32 y las matrículas N-51 y N-52. Con la recepción de estos helicópteros antisubmarinos se creó en 1962 el primer Escuadrón Aeronaval, denominado Escuadrón Antisubmarino, dependiente operativamente de la Escuadra. Sin embargo, aunque se trataba de aeronaves de excelentes capacidades operativas, resultaron algo complejas para la capacidad de apoyo logístico institucional, lo que llevó a retirarlas después de breves años de operación. La relevancia de estos helicópteros, es que fueron las primeras aeronaves de la Aviación Naval de Chile dotadas de equipos antisubmarinos, y con su operación, la institución logró obtener importantes experiencias en guerra antisubmarina (ASW). 2. Los Bell 206: Luego del paso de los Sikorsky, a fines de la década del 60 se incorporaron cuatro helicópteros Bell 206 SH-57 Jet Ranger, siendo éste el primer material propulsado por motores a turbina. No se ha encontrado mayor información sobre las funciones que habrían cumplido estos helicópteros pero hay una inédita foto de un Bell-206 portando un torpedo (ver mas adelante) que revela que contaban con capacidad de lucha antisubmarina (ASW). Estos helicópteros habrían operado embarcados en las fragatas misileras clase Lenader Condell y Lynch, además, se indica que también habrían sido vistos embarcados en los destructores Clase Summer Portales y Zenteno. De haberse empleado a los Bell 206 como helicópteros de lucha antisubmarina se ignora cuantos cumplieron ese rol y durante que periodo de tiempo lo hicieron. 3. Los Alouette III y el Escuadrón de Helicópteros de Ataque HA-1: La renovación de los helicópteros de ataque estuvo directamente determinada por la renovación de parte de la Escuadra que incorporaría nuevas unidades dotadas de cubierta de vuelo y hangar para operar con helicópteros;

15 En 1974 y 1975 habían llegado desde Inglaterra las dos fragatas misileras Clase Leanders, PFG-06 Condell y PFG-07 Almirante Lynch, las que poseían cubierta de vuelo y hangar para operar con helicópteros livianos; En 1974 se incorporaron a la Escuadra los dos destructores clase Summer DD-16 Ministro Zenteno y DD-17 Ministro Portales que también poseían cubierta de vuelo y hangar para un helicóptero; En 1971 había llegado el Crucero Latorre (2º), que si bien poseía cubierta de vuelo para recibir un helicóptero, no contaba con hangar. De las antiguas unidades de la Escuadra aun en servicio que podían embarcar helicópteros estaban los dos cruceros clase Brooklyn Prat y OHiggins que habían llegado en 1951 y poseían cubierta de vuelo pero guardaban a los helicópteros bajo su cubierta (En el lugar donde se almacenaban los cuatro hidroaviones que portaba en su configuración original). Además, algunos buques auxiliares también podían operar con helicópteros. Sólo como dato, la primera unidad de la Escuadra que además de la cubierta de vuelo poseía un hangar diseñado especialmente para transportar un helicóptero fue la fragata Leander PFG-07 Almirante Condell, incorporada a nuestra Armada en diciembre de Hasta la década del 60 sólo dos unidades de la Escuadra podían operar con helicópteros embarcados, pero con las nuevas incorporaciones, a mediados del 70 habían seis unidades habilitadas para embarcar helicópteros. Este notable incremento es lo que hace necesario aumentar y mejorar el ala rotatoria de la Aviación Naval. Por tal motivo, en 1977 se compraron en Francia diez unidades SH-9 Alouette III SA 319B, que comenzaron a llegar a nuestro país a partir de Al igual que los Sikorsky, pasaron a formar parte de la Escuadra sirviendo como complemento a las funciones de exploración y como vectores de armas antisubmarinas, contando además con cierta capacidad de ataque antisuperficie. El Alouette III estaba provisto de un radar situado en la parte frontal de la cabina, que le da su peculiar aspecto. En su función de ataque podía ser equipado con el torpedo ligero Mk-44 para la lucha antisubmarina (ASW), y con un lanzador de cohetes para la lucha anti-superficie (ASuW). Mediante resolución C.J.A. Ord. Nº6748/10 vrs. de fecha 12 de julio del 2000 se establece el 12 de mayo de 1977 como la fecha de creación del Escuadrón de Helicópteros de Ataque HA-1 de la Aviación Naval, así como también la del Escuadrón de Exploración Aeromarítima VP-1 y del Escuadrón de Propósitos Generales VC-1. Por lo que los helicópteros Alouette III son los que dan origen y existencia a este Escuadrón que se mantiene hasta nuestros días, ahora, integrado por los SH-32 Cougar.

16 A poco de incorporados, uno de estos helicópteros, el Alouette III N-62, sufrió un grave accidente nocturno ocurrido el 04 de julio de 1978 mientras despegaba de la fragata Lynch en la Bahía de Valparaíso, donde fallecieron los dos pilotos (Víctor Tapia y René Neumann) pero otros dos tripulantes salvaron con vida. A finales de los 80 se materializó la renovación de estos helicópteros, que fueron reemplazados en algunos roles secundarios por material MBB-BO-105, y en su función de ataque, fueron totalmente reemplazados a principios de los noventa con la llegada de los SH-32 Cougar, aunque algunos continuaron operando hasta finales de esa década. Alouette III embarcado: Como ya se señaló, los helicópteros Alouette III fueron adquiridos para ser embarcados en las nuevas unidades de la Escuadra; las dos fragatas misileras clase Leander, los dos destructores clase Summer, así como también en los dos viejos cruceros clase Brooklin. En la década del 80 hubo otra renovación parcial de la Escuadra incorporándose los destructores clase County; el Capitán Prat en 1982, el Cochrane en 1984, el Almirante Latorre en 1986 y el Blanco Encalada en 1987, que poseían cubierta de vuelo y hangar para operar con helicópteros medianos. Los Alouette III también fueron embarcados en estos destructores, donde sirvieron en sus funciones de ataque hasta la llegada de los SH-32 Cougar. II. AVIONES DE ATAQUE: A mediado de la década del 60 la Aviación Naval adquiere media docena de aviones de instrucción básica Beechcraft T-34 Mentor para la formación de sus pilotos. A finales de la década del 70 –como se ha señalado- hay una importante renovación de material aeronaval incorporándose nuevos aviones de trasporte y vigilancia aeromarítima con una mínima capacidad de ataque antisuperficie. 1. Los P-111: Durante la importante renovación de material de la aviación naval en 1977 se adquirieron a la empresa Brasileña EMBRAER tres aviones EMB-110C Bandeirantes bimotores denominados en la Armada como C-95,

17 a los que se agregaron seis EMB-111 Bandeirantes Patrulha muy similares a los anteriores pero equipados con sistemas de detección electrónica y armados con cohetes, lo que les daba cierta capacidad de ataque antibuque, siendo denominados por la Armada como P-111. Los C-95 fueron utilizados para transponte y los P-111 para exploración aeromarítima y ataque. De los C-95 ya no queda ninguno operativo; uno es utilizado para prueba de motores y los otros fueron desmantelados en beneficios de los P Proyectos para incorporar misiles antibuque aire-superficie. Probablemente por los excelentes resultados obtenidos por la dupla Super Etendard y AM-39 Exocet en la guerra por las Falklands de 1982, en Chile surgió el interés y también la necesidad de contar con aeronaves que pudieran operar con misiles aire-superficie para atacar blancos navales. Es así como en la segunda parte de la década del 80 nacerían dos interesantes proyectos para concretar tal aspiración; el primero fue la Fach y el segundo de la Armada. a) La Fach y el A-36M Halcón: A principios de 1980 la Fuerza Aérea de Chile (Fach) adquirió a la empresa CASA España doce aviones T-36BB Halcón, versión modificada del CASA C-101 Aviojet conforme a los requerimientos formulados por la Fach. Posteriormente, producto del trabajo conjunto entre ENAER y CASA, se produce una nueva versión del avión CASA C-101 a la que se le mejoró su capacidad de ataque terrestre, la que estuvo lista en 1983, siendo designada como A-36CC Halcón. El A-36M Halcón fue un proyecto de la Fach iniciado en 1985 que consistía en modificar el A-36CC Halcón para que pudiera cumplir misiones de ataque a unidades navales de superficie, con tal objeto, se le instalaron varios sistemas que le permitiera operar el misil antibuque Sea Eagle de la British Aerospace, de reciente creación. El prototipo del proyecto fue el avión A-36M matrícula Fach-413, que fue presentado públicamente en la FIDAE de 1986 equipado con dos maquetas aerodinámicas del misil Sea Eagle. El avión alcanzó a realizar pruebas de vuelo con los misiles bajo sus alas, pero tiempo después fue cancelado el proyecto. En fuentes no oficiales se cree que la cancelación del proyecto A-36M se debió a la decisión de la Armada de asumir ella el rol antibuque al comprar en Francia 8 Eurocopter AS332 Cougar, equipados con misiles antibuques AM39 Exocet.

18 Pese a la poca información existente en torno al proyecto del A-36M Halcón, todo indica que el prototipo de la Fach completó exitosamente todas las pruebas de rigor, puesto que en una edición de junio de 1987 de la revista inglesa Flight International –especializada en temas de defensa e industria aeronáutica- se incluye una breve nota en la que informa que ENAER continua desarrollando el CASA C-101C mediante un nuevo modelo –el A-36M Halcón- que está armado con dos misiles anti-buque Sea Eagle, y lo más importante, indica que la Fach formuló un pedido de 20 A-36M Halcón. b) La Armada y el Falcon 200: Fueron adquiridos por la Armada de Chile a finales de la década del 80, el primero llego en marzo de 1988 recibiendo la matrícula N-301, y el segundo lo hizo el 24 de marzo de 1989, siendo matriculado como N-302. Fueron asignados al Escuadrón de Exploración Aeromarítima VP-1 con base en Viña del Mar, donde sirvieron hasta El 10 de marzo de aquel año el N-301 fue trasferido al Escuadrón de Servicios Generales VC-1 y finalmente vendido el año 1998, aproximadamente, mientras que el N-302 habría sido destinado para pruebas de motor. El Falcon 200 es fabricado por la empresa francesa Dessault en dos versiones, civil y militar, en esta última se lo emplea principalmente en funciones de patrullaje marítimo, contando además con capacidad de ataque antisuperficie. Una vez cancelado el proyecto del A-36M Halcón de la Fach, la Armada desarrolló su propio proyecto de dotar a alguna unidad aeronaval de capacidad antisuperficie mediante la incorporación de misiles. El avión escogido por la Armada para tal fin fue el Falcon 200 y no el P-111, empleándose al N-301 para la instalación de los misiles aire-superficie AM-39 Exocet, siendo presentado al público en la FIDAE de Esta idea de dotar a los Falcon 200 con Exocet fue abandonada y no hay información sobre los motivos de tal decisión. Probablemente por la poca información que existe sobre el proyecto, se pone en duda que al Falcon 200 se le pudieran instalar Exocet, pero este avión en su versión militar, además de cumplir funciones de vigilancia marítima, puede también ser habilitado para cumplir misiones antisuperfcie y para ello cuenta con 4 pilones de carga bajo sus alas en los que puede portar ametralladoras, lanza-cohetes, bombas y también los misiles antibuque AM-39 Exocet.

19 Incluso la capacidad antisuperfcie del Falcon 200 con Exocet habría sido probada con éxito en combate durante la guerra entre Irak e Irán en la década del 80, donde el 17 de mayo de 1987 la fragata estadounidense de la Clase Oliver Hazard Perry -USS Stark- fue atacada por error por una Falcon 200 Iraquí con dos misiles AM-39 Exocet, los que produjeron serios incendios y averías en el buque que casi fue abandonado. Producto del ataque murieron 37 marinos y varios resultaron heridos A raíz de este incidente bélico, parece lógico que la Armada, tres años más tarde, haya elegido a sus Falcon 200 para instalarle los Exocet AM-39 y no a los P-111. Se debe aclarar que si bien el Capitán de Navío Alexander Tavra Checura, en su artículo Las fragatas Oliver Hazard Perry FFG-7 de la U.S. Navy (página 8) publicado en la Revista de Marina, atribuye el ataque a un Falcon 200 iraquí, en varios sitios de Internet se señala que habría sido un Mirage F-1. COMENTARIOS FINALES: 1. Es en la década del 60 y 70 –fundamentalmente en la última- cuando la Armada comienza a incorporar aeronaves con capacidad de ataque, antisubmarina y antisuperficie. 2. El origen de los helicópteros de ataque de la Aviación Naval operando directamente con la Escuadra parte tímidamente a principios de la década del 60 con los dos Sikorky y el Escuadrón Antisubmarino, para consolidarse a fines de la década del 70 cuando se incorporan los diez Alouette III que formarán el Escuadrón de Helicópteros de Ataque HA-1, que serán el antecedente directo de la incorporación -en la década del 90- de los helicópteros de ataque SH-32 Cougar, con excelentes capacidades atisubmarinas y sobre todo, dotados de una verdadera capacidad antisuperficie con sus misiles Exocet AM En cuanto a los aviones de ataque, su desarrollo a sido mucho más tardío que el de los helicópteros. Su origen se encuentra en los P-111 de finales de los 70, aunque su capacidad antisuperficie haya sido mínima. Es el proyecto de dotar al Falcon 200 con misiles Exocet lo que más se acercó a la idea de un verdadero avión de ataque naval, precedente que será importante por cuanto tal idea –dotar a un avión de exploración aeromarítima con misiles antisuperficie- se terminará concretando en la primera década del 2000 con la incorporación de los P-3 Orion y la adquisición de los misiles AGM-84 Harpoon Block II.

20 4. El A-36M Halcón: Este proyecto de la Fach de incorporar un avión de ataque naval con el A-36M, pese a que no se concretó, no deja de ser un tema muy interesante, ya que reveló la existencia de cierta pugna de competencias entre la Armada y la Fuerza Aérea, en una época en la que aún los militares ejercían el gobierno. Si se da valides a la información de la revista Flight, referente a que a mediados de 1987 la Fach ordenó veinte A-36M Halcón, implicaría, por una parte, que el proyecto fue un éxito, y también, la clara voluntad de asumir la función de ataque naval. Se comenta que esto provocó un celo profesional de parte de la Armada por cuanto la Fach pretendia asumir una función que le era propia. Si bien no existe información del por qué la Fach canceló o se desistió del pedido formulado de veinte A-36M, así como tampoco existe información de la real oposición e ingerencia que tuvo la Armada en tal decisión, lo cierto es que la Armada negoció la compra de los AS332F1 Super Puma (Cougar) y los misiles AM-39 Exocet el año 1987, el mismo año en que la Fach ordenó su veintena de A-36M. Tal vez el proyecto de la Fach sirvió de presión para que la Armada incorporará misiles aire-superficie a su Aviación Naval, y una vez culminada la negociación de los Cougar se estimó que era innecesario que la Fach continuara con su proyecto. Esta cuestión volvería a surgir el 2007 cuando se adquirieron los misiles aire-superficie AGM-84 Harpoon, ya que en un principio se especuló que serían para armar a los F-16 recientemente adquiridos por la Fach, pero luego se aclaró que la compra era de la Armada y que estaban destinados a armar a los P-3 Orion. 5. Si bien esta entrada está dedicada a la Aviación Naval, merecen especial comentario los cruceros clase Brooklin Prat y OHiggins por cuanto sus cubiertas vieron pasar tres generaciones de helicópteros navales. Como se señaló en el primer capítulo de esta serie, es en estos cruceros donde se embarcó por primera vez un helicóptero naval, el Bell 47-G, en el año 1954, luego en la década del 60 operaron con los Sikorsky al formarse con ellos el Escuadrón Antisubmarino, y ya a finales de los 70 recibirían en sus cubiertas a los Alouette III, por lo que en estos viejos cruceros se vivió parte importante de la historia de la Aviación Naval y su ala rotatoria embarcada.

21 AVIACION NAVAL DE CHILE – PARTE 3 Como se vió en el capítulo anterior, el primer helicóptero de ataque con que contó la Aviación Naval de Chile fue el Sikorsky, incorporado a principios de los 60, que estaba capacitado para la lucha antisubmarina (ASW). Le siguió el Alouette III, incorporado a fines de la década del 70, que disponía de capacidad antisubmarina (ASuW) mediante torpedos Mk-44 y una limitada capacidad para la lucha antisuperficie (ASuW), para lo cual podía ser armado con un lanzador de cohetes. Aunque en algunos artículos se señala que la Armada de Chile operó el misil ligero antibuque AS-12, no se ha encontrado fuentes que lo confirmen. El único intento de la Armada de incorporar misiles aire-superficie en sus aeronaves fue a principios de los 90 con los Falcon 200 cuando a uno de ellos se lo armó con misiles Exocet AM-39, pero tal iniciativa no prosperó. En el contexto internacional, con la incorporación de los misiles aire-superficie a las aeronaves embarcadas, la aviación naval adquirió un gran protagonismo en la guerra naval. Los helicópteros navales, hasta antes de la década del 80 se habían destacado en el cumplimiento de diversos tipos de misiones, tales como; transporte, enlace, evacuación, rescate y guerra antisubmarina, pero no habían participado mayormente en misiones de guerra anti-buque. Con el desarrollo de los misiles aire-superficie y su instalación en los helicópteros navales se ampliaría su campo de acción y prontamente demostrarían su gran efectividad y utilidad en combate. En la Guerra por las Falkland, helicópteros navales Westland Wasp británicos atacaron con misiles AS-12 al submarino argentino ARA Santa Fé mientras navegaba por la superficie causándole serios daños en su vela, posteriormente, dos helicópteros navales Sea Lynx británicos, armados cada uno con cuatro misiles Sea Skua, atacaron al ARA Alférez Sobral causándoles gravísimos daños y bajas en su tripulación. Los helicópteros Sea Lynx de la Royal Navy junto a sus misiles Sea Skua, serían empleados nuevamente con éxito durante la primera Guerra del Golfo Pérsico en ataques contra Lanchas Rápidas iraquies. La Armada de Chile no se mantendrá ajena a estos avances y los incorporará prontamente, ya que a principios de la década del 90 adquirirá nuevos helicópteros para reemplazar a los Alouette III del "Escuadrón Antisubmarino" SH-1, los que además de estar capacitados para la lucha antisubmarina, podrán cumplir misiones anti-buque ya que están capacitados para operar los misiles aire-superficie Exocet AM-39, logrando con ello que la Aviación Naval de Chile ingrese a la era del misil.

22 Con la incorporación de tales capacidades, los helicópteros navales embarcadaos adquieren una real capacidad anti-buque que potenciará y extienderá el poder de fuego y alcance de la Escuadra, lo que cambiará la doctrina que hasta aquel momento tenía la Armada en materia de guerra naval, y dará paso a la creación del Escuadrón de Helicópteros de Ataque HA Adquisición: Al igual que con los Alouette III a fines de los 70, la adquisición de los Cougar estuvo naturalmente determinada por la configuración de la Escuadra. A principios de la década del 90 la Escuadra estaba conformada por cuatro destructores clase County (1982 Capitán Prat, 1984 Cochrane, 1986 Latorre y 1987 Blanco Encalada) y cuatro fragatas clase Lender (1973 Condell, 1974 Lynch, 1990 Zenteno y 1992 Baquedano). Los destructores clase Summer Ministro Zenteno y Ministro Portales –que operaban con helicópteros ligeros- fueron dados de baja en abril y diciembre de 1990, respectivamente. Mientras las fragatas Leander sólo podían embarcar helicópteros ligeros como los Alouette III, los destructores County tenían la capacidad de operar con helicópteros medianos, como los Super Puma. Las negociaciones para adquirir los nuevos helicópteros de ataque que reemplazarían a los Alouette III comenzaron en En una primera instancia la Armada habría estado interesada en adquirir cuatro AS- 332 Super Puma y cuatro AS-365 Dauphins, con la intención de embarcar a los Super Puma en los destructores Couny y a los Dauphin en las fragatas Leander. Finalmente, la Armada canceló la orden por los Dauphins y aumentó el número de los Super Puma a siete unidades puesto que tienen mayor capacidad que los helicópteros ligeros Dauphin que no pueden portar misiles pesados como el Exocet. Esta decisión, más ambiciosa que la original, implicó realizar importantes modificaciones en algunas unidades de la Escuadra con el objeto de poder embarcar a todos los Super Puma. Estos helicópteros llegaron a Chile entre los años 1991 y 1994, siendo matriculados con la serie N-71 hasta N-77. La Armada les dio la denominación de SH-32 y los asignó al Escuadrón de Helicópteros de Ataque HA-1 en reemplazo de los Alouette III. El modelo de helicópteros comprados por Chile es el AS 332F1 Super Puma, modelo que corresponde a la versión naval de la familia Super Puma. Desde 1990, Eurocopter les da la denominación de AS 532 Cougar a la versión naval y militar del Super Puma para así diferenciarla de la civil. Por ello es que a pesar de ser los helicópteros adquiridos del modelo Super Puma, en Chile, inclusive la Armada, los llama Cougar.

23 2. Modificaciones a las unidades de la Escuadra: Como se ha señalado, cuando a fines de los 80 se negociaron los helicópteros Super Puma, sólo cuatro unidades de la Escuadra –los destructores County- estaban en condiciones de embarcarlos, por lo que la Armada -con el fin de aumentar el número de plataformas desde las cuales poder operar con helicópteros medianos- debió modificar una fragata Leander y transformar dos destructores County en Destructores Porta Helicópteros (DLH) para que pudieran embarcar a dos Super Puma cada uno. a) El primer destructor clase County en ser trasformado en DLH fue el DLG Blanco Encalada, que estuvo en los astilleros de ASMAR Talcahuano entre enero y mayo de 1989 donde se le amplió su cubierta de vuelo y hangar para que pudiera albergar dos helicópteros medianos. b) A principios de los 90 le tocó su turno al destructor clase County DLG Almirante Cochrane que también ingresó a los astilleros de ASMAR en Talcahuano donde fue transformado en Destructor Porta Helicópteros (DLH) ampliándose su cubierta de vuelo y hangar a fin de quedar capacitado para operar con dos helicópteros medianos. A contar del 22 de diciembre de 1990 el Cochrane comenzó a operar en su nueva configuración de DLH. c) Finalmente, la fragata clase Leander Almirante Condell fue sometida a un proceso de modernización en la planta de ASMAR Talcahuano entre 1992 y Entre las mejoras que se le realizaron, se le sacaron sus lanzadores de misiles Exocet MM-38 situados en su popa con lo cuál se pudo ampliar y reforzar su cubierta de vuelo, además de ampliar su hangar, para que pudiera operar con helicópteros de mayor carga. Se le instalaron nuevos lanzadores para misiles superficie-superficie Exocet MM-40, de mayor alcance que los que poseía, los que se instalaron a los costados del nuevo hangar. Con estas trasformaciones, a principios de los 90 la Escuadra quedó habilitada para embarcar siete helicópteros Super Puma: cuatro en los nuevos DLH Blanco Encalada y Almirante Cochrane, uno en la fragata Condell modificada, y dos en los DLG Capitán Prat y Latorre que no habían sido transformados en DLH.

24 c) La fragata Leander Baquedano y el destructor County Almirante Latorre son dados de baja en diciembre de 1998, con lo cuál se pierde una plataforma donde operar con los Super Puma. Para suplir la pérdida, entre 1998 y 1999 la fragata clase Leander Almirante Lynch fue sometida a un periodo de reparaciones y modernizaciones en la planta de ASMAR Talcahuano similar a la recibida por la Condell, donde se le realizó la modificación de la habitabilidad y ampliación de su hangar y cubierta de vuelo para que pudiera operar con helicópteros medianos, entre otros trabajos. 3. Características de los SH-32 Cougar Los helicópteros Super Puma y su versión militar Cougar fueron desarrollados por la empresa Aérospatiale, actualmente absorbida por Eurocopter. Se trata de un helicóptero catalogado como mediano (9.000 Kg.). Los SH-32 Cougar que opera la Aviación Naval de Chile (AS 332F1 Super Puma) están equipados con el radar Thompson CSF Varan, el sonar Thomson Sintra calable, sonoboyas y ESM Thompson CSF DR2000U. Su tripulación esta formada por dos oficiales pilotos encargados del vuelo de la aeronave, un oficial de control táctico y dos operadores de sensores todos responsables de la operación de los equipos de detección (radar y sonar). 4. Misiones que pueden ejecutar los SH-32 Cougar: Se trata de un helicóptero bastante versátil capacitado para cumplir misiones de ataque naval (ASW y ASuW), que es para lo que fue adquirido, pero que puede realizar perfectamente otro tipo de misiones, como: operaciones de interdicción Marítima (MIO), inserción de fuerzas especiales, misiones de búsqueda y rescate (SAR) y evacuaciones médicas. a) En misiones de ataque: Los Cougar embarcados alargan considerablemente el brazo armado de la Escuadra en un enfrentamiento, ya que pueden buscar, detectar y destruir buques o submarinos enemigos mucho antes de que estén al alcance del armamento de la Escuadra o de que ésta este al alcance del de la flota enemiga, estimándose -en base a su autonomía de vuelo y alcance del misil Exocet- que el SH-32 Cougar puede impactar blancos de superficie ubicados entre los 230 y 250 Km. de distancia del buque del que opera. Además, pueden ser utilizados como plataforma de detección y guiado de misiles más halla del horizonte para las unidades de superficie de la Armada, ya sea de la Escuadra o de los Comando de Misileras, para lo cuál cuentan con equipos de comunicación que le permiten montar un enlace seguro con las unidades de superficie, proporcionando en tiempo real los datos sobre la localización del enemigo.

25 Guerra Antisubmarina (ASW): los SH-32 Cougar pueden portar dos torpedos Mk-46, cuya cabeza de guerra contiene 44 Kg. de explosivo, o cargas de profundidad. Guerra anti-superficie (ASuW): Los SH-32 Cougar pueden portar dos misiles antibuque AM-39 Exocet. Dentro de la variada gama de misiles anti-buque que pueden ser lanzados desde aeronaves, el misil francés aire-superficie Exocet AM-39, desplegado por primera vez en 1979 en la Armada de Francia, a sido el más famoso de todos principalmente por su probado éxito en combate donde a sumado importantes víctimas, entre las que se cuentan; El destructor HMS Sheffield y el buque logístico SS Atlantic Coveyor de la Royal Navy, en la Guerra por las Falkland; En la Guerra entre Iraq e Irán, el primero, lanzó una gran cantidad de misiles Exocet AM-39 contra diversos buques iraníes, principalmente de transporte y petroleros, siendo las víctimas más destacadas la fragata norteamericana USS Stark, atacada por error, y el súper petrolero Sea Wise Giant. b) El Escuadrón de Helicópteros de Ataque HA-1 tiene una activa participación en ejercicios internacionales junto a las unidades de la Escuadra, donde los SH-32 Cougar, además de los ejercicios de guerra naval, participa en Operaciones de Interdicción Marítima (MIO) del tipo cooperativa y no cooperativa, diurnas y nocturnas, las que desarrolla junto al Grupo de Abordaje y Registro de la Armada (GARA), y también el SH-32 Cougar es empleado para realizar patrullajes y exploración aeromarítima, operaciones que se desarrollan principalmente en los ejercicios PANAMAX. c) Otras misiones: Si bien la función de ataque es para la cual fueron adquiridos y destinados, los SH-32 Cougar han llevado a cabo exitosamente otro tipo de misiones que revelan sus excelentes característica, como la operación de salvamento realizada por el SH-32 Cougar N-75 en la que participó del rescate de la dotación del Porvenir I que naufragó al sur de Corral en agosto de 2005, donde las condiciones de visibilidad, viento y mar imperantes hicieron imposible la operación de los helicópteros de salvataje más ligeros. El presente año se realizó una inédita aeroevacuación médica desde el archipiélago de Juan Fernández hacia el continente (Viña del Mar) en un helicóptero SH-32 Cougar, que de noche logró recorrer más kilómetros sobre el mar.

26 5. Mejoras: La Aviación Naval a dotado a los SH-32 Cougar de varios sistemas con el fin de hacer más segura y amplio su rango de operación. a) Sistema de auxilio al aterrizaje (ASSIST): Considerando las difíciles condiciones que presenta el Océano Pacífico para la navegación, y particularmente, las que presentan los peligrosos mares australes en los que opera la Escuadra, la Armada incorporó a sus unidades que embarcan helicópteros el sistema de auxilio al aterrizaje RAST de la empresa canadiense Intal Technologies. Este sistema facilita y da seguridad al aterrizaje y despegue de los helicópteros, y lo que es más importante, permite su operación aún en condiciones climáticas adversas, que sin este sistema no se podrían realizar. b) Visores nocturnos (NVG): Los SH-32 Cougar pueden operar en condiciones diurnas y nocturnas, siendo la última la que impone más riesgos y limitaciones debido a que los pilotos carecen de referencias visuales, lo que hace especialmente complejo operaciones como el despegue y aterrizaje en buques, vuelos próximos a la costa, vuelos estacionarios sobre el mar y rescate de náufragos. Para mejorar las capacidades del vuelo nocturno se han creado distintas tecnologías; visores infrarrojos (IR), visores térmicos (FLIR) y visores con intensificador de luz (NVG), siendo éste sistema el escogido por la Armada para instalar en los SH-32 Cougar, lo que permite al piloto volar contando con referencias visuales, aumentando la seguridad en los vuelos nocturnos e incrementando sus capacidades operacionales. c) Cámaras ópticas e IR (FLIR): EL 06 de noviembre de 2006 la empresa L-3 Wescam anunció que la Armada seleccionó el montaje electro óptico MX-15 para instalarlo en los SH-32 Cougar. Se trata de un montaje estabilizado para cámaras ópticas diurnas y cámaras IR para visión nocturna y todo tiempo. Con este sistema, sumado a los visores nocturnos (NVG), los SH-32 Cougar quedaron totalmente capacitados para realizar misiones nocturnas o en condiciones climáticas adversas. Las cámaras fueron montadas el 2006 con la ayuda de ENAER. d) Centro de Entrenamiento de Escape de Cabina Sumergida: Desde su incorporación, dos SH-32 Cougar se han perdido en accidentes, el N-71 y N-72. No se ha encontrado información del accidente del N-71, salvo que no hubieron pérdidas humanas.

27 El N-72 se perdió en un accidente ocurrido el 24 de mayo de 2003 cuando se precipitó al mar durante operaciones nocturnas a unas 60 millas de Iquique, falleciendo los tenientes Juan Pablo Espinoza y Gustavo Bahamondes. El N-72 se encontraba realizando una operación llamada calado de sonar; se mantenía en vuelo estacionario a unos treinta metros del mar, sin ninguna referencia. Cabe recordar que al poco tiempo de incorporarse los Alouette III, a mediados de los 70 también ocurrió un accidente nocturno durante una maniobra de aterrizaje, perdiéndose la aeronave y dos de sus tripulantes. La incorporación de visores nocturnos y FLIR es una clara consecuencia de estos lamentables accidentes cuyo fin es dar mayor seguridad a las riesgosas operaciones que deben realizar estos helicópteros, fuera de incrementar sus capacidades tanto en misiones de ataque como de salvamento. A raíz de estos accidentes y de la experiencia internacional en materias de entrenamiento de pilotos navales, la Aviación Naval de Chile desarrolló el proyecto ACHERNAR con el objeto de contar con las instalaciones necesarias para entrenar a sus dotaciones en casos de amarajes forzados, mediante la construcción de un Centro de Entrenamiento de Escape de Cabina Sumergida construido en la Base Aeronaval de Viña del Mar donde se simulan las condiciones de un amaraje forzado y se practican las destrezas necesarias para salir indemne de tan apremiante situación. El proyecto fue aprobado y su construcción comenzó a mediados de 2006, siendo inaugurado a principios de junio de Comentarios finales: 1. La incorporación de los SH-32 Cougar representó un avance significativo en el desarrollo del ala rotatoria embarcada de la Aviación Naval de Chile si se compara con las capacidades de los Alouette III en la década de los 80, sobre todo por la gran capacidad anti-superficie que le confieren los misiles Exocet AM-39. Es de destacar que la Armada apostó fuertemente por la potenciación del ala rotatoria embarcada cuando decidió cambiar su modesto plan original de adquirir cuatro helicópteros medianos y cuatro ligeros por la incorporación de sólo helicópteros medianos capaces de portar misiles pesados y con un mayor radio de acción, ya que pese a que no contaba con las plataformas suficientes para embarcarlos, no dudó en realizar importantes transformaciones y modificaciones a las unidades de la Escuadra para tal fin..

28 2. Pese a que hace un tiempo se especuló sobre el reemplazo de los SH-32 Cougar, al parecer tal opción no la ha considerado la Armada, ya que han recibido bastantes mejoras y aún les resta bastante vida útil. Lo que sí resulta necesario es reemplazar a los aparatos perdidos, ya que de los siete SH-32 Cougar adquiridos sólo quedan cinco y actualmente son seis las unidades de la Escuadra capaces de embarcar este tipo de helicópteros, por lo que se señala que se deberían adquirir a lo menos tres o cuatro Cougar para así mantener plenamente operativo al Escuadrón de Helicópteros de Ataque HA-1 con aeronaves suficientes para embarcar en todas las unidades de la Escuadra y permitir realizar las mantenciones periódicas, reparaciones eventuales y entrenamiento, sin que por ello se deje a alguna fragata sin su helicóptero operativo. 3. Para las Armadas que carecen de un portaaviones y su grupo de ala fija embarcada, la única alternativa que tienen de contar con una verdadera aviación naval de ataque (que acompañe a la flota en alta mar) es mediante la incorporación de helicópteros, que además de cumplir su tradicional rol antisubmarino, puedan cumplir misiones de ataque contra unidades de superficie. Alternativa que si bien puede resultar bastante pobre para las armadas que cuentan con un portaaviones y todas las capacidades que brinda esta plataforma, para la realidad de Chile y las hipótesis vecinales de conflicto que tiene, resulta de suma importancia y de un gran efecto disuasorio, ya que si se piensa en una batalla decisiva en que nuestra Escuadra deba enfrentar a la flota peruana o argentina (como en 1978), el contar con la capacidad de enviar un ataque con seis helicópteros SH-32 Cougar armados cada uno con dos misiles Exocet AM-39 le da una gran ventaja, que incluso podría llegar a ser determinante, máxime si consideramos que tales flotas en la actualidad sólo poseen defensas antiaéreas y antimisil de corto alcance como el Aspide, por lo que de estar la dotación completa de SH-32 Cougar y poder realizar un ataque conjunto, tendrían la capacidad de lanzar doce Exocet AM-39 sobre la flota enemiga con una buena probabilidad de hundir algunos buques y provocarle graves daños a otros, lo que en definitiva provocará una disminución importante en la capacidad de la flota enemiga, que tendría que enfrentar luego a la Escuadra con sus misiles RGM-84 Harpoon Block II. Igual importancia tendrían los SH-32 Cougar en un enfrentamiento entre grupos de tareas más pequeños. 4. Resulta imperioso destacar la importancia que representó para la Aviación Naval y el desarrollo del ala rotatoria embarcada los Destructores Porta Helicópteros (DLH) Blanco Encalada y Cochrane,

29 que con sus amplias cubiertas de vuelo con dos spot para operar simultáneamente con dos helicópteros navales medianos significó un gran avance respecto a la anterior configuración de la Escuadra. Con la baja de servicio de estos DLH quedó un gran vacío en la Escuadra, y por lo determinado por la Armada en orden a sólo adquirir fragatas por considerarla la plataforma más idónea para cumplir las funciones de la institución, no volveremos a ver un DLH capaz de operar simultáneamente con dos helicópteros medianos en mucho tiempo. AVIACION NAVAL DE CHILE – PARTE 4 Como se vio en la parte II, es a fines de la década del 70 que la Aviación Naval de Chile comenzó a incorporar aeronaves de ala fija con alguna capacidad de ataque con los aviones P-111, los que tenían como principal función la exploración aeromarítima de mediano alcance y una limitada capacidad anti- superficie (ASuW) mediante cohetes, pero carecían de capacidad antisubmarina (ASW). El único intento de la Armada de incorporar capacidad AsuW mediante misiles aire-superficie en sus aviones fue a principios de los 90 con el Falcon 200 cuando se los dotó de misiles AM-39 Exocet, pero tal iniciativa no prospero. Como se ha dicho, si bien en la década del 70 y 80 la Aviación Naval carecía de aviones de patrulla marítima con capacidad anti-submarina, tal función era cumplida por la Fuerza Aérea mediante el Grumman Albatros que poseían Detector de Anomalías Magnéticas (MAD) para la detección de submarinos. I. EL P-3 ACH, PRIMER AVIÓN CON CAPACIDAD ASW: 1. El Lockheed P-3 Orion: es un avión cuadrimotor desarrollado a principios de los 60 para la US Navy para realizar misiones de patrulla marítima, reconocimiento y guerra antisubmarina. Vuela impulsado por cuatro turbohélices que le dan una gran velocidad, y su autonomía de vuelo le permite realizar misiones de más de doce horas de duración sin necesidad de reabastecerse, por ello se señala que el P-3 Orion es el avión de patrullaje marítimo por excelencia, y se mantiene plenamente vigente hasta nuestros días en varias armadas, incluso en la US Navy. Para la guerra antisubmarina, para lo cuál fue concebido, cuenta con un Detector de Anomalías Magnéticas (MAD) y puede lanzar sonoboyas para la detección de submarinos, y lanzar torpedos para su destrucción.

30 2. Adquisición de los P-3 Orion: A principios de los noventa se adquirieron a Estados Unidos ocho aviones de patrullaje marítimo de largo alcance Lockheed P-3 Orion, de los cuales, sólo dos eran del modelo P-3A (patrullaje marítimo) y seis eran del modelo UP-3A (versión trasporte), diferenciándose en que a éstos se les remueve todo su equipamiento de guerra antisubmarina. Estos aviones llegaron a Chile entre marzo de 1993 y noviembre de 1994, siendo incorporados a la Aviación Naval de Chile bajo la denominación de P-3ACH al Escuadrón de Exploración Aeromarítima VP-1, recibiendo los números de matrícula del N-401 al N-408. En un principio mantuvieron los colores blanco y gris de la Armada de los EE.UU, hasta que en 1995 fueron pintados color verde azulado. El primer P-3 Orion llegó a Chile el 05 de marzo de 1993, recibiendo la matrícula N-405, y el último, llegó el 01 de noviembre de 1994, matriculado como N Los P-3 ACH en la Aviación Naval de Chile: De los ocho aviones adquiridos, dos UP-3A Orion (trasporte), el N-403 y N-405, fueron destinados a servir como fuentes de repuestos. Mediante el proyecto Parina, el N-408 fue convertido en trasporte VIP por la empresa norteamericana The Wale Group, realizándose los trabajo entre marzo y noviembre de 1996 en la Base Aeronaval de Viña del Mar, los que consistieron en quitar todo el interior del avión para reemplazarlo por un interior comercial moderno similar al de un Boeing El año 2003, cuando la Aviación Naval de Chile celebró su octogésimo aniversario fue inaugurado el Museo de la Aviación Naval que funcionará al interior del P-3 ACH N-401 que fue recuperado y habilitado para acoger en su interior algunas muestras históricas de la especialidad. Este avión, al igual que el N-406, al parecer, nunca entraron en servicio o de haberlo hecho, fue por pocos años, ya que no he encontrado información sobre su operación y sólo he hallado fotos, bastante recientes, en las que aún aparece con los colores originales de la US Navy con los que llegaron a Chile y sin sus motores. Resumiendo, de las ocho aeronaves adquiridas, sólo tres habrían realmente prestado servicios en la Armada cumpliendo misiones de patrullaje marítimo; los P-3ACH N- 402, N-404 y N-407. El N-408 además de prestar servicios como transporte VIP fue habilitado en tres ocasiones para realizar las misiones de la Operación Hielo. 4. Equipamiento y modernizaciones: Desde 1976 Chile sufría los rigores de la enmienda Kennedy por la cual se prohibió la venta de material de guerra estadounidense a Chile.

31 Al restablecerse el sistema democrático en nuestro país en 1990 y cesar esta medida, se comenzó a negociar la adquisición de los P-3 Orion en 1992, pero al parecer, aún había cierto recelo ya que EE.UU los entregó prácticamente sin sensores ni armamentos. Modernización: Con el fin de completar su equipamiento, la Armada contrató a la empresa Air New Zealand Enginnering Services para equipar a tres P-3 con dispositivos ESM, FLIR y armamento, siendo el P-3ACH N-407 el primero en ser modernizado, volando para tales efectos a Nueva Zelanda en mayo de Se Desconoce cuáles fueron los otros en ser modernizados, pero muy probablemente fueron los N- 402 y N-404. Proyecto Vigía: Consiste en un sistema de detección antisubmarina desarrollado en Chile. Tiene sus inicios el año 1993, cuando se realizan los estudios de factibilidad para construir en el país algunos elementos integrantes de un Sistema Procesador de Sonoboyas, en el que se incluyen: las Sonoboyas, los Receptores de Sonoboyas y el Sonobuoy Direction Finder. El resultado de los estudios indicaron que era técnicamente factible pero económicamente no conveniente fabricar Sonoboyas y el Sonobuoy Direction Finder. En cambio sí era factible técnica y económicamente conveniente diseñar y desarrollar los Receptores de Sonoboyas. El año 1994 se redactaron los requerimientos de Alto Nivel y las especificaciones técnicas del Procesador de Sonoboyas. Durante el tercer trimestre del mismo año se llamó a una propuesta privada para su desarrollo, siendo seleccionada la empresa chilena SISDEF, la que se encargó de desarrollar el sistema en base a las especificaciones de la Armada. El sistema cuenta con un sistema especial de Sonoboyas que, al ser arrojado desde un avión al mar, permite detectar la presencia de submarinos en el agua, obteniendo sus características técnicas y el área específica en que se encuentra. En el año 2004 el sistema estaba en la etapa de pruebas operacionales y se esperaba que fuera entregado a la Armada para su puesta en servicio a principios de Lo destacable del proyecto es que se trata de una tecnología desarrollada en Chile, siendo el sistema diseñado por la Ingeniero Civil Eléctrico Mafalda Carreño Morchio, jefa del proyecto, quién señaló que fue un desafío importante porque partimos de la nada, investigando mucho, hubo éxitos y fracasos, pero finalmente llegamos a un buen resultado y tenemos un buen sistema a bordo.

32 La Armada emplea a los P-3ACH en misiones de patrullaje marítimo y guerra antisubmarina. En cuanto al patrullaje marítimo, la incorporación de los P-3ACH representó un gran avance porque para tal misión sólo se contaban con los P-111, los que tenían capacidad para realizar misiones de mediano alcance, pero los P-3ACH, con su gran velocidad (máximo, 650 Km/h) y autonomía (4.400 Km.), pueden realizar misiones de patrullaje de largo alcance por más de doce horas, cuestión vital para los intereses marítimos de Chile ya que le permitió un mayor control de las extensas áreas de jurisdicción marítima que le confiere su cualidad de ser un país tricontinental. La incorporación del P-3ACH a la Aviación Naval implicó un avance importante para la institución por cuanto fue la primera aeronave de ala fija que estaba equipada para la lucha antisubmarina (ASW), capacidad de la cuál se carecía ya que sólo los helicópteros embarcados podían cumplirlas. 5. Algunos hitos de la operación del P-3 ACH: A lo largo de su vida operacional, estos aviones han cumplido diversas misiones que han marcado nuevos hitos en la historia de la Aviación Naval de Chile en vuelos de larga distancia, dando muestras de por qué es considerado el mejor avión de patrulla marítima que se haya fabricado. a) En marzo de 1995, el P-3 ACH N-404 fue empleado para vigilar el tránsito por el paso Drake del mercante británico Pacific Pintail, que trasportaba plutonio desde Francia hacia Japón. Para ello el avión operó durante una semana desde la estación aeronaval de Punta Arenas. b) El 15 de julio de 1995, el P-3 ACH N-407 realizó el primer vuelo de este tipo de avión desde la Base Aeronaval de Torquemada de Viña del Mar a Isla de Pascua con la misión de realizar una evacuación aeromédica de urgencia, para lo cuál recorrió una distancia de millas náuticas por tramo, cubriendo el trayecto de ida a la isla en 7 horas de vuelo, y de vuelta, en sólo 5 horas y media. c) Operación Hielo: Entre el 24 de noviembre y el 14 de diciembre del año 2002 la Armada realizó una inédita comisión de apoyo a una investigación científica promovida por el CECS que marcó un hito de carácter internacional en la historia de las exploraciones antárticas. Se puso a disposición un avión P-3ACH del Escuadrón de Exploración Aeromarítima VP-1 a un grupo de investigadores del Centro de Estudios Científicos (CECS) de Chile y de la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA) de los EE.UU. para que pudieran realizar investigaciones y estudios

33 acerca del comportamiento de los glaciares antárticos en la zona del Mar de Amundsen, situada a más de millas al sur de Punta Arenas, lo que era un anhelo de la comunidad científica internacional desde hace 40 años y que no había podido realizarse debido a la enorme distancia del área de investigación respecto de cualquier punto de apoyo logístico. Para la comisión se debió modificar el P-3ACH N-408 que había sido habilitado como transporte VIP para instalarle sensores de radar y láser destinados a hacer mediciones de extensión y profundidad sobre los glaciares, siendo la primera vez en que la NASA accede a montar sus equipos en un avión militar que no sea de EE.UU.. Para cumplir la misión se realizaron vuelos directos desde Punta Arenas al Mar de Amundsen que llegaron hasta las doce horas de duración, totalizándose más de 90 horas de vuelo. Claudio Bunster, director del CECS, indicó que esto fue un tremendo éxito, porque en poco más de dos semanas logramos lo que la comunidad científica había estado esperando por cerca de 40 años, y esto abre una nueva forma de enfocar futuras expediciones científicas, por otra parte, Robert Thomas, jefe científico del equipo de la NASA, señaló que una expedición de este tipo no habría sido posible sin la ayuda de la Armada de Chile, y Percy Richter Silberstein, Comandante de la Aviación Naval, destacó la relevancia internacional de la misión porque nos hemos adelantado a esfuerzos semejantes que se pretendían hacer en el horizonte. Dado el éxito de la operación, a la fecha se han realizado dos expediciones más. La Expedición Hielo II, realizada entre el 15 de noviembre y 15 de diciembre de 2004 que comprendió la exploración de Campos de Hielo Norte y la Antártica. La última es la Expedición Hielo III realizada el presente año. Ésta comenzó en Valdivia el 05 de octubre finalizando exitosamente el 17 de noviembre, siendo uno de los más importantes y difíciles objetivos logrados en esta misión, la llegada a la Latitud 70º Sur y 73º Oeste sobre la plataforma Wilkins ubicada al suroeste de la Isla Alejandro I, convirtiéndose en la primera expedición aerotransportada en alcanzar dicho lugar, ubicado a km de Punta Arenas. Para la misión, nuevamente se adaptó al P-3ACH N-408 con radar para la medición del espesor del hielo, altímetro láser y sistemas de navegación inerciales y GPS, y además, fue reforzada con un segundo avión, una CASA 212, que también desarrolló mediciones en los glaciares del extremo continental sur de la Región de Magallanes. d) Participación en PANAMAX: Los ejercicios PANAMAX comenzaron a realizarse desde el año 2003 a iniciativa de Chile y tienen por objeto efectuar ejercicios multinacionales de defensa del Canal de Panamá.

34 Dada la relevancia que representa para los intereses de Chile esta vital vía de comunicación interoceánica (Chile es el cuarto usuario a nivel mundial y primero sudamericano) la Armada no sólo participa con sus unidades de superficie de la Escuadra, sino que también lo hace con sus P-3 ACH del Escuadrón de Exploración Aeromarítima VP-1. Los P-3 ACH operan desde el Aeropuerto Internacional de Tocumen, Panamá, desde donde despegan para realizar sus misiones; explorar la zona del Pacífico de la ruta comercial hacia el Canal de Panamá, procediendo a buscar, detectar, evaluar e identificar naves que pudiesen resultar sospechosas en el marco de una simulación de una situación de conflicto o ataque al canal, facilitando la información a las fuerzas de superficie para el despliegue de sus fuerzas especiales para el abordaje y registro de las embarcaciones sospechosas. 6. Reemplazo de los P-3 ACH por los Lockheed S-3B Viking: Los P-3A Orion adquiridos por la Armada corresponden a la primera versión del avión, fabricada a principios de los 60, por lo que estos aviones ya van cumplir 40 años de servicio. En atención a su antigüedad, la Armada hace un buen tiempo viene analizando su reemplazo. En un principio se hablaba de la posibilidad de realizarles una mantención mayor y actualización de sus sistemas para extender su vida útil en 25 años. Tal idea habría sido desechada por cuanto se señala que los P-3A Orion de la Armada sufrirían de un gran desgaste de su estructura, siendo la única alternativa viable para salvarlos el reemplazo de sus alas, lo que sale bastante oneroso y no se justificaba dada la antigüedad de las aeronaves. Lockheed S-3B Viking: En agosto de 2006 la prensa informó del interés de la Armada de Chile en la adquisición a EE.UU de un mínimo de seis y máximo de doce aviones Lockheed S-3B Viking que se encuentran en proceso de ser retirados de los portaaviones de la US Navy desde donde operan, retiro que comenzara a partir del año El S-3B Viking es un avión de patrullaje marítimo de gran autonomía que cuenta con capacidad antisubmarina, pero además, antisuperficie e incluso de ataque a tierra (bombardeo estratégico) ya que fue equipado con misiles Harpoon cuya versión AGM-84H/K le permite efectuar bombardeo de alta precisión a blancos en tierra. También puede llevar misiles Maverick, bombas guiadas de diverso tipo y peso, torpedos antisubmarinos, minas y cohetes. Se estima que a los aviones ofrecidos les queda una vida útil de aproximadamente 25 años. Aunque el S-3B Viking es un gran avión y habrían sido ofrecidos por EE.UU a precio simbólico, la oferta fue rechazada.

35 II. MISILES AIRE-SUPERFICIE AGM-84 HARPOON PARA LA AVIACIÓN NAVAL Con la adquisición de las cuatro fragatas holandesas clase M y L para renovar parcialmente la Escuadra, la Armada de Chile incorporó un nuevo misil anti-buque superficie-superficie, el RGM-84 Harpoon, que también portan las fragatas Tipo 23 adquiridas posteriormente a Inglaterra, con lo cuál se puso fin a la operación de los Exocet MM-40 como principal arma anti-buque de la Escuadra. En 2005 se informó que la Armada adquirió 20 misiles RGM-84 Harpoon para equipar a sus fragatas holandesas. El diario El Mercurio de 20 de septiembre 2006, informó que el 03 de agosto de aquel año el Departamento de Defensa de Washington hizo pública la decisión de la Armada de Chile de dividir el pedido inicial de 20 misiles Harpoon en diez unidades navales (superficie-superficie) y diez unidades para ser utilizadas desde aviones (aire-superficie), aunque otros medios hablaban que se había contratado la conversión de una decena adicional de misil Harpoon a su versión aire-superficie. El valor de la operación habría sido de 15 millones de dólares. La nota de El Mercurio indicaba que estos misiles serán destinados al uso de los cuatro aviones de patrullaje P-3 que posee el Escuadrón de Exploración Aeromarítima VP-1, que carecía de capacidades de ataque a superficie y que limitaba su acción al combate antisubmarino, agregando las impresiones del analista Juan Pablo Rosso; el ingreso del Harpoon en su versión aérea provocará un cambio total en las estrategias navales chilenas e implica un aporte a la disuasión, ya que ese misil cuenta con un sistema de navegación que le permite volar a muy baja altura esquivando obstáculos y caer sobre su objetivo con precisión quirúrgica. Pese a que en un principio se especuló que estos misiles serían instalados en los caza-bombarderos F-16 recientemente adquiridos por la Fuerza Aérea de Chile, que están habilitados para operar con este misil, finalmente se aclaró que la compra de estos misiles aire-superficie la había realizado la Armada con miras a instalarlos en sus aviones de patrullaje marítimo P-3ACH. III. EL CASA C-295 PERSUADER, PRIMER AVIÓN CON CAPACIDAD ASuW y ASW: 1. Antecedentes de su adquisición: Cuando aún no se sabía cuál sería el futuro reemplazo de los P-3ACH, el 14 de agosto de 2007 en una entrevista al Comandante en jefe de la Armada brindada con ocasión de la incorporación de la nueva fragata británica Tipo 23, Almirante Lynch, se despejaron las dudas sobre su reemplazo. Periodista: ¿Qué inversiones faltan?.

36 R.: Lo más inmediato es la renovación parcial de la Aviación Naval, de los aviones de ala fija. Tenemos un proyecto que esta avanzando, todavía no esta resuelto pero vamos a hacerlo en dos fases. Inicialmente vamos a adquirir dos aviones y después la idea es adquirir cinco más, y con esos aviones reemplazar los actuales P-3 y los P-111. P.: ¿Cuáles son las diferencias de los aviones que van a comprara?. R.: La empresa con la que estamos trabajando es española y ofrece aviones CASA, que nosotros ya tenemos, así como la Fuerza Aérea y el Ejército. Esto permite bastante intercambio de capacidades y repuestos entre las Instituciones. P.: ¿Este material va a ser nuevo?. R.: Todo es material nuevo. El modelo es el CASA C-295. Sólo dos meses después de la declaración del almirante, desde España, la propia empresa EADS CASA confirmaba la opción de la Armada de reemplazar sus P-3ACH por aviones C-295 Persuader. El jueves 18 de octubre la prensa informaba que se había firmado el contrato entre la Armada y la empresa EADS CASA para la adquisición de tres unidades del avión C-295, uno más que lo anunciado por el almirante, incluyendo el contrato una opción de compra de cinco aviones adicionales. Con este contrato, Chile se transforma en el principal cliente de dicha empresa en Sudamérica, puesto que tanto la Armada como el Ejército y la Fuerza Aérea ya operan el avión CASA C-212, y el Ejército además cuenta con el avión CN El mismo día, el contraalmirante Jorge Davanzo, Director de Programas, Investigación y Desarrollo de la Armada dio a la prensa más detalles de la adquisición señalando que los tres aviones estarán configurados para efectuar exploración aeromarítima y dos tendrán, además, capacidad antisubmarina. Todos tienen capacidad para efectuar misiones de protección de la vida humana en el mar, por medio de modernos sistemas de detección y lanzamiento de balsas salvavidas. Añadió que los tres contaran con el Sistema de Misión Táctica FITS y los dos con capacidad antisubmarina podrán lanzar torpedos. Explicó que el primero llegara a fines de 2009, y los otros dos durante el Lamentablemente no hizo público cuáles de los tres aviones estarán habilitados para lanzar el misil AGM- 84 Harpoon adquirido por la Armada. 2. Características del C-295 Persuader: El C-295 Persuader es la última generación de Avión de Patrulla Marítima desarrollado por EADS CASA y esta basado en las plataformas del CASA CN-235 y C-295. El C- 295 Persuader es un avión muy versátil capaz de realizar una gran variedad de misiones tanto civiles como militares.

37 En el campo civil puede realizar misiones de Control de la Zona Económica Exclusiva, Búsqueda y Recate y Vigilancia Marítima, y en ámbito militar esta dotado de capacidades para Guerra Antisubmarina (ASW) y Antisuperficie (ASuW) para lo cuál cuenta con una gran variedad de sensores para la detección e identificación de unidades de superficie y submarinas (Radar de Búsqueda, FLIR/TV, Sistema Acústico, Detector de Anomalías Magnéticas, Data Link 11/16) contando con seis estaciones subalares para portar armamento ASW o ASuW que pueden ser torpedos o el misil AGM-84 Harpoon, además puede realizar misiones de Inteligencia de Señales o vigilancia Electrónica (SIGINT). Este avión incluye el Sistema Táctico Integrado FITS (Fully Integrated Tactical Sistem) también desarrollado por EADS CASA cuyas funciones principales son integrar, presentar y controlar la información procedente de los sensores de misión, así como los equipos de navegación y comunicación del avión. COMENTARIOS FINALES: 1. Es un hecho que los P-3ACH han escrito una importante página en la historia de la Aviación Naval de Chile, no sólo por sus extraordinarias características para realizar las tareas de patrullaje marítimo, tan vitales para los intereses nacionales dada su basta jurisdicción marítima, sino por qué también han permitido contribuir de manera significativa a la política exterior chilena de contribuir a la seguridad del tráfico marítimo para lo cuál promovió, junto a Panamá y los EE.UU., la creación del ejercicio PANAMAX con el objeto de preparase para una eventual defensa del Canal de Panamá, paso marítimo de vital importancia para los intereses nacionales. La participación de la Aviación Naval mediante sus P-3ACH, junto a las unidades de la Escuadra, potencian la voluntad de Chile de ser un actor en las medidas que contribuyan a la seguridad del trasporte marítimo internacional. 2. Mención especial requiere el gran aporte de los P-3ACH al cumplimiento de la política antártica chilena, centrada en estos momentos en el cumplimiento de las normas del Tratado Antártico que sólo permite labores de investigación científica en tal continente. La Operación Hielo en sus tres expediciones, que marcaron verdaderos hitos internacionales en vuelos antárticos, no sólo muestran el compromiso de nuestro país en el cumplimiento de las normas de tal tratado, también, muestra a la comunidad internacional la real conexión y proximidad inmejorable que tiene Chile con su Territorio Antártico, además, sirve para acrecentar nuestra experiencia y conocimiento en operaciones en lo que es parte de nuestro territorio nacional.

38 3. La incorporación de los C-295 Persuader ha significado un gran avance para la Aviación Naval de Chile respecto a la situación anterior, ya que se adquieren plataformas nuevas y con la tecnología del momento que garantizan varios años de operatividad. Si se comparan las capacidades de ataque del ala fija de la Aviación Naval de Chile de los año 80 a la actual, el avance a sido notable. En la década del 80 sólo se disponía de los P-111 cuya función era el patrullaje marítimo de media distancia y una capacidad de ataque anti-superficie mediante cohetes, que era más bien simbólica, careciendo de capacidad para la guerra anti-submarina. En la década de los 90, con la incorporación de los P-3ACH se obtuvo una plataforma de patrullaje de excelentes prestaciones capaz de realizar patrullajes marítimos de largo alcance, pero lo más significativo, es que el P-3ACH incorporó por primera vez capacidades para la guerra anti-submarina mediante sensores y torpedos, capacidades que hasta esa fecha no poseía el ala fija de nuestra Aviación Naval, pero aún se carecía de capacidad para la guerra anti-superficie. 4. Con la incorporación de los C-295 Persuader y los misiles anti-buque AGM-84 Harpoon, por fin la Aviación Naval de Chile contará con un avión de patrullaje que reúna todas las capacidades para asumir los distintos tipos de misiones que hoy en día se exigen a este tipo de aeronaves; patrullaje marítimo de largo alcance, guerra antisubmarina, guerra anti-superficie, búsqueda y rescate e inteligencia de señales. Al incorporar este sistema de armas –Persuader y Harpoon- la Armada confirma su intención mostrada ya a principios de los 90 cuando dotó a uno de sus aviones de patrullaje marítimo, el Falcon 200, de capacidad anti-superficie mediante misiles Exocet AM-39, lo que revela que la intención de la Armada, frente al hecho de carecer de un portaaviones, prefiere letalizar a sus aviones de patrullaje marítimo con misiles aire-superficie, que adquirir costosos aviones caza de ataque naval para tenerlos basados en tierra, donde siempre tendrán como limitante su poco radio de acción. 5. Lamentablemente, tendremos que esperar para saber definitivamente cuantos de los aviones C-295 Persuader estarán habilitados para lanzar los misiles AGM-84 Harpoon, ya que hasta ahora sólo hay especulaciones y ninguna información oficial de la Armada, salvo que dos de los primeros tres que se adquirieron estarán habilitados para lanzar torpedos.

39

40

41

42

43

44

45

46

47

48

49

50

51

52

53

54

55

56

57

58

59

60

61

62

63

64

65

66

67

68

69

70

71

72

73

74

75

76

77

78

79

80

81

82

83

84

85

86

87

88

89

90

91

92

93

94

95

96

97

98

99

100

101

102

103

104

105

106

107

108

109

110

111

112

113

114

115

116

117

118

119

120

121

122

123

124

125

126

127

128

129

130

131

132

133

134


Descargar ppt "CRISTIAN DAVANZO HYSLOP Comandante de la Aviación Naval."

Presentaciones similares


Anuncios Google